¿Cuando estás embarazada es normal tener ganas de hacer el amor?

Relaciones sexuales durante el embarazo y después del parto

¿Cuando estás embarazada es normal tener ganas de hacer el amor?

Dr. D. Nicolás Mendoza Ladrón de Guevara Especialista en Ginecología y Obstetricia Clínica Margen. Universidad de Granada. Grupo de Trabajo del Departamento de Obstetricia y Ginecología de la Universidad de Granada

Las dudas sobre la conveniencia de las relaciones sexuales en el embarazo y el postparto es algo que se plantean todas las parejas, dependiendo de las circunstancias se podrá aconsejar una cosa u otra.

Muchas veces durante el embarazo se teme a tener relaciones sexuales por miedo a dañar al feto, pero esto es un temor infundado.

El feto se encuentra rodeado por una bolsa llena de líquido que actúa como un colchón protector de todos los golpes que sufra en el interior del abdomen materno. Además, el feto está protegido por un tapón mucoso que se encuentra en el cuello uterino que impide el paso de infecciones desde la vagina.

Lo único en lo que se tiene que tener más cuidado con la postura: la clásica dejara de ser cómoda en cuanto crezca un poco el vientre de la mujer, por lo cual se deberán buscar otras posturas más cómodas o intentar no ejercer demasiado peso o presión sobre él.

También es normal que después del orgasmo, el útero se ponga duro y que aparezcan pequeñas contracciones, pero no hay que preocuparse por ellas porque no suponen ningún peligro para el feto.

Sin embargo, si la mujer embarazada empieza a sangrar tras las relaciones sexuales, debe consultarlo con su médico.

2. ¿Hasta cuándo se puede practicar el coito sin peligro de parto prematuro?

En general, una mujer cuyo embarazo curse sin complicaciones y que aún no haya desprendido el tapón mucoso (la expulsión del tapón mucoso se produce antes de iniciarse el parto y la mujer nota por la vagina una especie de moco de color marrón oscuro), ni ha roto la bolsa amniótica («romper aguas») puede mantener relaciones sexuales de forma normal hasta la semana 36 de embarazo, es decir, faltando 4 semanas para la fecha probable de parto.

Siempre en las 3 o 4 últimas semanas de embarazo no se recomienda tener relaciones sexuales por miedo a que éstas desencadenen el parto. Por el contrario, se ha demostrado que hasta la semana 36 de un embarazo normal, no existe relación entre el coito y el desencadenamiento prematuro del parto, por eso se puede practicar con normalidad hasta esa fecha.

3. Contraindicaciones del coito en estas partes del embarazo y el puerperio

Hemos visto que el sexo se puede practicar hasta la semana 36 de embarazo sin problema, pero hay una serie de excepciones en las se deben tener precauciones o abstenerse de ellas:

  • Cuando la mujer tenga hemorragias vaginales, por escasas que sean estas, se debe contraindicar el coito en el embarazo.
  • Si la mujer ha expulsado el tapón mucoso o ha roto aguas (rotura de la bolsa amniótica) se debe contraindicar el coito por riesgo de infecciones.
  • Se debe contraindicar la práctica de relaciones sexuales en el primer trimestre de embarazo si la mujer ha tenido abortos o amenazas de abortos embarazos anteriores.
  • Si la mujer tiene amenaza de parto prematuro se recomienda abstenerse de las relaciones sexuales.
  • Si la mujer tiene antecedentes de partos prematuros, se aconseja que eviten las relaciones sexuales entre las 8-12 últimas semanas del embarazo ( los 2-3 últimos meses)
  • Si la mujer está embarazada de gemelos se recomienda que no practique sexo en los tres últimos meses del embarazo.
  • Cuando la mujer tenga alto de riesgo de hemorragia, por ejemplo por una placenta previa o por un desprendimiento de placenta, se recomienda la abstinencia completa de relaciones sexuales durante el embarazo.

4. ¿Se modifica el deseo sexual de una pareja que está esperando un hijo?

El embarazo induce cambios vasculares, musculares y neurológicos que afectan a la percepción de la sexualidad. Con todo, podemos afirmar que, gracias a estos cambios, generalmente la mujer incrementa de la libido durante su embarazo.

La vagina, además, aumenta su flexibilidad y lubrificación y las mamas se hacen más sensibles.

Sin embargo, no es de extrañar que no se perciba hasta bien adentrado el embarazo y que el deseo sexual disminuya durante el primer trimestre debido al cansancio, la tensión mamaria y las náuseas propias de este periodo.

Cercano al momento del parto es probable que se pierda el interés sexual a causa del volumen abdominal, pero sobre todo por las dudas y temores acerca de cómo será el parto, cómo nacerá el bebe, si podrá trabajar después.

Comoquiera que la mujer embarazada también resulta atractiva para el varón y que el sexo refuerza los lazos afectivos sin dañar al feto (se libera oxitocina pero en cantidades insuficientes para provocar contracciones uterinas), casi todo el embarazo, y sobre todo su parte central, es un momento perfecto para la sexualidad.

5. ¿Cuándo se puede volver a iniciar las relaciones sexuales después del parto?

En general, se recomienda reiniciar las relaciones sexuales una vez la episiotomía (incisión quirúrgica en la musculatura que hay entre la vagina y el ano para facilitar la salida del feto en el parto vaginal), cuando se haya hecho, esté completamente cicatrizada. También se recomienda la espera hasta que la pelvis vuelva a su estado normal previo al embarazo, por lo que es prudente espera 3 o 4 semanas después del parto para iniciar las relaciones sexuales, tiempo que se tarda en consolidar estos procesos.

De todas formas, se recomienda que antes de reanudar las relaciones sexuales, la mujer vaya a la revisión puerperal (revisión que se produce en la mujer embarazada después del parto) para que el médico o la matrona compruebe que todo va bien y que no hay ningún inconveniente para la práctica sexual.

Es normal que mientras la mujer le está dando el pecho al niño o hasta que le vuelva la regla, note sequedad en la vagina, y que esto le pueda producir molestias en la práctica sexual.

Esta sequedad vaginal está producida por la disminución de los niveles hormonales que se producen después del parto.

Para evitar estas molestias, se pueden utilizar aceites y cremas lubrificantes hasta que se recupere la lubrificación natural de la vagina.

Algunas mujeres, al reiniciar las relaciones sexuales después del parto, sienten dolor, dolor que antes de quedarse embarazadas no sentían. Si esto ocurre, debe consultarlo con su médico, porque puede ser por varias causas, porque la episiotomía no esté bien cicatrizada, por temor a quedarse de nuevo embarazada, etc.

6. Anticoncepción después del parto

Si la lactancia natural es la única alimentación que recibe el bebé y con ello se sobrentiende que se cumplen las horas de las tomas, es probable que la mujer no ovule y, en consecuencia, tampoco menstrúe, aunque puede ovular.

A este método anticonceptivo se le denomina MELA, pero es altamente inseguro, por lo que la pareja debe tomar otras medidas anticonceptivas si mantienen relaciones sexuales y no quiere quedarse de nuevo embarazada.

Los métodos anticonceptivos que pueden utilizarse durante este periodo son:

  • Métodos de barrera (preservativo y diafragma vaginal): pueden utilizarse sin ningún riesgo.
  • Métodos hormonales: dependiendo de si se está dando o no el pecho, pueden ser de un tipo u otro. En la lactancia natural están contraindicados los anticonceptivos hormonales combinados, pero son de elección los que llevan sólo gestágenos.
  • Dispositivo intrauterino (DIU): también puede utilizarse después del parto siempre y cuando sea aprobado por determinados controles médicos.

Источник: https://www.lechepuleva.es/nutricion-y-bienestar/relaciones-sexuales-en-el-embarazo-y-despues-del-parto

Cuando está embarazada y tiene más ganas de tener relaciones sexuales que tú

¿Cuando estás embarazada es normal tener ganas de hacer el amor?

Dicen los tópicos que los hombres siempre tienen más ganas de tener relaciones sexuales que las mujeres.

La realidad es que no está muy claro que sea así y parece que todo responde al entorno, la educación y los inputs que niños y niñas reciben desde que son pequeños, en que los chicos tienen un papel más desinhibido con el sexo y las chicas uno un poco más íntimo, como si debieran esconder lo que piensan y sienten en referencia al sexo.

El caso es que los hombres dan por sentado que cuando la pareja ya se consolida y aumentan las responsabilidades y las rutinas, las relaciones sexuales van disminuyendo. Y no te digo nada si ella está embarazada: siempre nos han dicho que cuando está embarazada no va a querer tener sexo.

Sin embargo, hay ocasiones en que sucede todo lo contrario: cuando está embarazada y tiene más ganas de tener relaciones sexuales que tú.

Con todos los síntomas del embarazo no se te va acercar

Náuseas, vómitos, cansancio, que todo le huele mal, que todo le sabe mal… con todos los síntomas del embarazo piensas que te vas a tirar unos cuantos meses sin sexo y que bueno, quizás algún día le apetezca un poco.

Pero entonces empiezas a pensar que a ver si eso va a ser negativo para el bebé, o te das cuenta de que el día en que explicaron la reproducción no fuiste a clase o te dedicaste a decir tonterías y reírte, y crees que podrías hacerle daño al bebé con tu pene.

Pero no. La naturaleza es lo suficientemente sabia como para prever que la mujer podría tener relaciones sexuales incluso embarazada y protege al bebé perfectamente. Podéis tener relaciones si los dos queréis. No es peligroso para el bebé.

Y hay parejas que apenas las tiene porque el deseo sexual ha disminuido mucho, y las hay que no paran, porque sucede lo contrario.

«Cariño, ¿eres tú?»

Que entras por la puerta y ya te está buscando… que «espera un momento, que dejo aquí las llaves; espera, que se va a caer el móvil. Pero, si ni siquiera me he duchadoooohhhh».

Y así por el día, y luego por la noche, y «espera que me pongo de este otro lado», «y vamos a probar esta otra posición», y «no, así no que ya me pesa la barriga y no puedo respirar», «espera que me pongo yo debajo», «espera que me pongo yo arriba», «mejor me pongo de lado».

Y cuando ya llevas un par de horas durmiendo, que estás agotadito y la tienes más roja que un pimiento, notas una mano que te acaricia y te ves diciendo algo que nunca creerías que dirías: «¿Otra vez? Cariño, no. No puedo más…».

Y así un día, y otro, y otro, y al siguiente no porque «mañana tengo ecografía y no sé si me va a meter el ecógrafo vaginal ese… imagina que me la hace así y dice que no ve nada porque hay semen, o yo que sé… Me da algo». Aunque a los 30 segundos te dice «oye, ¿no teníamos algunos condones en el cajón?».

Y venga, a por ello, a disfrutar; que mañana llegas echo polvo al trabajo pero con una sonrisa de oreja a oreja.

Que piensas que esto debe ser algún tipo de adaptación de la naturaleza que hace que la mujer quiera unirse mucho más al hombre para que así, cuando el bebé nazca, los dos estéis como pareja mejor que nunca, más unidos que nunca, y podáis así cuidar juntos al bebé del mejor modo posible.

Pero… bueno, es hormonal, y a veces pasa lo contrario

El caso es que luego descubres que no parece una adaptación de esas, porque hablas con algún compañero del trabajo, de esos con los que tienes confianza, que te dicen «te veo más delgado, pero más feliz», y dices eso de «es que no paramos… todo el día dale que te pego».

Y se sorprende y pregunta: «Pero, ¿no estaba embarazada?». Y tú que le dices que sí, que «pues claro», que es desde entonces que está así.

Y entonces te confiesa que él se pasó nueve meses casi a dos velas, que podría contar con los dedos de una mano las veces que mantuvieron relaciones, y que con esa misma mano tuvo que ir tirando… «y alguna ducha fría, no te creas».

Y tan normal es una cosa como la otra: en el embarazo los cambios hormonales son enormes y provocan síntomas de todo tipo. Hay mujeres a las que esos cambios les hace disminuir las ganas de hacer el amor y hay otras a las que el apetito sexual se les pone por las nubes.

Si eres de los que tiene en casa a una mujer de las segundas, de las que hoy hablamos, tranquilo: déjate llevar, disfruta, aprovecha para vincularos más como pareja. Esto hará que seas más feliz y que ella también lo sea, y que vuestra relación esté probablemente mejor que nunca.

Además, el sexo es muy beneficioso en el embarazo porque prepara los músculos de la vagina para el parto, porque el semen ayuda a ablandar el cuello del útero para que la dilatación sea más efectiva y porque hace que la recuperación tras el parto sea mejor, entre otras cosas.

Si eres de los que tiene a una mujer de las segundas, habla con ella. Hablad de ello y buscad la manera de seguir cultivando vuestra relación y vuestro amor. Incluso buscad la manera de tener relaciones que sean satisfactorias para los dos sin forzarse a ello.

A veces el bloqueo sucede por miedos, inseguridades o mitos (como el que hemos comentado de que se le puede hacer daño al bebé), y hablarlo puede hacer que encontréis la manera de estar juntos disfrutando de ello.

¿Sabíais que en el embarazo el orgasmo de la mujer es más intenso?

Foto | Rob Chandler, Lucía López Martínez en Flickr
En Bebés y más | El deseo sexual del padre durante el embarazo, El sexo durante el embarazo, trimestre a trimestre‏, Sexo en el embarazo: las 10 preguntas más frecuentes

Источник: https://www.bebesymas.com/embarazo/cuando-esta-embarazada-y-tiene-mas-ganas-de-tener-relaciones-sexuales-que-tu

¿Cuando estás embarazada es normal tener ganas de hacer el amor?

¿Cuando estás embarazada es normal tener ganas de hacer el amor?

El sexo durante el embarazo no solo no es perjudicial para el bebé, sino que presenta muchos beneficios ya que prepara los músculos vaginales para el parto al tonificar la musculatura de la zona. Además, suele ser más espontáneo y relajado, sobre todo que en los meses previos cuando había que estar pendiente de días fértiles y posturas.

Asimismo, el semen dilata y reblandece el cuello del útero, un aspecto que también puede resultar beneficioso en vistas al próximo nacimiento del bebé.

También es beneficioso para el hombre, ya que, para muchos, una mujer embarazada resulta muy sexy, por lo que las relaciones sexuales pueden resultar más placenteras.

En cuanto al bebé, no solo no es perjudicial ni se le hace daño, sino que es beneficioso para él porque recibe más oxígeno y el orgasmo de la madre, así como los movimientos de balanceo, le resultan agradables. Y, tras el orgasmo, la madre le transmitirá su sensación de tranquilidad y satisfacción.
 

Vaivenes de la libido en el embarazo

Sin embargo, no todas las parejas viven el sexo durante la gestación de la misma manera. Así, hay mujeres que no tienen ganas de hacer el amor en ningún momento y su pareja tiene que conformarse consigo mismo; y otras mujeres que tienen la libido por las nubes y tienen ganas a todas horas de mantener relaciones sexuales.

Tanto un escenario como el otro son totalmente normales, aunque lo habitual es que la mujer tenga menos ganas en las primeras semanas a causa del miedo a un posible aborto espontáneo y a las molestias propias de estas semanas (náuseas, sueño, cansancio, dolor abdominal); que las ganas aumenten en el segundo trimestre ya que se encontrará mucho mejor físicamente y menos preocupada y la tripa aún no será un estorbo; y que en las últimas semanas antes del parto estas ganas vuelvan a disminuir a causa, sobre todo, de la incomodidad del tripón.

Pero, como decíamos, es totalmente normal que la mujer tenga más ganas que nunca de relaciones sexuales debido a los cambios hormonales.

Asimismo, muchas mujeres manifiestan que el orgasmo es más intenso en el embarazo ya que las hormonas y el aumento de sangre en la zona vaginal hace que esta se vuelva más receptiva, con lo que muchas mujeres tienen los mejores orgasmos de su vida embarazadas.

Además, la vagina suele estar más lubricada y receptiva y el pecho, al estar más voluminosa y grande, puede convertirse en un nuevo objeto de deseo y placer para ambos. Aunque también es posible que esté más seca y te duela al mantener relaciones.

Por lo tanto, si estás embarazada y te apetece tener relaciones sexuales con tu pareja a todas horas, no te preocupes ya que no indica nada malo ni extraño y disfrútalo ya que es posible que, tras el nacimiento del bebé, el cansancio y el cuidado del pequeño hagan que vuestras relaciones disminuyan mucho, por lo que debéis aprovechar el momento.
 

¿Hay alguna contraindicación respecto al sexo en el embarazo?

Por otra parte, no hay ninguna postura más recomendada que otra en estos meses, podéis adoptar cualquier que os resulte cómoda, aunque algunas, como el misionero, os será casi imposible de seguir una vez que la tripa empiece a crecer.

Tampoco hay inconveniente en que mantengáis relaciones sexuales orales, aunque hay que tener cuidado ya que no se debe introducir aire en la vagina porque, aunque es rarísimo, este chorro de aire podría entrar en un vaso sanguíneo y provocar una embolia gaseosa, algo muy peligroso. Como decíamos, es muy raro que esto ocurra, pero cuidado al tener sexo oral.

En cuanto a si es necesario usar o no preservativos, no hace falta siempre que ni la mamá ni el papá tengan ninguna infección contagiosa.

Solo debes evitar el sexo en la gestación en los siguientes supuestos:

– Amenaza de aborto en las primeras semanas

– Riesgo de parto prematuro a partir de la semana 22

– Hemorragias vaginales

– Rotura de la bolsa de aguas

– Cérvix dilatado o incompetencia cervical

O cualquier otro supuesto que te indique tu médico. Si no, lo único que debéis hacer es disfrutar lo más posible el uno del otro antes de que seáis uno más. 

Incompetencia cervical

Definición:

Incapacidad del cuello uterino para permanecer cerrado hasta el final del embarazo. Este trastorno suele manifestarse a partir de la semana 8ª o 10ª y puede acabar provocando un aborto o un parto prematuro.

Síntomas:

Normalmente la mujer no siente nada, a veces se rompe la bolsa de líquido.

Tratamiento:

Operación para cerrar el cuello del útero (cerclaje) hasta la semana 38 en que se retira este cerclaje.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/embarazo/semanas-embarazo/cuando-estas-embarazada-es-normal-tener-ganas-de-hacer-el-amor-8058

¿La libido en el embarazo aumenta o disminuye?

¿Cuando estás embarazada es normal tener ganas de hacer el amor?

La libido en el embarazo es una cuestión que preocupa a muchas futuras mamás, que, a pesar de estar viviendo un embarazo plácido, pueden notar una falta de deseo importante, debido, en parte, a los cambios hormonales propios de la gestación y, en parte, a los miedos, prejuicios o falsas creencias que puedan albergar. Pero, ¿es normal que la libido decaiga durante el embarazo? ¿Se puede hacer algo para aumentarla? O, por el contario, ¿puede acentuarse el deseo, la calidad de las relaciones e, incluso, la intensidad de los orgasmos cuando estás esperando un bebé? La respuesta, con toda probabilidad, es sí a todo. Te explicamos el porqué de cada caso.

(Te interesa: Hacer el amor cuando estás embarazada)

Una libido diferente en cada trimestre de embarazo

Es importante señalar que la futura mamá, como mujer que es, puede sufrir oscilaciones significativas del deseo sexual a lo largo del embarazo, en función de sus condiciones físicas y psicológicas. Tan normal es tener falta de libido como un deseo más acentuado de lo habitual, y todo tiene su explicación.

Hormonas: culpables de la falta de libido en el primer trimestre

En el primer trimestre de embarazo, la falta de libido se suele deber a la “tormenta hormonal” que vive la embarazada en su organismo. Su cuerpo se está preparando a marchas forzadas para alojar a un invitado de lujo: el futuro bebé.

Y, para ello, requiere cambios hormonales que hacen posible, entre otras cosas, el desarrollo del embrión y, posteriormente, del feto, así como la formación de la placenta, que no es poca cosa.

Como consecuencia de estos cambios drásticos en la organización hormonal, la mamá suele tener náuseas en el embarazo y sentirse muy cansada y fatigada durante las primeras semanas de embarazo, además de tener sueño a todas horas, por lo que, quizás, en lo último que piensa es en tener relaciones sexuales. ¡No te preocupes! Se trata de un estado pasajero que dará paso al trimestre “estrella” para el amor, el segundo.

Segundo trimestre: ¡más placer que nunca!

Si el primer trimestre es de asentamiento y aceptación del propio embarazo, el segundo trimestre es, sin duda, el mejor para subir la libido.

La futura mamá ya es muy consciente de su embarazo, las náuseas y el cansancio ya han remitido, y la embarazada se encuentra pletórica, con sus nuevas y sugerentes curvas, los pechos más turgentes y redondos que nunca y, sobre todo, una vagina más irrigada, debido al aumento de volumen del útero, lo que también favorece que la mujer esté más sensible y receptiva al placer. ¡No te extrañes si vives el orgasmo de tu vida cuando estás embarazada!

Tercer trimestre: el peso y el volumen se dejan notar

Estás llegando a la recta final, y el volumen y el peso de tu tripa se dejan notar. Ahora, resulta difícil encontrar una postura cómoda para hacer el amor. Además, la altura del útero es tal, que tus órganos internos se han desplazado hacia arriba, como el estómago y los pulmones, que quedan más presionados.

Como consecuencia, puedes sufrir molestias como ardor de estómago o sensación de falta de aire o fatiga al realizar un esfuerzo. Con este panorama, es normal que la libido vuelva a descender, ya que tu organismo necesita descanso y, psicológicamente, te estás preparando para el parto, con la cabeza llena de tareas que debes dejar listas en poco tiempo.

Nuevamente, tu pareja y tú debéis permitiros esta disminución del deseo y probar, si os apetece, alternativas a las relaciones sexuales convencionales, como las caricias, la masturbación mutua, o bien el sexo oral.

¡Todo volverá a su sitio en su momento! A pesar de todo, si no tenéis ningún problema y el deseo no falta, recuerda que hacer el amor cerca de la fecha prevista para el parto puede desencadenar las contracciones y la dilatación.

(Te interesa: Cuándo hay que renunciar al sexo en el embarazo)

Los miedos y prejuicios que dejan la libido por los suelos

No todo se debe a las hormonas y a los cambios fisiológicos de la embarazada. A veces, detrás de la falta de libido se esconden miedos y prejuicios que pueden ser difíciles de erradicar para los dos miembros de la pareja.

Sin ir más lejos, muchos futuros papás tienen miedo a hacer daño al bebé durante las relaciones, o bien, sobre todo el papá, puede tener una imagen distorsionada de su mujer embarazada, una especie de “halo de maternidad” que la vuelve intocable.

Se trata de exageraciones, claro está, pero son fruto de ideas y pensamientos que se adhieren a la mente, y no son fáciles de superar. 

Desde hace un tiempo que se ha empezado a escuchar la palabra Babymoon en España. Se trata de una moda importada de Estados Unidos que consiste en hacer una última escapada en pareja antes del nacimiento del bebé.

Esta escapada a menudo se convierte en un viaje, ya que acaba siendo más prolongada que la típica salida de fin de semana.

La finalidad del Babymoon es cargar las pilas de la futura mamá y el futuro papá antes del nacimiento del niño y brindarles la oportunidad de pasar unos últimos días a solas llenos de romanticismo y pasión. 

Aunque por su definición pueda parecer que el Babymoon se realiza pocas semanas antes del nacimiento del bebé, lo cierto es que el momento ideal para hacer las maletas es durante el segundo trimestre del embarazo, ya que es cuando la futura mamá tiene más energía, ha pasado los malestares típicos del primer trimestre y todavía no tiene la barriga tan grande como para fatigarse demasiado. 

Cada vez más hoteles y agencias de viajes ofrecen este tipo de escapada ara las parejas que esperan un bebé, con servicios adaptados a sus necesidades.

Pero, ¿qué destino elegir? Los norteamericanos conciben el Babymoon como una segunda luna de miel y eligen destinos lejanos e insólitos.

Sin embargo, también son muchos los que optan por pasar unos días cerca de casa, disfrutando de la comodidad de un hotel y del relax de estar en plena naturaleza. Si te faltan ideas, no te preocupes porque te proponemos 10 destinos fabulosos. ¿Con cuál te quedas?

(Te interesa: 'Babymoon', la última escapada antes de dar a luz).

¿Qué te parecen estos destinos para escaparte en pareja antes de ser mamá? Comparte tu opinión al final del artículo.

Источник: https://mibebeyyo.elmundo.es/embarazo/pareja/libido-embarazo

12 razones para tener sexo durante el embarazo

¿Cuando estás embarazada es normal tener ganas de hacer el amor?

Muchos miedos y mitos rondan este tema tabú. Sin embargo, la ciencia demostró que tener sexo durante el embarazo sí brinda beneficios. ¡Anímate a aprovechar esos encuentros íntimos durante la gestación y sorpréndete!

A pesar de que existen muchos mitos que infundan temor acerca de tener sexo durante el embarazo, se ha demostrado que el sexo durante el embarazo no presenta ningún riesgo y que incluso puede resultar muy beneficioso para la pareja.

El sexo durante el embarazo es algo que definitivamente debes experimentar si tienes la disposición para ello.

El proceso hormonal del embarazo aumenta la libido femenina, y también, la experiencia orgásmica, con lo cual, existen muy altas probabilidades de obtener un inmenso placer. Evidentemente, esto implica una gran satisfacción.

¿Por qué es seguro?

Porque durante el coito, la mujer encinta está bien protegida gracias a:

  1. La leucorrea (también conocido como ”moco cervical”) que es aquella sustancia sella el útero para prevenir el riesgo de cualquier infección.
  2. El propio pH de la flora vaginal.
  3. Los músculos de la vagina. Sí, al ejercitarse esta área de nuestro cuerpo con regularidad, se evita el riesgo de que los músculos se contraigan de más, e incluso, fortalecemos nuestra vagina para reducir el riesgo de prolapso.

Además, el coito es seguro porque el pene no va más allá de la vagina.

Los beneficios de tener sexo durante el embarazo

Las relaciones sexuales son una forma muy especial de expresar el amor en pareja. Las emociones están a flor de piel y los sentimientos se hacen latentes.

Tener sexo durante el embarazo implica poder compartir este momento tan importante. En este acto se consolida y, a su vez, se fortalece la unión emocional. Esto ocasiona que se cree una idea más clara de un proyectocomún que supone el hecho de tener un hijo.

El afecto y la armonía es fundamental para la futura madre, quien se encuentra inmersa en un estado de alteración hormonal.

Estos encuentros íntimos son también fundamentales para la pareja, ya que es el principal apoyo para la embarazada. A nivel emocional, son momentos en los que los lazos afectivos se fortalecen.

El útero está mejor oxigenado por la mayor afluencia de riego sanguíneo, lo que beneficia al bebé. También genera un agradable balanceo dentro del útero. Esto es debido a los movimientos, algo que los bebés disfrutan.

Al acercarse el final del embarazo, el sexo se torna en un estupendo ejercicio de preparación para el parto. Esto es gracias a las contracciones vaginales del orgasmo, que preparan al cuerpo para aliviar el dolor del parto.

Además las contracciones facilitan el trabajo a la hora de alumbrar.Algunos estudios afirman que los hijos de madres que mantuvieron relaciones íntimas frecuentes durante la gestación son más seguros, tranquilos y felices.

12 Razones para tener sexo durante el embarazo

  • Asegura el bienestar del bebé. El estado anímico y el vínculo entre la pareja garantizan un correcto crecimiento del bebé.
  • Combate el estrés. El sexo puede ser un buen instrumento para liberar las tensiones.

     Esto se debe a que los orgasmos aumentan significativamente la adrenalina, mientras que disminuye la presión sanguínea.

  • Es aliado de la autoestima. A lo largo del embarazo, el cuerpo femenino sufre una serie de cambios.

    Debido a esto, la imagen que las mujeres tienen de sí mismas se transforma, por lo que muchas de ellas pasan de sentirse atractivas a poco deseadas.

  • Aporta beneficios emocionales. Tener sexo en el embarazo renueva el vínculo de pareja. Le brinda a la madre el apoyo emocional que necesita para hacer frente a este período.

  • Aumenta el deseo sexual. Esto se explica por las altas dosis de progesterona, estrógeno y testosterona.Los cambios corporales favorecen pechos más grandes y pezones más sensibles, además de unas nuevas y llamativas curvas.
  • Incrementa el placer. La vagina está más sensible y lubricada.

    Las relaciones íntimas son mucho más placenteras y se amplifican la cantidad y la calidad de los orgasmos.

  • Sube las defensas. Las relaciones sexualesayudan a mantener las defensas altas. Disminuye el riesgo de sufrir gripes, resfriados y algún que otro virus estomacal.
  • Reduce los dolores del embarazo.

     En cada orgasmo se libera oxitocina, una hormona conocida por su capacidad para combatir el estrés. También es capaz de aumentar la tolerancia al dolor en más de un 70 %.

  • Previene la preeclampsia. La preeclampsia es una enfermedad común durante la gestación. Está asociada a la hipertensión durante este período.

    El esperma masculino contiene anticuerpos que reducen el riesgo de sufrirlo.

  • Acelera la recuperación postparto. La recuperación postparto suele ser molesta. La madre se encuentra cansada a nivel físico y mental, y a veces experimenta una bajada de autoestima.

    Afortunadamente los encuentros íntimos durante la gestación preparan el suelo pélvico, lo que favorece la recuperación.

Durante los 9 meses que dura un embarazo, la vida sexual de la pareja pasará por una serie de cambios. Habrá etapas en las que tendremos sexo con mayor frecuencia, y otras en las que no tanto.

Lo que sí debes tener en cuenta es que el sexo durante el embarazo es una buena opción para disfrutar con tu pareja si tu embarazo es normal o de bajo riesgo. ¡Atrévete a explorar con ternura a tu ser amado!

Te podría interesar…

Источник: https://eresmama.com/12-razones-sexo-embarazo/

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: