¿Cuándo se nota la disgrafía en niños?

Comprensión de la dislexia

¿Cuándo se nota la disgrafía en niños?

  • Tamaño de texto más grande

La dislexia es un tipo de trastorno del aprendizaje. Un niño con un trastorno del aprendizaje tiene problemas para procesar las palabras y/o los números. Hay varios tipos de trastornos del aprendizaje, la dislexia es el término que se usa cuando una persona tiene dificultades para aprender a leer, a pesar de ser inteligente y de querer aprender.

¿Cuál es la causa de la dislexia?

La dislexia no es una enfermedad. Se trata de una afección con la que se nace y que se suele dar por familias. La gente con dislexia no es tonta ni holgazana. La mayoría de los disléxicos tiene una inteligencia normal o por encima de lo normal, y se esfuerza mucho en superar sus problemas de aprendizaje.

Las investigaciones indican que la dislexia ocurre por la forma en que el cerebro procesa la información.

Las imágenes cerebrales muestran que, cuando la gente con dislexia lee, usa partes del cerebro distintas a las que usa la gente sin dislexia.

Estas imágenes también indican que el cerebro de la gente con dislexia no funciona eficazmente mientras lee. Por eso, su lectura parece tan lenta y costosa.

¿Qué ocurre en la dislexia?

La mayoría de los niños inician el aprendizaje de la lectura al percibir que las palabras están formadas por los sonidos del habla (lo que recibe el nombre de «conciencia fonológica«) y, luego, al conectar esos sonidos con las letras del abecedario (correspondencia entre fonemas y grafemas). Luego, aprenden a combinar esos sonidos (y letras) para formar palabras y, a la larga, acaban reconociendo de forma automática las palabras que han visto muchas veces.

Leer es un poco como montar en bicicleta: requiere hacer muchas cosas a la vez y de forma coordinada, es decir, cada cosa en su momento preciso. Con la práctica, los lectores típicos aprenden progresivamente a leer las palabras de forma automática, de modo que pueden centrar su energía mental en entender y recordar lo que acaban de leer.

Los niños con dislexia, sin embargo, presentan problemas tanto de conciencia fonológica como para establecer correspondencias entre grafemas y fonemas.

Por este motivo, la lectura no se acaba convirtiendo en un proceso automático sino que sigue siendo una tarea lenta y que requiere un gran esfuerzo.

Cuando el niño encuentra dificultades en los primeros pasos del aprendizaje de la lectura, está destinado a tener problemas de comprensión y lo más probable es que a esto le siga la frustración.

Una suposición habitual consiste en creer que la dislexia implica invertir el orden de las letras dentro de las palabras, por ejemplo, leer «eva» en vez de «ave».

Este tipo de problema puede formar parte de la dislexia, pero las inversiones son muy habituales hasta el primer o segundo curso de primaria en todos los niños, no solo en los que tienen dislexia.

Los principales problemas de los niños con dislexia son los que afectan a la conciencia fonológica, la correspondencia fonema-grafema y el reconocimiento rápido de las palabras.

¿Cuáles son los signos de la dislexia?

En los niños de preescolar y de la escuela primaria, algunos de los signos de la dislexia incluyen las dificultades en las siguientes tareas:

  • aprender a hablar
  • pronunciar bien palabras largas
  • hacer rimas y captar rimas
  • aprenderse la secuencia del alfabeto, los días de la semana, los colores, las formas y los números
  • aprenderse los nombres de las letras y sus sonidos
  • aprender a leer y escribir su nombre propio
  • aprender a separar las palabras en sílabas (vaquero en va-que-ro) y a identificar los sonidos del habla (o fonemas: ave en a-v-e) que componen las palabras
  • pronunciar separadamente los sonidos que componen palabras simples
  • leer y escribir palabras con la secuencia de letras correcta («los» en vez de «sol»)
  • caligrafía y coordinación motora fina

Los niños mayores, los adolescentes y los adultos es posible que presenten los anteriores signos de dislexia y es probable que también presenten los siguientes:

  • leer y escribir muy por debajo de su nivel de estudios
  • evitar leer y escribir
  • lentitud al realizar tareas escolares que implican leer y/o escribir y al hacer exámenes
  • dificultades en el aprendizaje de un idioma extranjero

¿Cómo se diagnostica la dislexia?

La dislexia se suele diagnosticar durante la enseñanza primaria. En algunos casos, no es evidente hasta que el niño es mayor y se espera de él que lea y entienda materiales escritos más extensos y complejos.

Que un adolescente inteligente siga teniendo problemas con este tipo de materiales de lectura, así como problemas de ortografía y en el aprendizaje de un idioma extranjero pueden ser signos de que tiene una dislexia.

La dislexia solo se puede diagnosticar mediante una evaluación exhaustiva e integral hecha por un especialista en lectura o psicólogo, sea en el ámbito escolar o en otros ámbitos. Los pediatras suelen conocer los signos de la dislexia y pueden orientar a las familias para que reciban la ayuda adecuada.

El retraso en la identificación de la dislexia puede crear problemas de mayor importancia en la lectura, así como una bajada en la autoestima. Por eso, es tan importante reconocer los síntomas de la dislexia cuanto antes en la enseñanza primaria e iniciar una instrucción especializada en la lectura de inmediato.

¿Cómo se trata la dislexia?

Afortunadamente, con la ayuda y el apoyo adecuados, la mayoría de niños con dislexia aprenden a leer y a desarrollar estrategias que les permitan seguir el ritmo de las clases ordinarias.

Los niños con dislexia suelen trabajan con un profesor de apoyo, tutor o educador psicopedagógico especializado en la lectura que les enseña a leer y escribir, así como a gestionar sus dificultades de aprendizaje.

Es posible que el tutor, el psicólogo, o el pediatra de su hijo les recomiende un educador psicopedagógico (también conocido como terapeuta educacional), un terapeuta del lenguaje o un logopeda, profesionales formados específicamente para trabajar con niños disléxicos.

En EE.UU.

, las leyes federales otorgan a los niños con problemas de lectura y otros tipos de problemas de aprendizaje relacionados con el lenguaje, conocidos conjuntamente como «trastornos específicos del aprendizaje» el derecho a recibir una ayuda especial en las escuelas públicas, como una instrucción especializada, tiempo adicional para hacer exámenes y/o deberes, o ayuda para tomar apuntes. Los estados varían en la forma de aplicar estas leyes. Los padres de niños diagnosticados de dislexia deberían hablar sobre estas leyes y sobre las adaptaciones al medio escolar con el personal del centro de estudios de sus hijos.

¿Qué más debería saber?

Los niños con dislexia pueden sentir que no son tan listos como sus compañeros porque les resulta difícil seguir el ritmo. A medida que van avanzando en la enseñanza primaria, los problemas pueden empeorar, porque la lectura desempeña un papel cada vez más importante en el aprendizaje.

Los niños con dificultades lectoras suelen evitar la lectura porque es una tarea que les supone un gran esfuerzo y que les resulta muy estresante. Por eso, desaprovechan las valiosas oportunidades para practicar la lectura y se van quedando cada vez más atrás en comparación con sus compañeros de clase.

Es importante que usted apoye los esfuerzos de su hijo fomentando la lectura y ayudándolo a leer cuando estén en casa.

Así mismo, trate de dar a su hijo oportunidades para que desarrolle la confianza en sí mismo y tenga éxito en otras áreas, como los deportes, sus aficiones, las actividades artísticas y/o el teatro.

Hay artistas, atletas, científicos, emprendedores, médicos, abogados y estadistas que han logrado grandes cosas a pesar de sus problemas con la lectura.

Si usted sospecha que su hijo podría tener dislexia, hable con su médico, su tutor o un especialista en lectura. Cuanto antes se aborden los problemas de lectura de su hijo, antes podrá recibir la ayuda que necesita.

Источник: https://kidshealth.org/es/parents/dyslexia-esp.html

Qué es la disgrafía y cómo podemos tratarla

¿Cuándo se nota la disgrafía en niños?

Cuando escuchamos hablar de las dificultades de aprendizaje y de atención, suele ser sobre la dislexia y el TDAH. La disgrafía queda en un segundo plano y seguramente no sabrás mucho sobre ella. La disgrafía afecta a la capacidad de expresarse por escrito.

Los problemas de escritura en la infancia pueden llegar a generar consecuencias muy negativas. Su origen puede deberse a una variedad de dificultades de aprendizaje y de atención. Es necesario prestarles atención. Aunque la solución no es sencilla, existen tratamientos que pueden ayudarle a mejorar y evitar que entorpezca su progresión educativa.

¿Qué es la disgrafía?

La disgrafía es un trastorno relacionado con la dificultad a la hora de escribir. Es necesario que durante la infancia se interiorice bien esta destreza, para que no afecte a su capacidad de comunicación, de organización y progresión académica.

La disgrafía es una condición por el que una persona (normalmente un niño o una niña) presenta serias dificultades para escribir bien.

Puede ser debido a cuestiones de ortografía, caligrafía o ambos tipos de problemas a la vez.

Se trata de un grupo de trastornos que afectan a la expresión escrita, que a su vez se engloba en la categoría de trastornos específicos del aprendizaje.

A nivel práctico, la disgrafía va frecuentemente acompañada de otros trastornos específicos del aprendizaje, como puede ser la discalculia o la dislexia.

¿Cuáles son los síntomas de la disgrafía?

Existen diferentes componentes de la escritura que pueden verse afectados, por lo que sus síntomas también lo son. Además, la edad es un factor importante para estos. Un niño/a podría tener disgrafía si sus habilidades para escribir se retrasan comparado con el resto de la clase y, además, presenta alguno de los siguientes síntomas:

  • Caligrafía con escasa consistencia y extraña, por lo que es difícil de leer.
  • Problemas con las reglas ortográficas, sobretodo a la hora de acentuar.
  • Gestión deficiente del espacio entre palabras, frases o líneas.
  • Puntuación errónea.
  • Errores gramaticales.
  • Sustitución y confusión entre diferentes letras.
  • Unión extraña de palabras.
  • Dificultades para coger correctamente el lápiz o bolígrafo.

Además, estos síntomas pueden variar dependiendo de la edad. Los primeros signos, suelen aparecer cuando los/as niños/as están aprendiendo a escribir.

En niños/as preescolares, podrían apreciarse dudas a la hora de escribir o dibujar, así como para colorear.

En la siguiente etapa educativa, los síntomas serán más apreciables al tener una escritura a mano ilegible. Además puede mezclar el uso de letras cursivas y de imprenta.

La gestión de los interlineados y espacios, o hacer letras disparejas en medida y en altura son también señales de alerta.

También pueden necesitar decir las palabras en voz alta cuando escriben o tener problemas para plasmar lo que piensan por escrito.

Ya en la adolescencia, el uso de la escritura puede ceñirse a oraciones simples. Pueden cometer más errores gramaticales que otros/as compañeros/as.

Su impacto durante la infancia

El impacto de la disgrafía en el desarrollo y en la vida de un niño depende de los síntomas y de su severidad. A nivel académico podría suponer un retraso en su evolución, por la dificultad a la hora de realizar las tareas.

Las habilidades básicas de la vida pueden verse afectadas a causa de la limitación de sus habilidades motoras finas. Puede serles muy difícil hacer listados o abrocharse una camisa.

Todas estas limitaciones pueden afectarles a nivel social y emocional.El hecho de no cumplir con los retos académicos o de su día a día, puede generarles estrés, frustración y una baja autoestima.

Además, los problemas de comunicación pueden hacer aún más difícil socializar con otros niños.

Tratamiento de la disgrafía

Afortunadamente, existen diferentes estrategias y herramientas que pueden ayudar a los/as niños/as con disgrafía a mejorar sus habilidades de escritura.

Es importante empezar con el tratamiento de manera temprana para evitar que afecte a su trayectoria de aprendizaje.

El objetivo de este tratamiento es compensar esta situación de desventaja a través de un esfuerzo extra.

Así, conseguir una escritura buena, debe realizarse a través de técnicas de aprendizaje y entrenamiento adecuadas, que no produzcan agotamiento ni frustración.

Para desarrollar un correcto tratamiento, es necesario elaborar un Programa de Educación Individualizado que incluya diferentes instrucciones para escribir a mano, así como, adaptaciones y modificaciones personalizadas. Estas adaptaciones y modificaciones afectarán a cómo el niño/a aprende o qué aprende y, desde el centro educativo, deberán implementarse.

Para controlar los problemas físicos con la escritura, la terapia ocupacional es fundamental.

Así, los terapeutas pueden ayudar a mejorar la fuerza de la mano así como la coordinación motora fina necesaria para teclear y escribir a mano.

Otro de sus objetivos, sería ayudarles a aprender la posición del brazo y la postura corporal correcta para escribir.

Por otro lado, la terapia educacional puede ayudarles con otros aspectos de la escritura, enseñándoles estrategias que eviten sus puntos débiles.

¿A quien debo acudir?

Desde Clínicas Neural, nuestros especialistas se encargan de realizar el diagnóstico y tratamiento de los trastornos del aprendizaje.

Tras este diagnostico, elaboramos un el programa de intervención adecuado a las necesidades de cada paciente, entrenando sus capacidades para obtener mejores resultados académicos y gestionar con éxito las dificultades.
En Neural queremos ayudarte.

Solicita una primera visita para que valoremos tu caso.

Источник: https://neural.es/que-es-la-disgrafia-y-como-podemos-tratarla/

Disgrafía: Lo que necesita saber

¿Cuándo se nota la disgrafía en niños?

Si su hijo tiene dificultad para escribir, podría escuchar que algunas personas lo llaman disgrafía. Este término se refiere a limitaciones en las habilidades necesarias para producir la escritura. Eso incluye la escritura a mano, la mecanografía y la ortografía.

Conozca más sobre la disgrafía y cómo puede ayudar a su hijo a mejorar habilidades que son esenciales para escribir.

Muchos expertos consideran que la disgrafía tiene que ver con un conjunto de habilidades conocidas como transcripción. Estas habilidades incluyen la escritura a mano, la mecanografía y la ortografía.

Los problemas para expresarse por escrito no son parte de la disgrafía. Sin embargo, cuando los niños tienen que enfocarse mucho en la transcripción puede interferir en cómo se piensan y se expresan las ideas.

Uno de los principales síntomas de la disgrafía es la escritura desordenada. Estas son algunas de las destrezas clave para escribir con las que los niños pueden tener dificultades:

  • Formar las letras.
  • Espaciar correctamente las letras en la página.
  • Escribir en línea recta.
  • Hacer las letras del tamaño correcto.
  • Sostener el papel con una mano mientras escribe con la otra.
  • Sostener y controlar un lápiz u otra herramienta para escribir.
  • Ejercer la presión apropiada sobre el papel con la herramienta usada para escribir.
  • Mantener la postura y posición correcta del brazo para escribir.

Los problemas para trazar las letras pueden dificultar el aprendizaje de la ortografía. Es por eso que muchos chicos con disgrafía tienen mala ortografía. También puede que escriban muy lentamente, lo que puede afectar qué tan bien se expresan por escrito.

Tener disgrafía no significa que un niño no sea inteligente o que sea perezoso. Lo que significa es que necesitan más ayuda y apoyo para mejorar.

Cómo averiguar si su hijo tiene disgrafía

Durante años, la disgrafía fue el diagnóstico oficial pero ya no lo es. (Existe un diagnóstico llamado trastorno específico del aprendizaje con dificultad en la expresión escrita que se refiere a problemas para comunicar ideas por escrito, en lugar de dificultades de transcripción).

Sin embargo, los evaluadores tienen maneras de identificar los problemas de transcripción. Algunas pruebas de escritura incluyen subpruebas de ortografía.

También hay pruebas para las habilidades motoras finas (la capacidad de hacer movimientos con los músculos pequeños de las manos y las muñecas) y las habilidades de planificación motora (la capacidad de recordar y realizar los pasos para ejecutar un movimiento).

Diferentes profesionales evalúan las dificultades con la escritura en niños. Los terapeutas ocupacionales y los terapeutas físicos evalúan las habilidades motoras, al igual que los especialistas que trabajan con niños que tienen el trastorno del desarrollo de la coordinación (DCD, por sus siglas en inglés).

Los problemas con la escritura pueden también ser causados por otros desafíos del aprendizaje. Por ejemplo, la mala ortografía puede ser consecuencia de tener dificultades con la lectura como la dislexia. Una escritura a mano deficiente podría ser causada por el trastorno del desarrollo de la coordinación (a veces conocido como dispraxia).

Para obtener la ayuda adecuada para su hijo, es importante saber cuál es la causa de sus dificultades. Una evaluación gratuita en la escuela puede ayudar a comprender sus dificultades, así como sus fortalezas.

Qué puede ayudar con la disgrafía

Hay varias cosas que pueden ayudar a su hijo con los desafíos causados por la disgrafía. Estas incluyen apoyos y servicios en la escuela, terapias fuera de la escuela y estrategias que usted pueda intentar en su casa.

Estos son algunos tipos de ayuda comunes para la disgrafía.

Terapias: El principal tratamiento para las dificultades con la escritura es la terapia ocupacional (OT, por sus siglas en inglés). Los terapeutas pueden ayudar a mejorar las habilidades motoras finas y la planificación motora. La terapia física puede ayudar con la postura y la posición del brazo.

Estas terapias podrían estar disponibles en la escuela de forma gratuita a través de un . Algunos padres pagan sesiones de terapia fuera de la escuela.

Apoyos en la escuela: Los niños con disgrafía pueden recibir apoyos en la escuela a través de un IEP o un . Existen diversas adaptaciones para la escritura. Los estudiantes también pueden obtener tecnología de asistencia y otras herramientas, que pueden ir desde un simple sujetador de lápiz hasta software de dictado.

Ayuda en casa: Hay muchas maneras en que usted puede ayudar a su hijo con la escritura. Estas son algunas:

De todas las maneras en que usted puede ayudar, una es especialmente importante. Mostrar a su hijo que usted está ahí para ayudarlo y brindarle el tipo de reconocimiento adecuado puede desarrollar su autoestima y seguridad en sí mismo. También puede ayudarlo a seguir motivado en mejorar sus destrezas para escribir.

Email

Print

Sms

Share

El equipo de Understood está integrado por entusiastas escritores, editores y moderadores de la comunidad en línea. Muchos de ellos tienen hijos que piensan y aprenden de manera diferente.

Charles A. MacArthur (PhD) es profesor de educación especial. Investiga acerca del aprendizaje de la escritura, estrategias autorreguladas y tecnología de asistencia.

Источник: https://www.understood.org/es-mx/learning-thinking-differences/child-learning-disabilities/dysgraphia/understanding-dysgraphia

Clasificación de las disgrafías

¿Cuándo se nota la disgrafía en niños?

En primer lugar hay que establecer una diferencia entre las disgrafías adquiridas, (fruto de una lesión neurológica posterior al aprendizaje de la escritura) y las disgrafías evolutivas, (dificultades específicas del aprendizaje de la escritura sin una razón aparente).

Digrafías adquiridas

La disgrafías adquiridas se dan en personas que pierden parte de la habilidad de escribir debido a una lesión, traumatismo o accidente cerebral.

Según la zona y las características de la lesión el afectado presentará diversa sintomatología, por lo que existen numerosos tipos de disgrafías, las cuales, se suelen dar asociadas a afasias, agramatismo y a otras dificultades del lenguaje oral.

Entre la disgrafías adquiridas se diferencian las disgrafías centrales y las periféricas.

Las disgrafías  centrales

Las disgrafías adquiridas centrales afectan a la escritura de palabras a nivel léxico, por lo que se establecen distintos tipos de disgrafías centrales en función de la ruta o rutas de acceso al léxico que están alteradas.

–          Disgrafía adquirida fonológica: si se altera el mecanismo de conversión fonema-grafema el sujeto sólo podrá utilizar la vía ortografía o directa de acceso al léxico,  por lo que se verá incapacitado para escribir pseudopalabras, tendrá dificultades para escribir palabras largas e infrecuentes, cometerá numerosos errores derivativos y errores en las palabras función.

–          Disgrafía adquirida superficial: cuando se altera la ruta visual, ortográfica o directa el afectado sólo puede utilizar la ruta fonológica por lo que tendrá dificultades para recuperar el patrón ortográfico de las palabras almacenadas en su léxico ortográfico, por tanto, tendrá numerosos errores de ortografía, dificultades para escribir palabras irregulares, homófonas y poligráficas.

–          Disgrafía adquirida profunda: cuando se lesionan ambos mecanismos de acceso al léxico el paciente presentará dificultades de las antes mencionadas, aunque se caracterizará por la aparición de errores semánticos, pues tienden a sustituir palabras del mismo campo semántico, por ejemplo plátano por naranja. Aunque al contrario de lo que ocurre en las disgrafías semánticas, el paciente tiene dificultades para escribir la palabra al dictado pero si comprende su significado.

 Las disgrafías periféricas

Las disgrafías adquiridas periféricas conllevan trastornos motores por lo que el afectado no tiene dificultades para acceder al léxico, en cambio,  si tiene dificultades para acceder al almacén de los patrones motores gráficos y para ejecutar los procesos motores implicados en la escritura.

Disgrafías evolutivas

Las disgrafías evolutivas se caracterizan por presentar dificultades específicas del aprendizaje inicial de la escritura en niños/as con un coeficiente intelectual normal, sin problemas socioculturales, emocionales y/o familiares, con una escolarización adecuada y con unas capacidades perceptivas y motoras correctas.

Dentro de las disgrafías evolutivas podemos diferenciar entre las disgrafías fonológicas, las disgrafías superficiales y las disgrafías mixtas, sacando de esta clasificación el retraso de escritura y las dificultades de escritura de carácter específicamente motor.

Disgrafías evolutivas fonológicas

Los niños/as con disgrafía fonológica tienen problemas para desarrollar y adquirir el mecanismo fonológico o indirecto de acceso al léxico que se produce mediante la utilización de las RCFG, por ello los disgráficos fonológicos tienen numerosas dificultades para aprender y dominar las RCFG, dificultades para escribir pseudopalabras y palabras infrecuentes, tienen a realizar la escritura en espejo y comenten numerosos errores de omisión, sustitución, inversión y adicción de grafemas  y grupos consonánticos.

 Disgrafías evolutivas superficiales

Los niños/as con disgrafía superficial tienen dificultades para consolidar la vía ortográfica o directa por lo que cometen mayor número de errores en la escritura de palabras irregulares, numerosos errores de ortografía, tienen dificultades para escribir palabras en un idioma extranjero, más dificultades para aprender lenguas opacas que transparentes, mayor lentitud en la escritura y dificultades para escribir palabras homófonas y poligráficas.

Disgrafías mixtas

La mayoría de niños/as con dificultades específicas de aprendizaje de la escritura tienen disgrafías mixtas, ya que no adquieren o desarrollan adecuadamente ambas rutas de acceso al léxico.

Por tanto las disgrafías mixtas son las más frecuentes, ya que la dificultad para adquirir una determinada ruta dificulta el desarrollo de la otra.

Los disgráficos mixtos suelen cometer ambos tipos de errores aunque, a diferencia de las disgrafías profundas, no cometen errores semánticos.

Источник: https://www.ladislexia.net/disgrafias-clasificacion/

Disgrafía: qué es, síntomas, causas, prevención y tratamiento

¿Cuándo se nota la disgrafía en niños?

La disgrafía es un trastorno de la capacidad de escritura que se caracteriza por una serie de dificultades o incapacidades para componer textos escritos.

En la gran mayoría de los casos se presenta en niños que no padecen ninguna deficiencia intelectual ni neurológica relacionada, aunque en algunos sujetos la disgrafía esté asociada a otros trastornos del aprendizaje o a problemas de lenguaje o de perceptomotricidad.

La escritura a mano de las personas que sufren esta condición es desordenada y para muchos, el hecho de sujetar un lápiz se convierte en una tarea muy difícil. Esto puede deberse a dos factores:

  • Dificultades óptico-espaciales: problemas para procesar lo que se ve.
  • Dificultad para procesar el lenguaje: problemas para procesar y dar sentido a lo que se escucha.

Pronóstico de la enfermedad

La disgrafía es un trastorno que se desarrolla en la infancia y es necesario intervenir cuanto antes para que sus síntomas no se desarrollen durante el crecimiento del niño. Es necesario contactar con un experto en esta patología en caso de que se sospeche de algún síntoma para poder ayudar al niño con esta condición.

La disgrafía es una enfermedad poco conocida pero los síntomas no son tan raros

Síntomas de la disgrafía

La disgrafía es una enfermedad poco conocida pero los síntomas no son tan raros. El principal síntoma es un problema con la escritura.

Por lo tanto, si a pesar de mucha práctica, el niño sigue encontrando dificultades para escribir, se debería consultar a un especialista para analizar si la disgrafía es la causa.

Los síntomas empiezan a manifestarse a partir de los seis años aproximadamente y, según su tipología, se dividen en dos tipos:

  • Disgrafía motriz, en la que el niño presenta una postura inadecuada al escribir, maneja de modo incorrecto el bolígrafo (o cualquier tipo de lápiz), escribe con excesiva velocidad o lentitud.
  • Disgrafía específica, caracterizada por una desviación en la percepción de las grafías, que provoca que el niño cree letras difíciles de reconocer (deformes, de tamaño desproporcionado, demasiado juntas…). Aparte, las personas con disgrafía suelen cometer muchos errores gramaticales, de puntuación y de organización de los contenidos en frases y párrafos.

Pruebas médicas para Disgrafía

Las pruebas para la disgrafía consisten en realizar una evaluación previa de todos los procesos, conductuales y cognitivos, implicados en la lectoescritura. Las pruebas de escritura de diagnóstico se emplean para evaluar las habilidades de escritura del individuo con respecto a su edad de desarrollo. El evaluador revisará los resultados y podrá llegar a una conclusión.

¿Cuáles son las causas de la Disgrafía?

Todavía no está clara cuál es la causa de la disgrafía. Pueden existir diversos motivos por los que se desarrolla esta patología. Algunos de ellos son:

  • Causas neurológicas: sin tener que ver con una enfermedad neuronal grave, hay ocasiones en las que la disgrafía se produce como consecuencia de un déficit neuronal que impide ordenar la información y por lo tanto dificulta la tarea de ponerla por escrito. 
  • Causas psicomotrices: existen niños que no desarrollan estas habilidades al mismo tiempo, cuando hay una alteración y no se coordinan bien los movimientos del brazo y de la mano, pueden desarrollarse problemas como dificultades para escribir, escritura más lenta etc.

¿Se puede prevenir?

La colaboración entre padres y profesores es esencial para la detección precoz de esta patología.

El papel de los padres consiste en dar apoyo emocional y social, es decir, que el niño se sienta seguro de sí mismo y que es comprendido por su entorno más cercano. Es importante que no se le compare con otros niños.

Introducir la lectura y la escritura entre sus actividades de ocio sin que sea una actividad relacionada con el colegio.

Tratamientos para la disgrafía

Los pacientes que sufren de esta condición tienden a tener otro tipo de patologías como TDAH, estrés o dislexia. El tratamiento de estos u otros problemas puede ayudar a mejorar la disgrafía.

Trabajar en ejercicios cognitivos para ayudarles a escribir y leer, ejercicios de fuerza de la mano y la coordinación motora puede ayudar a corregir este problema.

Los expertos en terapia ocupacional trabajan en ayudar a los chicos a aprender la posición del brazo y la postura corporal correcta para escribir, además de ayudarles en las tareas escritas.

¿Qué especialista lo trata?

El especialista que trata esta patología es el logopeda que estudia, previene, detecta, evalúa, diagnostica y trata los trastornos relacionados con la comunicación y la expresión humana. El objetivo estos especialistas es la rehabilitación de las capacidades alteradas y dotar al paciente de la competencia suficiente para recuperar la habilidad alterada.

Источник: https://www.topdoctors.es/diccionario-medico/disgrafia

SÍNTOMAS DE LA DISLEXIA POR EDADES

¿Cuándo se nota la disgrafía en niños?

Cada niño tiene un ritmo diferente de aprendizaje, y esto no es necesariamente algo sobre lo que preocuparse. Sin embargo, problemas recurrentes en la lectura y en la escritura nos proporcionan posibles indicios de dislexia, que se manifestarán de un modo diferente según el momento del desarrollo.

La dislexia es un trastorno del desarrollo que normalmente aparece en edades tempranas y persiste en la edad adulta, atenuado gracias a las estrategias de compensación.

A pesar de que no tiene nada que ver con la inteligencia, suele dificultar el aprendizaje, pues confunden letras, sílabas y sonidos; y esto les supone un reto para escribir, leer, comprender y expresarse. Hasta un 40% del fracaso escolar es debido a la dislexia.

Una vez diagnosticada, existen herramientas y ejercicios para llevar una vida normal. Cuanto antes se diagnostique, más se podrán evitar los problemas derivados como el fracaso escolar o problemas conductuales.

Las manifestaciones de la dislexia son diferentes según la edad.

Te recomendamos que estés atento/a y lleves un registro de estas manifestaciones para cuando llegue el momento de hablar con los profesionales.

No todos los niños manifiestan todos los síntomas, pero es importante observar si se presentan varios de ellos y, sobre todo, si existe algún problema de adaptación. Vamos a conocer estas manifestaciones:

En Preescolar (antes de los 6 años):  

Los signos de alerta de dislexia pueden aparecer mucho antes de empezar a leer, puesto que dicho trastorno afecta a una variedad de habilidades que serán los cimientos de la lectura.

  • Habla como un niño más pequeño: Pronuncia mal las palabras, por ejemplo patola en vez de pelota, no habla mucho o parece conocer menos palabras que sus contemporáneos. Se da un desarrollo tardío del lenguaje
  • Tiene problemas para llamar a las cosas por su nombre: confunde objetos y tiene dificultad para aprender y nombres números, colores y letras.
  • Tiene dificultad para rimar: le cuesta encontrar la rima correcta en canciones infantiles porque a menudo tienen problemas aislando y dividiendo las palabras en sonidos individuales.
  • Problemas para seguir instrucciones y aprender rutinas.
  • Dificultades para tener equilibrio.
  • Torpes a nivel motriz: torpeza al correr, saltar o brincar. Falta de control y manejo del lápiz y las tijeras. Dificultad para abotonar y abrochar o subir un cierre o cremallera.
  • Confusión en el vocabulario de la orientación especial.
  • Problemas conductuales, debido a la frustración que siente o a la discriminación: falta de atención y aumento de la actividad e impulsividad. Problemas en habilidades sociales.

En Primaria (6-12 años)

En esta etapa los signos de dislexia serán más evidentes, pues se espera que los niños lean y escriban más en cada curso escolar.

  • Tiene problemas vocalizando palabras nuevas. Dificultad para conectar letras y sonidos y para descifrar las palabras aprendidas: no está seguro de qué sonido tienen las letras y le cuesta vocalizar palabras que no conoce.
  • Parece confundido o aburrido con los libros: no le interesan los libros de sus personajes favoritos, tiene problemas en la comprensión de oraciones largas.
  • No puede recordar los detalles de lo que leyó: tiene que concentrarse tanto para leer que a menudo desconecta la comprensión y la relación con lo que ya conoce, dificultando su memorización.
  • Mezcla el orden de las letras. Invierte letras, números y palabras: larampa en vez de mampara, flan en vez de plan en vez de Estas dificultades se dan en la lectura, y a menudo también en la escritura y el habla.
  • Gramática y ortografía deficitarias.
  • No completa una serie de instrucciones verbales.
  • No toma o agarra bien el lápiz. Esto le genera mala letra y pobre caligrafía.
  • Su coordinación motora es pobre, se confunde con facilidad y es propenso a accidentes.
  • Problemas de conducta más grave, debido a la desmotivación, por ejemplo el déficit de atención.
  • Desorganización de las tareas a realizar tanto en casa como en la escuela.

En Educación Secundaria (12-16 años):

Las manifestaciones de dislexia pueden empezar a aparecer en esta etapa porque es más difícil ocultarlas, debido al creciente aumento de la demanda a nivel escolar.

  • Lee muy lentamente: le toma tiempo terminar la lectura y evita leer en voz alta.
  • No encuentra la palabra correcta: balbucea o utiliza muletillas, le cuesta encontrar la palabra correcta y dice una que se parece, como por ejemplo distinguido en vez de extinguido.
  • Se le dificultan los proyectos escritos: le cuesta expresar ideas de manera organizada y comete muchos errores en gramática y ortografía.
  • Problemas de concentración cuando lee o escribe.
  • Le cuesta mucho pertenecer al grupo: afecta al lenguaje corporal y la comunicación, le cuesta sentirse integrado.
  • Las malas conductas aumentan: autoestima baja y problemas para socializarse.
  • Se adapta mal a ambientes nuevos: fallan sus estrategias de compensación.
  • Mala orientación.
  • Enorme reto para aprender lenguas extranjeras.

En Bachillerato (16-20 años):

Algunos adolescentes pueden sentirse fuera de lugar o sin motivación porque tienen dislexia, dado que ésta puede afectar a un diverso número de destrezas:

  • No entiende los chistes: chistes, juegos de palabras y refranes son más difíciles de comprender para ellos.
  • Le cuesta expresar ideas: titubea, no encuentra las palabras adecuadas o le cuesta expresar lo que sabe.
  • Le falta el sentido de la dirección: confunde izquierda con derecha, tiene dificultad en leer mapas o gráficos y presenta dificultades para conducir.
  • Le cuesta aprender otro idioma: las mismas dificultades en su propio idioma se hacen aún más fuertes al aprender otro idioma.

Dislexia en las personas adultas:

Si se detecta en la edad adulta será más complicado tratarla, pero igualmente se recomienda acudir a especialistas. Tal vez no se detectó porque no fue a la escuela o no terminó sus estudios.

  • Problemas para concentrarse y memorizar cosas: dificultades para hallar la palabra que quiere expresar, problemas entre izquierda y derecha, etc.
  • Problemas de autoestima.

PRUEBA EL TEST GRATUITO DE DISLEXIA

Источник: https://blog.changedyslexia.org/sintomas-de-la-dislexia-por-edades/

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: