¿Cuándo un bebé necesita una incubadora?

¿Cuánto tiempo debe pasar un bebé prematuro en el hospital?

¿Cuándo un bebé necesita una incubadora?

Las dudas en cuanto al parto pretérmino (o prematuro) son muchas para los padres. Por ejemplo, ¿cuánto tiempo debe pasar un bebé prematuro en el hospital? Aunque cada pequeño es diferente y requiere un diagnóstico personalizado, hay también algunas pautas generales.

En las siguientes líneas hablamos sobre el parto pretérmino y el tiempo que debería pasar el bebé prematuro en el hospital. Esta información les será de ayuda para aclarar algunas dudas a los padres que viven esta etapa con miedo es e incertidumbre.

El parto pretérmino o prematuro

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el parto prematuro es el nacimiento que ocurre entre las 20 y las 37 semanas de gestación. Puede tener consecuencias adversas para la salud del bebé a corto y largo plazo, y tiene un alto riesgo de mortalidad neonatal.

Tomo como referencia este artículo publicado en la Revista latino-americana de enfermagem, algunos factores asociados con el parto prematuro son los siguientes:

  • Anemia.
  • Niveles altos de catecolamina en la orina materna.
  • Consumo de tabaco.
  • Rotura prematura de membranas (RPM).
  • Hipertensión arterial (HTA).
  • Sangrado vaginal.
  • Infecciones en el tracto urinario.
  • Falta de atención prenatal o inadecuada.
  • Edad de la madre de menos de 20 años o más de 35 años.
  • Volumen deficiente de líquido amniótico (oligohidramnios).
  • Antecedentes de aborto inducido.
  • Preeclampsia.
  • Embarazo gemelar.

Lee también 7 cuidados que necesita un bebé prematuro

Los cuidados del bebé prematuro en el hospital

Tras un parto prematuro, la estancia en la incubadora del hospital permitirá finalizar el correcto desarrollo del recién nacido.

La atención médica es fundamental para la salud y la supervivencia del bebé prematuro.

Así lo demuestran las diferentes estadísticas según los recursos de cada país, como señala este estudio publicado en la revista Reproductive health. ¿Cuáles son estos cuidados?

  • Lactancia materna inmediata y apoyo para la alimentación.
  • Mantenimiento en incubadora para asegurar el equilibrio térmico y minimizar el riesgo de infecciones.
  • Cuidados higiénicos del cordón y la piel del bebé.
  • Asistencia o reanimación respiratoria si fuera necesaria.
  • Tratamiento inmediato en caso de complicaciones (infecciones, ictericia, etc.).

Además, hoy en día, gracias a los avances médicos, se facilita el vínculo afectivo entre los padres y el recién nacido con diferentes técnicas. Entre ellas, se puede destacar el método madre canguro, del que hablamos con más detalle a continuación.

Método madre canguro

Tal y como evidencia esta revisión publicada en La Biblioteca Cochrane Plus, el método madre canguro es una técnica de atención al recién nacido prematuro que se basa en el contacto piel a piel con la madre y en todo lo que ella puede proporcionarle: alimentación (lactancia materna exclusiva siempre que sea posible), estimulación y protección. El padre u otro adulto también puede realizarlo.

Con esta técnica, a pesar de estar en el hospital, se consigue un trato mucho más humanizado y natural hacia el bebé prematuro. Se cubren sus necesidades de temperatura, alimentación y protección, así como las cuestiones afectivas (seguridad y amor). Al mismo tiempo, los padres establecen un vínculo emocional con su hijo.

El método madre canguro puede ayudar a acortar la estancia hospitalaria. Después, se puede mantener esta técnica en casa cuando se reciba el alta, dependiendo de los avances del bebé, pero casi siempre con un seguimiento ambulatorio en el hogar el tiempo que sea necesario.

Lee también 8 beneficios de la lactancia para la madre y el bebé

Algunos de los factores considerados para recibir el alta son la temperatura y el peso del bebé.

En primer lugar, hay que tener en cuenta que a los padres siempre les va a parecer una eternidadel tiempo en el hospital. Después del shock inicial de un parto que no esperaban tan temprano, se van sumando las dificultades del día a día y la impaciencia. No obstante, hay que tener claro que el hospital es el mejor lugar para los pequeños en esta etapa.

Hay muchos factores que determinarán el tiempo que el bebé ha de pasar en el hospital. Entre ellos, su capacidad para respirar y alimentarse, su temperatura o la evolución de su peso. En este sentido, los 2 kg son una referencia de peso habitual a la que el recién nacido tiene que llegar para recibir el alta. La mayoría de bebés lo logra en un tiempo de entre 2 y 4 semanas.

En resumen, como señala este estudio publicado en la revista Matronas profesión, estas son las tres necesidades para poder llevar al bebé a casa:

  • El bebé logra mantener una temperatura estable sin incubadora durante 1 o 2 días.
  • Se alimenta sin sondas, ya sea con lactancia o con biberón.
  • Gana peso de manera regular y logra llegar a los 2 kg.

Ahora ya conoces un poco más el parto prematuro y los cuidados que requiere el bebé nacido antes de tiempo. Cada bebé es único y su evolución dependerá de muchos factores. Lo importante es que tenga toda la asistencia que necesite en cada momento, tanto a nivel físico como a nivel emocional.

Источник: https://mejorconsalud.as.com/tiempo-bebe-prematuro-en-el-hospital/

Incubadora: qué es y cómo funciona

¿Cuándo un bebé necesita una incubadora?

Todo el mundo ha visto en algún momento de su vida una incubadora y conoce, a grandes rasgos, su función. En este artículo detallaremos cómo trabaja exactamente este maravilloso artefacto, que ha reducido los casos de mortalidad infantil considerablemente, sobre todo en los países menos desarrollados.

La incubadora es una cámara cerrada que tiene la finalidad de brindar un ambiente propicio para la maduración de los bebés prematuros o recién nacidos. Es de material transparente, posee un acolchado para acostar al bebé y cuenta con entradas de aire y ventanas.

Además, incluyen sistemas de control que permiten saber en tiempo real el peso, el ritmo cardíaco y la actividad cerebral del niño. Es decir, indican minuto a minuto las acciones que realiza el organismo del bebé.

Funciones de la incubadora

Existen ciertas características con las que una incubadora debe contar para poder cumplir su objetivo de manera eficaz. Estas son las principales:

  • Servocontrol: es un sensor que se pega sobre la piel del bebé para medir su temperatura. Si es baja, automáticamente la incubadora emite calor. Si es alta, hace lo contrario.
  • Aislamiento: uno de los cometidos esenciales de estos aparatos. Los filtros de aire que tiene la incubadora alejan los gérmenes y alérgenos que hay en el exterior. Por eso es un elemento tan importante para bebés con problemas en su sistema inmunitario.
  • Sensores de humedad: de la misma manera en la que se controla la temperatura, se mide la humedad en el interior del artefacto. Si hay muy poca, podría favorecerse la deshidratación del bebé.
  • Fuente de oxígeno: con el objetivo de prevenir enfermedades respiratorias en neonatos, la incubadora ofrece un ambiente con alto contenido de oxígeno.
  • Respiración asistida: en casos graves en los que los bebés no puedan respirar por su cuenta, se los incuba y se coloca una bomba que les ayuda a completar este proceso mecánicamente.
  • Rayos UV: la luz ultravioleta de la incubadora -que es administrada en cantidades moderadas- sirve para la activación de la vitamina D endógena y para combatir la ictericia, que es el color amarillento que se percibe en la piel de algunos recién nacidos.

“Un bebe es la opinión de Dios de que el mundo debería seguir adelante”

¿Cuándo se coloca al bebé en la incubadora?

Como señalamos antes, la incubadora brinda las herramientas fundamentales para el control de las funciones del recién nacido. Asimismo, permite aislarlo de las amenazas del ambiente que pueden causar complicaciones en seres tan pequeños y, muchas veces, indefensos.

Los casos más comunes en los que se hace necesario colocar al bebé en una incubadora son estos:

  • Nacimiento de bebés prematuros: se considera prematuro a aquel bebé que no ha superado las 37 semanas de embarazo. Esto puede estar causado por diversos motivos, como presión arterial elevada de la madre o complicaciones en la fase final del embarazo. La incubadora permite guarecerlos hasta que su desarrollo se complete.
  • Bajo peso al nacer: se considera bebés con bajo peso a aquellos con menos de 2,5 kilogramos al nacer. Tanto si es  un nacimiento a tiempo como prematuro, la incubadora se encarga de proteger al bebé mientras se le suministran por vía oral o mediante perfusión los nutrientes que su cuerpo necesita.
  • Dificultades para mantener la temperatura: como posee una temperatura constante, la incubadora permite contrarrestar este déficit.
  • Deficiencias en el sistema inmunitario: hasta que desarrollan la capacidad de autodefensa contra agentes patógenos, los bebés -generalmente prematuros- son conservados en este ambiente libre de gérmenes y microbios que puedan representar una amenaza para su salud.

No obstante, también pueden darse otras circunstancias que hagan necesario este periodo de incubación:

  • Fragilidad ósea o debilidad muscular.
  • Falta de maduración en los pulmones.
  • Déficit del desarrollo neurosensorial.
  • Ausencia del reflejo de succión, lo que le impide alimentarse por su cuenta.

¿Qué hacer si mi bebé está en la incubadora?

En primer lugar, los padres deben considerar que cuando un bebé está en la incubadora está muy bien cuidado. El control es constante y sus necesidades están plenamente cubiertas, por lo que esto no debe ser una preocupación.

Además, el hecho de que requiera de unos días de incubaciónno quiere decir que su salud esté en riesgo. Muchas veces, precisamente, se usa la incubación como un periodo de “adaptación al mundo”. Una vez que termine de desarrollarse adecuadamente, podrá volver a la vida normal.

Por último, el régimen de visitas depende de la institución y también de la situación de salud de cada bebé. El área de neonatología suele ser muy restringida, por lo que las visitas se acotan a las mínimas indispensables.

Procura mantener la calma y ser paciente: pronto podrás disfrutar de tu hijo en casa y hacer una vida completamente normal.

Te podría interesar…

Источник: https://eresmama.com/incubadora-que-es-y-como-funciona/

Cuando su bebé está en la unidad de cuidados intensivos neonatales (UCIN)

¿Cuándo un bebé necesita una incubadora?

  • Tamaño de texto más grande

Cuando un bebé nace antes de tiempo, tiene problemas de salud o nace en un parto difícil, va a la unidad de cuidados intensivos neonatales (UCIN). UCIN son las siglas de «Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales». (Neonato es lo mismo que recién nacido.) Allí, los bebés reciben cuidados intensivos de un equipo de expertos durante las 24 horas del día.

La mayoría de estos bebés ingresan en la UCIN durante las primeras 24 horas que siguen a su nacimiento. El tiempo que permanezcan allí dependerá de su estado de salud. Algunos bebés solo están unas pocas horas o días. Otros necesitan estar semanas o meses.

A veces, la unidad de cuidados intensivos neonatales también recibe el nombre de:

  • nursery de cuidados especiales
  • nursery de cuidados intensivos
  • unidad de terapia intensiva de neonatología

¿Quién puede visitar la UCIN?

Los padres pueden visitar y pasar tiempo con sus bebés mientras están ingresados en la UCIN.

Otros miembros de la familia también pueden visitar al bebé, pero solo durante las horas establecidas para las visitas y durante poco tiempo.

Los niños que vistan la UCIN deben encontrase bien (en vez de estar enfermos) y deben estar al día en su calendario vacunal. Pregunte al personal del hospital sobre qué miembros de su familia pueden visitar a su bebé.

Algunas unidades exigen a los visitantes llevar batas hospitalarias. Es posible que también deban llevar guantes y mascarillas.

Todas las personas que entren en una UCIN deben lavarse las manos antes de entrar. (Habrá un lavabo y jabón bactericida en la habitación y cerca de la entrada a la UCIN.) Esto es fundamental para mantener la UCIN lo más limpia posible a fin de que los bebés no se expongan a gérmenes.

Es posible que usted se sienta tentado a llevar juguetes, pósteres y otros objetos para decorar la habitación de su hijo, pero pregúnteselo antes al personal de enfermería.

Si se lo permitieran, esos objetos deberían ser fáciles de lavar (los peluches están prohibidos).

Algunos hospitales dejan a los padres pegar fotografías u otro tipo de decoraciones en el exterior de la incubadora del bebé.

¿Para qué sirve el equipo técnico de la UCIN?

Cuando usted entre en la UCIN, es normal que se sienta un poco alarmado por todo el equipo técnico que verá allí. Pero todo eso está allí para ayudar a encontrase bien a su bebé. He aquí un breve repaso de parte del equipo técnico que se puede encontrar en una UCIN:

  • Calentadores neonatales: unas cunitas provistas de calefactores en la parte superior para ayudar a los bebés a mantenerse calientes. Puesto que se trata de camas abiertas, permiten acceder fácilmente a los bebés.
  • Incubadoras: unas cunitas rodeadas de paredes de plástico duro y transparente. La temperatura interior de la incubadora se controla para que la temperatura del bebé sea la que debe ser. Los médicos, los enfermeros y otras personas pueden cuidar del bebé a través de los orificios que hay a ambos lados de la incubadora.
  • Fototerapia: algunos recién nacidos tienen un problema llamado ictericia, que hace que la piel y el blanco de los ojos adquieran una tonalidad amarillenta. La fototerapia sirve para tratar la ictericia. Durante el tratamiento, se coloca al bebé sobre una manta especial de fototerapia, y hay unas lámparas conectadas a la cuna o a la incubadora. La mayoría de los bebés solo suelen necesitar fototerapia durante unos pocos días.
  • Monitores: los monitores permiten que los enfermeros y médicos registren los signos vitales de los bebés (como la temperatura, la frecuencia cardíaca y la respiración) desde cualquier lugar de la UCIN. Entre los monitores que puede haber en una UCIN, se incluyen los siguientes:
    • Derivaciones torácicas: de estos adhesivos, pequeños e indoloros, que están sobre el pecho de su bebé, salen cables que están conectados a monitores. Registran la frecuencia cardíaca y respiratoria del bebé.
    • Oximetría de pulso (u ox): esta máquina mide la concentración de oxígeno en la sangre del bebé. Este dispositivo, también indoloro, se coloca en los dedos de las manos o de los pies del bebé como si se tratara de un pequeño vendaje y emite una luz suave de color rojo.
    • Un sensor de temperatura registra de la temperatura del bebé y la muestra en el monitor. Se trata de un cable recubierto que se pega a la piel del bebé con un parche adhesivo.
    • La tensión arterial se monitoriza con una vía arterial o con un manguito que sirve para medirla.
  • Sondas de alimentación: a menudo, los bebés prematuros o los que están enfermos aún no pueden mamar ni succionar de un biberón. Hay otros bebés que sí son capaces de mamar o de tomar el biberón, pero siguen necesitado más calorías para crecer. Estos bebés se alimentan con leche materna o de fórmula a través de sondas. La sonda se introduce en la boca o la nariz del bebé y le llega hasta el estómago. Las sondas se fijan en su sitio con una cinta adhesiva para que no se muevan. Los enfermeros las cambian a menudo para evitar las rozaduras que puede provocar la fricción.
  • Vías intravenosas (VI): un catéter intravenoso (o VI) es un tubo fino y flexible que se inserta en una vena para dar medicamentos y líquidos a los bebés. Casi todos los bebés que están en la UCIN llevan VI. Se suelen colocar en las manos o los brazos, pero algunos bebés las llevan en otras partes del cuerpo, como los pies, las piernas o el cuero cabelludo. Las vías intravenosas permiten administrar algunos medicamentos de forma continua, gota a gota y a lo largo de todo el día o bien administrar varias tandas de medicamento cada pocas horas. El tratamiento con una VI se puede llamar «goteo» o «infusión».
  • Vías. Algunos bebés necesitan recibir mayores cantidades de líquidos o de medicamentos que los que se pueden administrar por una VI. Les colocan tubos de mayor tamaño, llamados vías centrales, en venas de mayor tamaño ubicadas en el pecho, el cuello o la ingle. Los cirujanos se encargan de colocar estas vías. Las vías arteriales se colocan en arterias, en lugar de en venas. Se utilizan para controlar la tensión arterial y la concentración de oxígeno en sangre (aunque algunos bebés pueden llevar unos manguitos especiales que les toman la tensión arterial).
  • Respiradores: los bebés de la UCIN a veces necesitan ayuda adicional para respirar. Un bebé se conecta a un respirador mecánico (una máquina para respirar) a través de un tubo endotraqueal (un tubo de plástico que se introduce en la tráquea a través de la boca o la nariz). A algunos bebés que llevan mucho tiempo en la UCIN (varios meses seguidos) se les puede practicar una traqueotomía (se les coloca un tubo de plástico directamente en la tráquea) que luego se conecta al respirador.
  • Campana de oxígeno o cánula nasal: algunos bebés necesitan oxígeno adicional pero no necesitan conectarse a un respirador. Los bebés que pueden respirar por sí mismos pueden recibir oxígeno a través de un tubo de plástico colocado dentro de la nariz (llamado cánula nasal) o bien a partir de una campana que les cuelga sobre la cabeza.

¿Puedo llevar en brazos a mi bebé?

Dependiendo de la salud de su hijo, es posible que usted pueda llevarlo en brazos incluso aunque esté conectado a un respirador o lleve una vía intravenosa. Si los médicos consideran que eso sería excesivo, usted podrá tomar la mano del bebé, acariciarle la cabeza, hablarle y cantarle. El contacto suave será lo que más tranquilizará a su bebé.

Pero, a algunos bebés muy prematuros, el contacto físico les resulta muy estresante. Los médicos pueden sugerir a los padres que limiten el contacto físico pero que sigan pasando la mayor cantidad posible de tiempo con sus bebés. Pregúntele al médico o al personal de enfermería qué tipo de contacto y cuánto contacto es el mejor para su hijo.

Si fuera posible, el método de la madre canguro (o de contacto piel a piel) es una buena opción para crear lazos afectivos con su bebé:

  • Colóquese al bebé (que suele llevar puesto solo un pañal y un gorrito) sobre el pecho debajo de la blusa para que repose sobre su piel.
  • Abróchese la camisa holgadamente para mantener bien caliente al bebé.

El contacto piel a piel puede facilitar la lactancia materna y mejorar el proceso de curación para que los bebés puedan ir antes a casa.

¿Cómo puedo ayudar a cuidar de mi bebé?

Es posible que una madre pueda amamantar a su bebé o bien que le pueda ofrecer leche materna extraída con una bomba o leche de formula usando un biberón. Si necesita ayuda para amamantar a su bebé o para extraerse leche materna con una bomba, pídasela al personal de enfermería o a una asesora en lactancia.

Puesto que muchos bebés que están en la UCIN no se pueden alimentar por sí mismos (sea por estar poco desarrollados o por sus problemas de salud), pueden recibir leche materna o de fórmula a través de sondas.

Los bebés de la UCIN tienen sus horarios de alimentación. El enfermero de su bebé le indicará cuándo debe comer y cuándo debe dormir. Cuanto más tiempo pase usted con su bebé, más cosas aprenderá sobre él, como las siguientes:

  • qué tipo de interacción prefiere su bebé (que lo acaricien, le canten, etc.)
  • en qué momento del día está más alerta
  • durante cuánto tiempo seguido puede interactuar con usted sin cansarse
  • cuándo está estresado y necesita descansar

Háblele con una voz calmada y tranquilizadora, mantenga las luces en penumbra y reduzca al máximo los ruidos. Aunque es posible que usted quiera relacionarse con su bebé a menudo, deje que su pequeño duerma cuando lo necesite.

¿Cómo puedo sentir menos estrés?

Tener un bebé en la UCIN es una de las situaciones más estresantes que se pueden tener en la vida. Usted puede estar lejos de sus círculos de apoyo habituales, como sus amigos, su familia y sus demás hijos. Puede tener la sensación de que su vida se ha trastocado por completo mientras espera el momento en que su bebé estará preparado para volver a casa con usted.

Por duro que pueda ser, es importante que mantenga las cosas lo más normales que sea posible. Los siguientes consejos lo pueden ayudar:

  • Preste atención a sus propias necesidades y a las necesidades del resto de su familia, sobre todo, a las de sus otros hijos. Hacer algo para usted mismo puede ser tan sencillo como darse un baño relajante, dar un paseo o leer su libro favorito.
  • Organice una actividad semanal para toda la familia, y siéntense a hablar todos juntos sobre cómo les está afectando esta experiencia.
  • Diríjase a otros padres cuyos hijos están en la UCIN en busca de apoyo. Ellos sabrán mejor que nadie cómo se siente. Únase a un grupo de apoyo para compartir con otras personas sus sentimientos, sus preocupaciones y sus triunfos.
  • El capellán del hospital también lo puede ayudar.

Si cuida de sí mismo, estará más descansado y se sentirá más capaz de cuidar y de conocer a su bebé. Aunque tener a su hijo en la UCIN pueda ser muy duro, también es gratificante observar cómo su pequeño crece y se hace más fuerte día tras día.

Revisado por: Mary L. Gavin, MD

Fecha de revisión: enero de 2019

Источник: https://kidshealth.org/es/parents/nicu-caring-esp.html

¿En qué casos se usa y para qué sirve una incubadora para recién nacidos?

¿Cuándo un bebé necesita una incubadora?

La primera incubadora, muy primigenia, data de 1878 cuando el ginecólogo parisino Stéphane Tarnier modificó una cámara con un calentador basándose en una incubadora para la cría de pollos.

Tarnier sabía que uno de los principales problemas de los bebés prematuros era la regulación de la temperatura, por eso creó este aparato con el consiguió reducir en un 30% las muertes de bebés nacidos antes de tiempo.

Después, en 1891, Alexander Lyons aportó importantes avances para estas primeras incubadoras que habían empezado a fabricarse años antes.

Poco a poco se fueron introduciendo en Inglaterra o Estados Unidos.

Ya en el siglo XX, Julius Hess, jefe de Pediatría del Hospital Muchael Reese, se convirtió en el principal experto estadounidense en prematuros e inventó «la incubadora de Hess», una caja de oxígeno que se calentaba con unos contenedores de agua caliente.

Y en 1938 el doctor Charles Chapple diseñó una incubadora infantil moderna, que permitía altos niveles de oxigenoterapia, pero, por el contrario, aumentaba la tasa de retinopatía de la prematuridad.

Alrededor de mediados del siglo XX se produjeron importantes avances científicos y médicos que hicieron perfeccionar las incubadoras y los servicios en neonatología. Esto permitió que la tasa de mortalidad descendiera hasta un 75% desde 1950 hasta 1988.

Además, a finales de la década de los 70 surgiría el método canguro como alternativa a la incubadora para ciertos bebés, lo que aumentó aún más la esperanza de vida de estos pequeños luchadores.

Desde entonces, son muchos los avances que se han hecho en este campo, permitiendo que la supervivencia cada vez sea mayor, desde edades más tempranas y con menos complicaciones posteriores, mejorando la calidad de vida de los que logran salir adelante.

¿En qué casos se usan las incubadoras?

Las incubadoras se usan principalmente para proporcionar unos cuidados intensivos a bebés nacidos con bajo peso o prematuros, que no siempre es lo mismo ya que todos los bebés nacidos antes de la semana 37 tienen un peso menor de lo recomendable al no haber completado su gestación, pero también hay bebés que nacen después de esta semana y nacen con bajo peso debido a otros problemas (problemas de la madre en el embarazo, deficiencias en la placenta o el cordón umbilical, etc.).

Se considera que un bebé tiene bajo peso cuando su peso es menor de 2.500 gramos, aunque hay bebés que están rondando ese peso y no necesitan ir a la incubadora si el resto de sus funciones están correctas.

Además, también se usan para bebés que han nacido a término o no, pero tienen otros problemas:

– Falta de madurez de los pulmones.

– Alteraciones en el sistema de termorregulación que les impide tener la temperatura corporal adecuada (36º-37º C).

– Sistema inmunológico deprimido que les hace más susceptibles a padecer infecciones.

– Fragilidad ósea o tono muscular débil.

– Déficit en el desarrollo neurosensorial y cognitivo. 

– Problemas con el reflejo de succión.

¿Cómo funciona la incubadora?

La incubadora no es un tratamiento en sí misma, sino que es una máquina que funciona casi como un útero artificial (salvando todas las distancias con el útero humano) para conseguir unas condiciones parecidas a las del interior de la mamá y permitir así que el bebé siga creciendo y desarrollándose fuera en las mejores condiciones posibles hasta que sea capaz de vivir sin ayuda.

Esto se consigue antes o después según el peso del bebé al nacer, la edad gestacional y otros posibles problemas que pueda presentar. Por eso, hay bebés que tan solo pasan unas horas en la incubadora y otros que pueden estar meses y meses.

Además, hay incubadoras abiertas y cerradas según las necesidades del pequeño. Generalmente, las abiertas se usan para bebés a los que hay que estar atendiendo constantemente porque presentan diversos problemas y para niños que ya pueden estar en contacto con sus papás. Y las cerradas para bebés de menos de 1.500 gramos que no pueden estar en contacto con ninguna corriente de aire frío.

Las incubadoras presentan una serie de funciones para cuidar al bebé:

– Control de temperatura. Las incubadoras tienen un sensor que mide la temperatura corporal del bebé para mantenerla siempre entre 36 y 37º C. Si el sensor, llamado servocontrol, que va pegado a la piel, nota que su temperatura baja, aumenta el calor. Si nota que sube por encima de 37º C, lo desciende.

– Control de humedad. También es importante mantener un grado de humedad constante que no sea muy seco ya que la sequedad favorece la deshidratación. Por eso, cuenta con unos humidificadores muy sutiles que se activan si notan que la humedad no es la correcta.

– Aislamiento del exterior. La incubadora mantiene al bebé aislado y protegido de posibles agresiones externas, virus y patógenos, muy importante en bebés inmunodeprimidos.

– Control de peso. La incubadora cuenta con una pesa electrónica que lleva un registro continuo del bebé, lo que permite ver su evolución sin necesidad de sacarle fuera para pesarle y así ver si coge peso o no.

– Oxígeno. Los prematuros presentan muchas veces enfermedades pulmonares o tienen riesgo de desarrollarlas, por lo que es necesario muchas veces proporcionarles oxígeno extra. En lugar de usar una mascarilla, la incubadora crea una atmósfera especial rica en oxígeno para favorecer su desarrollo pulmonar.

– Vía intravenosa. Colocar una vía intravenosa al bebé para proporcionarle alimentación o determinados fármacos es muy complicado, por eso las incubadoras permiten dejar una vía intravenosa colocada temporalmente para cuando sea necesario usarla no estar pinchando al bebé.

– Monitorización. La superficie de la incubadora cuenta también con unos electrodos capaces de registrar las funciones vitales del bebé y así tener todo el tiempo controlada su corazón, su respiración y su actividad cerebral.

– Ventilación mecánica. En casos graves en los que el bebé no puede respirar por sí solo o está en coma, la incubadora cuenta con una bomba que realiza la respiración por ellos, para evitar su muerte.

– Luz ultravioleta.

Por último, todas las incubadoras cuentan con una lámpara de rayos UVA que sirven para activar la vitamina D en el bebé (evitando así que desarrolle raquitismo al no tener contacto con el sol) y tratar la ictericia neonatal. De hecho, algunos bebés nacidos sin problemas pero que desarrollan ictericia en los primeros días de vida necesitan pasar unas horas en estas incubadoras con rayos UVA para curarse. 

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/bebe/cuidados-bebe/en-que-casos-se-usa-y-para-que-sirve-una-incubadora-para-recien-nacidos-8145

Bebé prematuro

¿Cuándo un bebé necesita una incubadora?

Un bebé prematuro es aquel que nace antes o durante la semana 37 de la gestación.

Al no haberla completado suelen tener que permanecer en una incubadora hasta completar las 40 semanas, ya que de esta forma terminarán de desarrollarse sus órganos, en ocasiones con ayuda de medicamentos o aparatos que facilitarán que concluya dicho desarrollo. Por tanto, cuanto antes nazca el bebé, más tiempo tendrá que permanecer en la incubadora.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), cada año nacen 15 millones de niños prematuros en todo el mundo, una cifra que oscila entre el 8 y el 15 por ciento, dependiendo de cada país.

Causas

La OMS explica que la mayoría de los partos prematuros ocurren de forma espontánea; los restantes, inducidos, suelen ocurrir por razones médicas. En estos casos se utiliza la inducción precoz de las contracciones uterinas o la cesárea.

Las causas para que se produzca un parto prematuro no son siempre identificables, pero existen factores que pueden provocarlo:

  • Un embarazo múltiple.
     
  • Una infección o enfermedad crónica, como la diabetes o la hipertensión.
     
  • Por influencia genética.
     

Edad corregida

La edad corregida es la que se le asigna a un bebé prematuro si hubiera completado las 40 semanas de gestación. Es decir, si un bebé prematuro que haya nacido en la semana 37 tiene 10 semanas, su edad corregida será de 7 semanas.

Es importante tener en cuenta la edad corregida ya que el desarrollo del bebé irá ligado a esta edad: si un bebé no prematuro suele aprender a sentarse a los seis meses, el bebé prematuro lo hará a los seis meses de edad corregida, aunque su edad real sea mayor. A partir de los dos años ya no es necesario tener en cuenta la edad corregida, porque las diferencias de edad dejan de ser clave para el desarrollo.

La evolución de un bebé prematuro irá, por tanto, acorde a su edad corregida a excepción de las vacunas, para las que sí se usará su edad real.

Cuidados especiales

  • La temperatura: los niños prematuros tienen dificultad para regular su temperatura corporal, por lo que hay que prestar especial atención a las condiciones de la habitación donde se encuentren. Lo recomendable es que los bebés tengan una temperatura de entre los 36,5 y 37 grados.

     

  • Infecciones: al haber pasado menos tiempo en el útero, los bebés prematuros no han recibido los anticuerpos suficientes para combatir algunas de las infecciones, o no han desarrollado su sistema de defensa lo suficiente para combatirlas.

    Es importante que los niños no entren en contacto con otras personas que puedan tener infecciones que, aunque para ellos no sean graves, sí lo pueden ser para el bebé, especialmente las infecciones respiratorias (los bebés prematuros suelen tener los pulmones más inmaduros al no estar completamente desarrollados).

     

  • Suplementos vitamínicos: los bebés prematuros necesitan cantidades adicionales de hierro y vitamina D, las cuales no han podido adquirir en cantidad suficiente al haber salido antes de tiempo del útero.
     

Lactancia

El bebé prematuro debe alimentarse de leche materna desde el momento de su nacimiento.

Es posible que durante las primeras semanas no se pueda llevar a cabo el amamantamiento, por lo que la madre tiene que extraer la leche de sus senos.

Esta leche se proporcionará al niño posteriormente, a través de una sonda hasta su estómago.

La lactancia materna de un bebé prematuro se desarrolla de forma similar a la de un recién nacido en su momento, aunque es posible que requiera más tomas de las habituales.

En otras ocasiones puede que no sean capaces de adquirir toda la leche que necesitan, para lo que es necesario administrar el resto de la leche a través de jeringuillas o biberones, una vez ha sido extraída de las mamas.

Si la madre no produce la suficiente leche se puede recurrir al método canguro. Esta técnica consiste en mantener al bebé en contacto con los senos de la madre mientras ésta cubre a ambos con la manta o con su ropa. El contacto físico puede hacer que las mamas comiencen a producir más cantidad de leche y además ayuda al desarrollo del niño.

En el caso de que la madre no pueda dar de mamar a su hijo se puede utilizar la leche artificial como principal fuente de alimento. Existen algunas  especiales que contienen más calorías para ayudarles en su desarrollo.

La familia, la mejor terapia

La implicación de los padres es un factor relevante en el desarrollo de un bebé prematuro.

Manuel Sánchez Luna, jefe del Servicio de Neonatología del Hospital Gregorio Marañón, en Madrid, destaca los “efectos positivos en los resultados clínicos” derivados del acompañamiento familiar, un acompañamiento que, como destaca, debe realizarse siguiendo las pautas recomendadas por los especialistas.

Por esta razón, son muchos los hospitales que han optado por abrir sus puertas 24 horas al día a los padres de los bebés nacidos antes de los nueve meses de gestación, como es el caso del Gregorio Marañón.

Noticias sobre bebé prematuro:

Ser prematuro eleva el riesgo de epilepsia en la edad adulta

La atención temprana limita los riesgos del prematuro

Источник: https://cuidateplus.marca.com/familia/bebe/diccionario/bebe-prematuro.html

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: