¿Cuándo empezar con el Baby Led Weaning?

Cuándo empezar con el BLW

¿Cuándo empezar con el Baby Led Weaning?

La OMS recomienda la lactancia materna exclusiva durante los primeros 6 meses de vida. Y es que a partir de ese momento, es probable que el bebé ya esté preparado para la introducción de alimentos sólidos (y en estado sólido) como complemento a su alimento principal, que sigue siendo la leche. Sin embargo, cada bebé es un mundo.

De hecho, numerosos estudios revelan que más de la mitad de los bebés se lleva comida a la boca antes de los 6 meses.

Sin embargo, el interés por llevarse a la boca los mismos alimentos que ve que ingieren sus padres solo es uno de los requisitos que debemos tener en cuenta para saber cuándo empezar el BLW con nuestro pequeño.

El bebé ronda los 6 meses

El desarrollo psicomotor, digestivo, inmunitario y emocional de los bebés nos indica que están preparados para comer por sí mismos alrededor de los 6 meses de edad.

No por una necesidad nutricional realmente, ya que la fuente principal de alimentación de los bebés hasta los 12 meses de edad sigue siendo la leche materna o de fórmula, sino más bien educacional.

De cualquier forma, no tiene ninguna necesidad de otros alimentos antes de los 6 meses.

Sin embargo, muchas familias se dejan orientar por las ganas que manifiesta el bebé de probar los alimentos, y comienzan a introducirles las primeras papillas o purés un poco antes de los 6 meses.

Esto genera muchas más dudas en el caso de las mamás y los papás que quieren seguir el método BLW y no saben cuándo empezar con el BLW, ya que el temor a que sufra un atragantamiento es mayor en este caso, puesto que en el BLW los alimentos se ofrecen en su forma sólida al pequeño.

Por eso, cuando hablamos de BLW concretamente, la recomendación general es esperar al menos hasta los 6 meses. Por afinidad con los criterios prolactancia de la OMS y porque empezar a comer con sólidos requiere de ciertas destrezas que resultan innecesarias en el caso del bebé que comienza a tomar papillas.

En este caso, cultivar la paciencia y esperar un poco más, favorece que el desarrollo del bebé sea el necesario para gestionar el proceso. Aun así, cada bebé es un mundo y los hay que comienzan a roer una barra de pan o una pieza de fruta antes de cumplir los 6 meses de edad.

El bebé ha perdido el reflejo de extrusión

El bebé que no está preparado para comer, empuja con la lengua hacia fuera cualquier cosa que entre en su boca (que no sea el pezón o la tetina de su biberón).

Es lo que se conoce como «reflejo de extrusión».

Se trata de un mecanismo de defensa que le protege de ingerir accidentalmente cualquier cosa que no sea leche, el único alimento que durante meses puede tolerar su sistema renal y digestivo.

Nunca debemos forzar a tragar al bebé introduciendo insistentemente la papilla en la boca, inclinándole al bebé para que la gravedad ayude o metiéndole la cuchara hasta el fondo de su cavidad oral. Si el bebé extruye, es que no está listo para empezar a comer. Aquí os dejo un vídeo que muestra claramente qué es el reflejo de extrusión.

Que un bebé extruya significa que aún no está listo para tragar, pero sí puede estarlo para meterse comida en la boca. De hecho, muchos bebés suelen pasar por esa etapa de juego y experimentación con la comida antes de pasar al siguiente nivel e ingerirla.

El bebé es capaz de mantenerse sentado

El desarrollo y fortalecimiento de la musculatura del tronco está relacionado con el desarrollo de capacidades digestivas del bebé.

Además, la tos es uno de los mecanismos de defensa frente al atragantamiento que tiene el ser humano, y si el bebé sufre un acceso de tos, la musculatura de su tronco lo sobrellevará mejor cuanto más desarrollada y fortalecida esté.

En este punto, algunos interpretan que basta con que el bebé se pueda mantener sentado con el apoyo de un respaldo (como el de su sillita de paseo, una trona o el cuerpo de un adulto). Otros, sin embargo, interpretan que debe poder mantenerse sentado y erguido por sí mismo, sin ninguna clase de apoyo en la espalda y con las manos libres.

Como hemos comentado anteriormente, cuanto más fortalecida esté su musculatura, más preparado estará el bebé para la alimentación con sólidos.

Sin embargo, si el bebé puede permanecer sentado de forma estable, con las manos libres, sin necesidad de estabilizarlo con cinturón ni con una mano en el pecho, ya ha perdido el reflejo de extrusión y manifiesta interés por la comida, podemos probar a ver qué nos indica él mismo.

De cualquier forma, probablemente sea cuestión de esperar muy poco tiempo más hasta que sea capaz de mantenerse sentado sin necesidad de un apoyo.

El bebé quiere alimentarse a sí mismo

A partir del cuarto mes de vida (aproximadamente), los bebés se meten en la boca cualquier cosa que esté al alcance de sus manos. ¡Y no solo comida! Aunque de entrada pueda parecer algo que contradice a su reflejo innato de extrusión, en realidad no lo es. El deseo por meterse cosas en la boca no está relacionado con el deseo de tragar.

Cuando los bebés se atragantan con objetos lo hacen por accidente. En realidad no quieren «comerse» los objetos que se introducen en la boca, sino experimentar con ellos (tacto, sabor, consistencia, etc.).

Un bebé que se encuentra con algo y lo intenta explorar con la boca, no es necesariamente un bebé interesado en la comida ni mucho menos uno capaz de alimentarse a sí mismo.

 En definitiva, no es un indicativo fiable para saber cuándo empezar con el BLW.

Un bebé que tiene interés en la comida es el que es consciente de que los adultos se están alimentando y él también quiere probar ¡y lo deja bien claro! En el vídeo de aquí arriba podéis ver cómo un bebé observa a los adultos comer, sigue los alimentos con la mirada y observa la comida en los platos, intenta alcanzarla o interceptarla en su viaje a la boca de los adultos. Otros bebés la señalan ¡e incluso lloran si no se les deja cogerla!

El bebé puede alimentarse a sí mismo

Tal vez baste con el bebé quiera probar nuestra comida para ofrecerle una papilla de cereales o fruta, pero no es suficiente para ofrecerle alimentos en estado sólido. Para eso, también es necesario que sea capaz de alimentarse a sí mismo. 

Es decir: ha de tener la psicomotricidad y la coordinación lo suficientemente desarrolladas como para coger con sus manitas una pieza de comida, acertar a llevársela a la boca, introducirla, masticarla y tragar. Y todo esto debe ser capaz de hacerlo por sí mismo, lo que significa que también necesita haber sido capaz de desarrollar cierto grado de autonomía.

Aprende cómo y cuándo empezar el BLW de forma segura con tu bebé con el Seminario Online «Alimentación complementaria y Baby Led Weaning»

Como conclusión: para saber cuándo empezar con el BLW, lo único que debes hacer es observar a tu bebé y respetar sus ritmos.

Al fin y al cabo, el principio fundamental del método BLW es, precisamente, la autonomía del bebé.

Él es el único que sabe realmente cuándo empezar con el BLW, el único capaz de indicarnos si está preparado y el único con auténtica potestad para poner límites a su desarrollo.

Revisado por:

Источник: https://www.criarconsentidocomun.com/cuando-empezar-con-el-blw/

Cómo empiezo el Baby Led Weaning con mi bebé: 11 claves para iniciarte en el método

¿Cuándo empezar con el Baby Led Weaning?

A partir de los seis meses, los bebés necesitan comenzar a tomar alimentos diferentes de la leche, pues esta deja de ser suficiente para suplir todas sus necesidades nutricionales; comienza entonces la alimentación complementaria.

El Baby-Led-Weaning (BLW) es una técnica de alimentación complementaria cada vez más extendida en nuestro país. La traducción exacta es “destete guiado por el bebé“, pero podríamos hablar de alimentación complementaria dirigida por el bebé.

Se trata de colocar al alcance del bebé diferentes alimentos saludables y dejar que sea él quien decida cuánto, qué y cómo comer. Muchos equiparan BLW a alimentación sin purés, pero no estoy totalmente de acuerdo. Podemos ofrecer también purés y dejar que sea el bebé quien lo tome solo (algo bastante complicado en los primeros meses).

Aunque el BLW es cada vez más conocido, lo cierto es que a veces los padres que se deciden por este tipo de alimentación no saben muy bien por dónde empezar. A continuación os dejamos 11 claves básicas para iniciaros en el método.

1. Infórmate primero

Como los bebés no vienen con libro de instrucciones bajo el brazo, sobre la alimentación complementaria también debemos aprender.

La mayoría de los pediatras y enfermeras dedican un rato a informar sobre esto cuando se acerca el momento, pero desgraciadamente no todos están actualizados ni mucho menos son partidarios del Baby-Led-Weaning.

Recientemente la AEP (Asociación Española de Pediatría) lo ha incluido en sus Recomendaciones sobe Alimentación Complementaria, así que éste sería un buen punto de partida, junto con el libro de “El niño ya come solo“, de Gill Rapley (la creadora del método BLW).

“Se me hace bola“, de Julio Basulto o “Mi niño no me come», del pediatra Carlos González, entre otros, sin ser exclusivamente sobre BLW, merecen la pena para profundizar alimentación infantil. Además existen numerosas webs, blogs, grupos de donde compartir información y resolver dudas sobre este método.

2. Asegúrate de que tu bebé está preparado

Es fundamental que tu bebé esté preparado para empezar el Baby Led Weaning. Sabremos que ha llegado el momento si:

  • Es mayor de seis meses: Tanto la OMS como la AEP (Academia Española de Pediatría) y la APP (Academia Americana de Pediatría) recomiendan mantener lactancia materna exclusiva hasta los seis meses (y en el caso de tomar fórmula artificial o lactancia mixta, tampoco es necesario introducir otros alimentos antes). El organismo está preparado para recibir alimentos diferentes a la leche desde los 4 meses (26 semanas) pero la leche aporta todos los nutrientes que necesitamos hasta los 6 meses. A partir de ese momento, empieza a quedarse “corta” en algunos aspectos y debemos tomar por ello otros alimentos
  • Es capaz de mantenerse sentado solo (por ejemplo en una trona, o en el regazo de un adulto)
  • Ha perdido el reflejo de extrusión. Este acto reflejo permite a los lactantes “protegerse” frente a alimentos sólidos, diferentes a la leche, que aún no están preparados para asimilar. Empujan con la lengua la cuchara o el alimento que intentemos introducirles diferente al pecho de su madre o la tetina. Este reflejo desaparece entre los 4 y los 6 meses.
  • Muestra interés por la comida: Es hacia los 6 meses cuando muchos bebés comienzan a interesarse por lo que comemos. Sin embargo, algunos no quieren más que el pecho de su madre hasta los 7 u 8 meses. Paciencia…. no hay prisa…
  • Es capaz de sujetar alimentos y llevárselos a la boca

3. Sigue unas normas básicas de seguridad

El BLW no parece asociarse a más atragantamientos que la alimentación con triturados, siempre que los padres se hayan informado previamente y sigan unas normas básicas de seguridad:

  • Cuando esté comiendo, el bebé debe estar erguido, bien sentado en una trona o en el regazo del padre o madre.
  • Cuando coma debe estar siempre supervisado.
  • No se deben ofrecer alimentos con alto riesgo de atragantamiento.
  • No debemos introducir nada en la boca del niño, es el niño el que coge el alimento y se lo lleva a la boca

No es imprescindible realizar un curso de primeros auxilios, aunque sí lo considero recomendable (en todos los casos, no sólo para aquellos que realizarán Baby-Led-Weaning). Os dará mucha tranquilidad como padres conocer unas pautas básicas de actuación en caso de atragantamiento.

4. Evita determinados alimentos por el riesgo de atragantamiento

Determinados alimentos se asocian con un mayor riesgo de atragantamiento.

Así, conviene evitar la manzana y la zanahoria cruda, las uvas enteras (es recomendable partirlas a lo largo en 3 o 4 trozos), las salchichas cortadas en rodajas (debemos partirlas primero a lo largo), los frutos secos enteros y las palomitas de maíz. Otros alimentos redondos pequeños, como guisantes, tomates cherry, maíz, cerezas o aceitunas, también conviene retrasarlos unos meses.

5. Ten en cuenta su desarrollo psicomotor

Al principio debemos ofrecer los alimentos en trozos grandes, con forma de tira o de bastón, que les permitan sujetarlo con el puño y comer lo que sobresalga. Más adelante, aprenderán a realizar la pinza y serán capaces de coger trozos cada vez más pequeños. Posteriormente aprenderán a comer usando los cubiertos.

6. Un alimento nuevo cada 2-3 días

Es importante comprobar que cada nuevo alimento que toma lo tolera bien. Por ello es conveniente separarlos 2-3 días uno de otro y recordar los alimentos que ya hemos introducido.

7. Prioriza los alimentos ricos en hierro

La leche materna (o la de fórmula) aportan todos los nutrientes necesarios hasta los 6 meses de vida; a partir de entonces, los bebés precisan otros alimentos que la complementen, siendo especialmente importante el hierro.

Por ello, debemos ofrecer pronto los alimentos ricos en hierro.

Recordemos que el hierro que mejor se absorbe es el de origen animal (carne, pescado huevos); el de origen vegetal mejor acompañarlo de vitamina C, que facilita su absorción.

Y, ¿cómo llevamos esto a la práctica? Carne cocida en tiras o picada en forma de hamburguesas o albóndigas, yema de huevo, tortas o hamburguesas de lentejas, hummus…

8. Ofrécele agua

Cuando iniciamos la alimentación complementaria debemos ofrecer agua a nuestro bebé. Muchos de los bebés apenas tomarán al principio, especialmente los que sigan con lactancia materna a demanda; y no hay que preocuparse pues la leche es una fuente de hidratación, así como otros alimentos con gran cantidad de agua (por ejemplo la fruta).

La manera de ofrecérsela varía mucho de otros padres a otros y hay multitud de vasos diferentes, pero el bebé debe ser capaz de beber solo. Podemos para ello ofrecerle un vaso con asas y/o con adaptador, con pajita… o un vaso normal (preferiblemente de plástico), con muy poca cantidad de agua.

9. Déjalo en manos de tu bebé

El bebé decide qué, cómo y cuánto come.

Para mí esta es una de las grandes ventajas de este método. Nosotros ofrecemos determinados alimentos saludables al bebé y él es quien decide qué, cómo y cuánto come.

Ellos se guían por las sensaciones de hambre y saciedad: si tiene hambre, comerá; si está lleno, en cambio, no querrá más aunque sólo quede un trocito en el plato. Recuerda que no debemos forzarle a comer ni introducirle nada nosotros en la boca; él o ella decide qué quiere comer y se lo lleva a la boca.

10. Incorpórale a la mesa familiar

Aunque esto suponga a veces adaptarte a sus horarios, es una buena práctica comer todos juntos. Este método permite incorporar al bebé a la mesa familiar tan pronto como empecéis.

De esta manera el bebé verá el momento de la comida como un encuentro social y podrá disfrutar junto al resto de la familia. Es ideal que coma lo mismo que lo demás (o adaptado), pues ya sabemos que somos un ejemplo para ellos. Y es bueno ofrecerles de comer varias varias veces al día.

9. Recopila recetas

Una de las ventajas de este método es que permite integrar a los pequeños en la comida familiar, y lo ideal es que coman lo mismo que nosotros. Sin embargo, determinados alimentos como un guiso de garbanzos o un filete, pueden ser muy difíciles de ofrecer al principio.

Debemos por ello buscar alternativas: por ejemplo el hummus (sobre una tostada o con trocitos de verduras para untar) es una buena manera de introducir las legumbres; y la carne podemos ofrecérsela en hamburguesa.

11. No tengas prisa

La leche es el alimento principal durante todo el primer año de vida

Recuerda que la leche es el alimento principal durante todo el primer año de vida, así que no te preocupes si tu bebé al principio come cantidades muy pequeñas. Hay que mantener la lactancia materna a demanda (y en el caso de biberón, de igual manera).

A veces te parecerá que sólo juega con la comida, está experimentado con ella: qué textura tiene, qué color, qué pasa cuando la dejo caer… Paciencia, esta fase pasará.

Es normal que haya determinados alimentos que no le gusten; recuerda que debemos ofrecer siempre la comida sin forzar, pero, aunque una primera vez no le haya gustado, debemos seguir ofreciéndoselo; en ocasiones necesitan probar un alimento nuevo hasta 10 o 15 veces para que les guste.

A veces hay que ofrecer un alimento nuevo hasta 10 o 15 veces para que les guste.

Источник: https://www.bebesymas.com/alimentacion-para-bebes-y-ninos/como-empiezo-baby-led-weaning-mi-bebe-11-claves-para-iniciarte-metodo

¿Cuándo empezar con el Baby Led Weaning?

¿Cuándo empezar con el Baby Led Weaning?

Indice

  • La nutrición del bebé
  • ¿Qué es el Baby Led Weaning?

La nutrición del bebé

Antes de entrar de lleno al Baby Led Weaning es necesario que comprendas lo que es la alimentación del bebé y su importancia, por ello es bueno entender el proceso natural de la lactancia y el momento en que su sistema requiere comenzar la alimentación complementaria.

La alimentación es una acción natural del ser humano que tenemos aprendida de manera sistemática y evolutiva para así poder desarrollarnos y vivir de manera adecuada, es por ello que un bebé realmente toma del pecho de su madre de manera instintiva.

Aunque el bebé haya nacido con la habilidad natural de ingerir alimento no quiere decir que pueda comer de todo, puesto que su sistema todavía no está listo para digerir alimentos sólidos, así que tu leche va a ser la mejor opción.

La lactancia es una etapa muy importante para la alimentación del bebé, puesto que es una etapa totalmente natural en la que tu hijo se desarrolla y nutre exclusivamente de tu pecho, además de crear un lazo único entre ambos.

Pero va a llegar el día en el que tu leche ya no sea suficiente para nutrir al bebé, entonces es momento de que comience la alimentación complementaria para que pueda obtener nutrientes de otras fuentes.

Es cerca de los 6 meses de edad cuando debes comenzar a introducir a tu bebé a la alimentación complementaria, aunque recuerda que la mejor manera de saberlo es conociendo el desarrollo de tu hijo.

Tu hijo es un ser instintivo que va a darte señales de cuándo es momento de empezar una etapa nueva, por ello es bueno que prestes atención a los siguientes detalles:

– Comienza a prestar atención a tus alimentos

– Mantiene su cabeza erguida

– Se puede mantener en una posición erguida

– Puede tomar objetos con sus manitas

– Acerca cosas a su boquita

Las señales anteriores van a indicar que el bebé ha desarrollado la suficiente capacidad motora y de coordinación para aprender a comer como un adulto, aunque esto no quiere decir que tiene que hacer lo mismo que tú a la hora de la comida.

Estas señales las da el bebé de manera instintiva para encontrar los nutrientes que ya no obtiene con suficiencia de la leche materna, por ello es bueno poner atención y empezar con esta nueva etapa al notarlos, usualmente a su sexto mes de vida.

¿Qué es el Baby Led Weaning?

El Baby Led Weaning es un método de comenzar la alimentación complementaria del bebé, el cual va a ser dirigido por tu hijo y su instinto, por lo que es una manera más natural, además de evitar alimentarlo con papillas.

Este método de aproximación a la alimentación complementaria suele ser bueno de introducir cuando identifiques las señales motoras y de coordinación que da el bebé, que por lo general ocurre en el sexto mes de su corta vida.

Este tipo de alimentación tiene varias ventajas como las siguientes:

– Aprende a comer de manera progresiva siguiendo su instinto

– No se va a acostumbrar a comer de una sola forma

– Desarrolla autonomía

– La coordinación de tu hijo se desarrolla junto con sus hábitos alimenticios

– Evitas que el bebé se haga melindroso

– Disfruta de su hora de comer

Algunos inconvenientes que puede tener este método son los siguientes:

– El bebé se va a manchar mucho

– Requiere de mayor supervisión

– Puede tardar más tiempo en comer

– Hay que tener cuidado con los alimentos que le das ya que algunos tienen riesgo de atragantamiento

– La dieta debe ser equilibrada para evitar las carencias de ciertos nutrientes

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/bebe/alimentacion-bebe/cuando-empezar-con-el-baby-led-weaning-8922

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: