Cuando el embarazo llega… a los 20

Contents
  1. ¿Cuántos coitos se necesitan de media para conseguir un embarazo?
  2. Los datos hablan claro
  3. ¿Cuándo consultar con un especialista?
  4. “Revisar el deseo” de tener un bebé
  5. El estrés, enemigo de la fertilidad
  6. «Se acerca el verano: diez pautas para gozar del sol de manera saludable»
  7. DINOS QUÉ TEMAS TE INTERESAN
  8. Cuando el embarazo llega… a los 20
  9. ¿Se está preparadafísicamente a los 20 años para estar embarazada?
  10. Cuidados durante el embarazo
  11. ¿Cómo saber si es el momento?
  12. Cinco meses de embarazo: síntomas y cambios en el bebé
  13. Síntomas en la embarazada
  14. Otros síntomas comunes
  15. Semana 17 de embarazo
  16. Semana 18 de embarazo
  17. Semana 19 de embarazo
  18. Semana 20 de embarazo
  19. Consultas prenatales en este periodo de embarazo
  20. Tengo 5 meses de embarazo y el bebé no se mueve, ¿es malo?
  21. ¿Es posible abortar en el quinto mes de gestación?
  22. ¿Qué riesgos existen en el segundo trimestre de embarazo?
  23. ¿Se pueden sentir contracciones a los 5 meses de embarazo?
  24. Lectura recomendada
  25. Semana 20 de embarazo. ¿Qué cambios hay entre las semanas 12 y 20?
  26. Cambios en el feto en la semana 12 de embarazo:
  27. Cambios en la mamá en la semana 12 de embarazo:
  28. Cambios en el feto:
  29. Cambios en la mamá:
  30. Cambios en el feto en la semana 14 de embarazo:
  31. Cambios en la mamá en la semana 14 de embarazo:
  32. Cambios en el feto en la semana 16 de embarazo:
  33. Cambios en la mamá en la semana 16 de embarazo:
  34. Cambios en el feto en la semana 18 de embarazo:
  35. Cambios en la mamá en la semana 18 de embarazo:
  36. Cambios en el feto en la semana 20 de embarazo:
  37. Cambios en la mamá en la semana 20 de embarazo:
  38. Embarazo semana a semana

¿Cuántos coitos se necesitan de media para conseguir un embarazo?

Cuando el embarazo llega… a los 20

A menudo, sin haber pensado demasiado en ello, muchas parejas tienen la idea de que les bastará con dejar de emplear métodos anticonceptivos para lograr un embarazo.

Pasa el primer mes y el embarazo no se produce, pasa el segundo y lo mismo, y también el tercero…

Entonces comienzan a surgir las preguntas: ¿tenemos un problema? ¿Estaremos haciendo algo mal? En realidad, ¿cuándo hay que preocuparse?

Congelación de óvulos: ¿progreso técnico o esclavización empresarial de la mujer?

Los datos hablan claro

El caso es que las parejas sin problemas de fertilidad y que practican relaciones sexuales regulares y sin métodos anticonceptivos tienen, por cada ciclo ovulatorio, solo de un 20% a un 30% de probabilidades de lograr un embarazo, según explica la Sociedad Española de Fertilidad (SEF) en su libro ‘Estudio y tratamiento de la pareja estéril’ (PDF), editado por Juana Hernández y Roberto Matorras, expertos en ginecología y obstetricia.

Esta probabilidad aumenta al 57% al cabo de tres meses de búsqueda; al 72% a los seis meses y al 85% después de un año de relaciones sexuales sin protección. De las parejas que no consiguen el embarazo durante el primer año, la mitad lo hará durante el segundo. El índice de gestaciones en tal situación alcanza el 93%.

El mismo trabajo apunta otras cifras que también ayudan a mantener la calma. Se ha calculado que, de media, el número de coitos necesarios para obtener un embarazo es de 108 en mujeres de 20 a 29 años. Y a mayor edad (no solo en la mujer, también en el hombre) la fertilidad se reduce, por lo cual la cantidad de coitos necesarios es superior.

¿Cuándo consultar con un especialista?

A partir de tales datos, que muestran que quedar embarazada no es tan fácil como a veces se cree, la recomendación general es que las parejas de hasta 35 años y sin problemas de salud acudan a la consulta de un especialista solo cuando la búsqueda se prolongue durante un año y el embarazo no se produzca.

En el caso de que los miembros de la pareja (sobre todo la mujer) superen los 35 años, la sugerencia es consultar seis meses después de haber dejado de usar métodos de anticoncepción si la niña o el niño no llega. Y si la mujer tiene cuarenta o más años de edad, conviene que se acuda a un profesional desde el primer momento.

Desde luego, no solo la edad de la mujer es importante: también la del hombre.

Si bien el efecto de la edad sobre la fertilidad de los varones es menos claro -según la SEF-, estudios recientes han corroborado que el reloj biológico también corre para ellos.

Un trabajo publicado en 2011 por científicos del Hospital Universitario Cruces (Vizcaya) reveló que la calidad del semen decae en un 23% cada año a partir de los 39 años de edad.

“Revisar el deseo” de tener un bebé

Existen casos en los cuales no se detecta ningún problema físico ni ninguna patología que represente un obstáculo para lograr el embarazo. Y, pese a ello, la gestación no se produce.

Según la psicóloga Gabriella Bianco, miembro de la Asociación Española de Psicología Perinatal, en tales situaciones se debe ir más allá de lo que indican los análisis clínicos.

En primer lugar, esta especialista propone «revisar el deseo» de la pareja en relación con la maternidad y la paternidad.

¿Qué quiere decir? Pues que, en muchos casos, la búsqueda del embarazo no surge de un anhelo real por parte de la pareja, sino como consecuencia de la presión social: la edad, las insistencia de los padres, que quieren ser abuelos, el hecho de que las personas de su entorno sí tengan hijos, etc. En realidad, explica Bianco, lo que debe suceder es que cada miembro de la pareja sienta: «Estoy bien, en una relación que me gusta, preparado para acoger a un hijo, y deseo tener un hijo».

El estrés, enemigo de la fertilidad

Por su parte, el estrés es otro de los principales factores que conspiran contra la obtención del embarazo. Las razones del estrés pueden ser, desde luego, muy variadas. Pero en estos casos un motivo frecuente es que el sexo pase a ser vivido de manera casi mecánica, solo como un recurso para concebir, de forma tal que el deseo y el placer quedan en un segundo plano.

La SEF, de hecho, aconseja evitar tener relaciones sexuales programadas durante la ovulación debido al estrés que ello conlleva.

La institución señala que practicar sexo cada dos o tres días optimiza la posibilidad de embarazo.

Históricamente, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha recomendado que el hombre se abstuviera de tener relaciones entre 2 y 7 días antes de la ovulación, para que aumentara el número de espermatozoides en su semen.

Sin embargo, un estudio de la Sociedad Europea de Reproducción Humana y Embriología reveló que, cuando se producen más eyaculaciones, el número de espermatozoides baja pero su calidad aumenta, ya que pasan menos tiempo en los testículos expuestos a moléculas dañinas. Por ello, la frecuencia de 2 o 3 días se indica como apropiada.

Otros factores de riesgo de estrés están vinculados con el ritmo de vida: tensiones, prisas, apuros económicos, etc.

Si a eso se añade que, cuando el embarazo no llega, es común que surjan el nerviosismo, las discusiones, los enfados y hasta el sentimiento de culpa, la situación puede conducir a un círculo vicioso -el estrés dificulta la concepción y que la concepción no se produzca genera más estrés- del cual resulta difícil escapar.

«Se acerca el verano: diez pautas para gozar del sol de manera saludable»

«Se acerca el verano: diez pautas para gozar del sol de manera saludable»

Por eso, Gabriella Bianco apunta que, a menudo, la clave consiste en relajarse.

Así es como muchas parejas, poco a poco, cambian su estilo de vida, su alimentación (el desequilibrio en la dieta tampoco ayuda), las características de la propia relación (comunicación, modo de vivir la sexualidad, etc.).

Y en particular las mujeres «revisan su contacto con lo femenino, con su ciclo menstrual, aprenden a relajarse, a priorizar, a hacer espacio: crear un vacío para que un bebé lo pueda llenar».

En ocasiones, esa relajación ocurre con frecuencia cuando casi se han perdido las esperanzas, o incluso cuando ya se ha iniciado un proceso de adopción. Y así, por fin, en muchos casos el embarazo llega. Cuando eso ocurre «es maravilloso», concluye Bianco. De modo que, ante la pregunta de qué hacer cuando el embarazo no llega, algunas respuestas son:

  1. tener en cuenta cuáles son los plazos los plazos normales
  2. acudir a la consulta del especialista cuando sea necesario
  3. pensar en si existe el deseo real de tener un bebé
  4. crear el espacio para su llegada
  5. tratar de no perder la calma

DINOS QUÉ TEMAS TE INTERESAN

En ConsumoClaro estamos centrados en informarte de aquello que te interesa y, por tanto, queremos abrir un canal para que puedas comunicarte con nosotros y orientarnos sobre tus preferencias. Si quieres que investiguemos o hablemos de algún tema en especial, puedes escribirnos a redaccion@consumoclaro.es

Источник: https://www.eldiario.es/consumoclaro/ser_madres/tratamientos-coitos-conseguir-embarazo-ginecologo_1_3461043.html

Cuando el embarazo llega… a los 20

Cuando el embarazo llega… a los 20

¿Cuándo es el mejor momento para quedarse embarazada? Las opiniones son muchas y variadas. Antes era frecuente que la mujer se casara y tuviera hijos muy joven, en torno a los 20 años. Pero las condiciones actuales de vida han hecho que la edad media se retrase hasta los 32 años. ¿Cuáles son las ventajas y desventajas de ser madre joven?

Indice

¿Se está preparada físicamente a los 20 años para estar embarazada?

En lo que se refiere a la salud, la época más fértil de una mujer y la mejor edad en cuanto a las cuestiones físicas es entre los 20 y los 28 años. En esta década la mujer tiene más energía y vitalidad, además de que sus óvulos están más sanos y fértiles ya que maduran junto con ella y por lo tanto tienen menos probabilidades de generar anomalías genéticas durante la gestación.

Los especialistas dicen que, en promedio, el momento cúspide de fertilidad para la mujer es a los 24 años de edad.

A medida que se cumplen años, los ovarios envejecen junto con el resto del cuerpo, y los óvulos se vuelven menos viables.

Por esa razón, los óvulos de las mujeres más jóvenes tienen menos probabilidades que los de aquellas de más años de presentar anomalías genéticas que deriven en síndrome de Down y otros defectos congénitos.

La tasa de aborto espontáneo también es menor en esta edad (según los estudios, sería del 10% para las mujeres de entre 20 y 24, del 18% para las de entre 35 y 39 años y del 34% para las de entre 40 y 44), así como la de partos prematuros.

Además, en general, al estar más sanas tienen menos probabilidades de presentar enfermedades como la diabetes gestacional o preeclampsia. O de haber padecido fibromas o endometriosis que pueden dificultar la concepción y la gestación.
 

Cuidados durante el embarazo

Aunque se sientan jóvenes y fuertes, las embarazadas de esta edad también tienen que cuidarse durante la gestación.

Hay que llevar una vida sana: no fumar, dormir al menos 8 horas al día, no hacer esfuerzos innecesarios, evitar el estrés y llevar una rutina tranquila y relajada.

La alimentación debe ser igual que la de cualquier otra embarazada: Una dieta equilibrada evitará ciertos males que se agravan durante la gestación, tales como la fatiga, el estreñimiento, el sobrepeso, la anemia, la descalcificación, etc.

En la dieta no deben faltar las grasas animales que se encuentran en la mantequilla, la nata, la leche, etc.; las vegetales (aceite de oliva, de girasol); los ácidos grasos presentes en los pescados azules; las proteínas animales portadas por la carne, los pescados, los huevos…; el calcio que se halla en los productos lácteos; y vitaminas como el ácido fólico o la vitamina B9.

Aunque haya menos probabilidades de tener un niño con defectos genéticos, no se está exenta de tomar suplementos vitamínicos de ácido fólico y yodo los meses antes de la concepción y durante el embarazo.

Asimismo, es recomendable practicar algo de ejercicio todos los días: caminar al menos 30 minutos, nadar, yoga, etc.

¿Cómo saber si es el momento?

Pero una cosa es que tu cuerpo esté preparado, y otra muy distinta es tu mente y tu realidad (tu momento laboral, emocional, etc.). Un embarazo necesita tiempo, cuidados y aprendizaje. Ser madre requiere de una maduración, pero como toda primeriza no naces sabiéndolo todo sino que lo aprenderás con tu propia experiencia.

Los bebés exigen mucho tiempo y atención. Durante meses, él será tu máxima prioridad, lo que puede suponer una tensión importante en tus relaciones, tu trabajo y tu satisfacción personal.

Actualmente, la mayoría de mujeres a esta edad están terminando sus estudios, empezando su primer trabajo… y aún no están asentadas laboralmente. Por lo tanto, sus condiciones económicas no suelen ser muy boyantes y, antes de tener un niño, hay que tener en cuenta que requieren mucho dinero.

Según un estudio de www.todopapas.com, tener un hijo cuesta 6.000€ el primer año. Una cantidad nada desdeñable que hay que tener en cuenta. La ropa, los juguetes, los pañales, el carrito, la cuna, la guardería… Aunque te ayuden tus familiares en la compra de los artículos más caros, debes tener en cuenta si podrás afrontar estos gastos.

También tu estabilidad emocional es fundamental: ¿cuánto tiempo llevas con tu pareja?, ¿tenéis un proyecto de futuro juntos?, ¿él tiene tantas ganas como tú de tener un hijo en este momento? Ten en cuenta que si las cosas te van mal con tu pareja, os podéis separar, pero siempre será el padre de tu hijo y por lo tanto estarás ligada a él toda la vida.

Además, si uno de vosotros está poco comprometido con la idea de la paternidad, las constantes necesidades del bebé pueden conducir a disputas. La comunicación entre ambos es esencial para mantener vuestra relación.

Un nuevo bebé puede ser estresante para un joven matrimonio. Asegúrate de invertir tiempo de calidad con tu pareja sin el bebé.

Podríais pensar en conseguir una niñera o pedir la ayuda de familiares para salir de vez en cuando, de modo que podáis forjar una identidad como pareja.

Otra cuestión es si estáis preparados para hacer los sacrificios que exige la paternidad: dejar de salir de fiesta por la noche, abandonar ciertas actividades imposibles de compatibilizar con un bebé, olvidarse de ciertos caprichos económicos, viajar a menudo, etc.

No obstante, tener un hijo es algo maravilloso que también os reportará muchas satisfacciones, por lo que deberéis sopesar los pros y los contras antes de tomar la decisión.

Tu bebé no sólo pondrá tu mundo patas arriba, sino que además te enseñará que tienes una inmensa capacidad para alimentar una vida. Te devolverá tu amor, haciendo que te sientas la persona más especial del mundo.

Aun en los momentos más frustrantes, una sonrisa o una abierta y brillante carcajada de tu bebé pueden hacerte olvidar el agotamiento y las juergas perdidas con tus amigos.
 

«¿cómo saber cuáles son tus días fértiles?» es la primera pregunta que se hace una mujer cuando decide quedarse embarazada. Si es regular resulta sencillo averiguarlo ya que coincide con la mitad del ciclo menstrual. En el caso de tener un ciclo irregular debe basarse a través de otros indicadores como la temperatura basal o las características del flujo.

Preeclampsia

Definición:

Desarrollo de presión sanguínea alta y proteína en la orina después de la semana 20 del embarazo y puede estar asociada con la hinchazón de la cara y las manos.

Síntomas:

Pies, manos y cara hinchados repentinamente; dolor de cabeza persistente; dolor agudo en la parte superior del abdomen.

Tratamiento:

Reposo, dieta especial y tratamiento con fármacos hipotensores. A menudo la mujer debe ser hospitalizada y, en algunos casos, es preciso inducir el parto.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/embarazo/salud-embarazo/cuando-el-embarazo-llega-a-los-20-3471

Cinco meses de embarazo: síntomas y cambios en el bebé

Cuando el embarazo llega… a los 20

El quinto mes de embarazo comprende desde la semana 17 a la 20 y forma parte del segundo trimestre de gestación. Los síntomas más evidentes que se pueden empezar a experimentar en el 5.º de embarazo son, especialmente, el crecimiento en el tamaño de los pechos y del vientre, así como el comienzo de los movimientos del bebé.

Nos encontramos en el ecuador del embarazo y es ahora cuando, en la mayoría de los casos, las gestantes comienzan a poder disfrutar de él, pues existen menos riesgos de aborto y los síntomas no son aún demasiado molestos.

Los cambios que puede experimentar una mujer que se encuentre de 5 meses de embarazo son muy similares a los que se pueden padecer durante el mes anterior. No obstante, estos síntomas se incrementan en este periodo sin llegar a ser especialmente molestos.

Síntomas en la embarazada

Lo habitual es que aumentes entre 2,5 y 5 kg de peso en esta etapa del embarazo y notes tus piernas y tobillos más hinchados. La ganancia de peso puede provocarte más cansancio y sensación de pesadez. Dichos síntomas se pueden ver agudizados por el aumento de la presión intraabdominal, la cual puede provocar que se respire de otra manera, agravando la sensación de fatiga.

El aumento en el tamaño de los pechos es debido a que las hormonas empiezan a preparar las glándulas mamarias para que éstas comiencen a producir la leche materna. La areolas que rodean el pezón se tornan más oscuras y las venas se marcan cada vez más. Es probable que en este mes ya sea necesario recurrir a sujetadores de lactancia o, al menos, de un tallaje más grande.

A pesar de que el feto, en esta época de embarazo, no supera los 300 g de peso, su crecimiento ya puede comenzar a afectar a tu organismo. Puedes notar alteraciones en tu columna vertebral, que te provoquen la necesidad de cambiar tus posturas habituales o incluso sentirte más torpe al andar por el desequilibro que puede provocar el crecimiento del futuro bebé.

Síntomas comunes del 5º mes de embarazo

También puede ser normal que la embarazada note mayor sensación de sed, por lo que se recomienda aumentar el consumo de líquidos al día, así como evitar retener la orina. Estas prácticas son muy beneficiosas para impedir infecciones urinarias que puedan provocar complicaciones en el embarazo.

Otros síntomas comunes

Estos son otros de los síntomas más habituales en mujeres embarazadas de cinco meses:

Ciáticaes la inflamación del nervio ciático, en la parte baja de la espalda que puede prolongarse hasta el pie. La hormona relaxina, encargada de producir la distensión de los ligamentos para favorecer la expansión del útero, puede provocar, a su vez, esta molestia.Calambresson contracciones musculares involuntarias que aparecen mayoritariamente en las piernas por la expansión de las paredes del útero. Debido a la presión que esto puede provocar en los nervios y vasos sanguíneos de las extremidades inferiores se producen los calambres.Estreñimientoes uno de los trastornos más típicos del embarazo. Como consecuencia de los cambios hormonales se produce la ralentización de los movimientos intestinales.Hemorroideses un trastorno circulatorio provocado por la dilatación de las venas del recto. En gran medida está asociado al estreñimiento.Ardor estomacalviene causado por el reflujo de los ácidos estomacales hacia el esófago. La lentitud del vaciado estomacal provocado por la progesterona, así como la presión ejercida sobre las paredes del estómago por la expansión del útero, contribuyen a producir esta dolencia.Palpitaciones y taquicardiael incremento del flujo sanguíneo, necesario para soportar el crecimiento del bebé, obliga a que el corazón soporte más trabajo. Debido a esto, se pueden producir pequeñas alteraciones en su funcionamiento.

Al final de este mes, el feto ya habrá adquirido, de media, 25 cm de longitud de cabeza a pies, y 300 g de peso. La cara todavía no ha adquirido forma redondeada y los ojos aún presentan un tamaño muy prominente. Su piel comienza a ser menos transparente.

Durante el quinto mes de embarazo se produce un importante desarrollo de los órganos internos del feto. Por ejemplo, el sistema circulatorio está bastante evolucionado, se delimitan aurículas y ventrículos del corazón (las 4 cámaras en las que se divide el corazón) y éste es capaz de latir con gran intensidad.

En este momento del embarazo, el feto adquiere un volumen parecido al de una pera y puede estar situado en cualquier posición, pues todavía no ha desarrollado un tamaño que le impida moverse.

Es frecuente que, cuando acudas a la revisiones ginecológicas, la postura en la que se encuentre el feto cambie: de lado, de frente, atravesado, etc.

Por ello, es ahora cuando más vas a empezar a notar los movimientos de tu bebé.

Semana 17 de embarazo

La aparición del vérnix caseoso es uno de los cambios más importantes de este periodo. El vérnix es una sustancia grasosa que recubre el cuerpo del bebé.

La función de esta capa de grasa consiste en proteger la piel del bebé de la irritación causada por el líquido amniótico y la deshidratación.

Normalmente se mantiene hasta el momento del parto, aunque no todos los bebés nacen con ello.

La placenta aumenta de tamaño y adquiere miles de vasos sanguíneos que trasportan componentes y oxígeno del cuerpo de la madre al cuerpo del bebé.

Desarrollo fetal con 5 meses

Semana 18 de embarazo

Ya con 18 semanas de embarazo, el bebé mide aproximadamente 14 cm y pesa unos 150 g. Los ojos y las orejas del bebé han alcanzado su posición definitiva. El bebé ya puede bostezar, hacer gestos faciales o tener hipo, dado que su sistema digestivo ya funciona y empieza a poder tragar. Sus cuerdas vocales ya están desarrolladas y podría incluso llorar.

Gracias a que los huesos de su oído interno y la mayoría de terminaciones nerviosas del cerebro están ya desarrolladas, el bebé es capaz de distinguir sonidos como su propio corazón o la voz de su madre. Muchos médicos aconsejan estimular al feto con música o simplemente hablando para mejorar su capacidad auditiva.

Semana 19 de embarazo

El corazón del bebé sigue su desarrollo y se forman las cuatro cámaras, mientras que el esqueleto también sigue su curso y empieza a formarse el tejido óseo a partir del cartílago suave.

En esta semana de embarazo, el bebé duerme más y se despierta con más energía. Por eso, podrás notar episodios de movimientos muy marcados, así como momentos de ausencia total de actividad fetal.

Movimiento del bebé durante la semana 19

Aproximadamente alrededor de la semana 19 del embarazo, el feto alcanzará los 15 cm de longitud. Conocer su sexo será mucho más fácil y fiable a partir de entonces.

Semana 20 de embarazo

En este momento de su desarrollo, el bebé ha alcanzado una forma y una proporción prácticamente humanas. Puede llegar a medir 15 cm de media y pesar hasta 250 g.

La piel de la futura mamá empieza a estirarse de forma más pronunciada y la posición del útero llega a alcanzar la altura del ombligo.

La semana 20 supone la entrada a la segunda mitad del embarazo. Por ello, es un buen momento para que la embarazada controle más detenidamente la dieta y las actividades que realiza, pues se necesitan más minerales y nutrientes, especialmente hierro, para asegurar el correcto crecimiento del bebé.

Consultas prenatales en este periodo de embarazo

Llegados a este periodo del embarazo se vuelve a realizar una ecografía fetal, en concreto la ecografía morfológica del segundo trimestre, para:

  • Confirmar la fecha del parto.
  • Examinar la anatomía del feto.
  • Detectar posibles anomalías.
  • Controlar la cantidad de líquido amniótico.
  • Analizar la actividad fetal según sus movimientos.
  • Corroborar el sexo del bebé.

Si no lo ha hecho antes, tu médico puede sugerirte que te hagas el triple test o triple screening. Esta prueba consiste en un análisis de sangre que determina la posibilidad de que existan alteraciones cromosómicas en el bebé.

La semana 20 de embarazo es un buen momento para poder realizarte la ecografía de alta resolución. Este prueba médica consiste en una ecografía convencional pero con una imagen mucho más nítida del bebé.

Tengo 5 meses de embarazo y el bebé no se mueve, ¿es malo?

Por Victoria Moliner (embrióloga).

Este periodo de la gestación se caracteriza precisamente porque el bebé empieza a moverse con gran amplitud.

Sin embargo, cada embarazo es diferente y el desarrollo de los fetos no siempre tiene por qué ajustarse de forma exacta a lo esperable.

De todas formas, siempre es bueno consultar estos síntomas con el médico que controla el embarazo por si fueran signo de que algo va mal.

¿Es posible abortar en el quinto mes de gestación?

Por Victoria Moliner (embrióloga).

Con 5 meses de embarazo solo se puede abortar en caso de que el embarazo suponga un riesgo para la salud o la vida de la embarazada, o se detecte la presencia de anomalías en el feto incompatibles con la vida. La interrupción del embarazo por esta causa se puede realizar hasta la semana 22.

La interrupción voluntaria de un gestación que no suponga riesgo alguno solo puede realizarse hasta la semana 14.

¿Qué riesgos existen en el segundo trimestre de embarazo?

Por Victoria Moliner (embrióloga).

Las posibles complicaciones que pueden surgir en este momento del embarazo son:

¿Se pueden sentir contracciones a los 5 meses de embarazo?

Por Victoria Moliner (embrióloga).

Sí, aproximadamente a partir de los 5 meses de gestación aparecen lo que conocemos como las contracciones de Braxton Hicks, las cuales ayudan al cuerpo de la embarazada a prepararse para el momento del parto.

Aumentan de manera progresiva según avanza el embarazo y pueden hacerse más frecuentes en las últimas semanas. Se diferencian de las contracciones de parto en que se pueden producir a mitad del embarazo, son más aisladas y suelen ser indoloras.

Lectura recomendada

Una vez finalizada la semana 20 de embarazo, se inicia el sexto mes, un momento en el que se puede considerar que el desarrollo fetal se encuentra en un estado avanzado. Descubre todo lo que sucede aquí: 6 meses de embarazo: características y síntomas.

Asimismo, si deseas hacerte una idea general de lo que sucede a lo largo de todos los meses de embarazo, te recomiendo visitar la siguiente guía: Embarazo mes a mes: desarrollo del feto y cambios en la madre.

Alcolea Flores, S., Mohamed Mohamed D. Guía de cuidados en el embarazo. Consejos de su matrona. Hospital Universitario de Ceuta (Dirección Territorial de Ceuta e Instituto Nacional de Gestión Sanitaria (ed.). Colección Editorial de Publicaciones del INGESA. ISBN: 978-84-351-0408-1

Consejería de Salud de la Junta de Andalucía (2002). Proceso Asistencial Integrado: Embarazo, Parto y Puerperio. Consejería de Salud, Junta de Andalucía. Sevilla.

Cunningham F, MacDonald P, Gant N et al. (1996). Adaptación maternal al embarazo. Masson SA. Cunningham F, MacDonald P, Gant N, et al. 4ª ed, Barcelona; pp. 201-237

Duyff, R.L. (2002). American Dietetic Association Complete Food and Nutrition Guide (2nd Ed.). Hoboken, New Jersey: John Wiley & Sons, Inc.

Dickason E, Silverman B, Schult M. (1996). Enfermería maternoinfantil (1.a ed.). Barcelona: Mosby-Doyma Libros.

Eugene S, Bonapace MD, Robert S, Fisher MD. (1998). Constipation and diarrhea in pregnancy. Gastroenterol Clin North Am; 27: 197- 211.

Gary F, Mc Donald P. (1996). Adaptación materna al embarazo. En: Gary F, MacDonald P, Grant N Lereso K, Gilstrap L, editores. Williams. Obstetricia (4.a ed.). Barcelona: Masson.

González Merlo J. (1992). Modificaciones fisiológicas producidas en el organismo materno por el embarazo. En: Williams. Obstetricia (4.a ed.). Barcelona: Masón.

Grupos de trabajo de la Guía de Embarazo y Parto, Guía de Salud Oral, y Guía de Lactancia Materna. Consejería de Sanidad, Dirección General de Salud Pública y Servicio de Salud del Principado de Asturias. Octubre de 2015.

Health Service Excecutive (Feidhmeannacht na Seirbhíse Sláinte) (2010). A guide to your pregnancy month by month. Breastfeeding.ie – Your breastfeeding support network. Order Code: HPM00341

March of Dimes, Pregnancy & Newborn Health Education Center. Exercise during Pregnancy. Retrieved March 11, 2008

National Health Service (NHS) (UK) (2009). The Pregnancy Book. Your complete guide to: A healthy pregnancy, Labour and childbirth, The first weeks with your new baby. Crown copyright 2009. Produced by COI for the Department of Health.

Obstetricia 4ª edición. J. González Merlo. Ed. Masson. Barcelona, 2003

Ramírez García O, Martín Martínez A, García Hernández JA. (2003). Duración del embarazo. Modificaciones de los órganos genitales y de las mamas. Molestias comunes del embarazo normal. Panamericana Ed. Tratado de Ginecología, Obstetricia y Medicina de la Reproducción. Cabero Roura L, Madrid.

The American College of Obstetricians and Gynecologists. (2005). Your Pregnancy and Birth (4th ed.). Washington, DC: Meredith Books.

The American College of Obstetricians and Gynecologists (2011). Frequently Asked Questions (FAQ156). Pregnancy.

The American Dietetic Association. (2008) Position of the American Dietetic Association: Nutrition and Lifestyle for a Healthy Pregnancy Outcome. Journal of the American Dietetic Association. 108:553-561.

U.S. Food and Drug Administration (FDA). Food Safety for Moms-To-Be. Retrieved April 09, 2010

Preguntas de los usuarios: 'Tengo 5 meses de embarazo y el bebé no se mueve, ¿es malo?', '¿Es posible abortar en el quinto mes de gestación?', '¿Qué riesgos existen en el segundo trimestre de embarazo?' y '¿Se pueden sentir contracciones a los 5 meses de embarazo?'.

Источник: https://www.reproduccionasistida.org/5-meses-de-embarazo/

Semana 20 de embarazo. ¿Qué cambios hay entre las semanas 12 y 20?

Cuando el embarazo llega… a los 20

La semana 20 de embarazo supone el ecuador del embarazo. Tras finalizar el primer trimestre del embarazo, la mamá deja de lado las molestas nauseas matutinas y el bebé ya tiene desarrollados sus órganos, es el momento de crecer en volumen y forma.

Cambios en el feto en la semana 12 de embarazo:

Es una de las más relevantes y en la que se realiza una de las ecografías más importantes. En este momento el feto ya alcanza los 60-70 mm y puede pesar entre 9 y 14 gramos. El desarrollo de los órganos continúa y el ritmo de crecimiento sigue siendo muy rápido.

Se forman las cuerdas vocales y empieza el desarrollo de las manos y los pies. Incluso puede aparecer poco a poco el vello corporal.

El tubo digestivo ya tiene líquido en si interior porque el feto deglute líquido amniótico y el riñón ya está produciendo orina, pero de momento no funciona como en el adulto, ya que es realmente la placenta la que está filtrando la sangre y eliminando toxinas.

Los genitales ya están diferenciados, pero no siempre se “dejan” ver bien como para poder confirmarlo mediante ecografía. El sistema nervioso también continua su desarrollo, y la hipófisis ya es capaz de secretar hormonas.

Cambios en la mamá en la semana 12 de embarazo:

La futura mamá puede que todavía sienta alguna náusea, pero en la mayoría ya han desaparecido. Lo normal es no notar todavía los movimientos fetales pero algunas mamás que ya han estado embarazadas puede que noten algún movimiento.

En esta semana se realiza la ecografía en la que se basa parte del estudio de screening de aneuploidías.

En ella se mide el pliegue bucal, que deber ser inferior a 3 mm, también hay que comprobar la presencia o no de hueso nasal y medir el ductus venoso, que es una zona de alto flujo de sangre de gran valor diagnóstico.

Si esta ecografía es informada como de bajo riesgo y el análisis realizado en la semana 10 también da un bajo riesgo, será poco probable que haya una alteración cromosómica. En caso de que la haya se indicará una amniocentesis en la semana 15 de gestación.

Cambios en el feto:

Es la última del primer trimestre. El feto ya pesa alrededor de 13-20 gramos. A partir de este momento el crecimiento va a ser aún más rápido. Ha finalizado la formación de muchos órganos y estos van a aumentar su tamaño.

Cambios en la mamá:

Todavía persiste la desproporción entre la cabeza y el resto del cuerpo. Los ojos poco a poco pasan de estar muy separados a ir acercándose, y las orejas están ya menos bajas. Las asas intestinales ya no están en la vesícula vitelina, sino que ya están en el abdomen.

En estas semanas ya se puede ver un incremento en el peso materno y además la forma del cuerpo ha cambiado de forma que la cintura ha perdido parte de su morfología.

Ya pueden empezar a sentirse las molestias típicas de distensión muscular y de ligamentos, es una molestia en el bajo vientre y es de tipo mecánico, un dolor como de tirantez, pesadez que se incremente o se hace más molesto al final del día, esto es porque el útero ya es más grande y sobrepasa el pubis, lo que hace que desplace fibras musculares, vasos, ligamentos… Además, al haber una disminución del movimiento de las asas intestinales por la presencia de progesterona, el estreñimiento puede empeorar, por lo que siempre se recomienda realizar una dieta rica en fibra y beber mucha agua.

Las mamas han cambiado, normalmente aumentan de tamaño y la areola se vuelve más oscura y grande, y en ocasiones puede haber una ligera secreción de leche amarillenta llamada calostro.

También es normal que haya venas más marcadas en las mamas, así como estrías, y notar que se tiene más flujo vaginal, y un aumento de otras secreciones como sudor y saliva.

Es habitual que la futura mamá se encuentre mejor y con más vitalidad, y también con menos sueño.

Cambios en el feto en la semana 14 de embarazo:

El feto en la semana 14 ya pesa en torno a los 25-30 gramos y mide unos 80-95 mm. Ya estamos en el segundo trimestre de embarazo y el feto va cambiando y creciendo muy rápido.

Poco a poco la cabeza y el cuerpo se van diferenciando cada vez más, además aparece el lanugo, que es un vello corporal muy fino que recubre todo el cuerpo del bebé. El cuello se va alargando y se diferencian los labios en la cara.

También en la cara se ve como los músculos están más desarrollados y el sistema neuro-muscular se va activando de forma que el feto ya hace movimientos de la cara como muecas, abre y cierra la boca, deglute incluso el líquido amniótico, aunque aún no tiene el reflejo de succión.

Cambios en la mamá en la semana 14 de embarazo:

En la madre el útero ya se encuentra fuera de la pelvis, y es posible tocarlo por manos expertas. Poco a poco va ganando algo de peso y la forma de la cintura de la mama se va perdiendo.

En algunas embarazadas las encías y la nariz se vuelven muy sensibles y pueden sangrar. Esto es porque los vasos sanguíneos están más dilatados por el aumento de circulación y además son más frágiles.

Por eso es tan importante extremar los cuidados de las encías en el embarazo.

Cambios en el feto en la semana 16 de embarazo:

El tamaño fetal es de alrededor de 11-12 cm, pesa unos 80 gramos. Cada vez es más proporcionado y los ojos están más centrado en la cara. Las extremidades se alargan y también se hacen más proporcionadas.

El desarrollo neurológico hace que el cerebro actúe controlando mejor el sistema musculoesquelético, por lo que el feto tiene más capacidad para responder a estímulos y hacer movimientos más ordenados.

Los riñones aumentan su funcionamiento y ya son parte importante de la formación del líquido amniótico.

Cambios en la mamá en la semana 16 de embarazo:

El útero sigue creciendo y mide unos 14 cm desde el fondo hasta el pubis y se hace cada vez más palpable.

Es probable que persistan o comiencen las molestias mecánicas típicas de la distensión de músculos y ligamentos de la zona de la pelvis.

Sin embargo, es fácil que la mamá se sienta algo mejor, menos cansada, con menos náuseas y vómitos, porque el cuerpo se “ha acostumbrado” a la nueva situación.

Cambios en el feto en la semana 18 de embarazo:

En esta semana 18 de embarazo el feto llega a los 13-14 cm y pesa unos 150 gramos. Es capaz de hacer gestos con la cara como bostezar, muecas…

los huesos del oído están formados y las conexiones del cerebro que lo conectan con el oído están activas, de forma que es capaz de escuchar sonidos.

La formación de los huesos sigue adelante y cada vez puede realizar más movimientos y más fuertes, por lo que no es raro que la madre empiece a notarlos.

Cambios en la mamá en la semana 18 de embarazo:

La madre sigue con el cambio corporal y con la ganancia de peso. En este momento el aumento estimado está en torno a 4-5 kg.

Con este aumento, y como ya hemos comentado antes, la circulación puede verse entorpecida y además de calambres puede agravarse el posible estreñimiento, si lo había, y pueden aparecer hemorroides e incluso arañas vasculares.

Es recomendable realizar un ejercicio moderado, caminar, nadar… además de una dieta rica en fibra y abundantes líquidos que harán que estas alteraciones no aparezcan o sean mejor toleradas.

Cambios en el feto en la semana 20 de embarazo:

El feto mide unos 15-16 cm y ya pesa 250 gramos. En la semana 20 de embarazo se realiza otra de las ecografías más importantes del embarazo, la ecografía morfológica.

En ella, además de comprobar la vitalidad fetal y tomar medidas, lo que hace es un rastreo órgano por órgano de posibles malformaciones. Si se detecta alguna alteración se indicará la realización de amniocentesis o incluso de resonancia magnética.

De todas formas, hay que ser conscientes de que algunas malformaciones no se pueden diagnosticar ecográficamente y hay otras que ocurren en el tercer trimestre. En esta ecografía también se utiliza la técnica Doppler para valorar la circulación de la placenta y de las arterias uterinas.

La medición de estos flujos permite valorar el riesgo de posibles complicaciones como la preeclampsia. En este momento medir el cuello también nos permite calcular el posible riesgo de parto prematuro.

Los órganos fetales están ya desarrollados y tienen su forma casi final, ahora ya crecerán en tamaño y en madurez. El cerebro está muy desarrollado, pero aún continuará incluso durante los primeros años de vida del recién nacido. En estas semanas las palmas de las manos y las plantas de los pies empiezan a contar no los surcos característicos de cada persona.

Cambios en la mamá en la semana 20 de embarazo:

La mujer en esta etapa de embarazo sufre fácilmente bajadas de tensión y mareos secundarios al aumento en el gasto cardiaco y la anemia.

También conforme aumenta el tamaño uterino y pesa más al apoyarse sobre la vena cava impide el retorno venoso y favorece la hipotensión postural, por esto se suele recomendar a la embarazada que siempre que este tumbada lo haga de lado izquierdo.

Embarazo semana a semana

Hemos llegado al ecuador del embarazo. Durante este periodo hemos tratado el embarazo semana a semana contando los cambios para el feto y la mama.

Источник: https://quierocuidarme.dkvsalud.es/salud-para-mujeres/semana-20-de-embarazo

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: