¿Cuándo un bebé gatea hacia atrás?

¿Así gatea un bebé?

¿Cuándo un bebé gatea hacia atrás?

Cuando se acerca el momento en el que creemos que nuestro bebé debería de gatear nos asaltan las dudas ¿ Cuándo suele gatear un bebé?, ¿El modo en que lo hace está bien? o ¿cuánto tardará en andar?. En definitiva, cuándo, cómo y cuánto gatea un bebé.

La respuesta a estas tres preguntas no es única y dependerá de tu bebé. Sin embargo, hay unos promedios que pueden servirte de guía.

¿Cuándo?

Un bebé gatea entre los 6 y los 10 meses, siendo lo normal hacia los 9 meses. Para que el bebé gatee; anteriormente, tiene que haber conseguido otros hitos evolutivos de su desarrollo motor como llegar a la sedestación (sentarse) por sí solo o ser capaz de mantener una postura de cuadrupedia (4 patas).

Cabe decir que, aunque no es lo más frecuente, algunos bebés no llegan a gatear y otros gatean después de comenzar a andar.

Yo, personalmente, creía que la Pequeña Guerrera no iba a gatear o le iba a costar muchísimo porque casi no se mantenía a cuatro patas y solo se desplazaba sentada (entonces no sabía que algunos autores consideran esta forma de locomoción como gateo); pero, de repente, un día comenzó a gatear para coger un juguete.

¿Cómo?

Cuando hablas sobre el gateo con otras madres, son bastantes las que dicen que sus hijos no han gateado. No obstante, según Robson, solo un 7% de los bebés no gatean. Quizás, estas mamis no sepan que existen varios estilos de gateo; no solo el clásico gateo.

Concretamente, en este estudio se determinó que un 82% de los bebés gatean sobre manos y rodillas, un 1% se arrastra sobre el abdomen, un 1% se desplazan rodando sobre sí mismos (tipo croqueta) y un 9% sobre una posición sentada.

Y es que el gateo se considera una forma de locomoción cuadrúpeda (a 4 patas) de duración y aparición irregular.

A continuación, puedes ver los seis estilos de gateo según el estudio de Patrick S. Puede que tu bebé pase por varios de estos tipos hasta alcanzar el gateo clásico (el más adecuado), o que directamente pase de un gateo sentado a la deambulación (marcha).

Secuencias de estilos de gateo. Patrick SK,

  • A. Gateo clásico. El bebé se apoya sobre manos y rodillas avanzando de forma contralateral

Gateo clásico. Imagen de Freepic.diller

  • B. Gateo de oso. Se apoya en las manos y en los pies (en lugar de en las rodillas) Suele aparecer posteriormente.

Gateo de oso. Fuente: visionyaprendizaje.blogspot.com

  • C. Gateo de remero. Es una variante del gateo clásico, en la que una de las piernas está estirada sin apoyar la rodilla.

La Pequeña Guerrera empezó a gatear con el gateo de remero ya que tenía más destreza con la pierna derecha. Aquí está intentando coger un libro.

  • D. Arrastre o soldado. El bebé gatea con el vientre en contacto con el suelo.
  • E. Gateo sentado o de glúteos. El bebé permanece sentado flexionando y estirando las piernas lo que le permite avanzar. En este tipo de gateo no hay alternancia de extremidades.
  • F. Cangrejo. Con una pierna estirada se apoya en el pie y con la otra pierna flexionada se apoya en la rodilla, avanzando hacia atrás.

Es conveniente, que si tu bebé no utiliza el gateo estándar (A) para desplazarse, intentes estimularlo ya que es el más adecuado.

Puedes fomentar el gateo clásico o estándar con estos consejos:

  • Crea en el suelo un entorno seguro, abierto y estimulante. Puedes usar objetos rodantes.

La Pequeña Guerrera antes de gatear pasaba mucho tiempo boca abajo en el suelo con objetos rodantes como este espejo de Imaginarium.

  • Coloca a tu hij@ de rodillas y ponle juguetes en frente en alto para que se incorpore levantando el culete. Así ganará fuerza en glúteos y pierna.
  • Posiciona a tu hijo en cuadrupedia (4 patas) con juguetes delante. Si no se aguanta puedes ayudarle con un cojín o rodillo debajo de su abdomen. (No es necesario que compres el típico rodillo para bebés, puedes fabricar uno enrollando una toalla.)
  • En cuadrupedia, sujeta por las caderas a tu bebé y haz que se balance alante y atrás.
  • Juega con él, en el suelo, a animales cuadrúpedos para que te imite.
  • Vístele con ropa cómoda. Si ya ha iniciado el gateo, pero se resbala; puedes utilizar rodilleras o leotardos para gateo (antideslizantes) o; si no hace frío, dejarle solo con el body.

¿Cuánto?

No solo es importante, el tipo de gateo si no cuánto tiempo gatea. Para afianzar todos los aprendizajes que nos aporta el gateo es conveniente que el bebé esté varios meses en esta etapa antes de iniciar la marcha.

Muchos padres pecamos de poner a nuestros hijos de pie antes de que sean capaces de hacerlo por sí mismos, sin dejar que disfruten al máximo de todos los beneficios que aporta el gateo.

El aprendizaje será integrado en el cerebro gracias a la repetición, el bebé automatizará el gateo a base de mucha práctica.

Un bebé con un desarrollo motor normal, tras el gateo, será capaz de mantenerse de rodillas, para más adelante colocarse en posición de caballero y; finalmente, incorporarse en una bipedestación con apoyo. Los bebés pueden alternar estas fases pero deberían de pasar por todas.

Etapas del desarrollo motor desde los 6 hasta los 12 meses aproximadamente. Fuente: Fisioonline

Espero como madre haberte ayudado. No obstante, si crees que tu bebé tiene dificultades en su desarrollo motor, consulta con tu pediatra y acude a un fisioterapeuta pediátrico. Nadie mejor que un fisioterapeuta especializado en bebés y niños para valorar el desarrollo de tu hij@ y, en caso necesario, tratarle y asesorarte.

Источник: https://mamaatodogas.com/2020/01/27/asi-gatea-un-bebe/

¿Por qué es fundamental el arrastre?

¿Cuándo un bebé gatea hacia atrás?

Como ya sabes, el desarrollo cerebral e intelectual de tu pequeño depende en gran medida, de la cantidad y calidad de los estímulos que reciba.

Así pues, el desarrollo de su inteligencia está vinculado también, de forma determinante, al ejercicio de las funciones motrices del cerebro (arrastre, gateo, caminar…).

Es absolutamente necesario que el pequeño se ponga en marcha desde que nace ya que es muy importante afrontar y ejercitar dos etapas fundamentales, el arrastre y el gateo, siguiendo los pasos adecuados.

El arrastre propiamente dicho (es decir, desplazarse rozando con el cuerpo en el suelo) suele iniciarse alrededor de los 6-7 meses y debe considerarse el mayor logro en el área de la movilidad ya que, gracias a él, el bebé deja de ser dependiente del entorno para alcanzar objetos y buscar nuevos estímulos por si mismo.

No obstante, el bebé es capaz de desplazarse cuando está boca abajo desde el momento del nacimiento. Piensa en las veces que has encontrado a tu pequeñín tocando con su cabecita el extremo de la cuna después de dejarlo dormido en otra posición.

Cuando está despierto, es importante no desperdiciar ninguna ocasión para que se ponga en marcha: en la medida que te sea posible ponlo sobre una superficie plana y dura para que sus movimientos, que en un principio son reflejos, se vayan coordinando de manera consciente para conseguir el desplazamiento, aunque al inicio sólo sean unos poquitos centímetros.

Las oportunidades de arrastre deben ser frecuentes y cortas, respaldadas siempre por tus palabras de ánimo y caricias que premien el esfuerzo que el bebé realiza. Después, y de manera gradual, irás alargando las distancias y también el tiempo de estancia boca abajo.

No te alarmes si tu bebé no se arrastra antes de gatear, hay muchos niños que eluden esta etapa pero la ejercitan a partir de los 2-3 años mientras juegan en el suelo (pasando por debajo de las sillas, rebozándose en la arena de la playa, etc.)

El arrastre ayuda en la coordinación de los hemisferios cerebrales

El arrastre comporta numerosos beneficios para el bebé.

En primer lugar, la posición típica del arrastre le facilitará desarrollar y muscular la zona cervical al intentar levantar la cabeza y apoyarse sobre sus manos con los brazos estirados o sobre los codos cuando tiene los brazos flexionados en ángulo recto (ésta es la posición más cómoda para ellos y la que les facilita manipular los objetos que están al alcance de sus manos mientras mantienen la cabeza erguida sin cansarse).

Además, el arrastre implica el avance en patrón cruzado: se mueve utilizando su brazo derecho y su pierna izquierda para empujarse hacia delante; simultáneamente mueve el brazo izquierdo y la pierna derecha hacia delante para soportar su peso sobre ellos como preparación para el siguiente movimiento.

Avanzar en patrón cruzado implica, y a la vez ejercita, la coordinación entre los dos hemisferios cerebrales.

El hemisferio derecho controla los movimientos y sensaciones de las extremidades izquierdas y el hemisferio izquierdo controla los movimientos y sensaciones del lado derecho de nuestro cuerpo.

Cuando los dos hemisferios trabajan de manera coordinada quiere decir que su mano izquierda (hemisferio derecho) sabe lo que hace su mano derecha (hemisferio izquierdo) y por tanto puede, por ejemplo, pasarse cosas de una mano a otra sin que se caigan.

Así pues, cuantas más oportunidades tenga el pequeño de moverse en el suelo, más posibilidades damos a sus dos hemisferios cerebrales para ejercitarse y desarrollarse plenamente lo cual favorecerá su desarrollo intelectual y la posibilidad de pasar a la fase siguiente: el gateo.

Pónselo fácil antes de empezar

  • A veces un buen arrastre empieza de la manera más insospechada: en los primeros meses al bebé le gusta también estar boca arriba (posición supina) para contemplar su entorno, mover brazos y piernas de manera descoordinada, y porque no, jugar con sus manitas y pies. En esta posición podemos aprovechar para enseñarle algunos ejercicios previos que pueden ayudarle a arrastrarse mejor. Por ejemplo, girar sobre sí mismo y pasar de boca arriba a boca a bajo y viceversa. Esto le ayudará a desarrollar su equilibrio, obtener estabilidad en sus movimientos y también a cambiar de posición de manera voluntaria.
  • Hazle pedalear. ¿Cómo? Coloca las palmas de tus manos apoyadas en sus piececitos. Ya verás como empezará a extender y doblar las piernas rítmicamente. Entonces, presiónale los pies de manera alternativa lo suficiente para que ejerza una fuerza para rechazar tu mano. Derecho, izquierdo, derecho, izquierdo… como ir en bicicleta.
  • Las abdominales, lo primero. Una buena fuerza de su musculatura abdominal es esencial para coordinar los movimientos de las piernas y del tronco. Para conseguirla, haz un simple ejercicio que encantará a tu bebé. Ponlo tumbado boca arriba encima de tus piernas. Sujétalo por sus manos y, tirando de ellas, acércalo hacia ti poquito a poco hasta tenerlo en posición sentado frente a ti. Ya verás como, a la vez, levanta las piernas. Esta posición en «V» es lo que fortalece sus pequeñas abdominales. Repítelo varias veces al día.
  • Alarga la manita. Pon su juguete preferido delante de él pero a una altura que le obligue a estirar un brazo mientras se apoya en el otro. Cambia el objeto de posición para que estire y ejercite los dos bracitos alternativamente. 

¡Cuerpo a tierra!

La mejor motivación para un bebé es un «ejemplo honesto» (como dice Glenn Doman) por parte de los padres. No dudes en estar junto a tu hijo en el suelo y, con mucho amor y paciencia, disfrutar juntos de cada logro, de cada sonrisa y de cada momento.

Para que tu bebé disfrute con el arrastre y obtenga todas sus ventajas, además, debe sentirse cómodo:

  • Es importante no ponerle mucha ropa (pañal y camiseta que le deje al aire codos, antebrazos, rodillas y pies) que le facilite el movimiento y aumentar la temperatura ambiente para que no coja frío.
  • Las condiciones favorables son: suelo plano y duro que no le ofrezca mucha resistencia en un inicio ni que resbale demasiado (madera, hule, espuma dura). Es importante que esté limpio, seguro (sin obstáculos, enchufes, etc.) y que sea liso. 

Para ponérselo más fácil…

  • Cuando el niño intenta arrastrase moviendo el brazo y la pierna del mismo lado, gira en círculo sobre si mismo y no avanza. Esta situación es normal en un principio. Para ayudarle puedes construir con distintos objetos una pista en línea recta que le obligue a moverse y avanzar en una sola dirección. Ponle objetos atractivos frente a él a cierta distancia para motivarlo pero no fuera de su alcance pues se desentendería de ello.
  • Puedes ponerle zapatos con suela gruesa de goma para que le sirvan de punto de apoyo y se agarre bien al suelo para impulsarse.
  • A menudo tenemos que ayudarles apoyando nuestras manos en las plantas de sus pies para que las usen de punto de apoyo pues con sus movimientos reflejos no tocan el suelo y no pueden avanzar.
  • Si podéis estar los dos progenitores en el suelo jugando con él aprovechar a enseñarle a avanzar en patrón cruzado estirándole la mano derecha y flexionando la pierna izquierda, y luego la mano izquierda y la pierna derecha a lo largo de varios metros. Es importante hacer este ejercicio cuando el niño ya se desplaza flexionando sus dos brazos a la vez y luego sus dos piernas a la vez.
  • Si a pesar de todo no conseguimos que avance, es interesante situarlo en una pista o tablón grueso con cierta inclinación. Esto hará que la propia gravedad le obligue a avanzar sus manos alternativamente para mantener la estabilidad y equilibrio. Sus piernas se moverán compensando y equilibrando el avance hasta llegar al final de la pista. Poco a poco aprenderá que arrastrarse es muy divertido.

Mª Ángeles García Morán
Licenciada en Psicología Infantil y especialista en Estimulación Temprana

Consejos prácticos relacionados con este artículo: ¿Por qué es fundamental el arrastre?. Consejos prácticos

+10

Источник: http://www.solohijos.com/web/por-que-es-fundamental-el-arrastre/

¿Por qué los bebés gatean hacia atrás?

¿Cuándo un bebé gatea hacia atrás?

Desde el momento de la concepción el ser humano experimenta la movilización como un medio de supervivencia.

A su vez sufre una serie de cambios derivados del proceso evolutivo, posterior a la etapa prenatal, en la que el recién nacido pasa de un estado de confort a iniciar su proceso de desarrollo motor, donde aquellos movimientos reflejos se convierten en movimientos voluntarios. Es ahí donde él bebé inicia una nueva etapa para conocer su cuerpo y su entorno inmediato.

Indice

¿Qué es el gateo?

El gateo es una forma de locomoción cuadrúpeda de aparición y duración irregular que es considerada una etapa importante del desarrollo del ser humano. No se conoce con exactitud a qué edad se debe iniciar este proceso ni tampoco qué estilos pueden aparecer y considerarse normales, pues recuerda que cada bebé es diferente.

Antes de aprender a gatear, tu bebé debe poder sentarse solo y mantenerse parado sostenido de algo. Esto significa que es indispensable que  tú bebé pase tiempo en el suelo para que pueda lograrlo.

Puedes ponerlo en la alfombra y ponerle juguetes lejos que lo estimulen para querer avanzar. De esta forma lo ayudarás a estimular la motricidad gruesa de su cuerpo.

Si tú  bebé pasa mucho tiempo cargado, en andador o en silla, será más difícil para el aprender ya que su movilidad está limitada.

 

El gateo y la autonomía del bebé

El gateo es el primer movimiento que le brinda cierta independencia al pequeño, pues le permite desplazarse de manera libre y espontánea, lo que le proporciona múltiples beneficios; desarrollo del patrón cruzado, coordinación visiomotora, equilibrio, orientación visual, sin embargo, esta etapa tan significativa suele ser omitida debido al desconocimiento de su importancia. Es importante desarrollar el gateo en los infantes de seis a nueve meses, para lo cual es necesario concientizar de su valor a los padres, los encargados en primera instancia de cuidar, amar, proteger y satisfacer las necesidades e intereses del infante, respetando su tiempo y ritmo de aprendizaje.

El gateo se puede presentar en varios estilos diferentes y todos considerados fisiológicos: gateo de oso, estándar, mezcla paso a paso, arrastre, de glúteos y de remo. Estos estilos pueden depender de la edad, de la maduración neural, de las dimensiones corporales o del desarrollo musculo esquelético.

Aunque no se sabe la edad exacta, puede darse esta etapa entre los cinco y los doce meses de edad, durante este rango es posible que se adapten diferentes posturas de gateo hasta iniciar la marcha bípeda (caminar).

 

El gateo como motor del desarrollo del bebé

Múltiples estudios han encontrado que el gateo es un factor protector para no desarrollar retraso en el inicio de la marcha. Estamos seguros de que la capacidad para gatear ejerce una influencia muy importante en la vida de los bebés, básicamente les da una nueva visión del mundo.

Cuando se les lleva cargados, los niños prestan poca atención a sus alrededores; sin embargo, cuando comienzan a gatear, se vuelven más sensibles para ver dónde están los objetos y qué tan grandes son entre sí. Comienzan a prestar atención a lo que parecen las cosas.

Los niños que gatean pueden diferenciar formas similares que son diferentes en color, tamaño y localización en el espacio.

Además, los bebés tienen más éxito en encontrar un juguete que estaba oculto en una caja cuando gatean alrededor de esta que cuando se les lleva alzados.

Trasladarse por su propia cuenta también les ayuda a aprender cómo juzgar distancias y a percibir la profundidad.

La percepción de la profundidad parece deberse menos a la maduración y a la edad que a la experiencia de los bebés para moverse dentro de su entorno por sus propios medios.

Cuando los infantes comienzan este tipo de actividad corren el riesgo de caerse y, para evitar que se hagan daño, las personas que los cuidan los retiran de los sitios peligrosos o gritan cuando los niños están por meterse en un problema. Los bebés son sensibles a estas acciones y emociones y aprenden a temer a los lugares de donde podrían caerse.
 

El gateo para atrás es totalmente normal

No todos los niños gatean, y no está mal, pero aquellos que lo hacen desarrollan ajustes posturales en los cuatro miembros.

Pero también debes de saber que muchos pequeños tienen la tendencia de gatear hacia atrás, en lugar de emprender una marcha hacia delante, situación que muchas veces hace que los padres se preocupen al respecto pensando si acaso esta situación es síntoma de alguna problemática.

La realidad es que gatear hacia atrás es perfectamente normal ya que los niños pueden hacerlo perfectamente en ambas direcciones, siendo básicamente su propia elección el modo en el que lo hagan, dependiendo siempre de la energía y de la facilidad con la que consigan el movimiento necesario para el desplazamiento, hacia enfrente, hacia atrás o de lado.

Sin embargo, una de las razones por las cuales muchos bebés tienen la tendencia de gatear hacia atrás es porque hay bebés que tienen más fuerza en sus brazos  que en sus piernas, por lo cual estos empujan el cuerpo hacia atrás con los brazos evitando hacer fuerza en las piernas y esa es la razón por la cual no gatean como uno esperaría, pero esto cambiará cuando sus piernas ganan fuerza y confianza. Lo principal a tener en cuenta es que la dirección no es importante mientras que el bebé pueda cumplir su función de desplazamiento dirigiéndose hacia el lugar que desea.

Gatear hacia atrás, entonces, no representa ningún problema y es algo que el pequeño irá revirtiendo a medida que aprenda a hacerlo hacia adelante, o mientras sus piernas se fortalecen, pero si los padres desean ayudarlo, pueden tentarlo llamándolos o colocándole los juguetes que les gustan justo frente a ellos.

Los bebés aprenden a gatear entre los 8 y los 11 meses. Como se mencionó anteriormente, muchos bebés no gatean y comienzan a caminar alrededor de un año.

Hay muchas formas y estilos de gateo tal como desplazarse sentado, arrastrarse, gatear con el estómago en el piso, etc. Cada bebé desarrolla su propio estilo de gateo y, con el tiempo, lo va perfeccionando.

Si tu bebé aún no gatea, algo que puede ayudarlo significativamente es observar a otros bebés hacerlo y motivarlo a que lo aprenda. 

Importancia de fomentar el gateo

Recuerda que tu bebé necesita que le des los espacios necesarios para desarrollar esta destreza, necesita  moverse, resbalarse, empujarse. Es muy  importante que ejercites a tu  bebé para que fortalezca las piernas, tenga equilibrio y logre la coordinación mano-pie.

Algunos  bebés gatean tarde, comienzan haciéndolo hacia atrás o solo se arrastran, es normal, primero lo hacen de esa forma y luego logran gatean hacia adelante.

Si estimulas a tu bebé en las diferentes áreas de su desarrollo, pero sobre todo en la motricidad gruesa tal como sentarse, rodar, gatear, caminar, subir y bajar escalones, rampas en altura y otras, podrás observar mayor integración sensorial y emocional en él.

 Esto le ayuda a que tenga más seguridad en sí mismo, mayor autocontrol y a desarrollarse con más aptitud en las diferentes áreas de su vida.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/bebe/salud-bebe/por-que-los-bebes-gatean-hacia-atras-9722

Estilos de gateo en los bebés: gateo de cangrejo, marcha de oso y otras formas de gatear

¿Cuándo un bebé gatea hacia atrás?

Aproximadamente entre los seis y los nueve meses, la mayoría de niños hacen un gran avance en su desarrollo tras conseguir estar sentados y antes del hito del primer paso. Hablamos del gateo, un movimiento complejo que abre todo un nuevo mundo de experiencias y descubrimientos a los bebés.

Pero no todos los bebés gatean del mismo modo. A pesar de que hay gateos más comunes que otros, algunos son insólitos y sorprendentes. Cada bebé tiene su estilo particular para gatear, y aquí os ofrecemos una pequeña guía de estilos de gateo.

Recordemos que el gateo es el primer recurso de desplazamiento del bebé para acceder a objetos que están lejanos.

Puede que antes haya aprendido a voltearse, pero no con el objetivo de desplazarse de posición.

El gateo surge porque el niño, intelectual y sensorialmente, ya tiene una necesidad de acercarse a los objetos que le atraen pero todavía no tiene la competencia física para hacerlo de pie.

El gateo forma parte del desarrollo de la motricidad gruesa, que es la habilidad que el niño va adquiriendo para mantener el equilibrio, moverse y coordinar los músculos de su cuerpo. 

Gatear es muy importante para el desarrollo del bebé, pero como todos los procesos evolutivos, no todos los bebés comienzan a gatear a la misma edad ni todos los bebés gatean de la misma forma, a la manera tradicional.

Pero no importa tanto el modo en que lo haga el bebé, lo que importa es que realice esos movimientos para lograr desplazarse, y nosotros también podemos estimular su gateo.

Sentado o «culeteo»

El bebé se desplaza en posición sentada, dando saltitos o arrastrándose con el trasero, ayudándose de una pierna flexionada y otra estirada en un gateo asimétrico.

Se trata de un estilo muy peculiar y bastante frecuente. Hay estudios que señalan que podría ser hereditario.

Clásico

Aunque se llama «gateo», en realidad la forma más común de este desplazamiento es sobre las rodillas y las manos. Puede que antes de empezar a gatear hacia delante el bebé se desplace hacia atrás.

Gateo de cangrejo

Algunos bebés comienzan a gatear hacia atrás, retrocediendo, en lugar de avanzar hacia adelante, o bien de lado, como un cangrejo. Es bastante frecuente, pero no hay por qué preocuparse. El bebé irá fortaleciendo su musculatura y aprenderá a dominar la coordinación de sus movimientos hasta conseguir desplazarse hacia adelante.

Gateo cruzado

El bebé apoya su peso sobre sus manos y sus rodillas, y luego mueve un brazo y la rodilla contraria hacia adelante al mismo tiempo.

Crol

El estilo de natación, pero en seco, muy poco frecuente. Se produce cuando el niño se arrastra sobre la barriga y avanza hacia delante con los brazos primero y las piernas después.

Croqueta

Más que de gateo estamos hablando de desplazamientos laterales con todo el cuerpo. El bebé gira sobre sí mismo ayudándose con piernas y brazos. Suelen pasar pronto a otros estilos de gateo más efectivos y rápidos, por lo que a menudo es considerado un «pre-gateo».

Marcha de oso

Es el más parecido al animal que da nombre a este movimiento, ya que el bebé avanza, como los osos (o cualquier otro animal de estas características) sobre los pies y sobre las manos, «a cuatro patas», a modo de puente con las piernas extendidas.

Es muy poco frecuente ya que requiere una mayor fuerza y equilibrio que el gateo clásico. Es una evolución a la postura de pie.

Peonza

Con la barriga apoyada en el suelo desplazan los brazos hacia un lado y después las piernas, dibujando trayectorias circulares en el suelo, con lo que el avance no suele ser demasiado efectivo.

Pequeña oruga

Un estilo dificultoso y muy poco frecuente, ya que el niño, boca arriba, se arquea sobre su espalda y se impulsa hacia adelante ayudándose de piernas y brazos.

Salto del conejo

El bebé se desplaza moviendo primero ambos brazos a la vez, y luego ambas piernas, haciendo una especie de salto.

Serpiente

No es el gato el único animal al que se parecen los bebés en sus movimientos. Reptar como una serpiente haciendo eses pero con la barriga algo elevada es el gateo que escogen algunos bebés.

En Bebés y más | Por qué es bueno que el bebé pase un tiempo boca abajo durante el día

Источник: https://www.bebesymas.com/desarrollo/estilos-gateo-bebes-gateo-cangrejo-marcha-oso-otras-formas-gatear

Gatear ¿Cuándo gatean los bebés?

¿Cuándo un bebé gatea hacia atrás?

Una de las épocas que más me han gustado del desarrollo motor de mis tres hijos ha sido la época de gatear. Me encanta ver a mi bebé gateando.

Sus pequeños piececitos, rodillas y manitas colocándose en posición y avanzando a toda velocidad por el pasillo persiguiendo algún juguete o a sus hermanos. Me encanta.

Por eso hoy voy a tratar una preocupación que yo misma he tenido con mi tercer hijo: «¿Cuándo gatean los bebés?»

Mi tercer bebé había cumplido ya los 10 meses y no gateaba . De hecho, en lugar de gatear en la posición clásica y que yo llamo «a cuatro patas» como sus hermanos, se trasladaba por el suelo sentado sobre su culo. Moviendo sus piernas de la manera más compleja posible.

Me daba mucha pena pensar que no iba a verle corriendo por el pasillo en posición de gatito, la verdad porque ¡están tan monos!

Pero un buen día se dio cuenta de que si echaba las manos hacia adelante y se apoyaba sobre manos y rodillas, corría mucho más así que, con los 10 meses empezó a gatear en posición «4 patas».

¿Y lo anterior se puede considerar gateo? ¿Moverse en libertad por el suelo y alcanzar las cosas aunque no vayas «a 4 patas» es gateo?

Yo creo que sí.

La palabra gatear denomina un tipo de movimiento de los bebés mucho más amplia que lo que es moverse: avanzar o retroceder «a 4 patas»

Siguiendo el desarrollo psicomotor de tu bebé llegaremos a ver cómo empiezan a gatear los bebés.

En un artículo anterior a éste y que puedes leer aquí: «¿A qué meses se dará la vuelta el bebé? Y, ¿Cuándo se sientan los bebés?»  te contaba cómo empieza un bebé a moverse en libertad.

Si tu bebé ya se da la vuelta y se sienta significa que tiene fuerza suficiente en piernas y brazos para intentar ir hacia el desarrollo del gateo.

Una vez que tu bebé se da la vuelta y consigue sentarse por sí mismo, suele empezar otro tipo de movimiento evolutivo en su desarrollo psicomotor: reptar.

¿Cómo empieza un bebé a reptar? Mi bebé no gatea. Mi bebé sólo repta hacia atrás

Tu bebé ya se consigue colocar boca abajo o estar dando vueltas tranquilamente en su manta o alfombra en el suelo.

Un buen día, querrá alcanzar algún objeto o juguete que tenga lejos.

Estirará la mano y no llegará.

Entonces tu bebé intentará mover su cuerpo usando los brazos, tipo «Rambo»: intentará reptar. Su intención será ir hacia delante y hacia el objeto.

En un inicio conseguirá seguramente dar vueltas sobre su tripa como si fuera las agujas de un reloj. Es una etapa que debe pasar así que obsérvale y disfruta de ver sus pequeños grandes avances. No le fuerces ni le arrastres tú.

Probablemente lo que acabe ocurriendo será que sin querer, se vaya hacia atrás.

Seguramente se enfadará pero poco a poco descubrirá que puede ir hacia atrás y girando hasta dar la vuelta y alcanzar el juguete que quería desde el principio.

Es lo que se denomina: el movimiento en peonza del bebé

Llegará un día en que tu bebé descubra que si se sujeta con el brazo en el suelo y mueve el cuerpo, avanza.

Tipos de gateo o formas de gateo

movimiento en círculo sobre la tripa del bebé

Es lo que yo llamo el movimiento tipo rambo. Tu bebé apoya los antebrazos en el suelo y le sirven de sujección para arrastrar su cuerpo hacia delante.

Es frecuente que los niños que se han movido en peonza, opten por esta forma de gateo.

Consiste en, estando sentado, avanzar a base de estirar y doblar las piernas.

Es una forma de gateo curiosa. Más lenta de que forma clásica o a «4 patas» pero muy eficaz porque, además de avanzar, permite a tu bebé llevar objetos en la mano.

es el gateo que, con la barriga levantada, apoya el movimiento sobre manos y rodillas.

Este gateo es el más frecuente y el más rápido y eficaz. Es el que se llama clásico y al que yo me refiero cuando digo «a 4 patas»

Tu bebé barrerá tu casa y se manchará las rodillas de los pantalones pero es importante darle toda la libertad que necesita ya que nuestros pequeños exploradores necesitan conquistar el movimiento y aprender a ir separándose de nosotros lentamente.

Yo le llamo tipo Mowgli porque en El libro de la Selva, Mowgli anda así la marcha de los elefantes. ¿Te acuerdas?

Es el gateo a 4 patas pero con las piernas estiradas. En lugar de apoyar rodillas y manos, el bebé apoyará manos y pies. Es más dificultoso que el que apoya en las rodillas pero también perfectamente válido.

Otros tipos de gateo menos frecuentes (y que yo no he visto en directo, la verdad) son:

el niño avanza y gatea a base de dar vueltas sobre sí mismo.

complicadísimo estilo. . El niño arquea la barriga que está boca arriba y se mueve ayudándose de manos y piernas.

Es como el crol de natación pero sin agua. El niño apoyado sobre barriga avanza las manos y luego arrastra el cuerpo.

el bebé repta en forma de S. Muy poco frecuente.

¿Qué forma o tipo de gateo es más frecuente? Parece ser que estudios estadísticos sobre formas de gatear dicen que:

– 82% de los niños gatean sobre las manos y las rodillas de forma atípica o típica.

– 9% gatearán sentados

– 1% se arrastran tipo rambo

– 1% ruedan sobre sí mismos modo croqueta

– 7% de los niños empezará a caminar sin gatear previamente.

¿Cuándo empiezan a gatear los bebés? ¿A qué edad gatea un bebé?

El dato de a qué meses empieza un bebé a gatear es tan variable que es difícil concretar una fecha pero se estima con estadísticas. ¿Cuándo gatean los bebés? Pues depende.

Como te he ido contando, el gateo es un desarrollo evolutivo con tantas fases que me resulta muy difícil decir qué mes es lo habitual que empiece una y acabe otra.

Podemos considerar más o menos que a los 7 meses su tu bebé ya se dará la vuelta y se sentará.

A partir de entonces, entre los 8 y 10 meses será cuando tu bebé empezará a gatear entendiendo gatear con el movimiento evolutivo en todas las diferentes posturas que te contaba.

Puede que durante una temporada lo haga de una manera y durante otra temporada lo haga de otra.

Mi bebé pequeño por ejemplo gateo sentado hasta los 10 meses y un buen día a esa edad, se dio cuenta de que echando las manos adelante y colocándo las rodillas en el suelo, avanzaba mucho más rápido así que pasó a gatear en la posición clásica o «a 4 patas» que llamamos.

Hace poco una mamá contactó conmigo preocupada porque su bebé de 9 meses no gatea y ella me preguntaba:  «¿Cuándo gatea un bebé?»

Mi respuesta: «Cada uno cuando está preparado y en la forma en que está preparado en ese momento».

¿Por qué es importante gatear?

Estoy segura de que has oído que gatear es muy bueno para tu bebé. ¿Por qué es bueno gatear?

  • El gateo es importante porque favorece el desarrollo visual correcto de tu bebé permitiéndole integrar qué es el campo visual.
  • Gatear favorece entender el espacio y calcular las distancias.
  • la visión hacia abajo durante el gateo le permite entender la profuncidad del espacio.
  • Tu bebé aprenderá a controlar la velocidad de movimiento y a entender cuándo y cómo debe ir al sitio donde quiere llegar.
  • le ayuda a distinguir las superficies en las que luego tendrá que pisar: blandas como alfombras, duras como el suelo, en movimiento como la arena, etc.
  • el gateo le ayuda a automatizar el equilibrio en su movimiento, que será vital para empezar a andar correctamente.

¿Es necesario gatear? Mi bebé no gatea, ¿le pasa algo?

Pelota para estimular gateo

Es imposible contestar a esta pregunta y este post está quedado larguísimo

Es claro y objetivo que gatear es bueno. Que gatear ayudará a tu hijo a entender el espacio, a ver en todos las dimensiones y a automatizar el equilibrio.

Todo ésto será necesario para aprender a andar con libertad y con seguridad.

Pero si tu bebé no gatea, ¿le pasa algo? Pues no necesariamente.

Hay un 7% de niños perfectamente sanos que sencillamente, no gatean.

Si te preocupa que el tuyo no lo haga, consulta a tu pediatra y él te podrá orientar mejor sobre el desarrollo psicomotor de tu bebé.

Sin embargo, si quieres intentar estimular a tu bebé para favorecer que empiece a gatear puedes intentar una serie de juegos y ejercicios para gatear. Te lo cuento en el siguiente post. Te invito a leerlo aquí:

Otros artículos o Posts sobre desarrollo psicomotor en los bebés:

Si quieres recibir estos posts en tu correo directamente apúntate en el siguiente formulario y, además de los menús, cada semana recibirás nuestro post en tu bandeja de correo

 

Источник: https://www.cestaland.com/blog/gatear-cuando-gatean-los-bebes/

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: