Crisis de lactancia o de crecimiento

Contents
  1. ¿Qué es la crisis de lactancia y por qué ocurre?
  2. Qué son las crisis de lactancia
  3. Crisis de lactancia a los 3 meses
  4. Crisis de lactancia a los 6 meses
  5. Síntomas de la crisis de lactancia
  6. El bebé mama menos
  7. Los pechos de la madre suelen estar más blanditos
  8. El bebé no gana tanto peso
  9. A menudo, el bebé se mete la mano en la boca
  10. Las deposiciones del pequeño también se ven disminuidas
  11. ¿Existen las crisis de lactancia o brotes de crecimiento?
  12. Lee despacio esto: “The Wonder Weeks”, en español traduciría: “Semanas maravillosas”
  13. En palabras de una madre; llanto abrumador, irritabilidad aguda, ni la teta parece calmarlos, solo duerme cerca de mamá, si le quitan la teta llora, si tiene la teta llora, lloran si los carga mamá, si los carga papá…
  14. “la ciencia llamada Psiconeuroinmunología, ha demostrado que todos los sistemas del cuerpo están interconectados e influyen entre sí. Por lo tanto, si se produce un desequilibrio en una parte del sistema debido a cambios en el desarrollo, esto debería ser identificable en múltiples sistemas, no solo en los cambios de comportamiento.”
  15. Entre la 4 y sexta semana
  16. A las 12 semanas (3 meses a los que letememos, como si de una tormenta sin escapatoria se tratara)
  17. Por todo lo anterior, llamarle al desarrollo del bebé una “crisis”, nos pone en una posición de defensa, una predisposición hacia el caos y los temores. Se ve como un problema y no como una etapa de cambios que les permitirá a nuestros hijos continuar su desarrollo. Por tal motivo, las teorías de los anteriores investigadores nos dan una mirada profunda más que hacía el comportamiento, es fijarnos en el para qué de lo que les sucede, el propósito y la evolución subsecuente
  18. Por favor, tómate unos minutos para dejar tus comentarios, son muy valiosos para mí, con amor, Tatiana Navarro
  19. ¿Qué son las crisis de lactancia? – Cuestión de Genes
  20. ¿Por qué se producen las crisis de lactancia?
  21. Cómo reconocer una crisis de lactancia
  22. Crisis de lactancia de las 3 semanas
  23. Crisis de lactancia a las 6 semanas
  24. Cómo diferenciar una crisis de lactancia de otras complicaciones
  25. La importancia de conocer las crisis de lactancia

¿Qué es la crisis de lactancia y por qué ocurre?

Crisis de lactancia o de crecimiento

El aumento del número de tomas debido a la crisis del crecimiento es algo temporal y no suele durar más de tres semanas. Posteriormente, el pequeño volverá a pedir el número de tomas habitual.

Sin embargo, las mamás primerizas se pueden preocupar al ver que su bebé demanda mamar tan a menudo, y pueden llegar a pensar que no están produciendo suficiente leche.

Para quedarte tranquila en este sentido, te recomendamos que leas este artículo: comprenderás por qué suceden las crisis de lactancia y qué debes hacer.

Qué son las crisis de lactancia

Las crisis de lactancia, como hemos apuntado, son períodos en los que el bebé mama más o más a menudo, después de un tiempo de estabilidad.

Hay una razón sencilla y concreta que explica la necesidad del bebé de tomar más: el pequeño está pasando por un período de crecimiento y necesita más leche para saciarse.

(Te interesa: Todo lo que hay que saber sobre la lactancia materna y artificial) 

Crisis de lactancia a los 3 meses

A esta crisis de lactancia, a menudo, se le llama también la crisis de los tres meses. Suele ocurrir que el bebé se despierta más por las noches y reclama el pecho mucho más a menudo.

Sucede a los tres meses porque coincide con un período de crecimiento más acelerado del niño. Como hemos explicado, la demanda de leche corresponde a la necesidad del pequeño de cubrir necesidades específicas en momentos concretos. 

Asimismo, puede llorar más, y demostrar que siempre tiene hambre. Los bebés manifiestan inquietud en muchas ocasiones, y esto acaba preocupando mucho a las mamás, que acaban dudando sobre su capacidad para alimentar al bebé

Sin embargo, es importante mantener la calma y no claudicar en la idea de dar el pecho al bebé, dado que esta crisis es transitoria y la lactancia está destinada a estabilizarse nuevamente.

(Te interesa: Errores en la lactancia materna) 

Crisis de lactancia a los 6 meses

Aunque es más probable que ocurra a los tres o cuatro meses, la crisis de crecimiento puede darse a los seis meses de vida del pequeño, y por lo tanto, es importante que la mamá sepa identificarla correctamente.

Alrededor de los 6 meses del bebé, se suele producir un nuevo brote de crecimiento, con lo que la necesidad de alimento del pequeño volverá a aumentar.

Se trata de un momento crítico para la lactancia, puesto que coincide con la introducción de los primeros alimentos distintos a la leche, es decir, el inicio de la alimentación complementaria.

En este momento, la mamá puede estar fatigada de dar el pecho al bebé y también tener la sensación de que su leche «ya no alimenta tanto», o bien que no produce suficiente.

Cabe recordar que la OMS establece los seis meses como el período mínimo de lactancia a demanda exclusiva. A partir de este momento, la leche continúa siendo el alimento principal, complementado con la introducción de nuevos alimentos gradualmente.

De aquí, la importancia de seguir adelante con la lactancia materna, si la mamá y el bebé así lo desean, o en cualquier caso, continuar con las tomas, ya sean de leche materna o con una fórmula de continuación, hasta los doce meses.

Síntomas de la crisis de lactancia

Existen una serie de síntomas indicativos de que el bebé está atravesando una crisis de lactancia. Son los siguientes.

El bebé mama menos

El bebé puede empezar a realizar tomas más cortas, pero mucho más a menudo. Ya no hace tantas tomas largas como hacía antes.

Los pechos de la madre suelen estar más blanditos

Al no estar hinchados, no se nota la subida de leche, pero si apretamos, sale. Esta sensación de pecho vacío puede generar dudas en la mamá sobre su capacidad de producir leche.

No te preocupes, es algo normal.

El bebé no gana tanto peso

Quizás, puedes notar que el bebé no aumenta de peso al mismo ritmo que en meses anteriores. No obstante, esto es absolutamente normal.

A menudo, el bebé se mete la mano en la boca

También puede chuparse el dedo, lo cual puede interpretarse como una señal de que tiene hambre.

Las deposiciones del pequeño también se ven disminuidas

Podemos observar que ya no cambiamos tanto sus pañales como lo hacíamos antes.

La crisis de crecimiento no es, sin embargo, ningún desajuste, lo que en realidad está sucediendo es un ajuste entre la oferta y la demanda.

Es decir, la cantidad de leche se ha acabado ajustando a lo que el pequeño necesita realmente.

El bebé ha aprendido a comer de una forma más eficaz y no necesita tanto tiempo, lo que significa que está creciendo y su apetito ha aumentado.

De ahí, que esta fase también se denomine brote de crecimiento.

(Te interesa: Cómo producir más leche materna) 

La mamá debe adaptarse a esta nueva necesidad del bebé y alimentarlo cuando él lo necesite. Cuanto más pecho le das, más aumentará la producción de la leche, aunque también puedes estimular la producción mediante un sacaleches. 

Beber líquidos también es una buena opción para aumentar la producción de leche materna, sobre todo, agua.

Infusiones y lactancia también pueden ser una buena combinación, pero teniendo en cuenta que existen infusiones que no son adecuadas para mamás lactantes.

En cualquier caso, recuerda que siempre debes consultar con el médico cualquier duda que tengas sobre la alimentación durante la lactancia.

(Te interesa: Qué comer si das el pecho)

Источник: https://mibebeyyo.elmundo.es/bebes/alimentacion/lactancia/crisis-lactancia

¿Existen las crisis de lactancia o brotes de crecimiento?

Crisis de lactancia o de crecimiento

Este es un artículo que podrá transformar tu manera de pensar frente a las crisis de lactancia, que propone un cambio de pensamiento, está hecho para todos; los embarazados, el personal sanitario, las asesoras, consejeras y consultoras de lactancia, las madres y padres informados que leen y leen y leen sobre los brotes de crecimiento o “crisis de lactancia,” para las que ya pasaron por aquí y las que están próximas a pasar.

Por Fundación MamaInformada. Tatiana Navarro Asesora y Consejera de lactancia.

Viene la “crisis” de los 3 meses, ¿crisis? Según lo encontrado en el diccionario RAE* una crisis tiene 3 tipos de conceptos, o se relaciona con la crisis de un gobierno, crisis relacionada con la economía o es la intensificación de una enfermedad. ¿En cual de las tres podrías relacionar las crisis de lactancia?

Me di a la tarea de buscar en Google Scholar, crisis de lactancia o brotes de crecimiento en inglés o en español, en las academias o asociaciones de investigación de lactancia que conozco, pregunté a varios consultores internacionales de lactancia y no encontré información basada en evidencia científica que explicara lo que las mamás describen que les sucede a sus bebés, las comúnmente llamadas “crisis de lactancia o brotes de crecimiento”. La asociación Australiana de Lactancia Materna ha expresado que, no hay evidencia científica que confirme que se produzcan “brotes de crecimiento” o las famosas “crisis de lactancia” que la respetada y querida por la Fundación IBCLC Alba Padró, ha escrito en un artículo muy compartido y refugio de muchas madres para la Asociación Alba Lactancia en España.

La escasez de respaldos científicos, me llevaron a plantearme interrogantes desde el punto de vista periodístico, ¿estaremos informando equivocadamente a las familias? ¿es realmente lo que sucede?, ¿a todos los bebés les ocurre?, ¿los padres estaremos exagerando?  ¿es una situación que le ha ocurrido a muchos bebés y, la hemos generalizado?, ¿tendrá otras teorías y lo hemos catalogado como “crisis” y relacionado con la lactancia?, ¿los bebés de alimentación mixta*, también les acontece?

Estos cuestionamientos no desplazan, ni desmienten lo que padres hemos experimentado con nuestros bebés en ciertos períodos de sus vidas, el aumento del apetito, el tire y afloje con el pezón, el parecerse insatisfechos o con hambre, irritables…etc.

Entonces, si esto hemos sentido los padres ¿porqué en la ciencia no lo hallamos? Así que, afiné el detalle y cambié el motor de búsqueda.

Siéntate, si estás de pie. Termina lo que estás haciendo, en caso de estar en simultáneo haciendo otra actividad, porque lo que tengo para contarte necesitará de tu atención, pues presiento que al final de este artículo, se revolucionará un poco lo que hasta el momento piensas de los brotes de crecimiento o crisis de lactancia.

Lee despacio esto: “The Wonder Weeks”, en español traduciría: “Semanas maravillosas”

Frans Plooij

En 1992, Frans Plooij, biólogo conductual y psicólogo holandés, doctorado en desarrollo conductual en monos, y su esposa Hetty Van de Rijt, quien estudió psicología educativa y antropología (sus biografías y trayectorias profesionales son brillantes), lanzaron al mundo el libro “The Wonder Weeks”.

El libro describe los períodos de cambios de comportamiento en los bebés como: regresión o “saltos”. “Un salto incluye una fase en la que, un bebé atraviesa un período de regresión, caracterizado por el apego, el llanto y la irritación. Esta fase es seguida directamente por un “salto” hacia adelante en el desarrollo mental.

Dr. Hetty van der Rijt tijdens het observeerden van chimpansees in Tanzania

Además, no somo las únicas mamíferas que experimentan esto con nuestras crías. Nuestros familiares en especie, los bebés chimpancés, también pasan por estas fases. Y, aun no he terminado, este es solo el comienzo.

El investigador científico Robert Horwich, informó al mundo varios períodos de regresión relacionados con la edad en el desarrollo temprano, en 12 especies diferentes de primates y otras dos especies de mamíferos.

 “Este es claramente un fenómeno que debe haberse originado al menos hace 70 millones de años, durante la evolución de la vida en la tierra.”

Estas teorías y coincidenciasentre especies mamíferas, llevaron a los esposos Plooij y Rijt a estudiarlo enhumanos. Encontraron 10 períodos de regresión durante los primeros 20 meses devida y publicaron sus hallazgos en The Wonder Weeks.

La literatura también me arrojó a las investigaciones de Trevarthen y Aitken, quienes exponen que, los bebés pasan por períodos de cambios rápidos o PRC y que esto ocurre en el sistema nervioso, debido a cambios drásticos en el cerebro.

Ya está, ellos y muchos otros más que han estudiado el comportamiento de los bebés han coincidido en esto: cambios drásticos en el desarrollo mental de los bebés, lo cual afecta su estado de ánimo, su salud, su inteligencia y altera el sueño.

En palabras de una madre; llanto abrumador, irritabilidad aguda, ni la teta parece calmarlos, solo duerme cerca de mamá, si le quitan la teta llora, si tiene la teta llora, lloran si los carga mamá, si los carga papá…

Comportamiento de bebé a los 3 meses. Enviado voluntariamente para ser parte de la Bibliolactancia Fundación MamaInformada.

“la ciencia llamada Psiconeuroinmunología, ha demostrado que todos los sistemas del cuerpo están interconectados e influyen entre sí. Por lo tanto, si se produce un desequilibrio en una parte del sistema debido a cambios en el desarrollo, esto debería ser identificable en múltiples sistemas, no solo en los cambios de comportamiento.”

Los diez saltos de desarrollo mental de los creadores de las semanas maravillosas, coinciden con lo que en lactancia se le ha llamado “crisis”. A continuación, les compartiré textualmente dos de ellas.

Entre la 4 y sexta semana

Nuevas sensaciones bombardean a su bebé por dentro y por fuera, ypor lo general está desconcertado por ellas. Algunas de estas cosas nuevastienen que ver con el desarrollo de sus órganos internos y su metabolismo.

Otros son el resultado de su mayor estado de alerta: sus sentidos son más sensibles de lo que eran inmediatamente después del nacimiento. Por lo tanto, no son tanto las sensaciones mismas las que están cambiando, sino las percepciones del bebé, sobre ellas. 

A las 12 semanas (3 meses a los que letememos, como si de una tormenta sin escapatoria se tratara)

Con el salto mental 3, alrededor de las 11 o 12 semanas, su bebé entrará en otro mundo nuevo a medida que experimenta el tercer gran salto de desarrollo desde su nacimiento.

Puede recordar que, uno de los desarrollos físicos significativos que ocurrieron a las 8 semanas fue la capacidad de su bebé para deslizar y patear objetos con sus brazos y piernas.

 Estos primeros movimientos agitadores a menudo, parecían cómicamente títeres. A las 12 semanas, esta acción desigual está a punto de cambiar.

 Al igual que Pinocho, su bebé está listo para cambiar de títere a niño de verdad.

Por supuesto, esta transformación no sucederá de la noche a la mañana y, cuando lo haga, implicará más que solo movimiento físico, aunque eso es lo que más notan los padres.

 También afectará la capacidad de su bebé de percibir con sus otros sentidos la forma en que las cosas cambian a su alrededor, como una voz que cambia de un registro a otro, el gato se desliza por el piso y la luz en una habitación se vuelve más tenue, a medida que el sol cae detrás de las nubes.

El mundo de su bebé se está convirtiendo en un lugar más organizado a medida que descubre los cambios constantes y fluidos a su alrededor.

Por todo lo anterior, llamarle al desarrollo del bebé una “crisis”, nos pone en una posición de defensa, una predisposición hacia el caos y los temores. Se ve como un problema y no como una etapa de cambios que les permitirá a nuestros hijos continuar su desarrollo. Por tal motivo, las teorías de los anteriores investigadores nos dan una mirada profunda más que hacía el comportamiento, es fijarnos en el para qué de lo que les sucede, el propósito y la evolución subsecuente

Por último quiero proponerles, empezar a ver los periodos de cambios en los bebés como un paso hacia el progreso, generar una compresión distinta de sus llantos, de su cambio de humor, del no hallarse en qué quieren, alejémonos  de una crisis, y pongamos una actitud empática a las a nuevas y maravillosas facetas de nuestros hijos pues, la teta no es el problema, tu producción de leche no es problema, tu no eres un problema, tu bebé no es el problema, porque la verdad es que no hay problemas, no hay una crisis, ¡¡¡hay crecimiento!!! ¿Capisci?

Por favor, tómate unos minutos para dejar tus comentarios, son muy valiosos para mí, con amor, Tatiana Navarro

RAE* Real Academia Española

Alimentación mixta* alimentación con fórmula infantil y leche materna.

Fuentes bibliográficas

Plooij, FX(1970). Getalbegrip bijeen chimpansee. (Tesisdoctoral), Universidad de Amsterdam, Amsterdam.

Van de Ritj H, Plooij F 2010, The Wonder Weeks, Kiddy WorldPromotions BV, Países Bajos.

Horwich, RH (1989). Desarrollo cíclico delcomportamiento de contacto en simios y humanos. Primates, 30 (2),269-279. doi: 10.1007 / BF02381314

Sadurni,M., Burriel, MP y Plooij, FX (2010). La relación temporal entre regresióny períodos de transición en la primera infancia. La Revista Española de Psicología, 13 (1),112-126.

Trevarthen,C. y Aitken, K. (2003). Regulación del desarrollo cerebral y cambiosrelacionados con la edad en los motivos de los bebés: la función de desarrollode los períodos regresivos. En M. Heimann (Ed.), Períodos de regresión enla infancia humana (pp. 107-184). Mahwah, NuevaJersey: Erlbaum.

Источник: https://fundacionmamainformada.org/existen-las-crisis-de-lactancia-o-brotes-de-crecimiento/

¿Qué son las crisis de lactancia? – Cuestión de Genes

Crisis de lactancia o de crecimiento

Cuando las madres optan por la lactancia materna, es normal que aparezcan preocupaciones sobre si el recién nacido está alimentándose correctamente o si la producción de leche es suficiente.

Existen ciertos momentos en el desarrollo del recién nacido en los que se produce una mayor demanda de leche, lo que puede dar lugar a cambios en la conducta del lactante.

Pues bien, esto se conoce como crisis de lactancia, que se corresponde con un pico de crecimiento del recién nacido, y es esencial no confundirlo con un problema en la producción de leche materna. ¿Quieres saber cómo reconocer estas crisis? Te lo contamos a continuación. 

¿Por qué se producen las crisis de lactancia?

Como hemos explicado, las crisis de lactancia se producen debido a un pico de crecimiento del bebé, en el que necesita aumentar la cantidad de alimento que recibe. 

La necesidad de tomar pecho más a menudo no significa que la producción de leche sea insuficiente, sino que necesita una mayor cantidad.

La producción de leche materna se regula según la demanda del bebé, por lo que, a mayor número de tomas, mayor cantidad de leche producirá la madre.

Es por ello, que estas crisis son la manera natural de aumentar la cantidad de leche que produce la madre, satisfaciendo sus nuevas necesidades. 

Es esencial reconocer estas crisis y darle al recién nacido todas las tomas que requiera ya que, además de ser la única manera de aumentar la producción de leche materna, los especialistas recomiendan la lactancia materna a demanda.

Esto significa que, en el caso de los lactantes, no deben llevar un horario fijo de comidas, sino que se debe alimentar al bebé siempre que él lo pida y hasta que él mismo se retire del pecho, sea cual sea la duración de la toma.

Esto implica que durante los primeros días de vida los recién nacidos pueden llegar a realizar hasta 12 tomas, e irán disminuyendo su frecuencia según pase el tiempo, hasta que lleguen estas crisis de lactancia, en las que se incrementará de nuevo el número de tomas. 

Cómo reconocer una crisis de lactancia

Como bien sabrás, cada recién nacido es único y su desarrollo también lo será, por lo que estas crisis de lactancia pueden aparecer en cualquier momento de la lactancia. De manera general, los recién nacidos pasan por 3 crisis de lactancia. 

Crisis de lactancia de las 3 semanas

Como hemos comentado, durante sus primeros días de vida, los recién nacidos llegan a realizar hasta 12 tomas diarias, lo que comienza a reducirse en la primera semana.

Sin embargo, alrededor de la tercera semana muchos recién nacidos producen un aumento de las tomas e incluso lloran si se les retira del pecho.

Esta crisis suele durar entre 3 y 4 días, tras los cuales los recién nacidos vuelven a realizar el mismo número de tomas que realizaban antes de la misma, ya que la cantidad de leche materna ha aumentado satisfaciendo la nueva necesidad del recién nacido. 

Crisis de lactancia a las 6 semanas

En esta crisis, no solo se aumenta el número de las tomas, sino que además el recién nacido comienza a presentar cambios en su conducta. Algunos cambios que se producen son llorar mientras come, ponerse nervioso y arquear las piernas o la espalda. La duración de esta crisis es de 5 a 7 días, tras los cuales vuelve a su ritmo de tomas habituales antes de la crisis. 

Crisis de lactancia a los 3 meses:

Esta es la crisis de lactancia más conocida ya que es la más larga, pudiendo durar desde 3 semanas hasta 1 mes. En esta crisis, además de aumentar el número de tomas, los bebés también pueden llorar al darles el pecho y además lo que suele ser un motivo de preocupación es que los bebés suelen acortar la duración de las tomas.

Esta duración más corta no debe asustar a las madres ya que a los 3 meses la capacidad de succión del recién nacido también ha mejorado, por lo que por lo general consigue la cantidad de leche necesaria en un tiempo menor.

Además, los bebés presentan otro cambio de conducta al tomar el pecho, que se distraen con gran facilidad estando más atentos a lo que ocurre a su alrededor que a la alimentación. Esto es normal ya que en el tercer mes de vida su visión y audición mejoran, por lo que es habitual que comiencen a prestar más atención a aquello que les rodea.

Por este mismo motivo, otra característica de esta crisis de lactancia es que solo se alimentan tranquilos mientras están dormidos. 

En esta crisis de lactancia, no solo se producen cambios en el recién nacido, sino que también se producen cambios fisiológicos en la madre, que, en caso de no conocerlos, pueden suponer un motivo de alarma.

Uno de ellos es el ablandamiento del pecho, que puede interpretarse como una baja producción de leche.

Sin embargo, no se debe a una falta de producción, sino que el bebé, como hemos visto, es capaz de vaciar el pecho de manera más rápida y eficiente, tratándose de una regulación de la producción de leche materna. 

Otro cambio que se produce es la mejora en la producción de la leche, que ahora tarda cerca de 2 minutos en realizar su bajada, mientras que en los meses anteriores era inmediata nada más succionar. Esto es una regulación natural de su producción que el bebé puede notar ya que antes nada más empezar a succionar obtenía alimento.

Cómo diferenciar una crisis de lactancia de otras complicaciones

Estos cambios de alimentación en el recién nacido pueden suponer una preocupación para la madre, que puede creer que el bebé no se está alimentando de manera correcta porque está rechazando su leche, porque no se agarra de manera adecuada o porque su producción de leche es insuficiente. 

El mejor indicador de que se trata de una crisis de lactancia y que el bebé sigue alimentándose de manera adecuada es controlar las micciones y las heces del recién nacido. Si estas son iguales que las de antes de presentar el cambio de comportamiento, significa que el bebé sigue recibiendo el mismo alimento y, por tanto, se trata de una crisis de lactancia. 

Otra manera de comprobar que estamos ante una crisis de lactancia es comprobar el crecimiento del bebé. Si se tratase de una producción baja de leche materna o una mala succión, el crecimiento del bebé se vería estancado.

El crecimiento es uno de los parámetros que comprueba el pediatra en cada revisión para comprobar el desarrollo del recién nacido, por lo que, si existiese algún problema, el pediatra sería consciente y podría ofrecer diferentes soluciones ante el mismo.

Esta característica del crecimiento debe ser siempre indicada por el pediatra ya que cada niño puede llevar una curva de crecimiento particular y además en general, durante el tercer mes de vida, los bebés engordan menos, lo cual puede suponer un motivo de alarma en la madre, mientras que es algo común en los bebés. 

Algunos signos que pueden indicar que no se trata de una crisis de lactancia, siendo imprescindible acudir al especialista son: 

  • El recién nacido realiza menos de 3 deposiciones en sus primeros días de vida
  • No haber recuperado el peso que pierde tras el nacimiento en las dos primeras semanas de vida
  • Si la madre siente una congestión en el pecho que no mejora tras las tomas, lo que puede indicar un problema de succión del recién nacido

La importancia de conocer las crisis de lactancia

Es esencial saber reconocer estos pequeños periodos en los que puede parecer que el bebé no está satisfecho con la lactancia materna, ya que pueden generar estrés y ansiedad en la madre. 

Además, la crisis de lactancia de los tres meses es interpretada por muchas madres como una bajada de leche, recurriendo a la leche artificial. Conocer estas crisis de antemano puede evitar esta suplementación de leche y el abandono de la lactancia materna.

Además, es importante saber que, si se comienza a suplementar al bebé con leche de fórmula y el número de tomas se ve reducido, la cantidad de leche producida por la madre se verá disminuida, causando, ahora sí, una baja producción de leche.

Esto se debe a que como hemos explicado antes, la cantidad de leche producida por la madre aumenta a demanda del bebé. 

Es importante reconocer los cambios que se producen en el bebé y en la madre y reconocer su transitoriedad, por lo que, si al cabo de los periodos estimados el bebé sigue mostrando estos cambios de conducta, lo mejor será siempre acudir al especialista para salir de dudas y darle, en cualquiera de los casos, el mejor cuidado al recién nacido.

Algunos consejos que pueden ayudar para que el bebé se alimente lo mejor posible durante estas crisis es darle el pecho cada vez que lo requiera y buscar un lugar tranquilo, poco luminoso en el que no haya mucho ruido. Esto ayudará a evitar distracciones en el recién nacido, ayudando a centrar toda su atención en la alimentación. 

Como has visto, estar informado de todos los cambios que se producen durante el periodo de lactancia es clave para dar a los nuevos miembros de la familia el mejor cuidado.

Desde Veritas, apostamos por un cuidado proactivo de la salud, ofreciendo diferentes pruebas genéticas adaptadas a las distintas etapas de la vida.

Para los recién nacidos ofrecemos myNewbornDNA, una ampliación de la prueba del talón con la que podrás detectar más de 300 enfermedades, ofreciendo a tu hijo la medicina personalizada desde el primer momento de su vida. ¿Quieres saber más? No dudes en contactar con nosotros.

Источник: https://www.veritasint.com/blog/que-son-las-crisis-de-lactancia/

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: