¿Cuándo hay que quitar el chupete?

Cómo quitar el chupete sin traumas, los 6 mejores métodos

¿Cuándo hay que quitar el chupete?

El chupete es una objeto tranquilizador para los bebés. No sólo puede calmar el llanto o ayudarles a dormir, sino que además les reconforta gracias al efecto de succión que produce.

Es un instrumento casi mágico no sólo para los niños, sino también para los padres, todo hay que decirlo. Pero en algún momento hay que despedir a este querido amigo.

¿Qué consecuencias puede tener su uso prolongado? ¿Cómo quitar el chupete sin traumas? Te damos todas las claves. ¡Descubre con nosotros los 6 mejores métodos!

El chupete es una fuente de consuelo para los niños ya que el reflejo de succión les aporta seguridad y tranquilidad. Esta útil herramienta, con una tetina de goma en forma de pezón, es capaz de calmar el llanto y facilitar el sueño. Recientes estudios apuntan además a que ayuda a prevenir la muerte súbita del lactante. 

Sin embargo, las consecuencias de usar chupete a largo plazo no son positivas. Por este motivo, es necesario prescindir de él a partir de los doce meses del bebé.

Para los padres este proceso puede ser complicado por el efecto mágico de calma que produce en el niño.

Pero, ¿cuáles son las consecuencias de usar el chupete de forma prolongada? ¿Cuándo y cómo dejar el chupete sin traumas? Damos respuesta a todas las preguntas gracias a esta completa guía. ¡Aquí encontrarás los mejores trucos y métodos! 

El uso del chupete no siempre es beneficioso. No sólo si el niño lo usa a partir del primer año, sino también durante los primeros días de vida del bebé.

No es recomendable dárselo a un recién nacido, ya que puede crearle cierta confusión a la hora de establecer la lactancia materna.

 Para saber cuándo poner el chupete habrá que esperar a que el bebé cumpla el primer mes, es entonces cuando la lactancia se habrá regulado correctamente. 

En caso de que optes por darle el chupete a tu hijo, debes saber que su uso prolongado puede hacer que se convierta en imprescindible para él. Las consecuencias pueden ser negativas a largo plazo. 

Estos son los principales efectos negativos del chupete y las razones por las que hay que ayudar al niño a dejarlo:

Podrás encontrar a continuación los mejores trucos para que tu hijo deje el chupete. Si además estás buscando una profesional del cuidado infantil para echarte una mano con los peques, regístrate sin compromiso en Sitly. ¡Tanto el registro como el acceso a todos los perfiles disponibles en tu zona es gratuito!

¿Cuándo retirar el chupete?

Aunque durante el primer año del bebé el chupete es útil para que duerma, se tranquilice e incluso reducir el riesgo de muerte súbita, después es conveniente retirarlo.

Los pediatras y los dentistas coinciden en que a partir de los doce meses de vida del niño su uso debe ser regulado por los padres, educadores o niñeras de confianza que trabajen en el domicilio familiar. 

A partir de los 18 meses, se debe reducir su uso. Mientras que a partir de los tres años, hay que ayudar al niño a dejar el chupete por completo.

 Hay que retirar el chupete principalmente por las consecuencias negativas que hemos enumerado anteriormente.

Así que si tu hijo tiene alrededor de año y medio, es probable que te preguntes cómo quitar el chupete sin traumas. ¡Toma nota porque a continuación te damos los 6 mejores métodos!

¿Cómo quitar el chupete sin traumas? Las 3 cosas que debes saber

El chupete es un instrumento importante para tu hijo. Durante meses se ha convertido en imprescindible para él, debido a la seguridad que le aporta el reflejo de succión. Por lo tanto, debes tener en cuenta que te enfrentas a un momento fundamental que debe realizarse con la mayor precaución. 

Estos son los tres principales consejos para quitar el chupete:

1.  Elige el momento adecuado para la retirada del chupete

Ya hemos hablado de cuándo quitar el chupete al bebé: a partir del primer año. El porqué también lo tenemos claro: por las consecuencias negativas de su uso prolongado.

Sin embargo, hay que elegir el momento más adecuado para el niño.

Es decir, evita momentos de grandes cambios en la vida de tu hijo como el periodo de adaptación a la guardería, cambiar de niñera , la retirada del pañal o la llegada de un nuevo hermanito. 

2.  Involucra a las personas que cuidan de tu hijo

¿Quién cuida de tu hijo cuando vosotros no estáis? ¿Sus abuelos, una guardería o cuidadora infantil en casa? Cualquier persona que comparta con los padres el cuidado de los niños en el hogar debe seguir la misma estrategia que hayáis elegido. Indica con claridad a los abuelos y los educadores de la guardería las estrategias para quitar el chupete que estáis siguiendo. En caso de contar con una canguro en casa, añade qué debe hacer en la lista de instrucciones para la niñera. 

3. Sé cariñoso pero inflexible

El niño puede presentar el llamado síndrome de abstinencia del chupete cuando éste se le retira. Puede reaccionar con llanto o nerviosismo.

Por lo tanto, debes estar preparado para afrontar estas situaciones con calma y serenidad. Piensa que es sólo una fase y tarde o temprano pasará.

Por encima de todo, ¡no te rindas! Si tu hijo consigue que le des de nuevo el chupete tras 40 minutos llorando, ¡habrá aprendido que su estrategia vale la pena!

¿Cómo ayudar al niño a dejar el chupete? 6 métodos para conseguirlo

Si ya habéis decidido que vuestro hijo se separe del chupete, ha llegado la hora de elegir el método adecuado para conseguirlo. Piensa que una vez que empecéis con el proceso de retirada del chupete ya no habrá vuelta atrás. 

Estar preparados para rabietas intensas, lloros interminables y reacciones de enfado, todo ello es normal. Lo fundamental es que hayáis elegido el momento adecuado para ayudar al niño a dejar el chupete.

Es conveniente hacerlo entre los 12 y 24 meses del bebé, pero sobre todo en el momento en el que los padres, cuidadores y familiares puedan coordinarse en la tarea.

Pero, ¿cómo quitar a un niño el chupete? Elige el método que mejor se adapte a tu hijo y a vuestra filosofía como padres. Encontrarás a continuación los 6 métodos más efectivos. 

1. Quitar el chupete de golpe

Si el chupete es una adicción, ¿por qué no adoptar la misma estrategia que para dejar de fumar? El chupete desaparecerá de la noche a la mañana. Explícaselo a tu hijo con calma: «eres un niño mayor, por eso es hora de hacer como los niños mayores que no llevan chupete».

O: «vas a ir al colegio dentro de poco, como los niños grandes, y allí no dejan entrar con el chupete». Para facilitar el proceso, es conveniente que premies al niño.

Demuéstrale que se está comportando como los niños mayores con premios novedosos, como llevarle al zoo o a un parque de atracciones. 

Sin embargo, debes estar preparado para crisis de llanto intensas y enfados interminables. El síndrome de abstinencia del chupete acabará desapareciendo con el paso del tiempo. Sobre todo recuerda, no debe haber marcha atrás en el proceso. 

2. Quitar el chupete poco a poco

Seguimos comparando el chupete con dejar el hábito del tabaco. Hay quienes optan por dejarlo gradualmente. Pasan de diez a cinco cigarrillos al día, de cinco a tres, y de tres a uno hasta dejarlo por completo. Con el chupete puedes hacer lo mismo. 

Comienza por dejar que el niño use el chupete sólo durante la siesta y el sueño nocturno. Cuando veas que ya está acostumbrado, puedes eliminarlo de la siesta.

Después te resultará más sencillo averiguar cómo quitar el chupete de noche. Con un poco de suerte, el niño no debería quejarse demasiado.

Sustituye el chupete por otro tipo de ritual nocturno para aportarle tranquilidad: lee cada noche un cuento o cántale una nana.

3. Qué ponerle al chupete para que lo deje: método intervencionista

¿Hacer que el chupete sea menos agradable? ¿Qué ponerle al chupete para que lo deje? Esta es una técnica de tipo intervencionista que hay que evaluar bien antes de llevarla a cabo. Puedes frotar la tetina con limón o sumergirla en vinagre. Se trata de hacer una nueva asociación entre el chupete y un mal sabor. Este método debería facilitar el abandono del hábito. 

El mismo efecto de desafección natural se produce al cortar la parte superior de la tetina. La punta en forma de pezón será ya mucho menos agradable. La clave está en decirle al niño que es él mismo quien está rompiendo las tetinas. Al ser mayor y al tener ya dientes, los chupetes se desgastan y estropean. Hazlo con todos los chupetes y cada día ve cortando un poco más de la tetina.

4. Trucos para que un niño deje el chupete en 3 días

¿Cómo decir adiós al chupete en 3 días? Explícale a tu hijo que ha llegado el momento de separarse del chupete, que en 3 días y el transcurso de 2 noches deberá dejárselo a otro niño más pequeño. Todos los días deberás recordarle al niño cuánto tiempo le queda para «ceder» el preciado objeto con tetina. Con voz firme y suave, pero sin pedir permiso, recuérdale lo que va a pasar. 

Cuando llegue al día, junto a él, coloca sus chupetes dentro de una caja y entrégaselos a alguien en su presencia. Lo ideal es «cederlos» a otra madre con un recién nacido. Este método es ideal para madres persuasivas. 

5. El hada de los chupetes

Esta es una de nuestras técnicas para quitar el chupete favoritas. ¿Por qué? Porque traslada al niño a un mundo de fantasía. Explícale que existe un hada que lleva los chupetes a otros niños cuando éstos son ya mayores. A cambio, habrá una sorpresa para él. 

Por la noche, antes de irse a dormir, organiza todo como un gran acontecimiento. Poner el chupete en una bolsa o caja especial sobre la mesilla de noche. Dejad incluso una pequeña nota para el hada. Por la mañana, tu hijo encontrará un regalo junto a él. Si buscas ideas, puedes echar un vistazo a nuestro artículo sobre qué regalar a un niño de un año. 

6. Cuentos para dejar el chupete

Los cuentos para dejar el chupete son una herramienta maravillosa para ayudar al niño a retirarlo, todo rodeado de un mundo de fantasía. Te recomendamos estos 4 títulos:

  • «Los chupetes de Charlotte» – Editorial: SM
  • «Edu ya no necesita chupete» – Editorial: Juventud
  • «Rita ya no lleva chupete» – Editorial: Beascoa
  • «Los superhéroes no llevan chupete» – Editorial: Edebé

Puedes sorprenderte cuando los leas con tu hijo. Quizá sea él mismo quien te pida decirle adiós al chupete porque ya se ha hecho mayor, ¿no es el mejor método?

¿Os ha resultado útil este artículo para saber cómo quitar el chupete sin traumas? ¿Cómo ha sido vuestra experiencia? ¡Os esperamos en nuestra sección de comentarios! ¡Gracias por seguirnos!

Источник: https://www.sitly.es/blog/como-quitar-el-chupete-sin-traumas/

Cómo quitar el chupete – El Blog del Pediatra

¿Cuándo hay que quitar el chupete?

«No nos atrevemos a quitarle chupete»

La primera vez que escuché este comentario en la consulta me sorprendió y me dejó un poco perplejo. Luego, a lo largo de los años lo he oído muchas veces; ya no me sorprende, pero me sigue produciendo cierta perplejidad.

Dos adultos, él Ingeniero Industrial y ella Licenciada en Químicas, y «no se atreven» a quitarle el chupete a su hijo de 2 años (!!). El niño lo usa a toda hora, jugando, cuando está inquieto, para dormir,… pero no lo usa en la guardería.

A la madre le asombra que en la guardería no lo pide ni para dormir la siesta.

¿Qué es diferente en la guardería?

En la guardería le han dado una norma firme y clara: en la guardería no se usa chupete.

Bueno ahora ya está, vuestro hij@ usa chupete para todo y pensáis quitárselo, ¿cómo se hace?

La forma de quitar el chupete va a depender de la edad del niño, de su temperamento y de su madurez.

En el niño pequeño, de menos de 15 meses, suele ser más fácil. Simplemente se le quita, desaparecen los chupetes de la casa. Cuándo el niño llore, o proteste, se le calma cogiéndolo, hablándole,… Si usaba el chupete para dormir, habrá que cambiar el ritual para dormir (para saber cómo se hace, pincha aquí).

En el niño más mayor (partir de los 18-24 meses), hay que hacerlo de otra manera. La forma de hacerlo puede ser diferente para cada niño, según su carácter y su madurez.

A grandes rasgos, tenemos dos extremos del temperamento. En un extremo está el niño apacible, que casi siempre está contento, que se adapta muy fácilmente a las novedades y a los cambios.

Y en el otro extremo, el niño inquieto, difícil, que le cuesta aceptar los cambios, lo nuevo, y se frustra con facilidad.

La gran mayoría de niños están en algún punto entre estos dos extremos, con todas las variantes y matices que se quiera (obviamente cada niño es diferente).

En el niño adaptable y tranquilo cualquier cosa va a funcionar. Con cariño, pero con firmeza se le dice que ya no va a usar chupete, porque ya es mayor,… En estos niños suele funcionar muy bien la primera estrategia que explico más abajo.

En el niño más inquieto va requerir algo más de habilidad y paciencia. Suelo recomendar dos posibles estrategias para retirar el chupete. No es una mejor que otra; aconsejo una u otra según los padres y el carácter y la madurez del niño. Los padres sois los que mejor conocéis a vuestro hijo, así que podéis ver que le puede ir mejor a vuestro hijo.

  • Primera estrategia: «convencerlo» de que es mayor. Bueno, con un poco de «teatro»: hacer una especie de ceremonia de despedida del chupete. Primero explicádselo y poner una fecha con algo de antelación, unos días o unas pocas semanas,… (a los niños les gusta saber que va pasar). Que vuestro hijo pinte una cajita para poner los chupetes, que los ponga dentro, y se hace un ritual de despedida,… y se tira a la basura, o se la lleva alguien (los Reyes Magos,…). Usad la imaginación, pensad que le puede resultar convincente a vuestro hijo. Cuando pida el chupete (por hábito), recordadle la ceremonia de despedida, que ya es mayor,…
  • Segunda estrategia: cortar los chupetes. Cortar un poco la punta del chupete y cada día ir cortando un poquito más. Cuando pida chupete le dais el chupete cortado. Si protesta de que está roto, le dais otro igualmente cortado,… La clave es hacer como si no os dieseis cuenta de que los chupetes están cortados. Si pregunta porque están rotos hay que decirle, que como ya tiene dientes los va rompiendo él sin darse cuenta,…

En ambos casos la clave es el convencimiento con que le decís las cosas,… Cualquier estrategia fracasará si no estáis convencidos y la hacéis con dudas.

En el niño que usa el chupete a toda hora, tanto para dormir como de día, puede ser mejor ir disminuyendo el uso de chupete (y de tetinas también) primero, antes de quitárselo con alguno de estos métodos.

Una vez tomada la decisión, no volver a atrás, mantenedla, con cariño y con empatía, pero con firmeza. Puede que tenga alguna rabieta, (consejos de cómo manejarla aquí). Sobre todo no le riñáis, ni mostréis enfado.

¿A qué edad se debe quitar el chupete?

A partir de los 15-18 meses, lo antes posible, Por dos motivos. Uno por las consecuencias y dos porque conforme se acerque a la edad del «no y el yo», más difícil va a ser.

Edad máxima a partir de la cual no debería usarse nada el chupete: 2 años.

El chupete no es perjudicial para bebés, incluso es beneficioso porque satisface su necesidad de succionar, le ayuda a calmarse cuando está inquieto y protege del Síndrome de Muerte Súbita del Lactante, pero debe usarse bien. Si quieres saber cómo usar bien el chupete pincha aquí.

«Y si no se lo quitamos hasta que nuestro hijo decida, ¿qué consecuencias tiene?»

Fundamentalmente problemas con la posición de los dientes, como mordida abierta o mordida cruzada (referencia aquí).

También puede afectar el lenguaje, por dificultar la pronunciación, a una edad en que es importante la adquisición de una correcta fonación (referencias aquí y aquí).

Es una nueva oportunidad para vuestro hij@, para que aprenda a enfrentar y resolver problemas de la existencia. Y para vosotros, como padres, para que conozcáis cómo es vuestro hij@ !

Источник: https://pediatragabiruiz.com/como-quitar-chupete/

La retirada del chupete o dedo

¿Cuándo hay que quitar el chupete?

No me digáis que lo de retirar el chupete no tiene miga.

Como todo pasa ya no me acuerdo de cuando se lo quitamos a la buenahija1, lo que está claro es que hay que echar mano de una dosis de paciencia extra y un poco de imaginación y, sobre todo, eliminar de la área visual del niño en cuestión todos los chupetes que hemos comprado ‘por si acaso’ y que ya suman más de diez. Para aquellos que habéis pensado que ya es hora de abandonarlo y de que se lo lleve el hada de turno al país de los chupetes. hoy nuestra colaboradora Alejandra Melús nos da las pautas para hacerlo.

*Podéis seguir a Alejandra en ,  y en su BLOG.

Hoy os vengo a hablar de cómo retirar el chupete o el dedo en los buenoshijos.

1. Retirada del chupete

Cuando se habla del chupete del buenhijo, nos encontramos opiniones para todos los gustos. Hay quien opina que no quiere ni oír hablar del chupete, quien prefiere dárselo nada más nacer, quien tiene claro cuándo, cómo y por qué se lo da y quien prefiere esperar a que el buenhijo se lo quite solo. Como veis hay tantas opiniones como malasmadres en el mundo.

Ya sabéis, que no me gusta afirmar una edad determinada para algo, ya que cada buenhijo lleva sus ritmos y es maduro para unas cosas antes o después que otro.

Por ello, lo importante es identificar el momento adecuado para retirar el chupete a nuestro buenhijo, siempre dentro de unos límites de edad más o menos establecidos e intentando no hacerlo junto con otros cambios significativos del niño (llegada de un hermano, cambio de cuna a cama, inicio del colegio…).

Los pediatras no suelen aconsejar ofrecer el chupete al niño antes de que se establezca adecuadamente la lactancia materna, ya que aseguran que puede interferir en ésta. Lo que está claro es que el hecho de succionar, calma al bebé y le da una herramienta de consuelo y seguridad de la que el peque se beneficia y por lo tanto, también su entorno.

Esta herramienta parte del reflejo de succión que tienen los bebés incluso antes de nacer, la cual les hace buscar el alimento, el pecho de su madre, la calma y la cercanía.

Esta succión la emplean muchas veces para tranquilizarse y no para alimentarse, por lo tanto al ofrecerles nuestro dedo meñique o un chupete, el bebé se calma al chuparlo por lo que la acción de succión conlleva y desencadena en su cerebro.

Cómo dejar el chupete

El chupete no tiene edad exacta de retirada, pero casi todos los profesionales (logopedas, pediatras, dentistas, odontopediatras…) coinciden en que la edad recomendada de retirada es hacia los dos años, cuando le han salido los dientes de leche al peque, come alimentos sólidos de todo tipo y tiene gran interés por comunicarse a través del lenguaje hablado.

Todo ello se podría ver perjudicado por el uso del chupete, ya que éste a largo plazo puede deformar el paladar, la colocación de los dientes, retrasar el lenguaje del niño o generar problemas en la alimentación.

Esta edad de retirada puede variar si se detectan antes problemas fisiológicos en el niño, como frenillo, problemas en la alimentación, problemas en la dentición u otros, ya que si esto es así debemos retirar el chupete en cuanto un profesional nos lo aconseje.

Y con todo esto no quiero decir que el chupete no deba usarse nunca, sino que tiene su tiempo y su función, como la mayoría de herramientas empleadas en la infancia y, después debe ser retirado de esta forma:

  • Anticipar el proceso: Usaremos el lenguaje y nos basaremos en la comprensión del niño en ese momento. Le explicaremos que ya es mayor (nunca usaremos el término bebé de forma peyorativa, ya que ser bebé no es algo negativo, sino que daremos énfasis al hecho de que ser mayor tiene sus ventajas) y, que por esto vamos a dejar de usar el chupete, porque no nos deja hablar bien, nos puede descolocar los dientes o nos impide cantar. Lo que se os ocurra que pueda motivarle, pero siendo realistas y planteando un cambio de bebé a niño.
  • Sólo se lo ofreceremos en momentos puntuales, como la siesta o la noche, ante una caída o un enfado. Además debemos darle otras herramientas como un muñeco que le acompañe o un gesto de cariño que le consuele y le ayude a empezar a sustituir el chupete.
  • Realizar la retirada: dependiendo de la edad del niño comprenderá mejor o peor este proceso y la explicación que le demos de lo que está sucediendo. Por lo tanto, debemos buscar una historia que comprenda y que le ayude a entender este cambio. Por ejemplo, podemos decirle que este año los Reyes Magos se tienen que llevar nuestro chupete porque se los llevan a los bebés que van a nacer, o podemos echarlo al buzón explicándole que el cartero se lo llevará a los bebés que nazcan; o podemos echarlo juntos simplemente a la basura porque haya comprendido que no debe usarlo más.El niño se sentirá más seguro y comprenderá mejor el proceso si participa en él, por lo tanto es positivo hacerle parte activa y explicarle de forma sencilla y clara lo que sucede.

Ante todo, la retirada debe ser firme, ya que si cada día proponemos un modo o una idea nueva, el niño se sentirá confuso e inseguro.

2. La retirada de la succión del dedo

Tendremos en cuenta que los perjuicios son los mismos que los del chupete, pero con la desventaja de que el chupete se puede quitar y el dedo no puede quitarse de la vista tan fácilmente.

Son varios los estudios que demuestran que chuparse el dedo hasta los 4 años no tiene por qué indicarnos ninguna alteración emocional en el peque, pero a partir de los dos años debemos estar atentos para prevenir que el reflejo de succión que aliviaba o calmaba al niño se convierta en un hábito o una costumbre.

El niño puede chuparse el dedo como respuesta a tres tipos de conducta, en rasgos generales:

  1. Porque calma su inquietud, aburrimiento o nerviosismo con ello. Para ello le ofreceremos otras actividades cuando detectemos que se encuentra en esta situación (un juego, una canción, otra actividad…).
  2. Porque tiene una necesidad emocional. Ante un disgusto, un golpe o un enfado. Por lo tanto, si le ofrecemos un abrazo, un gesto que alivie su sentimiento de angustia o tristeza, que le reconforte y le haga sentirse bien, encontrará otros modos de calmarse por sí mismo y detectar sus necesidades afectivas.
  3. Porque quiere calmarse, dormir o tranquilizarse. El hecho de chuparse el dedo suele ser una rutina en él, ya que le ayuda a conciliar el sueño. Podemos ofrecerle un muñeco o un objeto que le ayude a calmarse, que le sirva como rutina y apoyo a la hora de relajarse.

Muchos especialistas recomiendan vendar el dedo o cubrirlo con alguna sustancia de mal sabor para que el niño rechace el dedo al llevárselo a la boca y no sentirlo igual que siempre.

Bajo mi punto de vista este modo de actuar no contempla tanto las necesidades emocionales del niño, y no respeta su ritmo, por lo que yo recomiendo actuar siendo más constantes en el abandono de la conducta, estando encima del niño y corrigiéndole cada vez que lo necesite, dándole otros refuerzos físicos o emocionales según los necesite en lugar de tapándole o haciéndole rechazar aquello que hasta ahora era su mejor aliado.

3. Adaptación al cambio

Debemos tener en cuenta que el proceso de adaptación puede ser más o menos costoso, dependiendo de cada caso, y si el niño nos demanda atención o se encuentra irritable o enfadado, debemos darle apoyo y consuelo, le acompañaremos y comprenderemos en este paso tan significativo para él.

Podemos ofrecerle un nuevo objeto para calmarse o para dormir (dou-dou, pañuelo de mamá con su olor a colonia, juguete favorito, lo que él elija) y, debemos tener en cuenta que puede haber cambios en el sueño, el carácter, el descanso, ya que puede estar más inquieto, más sensible, etc.; o que por el contrario, puede que se adapte fenomenal y mucho mejor de lo que esperábamos y todo sea más sencillo de lo que nos habíamos planteado en un inicio.

Por último añadir que a veces estos cambios son más significativos para los padres que para los hijos. Quitar el chupete o el dedo es uno de los grandes hitos que nos muestra de manera visual que nuestro bebé se está haciendo mayor y a veces somos nosotros, los adultos, quienes no queremos dejar que nuestro bebé crezca.

Os animo a intentarlo con una predisposición positiva, ya que suele ser más fácil de lo que creemos. Sed conscientes de que si nosotros queremos, podemos y, que todo con buena predisposición es más sencillo. Os lo digo por experiencia propia.

Y vosotras, ¿cómo llevásteis este proceso?, ¿os costó mucho?

Источник: https://clubdemalasmadres.com/la-retirada-del-chupete-o-dedo/

Consecuencias de usar el chupete, ¿por qué es necesario quitarlo?

El uso del chupete no siempre es beneficioso. No sólo si el niño lo usa a partir del primer año, sino también durante los primeros días de vida del bebé.

No es recomendable dárselo a un recién nacido, ya que puede crearle cierta confusión a la hora de establecer la lactancia materna.

 Para saber cuándo poner el chupete habrá que esperar a que el bebé cumpla el primer mes, es entonces cuando la lactancia se habrá regulado correctamente. 

En caso de que optes por darle el chupete a tu hijo, debes saber que su uso prolongado puede hacer que se convierta en imprescindible para él. Las consecuencias pueden ser negativas a largo plazo. 

Estos son los principales efectos negativos del chupete y las razones por las que hay que ayudar al niño a dejarlo:

  • El chupete puede interferir en el establecimiento de la lactancia materna (el bebé tiene que hacer menos esfuerzo al succionar la tetina del chupete que el pezón).
  • Usar el chupete puede producir malformaciones en la mandíbula y dientes del niño (maloclusión de la mordida, mordida abierta o deformidad del paladar). 
  • El chupete puede producir infecciones en la boca (la infección más habitual es la producida por la candida albicans, mucho más habitual durante los primeros meses de vida en los que el bebé saliva menos).
  • El uso prolongado del chupete puede producir un retraso en el habla (tener el chupete en la boca hace que el niño hable menos e impide que mueva la lengua de forma natural).

Podrás encontrar a continuación los mejores trucos para que tu hijo deje el chupete. Si además estás buscando una profesional del cuidado infantil para echarte una mano con los chicos, ¡registrate gratis y probá sin compromiso Sitly! ¡Podrás acceder a todos los perfiles disponibles en tu zona!

¿Preferís hacerlo desde tu móvil o tablet? Descargá la APP de Sitly y forma parte de la mayor red social de familias y niñeras de Argentina. Te explicamos cómo funciona la app en el siguiente vídeo:

Comentarios

comentarios

Источник: https://www.sitly.com.ar/blog/como-quitar-el-chupete-sin-traumas/

¿Cuándo hay que quitar el chupete?

¿Cuándo hay que quitar el chupete?

Indice

  • La función del chupete
  • ¿Cómo quitar el chupete?

La función del chupete

Si le das el pecho a tu recién nacido, no se debe ofrecer el chupete hasta que la lactancia materna se haya establecido correctamente, en torno a las 3 semanas de vida.

Una vez pasado este plazo, la mayoría de los padres ofrece el chupete a su bebé ya que viene muy bien para tranquilizarlo y ayudarlo a dormirse solo.

A algunos bebés les cuesta cogerlo o incluso lo rechazan siempre; otros lo cogen con gran alegría; y otros tardan en aceptarlo, pero luego no hay manera de quitárselo.

Si tu hijo sí ha estado usando chupete, debes saber que estos son algunos de los beneficios que este producto ofrece a tu pequeño:

Reduce el riesgo de muerte súbita. Según un estudio realizado por la American Academy of Pediatrics, el chupete estimula el desarrollo de los caminos neuronales que controlan la potencia de las vías respiratorias superiores, pudiendo reducir hasta un 90% el riesgo de muerte súbita en los bebés. Además, ayuda al niño a permanecer boca arriba tumbado.

Ayuda a calmar al bebé. La succión calma y tranquiliza al bebé y, como no puedes pasarte el día con el pequeño enganchado al pecho, el chupete le proporciona ese movimiento que le aporta tranquilidad y seguridad.

Ayuda al niño a dormir. El chupete aporta seguridad y tranquilidad al pequeño también por la noche, ayudándole a conciliar el sueño y a dormirse solo si se despierta en medio de la noche. Solo tiene que buscar su chupete y ponérselo de nuevo.

No obstante, todos los expertos coinciden en que, a pesar de estos beneficios, no debe usarse el chupete más allá de los 18 meses o 2 años, ya que a partir de esa edad puede causar una serie de problemas al bebé:

1- Menor crecimiento maxilar: chuparse el dedo o seguir usando chupete pasados los 2 años puede causar compresiones del maxilar, deformaciones en el paladar, maloclusiones dentarias permanentes y protrusión de los dientes anteriores.

2- Otitis media aguda: la succión frecuente aumenta la producción de saliva, importante medio de transmisión de microorganismos al oído, por lo que puede causar más infecciones respiratorias y otitis.

3- Candidiasis oral persistente: esta infección está causada por un hongo del grupo cándida que puede contraerse, entre otros motivos, al llevarse a la boca objetos contaminados como el chupete.

4- Mal aprendizaje del habla: los cambios en la cavidad oral provocados por el uso prolongado del chupete pueden hacer que el niño pronuncie peor algunos fonemas.

¿Cómo quitar el chupete?

Explícale que ya es mayor y debe dejar de usar chupete, igual que mamá y papá no lo usan.

– Si lo necesita para dormir, intenta sustituirlo por un objeto de apego como un peluche o una mantita que le aporte la seguridad que le daba el chupete. Una vez dormido, puede quitárselo suavemente para que se vaya acostumbrando a no tenerlo todo el rato.

– Antes de quitárselo del todo, ve reduciendo su uso. Cuando lo pida de día, distráele con otra cosa o dale un juguete para que se vaya acostumbrando a usarlo menos.

Elógiale cada vez que no lo pida o lo use para que se sienta bien con su logro.

Hazle un pequeño agujero o cósele con un par de puntadas en la tetina. La sensación áspera al chuparlo le desagradará y ya no querrá usarlo.

Durante el día, tenlo escondido para que no se acuerde de él.

Lo más complicado suele ser quitarlo para dormir, por eso algunos padres optan por decirle al niño que se lo ha llevado Papá Noel o un hada y que ya no lo tiene. Lo normal es que llore la primera noche y luego ya se le olvide, pero si lo pasa muy mal y no duerme o llora desconsoladamente, puedes hacer la transición gradualmente. Empieza por quitarlo al menos de día.

– Ten calma y paciencia, el momento llegará, ningún adulto sigue usando chupete. No te obsesiones con el tema.

– No te pongas nervioso ni le regañes por seguir usándolo, eso le hará sentirse mal y tener más ganas de usarlo. En lugar de eso, dale un pequeño premio o recompensa cada vez que lo deje él solo en la mesilla o que no lo pida para dormir.

– Muchos niños dejan del todo el chupete, también para dormir, cuando empiezan el colegio y ven que sus amigos ya no lo usan. Por lo tanto, ten paciencia y ve reduciendo gradualmente su uso, que seguro que lo deja más pronto que tarde.

Foto: Freepik.com

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/bebe/cuidados-bebe/cuando-hay-que-quitar-el-chupete-10212

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: