¿Cuál es la postura más aconsejable para que duerma el bebé?

El sueño y su hijo de 1 a 3 meses

¿Cuál es la postura más aconsejable para que duerma el bebé?

Cuando creía que dormir por la noche era un sueño inalcanzable, su bebé empezará a dormir durante períodos más largos por la noche. El ciclo de sueño de su bebé se está empezando a parecer al suyo, y es posible que su pequeño se alimente menos a menudo por la noche.

Pero no dé por sentado todavía que usted podrá dormir a pierna suelta. En esta etapa, «dormir toda la noche de un tirón» se considera dormir solo cinco o seis horas seguidas.

¿Durante cuánto tiempo dormirá mi bebé?

Puesto que los bebés de esta edad están más despiertos, más alerta y más atentos a lo que los rodea durante las horas de luz, es más probable que estén más cansados por la noche y se duerman. Pero sigue habiendo una gran variabilidad dentro de lo que se considera normal.

Según la Fundación Nacional del Sueño de EE.UU. (NSF, por sus siglas en inglés), los bebés de hasta 3 meses de edad deben dormir de 14 a 17 horas cada período de 24 horas. Muchos ya habrán establecido una rutina de sueño diaria de dos o tres siestas al día, seguidas de un «dormir toda la noche de un tirón» después de la última toma.

¿Cómo deben dormir los bebés?

La Academia Americana de Pediatría (AAP) recomienda compartir la habitación con el bebé sin compartir la cama con él durante, por lo menos, sus primeros seis meses de vida o, idealmente, hasta su primer cumpleaños. Esta es la etapa en que el riesgo de síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL) es más alto.

Compartir la habitación con el bebé consiste en acostar al bebé en una cuna, cunita portátil o moisés dentro de la habitación de sus padres, en vez de dejarlo dormir en una habitación independiente. Esto permite tener al bebé cerca por la noche y facilita las tomas, así como la posibilidad de consolarlo y de supervisarlo por la noche.

Aunque compartir la habitación con el bebé es seguro, poner al bebé a dormir en la cama junto a usted no lo es. Compartir la cama con un bebé aumenta el riesgo de SMSL y de otras muertes relacionadas con la conducta de dormir.

Siga las siguientes recomendaciones para que el ambiente de su pequeño para dormir sea seguro:

  • Coloque siempre a su bebé boca arriba (sobre la espalda) para dormir, no lo coloque nunca boca abajo (sobre el abdomen) ni de costado. El índice de SMSL se ha reducido mucho desde que la AAP introdujo esta recomendación en 1992.
  • Utilice una superficie firme y estable como colchón. Cubra el colchón con una sábana que quede bien ajustada. Asegúrese de que la cuna o el moisés cumpla con las normas de seguridad vigentes en la actualidad.
  • No coloque nada más en la cuna o el moisés. Guarde los juguetes de peluche, las almohadas, las mantas, las cubiertas, edredones, o colchas, las sábanas que no ajusten bien y los protectores de cuna apartados del área donde duerma el bebé.
  • Evite el sobrecalentamiento. Vista a su bebé según la temperatura de la habitación, sin abrigarlo más de lo necesario. Fíjese en los signos del sobrecalentamiento, como el sudor o estar muy caliente al tacto.
  • Mantenga a su bebé alejado del humo del tabaco. Ser fumador pasivo aumenta el riesgo de SMSL.
  • Ponga a dormir a su bebé llevando puesto el chupete. Pero, si su hijo rechaza el chupete, no lo fuerce a dormir con él. Si suelta el chupete mientras está dormido, no se lo vuelva a poner. Si amamanta a su bebé, espere a ofrecerle un chupete hasta que la lactancia esté firmemente establecida.
  • Esté atento a otros peligros. Evite artículos con cordones, cordeles o cintas que se puedan enrollar alrededor del cuello del bebé, así como objetos de cualquier tipo con esquinas o bordes afilados. Fíjese bien en los objetos que su bebé podría tocar mientras está sentado o de pie sobre la cuna. Los móviles colgados sobre la cuna, los adornos que cuelgan de la pared, como los cuadros y los tapices, y los cordeles de las persianas pueden ser peligrosos si se encuentran al alcance del bebé.

Cómo ayudar a su bebé a dormir

Si aún no lo ha hecho, inicie una rutina para acostar a su bebé por la noche, que a su pequeño le acabará resultando familiar y relajante. Bañarlo, leerle y cantarle puede tranquilizar a un bebé y señalarle el final del día.

A algunos bebés les gusta que los envuelvan en una sábana o mantita ligera, algo que se puede hacer hasta que empiezan a girar sobre sí mismos, o darse la vuelta desde la posición de estar acostado.

Si siempre hace esto su bebé pronto asociará estos pasos a la conducta de dormir.

Si mece a su bebé para que se duerma antes de ponerlo en la cuna, es posible que él espere que lo meza para poder conciliar el sueño cada vez que se despierte por la noche. En lugar de hacer eso, intente dejar al bebé en la cuna o el moisés mientras está somnoliento pero aún despierto. De este modo, su bebé aprenderá a quedarse dormido solo.

Algunos bebés se retuercen, gimotean y hasta lloran un poco antes de volverse a quedar dormidos por sí solos. A menos de que crea que su bebé tiene hambre o está enfermo, intente ver qué ocurre si lo deja solo durante unos pocos minutos; es posible que sea capaz de tranquilizarse solo.

Si su bebé se despierta durante el período en que usted quiere que duerma, mantenga la actividad al mínimo. Intente mantener las luces en penumbra y resístase al deseo de hablar o jugar con él. Cambie o alimente a su bebé y vuélvalo a dejar en su cuna o moisés.

Si su bebé se está despertando temprano por la mañana para comer, unos pequeños cambios podrían permitirle modificar ligeramente su horario. Puede intentar despertar a su bebé para su última toma a una hora que se adapte al ritmo de sueño que tiene usted:

  • Por ejemplo, si su bebé suele dormir desde la toma de las 7 de la tarde y se suele despertar sobre las 2 de la madrugada, pruebe a despertar y alimentar a su bebé a las 11 de la noche. Luego, acueste al bebé para que duerma hasta la primera toma de la mañana, sobre las 5 o las 6 de la madrugada.

Tal vez tarde unas cuantas noches en establecer esta nueva rutina pero, si la aplica de manera constante mejorará sus probabilidades de éxito.

¿Cuándo debería llamar al médico?

Algunos bebs de esta edad ya empiezan a dormir de un tirón por la noche, pero sigue habiendo una gran variabilidad dentro de lo que se considera normal. Si hay algo que le preocupa sobre el sueño de su bebé, hable con su médico.

Revisado por: Elana Pearl Ben-Joseph, MD

Fecha de revisión: junio de 2019

Источник: https://kidshealth.org/Nemours/es/parents/sleep13m-esp.html

Cuál es la mejor posición para dormir a un bebé según los expertos

¿Cuál es la postura más aconsejable para que duerma el bebé?

¿Cómo es mejor que duerma un bebé: boca arriba, boca abajo o de lado? Es una duda frecuente entre los padres primerizos, que buscan una posición para dormir cómoda y que no represente un peligro para la salud de su hijo. Los pediatras de España y del resto del mundo coinciden en que la más adecuada es la de decúbito supino, es decir, boca arriba. Y con la cabeza ladeada, a derecha o izquierda.

“Dormir boca abajo duplica el riesgo de muerte súbita. La posición de lado tampoco es segura. La postura boca arriba es la ideal. Cuando esté despierto, es recomendable que pase un rato boca abajo, con vigilancia, para facilitar el desarrollo motor”, afirma la Asociación Española de Pediatría (AEP) en su blog En Familia.

Por qué dormir boca arriba

Desde que en 1992 la Academia Americana de Pediatría (AAP) comenzó a recomendar esta posición para dormir durante la noche, la tasa anual del síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL) bajó en más del 50 %.

El SMSL es la principal causa de fallecimientos de bebés durante el primer año de vida en Estados Unidos.

No se conoce la causa exacta, pero algunos estudios sugieren que cuando el niño se acuesta sobre su estómago inhala menos oxígeno y respira más dióxido de carbono, ya que el aire expulsado se acumula en la tela de la sábana alrededor de su boca y nariz.

“Esta recomendación de acostarlo sobre su espalda se aplica a todos los bebés durante el primer año de vida. Sin embargo, es de particular importancia durante los primeros seis meses, cuando la incidencia de SMSL es más alta”, advierten los pediatras americanos. También se aconseja de manera espacial en el caso de los niños que tienen reflujo gastroesofágico.

Cuando esté despierto ponlo boca abajo un rato para que fortalezca sus músculos | Fuente: Canva

Variar la postura durante el día

Hemos visto que los expertos recomiendan que estén boca arriba durante toda la noche. Pero también debemos vigilar que cambia el lado hacia el que gira la cabeza y variar la colocación a lo largo del día. Esto ayudará a evitar la plagiocefalia, el aplanamiento de una parte de la cabeza que se produce por estar apoyada predominantemente en un mismo lado.

Podemos acostarlo sobre su tripita mientras está despierto, aunque siempre vigilado. Esto permitirá que desarrolle el control sobre su cabeza y fortalezca los músculos de los hombros.

Los niños que pasan más tiempo boca abajo durante el día aprenden a gatear y caminar más rápidamente, ya que fortalecen más sus brazos, hombros y espalda durante los primeros meses de vida.

Consejos para garantizar un sueño seguro

Aquí te dejamos algunos tips para proteger el sueño de tu hijo y brindarle el descanso que necesita:

1. No lo acuestes de lado

El problema de colocarlo sobre su costado es que se puede volver sobre el estómago con facilidad. Una vez que tenga el rostro frente al colchón, sus vías respiratorias podrían obstruirse con la sábana. Por eso no es la posición para dormir que recomiendan los médicos.

Si lo pones de lado durante el día, asegúrate de mantener su cara alejada de almohadas, peluches o mantas que puedan obstruir el flujo del aire.

2. Una superficie firme

La AAP recomienda usar una cuna, un moisés o un corral con un colchón firme para que el niño duerma. En la cuna no debe haber almohadas ni otros objetos, solo el bebé colocado en una cómoda posición para dormir.

Existen colchones especialmente diseñados para reducir los riesgos de muerte súbita, hechos con materiales que regulan la temperatura, dejan fluir el aire y evitan la plagiocefalia.

“También es importante evitar acostarlo sobre superficies blandas y porosas como almohadas, edredones, colchas, mantas, cojines e incluso peluches, ya que pueden bloquear sus vías respiratorias si hunde su cara en ellos”, aconseja la AAP.

3. Temperatura agradable

Para disfrutar de un descanso óptimo se requiere algo más que una posición para dormir adecuada. La habitación del bebé debe tener una temperatura agradable, entre 20 y 22º C. Variará en función de la época del año y de lo abrigado que esté.

En cualquier caso, evitemos situar la cuna cerca de las puertas, ventanas u otras fuentes de corrientes de aire.

Cubre el colchón con una sábana bajera ajustable. Si tapas al bebé, usa mejor un saco para dormir. Con las mantas y edredones podría taparse la cabeza involuntariamente y obstruir su respiración.

Si lo acuestas de lado, podría darse la vuelta y apoyarse sobre su estómago | Fuente: Canva

4. Mantenlo en su cuna

El niño debe acostumbrarse a dormir en su cuna, no en la cama de sus padres. Si lo quieres tener más cerca de ti, las cunas colecho son una buena solución. Si comienza a llorar sin consuelo puedes ponerlo junto a ti hasta que se tranquilice, pero vuélvelo a colocar en su colchoncito en cuanto se duerma.

La AEP recomienda que la cuna esté ubicada en la habitación de los padres, ya que esto puede reducir los riesgos del SMSL hasta en un 50 %. “No debe compartir cama con otros niños o adultos, ni dormir en sofás o sillones con personas mayores”, explican.

5. Dale el chupete

Algunos estudios sugieren que el chupete también disminuye las probabilidades de la muerte súbita, incluso cuando lo expulsan de la boca después de haberse dormido.

Si la madre está dándole el pecho o intentando hacerlo, los expertos recomiendan darle el chupete de dos a tres semanas después de iniciado el proceso de lactancia. La razón es que así se habrán habituado a un modo de succión correcto, que les permita alimentarse debidamente.

Consejos para las madres

Para proteger la salud de tu hijo es importante una correcta posición para dormir, pero también tener los cuidados necesarios durante la etapa de gestación. Estos consejos ayudarán a que tu hijo nazca sano y se mantenga saludable durante los primeros meses de vida:

1. Evita los cigarrillos

La madre, por supuesto, no debe fumar. Además, tiene que mantenerse alejada del tabaco y de los lugares donde la gente fuma. Asimismo, el coche y las áreas en las que permanece el niño deben estar libres de humo.

2. Cero alcohol y drogas

Las drogas no solo incrementan las probabilidades de muerte súbita, también pueden propiciar un parto prematuro, infecciones uterinas, placenta mal ubicada, abortos involuntarios y enfermedades mentales.

El cuidado del niño comienza desde la gestación | Fuente: Pexels

3. Lactancia materna

La lactancia materna es la fuente de nutrición del niño más apropiada para sus primeros seis meses de vida. La leche de la madre contiene todos los nutrientes que el bebé necesita para el crecimiento de su cuerpo.

Además, reduce de 2 a 5 veces los riesgos de SMSL, favorece el desarrollo mental e intelectual, previene la desnutrición, crea anticuerpos ante diversas enfermedades y protege contra la caries dental, entre otras muchas cosas.

4. Llévalo al pediatra

Las visitas al médico son clave para monitorear el desarrollo del niño y cuidar su salud. El pediatra le suministrará las vacunas necesarias durante la infancia y controlará su peso y estatura. Además, te dará las pautas de alimentación que debe seguir tu bebé. Y, por supuesto, podrás acudir a él siempre que tu bebé esté malito para que le haga un reconocimiento y lo trate.

ConsejosSalud InfantilBebé (0-2 años) Hábitos del sueño Infantil (3-6 años) Lactancia

Источник: https://saposyprincesas.elmundo.es/consejos/salud-infantil/mejor-posicion-dormir-bebe/

¿Cómo acostar al bebé recién nacido? — Mejor con Salud

¿Cuál es la postura más aconsejable para que duerma el bebé?

Cómo acostar al bebé recién nacido es una pregunta frecuente entre las madres primerizas. Las abuelas tendrán una opinión al respecto y los pediatras otra. Lo cierto que, aunque parece una pregunta con respuesta obvia, es motivo de muchas consultas.

Un bebé podrá voltearse mientras duerme, por lo que hay que decidir cuál es su posición para dormir entre los 3 y los 6 meses. Así que la preocupación de los padres sobre cómo acostar al bebé recién nacido abarca, básicamente, sus primeros 3 meses de vida.

Acostar al bebé recién nacido: ¿boca arriba o boca abajo?

La Asociación Española de Pediatría y la Academia Americana de Pediatría recomiendan que los bebés, hasta los 6 meses, duerman boca arriba o lo que técnicamente se llama posición “decúbito supino”.

Al dormir boca arriba, disminuyen notablemente las probabilidades de que se presente el temido síndrome de muerte súbita del lactante. Y así lo evidencia esta publicación de la revista Pediatrics.

Además, a medida que el bebé se va relajando, la cabeza se va hacia alguno de los dos lados. A partir de esto, si el bebé echa un buche o bocanada, no existiría riesgo de ahogo.

Sin embargo, las abuelas insistirán en que boca abajo los recién nacido duermen más y, quizás, están en lo cierto. Sin embargo, es preferible dejar esta posición para cuando el bebé ya pueda ubicarse y moverse por sí mismo.

Lee también: Mi bebé solo se puede dormir en mis brazos

¿Cómo acostar al bebé recién nacido?

Aunque no faltarán las diferentes opiniones, lo ideal esseguir la recomendación del pediatra en función de las características  y peculiaridades de cada niño. No obstante, cuando llega el momento de acostar al bebé recién nacido, es válido seguir las algunas recomendaciones:

1. Evita que duerma boca abajo o de lado

Esta precaución aplica hasta que el bebé pueda darse vuelta y girar por sí mismo. Si el bebé sufre de reflujo, es recomendable que el bebé duerma boca arriba en un colchón que tenga un ángulo de 45°, aunque es recomendable consultar previamente con el pediatra.

2. Utiliza un colchón firme

El colchón para acostar al bebé recién nacido debe ser firme. Evita usar acolchados. Su espalda necesita un buen soporte para sostenerse boca arriba. Ajusta bien las sábanas, evita que queden sueltas y que puedan ahogar al bebé. Asimismo, un bebé recién nacido tampoco necesita usar almohada. Y así lo señala esta información de la Asociación Española de Pediatría.

3. Cama libre de peluches, juguetes o cojines

Por muy adorable que se vea la cuna o la cama del bebé llena de peluches y hermosos cojines, no son prácticos ni recomendables. Los objetos impiden la buena circulación del aire y puede aportar más calor. Igualmente, contribuyen con la acumulación de polvo, lo que puede resultar muy contraproducente para bebés con problemas respiratorios.

4. Evita el sobrecalentamiento

Evita el exceso de calor a la hora de vestir y acostar al bebé. Igualmente, no utilices mantas muy gruesas. La temperatura ambiente ideal es entre 20 y 22 °C, como señala esta publicación de Matronas Profesión. Si usas estufa o radiador, que la temperatura se ubique entre esos grados.

5. Evita forzar el uso del chupete

Si quieres introducir el uso del chupete y tu bebé no lo acepta o lo suelta apenas se duerme, no tienes que volver a introducirlo a su boca. Hay bebés a los que no les gusta el chupete, así que no le fuerces si no es de su agrado.

6. Evita que el bebé duerma solo

Un bebé recién nacido es recomendable que no duerma solo, al menos en sus primeros 6 meses de vida. Al estar en el cuarto de los padres, es más fácil estar atentos a cualquier emergencia que pudiera afectarle. De esta manera, es posible socorrerlo a tiempo.

Quizá te interese: Cómo enseñar al bebé a dormir toda la noche

7. Evita el tabaquismo

Si hay fumadores en casa, hay que evitar que fumen cerca del bebé, especialmente en la habitación donde duerme. Esto se debe a que los gases residuales del cigarrillo no solo afectan su salud e irritan sus mucosas, sino que también es uno de los factores de riesgo de la llamada muerte súbita.

8. Precaución cuando duerma en otros lugares

Es probable que a tu bebé le guste dormir en el coche, el columpio u otros asientos similares. Vigílalo mientras esté dormido. Confirma con tu médico cuáles son las precauciones a seguir si se duerme en estos sitios.

¿Qué pasa con el colecho?

Aunque es una práctica que tiene detractores, el colecho es cada vez más común. En especial, en los padres que comulgan con la crianza con apego. La Asociación Española de Pediatría no encontró evidencia científica en contra de esta práctica. Asimismo, y tal y como señala este estudio publicado en Pediatría Atención Primaria, el colecho favorece la lactancia materna.

Las precauciones son prácticamente las mismas. Cuando el bebé duerme entre vosotros, tenéis que evitar que el pequeño quede debajo de las sábanas o mantas. Así que, u os arropáis hasta la cintura, o cada uno usa su propia manta.

En definitiva, ya sea que acuestes al recién nacido en su cuna o en la cama de mamá y papá, una vez que se duerma tu recién nacido, disfruta de la calma que te brinda verlo dormido. Esa cara dulce llena de paz es inolvidable.

Источник: https://mejorconsalud.as.com/como-acostar-al-bebe-recien-nacido/

Posiciones para acostar a dormir a un bebé recién nacido

¿Cuál es la postura más aconsejable para que duerma el bebé?

Una de las preocupaciones más comunes de las madres primerizas es cuál es la manera correcta de acostar a dormir a sus pequeñines durante las primeras semanas de vida. Continúa leyendo y te ayudaremos a superar todas tus dudas.

Lo primero que debemos aclarar es que no existe una manera perfecta e inobjetable para poner a dormir a nuestros retoños.

Recordemos que cada niño es diferente y que hay que tener en cuenta algunos factores como el clima, si hace frío o calor; si el niño sufre de reflujo gástrico, si está sano o presenta algún malestar; si el espacio en el que duerme es la cama de sus padres o se trata de una cuna o una canastilla.

Especialistas pertenecientes a la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria sostienen que durante los primeros seis meses de vida, lo más recomendable es acostar al lactante boca arriba.

Incluso aseguran que esta posición denominada decúbito supino es más segura que colocarlo boca abajo o de lado.

Tu pediatra te ayudará a decidir cuál es la mejor forma para acostar a tu bebito. No obstante, las condiciones que rodean la hora de dormir de un recién nacido son variadas.

Respecto a esto el pediatra te hará algunas preguntas para ayudarte a decidir cuál es la manera más conveniente para procurar que tu bebé tenga dulces sueños.

Ante las frecuentes dudas, decidimos incluir las alternativas más comunes para que las mamis puedan decidir junto a los médicos qué es lo mejor para sus pequeños.

Posición decúbito supino

Con esto nos referimos a dormir boca arriba. Esta es la posición más recomendada por los pediatras, en virtud de estudios científicos que han arrojado que esta es la manera más segura mientras el bebé duerme.

En caso de que el recién nacido sufra de reflujo gástrico, algunos médicos recomiendan a las madres adquirir un colchón especial con una inclinación de 45 grados, para evitar complicaciones con el bebé durante sus horas de sueño.

Posición decúbito prono

Decúbito prono significa colocar al bebé boca abajo. Aunque algunas mamis creen que de esta manera los bebés duermen más cómodos, existen algunos pediatras que cuestionan este método.

Teniendo en cuenta las controversias que se han tejido alrededor de esta posición para los recién nacidos, se recomienda implementarla solo en las horas de la siesta del bebé, porque durante el día las madres, padres o la cuidadora, puede estar supervisando continuamente el sueño del pequeño.

Posición decúbito lateral

La mayoría de las madres consideran que la mejor opción es acostar a sus bebés de lado, porque les confiere mayor comodidad y seguridad.

Al respecto, los especialistas señalan que si se opta por esta posición, merece la pena que las mamis levanten y estiren el brazo del bebé que queda junto al colchón, para así evitar que giren sobre sí mismos y queden boca abajo.

Sobre el colecho, los abrigos y las almohadas

Si eres de las mamis que practican el colecho, entonces debes hablar con tu pareja acerca de las medidas que deben tomar para garantizar la seguridad del bebé cuando los tres estén dormidos.

En estos casos lo usual es que el bebé duerma en el medio de la cama, junto a mamá y papá, por lo que se recomienda arroparse hasta la mitad del cuerpo con la finalidad de que el bebé no quede debajo de ninguna cobija.

Los padres también deben procurar dormir de lado, siempre viendo hacia el centro de la cama. No es recomendable que ninguno de los dos dé la espalda al bebé.

Espera hasta los dos años del bebé para proporcionarle una almohada.

¿Cuál es la manera correcta de abrigarlos al dormir?

Esta respuesta depende de la estación del año. Si es invierno conviene tener los cuidados de rigor y vestirlos con monos enterizos especiales para soportar las bajas temperaturas.

Cuando se trata de niños tan pequeños, esta opción es mejor que las mantas o cobijas.

Si es verano, entonces prefiere la ropita de algodón que es más fresca y cómoda para el bebé.

Otra de las preguntas frecuentes entre las mamis primerizas es si los bebés deben dormir sobre almohadas.

Los pediatras coinciden en que es mejor esperar hasta que cumpla los dos años, hasta entonces será mejor despejar la cuna de cualquier almohada o peluche a la hora de dormir.

Con esta información verás que es más fácil de lo que piensas contribuir con un descanso óptimo para tu bebito.

Источник: https://eresmama.com/posiciones-acostar-dormir-bebe-recien-nacido/

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: