Crecimiento de la barriga a lo largo del embarazo, mes a mes

Evolución del embarazo, mes a mes

Crecimiento de la barriga a lo largo del embarazo, mes a mes

El embarazo es una época de cambios físicos y emocionales para la mujer. En algunos casos, estos cambios conllevan molestias; en otros apenas pasan desapercibidos.

 Hemos pedido a las matronas de Obstetrix, centro de preparación al nacimiento y atención de la mujer, que nos expliquen qué cambios se producen en el cuerpo de la mujer durante el embarazo mes a mes.

Primer mes

  • Ausencia de mestruación.
  • Dolor en las mamas. Se experimentan las primeras modificaciones. Las glándulas mamaria comienzan a prepararse y se inicia el proceso que capacitará para lactar al nuevo hijo.
  • Manchado menor que una regla. En ocasiones puede aparecer un pequeño manchado que se debe al proceso de implantación del embrión en la mucosa uterina.
  • Al finalizar el primer mes, el embrión mide unos 5 mm.

Segundo mes: 

La mujer ya sabe que está embarazada, debido a la ausencia de menstruación. El test de embarazo ha determinado la presencia de la hormona que confirma el embarazo, está hormona se puede detectar en sangre o en orina.

Aparecen los primeros signos y síntomas del embarazo:

  • Náuseas.
  • Mareos.
  • Aversión a determinados sabores, olores o aromas fuertes.
  • Dolor en las mamas. Comienzan a crecer y aparecen unos pequeños gránulos en la areola, alrededor del pezón que se llaman tubérculos de Montgomery y cuya finalidad es hidratar el pezón y prepararlo para la lactancia. La areola comienza a tornarse más oscura.
  • Dolor abdominal similar a una regla, debido a que el útero inicia su crecimiento, aunque no es apreciable en el contorno de la mujer.
  • Incremento del flujo vaginal.
  • Necesidad frecuente de orinar.
  • El embrión mide 3-4 cm y pesa alrededor de 3 gramos.

La matrona puede ayudarte y guiarte en el cuidado de la gestación, por lo que debes ponerte en contacto con ella.

Tercer mes 

En este mes se realizará la primera ecografía que tiene como finalidad datar la gestación, es decir, en función de una serie de parámetros que se determinan en ese estudio ecográfico el tocólogo, establecerá con precisión cual es la fecha en que se ha producido la fecundación y por tanto cual será la fecha probable de parto.

Los signos y síntomas son:

  • Nauseas y vómitos.
  • Aprensión a determinados sabores y olores.
  • Sensación de plenitud abdominal y flatulencias.
  • Dolor en la zona baja del abdomen por la distensión del abdomen que está comenzando a crecer. Es más frecuente en las mujeres que ya han tenido alguna gestación previa, en ellas la barriga aparece antes.
  • El pecho ha crecido y posiblemente necesitamos alguna talla mayor de sujetador de la que acostumbrábamos a usar.
  • Cansancio y somnolencia.
  • Sensación de fatiga al realizar actividad física.
  • Necesidad frecuente de orinar.
  • Cambios bruscos de humor.
  • Es necesario proteger la piel de la exposición al sol, de ahora hasta el final de la gestación, aunque debería utilizarse protección facial durante toda la gestación para evitar las manchas. Las zonas donde aparecen con más frecuencia es en cara, abdomen,(línea alba) y zona genital.
  • Puede existir cierta tendencia al sangrado de las encías al cepillar los dientes,la mucosa oral está mas sensible durante el embarazo.
  • Al finalizar el tercer mes, el feto mide unos 12 cm. y pesa unos 65 g.

Cuarto mes

En el tercer trimestre, que comienza ahora, el organismo materno y fetal está sometido a modificaciones importantes debido al crecimiento del feto y por tanto del incremento de las necesidades a las que somete al organismo materno, ello es la razón por la que se realizan una serie de pruebas y determinaciones para verificar que la gestación evoluciona con normalidad.

  • El útero ha crecido y la gestante normalmente comienza a necesitar ropa de premamá.
  • En ocasiones las náuseas y los vómitos disminuyen e incluso comienzan a desaparecer a partir del cuarto mes.
  • El peso de la mujer se ha incrementado, pero a partir de ahora es cuando más va a ascender, es necesario controlarlo mediante una dieta equilibrada.
  • El peso y el crecimiento del útero con nuestro bebé, comprime a nivel de la pelvis, lo que predispone a la dificultad de retorno venoso desde los miembros inferiores y a la aparición de varices, edemas y dolor en las piernas.
  • Las digestiones son más lentas, por lo que aparecen flatulencias, acidez y  estreñimiento.
  • Aparecen modificaciones en la piel, como la línea alba desde el ombligo hasta la sínfisis del pubis. También pueden aparecer manchas en la cara, arañas vasculares.
  • Continúa la necesidad de micción frecuente, incluso durante la noche, por lo que la mujer descansa peor.
  • Se comienza a disfrutar del embarazo, es evidente por el aumento del volumen de la barriga y es mejor tolerado ya que han ido desapareciendo las molestias del inicio.
  • Al finalizar el cuarto mes, el feto mide unos 20 cm. y pesa unos 250 g.

Quinto mes 

  • La distensión de la piel del abdomen favorece la aparición de estrías, además de  tirantez sobre todo en las horas finales del día.
  • Las extremidades inferiores sufren la dificultad del retorno venoso y también es frecuente que estén más edematosas al finalizar el día, más dolorosas y más cansadas.
  • Comenzamos a sentir los movimientos del feto, que son cada vez más activos.
  • La mujer en ocasiones experimenta una sensación de congestión nasal que no se corresponde con catarro, rinorrea ni alergia, y que se debe a la retención de líquidos que experimenta en todo el organismo y fundamentalmente en las zonas mucosas.
  • En torno a la semana 20 de gestación se realizará un estudio ecográfico que tiene como finalidad comprobar la morfología de los órganos, aparatos y sistemas del feto.
  • Es posible determinar el sexo del bebé.
  • Al finalizar el quinto mes, el feto mide unos 30 cm y pesa unos 650 g.

Sexto mes 

  • Debido al crecimiento del útero, se desplaza el centro de gravedad de la mamá, en algunas ocasiones pueden aparecer dolores en la espalda.
  • Los ardores aparecen o se incrementan, ya que el feto en crecimiento ocupa la cavidad abdominal comprimiendo el resto de los órganos abdominales de la madre, sobre todo se nota a nivel gástrico porque no toleramos comidas copiosas y existe reflujo.
  • A nivel respiratorio también se producen modificaciones, la capacidad de la caja torácica está disminuida, con lo que la frecuencia respiratoria se incrementa y la mamá lo interpreta como fatiga ante esfuerzos físicos que antes no suponían dificultad respiratoria o falta de aire. Se debe a que la caja torácica está desplazada por el crecimiento de la cavidad abdominal.
  • La mamá cada vez se siente más cansada y con mayor dificultad para la realización de actividad.
  • Puede aparecer sensación de pinchazo o tirones en la zona baja del abdomen por el peso al que está sometido y la distensión de la musculatura.
  • Al finalizar el sexto mes, el feto mide unos 37 cm y ya pesa un kilo.

Séptimo mes 

  • El útero crece mucho en parte debido al incremento de la cantidad de líquido amniótico.
  • La compresión en la pelvis es mayor por el peso, por lo que es más frecuente que aparezcan hemorroides, varices, dolor en piernas, hinchazón de las piernas.
  • Debe controlarse el peso de la madre.
  • Pueden aparecer calambres en las piernas.
  • Pueden aparecer las contracciones de BraxtonHicks, son contracciones uterinas que la mamá percibe por la sensación de la barriga que se endurece o como un globo que se hincha dentro del abdomen, pero que no son dolorosas.
  • La dificultad para dormir es mayor, porque no se encuentra postura, el bebé se mueve mucho, es frecuente la necesidad de miccionar, el ardor y la pirosis continua presente y cada vez más intenso.
  • Al finalizar el séptimo mes, el feto mide unos 42 cm y pesa unos 1,500 g.

Octavo mes 

  • El feto suele estar colocado en cefálica.
  • Las contracciones de BraxtonHicks son cada vez más frecuentes, fundamentalmente al final de la tarde, y en ocasiones suelen ser molestas.
  • Los movimientos del feto son más coordinados, se perciben como más intensos pero menos frecuentes, no se mueven tanto como hasta ahora.
  • En ocasiones puede escaparse el pis junto con un movimiento del feto, sobre todo si la mamá estaba aguantando las ganas de hacer pis.
  • Cuesta más descansar.
  • Hay más dificultad para el movimiento y para la actividad, por lo que es frecuente que la mamá sufra pequeños accidentes domésticos, caídas, golpes, etc.
  • Al finalizar el octavo mes, el feto mide unos 47 cm y pesa unos 2,500 g. El feto ha ganado peso de forma espectacular con respecto al séptimo mes.

Noveno mes 

  • El cansancio es mayor, se duerme peor, estás más molesta, aparecen contracciones que son similares a el dolor durante la menstruación, o en la zona lumbar, pero que con una buena preparación al parto eres capaz de manejar, haciendo uso de los recursos que tu pareja y tu habéis practicado junto con tu matrona en las clases.
  • Pueden aparecer los signos y síntomas que indican que el parto va a comenzar y que sabes identificar y actuar ante ellos por lo tratado en la preparación al nacimiento.
  • En el momento del nacimiento, un bebé de tamaño medio medirá unos 50 cm y pesará unos 3,000-3,500 g.

Llegó el gran momento: único, irrepetible y maravilloso. Comienza una nueva aventura: La Crianza. En Obstetrix, estamos a vuestro lado, apoyando, cuidando, solucionando vuestras dudas, compartiendo, escuchando.

Nota: las imágenes del feto mes a mes, las podéis encontrar en el blog Papá en apuros, donde podéis consultar más detalles sobre el embarazo.

Источник: https://www.elbalcondemateo.es/signos-y-sintomas-del-embarazo-mes-a-mes/

Crecimiento de la barriga a lo largo del embarazo, mes a mes

Crecimiento de la barriga a lo largo del embarazo, mes a mes

El crecimiento de la tripa y la forma de esta depende de muchas circunstancias, como si es un primer embarazo o no, si el embarazo es múltiple, la altura y el peso de la madre antes del embarazo, cuánto engorde durante estos meses, etc. No obstante, en términos generales se puede decir que durante las primeras 8 semanas apenas se nota cambio en la tripa.

A partir de ese momento es posible que tú te notes un poco más hinchada y te cueste cerrarte algunos pantalones, aunque no será hasta el segundo trimestre, en torno a la semana 13, cuando tu tripa empiece a crecer y crecer cada día.

En ese momento tu ropa normal no te valdrá y empezará a ser obvio para todos los que te rodean que estás embarazada y no que has cogido unos kilitos de más.

No obstante, como decíamos, el crecimiento de la tripa depende de muchas variables, por lo que no se producirá en algunas mujeres. Por ejemplo, aquellas que tengan la cintura más fina enseguida tendrán una barriga más picuda, mientras que las tengan la cintura más ancha tendrá un vientre más plano durante más tiempo.

Y, si es tu segundo o tercer embarazo, es probable que la tripa empiece a crecerte en la sexta semana de embarazo y que con 12 semanas parezca que estás embarazada de 20 semanas.

Tranquila, es algo normal ya que los músculos del útero se distienden antes, pero luego se ralentizará el crecimiento y, probablemente, a no ser que tu segundo bebé sea mucho más grande, tengas una tripa similar.
 

Crecimiento de la tripa mes a mes

Primer mes de embarazo

El útero en este mes es similar a una pelota de tenis, por lo que no se producen cambios externos en el abdomen de la mujer. El embrión apenas mide 6 mm en la semana quinta de embarazo, por lo que aún no afecta al tamaño del útero. No obstante, tú sí notarás síntomas de embarazo como cansancio, mareos, náuseas, más ganas de ir al baño, etc.

Segundo mes de embarazo

Durante este mes es posible que tú empieces a notar cómo tu vientre está un poco más redondeado y que algunas prendas más ajustadas te aprietan un poco. En este momento el embrión mide en torno a 3 cm y tu útero tiene el tamaño de un racimo de uvas.

Tercer mes de embarazo

El útero comienza a elevarse y colocarse afuera de la pelvis, pero aún encaja dentro de ella. En este momento tiene el tamaño de un pomelo y se puede palpar por encima del hueso del pubis. Esto hará que tengas que ir dejando guardadas en el armario tus prendas más ajustadas. El embrión mide unos 7,5 cm y pesa unos 40 gramos.

Cuarto mes de embarazo

El útero tiene el tamaño de un melón pequeño y ya puede palparse el fondo uterino unos 4 cm por debajo del ombligo. El feto mide unos 12 cm y pesa 150 gramos. Su crecimiento se acelera mucho a partir del segundo trimestre de embarazo y ya es posible notar la tripa de embarazada.

Quinto mes de embarazo

Una vez pasada la mitad del embarazo el fondo uterino alcanza la línea del ombligo y se nota claramente el embarazo. Tu útero tiene el tamaño de un melón grande y ya no quedarán dudas y la gente empezará a cederte el sitio en el autobús. El feto mide unos 21 cm y pesa casi 400 gramos. En este momento ya solo podrás usar ropa premamá o prendas anchas y elásticas.

Sexto mes de embarazo

El útero alcanza los 4 cm por encima del ombligo y tiene el tamaño de un balón de baloncesto. Es el doble de grande que cuando comenzó el embarazo. El feto mide unos 30 cm y pesa 800 gramos.

Cada semana aumenta entre 100 y 200 gramos, por lo que tu tripa crece a un ritmo considerablemente.

A partir de este momento es normal que empieces a notarte más cansada y que pierdas el equilibrio a causa del peso de tu tripa, que hace que tu espalda se eche hacia detrás y pierda su curvatura normal para evitar que caigas hacia delante.

Séptimo mes de embarazo

El útero mide unos 11 cm por encima del ombligo, mientras que el bebé mide en torno a 40 cm y pesa unos 1.200 gramos. La tripa cada vez te pesará más y es posible que empieces a tener muchos dolores de espalda e incluso ciática.

Octavo mes de embarazo

La altura uterina desde el pubis suele coincidir con la edad gestacional, a las 34 semanas, mide 34 cm. El bebé mide entre 45 y 50 cm, pesa unos 2.

500 gramos y alcanza la madurez pulmonar al final de este mes.

Es probable que a ti cada vez te cueste más moverte y dormir, y que haga mucho tiempo que no eres capaz de coartarte las uñas de los pies o depilarte. Tu enorme barriga se interpone en estos movimientos.

Noveno mes de embarazo

El útero se encuentra ahora bajo las costillas y el fondo uterino se sitúa a unos 40 cm desde el hueso del pubis. Tu tripa ha alcanzado un tamaño enorme y parece que ya no puede crecer más.

Además, la piel del abdomen está tirante y apenas puedes moverte. El bebé mide unos 50 cm y pesa más de 3 kilos.

Está listo para nacer y, en cualquier momento, comenzará el parto y podrás por fin ver a tu bebé.

Muchas personas creen que si la tripa es muy grande el bebé también lo será, pero el tamaño de la tripa, así como su forma, tienen que ver con la posición del bebé en el útero, la cantidad de líquido amniótico y el tamaño de la placenta, por lo que puedes tener mucha tripa, aunque luego tu bebé pese lo normal al nacer.

¿Y cómo vuelve luego a su estado anterior?

El útero tarda en involucionar, es decir, volver a su tamaño anterior a la gestación, unos 40 días, que es lo que se conoce como posparto o cuarentena. Por eso, durante estas semanas es normal que sigas notando tripa.

Al salir del hospital tu abdomen tendrá el tamaño de un embarazo de 5 o 6 meses, pero en unos días irá menguando y, hacia el mes, habrás perdido toda la tripa, aunque probablemente tu piel siga flácida, lo cual puede tardar muchos meses en arreglarse, aunque te llevará más o menos según los kilos que cogieras en el embarazo y el ejercicio que hagas ahora.

El peso durante el embarazo es una de las variables que el obstetra controla periódicamente con el fin de que la madre gestante adquiera más peso del debido. Tanto la madre como el bebé pueden sufrir importantes problemas de salud si se adquieren más kilos de los precisos.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/embarazo/semanas-embarazo/crecimiento-de-la-barriga-a-lo-largo-del-embarazo-mes-a-mes-10098

Barriga en el embarazo mes a mes – Desarrollo del bebé » LetsFamily

Crecimiento de la barriga a lo largo del embarazo, mes a mes

Es el cambio más visible en la embarazada: la evolución de la barriga en el embarazo a medida que el futuro bebé crece. Este es su desarrollo mes a mes.

En primer lugar, debemos decir que la evolución de la tripa de cada embarazada es única: no es lo mismo ser una mujer alta o baja, estar en el primer embarazo que en el tercero, o tener unos músculos abdominales fuertes y tonificados que todo lo contrario. Pero sí hay ciertos cambios que son comunes y se van produciendo en la apariencia de esta zona del cuerpo a lo largo de las etapas del embarazo.

Primer mes de embarazo

El embrión es más pequeño que un grano de arroz y la tripa no experimenta aún cambios visibles desde el exterior. Podemos sentir dolor abdominal y aumenta, por ejemplo, el tamaño de los senos, pero para que se aprecie la barriguita hay que esperar.

Segundo mes de embarazo

Los cambios en la apariencia de la futura mamá aún no se notan, a pesar de que el útero va creciendo, la placenta se desarrolla con rapidez y los músculos de la pared uterina aumentan de grosor. Algunas embarazadas ya perciben, a finales del segundo mes, que la ropa empieza a apretar un poco más en la cintura, pero el útero permanece todavía dentro de la pelvis y no sobresale la tripita.

Tercer mes de embarazo

¡Aquí ya sí! El feto alcanzará durante este mes un tamaño de hasta 8 cm y el útero de la embarazada tiene el tamaño de una naranja: el abdomen empieza a crecer y redondearse. En las madres primerizas, la barriga en el embarazo suele hacerse visible entre las semana 12 y la semana16. Las mujeres que han tenido más hijos suelen empezar a notarlo entre las semana 10 y semana 14.

Cuarto mes de embarazo

El útero tiene el tamaño de un melón pequeño: alberga un feto de unos 12 cm y 150 g de peso, la placenta y el líquido amniótico… A partir del cuarto mes normalmente es difícil ocultar ya la barriga en el embarazo. Ha llegado el momento de empezar a usar ropa premamá, acabas de entrar en el segundo trimestre de tu embarazo.

Quinto mes de embarazo

Estás justo en la mitad de la gestación. Tu cintura sigue ensanchando y se nota claramente que estás embarazada, pero aún tiene un tamaño con el que no te resulta incómodo hacer vida normal.

Sí puedes empezar a notar molestias en la espalda, por el peso, o ardor de estómago, causado por el aumento de presión sobre este. Y llega uno de los momentos más emocionantes para las futuras madres: comienzan a notarse los movimientos del bebé.

Al principio son como un leve burbujeo, pero pronto se reconocen con claridad.

Sexto mes de embarazo

La tripa en el sexto mes del embarazo tiene el tamaño de un balón de baloncesto. El bebé cada vez dispone de  menos espacio para moverse; puedes notar cuándo tiene hipo: es como si tu tripa latiera de pronto.

En el sexto mes se empiezan a notar las contracciones de Braxton Hicks: al contrario que las del parto, son indoloras y esporádicas, notas cómo la barriga se pone tensa, como si te diera un calambre.

Duran pocos segundos.

Séptimo mes de embarazo

Entramos en el tercer trimestre del embarazo. La tripa sigue aumentando de tamaño. Dormir se hace cada vez más incómodo y las molestias de espalda y los ardores de estómago aumentan. El bebé se mueve menos, pero tienes que sentir sus pataditas a diario. A veces se percibe desde fuera, claramente, la marca de su pie o de su codo en la tensa piel de tu tripa.

Octavo mes de embarazo

Cada vez estarás más cansada y te costará más realizar determinados movimientos.

La barriga interfiere en el sueño: el útero presiona la vejiga y la mayoría de las mujeres tienen que levantarse varias veces por la noche para ir al baño.

Se hace necesario dormir en posición lateral para evitar la presión y colocar una almohada debajo de la pierna flexionada. Y es que el bebé ya mide cerca de 50 cm y pesa unos dos kilos y medio.

Noveno mes de embarazo

¡Ya no falta nada! En las mamás primerizas, la cabeza del bebé desciende y se encaja en la pelvis para prepararse para nacer (si has tenido más hijos, sucederá cuando lleguen las contracciones).

La tripa baja y disminuye su presión sobre tórax y estómago, pero aumenta su presión sobre la vejiga.

La piel de la tripa está en el momento de máxima distensión y el bebé se mueve, como es natural, cada vez con más dificultad.

Una canastilla gratis para tu bebé

Источник: https://letsfamily.es/embarazo/como-crece-la-barriga-en-el-embarazo-mes-a-mes/

Mes a mes: ¿Cómo crece la barriga durante el embarazo?

Crecimiento de la barriga a lo largo del embarazo, mes a mes

Durante el embarazo el cuerpo de la mujer experimenta cambios importantes, no solo desde el punto de vista hormonal sino también anatómico.

De hecho, a medida que la gestación avanza los senos aumentan de tamaño y las caderas se empiezan a ensanchar, es la forma que tiene el cuerpo de prepararse para el momento del parto y la lactancia.

Sin embargo, el cambio más notable a nivel anatómico tiene lugar en el vientre materno, a partir del segundo mes de embarazo la barriga de la madre empieza a crecer de forma considerable para que el bebé se pueda desarrollar.

Obviamente, a todas las mujeres no les crece la barriga de la misma forma, depende de diferentes factores como el tono muscular, la posición del feto, la anchura de la pelvis, la cantidad de grasa corporal y la edad gestacional. No obstante, lo más usual es que a medida que el embarazo avance, el vientre de la madre vaya creciendo paulatinamente, haciéndose cada vez más grande.

1 ▪ Primer mes de embarazo

Durante este mes apenas se producen cambios visibles en el vientre de la madre. El feto es del tamaño de un grano de arroz por lo que no necesita mucho espacio.

Aún así, la mujer es capaz de notar los primeros síntomas del embarazo: empieza a tener digestiones más pesadas y aparecen las náuseas y la repulsión hacia algunos alimentos, a la vez que los pechos aumentan ligeramente de tamaño.

2 ▪ Segundo mes de embarazo

En este momento, quienes rodean a la futura mamá no notarán ningún cambio en su vientre, pero la gestante ya se percata de que su abdomen se ha abultado ligeramente. De hecho, al vestirse puede notar que la ropa le aprieta un poco en la cintura. En este mes el embrión mide unos 2,5 centímetros de largo, por lo que la placenta y el útero están creciendo rápidamente.

3 ▪ Tercer mes de embarazo

Para finales del primer trimestre del embarazo, el útero será apenas más grande que un racimo de uvas, pero ya se podrá palpar por encima del hueso pélvico. El embrión ya pesa unos 40 gramos y tiene el tamaño aproximado de una naranja, por lo que ya se comienza a notar el vientre. En este momento la cintura se ensancha discretamente y los senos habrán crecido bastante.

4 ▪ Cuarto mes de embarazo

A inicios del segundo trimestre los cambios anatómicos en la madre ya se notan a simple vista.

El útero ha crecido hasta alcanzar el tamaño de un melón pequeño y el feto ya mide entre 12 y 13 centímetros, de manera que es posible notar el vientre abultado.

En algunos casos, sobre todo cuando la madre tiene la cintura fina, la barriga tiende a crecer hacia delante, mientras que en las mujeres con la cintura más ancha, el vientre se nota más plano.

5 ▪ Quinto mes de embarazo

Este mes marca el comienzo de una etapa de desarrollo acelerado para el bebé, de manera que el vientre también comienza a crecer a gran velocidad. Lo que sucede es que en esta etapa el útero comienza a distenderse para favorecer el crecimiento fetal, un cambio que le permitirá a la madre sentir por primera vez cómo su bebé se mueve dentro de su vientre.

6 ▪ Sexto mes de embarazo

En este mes, el vientre materno ha crecido casi el doble respecto al inicio del segundo trimestre. Esto se debe a que el bebé ya mide más de 30 centímetros y pesa unos 800 gramos.

De hecho, a partir de este momento es usual que la gestante comience a experimentar dolor en la espalda y en las piernas y que se sienta más débil de lo normal, sobre todo cuando hace actividad física, lo cual se debe al peso que ejerce su barriga sobre su centro de gravedad.

7 ▪ Séptimo mes de embarazo

En el séptimo mes de gestación la madre habrá aumentado unos 8 kilos, lo cual se notará a simple vista en su vientre, que habrá crecido unos 5 centímetros más de diámetro.

En esta etapa el bebé ya mide unos 40 centímetros y ha alcanzado los 1.200 gramos.

Sus músculos se están fortaleciendo y, aunque ahora cuenta con menos espacio dentro del vientre materno, se las ingeniará para voltearse y mover las manos y los pies, lo cual no pasará desapercibido para su madre.

8 ▪ Octavo mes de embarazo

En este momento la barriga de la madre ha crecido tanto que ya le cuesta hacer las actividades que antes hacía con facilidad.

El simple hecho de caminar dentro de casa o de salir a tirar la basura pueden agotarle más que de costumbre, por lo que tendrá que tomar más descansos que antes.

También es probable que se fatigue y le falte el aire con más frecuencia ya que el diámetro del abdomen empieza a comprimir ligeramente la cavidad torácica.

9 ▪ Noveno mes de embarazo

Durante el último mes de embarazo el vientre de la gestante ha llegado a su límite de crecimiento.

El bebé apenas cabe dentro del útero materno porque ha crecido demasiado, y la barriga comprime aún más la cavidad torácica y la pelvis.

De hecho, en usual que ahora la embarazada deba descansar más que antes porque su columna vertebral apenas puede sostener el peso del vientre. La buena noticia es que estos son síntomas de que falta muy poco para que el bebé nazca.

Источник: https://www.etapainfantil.com/mes-crece-barriga-embarazo

Embarazo mes a mes: segundo mes

Crecimiento de la barriga a lo largo del embarazo, mes a mes

Tras el primer mes de embarazo y tras notificar la noticia a tu marido y quizás a tus familiares y amigos (digo quizás porque hay gente que prefiere esperar a hacerse la primera ecografía) llega el segundo mes de embarazo y siguen los cambios tanto interna como externamente.

El primer mes acaba, tal y como ya explicamos en la anterior entrada, en la semana 6 desde la última regla, que coincide con la semana 4 de gestación (4 semanas desde la ovulación).

Es entonces en la semana 7 cuando se inicia el segundo mes de embarazo que durará hasta el fin de la décima semana (contando el mes como si tuviera 4 semanas).

Veamos qué sucede en este segundo mes:

Cómo crece el embrión

Alrededor de las seis semanas el embrión flota en una burbuja llena de fluido que se convertirá en la bolsa amniótica. Junto al embrión el saco vitelino, que parece un globo pegado a él, le proporciona todos los nutrientes hasta que la placenta esté totalmente desarrollada, más o menos en la semana 12, y pueda asumir esa función.

Hacia la octava semana es cuando se puede decir que el embrión adquiere un aspecto humano reconocible. Su corazón, que ya cuenta con cuatro cavidades (hacia las 5-6 semanas tiene forma de tubo) late a razón de unos 180 latidos por minuto, el doble que la frecuencia de un corazón adulto.

A las 9 semanas el bebé mide unos 3 cm de largo y pesa cerca de 3 g. La boca, el intestino y el estómago se desarrollan con rapidez, pero todavía no funcionan.

Si queréis conocer un poco más acerca de los cambios que va sufriendo el bebé podéis ver el calendario de embarazo (de la semana 5 a la 8 y de la semana 9 a la 12).

Cambios corporales de la madre en el segundo mes de embarazo

Los cambios físicos en el segundo mes son todavía poco o nada evidentes. La barriga no se nota todavía pese a que el bebé crece con rapidez. Se puede decir que de momento, la procesión va por dentro.

El cuerpo de la mamá, en el momento de quedarse embarazada, tiene que cambiar para sustentar dos sistemas, el suyo y el del bebé. Esto hace que el corazón aumente la frecuencia cardíaca (unas diez pulsaciones más por minuto) para hacer llegar también sangre al útero, a la placenta y al bebé. La respiración también se acelera por el mismo motivo.

El útero va creciendo también y los músculos de la pared uterina se engrosan, sin embargo el tamaño del abdomen no aumenta porque el útero permanece dentro de la pelvis hasta después del tercer mes.

Es posible que sientas cansancio, náuseas, mareos,… aunque también es posible que no sientas absolutamente nada. En cualquier caso el cuerpo envía “pistas” a la mamá para que haga lo que precise (normalmente descansar).

Las primeras visitas

Entre la octava y duodécima semana tendrás la primera visita con el ginecólogo o con la comadrona. Lo ideal es que dentro de ese plazo la visita sea lo antes posible, por lo que, como ya comentáramos en la entrada anterior, en el momento de conocer el embarazo hay que contactar con el centro de salud para pedir visita.

En esa primera visita realizarán tu historial preguntándote acerca de ti y de tu pareja y vuestras respectivas familias. Te pesarán, te mirarán la tensión y también te preguntarán acerca del tabaco, el alcohol y las drogas.

Te recetarán el ácido fólico y probablemente un suplemento de yodo (es recomendable). Medirán el abdomen, examinarán los pechos y quizá te harán una citología si es que las que tienes ya hechas no son recientes.

Según el centro o la comunidad donde te visites puede ser que te hagan una ecografía (si el que te visita es un ginecólogo y cuenta con un ecógrafo) aunque la primera que la seguridad social tiene por protocolo se suele hacer hacia las 12 semanas.

Ese día te citarán también para los primeros análisis de sangre y orina y para las siguientes visitas. Por norma general las visitas serán una por mes.

La pareja

Los cambios que vivas serán sólo tuyos, ya que tu pareja no los verá hasta más adelante. Hazle partícipe del embarazo explicando lo que sientes y estás viviendo y hablad del tema para que poco a poco se sienta más comprometido con el bebé.

Es una buena idea que acuda contigo a las visitas médicas para esperar contigo, oír al bebé y verlo los días en que os hagan ecografías. De esta manera también te sentirás más acompañada por tu pareja.

Dentro de unos días seguiremos explicando lo que acontece al bebé y a la futura mamá durante el tercer mes de embarazo. ¡No os lo perdáis!

Foto | Flickr (IoandRuth)
En Bebés y más | Embarazo mes a mes: primer mes, La importancia de la consulta médica antes del embarazo, Los controles en el embarazo y la sospecha de problemas

Источник: https://www.bebesymas.com/embarazo/embarazo-mes-a-mes-segundo-mes

¿Quieres saber cómo cambia tu barriga en el embarazo?

Crecimiento de la barriga a lo largo del embarazo, mes a mes

Durante el embarazo, tu barriga cambia mes tras mes, pero su transformación nunca es constante ni regular. El desarrollo de la barriguita, de hecho, siempre está ligado a la constitución física de la futura mamá, y también al número de embarazos que ya haya tenido, y no al peso que tendrá el bebé al nacer, como se suele creer.

La constitución física de la embarazada

  • Tonificación de los músculos de la barriga. En el caso de que los músculos de la barriga estén más flácidos, ésta tiende a salir más. Sin embargo, cuando los músculos están más tonificados, la tripa suele ser más plana.
  • Posición del útero.

    En los casos en los que el útero esté ubicado hacia atrás, la barriga suele notarse menos.

  • Presentación de la columna vertebral. Puede darse el caso de que la columna vertebral presente alguna desviación.

    Según hacia donde se desvíe la columna, hará que la barriga de la embarazada se note más o menos.

El número de embarazos

  • En el primer embarazo, la barriga tarda más tiempo en hacerse evidente. Esto es así porque tanto el útero como la musculatura tienen una capacidad de “contención” mayor.

  • En general, en las primerizas, se empieza a notar alrededor del cuarto mes.

  • Sin embargo, a la mujer que ya ha tenido hijos anteriormente se le nota ya hacia el segundo o tercer mes.

Mes de embarazo

  • Independientemente de que la barriga empiece a evidenciarse antes o después, es en el quinto mes cuando se produce una verdadera “explosión”.

    En esta época, la estructura física del pequeño ya está completada y la barriga empieza a subir.

  • En las últimas semanas de embarazo, en cambio, la barriga podría incluso reducirse un poquito: esto sucede cuando el bebé ya está colocado con la cabeza en la pelvis. El vientre desciende un poco y sobresale menos.

La posición del feto

La posición en la que se encuentra el pequeño dentro del útero también influye en la forma que tendrá la barriga de la futura mamá.

  • Si el pequeño ha adoptado una posición horizontal, lo más probable es que la barriga se note más.
  • Sin embargo, si el pequeño ya tiene la cabeza apuntando hacia el canal del parto, la barriga será menos prominente.

¿Qué es la llamada línea alba?

Normalmente, la línea alba aparece alrededor del tercer mes.

Se trata de una línea oscura, que tiende a ser de color marrón y que va desde el ombligo hasta el pubis, dividiendo la barriga por la mitad.

No tiene ninguna relación con el bienestar de la mamá y del bebé. Se debe a los cambios en la pigmentación de la piel, tan comunes durante el embarazo.

Y es que, en estos meses, tiene lugar una mayor estimulación de los melanocitos, que son las células de la piel que producen la melanina, el pigmento que da color a nuestra piel.

Incluso los lunares se pueden volver temporalmente más oscuros y, tal vez, más grandes y numerosos, mientras que en la cara, sobre todo en la frente, la nariz, los pómulos y los alrededores de la boca, pueden aparecer unas manchitas marrones, el llamado cloasma gestacional o manchas del embarazo.

Después del nacimiento del bebé, la línea alba, así como las otras pigmentaciones irregulares, tiende a ir desapareciendo gradualmente y de forma espontánea, hasta desaparecer del todo en el intervalo de algunos meses.

¿Por qué aparecen estrías sobre la piel de la barriga?

Durante los meses del embarazo, la piel del abdomen se ve sometida a una fuerte tensión y alcanza una extensión extraordinaria. Este hecho puede llevar a la formación de las molestas estrías.

Este fenómeno, naturalmente, varía mucho de mujer a mujer, dependiendo del tipo de piel.

Pero ¿cómo podemos prevenirlas?

  • La mejor manera de prevenir esta imperfección es intentar no engordar demasiadoy aumentar de peso de forma constante y no repentina, siguiendo una dieta variada y equilibrada.
  • También es importante nutrir la piel. Ya desde el tercer mes, por ejemplo, después del baño o de la ducha, sería conveniente hacer masajes diarios con un aceite delicado (por ejemplo, aceite de almendras) o bien con un producto específico antiestrías, para suavizar la piel y favorecer su elasticidad. Además de la barriga, no debemos olvidarnos del pecho, las caderas y los glúteos.

¿Por qué la barriga está «alta» o «baja»?

«Aún hay tiempo: la barriga todavía está alta…”. ¡Cuántas mamás han tenido que escuchar esta frase hacia el final del embarazo!

  • Efectivamente, la barriga que “desciende” nos da a entender que el parto se está acercando. En las primerizas, sin embargo, esto puede suceder incluso cuatro semanas antes del parto. Por lo tanto, conviene no dejarse condicionar demasiado por este cambio.
  • La barriga “baja” se debe al hecho de que el bebé se ha puesto en la posición adecuada para el parto. Si el pequeño ya está empujando hacia la pelvis y si se apoyan las manos un poco por encima del pubis, será posible notar su cabecita.
    Otra prueba tangible de este descenso es el espacio que se crea bajo el pecho: entre éste y el principio de la barriga, debería haber un espacio del tamaño de una mano. Se trata de un cambio que hace que la mamá tenga la sensación de respirar y digerir mejor.

¿Cuándo volveré a tener el vientre plano?

Alrededor de diez días después del nacimiento del bebé, el útero deja de ser perceptible desde el exterior. Aun así, se recomienda no utilizar fajas o bandas elásticas: el útero, así como el resto de los órganos del abdomen, necesita espacio para poder asentarse y volver a su posición natural.

Su involución puede verse facilitada por la lactancia materna.

El pequeño, con cada succión, estimula la producción de oxitocina, la hormona responsable de la contractilidad del útero: esto es por lo que, en el momento de la toma, muchas mujeres perciben los llamados mordiscos uterinos, o entuertos, contracciones naturales que podríamos definir como una “limpieza” del órgano. Gracias a ellas, se cierran los vasos sanguíneos a los que estaba enganchada la placenta y se facilita la salida de pérdidas después del parto.

Las molestias provocadas por los entuertos pueden ser más o menos intensas, pero se perciben especialmente desde el segundo parto en adelante. En general, duran sólo algunos días y pueden ser atenuadas mediante la toma de algunos remedios naturales, como la utilización de gránulos homeopáticos de belladona o manzanilla.

¿Qué indica la forma de la barriga?

En el pasado, se pensaba que la observación de la barriga permitía adivinar el sexo del bebé. Hoy en día, las matronas todavía controlan la forma, pero para obtener otro tipo de informaciones.

  • Por ejemplo, podría ayudar a entender la posición del bebé: una barriga muy protuberante podría señalar que el bebé es podálico, es decir, que viene de nalgas.
  • La cantidad de líquido amniótico también influye. Si el nivel es el normal, el aspecto de la barriga será más suave, más “redondo”. En el caso de que el líquido se vea reducido, por ejemplo, hacia el final del embarazo, cuando tiene lugar una caída fisiológica, la barriga tendrá una forma menos redondeada.

¿Por qué se mueve la barriga?

Cada mujer vive a su manera la sensación que le provocan los primeros movimientos del pequeño en la barriga: un parpadeo, un abrir y cerrar de ojos, pequeñas burbujas de aire que se rompen y fluctúan en la barriga… Pero ¿cuándo pasa?

  • Los bebés empiezan a moverse ya alrededor de la octava semana de embarazo, cuando miden alrededor de 2,5 cm.
  • Sin embargo, para que la mamá perciba los movimientos, debe pasar todavía algo de tiempo. En general, empiezan a ser perceptibles entre la semana 16 y la 24.
  • Hacia la mitad de la gestación, dentro de la barriga, el bebé hace de todo: patea con fuerza, hace volteretas, se chupa el dedo, tiene hipo y tiende a relajarse cuando le hablan dulcemente.
  • A medida que se acerca el término del embarazo, en cambio, los movimientos disminuyen porque el espacio en el interior de la barriga es más limitado. Sin embargo, se trata de movimientos más organizados, que tienden a seguir fases y a parecerse cada vez más al ritmo sueño-vigilia del neonato.
  • Hace un tiempo, para confirmar que el bebé estuviera bien, se aconsejaba a las mamás que contaran al menos 10 movimientos a lo largo del día. Sin embargo, hoy en día, este sistema se utiliza cada vez menos: hay bebés más activos, que dan patadas todo el día, y otros más perezosos, que apenas se perciben. Lo importante es que la mamá sienta con cierta constancia lo que su bebé la haya acostumbrado a sentir.

¿Y qué pasa si la barriga te duele?

A lo largo del embarazo, es normal sentir algunos pequeños dolores.

En los primeros meses, se puede notar una sensación de pesadez y dolor que afecta, más que a la barriga en un sentido estricto, a toda la zona lumbar, ya que las inervaciones del útero se dirigen más hacia la espalda.

Estas molestias vuelven a presentarse hacia el tercer trimestre, y es en esta etapa del embarazo cuando, a veces, también se puede notar la rigidez del útero. Son señales de que el órgano está “trabajando”, que sufre modificaciones y se agranda. Sin embargo, atención: nunca deben ser muy dolorosas.

Pero ¿cómo podemos saber si estas molestias son normales o si hay alguna cosa que no va bien? Es la misma mujer, en general, quien se da cuenta de que se trata de un dolor “diferente”.

El consejo es hablarlo con la matrona o el ginecólogo de todas maneras, para valorar juntos la situación. En muchos casos, una visita a un osteópata puede ser muy útil para reducir estas molestias.

La barriga de la embarazada protege al bebé

En caso de que se produzca un pequeño golpe a la barriga o un resbalón accidental, ¿qué es lo que el bebé sentirá desde dentro?

En general, el líquido amniótico amortigua los impactos y hace que la caída sea advertida por el bebé de forma muy sutil. En estos casos, es normal asustarse un poco, pero lo mejor que se puede hacer es respirar a fondo, no perder la calma y no esperar que el pequeño se mueva inmediatamente.

Es probable que el bebé se esté quieto durante unos 10 minutos: él también se ha dado cuenta de lo que ha sucedido y necesita su tiempo para tranquilizarse. Aun así, si tienes dudas, no dudes en hablar con el médico.

Источник: https://mibebeyyo.elmundo.es/embarazo/salud/cambios-barriga-embarazo

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: