Consejos para recuperar la figura después del parto

Recuperar la figura después del embarazo

Consejos para recuperar la figura después del parto

¡Que la báscula vuelva a señalar el peso que tenía antes de quedarme embarazada para poder llevar mi ropa de siempre cuanto antes!

¿Quién no ha pensado esto después de ser mamá?

Vale sí, después de nueve meses viendo como nuestro cuerpo se ha ido deformando, todas deseamos recuperar la línea enseguida. Pero… no hay que hacerdiewta para recuperar la figura después del embarazo, sobre todo si das el pecho, hay que tomárselo con calma.

Los nueve meses de embarazo y las horas del parto dejan en el cuerpo y en la mente unas huellas que no pueden borrarse de un plumazo. El cuerpo necesita tiempo para volver a la normalidad.

Aunque los cambios más importantes se producen en el puerperio, durante las seis semanas que siguen al parto, hasta que transcurren meses, e incluso un año, no puede hablarse de una recuperación total.

Por eso, los médicos recomiendan esperar este tiempo para volver a quedarse embarazada.

Siendo francos, lo que más nos preocupa a la mayoría de las madres son los cambios externos, es decir los kilos de más. Es comprensible, pero no te agobies si tardas en perderlos un poco más de tiempo de lo que te gustaría. Primero, es fundamental que tu cuerpo se recupere por dentro.

Una buena noticia: la lactancia adelgaza

No conviene iniciar ningún tipo de dieta de adelgazamiento en las seis semanas que siguen al parto (la llamada cuarentena o puerperio) ya que suelen resultar bastante agotadoras física y psíquicamente.

Si das el pecho: es mejor que no te pongas a dieta hasta que tu hijo tome otros alimentos además de leche por dos razones:

  • La lactancia supone un esfuerzo para el cuerpo y una ingesta baja de calorías podría afectar negativamente el ánimo
  • Dar el pecho adelgaza.

Sí, has leído bien, la lactancia ayuda a perder peso con mayor facilidad, ya que en la producción de leche se utilizan las reservas de grasa almacenadas en el embarazo. Dando el pecho, perderás los kilos de más de forma natural. Pero no te impacientes, porque la mayor parte de las madres mantienen el peso durante los primeros tres meses, y solo después empiezan a perder.

Si de verdad necesitas perder peso, es mejor que te pongas en manos de un médico. Eso sí, no conviene (ni dando el pecho ni en ningún otro momento) hacer dietas desequilibradas, extremas o milagrosas.

Si no das el pecho: podrás iniciar antes un régimen de adelgazamiento. Eso sí, conviene que lo hagas siempre bajo supervisión médica, ya que las dietas rigurosa aumentan la predisposición a sufrir depresión y ahora, con las hormonas tan revueltas, el riesgo de sufrir un bajón anímico es algo mayor.

¿Por qué sigues teniendo tripa?

En el parto se pierden entre 5 y 7 kilos (por la placenta, el bebé y el líquido amniótico). Pero la tripa sigue bastante hinchada hasta que el útero recupera su tamaño original, lo que ocurre unas seis semanas más tarde. Después, es habitual que se quede flácida, porque los músculos abdominales se han distendido durante el embarazo.

Para recuperar la firmeza, a partir de la sexta semana del parto puedes empezar a realizar ejercicios hipopresivos, que trabajan el abdomen y el suelo pélvico.

Para realizar otro tipo de actividad, es importante que tu matrona que compruebe que tu periné está totalmente recuperado del esfuerzo del embarazo y el parto. Si está débil, la gimnasia podría debilitarlo más.

En el posparto se desaconseja totalmente cualquier actividad física que suponga un aumento de presión en el abdomen o un impacto sobre los músculos del suelo pélvico.

Sí que puedes caminar, hacer estiramientos, natación, yoga, taichi o bicicleta estática.

Evita los abdominales clásicos

Los abdominales que se han practicado toda la vida (elevar el tronco una y otra vez estando tumbada boca arriba) contraen la musculatura abdominal, pero tienen un impacto fuerte en la zona baja del abdomen y el suelo pélvico, debilitados por el embarazo.

Además, la columna sufre al curvarse y elevarse. Y la espalda de una madre reciente, que adopta posturas poco ortodoxas para dar el pecho y carga con el peso del bebé casi todo el día, no está precisamente en su mejor momento.

En su lugar, se recomienda realizar abdominales hipopresivos, una práctica relativamente reciente en nuestro país, que se está empezando a incluir en los cursos de recuperación posparto, y que te pueden enseñar también en muchos centros privados.

En esta gimnasia se trabajan el músculo trasverso (músculo en forma de faja que hay debajo del recto abdominal y los oblicuos) y el suelo pélvico de forma que no sufra la espalda. Los ejercicios resultan un poco complejos al principio por lo que es importante aprender a hacerlos con un profesional cualificado.

Pilates en el posparto

Un método muy recomendable en el posparto es el Pilates.

La técnica se inventó inicialmente como un entrenamiento para soldados, aunque también podía haberse creado como un método de recuperación para las mamás recientes, ya que fortalece el suelo pélvico, la musculatura del abdomen y la espalda. Los ejercicios se realizan despacio, con mucha precisión, controlando en todo momento la respiración. Con ello se consigue entrenar hasta los músculos más diminutos y se mejora mucho la postura corporal.

El  Pilates se puede practicar también en el embarazo, pues tiene muchos beneficios.

En muchos gimnasios se ofrecen clases de pilates con el bebé, así no tienes que separarte de él.

Antes de empezar, conviene hacerse una revisión con la matrona para ver qué tipos de ejercicios se pueden hacer y cuáles no. Para informarte puedes leer este artículo: pilates qué se puede hacer y qué no en el posparto.

Aquí tienes consejos para practicar pilates, abdominales hipopresivos, estiramientos y natación.

Combatir la celulitis

Si tienes tendencia a la celulitis, es posible que después de dar a luz notes que ha la cosa ha empeorado.

Durante el embarazo el cuerpo acumula más grasa de lo habitual (es necesario para que la gestación y la lactancia se desarrollen sin problemas). El problema es que después de dar a luz, muchos de estos depósitos se muestran reticentes a disolverse y hacen que la piel adquiera el aspecto de una cáscara de naranja.

Esto, unido a la retención de líquidos que puede producirse en los días o semanas que siguen al parto, propicia que, independientemente del aumento o no de peso, se luzcan algunos centímetros de más en determinadas zonas. Las más afectadas son la tripa, los muslos, los glúteos y las caderas.

Una vez que aparece, la celulitis solo puede eliminarse con tratamientos estéticos, como la mesoterapia o la liposucción. No obstante, puede mejorar mucho y disimularse con la ayuda de la cosmética y masajes drenantes.

Las cremas adelgazantes ayudan cuando se acompañan de ejercicio y dieta saludable. Sus resultados (pueden reducir 1,5 y 3 cm, dependiendo de la persona, tipo de piel, sobrepeso, etc) son más visibles cuando el sobrepeso es ligero.

Eso sí, por precaución antes de usar estos productos conviene consultar con el médico, por si está contraindicado con la lactancia. En caso de duda también puedes mirar si el ingrediente es seguro en la página de  e-lactancia.

Para que la crema sea más eficiente, dátela con un masaje  después de una ducha caliente .

  • En los glúteos, muslos y brazos, extiende el producto hacia arriba, para facilitar así la circulación de retorno.
  • En la tripa, date la crema con movimientos circulares, en el sentido de las agujas del reloj, hasta que se absorba por completo.

¿Sabes que es mejor usar los productos reductores por la noche? Los principios activos son más eficaces mientras duermes, ya que la posición tumbada facilita la circulación sanguínea.

Источник: https://www.mujerymadrehoy.com/recuperar-la-figura-despues-del-embarazo/

Trucos para recuperar la figura después del parto

Consejos para recuperar la figura después del parto

Es muy común que muchas mujeres quieran establecer de inmediato una rutina de ejercicios y un severo régimen de dietas para recuperar la figura después del parto. Esto no es una obligación y nadie nuca debería exigirlo. Debemos entender que la maternidad cambia el cuerpo de la mujer de una manera drástica y que su recuperación no es inmediata.

Si goza de buena salud, la madre no debe estar presionada por volver a tener la figura de antes. Esto debe ser una decisión personal para sentirse bien consigo misma y nada más que eso.

Hay que tener cuidado con los aumentos de peso

No a todas las mujeres les lucen mal unos kilos de más. Incluso muchas adoran sus estrías, ya que ellas simbolizan su maternidad. También están aquellas damas que se sienten bien solo teniendo un vientre plano, piernas tonificadas y una figura de ensueño.

Siempre es buen momento para aumentar la autoestima y buscar aquellas alternativas que se adapten mejor a la situación y, en especial, a los cuidados extra que debemos tener tras haber traído a este mundo a una criatura.

Recuperar la figura después del parto puede lograrse con un buen plan alimenticio y una rutina de ejercicios diaria. No es una tarea imposible de lograr, solo necesitas perseverancia y convicción.

Debemos tener presente que los cambios no se verán de la noche a la mañana; es un largo proceso y lleva su tiempo conseguir buenos resultados.

También hay que ser conscientes de que es importante recuperar la figura y no caer en la comodidad, incrementando el sobrepeso.

La obesidad ha demostrado aumentar el riesgo de enfermar, por lo que mantener un estado óptimo de composición corporal es crucial.

Antes de comenzar con la misión de recuperar la figura después del parto, es muy importante realizar una visita al especialista para que monitoree el proceso. Él será el indicado para diseñar junto a ti el plan a ejecutar y te instruirá sobre las cantidades necesarias de alimentos, el horario y los tipos de ejercicios que se realizarán.

Consejos para recuperar la figura después del parto

Algunos médicos especialistas recomiendan comenzar a recuperar la figura después de los 4 meses de haber dado a luz. En ese período de tiempo, los órganos regresan a su lugar, las hormonas están un poco más estabilizadas y el metabolismo comienza a acelerarse.

Entonces, ya la madre estará adaptada a la rutina del bebé. De esta manera, se podrá organizar y comenzar con una rutina de ejercicios y prácticas como la que les mencionamos a continuación:

Cero pensamientos negativos

Es necesario asumir este reto con pensamientos positivos, dándose ánimos y apoyándose en sus seres queridos. La negatividad influye en el fracaso de las metas propuestas. La mente siempre domina al cuerpo, así que, todo reto se debe asumir con la mejor actitud.

Tener un embarazo activo

Durante los nueve meses, es recomendable mantenerse en movimiento constante. Esto incluye caminar, hacer yoga, ejercicios aeróbicos y levantar pesas de poco peso. Así, luego de dar a luz, el cuerpo ya estará acostumbrado a una rutina y retomarla será más sencillo.

Lactancia

Darle de comer al bebé hace que la madre gaste muchas calorías y esto determina la pérdida de peso. Gran parte de la leche acumulada saldrá de manera natural; gracias a ello, en unas semanas se habrán eliminado algunos kilos.

Ejercicios

El ejercicio, aparte de ser muy saludable, evita que se formen coágulos por la inactividad. Debemos tener en cuenta que, si es parto fue vaginal, estos deben realizarse a partir de los dos días de haber dado a luz. Cabe destacar que la actividad física es la mejor manera de asegurar un peso saludable, según un estudio publicado en Progress in Cardiovascular Diseases.

Claro está, se deben practicar ejercicios sencillos como agitar los pies, flexionar los tobillos, girar el cuerpo de un lado a otro y empujar objetos no tan pesados con los pies.

Por su parte, los abdominales se podrán realizar después de las 4 semanas. Estos ayudarán a contraer el útero, por lo que este volverá a su tamaño normal. A partir de allí, se puede intensificar la rutina de ejercicios, siempre y cuando el cuerpo lo resista y no implique un descuido hacia las necesidades del bebé.

“Recuperar la figura después del parto puede lograrse con un buen plan alimenticio y una rutina de ejercicios diaria”

Buena alimentación

Es necesario comenzar una dieta balanceada que incluya verduras, frutas, cereales, minerales, vitaminas y alimentos de pocas calorías. Todo esto ayudará a que el cuerpo recobre las energías necesarias para equilibrarse con el ejercicio; además, mejorarán la piel, las estrías y aumentarán las defensas.

Se deben evitar las grasas trans y los alimentos altos en azúcar. Es recomendable, asimismo, cocinar a la plancha las carnes, las verduras al vapor y evitar las frituras.

Fajas posparto

Las fajas son una buena opción para ayudarse a recuperar la figura después del parto. Solo se debe saber cuándo y cómo utilizarlas.

Si el parto fue por cesárea, se puede utilizar la faja después de las 8 semanas. Están ayudarán a fijar la piel mientras se adelgaza mediante dietas y ejercicios.

Dormir boca abajo

Tan rápido como se pueda, adoptar esta posición para dormir ayudará a que el vientre poco a poco se aplane. También relajara la espalda y las piernas, lo que ayuda con la postura y brinda una sensación de máxima relajación.

Beber agua

El cuerpo necesita recuperar la estabilidad. La hidratación es muy importante para eso; recuerda que somos 70% de agua.

El agua contribuye a la eliminación de toxinas y acelera el metabolismo. Por lo tanto, se queman rápidamente las grasas acumuladas en el cuerpo.

Paciencia y constancia

Es un camino largo por recorrer. Los abdominales son los que más exigen y tardan en dar resultados. Hay que mantener los ánimos arriba, ser constantes y llenarse de paciencia; los objetivos se conseguirán pronto.

Paciencia y buenos hábitos para recuperar la figura

Si te desesperas por recuperar tu figura y en ello tardas más de lo esperado, seguramente entrarás en un cuadro depresivo posparto por esta causa.

Dale a tu cuerpo el tiempo que necesita, ámate tal como eres y fíjate metas alcanzables en lapsos de tiempos razonables; con esto, seguramente tendrás éxito en cada etapa cumplida, con lo que te motivarás hasta lograr el objetivo que te has propuesto.

Te podría interesar…

Источник: https://eresmama.com/trucos-para-recuperar-la-figura-despues-del-parto/

Cómo recuperar la figura después del parto: Consejos saludables

Consejos para recuperar la figura después del parto

Acabas de tener a tu bebé y te inquieta saber cómo recuperar la figura después del parto. En este momento, hay muchas cosas importantes para ti como adaptarte a tu nueva vida, cuidar a tu hijo y sentirte a gusto con tu cuerpo.

Primero, debes restar importancia a algunos mitos. No aceleres el proceso para adelgazar. Esas mujeres que salen perfectas de quirófano después de un parto no existen en el mundo real. Sin embargo, sí hay algunos hábitos saludables que puedes tener para recuperar tu talla y estar saludable.

Los mejores consejos para adelgazar después de dar a luz

Photo by Siora Photography on Unsplash

Recuerda: no tienes que sentirte obligada a adelgazar.

Todo el proceso será parte de una decisión muy personal. Los primeros meses después del parto son sumamente exigentes y tu bebé demandará mucha energía de tu parte. Si eres de las mujeres que siempre han hecho ejercicio y alimentado de forma saludable, te resultará más fácil asumir una rutina para recuperar tu peso ideal.

La alimentación sana siempre es clave y será tu gran aliada, sobre todo si das el pecho a tu hijo. Para mantener una dieta correcta, debes aprender a combinar proteínas, grasas saludables y carbohidratos de absorción lenta.

Elimina las grasas saturadas, el azúcar refinado y los refrescos. Estos productos engordan y hacen que retengas líquido.

Otra clave para adelgazar es combinar alimentación saludable con ejercicio. En el posparto, sobre todo durante las primeras semanas, seguramente no tengas ganas de realizar ningún tipo de actividad física. Ten paciencia, ya tendrás tiempo suficiente para hacer ejercicio. Pronto, podrás empezar con ánimo y aumentarás tu gasto energético, lo que te hará perder peso.

Si has tenido a tu hijo por parto natural, en este caso la recuperación es más rápida, pero también procura ofrecerte unas semanas de descanso.

Ten en cuenta que tras tener a tu bebé perderás unos 6 kilos, correspondientes al peso de bebé, el líquido amniótico y la placenta, pese a ello siempre quedarás con el vientre abultado. No te asustes, no estará así para siempre. Con el paso de las semanas y los meses notarás que irá disminuyendo.

Otro punto importante es que si amamantas a tu bebé podrás quemar grasa de forma más rápida. 

¿Cuándo puedo empezar a hacer ejercicios?

El momento de retomar la actividad física dependerá de cada mujer. Porque en esto entran en juego diferentes factores como el estado de ánimo, condición física, tiempo.

Si antes de ser madre acostumbrabas a ir al gimnasio o a hacer algún tipo de deporte, lo más probable es que te resulte fácil retomar el ejercicio. Si no, lo mejor es ir poco a poco buscando una actividad que te guste.

En cualquiera de los dos casos debes esperar los 6 meses después del parto. Hay quienes creen que a los 3 meses es ideal. Lo mejor es que te autorice tu médico.

Para hacer ejercicio, el cuerpo y el suelo pélvico deben estar recuperados. Una vez que esto ocurra, haz actividades de bajo impacto (caminar, pasear en bicicleta, bailar…).

Mejores ejercicios para perder la barriga

Photo by Louis Hansel on Unsplash

También hay que tener en cuenta que algunos ejercicios son más eficaces que otros si lo que estás buscando es reducir el volumen de tu vientre o adelgazar tus caderas.

  • Cardio: Para perder grasa es fundamental hacer cardio. Puedes caminar a paso acelerado o trotar durante 30 o 40 minutos diarios.
  • A tonificar: El siguiente paso será tonificar. Las zonas más afectadas por el embarazo son el abdomen, las piernas y los glúteos. Si antes de la maternidad ibas al gimnasio puedes hacer pesas, pero no te excedas, empieza con poco peso y muchas repeticiones

Si no haces pesas o vas al gimnasio opta por estos ejercicios que tal vez puedas realizar en casa:

Planchas

Es muy usado en yoga y pilates, es bastante efectivo para endurecer y tonificar el abdomen. Es fácil de hacer y tiene muchas variaciones. Puedes empezar con una plancha básica:

  1. Apóyate en el suelo sobre tus rodillas y tus antebrazos. Debes vigilar que tus codos estén debajo de tus hombros.
  2. Después estira tus piernas apoyándote sobre la punta de tus pies. Debes mantener la espalda recta como haciendo una línea horizontal. Contrae el abdomen. Mientras estés en la posición evita que tu cuerpo baje o suba demasiado.
  3. Mantén la posición durante unos 30 o 60 segundos según tu resistencia. Posteriormente descansa por 30 segundos y vuelve a hacer la plancha. Lo idea es hacer de tres a cuatro series.

Las tijeras

Con este ejercicio, podrás fortalecer los abdominales inferiores. Solo deberás acostarte en una colchoneta, mantener las piernas rectas y los brazos extendidos debajo de los glúteos.

Debes subir y bajar las piernas evitando despegar la zona de lumbar del suelo o levantar las piernas y cruzarlas entre ellas. Haz cuatro series de 15 a 20 repeticiones cada una.

Yoga o pilates en casa

Si no te gusta hacer pesas o trabajar con máquinas, hay otras actividades que involucran el propio peso de tu cuerpo, como el Yoga o el Pilates. Aunque no lo crees es muy fácil iniciarse en estas prácticas.

Hay muchos vídeos en en los que encontrarás rutinas para principiantes y te sorprenderás de lo efectivas que son.

Anímate y ponte en forma nuevamente. No solo recuperarás la figura, sino que tendrás un mejor ánimo porque el ejercicio te dará energía.

Источник: https://deporteysalud.hola.com/saludyfitness/20200131/recuperar-figura-despues-parto/

Recupera tu figura después del embarazo

Consejos para recuperar la figura después del parto

Los nueve maravillosos meses de embarazo pasan factura al cuerpo de la mujer después del parto: las caderas se ensanchan, el abdomen se hincha y la tripa queda flácida, los senos aumentan y caen sin piedad por la ley de la gravedad… ¿Qué cambios perceptibles a la vista se originan en el cuerpo durante el embarazo? ¿Cómo lograr que recuperen su aspecto original? He aquí el quid de la cuestión: paciencia, buenos alimentos, ejercicio y tratamientos específicos para el posparto. Primero hagamos un repaso por lo que cambia y tiene que «volver a su sitio».

Hogar del bebé durante nueve meses, el abdomen aumenta de tamaño a expensas del útero. La altura uterina ha sido un marcador clásico para determinar la edad gestacional y la patología de crecimiento. Aunque hoy, con la ecografía, ha pasado a un segundo plano.

La forma del vientre varía mucho de una mujer a otra, depende de otros factores aparte del propio embarazo, como el tono de la musculatura abdominal, hijos previos, obesidad materna… Éstos pueden hacer que incluso la misma gestante note «más tripa» en segundas o terceras gestaciones respecto a una primera: hay que tener en cuenta que la musculatura abdominal está más debilitada y los rectos (lo que se conoce comúnmente como «abdominales») más separados. «Amamantar al recién nacido libera oxitocina y eso ayuda a que el útero se contraiga», explica José García Flores, ginecólogo del Hospital Universitario Quirón Madrid.

El pecho

Las molestias en el pecho suelen ser uno de los primeros síntomas de embarazo. Las mamas de la embarazada tienden a adquirir una consistencia muy blanda, y aumentan de tamaño desde fases muy precoces de la gestación. Son los primeros cambios fisiológicos de la mama para prepararse a la lactancia.

El aumento de tamaño es llamativo sobre todo en los primeros tres meses de embarazo. La gestante puede notar sensación de hinchazón, calambres y especial sensibilidad al tacto. Las venas de la piel de las mamas pueden volverse especialmente visibles. El pezón y la areola suelen oscurecerse a lo largo de la gestación.

Aparecen unos pequeños «granitos» en el borde de la areola, que ahora se hipertrofian; se denominan tubérculos de Montgomery, y servirán para lubricar el pezón en el momento de la lactancia. La pérdida de líquido a través del pezón (calostro) puede ser normal durante el primer trimestre.

«Durante los últimos meses del embarazo, puede empezar a perder pequeñas cantidades de esta sustancia acuosa, aunque algunas mujeres comienzan antes, y otras nunca pierden durante el embarazo», aclara García Flores.   

La pigmentación

Hasta el 90 por ciento de las mujeres padecen un proceso de oscurecimiento de la piel durante el embarazo, sobre todo si tienen piel morena de base. No se conoce el mecanismo exacto, pero todo parece apuntar a que la subida hormonal durante este periodo estimula la producción de melanina.

Hay determinadas zonas que tienden a una mayor pigmentación: pezones y areolas, piel genital, axilas, parte interior de los muslos y la zona en torno al ombligo. La línea media del vientre (llamada «línea alba») puede también pigmentarse de forma llamativa.

Pueden aumentar el número y tamaño de pecas y lunares; aunque no parece haber un mayor número de malignizaciones, cualquier cambio llamativo de cualquier tipo de lunar debe comunicarlo al médico.

En la cara puede aparecer la denominada «máscara del embarazo»: su término científico es cloasma o melasma. Son zonas de la cara y el cuello que se oscurecen, sobre todo durante el segundo trimestre. A veces aparece sin estar embarazada en mujeres que están tomando anticonceptivos. Es muy frecuente, hasta el 75% de las mujeres lo tienen en cierto grado.

Se aconseja usar protección solar en estas zonas si van a estar expuestas al sol para prevenir su aparición. Lo más frecuente es que desaparezca tras el embarazo, pero en un 10% puede permanecer. En este caso puede consultar a un dermatólogo ya que existen tratamientos disponibles para eliminarlo o atenuarlo.

«El tratamiento del cloasma en el embarazo no está aconsejado, ya que algunos medicamentos pueden ser tóxicos para el bebé. Por todo esto, la exposición a sesiones de rayos ultravioletas (UVA) debe evitarse en el embarazo, ya que puede favorecer la aparición de estas lesiones pigmentarias.

Aparte, el calentamiento corporal asociado a estas sesiones no es beneficioso, y se ha demostrado un descenso de los niveles de ácido fólico por dicha exposición», afirma el doctor García Flores.  

El pelo

Lo más frecuente es que durante el embarazo se refuerce el crecimiento del cabello. Sin embargo, también es normal que tras uno o cinco meses después del parto se observe una tendencia a una mayor caída o fragilidad.

Hacia los 15 meses tras posparto debería observarse una estabilización del ritmo de crecimiento o caída del cabello.

También tiende a aumentar el crecimiento del vello corporal y facial durante el embarazo, aunque remite en los seis primeros meses a partir del nacimiento del bebé.

Existen muchos métodos para eliminar el vello corporal, como el rasurado, cera o depilación con láser.

«Aunque probablemente el láser sea una técnica inocua durante el embarazo, ya que sólo actúa a nivel de piel, no tenemos ningún estudio en mujeres embarazadas, así que actualmente los dermatólogos aconsejan posponerlo hasta después del parto.

Aún así, si se ha sometido a alguna sesión láser estando embarazada, no tiene que tener ninguna preocupación sobre su repercusión en el embarazo», apunta García Flores.

Se ha demostrado que pequeñas cantidades de tinte del pelo pueden absorberse a través de la piel y pasar a la circulación sanguínea. Estas cantidades son mínimas y probablemente no sean perjudiciales ni para la madre ni para el bebé. En animales, con dosis cien veces mayores a las usadas en humanos, no se han demostrado alteraciones en el desarrollo fetal.

En ningún estudio sobre mujeres que accidentalmente se han teñido el pelo al comienzo del embarazo se ha conseguido demostrar ninguna complicación asociada. Por todo esto, se considera que el riesgo asociado a teñirse el pelo a lo largo del embarazo es mínimo y, por tanto, se puede realizar sin problemas.

Sobre el uso de productos alisadores del cabello, no se ha demostrado un aumento de bajo peso ni de parto prematuro en humanos. Una vez más, la absorción de este producto sería mínima, y su impacto sobre el embarazo, minúsculo.

García Flores recomienda no dejar el tinte en el pelo más tiempo del especificado en las instrucciones, aclarar el cabello a conciencia con agua tras el uso de tinte y utilizar guantes cuando aplique el producto.

El peso

Debemos tener muy claro que el objetivo durante el embarazo es ganar peso, no perderlo. Sin embargo, esto no significa que no exista un límite para la ganancia de peso. A lo largo de los años, los consejos para ganar peso durante el embarazo han cambiado drásticamente.

Actualmente se aconseja a las mujeres de talla y peso normales engordar de 11 a 15 kilos. Aunque este rango es ideal, la ganancia de peso se debe ir analizando progresivamente de forma conjunta con su médico.

Hay factores que modifican el peso que se recomienda ganar, como el peso previo al embarazo, si la gestante padece alguna patología de base, complicaciones durante el gestación o si el embarazo es único o múltiple. 

El ritmo de ganancia de peso no es el mismo durante todo el embarazo. En el primer trimestre, la ganancia de peso es menos exagerada, de forma que se debe ganar 0,5 a 1 kilo cada mes.

Esto significa que hacia la semana 20, debe haber ganado unos 4 kilos aproximadamente. A partir de segundo trimestre, lo ideal sería ganar 0,5 kilos cada semana.

De forma absoluta, la obesidad (índice de masa corporal por encima de 30), puede aumentar el riesgo para la madre y el bebé. 

El riesgo de padecer diabetes gestacional y una cesárea se ha demostrado que es mayor cuando existe obesidad materna. También aumenta las posibilidades de un bebé de alto peso (macrosomía fetal), que también representa un problema a la hora del parto.

Cuando existe obesidad antes del embarazo, el peso a ganar se reduce a un rango de 6-11 kilos. Los protocolos aconsejan entonces un ritmo de un total de dos kilos en todo el primer trimestre y, a partir de ahí, 0,5 kilos cada dos semanas en el segundo y tercer trimestre.

Un bajo peso materno previo al embarazo (índice de masa corporal por debajo de 18,5) también puede generar problemas. Existe mayor probabilidad de que el bebé nazca con bajo peso.

Entonces el objetivo pasa a ser un total de 12 a 18 kilos durante todo el embarazo, una ganancia de 2 kilos al mes durante primer trimestre, y al menos 0,5 kilos semanales durante segundo y tercer trimestre.

Estrías

Las estrías tienden a aparecer al final del segundo trimestre. Hasta el 90 por ciento de las estrías aparecen en mujeres de piel blanca, son raras en mujeres de raza negra o asiática.

Primero aparecen bandas de color violáceo, sobre todo en abdomen, aunque también pueden aparecer en muslos, brazos, pechos, axilas y nalgas. Progresivamente se van volviendo de color más pálido. Pueden acompañarse de picor en la zona afectada.

La mayoría tienden a atenuarse tras el parto, pero no suelen desaparecer del todo.

 

Artículos Relacionados Existen circunstancias especiales que pueden hacer que el nacimiento de nuestro hijo no pueda desarrollarse por la vía natural del parto y haya que recurrir a la realización de una cesárea. En este caso a la situación normal de puerperio hay que sumarle la recuperación de una cirugía, lo…

Acabas de dar a luz y seguramente ahora tu pecho sufre los cambios de la subida de la leche y la lactancia materna. Quizá no puedes ponerte todavía tu ropa normal… por culpa de una de las zonas más temidas, la tripa o barriga que nos queda tras el parto o la cesárea. Y te preguntas, “¿Me… Nuestro parto ya ha terminado y nos han tenido que dar puntos.

Puede que nos hayan hecho episiotomía o puede que tengamos algún desgarro perineal. La cicatriz precisa de cuidados especiales para que los puntos curen bien. Hacemos un repaso a los consejos y recomendaciones para una buena… El posparto es una época difícil. Nuestro cuerpo tiene que recuperarse de una etapa muy exigente como es el embarazo.

Tanto si el parto ha sido vaginal como si nos tenido que realizar una cesárea, el esfuerzo añadido para nuestro organismo es titánico. No obstante, es importante volver a…

Источник: https://www.natalben.com/despues-del-embarazo/recupera-tu-figura-despues-del-parto

8 consejos para recuperar tu figura tras el embarazo — Mejor con Salud

Consejos para recuperar la figura después del parto

Tras el embarazo, es posible recuperar la figura. A pesar de que pueda parecer una meta difícil de conseguir a largo plazo, no hay por qué abrumarse. No se trata de una carrera contra el tiempo. Todo se puede lograr con paciencia, esfuerzo y perseverancia. Es el momento de buscar la alternativa que mejor se adapte a tu organismo.

Un embarazo implica la adecuación del cuerpo a la formación de un nuevo ser humano. Los cambios más significativos son el ensanchamiento de caderas y el aumento del volumen de las mamas. Por lo general, la mujer aumenta entre 9 y 12 kilogramos durante la gestación.

Algunos doctores recomiendan esperar entre 6 meses a un año tras el parto. Este tiempo es el indicado para que los órganos regresen a su lugar. También para que las hormonas se estabilizan y el metabolismo comienza a acelerarse.

Además es el tiempo necesario para que la madre se adapte a la rutina del bebé. El sueño y el cansancio están contraindicados en dietas y ejercicios.

Las dietas rígidas no son recomendadas durante el período de lactancia. En este tiempo, tanto la madre como el niño requieren de muchos de nutrientes y energía.

Dieta balanceada

Durante el período de lactancia las mujeres suelen sentirse más hambrientas. Se recomienda realizar meriendas pequeñas, cada tres horas, para aliviar el aumento de apetito. Las meriendas se recomiendan altas en cereales y bajas en azúcares refinados

La dieta postparto debe ser rica en frutas, vegetales y proteína. Las proteínas ayudan a acelerar el metabolismo y dan mayor sensación de saciedad. El consumo de carbohidratos procesados como panes y galletas impide la pérdida de peso. Además brindan una energía ficticia al cuerpo, que se consume rápidamente.

Durante los primeros días de postparto es importante la carga energética. La ingesta de frutas como plátano, melocotón o ciruela aportan energía a la mujer.

Ver también: ¿Cómo reducir las molestias del hipotiroidismo durante el embarazo?

La lactancia materna

Es un buen aliado en la pérdida de peso. En cada dosis que se da al bebé, la mujer puede perder hasta 500 calorías. Sin embargo, para que la lactancia ayude a recuperar la figura tras el parto, es importante una dieta balanceada.

Una buena alimentación evita problemas de alergias o intolerancias a futuro. Con una selección adecuada de alimentos, los niños tendrán mejor digestión y descansarán mejor. Lo que beneficia a la madre.

Un paso a la vez

Se puede empezar con pequeñas caminatas de 15 minutos al día. En la medida en que se den los avances, se puede aumentar la duración y ampliar la rutina de ejercicios. No hay por qué apresurare. Se puede avanzar poco a poco.

Otra opción es recurrir al pilates, las rutinas cardiovasculares o al yoga, que no solo es un ejercicio físico sino también una excelente opción para la mente y espíritu.

Beber agua

Después del embarazo, el cuerpo necesita recuperar su estabilidad. Esto incluye la hidratación. Además, el agua es el primer productor de leche materna.

Es importante beber suficiente agua a diario para favorecer la eliminación de toxinas. Adicionalmente, el agua ayuda acelerar el metabolismo y, en consecuencia, quemar grasa. Por otro lado, un cuerpo hidratado descansa mejor.

Dormir y descansar bien

Dormir la mayor cantidad de horas posibles también ayuda. Las personas que duermen poco, tienen un metabolismo lento y pierden poco peso.

El insomnio, cansancio o poco sueño es común en las mamás los primeros 100 días. De allí la importancia de tratar de descansar, mientras el bebé duerme.

El sueño reparador es un buen estabilizador psicológico y físico. Disminuye el estrés y recarga las energías, necesarias durante la crianza.

Te recomendamos leer: Dormir de lado el último trimestre de embarazo podría reducir el riesgo de muerte fetal

Automotivación, disfrutar del tiempo libre

Cuando se busca recuperar la figura es importante evitar la autocrítica. Por el contrario, es recomendable celebrar cualquier logro por mínimo que sea.

Del mismo modo, obsesionarse con perder peso no ayuda en el proceso de recuperar tu figura. También es importante saber regalarse unos minutos a solas para reencontrarte contigo misma.

Como se ha expresado con anterioridad, recuperar la figura tras el embarazo puede lograrse con un plan alimenticio saludable y una buena rutina de ejercicios.

En este sentido es importante recordar que lo ideal es consultar siempre con el especialista antes comenzar cualquier dieta. Además, solo se necesitará paciencia, constancia y una actitud siempre positiva a la hora de afrontar los objetivos.

Источник: https://mejorconsalud.as.com/consejos-para-recuperar-tu-figura/

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: