¿Cuándo empezar a sentar a mi bebé?

Movimiento, coordinación y su bebé de 4 a 7 meses

¿Cuándo empezar a sentar a mi bebé?

En esta etapa, los bebés están aprendiendo a rodar sobre sí mismos cuando están acostados, a alargar los brazos para alcanzar lo que quieren y a sentarse.

Puede ayudar a su hijo proporcionándole un lugar seguro para moverse y provisto de muchos objetos interesantes que alcanzar.

¿Cómo se mueve mi bebé?

Los bebés de esta edad son capaces de sostener la cabeza y el pecho mientras están acostados boca abajo (sobre el abdomen). Empiezan a levantar más la cabeza y el pecho, estirando los brazos y usando los músculos del pecho y de la espalda.

Es posible que su hijo también empiece a mover las piernas y a balancearse apoyándose en el estómago. Así es como los bebés se preparan para darse la vuelta (o girar sobre sí mismos) mientras están acostados y acaban aprendiendo a gatear.

Durante esta etapa, lo más probable es que su bebé aprenda a darse la vuelta en ambos sentidos. Por lo tanto, asegúrese de no dejar nunca a su pequeño solo y sin supervisión.

Estos movimientos recién adquiridos podrían hacer que su hijo se cayera de una cama o sofá si no hay alguien que lo esté supervisando.

Incluso aunque su hijo no se haya dado nunca la vuelta (girando sobre sí mismo desde la postura de estar acostado), siempre hay una primera vez. A los bebés les gusta sorprender a sus padres con este tipo de cosas.

El incremento de la fuerza en los músculos de cuello y del tronco hace que los bebés puedan empezar a sentarse cuando los colocan en esa postura con sujeción o apoyo.

Su bebé aprenderá a inclinarse hacia delante estirando los brazos para usarlos como punto de apoyo.

Su bebé ganará fuerza y confianza en sí mismo para poderse quedar sentado durante un rato, pero seguirá necesitando algo de ayuda para ponerse en esta postura.

Sus piernas también se están poniendo más fuertes. Su bebé aprenderá a mantenerse de pie, soportando su propio peso, cuando lo coloquen en esa posición. Es importante no forzar a un bebé a ponerse de pie si no está preparado, pero alrededor de esta edad, a la mayoría de los bebés les gusta que los pongan de pie (¡y que los hagan rebotar!).

Alcanzar y agarrar

Los bebés usan las manos más y más y aprenden a alcanzar y a agarrar lo que quieren. Están aprendiendo a pasarse objetos de una mano a otra y a agarrar objetos utilizando el agarre tipo rastrillo, usando todos los dedos a la vez.

Ofrezca a su hijo muchos objetos con sonidos y texturas para que los agarre, los agite y los explore. Esté atento a los objetos pequeños porque los bebés se lo meten todo en la boca para explorarlo, o sea que retire del alcance de su hijo cualquier objeto que podría implicar un riesgo de atragantamiento y de asfixia por aspiración.

¿Cómo puedo incentivar los movimientos de mi bebé?

Establezca un lugar seguro para que su bebé juegue, donde tenga sus objetos preferidos a su alcance. Siga permitiendo que su bebé pase tiempo acostado boca abajo (sobre el abdomen).

Cuando esté en esa postura, anime a su bebé a levantar la cabeza y el pecho con respecto al suelo. Haga algunos sonidos, agite cosas en el aire o use un sonajero para que su hijo se fije, y luego eleve el objeto para que su hijo trate de subir el tronco.

Coloque su juguete favorito delante de su bebé y fuera de su alcance y anímelo a moverse hacia él.

Deje que su hijo practique la conducta de sentarse sosteniéndole la espalda con las manos o colocándole un almohadón en la espalda. En la postura de sentado, su bebé tendrá las manos libres para alcanzar, agarrar y explorar juguetes.

Desde una posición de sentado, ayude a su bebé a levantarse hasta adoptar la posición de estar de pie. Cuando lo haya colocado en la postura de estar de pie, deje que su bebé rebote o salte unas cuantas veces antes volverlo a bajar.

Estas tres posturas (estirado boca abajo, sentado y de pie) dejan que los bebés ejerciten sus músculos y dominen las habilidades que necesitan para alcanzar el siguiente hito evolutivo.

¿Cuándo debería llamar al médico?

El desarrollo consiste en perfeccionar una habilidad que se ha adquirido anteriormente. El tiempo que tarda cada bebé en desarrollar habilidades específicas puede variar considerablemente.

Informe al médico de su hijo si:

  • no se da la vuelta, o gira sobre sí mismo, mientras está acostado
  • no sostiene su propio peso con las piernas cuando lo ponen de pie
  • no se sienta con apoyo o sujeción
  • no alcanza objetos

El hecho de que un bebé no alcance hitos evolutivos particulares cuando debería no significa necesariamente que tenga un problema. Hable con el médico de su hijo si tiene preguntas o hay algo que le preocupa sobre los movimientos de su bebé.

Revisado por: Mary L. Gavin, MD

Fecha de revisión: junio de 2019

Источник: https://kidshealth.org/CookChildrens/es/parents/move47m-esp.html?WT.ac=pairedLink

A partir de cuándo se sientan los bebés y cómo lo puedes fomentar

¿Cuándo empezar a sentar a mi bebé?

Ya solo el tamaño y el peso de la cabeza hacen que, para un bebé de menos de un año, sentarse sea una verdadera prueba de equilibrio. No es hasta los ocho meses que nueve de cada diez niños empiezan a ponerse solos en posición sentada para, por ejemplo, jugar de forma segura.

La evolución hasta una posición sentada segura e independiente

Con cuatro meses, cuando el bebé ya puede intentar salir de la posición boca abajo para pasar a una miniflexión, se sientan las bases para que pueda sentarse más adelante. En este momento se entrena la musculatura de la espalda y la nuca, de manera que esté suficientemente reforzada para cuando el bebé se siente.

Solo a partir de los seis meses podrá sentarse sin ayuda durante un breve instante.

Para evitar caídas dolorosas, con los primeros intentos te recomendamos que te pegues a su lado o que lo rodees de cojines para amortiguar la caída.

Los pediatras y ortopedas desaconsejan sentar al niño una y otra vez y, para favorecer un desarrollo saludable de la espalda, recomiendan esperar a que el bebé se siente por sí solo.

Este desarrollo saludable de la espalda es muy importante para que el niño pueda sentarse, gatear y andar. Puedes favorecerlo, por ejemplo, haciendo lo siguiente:

  • Acuéstalo sin almohada.
  • Llévalo en el fular portabebés (o sin él) con la espalda en la posición correcta, es decir, permitiendo la curvatura natural de la espalda y apoyando bien la cabeza durante los primeros seis meses.
  • Al llevarlo, procura que siempre se coloque en la postura de la ranita durante los primeros meses.
  • Utiliza la sillita solo para el coche, ya que la curvatura de la espalda en el asiento para el coche a menudo es contraria a la postura natural.

Muchos bebés empiezan a gatear en cuanto ya se pueden sentar solos. Lo hacen dejándose caer hacia delante con las manos y colocando las rodillas en el suelo. Con el equilibrio y la coordinación correspondientes, se mueven hacia delante primero lentamente y, después, cada vez más rápido. A algunos les cuesta mucho llegar a sentarse desde la posición vertical.

Comer y sentarse: ¿están relacionados?

La cuestión sobre cuándo puede y quiere comer un bebé su primer alimento sólido es totalmente individual, como muchas otras etapas del desarrollo. Además del interés sobre qué van a comer mamá y papá, la capacidad de sentarse también puede ayudar a encontrar el momento idóneo para empezar con los alimentos sólidos.

Y es que las comadronas y los pediatras recomiendan esperar hasta que el bebé se pueda sentar por sí solo en una trona para empezar a darle comida sólida.

Ayuda para sentarse

Para muchos bebés, sentarse es una de las acciones más complejas que pueden hacer con su cuerpo, aún pequeño. Para animar a tu hijo a llegar a sentarse, ponlo boca abajo. Esto refuerza la musculatura de la nuca, que es imprescindible para que pueda sentarse de forma segura. No lo dejes nunca sin supervisión.

¿No tiene ganas de sentarse?

¿Tu bebé no forma parte del 90 por ciento de los niños que ya con ocho meses se sientan con seguridad para jugar y comer? Ese no es motivo para alarmarse de momento. Menciónaselo al pediatra en la próxima visita o en el próximo examen pediátrico y recuerda que cada bebé se desarrolla de forma totalmente individual.

A lo mejor tu bebé está usando este tiempo para aprender otras cosas emocionantes. Dale primero el tiempo que quizás necesita. Según la opinión del pediatra, puedes ayudarlo a desarrollar los movimientos con métodos fisioterapéuticos especiales o gimnasia terapéutica.

Fular portabebés

Con un fular portabebés se favorece desde el nacimiento el desarrollo saludable de la espalda y la postura de la ranita, que es importante para el crecimiento de las caderas. La postura correcta también es esencial para las acciones posteriores de sentarse, gatear y caminar.

Juguetes

Si tu bebé ya está empezando a intentar sentarse, puedes motivarlo con juegos. Para reforzar la musculatura de la nuca, necesaria para sentarse, puedes colocar al bebé boca abajo y hacer que levante ligeramente la cabecita enseñándole un juguete que le guste. Con un sonajero bonito también puedes intentar hacer que el niño se mueva hacia una posición sentada determinada.

Trona

Si tu hijo ya ha conseguido sentarse por sí solo, es hora de poner una bonita trona con la que el pequeñín también pueda sentarse a la mesa y, según la edad, quizás incluso probar la comida de sus papás.

Recomendados Bebitus

Источник: https://www.bebitus.com/magazine/bebe/desarrollo-del-bebe/a-partir-de-cuando-se-sientan-los-bebes-y-como-lo-puedes-fomentar.html

¿Cuándo es seguro sentar al bebé?

¿Cuándo empezar a sentar a mi bebé?

Existe la creencia de que es riesgoso sentar al bebé cuando es muy pequeño. Se piensa que su espalda puede sufrir cuando lo sentamos muy pronto. Sin embargo, los expertos afirman que cada bebé es distinto, y que la mayoría busca moverse a su tiempo.

La mayoría de los bebés comienzan a esforzarse para realizar nuevos movimientos. Algunas posiciones no las lograrán hasta que puedan mantener derecha su cabeza. Se tiene entendido que a partir de los seis meses, ya el pequeño puede girar mientras está tumbado y mantener cierta estabilidad.

Sentar al bebé no es un problema si nos aseguramos de que no está forzado a sostenerse en esa posición. Para estar más seguros, es preferible esperar los seis meses, sin embargo, es común que lo sentemos en la sillita del coche o el columpio. En tal sentido, la principal recomendación es que no corra peligro de caerse y esté siempre vigilado.

Cada bebé se va desarrollando de acuerdo a su metabolismo y sobre todo en estos tiempos que los niños aprenden mucho más rápido. Si un bebé se sienta es porque puede hacerlo, independientemente del tiempo que tenga. Es lógico que si él esta incomodo, de inmediato cambiará su costura para una más cómoda.

¿Cómo saber si es seguro sentar al bebé?

Para identificar si el niño siente molestia al sentarse, es preciso observar su tensión e incomodidad, probablemente trate de cambiar su posición. No obstante, los principales productos para bebés, son diseñados para que estos estén a salvo.

En este asunto es importante tomar en cuenta que para que el niño pueda llegar a sentarse sin problemas es preciso que haya superado las siguientes etapas.

  • Haber podido girar sobre sí mismo para ponerse boca abajo o boca arriba
  • Que pueda erguir su cabeza y mantenerla hasta un determinado tiempo
  • Poder apoyarse con sus brazos y así separar el tórax del suelo o de la superficie en que esté. Esta acción producirá una miniflexión que puede fortalecer los brazos y espalda.

El mes en que cumple estas funciones no es determinante cuando el niño esté preparado. Sin embargo, es a partir de los cuatro a los ocho meses que suceden estos procesos, los cuales son previos al gateo.

Esto no requiere ningún tipo de entrenamiento, es preferible que cumpla esta función espontáneamente sin forzarlo. Realizar estas acciones por sí mismo logrará mejorar su seguridad y evitará ansiedad y frustración. Además, no permitirle al bebé poder explorar libremente un espacio determinado podría causarle estrés.

Sistemas más seguros para sentar al bebé

  • Mochila porta bebés o canguro. Estas están diseñadas para que el niño tenga una postura adecuada sin necesidad de forzar la espalda. Por esta razón no debe haber preocupación.
  • Sillas para el carro. Este asiento tiene una forma de arco, colocación arqueada permite distribuir el peso del niño de forma que no daña la espalda.
  • Sillas para comer. Estas no son muy recomendable usarlas, aunque mantiene al niño con la espalda erguida, no la tiene alineada. Esto provoca que el peso se cargue en la parte baja de la espalda. No obstante, todo dependerá del desarrollo de cada niño. Algunos tienen la capacidad de mantener una probable postura adecuada y otros que se les hace difícil.

Recomendaciones para sentar al bebé

Una vez que el bebé haya dado señales de que está listo para sentarse, podemos sentarlo por un tiempo prudencial, siempre con el cuello y la espalada apoyados. Podemos sentarlo en nuestro regazo y que su espalda se apoye en nuestro pecho. También de frente hacia nosotros, pero cuidando de sostener la espalda y el cuello con nuestras manos.

Para que el niño pueda fortalecer su cuello, espalda y brazos, un ejercicio muy acertado es ponerlo boca abajo, desde arriba ofrecerle un objeto. Esto provocará que intente levantar su cabeza y sus brazos para alcanzarlo. Esto se debe hacer bajo estricta supervisión, sin forzarlo a realizar ningún movimiento incomodo para él.

Muy pronto el bebé aprenderá a sentarse pero apoyando sus brazos en el suelo. Es recomendable poner en el piso una alfombra suficientemente grande y acolchada. Durante estos ejercicios evaluaremos su fortaleza y compartiremos momentos únicos con nuestros bebés.

Источник: https://eresmama.com/cuando-es-seguro-sentar-al-bebe/

Todo lo que debes saber para ayudar a que tu bebé se siente solo

¿Cuándo empezar a sentar a mi bebé?

Es importante saber a qué aspirar y cómo ayudar a tu bebé a sentarse solo. Él podría comenzar a intentarlo a partir de los 4 meses o no hacerlo hasta los 9. No intentes apresurarlo.

Según el pediatra Kurt Heyrman, deberías asegurarte de que tenga algunas habilidades específicas de motricidad gruesa, como poder sostener su cuello erguido, tener cierto equilibrio y tener músculos en el torso.

Prepararse para sentarse

Desde que nace, tu bebé pasará tiempo boca abajo, cuando juega apoyado sobre el vientre: eso lo ayuda a fortalecer el cuello, el estómago y los músculos de la espalda.

En general, los músculos del bebé se fortalecen de la cabeza a los pies, así que, después de que adquiere fuerza en los del cuello, le siguen las partes alta y baja de la espalda.

Sabrás que estos músculos se han fortalecido cuando el bebé comience a levantar la cabeza del piso para mirar en sentido horizontal. Cambia su posición con frecuencia para ayudar al bebé a lograr estas habilidades motrices gruesas.

Por ejemplo, si está recostado sobre la espalda, recuéstalo sobre el abdomen, y si está en la cuna, pásalo al piso. Una advertencia del Dr. Heyrman:  “Asegúrate de que esté sobre su vientre solo cuando está despierto y tú estás en el cuarto para supervisarlo”.

Problemas de estar boca abajo

Al principio, a tu bebé podría no gustarle estar sobre su estómago. Pero es muy importante que pase cierto tiempo en esa posición. Es así como desarrollará los músculos que necesita para sentarse y lograr otros hitos futuros.

Para hacérselo más fácil, podrías colocarlo boca abajo sobre tu tórax con su rostro mirando hacia ti.

Luego puedes intentar colocar una almohada en forma de C, como la Boppy, bajo sus axilas para soportar su tórax y permitir que la cabeza le quede un poco más lejos del suelo.

Punto de control

Una vez que el bebé sostenga la cabeza erguida por sí solo (por lo general, alrededor de los tres o cuatro meses), se lo puede sentar en una silla de soporte, como un asiento Bumbo. Asegúrate de vigilarlo siempre mientras esté en ese asiento u otro similar. También puedes usar almohadas como respaldo para ayudarlo a sentarse erguido.

A medida que se fortalezca, podrá quedarse sentado durante algunos segundos cuando lo coloques en esa posición. Al principio, se tambaleará.

Puede sostener la cabeza en alto y hacer un poco de equilibrio pero, por lo general, solo es por unos cuantos segundos temblorosos. Aunque se derrumbe o se caiga con frecuencia en esta etapa, está aprendiendo. La práctica hace al maestro, así que ten paciencia.

“Para los 6 meses, la mayoría de los bebés deberían poder sentarse solos durante uno o dos segundos”, asegura el Dr. Heyrman.

Forjar el equilibrio

Los bebés necesitan lograr equilibrio antes de poder sentarse solos. Aunque tener buenos músculos en el torso ayuda, no es lo único que necesitan. El equilibrio es neuromuscular: por eso, antes de que tu bebé pueda sentarse, necesita cierta capacidad mental específica.

Para ayudarlo a que la adquiera, puedes colocarlo en un extremo del sillón o del sofá a fin de que comience a percibir cómo es estar sentado.

Si prefieres el trabajo en equipo, siéntate en el piso con las piernas cruzadas y déjalo sentarse entre tu pantorrilla y tus isquiotibiales, donde se sentirá respaldado en forma segura.

Sentarse en trípode

Cuando el bebé está aprendiendo a sentarse, es frecuente que extienda uno o ambos brazos para ayudar a estabilizar el torso, lo que hace que los brazos se vuelvan un soporte para su peso corporal. Es lo que se denomina “posición de trípode”. Hasta que el bebé desarrolle una zona media fuerte, necesitará un poco de ayuda para equilibrarse cuando intente sentarse solo.

Asegúrate de que el bebé esté sobre una superficie blanda durante las primeras semanas de intentos para suavizar la caída cuando se ladee. Aproximadamente a los 4 meses, el bebé también comienza a estar más atento a lo que ocurre a su alrededor. Mientras intenta sentarse, podría distraerse y perder el equilibrio.

Asegúrate de que esté supervisado o alejado del borde de la silla o sofá del que podría caerse.

Productos que ayudan

Para que se siente solo, necesita músculos fuertes en el cuello y las partes alta y baja de la espalda.

Además de apuntalarlo con el soporte de almohadas o de apoyarlo contra algo suave, usa asientos infantiles para que el bebé practique estar sentado.

Los asientos con juegos ExerSaucer, los almohadones Boppy, los asientos Bumbo y las sillas colgantes Jonny Jumps son todas buenas formas de alentar el desarrollo muscular.

Lo que puedes hacer

Coloca a tu bebé sobre su espalda y, con lentitud, jala de sus manos hasta que quede en una posición sentado. El Dr. Heyrman sugiere que la mejor forma de aprender es la incitación.  Al bebé ya le encanta mirarse en espejos.

Intenta poner uno un poco elevado para que pueda verse en él: eso lo alentará a incorporarse. Otra idea para fortalecer los músculos: sostén a tu bebé por debajo de los brazos de modo que pueda poner los pies en el suelo.

El bebé aún no puede ponerse de pie, pero sostenerlo en esa posición lo ayuda a lograr más fuerza en la parte media.

Prepárate

Una vez que tu bebé pueda sentarse solo, necesitarás hacer algunos ajustes en su cuarto. Aproximadamente a los 6 meses, sus brazos son muy fuertes y comenzará a agarrar todo.

Revisa los alrededores de la cuna y retira de su alcance cualquier elemento peligroso. Por ejemplo, es una buena idea eliminar los móviles para que el bebé no quede atrapado en la estructura colgante mientras jala de ella.

También puedes bajar el colchón para que no pueda salirse de la cuna.

Precauciones

Aunque tenga la fuerza suficiente para mantener erguida la cabeza y se siente solo, el bebé no está listo para ir en el asiento de adelante en el automóvil. Todavía existe un riesgo de lesiones en el automóvil por la desaceleración rápida, por lo que debes mantenerlo en el asiento de atrás.

Lo que sigue: ¡gatear!

Después de que tu bebé tenga la capacidad para sentarse solo, continuará adquiriendo fuerza en la parte baja del cuerpo. Logrará la suficiente como para rotar sus caderas al mismo tiempo o apenas después de aprender a sentarse. No mucho después, el bebé podrá gatear.

Источник: https://serpadres.com/bebe/las-etapas-para-sentarse/50519/

Por qué no debes sentar a un bebé antes de tiempo ~ El blog de Experiencia Bebé

¿Cuándo empezar a sentar a mi bebé?

En muchas ocasiones, en tienda, nos preguntan cuándo se puede sentar el bebé. Nuestra respuesta siempre es la misma:

“Cuando pueda hacerlo por sí mismo. No hay que enseñarles, no hay que obligarles. Ellos solos, dejándoles libertad de movimiento en su alfombra de juegos o suelo, serán capaces de hacerlo”

¿Cuándo aprenden los bebés a sentarse solos?

Los bebés que tienen libertad de movimiento, que pasan mucho rato en el suelo o no les colocan en posiciones que no sabe, hacer por sí mismos, aprenden a sentarse a la vez que empiezan a gatear. Normalmente comienzan desde la posición boca abajo o lateral. Nunca desde la fuerza abdominal. Esto es lo que suele crear confusión.

Que un bebé haga fuerza hacia arriba con el abdominal no significa que se quiera sentar, significa que está poniendo en marcha otro de sus músculos, prueba y juega con él. Para que un bebé llegue a sentarse tiene que pasar por:

  • Voltearse mirando hacia arriba a mirando hacia abajo.
  • Reptar
  • Estar de lado
  • Estar boca abajo y levantar la cabeza haciendo fuerza con los brazos.

Una vez ha probado todos estos movimientos y perfeccionado, puede empezar a sentarse. Esto suele ocurrir entre los 7 y 9 meses. Es importante que el bebé tenga la oportunidad de conocer su cuerpo y ensayar con él.

¿Qué pasa entonces con las hamacas o asientos especiales para bebés?

Si os fijáis en una hamaca veréis que, normalmente, tienen diferentes posiciones. Podemos utilizarla desde un punto muy inclinado hasta más estirado. La recomendación en el caso del recién nacido no es dejar de usarla, es utilizarla en el punto más reclinado. A medida que el bebé vaya creciendo y sentándose por sí mismo utilizaremos la más recta.

En el caso de los asientos especiales no deben ser utilizados antes de la edad que el fabricante recomienda. Pero como no todos los niños tienen el mismo desarrollo debemos adaptar estas recomendaciones a nuestro bebé en particular. Nunca forzar (algunos son capaces de sentarse con 5 meses y otros con 8 meses).

¿Por qué es importante esta recomendación?

‘Sostener’ al bebé antes de que se siente por sí solo es negativo porque si su cuerpo todavía no ha realizado ese movimiento es porque no está preparado. Por lo tanto, es posible, que estemos forzando cadera, pelvis, espalda, piernas, etc.

  • La espalda del bebé:  El peso en su espalda es mayor de lo que pueden sostener. Su cabeza en este momento significa (aproximadamente) el 30% de su peso corporal. Algo así como que te digan que tu cabeza peso 10 kilos. ¿Qué te parecería sostener 10 kilos de cabeza estando sentada y con una columna en desarrollo? Difícil ¿verdad?
  • Dificultades respiratorias: Si sientas a un bebé antes de que este pueda sujetar su cabeza, su espalda quedará arqueada hundiendo el pecho y dejando un espacio muy pequeño para respirar.
  • Falta de libertad: Es importante que alternemos momentos en la hamaca y momentos de actividad. En EEUU, hace unos años, se creo una campaña llamada ‘Tummy time’. Gracias a ello consiguieron que los padres no tuvieran todo el día  al bebé tumbado mirando hacia arriba. Les decían que debían pactar un horario en el que el bebé cambiaba de posición para poder jugar e interactuar con el mundo. Con este tipo de asientos pasa lo mismo. Son un buen aliado, nos ayudan en momentos como: preparar la comida, ducharnos, etc. Pero no deben ser el lugar donde el bebé se pase todas sus horas, necesita moverse, experimentar su autonomía, explorar su entorno y aprender más movimientos con su cuerpo.
  • No pueden cambiar de postura: los bebés cambian continuamente de postura y si les sentamos sin que ellos hayan llegado a esa posición por si solos, no sabrán ir a otra más cómoda. El niño utiliza la postura ‘sentado’ como alto en su camino (si va reptando, gateando, arrastrándose) para explorar un objeto o algo que le llama la atención. En el momento que ya han descubierto lo que es, continúan.
  • Las piernas: toman un papel pasivo muy diferente al de un niño que está boca abajo en el suelo volteando, chupándose los pies, cogiéndoselos, reptando o gateando.
  • Gateo: Cuando empiezan a desarrollarse los bebés tienen la necesidad de desplazarse. En el caso de los niños que pasan muchas horas sentados puede que no gateen como habitualmente suelen hacerlo, sino que se desplacen arrastrando el culo, con una pierna hacia adelante y otra hacia atrás

Lo más importante en estas etapas es respetar el desarrollo del bebé y permitirle espacios de movimiento. No forzar nunca

Si en algún momento crees que tu hijo no responde a las aproximaciones de desarrollo que hemos comentado deberías comentarlo con tu pediatra.

En Decoración infantil

En Estimulación y juego

En Alimentación complementaria

Источник: https://www.experienciabebe.com/blog/por-que-no-debes-sentar-a-un-bebe/

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: