Cuándo ir a la matrona

Cuándo ir a la matrona si estás embarazada

Cuándo ir a la matrona

El embarazo es una etapa en la vida de la mujer que requiere de muchos cuidados tanto para ella como para el bebé para que toda la gestación avance adecuadamente y no haya complicaciones ni durante los nueve meses ni en el momento del parto.

Es especialmente importante así acudir a todas las citas médicas y realizar las pruebas necesarias para comprobar que todo está perfecto.

Sin embargo, muchas veces, las dudas surgen sobre cuándo hay que ir al médico por primera vez y, sobre todo, a la matrona.

En unCOMO te explicamos cuándo ir a la matrona si estás embarazada para que no se te pase la fecha si vas a ser mamá.

Antes de ir a la matrona, es importante comprobar que realmente se está embarazada y que la ausencia de menstruación o regla no responde a algún problema ginecológico o al estrés, entre otras posibles razones.

De esta manera, tras darte cuenta del primer retraso, lo primero que debes hacer es realizarte un test de embarazo para ver el resultado. Si es positivo, deberás acudir al médico para corroborarlo.

Cuándo hay que ir al ginecólogo si estás embarazada

Normalmente, el proceso (puede variar en algunas autonomías por la transferencia de competencias sanitarias) comienza con la visita al médico de familia para indicarle que estás embarazada.

Él mismo te mandará una primera analítica para comprobar que realmente estás embarazada y te derivará al ginecólogo para que haga un primer chequeo y ya citarte para la matrona.

También puede suceder que directamente el médico de familia te derive al ginecólogo y que sea este doctor el que te realice el análisis de confirmación del embarazo y te derive posteriormente a la matrona.

Además del primer análisis para comprobar el embarazo, el ginecólogo puede hacer otra analítica para realizar el cribado de síndrome de Down y detectar posibles defectos del tubo neural. También es posible que te planteen la prueba de la amniocentesis para realizártela posteriormente, entre otras.

Lo más recomendable es que acudas al médico, con independencia de que tengas que pasar por el de familia o te manden directamente a ginecología, nada más enterarte de que estás embarazada con el fin de que puedas seguir pautas alimenticias o cuidados adecuados desde el comienzo del embarazo.

Con cuántas semanas hay que ir a la matrona

De todos modos, si has tardado más tiempo en darte cuenta de que estabas embarazada, tampoco es un problema. Pero siempre lo adecuado es que vayas a la matrona antes de la primeras 12 semanas de gestación.

Tras la primera visita, la consulta con la matrona se repetirá cada cuatro semanas aproximadamente hasta que te encuentres en la 36 del embarazo y cada dos semanas hasta la 38. A partir de ahí, la periodicidad aumenta a una semana hasta que el embarazo llegue a su final.

La primera cita con la matrona, que se tiene que realizar antes de esas 12 primeras semanas de embarazo, es individual para atender de manera personalizada a cada mujer embarazada y resolver las posibles dudas que pueda tener.

En resumen, se trata de conocerte bien (te hará algunas preguntas íntimas) y de darte toda la información posible sobre el embarazo. Posteriormente, puedes ir acompañada de otras personas porque también se hacen visitas colectivas.

De hecho, durante la primera etapa del embarazo, habrá diferentes tipos de encuentros porque también comenzarán las clases o el curso de preparación al parto, siendo recomendable que lo inicies antes de la semana 28.

Cursos de preparación al parto

Este curso es especialmente útil porque se explica todo lo que sucede en el parto, además de poder aprender cómo se debe respirar, cómo dar el pecho o cuál es el momento en el que tienes que acudir al hospital para el nacimiento de tu hijo.

Además, también te enseñarán ejercicios para fortalecer el suelo pélvico, que podrás realizar también tras el alumbramiento (en el momento que se te indique) para evitar la caída de la vejiga, entre otros beneficios.

Puede que también te interese Cómo hacer dieta en el embarazo.

Tras el parto, también es conveniente que vuelvas a visitar a la matrona.

En estas consultas, te podrá ayudar a recuperar el tono muscular en el abdomen y el perineo, aparte de orientarte en los cuidados que debes seguir ahora, especialmente si estás dando de lactar al bebé.

Igualmente, te asesorará para prevenir la depresión postparto y te podrá indicar los mejores cuidados y recomendaciones para tu bebé.

Normalmente, esta cita te la darán ya en el hospital tras el parto o bien deberás solicitarla tú misma con los documentos que te faciliten en la maternidad.

Con estas indicaciones, en unCOMO esperamos haberte respondido a tu pregunta de cuándo ir a la matrona si estás embarazada. Y, ante cualquier duda, siempre es recomendable que vayas cuanto antes al médico, ginecólogo o matrona para resolverlas y que realices todas las consultas que precises. Puede que también te interese Cómo tener un embarazo sano.

Este artículo es meramente informativo, en unCOMO no tenemos facultad para recetar ningún tratamiento médico ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cuándo ir a la matrona si estás embarazada, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Salud de la Familia.

Источник: https://salud.uncomo.com/articulo/cuando-ir-a-la-matrona-si-estas-embarazada-48292.html

¿Sabes qué puede hacer tu matrona por ti?

Cuándo ir a la matrona

Es muy probable que si te digo que soy matrona pienses en  un parto. Seguramente me imagines participando en ese momento tan especial que es el nacimiento de un niño, cogiéndole y poniéndoselo por primera vez a su madre en contacto piel con piel.

Como matrona te puedo decir que es un momento mágico, maravilloso. No hay nada más emocionante que dar la bienvenida al mundo a una nueva vida.

O casi nada, porque la experiencia me ha demostrado que acompañar a una mujer antes del parto,  incluso antes de su  embarazo y seguir a su lado después del nacimiento puede ser igual de emocionante.

Y es que a lo mejor  no tienes  muy claro cómo te puede ayudar una matrona fuera del paritorio, incluso puede que nunca hayas ido  a su consulta.  Pero si sigues leyendo te contaré porque yo creo que si eres mujer necesitas una matrona en tu vida, incluso aunque hayas  optado por no ser madre.

¿Quién es la matrona?

Me parece importante empezar aclarando esto, para que no haya ningún malentendido. Las  matronas somos profesionales sanitarios  que nos hemos formado en la Universidad según los planes de estudio de cada país.

En España, por ejemplo, una matrona tiene que estudiar la carrera universitaria de enfermería, que actualmente es un Grado Universitario de 4 años. Una vez en posesión del título de enfermera, hay que optar a la especialidad de ginecología y obstetricia.

Para acceder a la especialidad de matrona hay que superar un examen de toda la carrera, el  EIR(tal vez sea más conocido el equivalente de los médicos, MIR).

Posteriormente cursar dos años de residencia en un hospital público de la red nacional española dentro de una Unidad Docente, donde tenemos formación tanto teórica como práctica en distintos hospitales y centros de salud.

Y todo para especializarnos y poder trabajar basándonos en la evidencia científica y  abordar aspectos tan importantes para una mujer como son los referentes a su salud sexual y a su salud reproductiva.

¿En qué te puede ayudar una matrona?

En la adolescencia.

Estamos desde tu primera menstruación, tus primeras dudas sobre cuándo se considera que una regla es normal, qué pasa si te duele, qué productos de higiene íntima puedes usar, que controles o pruebas  tienes que hacerte…

Tus primeras relaciones sexuales, que anticonceptivo elegir, cuánto cuesta y cómo acceder a él, cuándo hacerte una citología, para qué sirve la vacuna del VPH, cuando debes ir al ginecólogo…

En el embarazo.

Estamos desde que sientes el deseo de ser madre o de no serlo. Dudas de fertilidad, cómo aumentar las posibilidades de embarazo, si tienes que hacerte algún control, si tienes que tomar algún medicamento…

Cuando estás embarazada, no solo hablamos de consejos de nutrición, de ejercicio, de cómo aliviar molestias propias de cada trimestre o los motivos para acudir a urgencias. Hablamos también de las emociones y de los miedos que nos suelen aparecer a todas las mujeres cuando estamos embarazadas.

De las distintas opciones que existen de vivir el embarazo y  el parto. Te ayudamos a que elijas libremente la que mejor se adapte a ti  dependiendo de la etapa de la vida que estés viviendo en ese momento.

Para que disfrutes de  tu embarazo tranquila, sin sentirte juzgada ni culpable pero  sobre todo que sea  siempre de manera segura.

En el postparto.

Una vez que ha nacido tu bebé, es cuando yo creo que más  necesitas una matrona a tu lado. No solo para vigilar  tu recuperación física o comprobar cómo evoluciona tu útero, tu herida  si has tenido una episiotomía / cesárea o cómo está tu suelo pélvico.

Lo más importante del postparto es el cambio emocional.

Los sentimientos que aparecen, que a día de hoy y a pesar de ser comunes en todas las mujeres, todavía son muy desconocidos y esto hace que la mayoría de las mujeres nos sintamos solas en el postparto a pesar de  estar rodeadas de mucha gente.

La lactancia materna.

Desde el inicio para que tengas una lactancia exitosa si es lo que has elegido hasta un destete respetuoso cuando tú decidas, pasando por los baches y dificultades que se presentan. Porque  a pesar de ser algo tan natural, está llena de dudas, de mitos y sobre todo de presiones sociales.

La menopausia

Esa  etapa por la que vamos a pasar todas las mujeres y que te suele pillar desprevenida. Primero porque está invisibilizada y segundo porque generalmente está reducida a dos ideas: vejez y sofocos. La primera no tiene nada que ver con la realidad y la segunda no es precisamente lo más representativo de esta etapa.

Y es que a pesar de que es fundamental tener unos cuidados especiales para mantener una buena calidad de vida, la menopausia no es una amenaza para ti, sino  todo lo contrario.

Con la información necesaria puede ser una oportunidad para renovarte y empezar a vivir a un nuevo ritmo que ya no va a estar regulado por tu ciclo hormonal.

Como ves, las matronas estamos contigo desde la primera menstruación hasta la última. Ofreciéndote cuidados y recursos para que cuides  tu cuerpo. Porque estar bien informada es muy importante para poder tomar decisiones empoderadas sobre tu cuerpo.

 Por todo esto,  yo desde aquí  te animo a que si todavía no la tienes,  pongas una matrona en tu vida.

Matrona Leticia Del Valle

Soy enfermera especialista en Obstetricia y Ginecología (Matrona).

Experta en embarazo, postparto lactancia. Salud sexual y reproductiva: ciclo menstrual, infertilidad, anticonceptivos, suelo pélvico, menopausia.

Sigue mis publicaciones en:  http://www.matronaleticiadelvalle.com

Instagram: https://www.instagram.com/matrona_leticiadelvalle/

:      https://.com/tuecobebe

: https://www..com/tuecobebe/

Matrona de We Doctor

Solicitud de consulta online con Leticia: https://tuconsulta.we-doctor.com/agenda/4980752

Источник: https://we-doctor.com/sabes-que-puede-hacer-tu-matrona-por-ti/

Primera visita al ginecólogo: la confirmación del embarazo

Cuándo ir a la matrona

Mi bebé y yo

Después de haber confirmado que estás embarazada mediante el test de embarazo, llega el momento de pedir tu primera cita con el ginecólogo con el fin de confirmar la gestación e informarte de las pautas a seguir a partir de ahora.

Cuándo es el momento adecuado

  • El primer control del embarazo suele realizarse entre la semana 6 y 9 de gestación, siempre contando desde la fecha de la última menstruación.
  • Acudir a esta primera cita antes de la sexta semana de embarazo es poco aconsejable, ya que difícilmente el examen ecográfico podrá obtener información útil del embrión, que todavía es muy pequeño y, con toda probabilidad, no se podrá detectar el latido fetal.
  • Durante esta primera visita, el ginecólogo realizará una ecografía vaginal para confirmar la presencia del saco amniótico, elaborará tu historial clínico y determinará la fecha probable del parto. Veámoslo por partes. 
  • Ecografía vaginal 
  • La realización de un ultrasonido transvaginal se realiza durante esta primera visita para confirmar el embarazo.
  • Además, esta ecografía vaginal permite comprobar si la gestación se ha formado dentro del útero, lo que descartaría el embarazo ectópico.
  • También permite ver la presencia del saco amniótico, que descarataría el embarazo anembrionario. 
  • Esta ecografía permite establecer el tipo de embarazo de la futura mamá, para ver si es único o múltiple, y en algunas ocasiones, aunque no siempre es posible, permite percibir el latido fetal.
  • Si todo va bien, el bebé estará anidando en el útero y el ginecólogo confirmará su correcto desarrollo.

Historial clínico 

Durante esta primera visita al ginecólogo, se elabora el historial clínico de la futura mamá.¿Qué cosas evalúa el especialista?

  • Para ello, el médico evaluará tu estado de salud y el de tu pareja, valorará vuestros antecedentes familiares, preguntará por enfermedades, alergias, intervenciones quirúrguicas y hábitos de vida y alimentación.
  • En lo relacionado con el embarazo, mirará si has sufrido abortos previos y, si ya has sido mamá, repasará cómo fue el primer embarazo y el parto, para tener en cuenta posibles complicaciones. 
  • Para evaluar tu estado de salud, el ginecólogo te tomará la presión, controlará tu peso y te mandará hacerte un análisis de sangre y de orina.
  • Con el análisis de sangre, se determina el grupo sanguíneo y el factor Rh de la futura mamá y se analizan posibles infecciones como la hepatitis, el SIDA o la toxoplasmosis.
  • Con el análisis de orina, se comprueban los niveles de azúcar y proteínas para descartar enfermedades.

(Te interesa: ¿Qué es la toxoplasmosis?)

Análisis de sangre y orina

Los análisis de sangre y orina sirven para detectar situaciones de salud que podrían ser nocivas para la salud del bebé. 

Análisis de sangre

  • Determinan si la futura mamá padece enfermedades de transmisión sexual, si tiene riesgo de toxoplasmosis y si sufre carencias alimentarias, como la anemia, que se caracteriza por un bajo número de glóbulos rojos, lo que puede provocar mucho cansancio durante el embarazo y aumentar el riesgo de parto prematuro.
  • El análisis de sangre también determina el factor Rh de los glóbulos rojos.
  • A las mujeres que no tienen el factor Rh se les denomina Rh negativas y, por lo general, necesitan someterse a un tratamiento para proteger a sus bebés de un problema potencialmente peligroso en la sangre.

(Te interesa: ¿Qué es el factor Rh en el embarazo?)

Análisis de orina

Determinan la existencia de uno de los siguientes problemas de salud: 

  • Bacterias en la orina. Indican una infección en las vías urinarias, que puede poner en riesgo la salud del bebé y la mamá. Algunas de las infecciones de las vías urinarias no presentan síntomas, pero son igualmente peligrosas. 
  • Azúcar en la orina. Puede indicar una diabetes, por lo que el ginecólogo posiblemente indicará pruebas adicionales.
  • Proteína en la orina. Puede indicar una infección de las vías urinarias o, en una etapa posterior del embarazo, alta presión arterial. 

Citología vaginal

  • Esta prueba permite recoger células, que se envían al laboratorio para ser analizadas con el fin de descartar problemas de salud como el cáncer.
  • Se practica con una espátula de madera, cepillo o esponja de algodón con el objetivo de raspar suavemente la superfície del cervix para recoger células.

Fecha prevista del parto 

Finalmente, durante este primer control del embarazo, el ginecólogo establecerá la fecha prevista del parto. Para calcularlo, el médico te preguntará por la última fecha de la menstruación.

  • El embarazo tiene una duración de 40 semanas contadas a partir del primer día de la última regla. Una vez disponga de esta información, el ginecólogo aplicará la denominada Regla de Negele, que consiste en restar tres meses y sumar siete días a esta fecha. 
  • Para realizar el cálculo de la fecha prevista del parto, los ginecólogos suelen utilizar unas ruedas con el cálculo ya hecho. En la rueda, se coloca la fecha de la última menstruación y automáticamente aparece la fecha de parto. 

(Te interesa: Calculadora de la fecha de parto)

Otras consideraciones importantes

  • Finalmente, el ginecólogo te dará algunos consejos sobre la alimentación. Saber qué debe comer la futura mamá es fundamental para su salud y la de su bebé.
  • Asimismo, te indicará cómo evitar malos hábitos, estrés y preocupaciones.
  • También fijará las próximas citas para los primeros exámenes que se deben efectuar.

Источник: https://mibebeyyo.elmundo.es/embarazo/primer-trimestre/primera-visita-ginecologo-237

No te saltes las visitas al ginecólogo y a la matrona tras el parto: son fundamentales

Cuándo ir a la matrona

El postparto es un momento crucial para las mamás, ya que tienen que adaptarse a su bebé y a unas nuevas rutinas, mientras su cuerpo aún se está recuperando del embarazo y el trabajo del parto. Y aunque muchas veces no hay tiempo ni para la ducha tienen que cuidarse.

Y eso empieza por acudir a sus revisiones postparto para comprobar que se están recuperando bien o plantear las dudas de su nueva vida (siempre hay).

La primera visita será a los 10 días del parto, con la matrona si accedes por la Seguridad Social, y con el ginecólogo, si vas por la sanidad privada. Sara Cañamero, matrona y directora de Maternatal nos cuenta qué se hace en cada visita.

Diferencias entre sanidad pública y privada

La matrona nos especifica los protocolos postparto, teniendo en cuenta que los tiempos pueden variar algo dependiendo de la maternidad o la Comunidad Autónoma:

  • Si has dado a luz por la Seguridad Social, deberás pedir una cita con la matrona de tu Centro de Salud, más o menos a los diez días después de nacer tu hijo.
  • Si el parto ha sido vaginal, ya no verás al ginecólogo hasta tu próxima revisión ginecológica rutinaria.
  • Solo si te han practicado una cesárea, pasarás por su consulta para comprobar el estado de la herida de la incisión, y la retirada de los puntos.
  • Si has elegido la sanidad privada, los papeles están totalmente invertidos: la matrona no tiene papel alguno y es el ginecólogo el que te verá a los diez días del parto y cuando sea necesario.

La primera revisión con la matrona

La mamá acude con su bebé, ya que se valora a los dos. Según Sara Cañamero sirve para:

  • Comprobar el estado general del recién nacido: sus deposiciones, cordón umbilical, hábitos de sueño… Así se pueden solucionar los posible problemas cuanto antes.
  • Asegurarnos de que la lactancia funciona bien. La mamá puede preguntar sus dudas.
  • Revisar la salud emocional y física de la madre.

Por eso, la matrona tiene que:

  1. Hacer una revisión de la historia de la madre y del parto: natural o inducido, cuánto pesó el bebé, su estado al nacer…

  2. Preguntar por los hábitos de vida, dando pautas para mejorarlos y resolviendo dudas de la madre sobre la alimentación, inicio de relaciones sexuales, métodos anticonceptivos, ejercicio, hábitos tóxicos, estado de la vivienda, adaptación familiar de los padres y hermanos mayores.

  3. Revisar la herida quirúrgica, si el parto ha sido por cesárea, y asegurarse de que los puntos están bien.

  4. Tocar los pechos de la madre para ver si están blandos y observar cómo se agarra el bebé si durante la consulta el pequeño pide pecho. Así se puede corregir o detectar algún problema en el paladar que dificulte su alimentación.

  • Palpar los pechos de la madre si el bebé se alimenta de biberón, para comprobar que la medicación para retirar la leche funciona bien: que los pechos no están duros y por tanto no hay una ingurgitación​.
  • Comprobar el periné (y los puntos, si los hay por episiotomía), la altura del útero y si el sangrado (los loquios) son normales.
  • Valorar el abdomen para asegurarse de que no hay diástasis; es decir, que los músculos del abdomen no están más separados de los normal.
  • En casos de hemorragias muy grandes en el parto, se puede pedir un análisis de sangre. En las maternidades privadas, se realizan antes de dar el alta a la mujer.

Según explica la matrona,

«Está recomendada otra revisión al mes del parto y a demanda, dependiendo de cómo se encuentre la mujer o si sufre alguna patología».

Revisión ginecológica

Según explica Sara Cañamero, «esta consulta sirve para comprobar cómo evoluciona el puerperio y el estado general de la mujer, para descartar cualquier posible anomalía en su recuperación». La valoración del bebé, en la sanidad privada, corresponde al pediatra.

Es aconsejable que la mamá lleve apuntadas todas las dudas que tenga: las relacionadas con la lactancia, la reanudación de la regla y de las relaciones sexuales, la elección del método anticonceptivo, cuándo hacer dieta y ejercicio, etcétera.

  • El médico palpará el abdomen y te realizará un tacto vaginal, con el fin de conocer la altura y el tamaño del útero y comprobar se se está recuperando bien.
  • Examinará el estado de las trompas de Falopio, de los ovarios y del canal vaginal. Puede realizar una citología para revisar el cuello uterino.
  • Comprobará el tono de tus músculos pélvicos.
  • Se asegurará de que la herida de la episiotomía o de la cesárea están cicatrizando bien, en caso de existir.
  • Tomará la tensión, para asegurarse de que ha vuelto a sus niveles normales antes del embarazo, sobre todo si la mamá ha sufrido tensión alta provocada por la gestación.
  • Realizará un examen de las mamas para detectar la presencia de quistes, rojeces o hinchazones. Podrían ser síntomas de una mastitis o de cualquier otro tipo de infección.
  • Si no se hizo un análisis de sangre a la madre antes de salir de la maternidad, puede ser que lo solicite ahora, para comprobar que no sufre anemia.

¿Por qué no tenemos acceso a los dos profesionales?

Sara Cañamero, tras explicar qué se hace en cada consulta, quiere resaltar el hecho de que los reconocimientos de ambos profesionales son complementarios, y deberían ofertarse juntos a las madres.

El hecho de que no sea así lo justifica con:

«la presencia nula de la matrona en el postparto, en caso de la sanidad privada; y por la sobrecarga de trabajo y recortes que se están llevando a cabo en la pública».

Y quiere hacer un recordatorio a las mamás recientes, al que nos unimos:

«Es muy importante no saltarse las visitas postparto, a las que no siempre acudimos. Cuando tenemos un bebé nos colocamos en un segundo plano y no nos preocupamos de nuestras necesidades. Pero estas revisiones son fundamentales para que nos ayuden en caso de que algo no marche bien».

Fotos | iStock

En Bebés y Más | Psicosis postparto: así es el trastorno que ha padecido la mejor amiga de la cantante Adele, Dormir poco después del parto no adelgaza, al contrario puede hacerte engordar: ¿cómo afecta al organismo la falta de sueño?

Источник: https://www.bebesymas.com/postparto/no-te-saltes-visitas-al-ginecologo-a-matrona-parto-fundamentales

Primera visita a la matrona en la seguridad social

Cuándo ir a la matrona

¡Sí! Estás embarazada. El resultado del test de embarazo es irrebatible. Puede que ahora te preguntes cuál es el siguiente paso. Pues bien, en este artículo vamos a intentar resolver las dudas que surgen en tu primera visita a la matrona: qué es una matrona, cuándo ir a la matrona, la relación entre la matrona y el embarazo y la matrona y la lactancia… y mucho más.

Qué es una matrona

Una matrona es una persona diplomada en enfermería que posteriormente ha realizado un máster de dos años en Enfermería Obstétrico-ginecológica.

Trabajan principalmente en centros de salud (al igual que médicos de familia, pediatras y enfermeros). Las matronas de la seguridad social son por ejemplo las encargadas de realizar citologías de control como prevención del cáncer de útero (al menos en la comunidad de Castilla y León hacen estas pruebas cada 3 o 5 años de manera gratuita).

Si hablo de matronas en femenino en lugar de en masculino es porque actualmente es una profesión en la que la mayoría de las profesionales son mujeres. Que no quiere decir que no haya hombres… los hay, cada vez más. El masculino de matrona es matrón.

No nos confundamos. Así como una matrona está diplomada en enfermería, un ginecólogo tiene una licenciatura en medicina tras la cual habrá tenido que estudiar la especialidad de Ginecología y Obstetricia durante 4 años para llegar a ser ginecólogo.

Un ginecólogo trata las enfermedades o problemas que pueden surgir relacionados con el aparato reproductor femenino.

Un obstetra trata la fertilidad de la mujer y la atiende antes, durante y después del parto. Una matrona también te acompañará en todas estas etapas pero además aportará confianza y seguridad a la madre.

Por así decirlo, seguirá más de cerca todo el desarrollo del embarazo, parto y puerperio.

Matrona: cuándo ir

Lo más normal es que visites a tu médico de familia en cuanto descubras que estás embarazada. Será él (o ella) quien te recete un suplemento de yodo y ácido fólico (si es que no lo estás tomando ya) que tendrás que tomar cada día en ayunas hasta que des a luz.

También te derivará a la matrona de tu centro de salud lo antes posible, ya que es la matrona quien va a informarte y organizarte todas las citas médicas necesarias durante el embarazo.

La primera visita a la matrona

Mi primera visita a la matrona de la seguridad social comenzó con un extenso cuestionario. Me preguntó mi edad, enfermedades previas, enfermedades de mis padres y mi marido, fecha de última regla (que llaman FUR) con la que calcula la fecha prevista de parto (FPP).

Me midió, me pesó y todos esos datos los fue apuntando en un cuadernito llamado «la Cartilla de Embarazada».

Esta cartilla te dicen que la lleves siempre contigo ya que cada vez que vayas al médico te la van a pedir para ir apuntando todos los cambios y novedades que surjan durante el embarazo.

La verdad es que la primera visita puede ser un poco abrumadora: yo fui sola (estoy acostumbrada a ir sola al médico) y entre el bombardeo de preguntas y toda la información que me dio, salí un poco aturdida de la consulta.

De todo lo que me dijo mi mente retuvo lo siguiente:

  • Debía hacerme unos análisis cuyos resultados me iba a dar una ginecóloga en el PAC (punto de atención continuada) asociado a mi centro de salud.
  • Ya no se realiza la prueba de la toxoplasmosis. Puedes comer jamón serrano sin cebarte y sin necesidad de congelarlo…
  • En la semana 12 me harían en el hospital una eco que junto con los resultados de los análisis de antes conforman la famosa prueba llamada «Triple Screening«. En el triple screening se analizan factores de riesgo y miden las translucencia nucal para determinar posibles anomalía genéticas (como por ejemplo la trisomía 21).

Tras tres cuartos de hora con la matrona, a quien también le expuse todas mis dudas de madre primeriza (náuseas, dolores, realización de actividad física…) salí de su consulta muy abrumada pero con mucha información. Además también me dio una carpeta con mi cartilla de embarazada y una revista en la que explican todas las pruebas médicas del embarazo y un sinfín de consejos más que os iré contando poco a poco.

Visita a la matrona en el segundo trimestre

A partir de la primera visita con la matrona, el resto de citas se establecen cada dos meses aproximadamente.

En mi segunda visita estuvo leyendo los informes de las pruebas que me hicieron en el hospital. También me pesó de nuevo para controlar la ganancia de peso (ya en la primera visita me dijo que debía engordar entre 8 y 10 kg únicamente).

Después me tumbó en la camilla y pudimos oír los latidos del corazón del bebé, que está en perfecto estado. Me preguntó cómo me encontraba, si tenía alguna duda y me informó un poco de los siguientes pasos médicos.

Además de la eco morfológica de la semana 20, tendré que hacerme análisis en la semana 27, la prueba de la glucosa y empezar a hablar de las clases de preparación para el parto.

No sé si esta vez ya iba sabiendo qué encontrarme en la consulta de la matrona, pero salí con la sensación de haber aclarado bastantes dudas.

Os seguiré contando y actualizando, que aún queda un tiempecillo hasta que nazca el bebé.

Источник: https://www.elviajedelavida.com/primera-visita-a-la-matrona/

Cuando se debe a empezar a ir a la matrona y por qué

Cuándo ir a la matrona

Desde el primer momento cuando una mujer se entera de que está embarazada su vida cambia.

En esta etapa la embarazada requiere de unos muchos cuidados específicos no solo para ella, sino para el futuro bebé.

Por ello, los especialistas se encargan de llevar un control y revisar a la mujer y al feto para asegurarse de que todo el desarrollo en los 9 meses de gestación transcurre adecuadamente.

Índice

En ningún caso está de más acudir a los profesionales cuando se sienten síntomas fuera de lo normal. En el caso de la matrona lo mejor es confirmar el embarazo antes de pedir cita.

Hay que comprobar que la falta de menstruación se debe a que se está embarazada y no a otro tipo de problemas ginecológicos entre otras muchas posibles razones.

Por eso es importante realizarse una prueba de embarazo y posteriormente acudir al médico para corroborar el estado de gestación.

¿Sabes cuáles son las diferencias entre el ginecólogo y la matrona?

El especialista en ginecología es el encargado de llevar un control médico durante todo el periodo del embarazo, así como de diagnosticar y tratar adecuadamente aquellas enfermedades o complicaciones que puedan afectar el correcto desarrollo de este. Además, se encarga de controlar y proporcionar las soluciones médicas para cualquier problema relacionado con el sistema reproductor femenino.

Por otro lado, la matrona se encarga de llevar a cabo una asistencia integral e individualizada de alta calidad concretamente con relación a la salud sexual y reproductiva de la mujer. Asimismo, también se hace cargo de la atención de los recién nacidos en sus primeros 28 días de vida en el ámbito familiar y social.
 

¿Cuáles son las funciones de una matrona?

Entre las funciones que realiza una matrona se encuentran:

– Investigadora: desarrolla y colabora en trabajos de investigación ligados a su ámbito de actuación y mejora de este. La idea es conseguir perfeccionar su actividad profesional con relación a la salud individual, familiar y de la comunidad.

– Asistencial: se encarga de brindar los cuidados oportunos en las situaciones de normalidad, así como de detectar posibles problemas o alteraciones y de trabajar en conjunto con el equipo multidisciplinar que trata a la mujer embarazada.

– Educativa: una de sus principales funciones es ofrecer una educación sanitaria tanto a la mujer gestante como a las familias y a la comunidad en lo que respecta a la salud sexual y reproductiva. Por lo general también se encarga de realizar actividades docentes para formar a las enfermeras, a otras matronas y el resto de los profesionales de la salud.

– Administrativa y de gestión: en el ámbito de su especialidad se encarga de tener una apropiada ordenación de la atención y utilización de los recursos existentes.

En relación con esto, según la Asociación Navarra de Matronas (ANM), el objetivo de una matrona se basa en que el desempeño de sus funciones proporcione unos cuidados correctos para:

– Ayudar a conseguir un trato personalizado con el desarrollo de sus funciones.

– Fomentar y fortificar la coordinación entre los distintos niveles de atención sanitaria.

– Proveer de una buena calidad asistencial a las mujeres en todo el proceso de atención.

– Planear los cuidados de la manera más adecuada para cada paciente.

– Promover la educación sanitaria.

– Colaborar en todas las actividades de promoción de la salud, prevención y recuperación de la enfermedad.

– Proporcionar un acompañamiento integral.

– Propiciar el pensamiento crítico y la actitud reflexiva.

– Estimular la participación de los cuidados de la mujer y la familia.

Las matronas realizan funciones de obstétrica durante el embarazo, también asisten en las labores preparto y en el propio parto y, además, colaboran en la atención al recién nacido durante sus primeros días de vida.  
 

¿Cuándo acudir a la matrona?

Aunque lo adecuado es ir a la matrona una vez confirmado el embarazo esto no sucede al mismo tiempo para todas las mujeres, hay algunas que tardan más tiempo en darse cuenta.

Lo importante es intentar acudir antes de las primeras 12 semanas de gestación.

Por lo general, tras la primera revisión, la matrona citará a la mujer cada 4 semanas hasta llegar a la semana 36 de embarazo recortándose estas citas a cada semana a partir de la 38 y hasta el final del embarazo.

La primera cita con la matrona se basará en conocer bien a la mujer embarazada. Se realizarán algunas preguntas íntimas y se le proporcionará información sobre el embarazo, además de resolver cualquier duda que se tenga.

Generalmente, la primera vez se realiza de manera individual, pero posteriormente se pueden hacer visitas colectivas.

Asimismo, durante la primera fase del embarazo se harán diversas quedadas y también comenzarán las clases de preparación al parto, las cuales es mejor comenzar antes de la semana 28 de gestación.

Tras el parto, acudir a las citas con la matrona sigue siendo necesario.

Esta se encargará de ayudar a la mujer a recuperar la tonificación de sus músculos, sobre todo de la zona del abdomen y del perineo y, también, ayudará y orientará a la nueva madre en los cuidados del bebé, en sus propios cuidados, dará consejos para prevenir la depresión postparto y asesorará sobre la lactancia materna.
 

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/embarazo/semanas-embarazo/cuando-empezar-a-ir-a-la-matrona-10889

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: