¿Cuándo se puede saber si el niño es diestro o zurdo?

Cómo saber si tu hijo es diestro o zurdo: pruebas sencillas para comprobarlo

¿Cuándo se puede saber si el niño es diestro o zurdo?

La mayoría de la población es diestra, pero alrededor del 15% de los bebés nacen zurdos.

¿A qué se debe esta condición? ¿Se determina en el vientre materno o tras el nacimiento? Hay grandes mitos que rondan en torno a las personas zurdas, como que son más inteligentes que los diestros, o por el contrario, en el pasado se creía que eran personas «siniestras», término derivado de «izquierda» o «mano izquierda».

Pero lo cierto es que ser zurdo no es mejor ni peor que se diestro. Es una condición más, como cualquier otro rasgo de las personas. Apenas nace el bebé, no es posible saber si es diestro o zurdo porque su lateralidad se definirá en los primeros años de vida. Pero, ¿cómo podemos saber si tu hijo es diestro o zurdo?

Las causas de ser diestro o zurdo son neurológicas, es decir, que está determinado por los hemisferios del cerebro.

Cuando el hemisferio izquierdo es el dominante, la mayoría de las órdenes están destinadas a la parte derecha del cuerpo, por eso somos diestros.

Por el contrario, cuando el hemisferio derecho es el dominante, la mayoría de las órdenes están destinadas a la parte izquierda, por eso se es zurdo.

Sin embargo, esto no ha sido demostrado y más bien se sabe, según estudios científicos, que el 80 % de los diestros tiene dominancia del hemisferio derecho y el 60 % de los zurdos tiene dominancia izquierda.

La zurdera es una condición no sólo genética, sino también ambiental. El predominio de una u otra lateralidad es algo que viene condicionado por nuestros genes, por lo que hay más posibilidades que el bebé sea zurdo si hay antecedentes familiares.

Una de las hipótesis es que el 80% de las personas tiene un gen dominante que las hace ser diestras, mientras que al 20% restante les falta este gen, por lo que tienen una posibilidad al azar de ser diestro o zurdo.

Pero la lateralidad del niño depende también de factores ambientales como el aprendizaje, la influencia del colegio o los hábitos, ya que la predisposición genética a ser diestro o zurdo se puede modificar inmovilizando la mano izquierda (en el caso de los zurdos) y entrenando la mano derecha para actividades cotidianas como coger los cubiertos, utilizar tijeras, escribir… Algo que antiguamente se hacía y afortunadamente ya no se hace.

Gatear, por ejemplo, es muy beneficioso para los bebés ya que la coordinación de las extremidades que requiere la actividad ayuda a establecer la futura lateralización del cerebro.

¿Qué pasaría si el niño queda imposibilitado de una mano?

A propósito de esto de la inmovilización de la mano, hago un paréntesis para contar una experiencia personal.

Mi hija menor, de 5 años, se fracturó la muñeca al saltar de un banco y estuvo 5 semanas escayolada. Es una niña diestra (de mano, me refiero) a la que le gusta mucho, pero que mucho pintar y escribir.

Como le dolía la muñeca al coger el lápiz con la mano derecha, comenzó a cogerlo con la izquierda y con el entrenamiento, poco a poco, comenzó a dibujar, pintar y hasta a escribir letras en mayúscula y minúscula con la mano izquierda.

A medida que pasaban los días escribía cada vez mejor con la izquierda. Guardamos esos dibujos y escritos y una vez curada de su muñeca, le pedimos que los repitiera con la mano derecha y eran prácticamente iguales.

Estoy segura que si hubiese estado escayolada dos o tres meses más (por suerte no ha sido así) hubiese acabado siendo zurda, o ambidiestra.

Cómo saber si es diestro o zurdo

La lateralidad, es decir el predominio de un lado sobre el otro, no se define completamente hasta los tres o cuatro años. A partir de esa edad comenzarán a usar la mano dominante con más frecuencia, aunque puede haber un período de transición en el que el niño será ambidiestro, hasta los 6-7 años en los que se definirá completamente si será diestro o zurdo.

Existen algunas pruebas que podéis poner en práctica para saber si el niño es diestro o zurdo. Aunque debéis tener en cuenta que las personas no somos 100% diestro o zurdo, sino que siempre existe algún grado de lateralidad cruzada. Por ejemplo, se es zurdo de mano, pero diestro de ojo o de oído.

Test de Harris

Dominancia de la mano:

  • Lanzar una pelota
  • Dar cuerda a un reloj
  • Golpear con un martillo
  • Cepillarse los dientes
  • Peinarse
  • Hacer girar el pomo de la puerta
  • Tensar una goma
  • Cortar con tijeras
  • Cortar con cuchillo
  • Escribir

Dominancia del pie

  • Dar una patada a un balón
  • Escribir una letra con el pie
  • Saltar a pata coja unos 10 metros
  • Subir un escalón
  • Mantener el equilibrio sobre un pie
  • Conducir un balón durante 10 metros
  • Girar sobre un pie
  • Elevar una pierna sobre una silla o una mesa
  • Pierna que adelantas al desequilibrarte adelante
  • Sacar un balón de debajo de una silla o una mesa

Dominancia del ojo

  • Sighting (cartón de 15 x 25 con un agujero en el centro de 0,5 cm diamétro)
  • Telescopio ( tubo largo de cartón )
  • Caleidoscopio – Cámara de fotos

Dominancia del oído

  • Escuchar en la pared
  • Coger el teléfono
  • Escuchar en el suelo

Valoración:

Debes marcar los ítems de dominancia con una «D» cuando efectúa las 10 pruebas con la mano o pie derecho o «I» en el caso de la mano o pie izquierdo. Una «d» o «i» si realiza 7, 8, ó 9 pruebas con la mano o pie derecho o izquierdo. «A», de ambidiestro en todos los demás casos.

Para la dominancia de ojos y oídos, con una «D» o «I» si utiliza el lado derecho o izquierdo en las tres pruebas, y «d» o «i» si lo utiliza en 2 de las 3. «A» para todos los demás casos.

Para un diestro completo el resultado será D.D.D.D. Para un zurdo completo I.I.I.I. Para una lateralidad cruzada D.I.D.I y para una lateralidad mal afirmada d.d.D.d.

Foto | Pexels – Josh Willink

Источник: https://www.bebesymas.com/desarrollo/como-saber-tu-hijo-diestro-zurdo-pruebas-sencillas-para-comprobarlo

5 pruebas que te dirán si tu hijo es zurdo – Prepara la llegada de tu bebé

¿Cuándo se puede saber si el niño es diestro o zurdo?

octubre 10, 2017

in Mi primer bebé, Psicología del bebé

Cuando vamos a tener un bebé solemos soñar despiertos imaginando si se parecerá a papá o a mamá, si tendrá sus ojos negros o mis rizos rubios. Aunque normalmente no lo visualizamos en esa imagen que hacemos de nuestro bebé, podrá ser diestro, zurdo o “el mal llamado” ambidiestro (decimos mal llamado porque siempre suelen tener preferencia por cierta mano).

¿Qué es ser zurdo?

Que una persona sea zurda quiere decir que utiliza preferentemente el lado izquierdo de su cuerpo para realizar actividades. El diestro tenderá a usar la parte derecha y el ambidiestro ambas indistintamente.

La lateralidad, es decir, la preferencia por usar más un lado u otro de nuestro cuerpo tiene un origen sobre todo genético. Es decir, los genes de nuestro bebé harán que sea un bebé zurdo o diestro. Aún así, el ambiente puede hacer que esa condición cambie.

Todos conocemos a alguien que era diestro y tras tener escayolada la mano dos meses consiguió desenvolverse casi perfectamente con la izquierda.  Por no hablar de esa costumbre que existía unos años atrás en los colegios de obligar a los niños zurdos a escribir con la derecha porque “los zurdos tienen menos inteligencia”.

Afortunadamente, esto ha quedado en el pasado.

Por si hoy en día alguien tiene aún alguna duda, que quede bien claro: no hay ninguna evidencia científica que indique que los zurdos son menos inteligentes que los diestros.

Los estudios dicen que la lateralidad se define en función del hemisferio cerebral que predomina en cada persona. Las personas diestras tendrían una predominancia del hemisferio izquierdo y las zurdas del hemisferio derecho.

Puesto que las funciones del cerebro que se desarrollan en esos hemisferios no son simétricas algunos estudios dicen que las personas con dominancia del hemisferio izquierdo (las diestras) tendrían más habilidades lingüísticas, lógicas y matemáticas y, en cambio, en las que predomina el hemisferio derecho (las zurdas) se desenvolverían mejor en actividades relacionadas con la música, la creatividad y las emociones. Aun así hay que dejar claro que las destrezas que cada persona tiene, son un conjunto de su genética y de su aprendizaje del ambiente, por tanto, esto no quiere decir que a todos los zurdos se les dé fenomenal la música ni a todos los diestros las matemáticas.

¿Y cómo sé si mi hijo es zurdo?

La lateralidad, no se define hasta los 4-5 años. Aunque lo más común es que a partir del año y medio los niños tiendan más a usar una mano que otra, es normal que haya niños que pasen un tiempo siendo ambidiestros y usando ambas manos indistintamente.

Prueba a darle un juguete y ver con qué mano lo coge. Fuente de la imagen: Pixabay

Desde aquí os propongo 5 pruebas que hacer con vuestros hijos si tenéis curiosidad por si se decanta más por una mano u otra.

  1. Poniéndoos frente a él a una distancia equidistante de ambas manos, ofrecedle la cuchara o un juguete y observad con qué mano lo coge. Ésa sería su mano dominante. Podemos repetirlo todas las veces que queramos (o las que nos permita el peque sin enfadarse) por eso de eliminar el factor azar aunque, como os digo, es probable que si realizamos esta prueba antes del año y medio el resultado puede ser confuso.

    Juega con sus pies para ver con qué pie te responde más. Fuente de la imagen: Pexels

Hasta aquí hemos hablado de la lateralidad de las manos, pero hay que saber que también se puede ser zurdo o diestro de pie, de ojo, de oído… Y que ser diestro de mano no implica necesariamente ser diestro de pie, lo que llamaríamos tener lateralidad cruzada. Haced las pruebas:

2. Cuando sean un poquito más mayores, lanzadle una pelota rodando hacia los pies, y así vemos con qué pie la toca. Cuando son bebés podemos probar con los pianos para pies o simplemente jugando con sus piececitos a chocar con la mano.

3. ¿Con qué mano cogerías un catalejo? ¿Por qué ojo mirarías? Os recomendamos nuestro artículo sobre cómo ven los bebés para completar este punto.

4. ¿Qué oído pegarías a la puerta para cotillear lo que pasa al otro lado?

5. ¿Qué pierna apoyas para ir la pata coja?

¿Con qué ojo mirarías por un catalejo o telescopio? Fuente imagen: Pixabay

Si todas las respuestas corresponden al derecho fenomenal, eres diestro. Sin embargo, si todo lo harías con la derecha pero pegarías el oído izquierdo tienes ahí una lateralidad cruzada (que es totalmente normal). ¿Curioso, no?

Para terminar quiero dejar claro que ser zurdo no es ni mejor ni peor (a parte del uso de las tijeras o de chocar el codo con el diestro de al lado cuando comes, o mancharte la mano de boli, o no poder abrir una lata…). Lo que sí es perjudicial es impedir a los niños que usen la mano que quieren. Siempre hay que animarles a que lo hagan como ellos crean y a dejarles ser ellos mismos de forma natural.

Источник: https://blog.bebup.es/5-pruebas-que-te-diran-si-tu-hijo-es-zurdo

Saber si el bebé será zurdo o diestro se puede hacer en la semana 11 de embarazo

¿Cuándo se puede saber si el niño es diestro o zurdo?

Quizás te dé exactamente igual, pues es algo que para ti no tiene importancia, pero debes saber el nuevo descubrimiento: ya se puede saber si el bebé será zurdo o diestro durante el embarazo. Sí, así lo ha afirmado un estudio que viene a certificar que esa información se puede obtener ni más ni menos que en la semana número 11 de gestación.

Si tienes curiosidad, sigue leyendo, te lo contamos todo a continuación.

El descubrimiento

La suma de investigaciones llevadas a cabo por genetistas americanos, unidas a estudios anteriores de universidades de prestigio como las de Oxford, son la base del nuevo trabajo que ahora se ha dado a conocer. Un trabajo publicado en distintas revistas del sector que ha venido a dejar constancia de que ya en la semana número 11 del embarazo se puede saber si el bebé será diestro o zurdo.

Las causas que determinan su “preferencia”

Hay que establecer que, aunque únicamente el 15 % de la población es zurda, emplear la mano derecha o la izquierda como referencia no es algo que se elige.

No, se debe a causas genéticas y neurológicasy está condicionado por los hemisferios del cerebro.

En este sentido se determina que si el hemisferio izquierdo es el dominante, las órdenes que envía van dirigidas a la parte derecha y al revés, si es el hemisferio derecho el que prima, la persona se “manejará” con la zona izquierda.

Y eso sin olvidar que luego hay un 1 % de la población que es ambidiestra.

Saber si el bebé será zurdo o diestro

Como hemos mencionado al principio de este artículo, los últimos estudios llevados a cabo han venido a determinar que ya en el primer trimestre del embarazo se puede saber si el pequeño será diestro o zurdo.

¿Cómo se ha llegado a esa conclusión? Muy sencillo, partiendo de las siguientes premisas:

  • En la semana número 8 de la gestación, el pequeño desarrolla de manera contundente lo que son sus órganos internos y empieza a hacer lo propio con lo que son las extremidades. Es decir, empieza a producirse la formación de las manos, de los dedos y de las piernas.
  • En la semana número 11 del embarazo es cuando se establece que el feto ya tiene las citadas extremidades formadas. De ahí que no dude en comenzar a moverlas e incluso a realizar acciones tan habituales como chuparse el dedo, flexionar las piernas o mover las manos.

Precisamente el hecho de que en esa citada semana 11 acometa las mencionadas actividades son las que pueden venir a indicar si es zurdo o diestro. Eso se podrá saber a partir de qué dedo de la mano se introduzca en la boca o que pierna apueste por doblar más que la otra.

Y eso es algo que hará, como indican los estudios, en base a motivos genéticos. Es decir, estos serán los que le llevarán a que prefiera un lado u otro del cuerpo, a que mueva y actúe más con el derecho o con el izquierdo.

Ventajas de ser zurdo o diestro

Tanto si tu bebé es zurdo como si es diestro, no debes darle mayor importancia, porque eso no supone ningún problema. Es más, en cada caso podrá disfrutar de unas ventajas u otras.

Así, por ejemplo, se establece que quienes son zurdos gozan de los siguientes beneficios:

  • Los últimos realizados han venido indicar que esos suelen tener mejor memoria que los diestros.
  • Tienen menos probabilidades de sufrir enfermedades tales como la artritis y logran recuperarse más rápidamente de situaciones relacionadas con la salud, tales como un infarto.
  • Se establece que cuentan con una fascinante capacidad visual-espacial.
  • Poseen grandes cualidades para convertirse en líderes.
  • Son mejores en deportes como el tenis, el béisbol, la esgrima o el boxeo.
  • Resultan ser personas muy creativas, son mejores en los videojuegos y, además, aprenden a conducir más rápido.

Por otro lado, también es importante saber qué ventajas trae consigo ser diestro:

  • Los análisis científicos llevados a cabo vienen a determinar que quien lo es, por regla general, va a vivir más años que un zurdo. En concreto, se ha venido a indicar que los diestros suelen, de promedio, vivir unos nueve años más.
  • Supone tener menos riesgos de sufrir esquizofrenia.
  • Ser diestro supone además tener una gran capacidad en cuanto a lo que es la comprensión escrita y oral.
  • Los diestros presentan mayores habilidades matemáticas que los zurdos.

Sea como sea, ten claro que, además de lo indicado, los estudios científicos llevados a cabo al respecto vienen a determinar que no es importante que el bebé sea diestro, zurdo o incluso ambidiestro. Lo realmente relevante es que se desarrolle normalmente y venga al mundo sano.

Источник: https://okdiario.com/bebes/saber-bebe-sera-zurdo-diestro-puede-ya-semana-11-gestacion-2715649

Niños zurdos, diestros y ambidextros: ¿de qué depende?

¿Cuándo se puede saber si el niño es diestro o zurdo?

El cuerpo humano es anatómicamente simétrico. Tenemos dos manos, dos ojos, dos piernas… Pero funcionalmente es asimétrico.

Comemos o damos patadas a un balón con una mano o pie determinado o nos acercamos a la mirilla con un ojo concreto.

Esta preferencia de usar la parte derecha o la izquierda se denomina lateralidad y tiene que ver con la dominancia de los hemisferios cerebrales: no es un capricho.

Conoce por qué hay niños zurdos, diestros y ambidiestros y de qué depende la preferencia a la hora de usar una mano u otra o un pie u otro.

Ver también: cómo ayudar a escribir a un niño zurdo

Por qué un niño puede ser diestro, zurdo o ambidextro

Desde un punto de vista fisiológico, la mano que una persona elige para comer o escribir debería tener poca importancia, pero desde el punto de vista social y cultural es un aspecto que preocupa bastante a padres y profesores, por la relación que tiene con el aprendizaje de la escritura y la lectura y porque casi todo está dispuesto para una población mayoritariamente diestra. Ser diestro o zurdo no es voluntario. Obedece a un proceso llamado lateralización que tiene que ver con la dominancia de los hemisferios cerebrales, pero sin despreciar el papel de la herencia, los aprendizajes y la influencia ambiental.

La lateralidad es la preferencia de una persona a usar una de las partes simétricas de su cuerpo sobre la otra. Pero no se refiere solamente a la mano que se utiliza para escribir o para comer, sino que abarca todas las tareas realizadas con las manos, pies, ojos y oídos.

Un niño es diestro si está homogéneamente lateralizado a la derecha, es decir, si usa consistentemente los elementos del lado derecho de su cuerpo y, al revés, será zurdo si usa sistemáticamente su parte izquierda.

Pero no todas las personas son totalmente diestras o absolutamente zurdas, sino que pueden tener lateralidad cruzada o heterogénea, es decir, aunque escriban con una mano pueden utilizar la pierna o el ojo contrario a la hora de desenvolverse.

Un número pequeño de personas son ambidextras, capaces de utilizar cada una de sus extremidades de forma indistinta y con gran precisión. Pero puede tratarse también de personas zurdas que han ejercitado además su mano derecha por cuestiones socioculturales.

Cómo funciona el cerebro

El niño no ejerce ningún control a la hora de elegir ser diestro o zurdo. Su cerebro está dividido en dos hemisferios que controlan el cuerpo de modo cruzado. El izquierdo dirige los movimientos y controla las sensaciones del lado derecho del cuerpo.

Lo opuesto ocurre con el hemisferio derecho. A medida que el niño crece y madura, uno de ellos se vuelve dominante.

Si domina su hemisferio izquierdo, el niño será diestro; y si domina el derecho, será zurdo, especialmente en lo que se refiere a sus manos y a sus pies.

Cuándo se convierte el niño en zurdo o diestro

Aunque no hay unanimidad sobre el momento preciso en el que el niño se convierte en zurdo o diestro, lo más aceptado es que la lateralización se produce entre los 3 y los 6 años.

A medida que el bebé va adquiriendo destrezas manuales, posiblemente empiece a usar más una mano que la otra en función de la eficacia pero, si no es así, no pasa nada, la mayoría de los pequeños hasta los tres años cambia de mano a menudo y usa ambas para realizar sus tareas, bien sea por experimentación o por cansancio.

Lo más importante es respetar su ritmo de desarrollo y no tratar de disuadirlo en el caso de que utilice la izquierda, ni alentarle a usar su mano derecha, ya que con ello se contradice lo que su cerebro haría de forma natural y a la larga puede ser negativo. Es importante darle tiempo y posibilidades al niño para definir su lateralidad de manera espontánea, pero también es primordial que la tenga definida antes de comenzar con la escritura, la lectura y el cálculo.

Ayudar al niño que es zurdo

No es nada fácil ser zurdo en un mundo de diestros. Los pequeños problemas cotidianos pueden generar en el niño frustración, ansiedad o incluso falta de confianza en sí mismo, ya que no es capaz de reconocer la verdadera causa de su “torpeza”.

Padres y educadores han de facilitar la labor, ya que hay niños que, aunque no se los contraríe explícitamente, deciden por sí mismos utilizar la mano derecha, bien porque el mobiliario y los utensilios escolares no se adaptan a ellos, o bien para evitar burlas o porque quieren parecerse a la mayoría de sus compañeros.

Años atrás se pensaba que ser zurdo era un defecto o un mal hábito que había que corregir, creándose así lo que después se han llamado zurdos contrariados.

Afortunadamente este concepto peyorativo ha desaparecido, pero en la práctica casi todo está diseñado para diestros, ya que los zurdos están en minoría (7%).

El ratón del ordenador, las tijeras, las barandillas de las escaleras, el visor y los mandos de las cámaras fotográficas…

Hoy en día no hay ninguna razón para pensar que los niños zurdos tienen trastornos de aprendizaje, lenguaje, destreza manual o inteligencia. Su capacidad con respecto a la de los diestros es la misma, pero la falta de utensilios adecuados para ellos, los hace parecer a veces torpes a los ojos de los demás.

Sin embargo, en algunos deportes, como béisbol, fútbol o tenis, son muy codiciados.

Se ha dicho también que los niños zurdos son más creativos porque tienen más conexiones entre los dos hemisferios, y desde luego no faltan artistas, escritores y otros personajes zurdos con talentos que suponen creatividad: Albert Einstein, Charles Chaplin, Greta Garbo, Beethoven o Ringo Starr, entre otros.

Aclarar conceptos sobre los niños zurdos

  • No está mal lateralizado porque no reconozca cuál es su mano derecha o su pie izquierdo.
  • No es lo mismo tener la dominancia lateral establecida (ser diestro o zurdo) que haber interiorizado el concepto derecha-izquierda.
  • La dominancia manual se establece entre los 3 y los 6 años, mientras que la noción espacial derecha-izquierda se va configurando entre los 5 y los 8 años.
  • Alrededor de los 6 años el niño es capaz de reconocer este concepto en las partes de su propio cuerpo y será más tarde cuando lo logre sobre los demás.
  • Se puede comprobar si un niño es diestro o zurdo observando qué pie, mano u ojo utiliza cuando realiza acciones de forma espontánea, como lavarse los dientes, atrapar un objeto lanzado por sorpresa, tapar una botella, chutar la pelota cuando juega al fútbol, hacer una foto, etc. En estas situaciones el ojo, mano o pie elegido espontáneamente para realizar las acciones suele ser el dominante, ya que tiene mayor fuerza, precisión, coordinación, sensibilidad y equilibrio.

Virginia González. Psicóloga y maestra de Educación Infantil

Источник: https://www.conmishijos.com/educacion/aprendizaje/ninos-zurdos-diestros-y-ambidextros/

Cómo saber si mi hijo es zurdo o diestro

¿Cuándo se puede saber si el niño es diestro o zurdo?

Cuando estamos embarazadas y comenzamos a imaginarnos a nuestro bebé ¡pensamos en tantas cosas! ¿Niño o niña? ¿Tendrá mis ojos o los de mi pareja? ¿Rubio o morena? ¿Heredará mi lunar? ¿Cuándo podré saber si mi niño es zurdo o diestro?

Algunas de ellas las sabremos en el nacimiento o a las pocas semanas, otras como la lateralidad, tardarán un poquito más. Concretamente, es algo que no se define hasta aproximadamente los seis añitos, aunque como en casi todos los aspectos del desarrollo infantil, varía de unos peques a otros.

Qué es la lateralidad y para qué sirve

La lateralidad es la preferencia que tenemos por una u otra parte de nuestro cuerpo. La mayoría de las personas se definen por una preferencia hacia su parte derecha.

Por ejemplo, para mirar por el objetivo de una cámara, coger un cubierto, dar una patada a un balón o chocar la mano.

Pero como bien sabemos, también hay personas que utilizan su parte izquierda e incluso, que son ambidiestras y se manejan con su parte derecha como con su parte izquierda.

¿Cuándo se sabe si un niño es zurdo o diestro? A los tres años, los niños y las niñas comienzan a utilizar la manita con la que se sienten más cómodos.

Ahora bien, esto no es definitivo, y puede ocurrir que utilicen las dos manos indistintamente hasta que se decidan por una.

Esto ocurrirá a partir de los seis o siete años de edad, que es cuando se define la lateralidad.

Es fundamental, no obstante, tener claro que el hecho de que tu hijo sea zurdo, diestro o ambidiestro no tiene relevancia ni está relacionado con su inteligencia ni su personalidad ni con otros tantos otros mitos que se creían antiguamente y que no tienen ninguna base real.

Niños con lateralidad cruzada

En un 25% de la población, por causas que tienen un origen genético, la lateralización no se define correctamente y sufren lo que se denomina lateralización cruzada. En este caso, no existe una predominancia homogénea de la parte derecha del cuerpo ni de la izquierda.

La lateralización cruzada ocurre porque la función del pie, el ojo y las manos no está en la misma parte del cerebro, como sí ocurre en las personas diestras o zurdas. Se considera un trastorno neurofisiológico leve que hay que trabajar para evitar problemas de aprendizaje.

Cuando un especialista confirme que nuestro hijo efectivamente tiene lateralidad cruzada, cosa que no se debe valorar hasta pasados los seis años, nos proporcionará una serie de pautas y ejercicios para practicar con él. El objetivo es ayudarle a «decidirse» por una u otra parte del cuerpo.

Jessica Romero, Terapeuta Ocupacional Pediátrica y una de las expertas de Criar con Sentido Común, explica que «muchas veces, el hecho de que los niños no establezcan una lateralidad es por inmadurez.

Por ejemplo, a veces en el colegio, comienzan a utilizar muy pronto el lápiz y todavía no han tenido tiempo para ver qué mano prefieren o con cuál de ellas son más hábiles».

Es imprescindible que, en caso de dudas, siempre consultemos con un especialista que valore si realmente existe un problema y cómo abordarlo en su caso.

Cómo saber si un niño es diestro o zurdo: El test de Harris

Un 10% de las personas es zurda y, curiosamente, es un porcentaje que prácticamente no ha variado a lo largo de la historia.

El 89% son diestras y tan solo un 1% de la población es ambidiestra.

Para saber si nuestro niño es zurdo o diestro hay algunas pruebas que podemos poner en práctica para saberlo, como es el Test de Harris o test de dominancia lateral.

La prueba consta de varias partes cortas y de aspecto atractivo para los peques.

En ellas se evalúan posibles problemas de lectoescritura, ortografía, desórdenes en el habla (como la dislexia), problemas neurológicos, etc.

Aunque puede hacerlo cualquier persona en el ámbito doméstico, es recomendable que sea un profesional capacitado el que lo lleve a cabo para interpretar correctamente los resultados:

  • Primera Parte – Dominancia de la mano. Primero, pediremos al niño que lance una pelota imaginaria. Segundo, que realice diversas acciones cotidianas que requiera la utilización de sus manos. Por ejemplo: descalzarse, lavarse los dientes, abrir una puerta o recortar con una tijera.
  • Segunda parte – Dominancia del pie. Comenzaremos esta segunda parte pidiendo al niño que, esta vez, chute un balón imaginario. A continuación, le propondremos un juego. El niño debe descalzarse y escribir en el suelo con el dedo pulgar del pie. También son útiles otros ejercicios como saltar con una pierna, girar sobre un solo pie…
  • Tercera parte – Dominancia del ojo. En el caso del ojo, podemos pedirles que miren por un telescopio, que guiñen un ojo para mirar a lo lejos o que observe a través de una cámara de fotos.
  • Cuarta parte – Dominancia del oído. Podemos ofrecer una concha al niño y preguntarle si es capaz de escuchar el mar o pedirle que escuche a través de las paredes.

Todas las pruebas del test de Harris se deben realizar tanto con el lado derecho como con el izquierdo. Cuando se administra, se repite cada ítem dos veces para comprobar ver si el niño utiliza siempre la misma mano/ojo/pie para hacer esa actividad en concreto.

Estas pruebas sirven para evaluar cuál de los dos lados es predominante. Hay que tener en cuenta que ninguna persona somos 100% zurdos o diestros y podemos tener pequeños grados de lateralidad cruzada. Por ejemplo, ser zurdo de una mano pero utilizar el ojo derecho preferentemente.

Para evaluar los resultados se marcará con una «D» cuando el niño efectúa todas las pruebas con la mano o pie derecho. Con «I» en el caso de la mano o pie izquierdo. Con una «d» o «i» si realiza la mayor parte de ellas con la parte derecha o izquierda.

Y con «A», de ambidiestro en todos los demás casos. Los resultados para un diestro completo son D.D.D.D. Para un zurdo completo, son I.I.I.I. Para una lateralidad cruzada D.I.D.

I y para una lateralidad mal afirmada d.d.D.d.

Nunca forzar

Nunca debemos forzar a nuestro hijo a que utilice una u otra mano. Tenemos que dejar que sea él o ella quien de forma natural establezca la preferencia.

Si obligamos a un niño zurdo, por ejemplo, a usar su mano derecha, no solo le estaremos imponiendo que utilice su mano más «débil», es que además realizará las tareas con mucha menos habilidad lo que probablemente le provocará frustración y problemas de aprendizaje.

Aprende cómo fomentar el movimiento libre en un entorno seguro para favorecer el correcto desarrollo físico de tu bebé y facilitarle un mejor aprendizaje en general con el Seminario Online «Movimiento libre»

Un niño es zurdo o diestro no por elección, sino que es una condición de su genética, por lo que aunque se le impusiera utilizar la otra mano, de forma refleja seguiría utilizando su mano hábil. Forzar es contraproducente.

Si tu hijo o tu hija es zurdo o ambidiestro, hoy en día no le supondrá ningún problema. Existen numerosas herramientas que le harán tan sencillo el aprendizaje como a un diestro.

De hecho, ya existen tijeras, bolígrafos, cuadernos y todo tipo de material escolar específico para zurdos.

Por último, si tienes dudas sobre este o cualquier otro tema de desarrollo infantil, maternidad, educación o crianza; puedes consultarlas con nuestra experta, Jessica Romero en la Tribu CSC.

Revisado por:

  • Deja que tu hijo se exprese

    Cada día recibo en consulta adolescentes y preadolescentes que, aquejados de alguna lesión, generalmente deportiva, acuden a nosotros para recuperarse lo antes posible y volver a su actividad diaria normal. No le sobreprotejas y deja…

  • Mi hijo no come. ¿Qué hago?

    Una de las cosas que más nos preocupan a las madres y padres es «¿qué hago si mi hijo no come?». Recuerdo que, antes de que naciera  mi primera hija, soñaba que me olvidaba darle…

  • No quiero que mi hijo tenga altas capacidades

    La mayoría de nosotros queremos ser “normales”, estar en la media en todo, poder ser «uno/a más», y cuando nos convertimos en padres el mismo deseo tenemos respecto a nuestros hijos, empezando por la etapa…

Источник: https://www.criarconsentidocomun.com/hijo-diestro-o-zurdo/

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: