¿Cuándo un bebé no quiere leche?

¿Qué hacer si mi hijo no quiere tomar leche de fórmula?

¿Cuándo un bebé no quiere leche?

Desde que nacen y hasta que tienen alrededor de 6 meses de vida, el único alimento de los bebés es la leche. Aunque hay muchas opciones en el mercado, en algunos casos el niño no quiere tomar leche de fórmula.

De la mano de las nuevas configuraciones familiares y de los avances de la ciencia, en los últimos añosla lactancia ha dejado de ser sinónimo de amamantamiento. Una de las alternativas o complemento al pecho materno es la leche de fórmula.

La decisión del adulto sobre la lactancia del recién nacido no es una tarea sencilla. Incluso es frecuente que esta decisión varíe de acuerdo con las circunstancias particulares por las que atraviesa la familia durante el desarrollo del bebé. En los mejores casos, la madre puede optar por combinar distintas alternativas de alimentación para su bebé.

Una sustancia para cada bebé

Esta frase es un fiel reflejo de las explicaciones que enuncian los médicos cuando recomiendan el amamantamiento frente a otros métodos de alimentación. Según la Asociación Médica Americana y la Organización Mundial de la Salud, el pecho materno es la mejor opción de alimentación para los bebés.

La leche que el niño toma de su madre, proporciona defensas adecuadas frente a infecciones y previene de alergias y condiciones graves de enfermedad.

Sin embargo,existen circunstancias en las que el uso del pecho materno no es una opción. Algunas de las circunstancias pueden ser: por imposibilidad de amamantamiento, por intolerancia del bebé a la lactosa o simplemente porque ya ha finalizado su periodo de lactancia. ¿Qué hacer sí ante estas circunstancias el bebé no quiere tomar la leche de fórmula?

¿Es habitual que el bebé rechace la leche de fórmula?

Suele ser una situación habitual que el bebé que antes pasó por un periodo de amamantamiento no quiera tomar la leche de fórmula. Para muchos pequeños, el cambio del pecho al biberón suele conllevar algunas dificultades.

La adaptación de la succión al nuevo recipiente puede exigir un periodo de acomodación en el niño; requiere que el pequeño se familiarice con el hecho novedoso y que renuncie, a la vez, a la exclusividad del pecho materno.

Además de que es biológicamente imposible dar de mamar al bebé por mucho tiempo, dejar de hacerlo también esun paso necesario en toda constitución psíquica.

Una de las características importantes por la que los expertos recomienden incluir la fórmula infantil en la dieta del bebé es porque contiene vitamina D. Esta vitamina, muy importante en el desarrollo de los pequeños, no está presente en la leche materna. Además, la fórmula hipoalergénica también se vuelve una opción cuando el pequeño desarrolla alergia a la lactosa.

Varios intentos para incorporar la leche de fórmula al bebé

La Asociación Española de Pediatría explica que los niños suelen cambian sus rutinas y gustos a lo largo de su infancia. Por tal motivo, los adultos no deben preocuparse en exceso si tras varios intentos su hijo sigue sin querer tomar leche. Un niño que no tenga intolerancia a la lactosapuede comenzar a tomar leche tras varios intentos.

Esta asociación también aconseja a estos padres reemplazar la leche por otros alimentos que contengan sus mismos nutrientes. La leche orgánica de vaca no sería una opción hasta el año de vida; el sistema digestivo de un niño menor no tiene la capacidad para digerir esta leche más compleja que la materna o la de fórmula.

En esta misma dirección, las organizaciones veganas, en auge en muchos países de occidente, han declarado el gusto por los alimentos sustitutivos de la leche.

Consideran queel ser humano es el único mamífero que sigue bebiendo leche después del destete y que incluso ingiere leche proveniente de otras especies, como lo es la vaca, lo que consideran innecesario e insalubre.

Estas organizaciones están en desacuerdo también con la lactancia materna prolongada. Por el contrario,proponen la incorporación temprana de sólidos, a los 6 meses de vida.

Hay muchos argumentos para recomendar la alimentación con sólidos; entre ellos está el que estos alimentos pueden proporcionar todos los nutrientes necesarios para el desarrollo del bebé, con la consecuente diminución de su demanda de leche. Además, garantizan un destete simple y en calma tanto para el bebé como para la madre.

Te podría interesar…

Источник: https://eresmama.com/mi-hijo-no-quiere-leche-de-formula/

Consejos para el niño que no quiere tomar leche

¿Cuándo un bebé no quiere leche?

La leche es un alimento que juega un importante papel en la alimentación infantil. Contiene un alto valor nutritivo y es una abundante fuente de calcio, mineral necesario para la formación y el mantenimiento del esqueleto y de los dientes.

Hay niños que rechazan la leche porque no les gusta, entonces no toman nada de leche o toman muy poca cantidad.

Durante los primeros seis meses la leches es el único alimento del bebé, el cual luego complementa con nuevos alimentos que va introduciendo a la dieta.

Aunque a partir de entonces la leche no es indispensable, es un excelente alimento, especialmente como fuente de calcio.

Por tanto, si el niño no toma leche debemos reemplazar ese aporte de calcio con otros alimentos ricos en este mineral. Atentos a los siguientes consejos para el niño que no quiere tomar leche.

Necesidades de calcio en los niños

El calcio es un mineral vital en la etapa de crecimiento. Es imprescindible para la osificación del esqueleto, pero también interviene en otras funciones no menos importantes como la coagulación de la sangre, la contracción de los músculos y la transmisión de impulsos nerviosos.

Se recomienda una ingesta diaria de calcio de 400 mg en los primeros seis meses, de 600 mg en el segundo semestre, de 800 mg en el período que comprende los 12 meses y los 10 años y 1.200 mg durante la adolescencia. Esto equivale a entre dos y cuatro raciones de lácteos al día, según la edad.

Para que os deis una idea, un litro de leche de vaca aporta 1200 mg de calcio.

Otros alimentos que contienen calcio, además de la leche

El calcio no sólo podemos encontrarlo en la leche, hay otros alimentos que lo contienen.

Se encuentra, por supuesto, en los derivados de la leche como el yogur o el queso en todas sus variantes.

Pero también se encuentra en otros que tenemos menos en cuenta como algunos pescados (la sardina de lata, preferentemente con su raspa, dorada, besugo, lubina, boquerón), la yema de huevo, las legumbres (principalmente soja, garbanzos, alubias y lentejas), verduras como espinacas, berza, acelgas y brócoli, almendras, higos y cereales, sobretodo la avena y el trigo.

Algunas alternativas a la leche pueden ser los batidos de fruta con un poco de leche, beber zumos fortalecidos con calcio, arroz con leche o flan casero, quesos blandos como snacks, o agregar queso rallado en pastas, guisos y sopas.

Otros consejos a tener en cuenta sobre el calcio

Además de tomar alimentos con calcio, es importante tener en cuenta otros consejos sobre este mineral.

El calcio por sí solo no es suficiente. Para que el calcio sea absorbido por los huesos es esencial la vitamina D y el ejercicio físico. La mayoría de la vitamina D que necesitamos la fabrica nuestro propio organismo gracias a la exposición a la luz solar y a la práctica de ejercicio.

Los alimentos ricos en vitamina D son principalmente algunos pescados grasos. El huevo, la leche y el hígado de animales, también la contienen, pero en menor cantidad. Los vegetales carecen de vitamina D. Conviene saber que al quitar la grasa de la leche (productos “desnatados”) no se pierde el calcio, pero sí las vitaminas D y A (la leche es rica en vitamina A).

La infancia es un periodo crucial para el desarrollo de los huesos pues en los primeros años se forma más del 90% de la masa ósea que tendrá de adulto. Por tanto, además de consumir alimentos ricos en calcio, ya sea leche u otros alimentos, es esencial la exposición al sol y la práctica de ejercicio.

Posibles causas del rechazo a la leche: intolerancia a la lactosa y alergia a las proteínas de la leche de vaca

A muchos niños no les gusta el sabor, pero en algunos casos el rechazo está relacionado a otros trastornos como la intolerancia a la lactosa y la alergia a las proteínas de la leche de vaca.

Cuando un niño tiene intolerancia a la lactosa, no digiere bien la leche (que contiene lactosa, el azúcar natural de la leche). Un rato después de tomar leche o derivados (no de inmediato) puede tener nauseas, dolor de barriga y a veces diarrea.

Si con pequeñas cantidades de leche o derivados calcio no presenta intolerancia, no se recomienda evitar por completo la lactosa, ya que contribuye a la absorción del calcio.

También se recomiendan alimentos elaborados con leche fermentada (yogur o queso) pues contienen menos lactosa que la leche y se toleran mejor.

Por su parte, en el caso de alergia a las proteínas de la leche de vaca los síntomas suelen manifestarse cuando se le ofrece al bebé los primeros biberones de leche adaptada. Puede aparecer hinchazón de los labios y la cara, manchas rojas y habones con picor en cualquier parte del cuerpo, nauseas o vómitos y dolor abdominal.

En estos casos se elimina la leche de vaca de la dieta, así como sus derivados y cualquier alimento que contenga proteínas lácteas.

Espero que estos consejos os vengan bien para los niños que no quieren tomar leche o toman poca cantidad, para de esta forma garantizar las reservas de calcio necesarias para un adecuado crecimiento en la infancia.

Foto | Sami Keinänen y Candie_N (Will organize photostream eventually) en Flickr
Más información | Aeped
En Bebés y más | Los lácteos en la alimentación infantil: la leche de vaca, Alimentación complementaria: la leche y sus derivados

Источник: https://www.bebesymas.com/alimentacion-para-bebes-y-ninos/consejos-para-el-nino-que-no-quiere-tomar-leche

A mi hijo no le gusta la leche ¿y ahora qué hago?

¿Cuándo un bebé no quiere leche?

Una preocupación muy extendida en las madres y los padres de niños de más un año es precisamente esta, cuando a su peque no le gusta la leche. Esto genera intranquilidad en muchos de ellos, y pensando que es un alimento insustituible se encuentran con que no saben muy bien cómo afrontar este “problema”.

Realmente no es un problema, la leche no es un alimento imprescindible, es un alimento bastante completo pero que para nada es un alimento sin el cual nos vamos a desnutrir. Ojo, hablo de la leche de otro animal (vaca, cabra…) y hablo a partir del año, no de la leche materna.

La leche materna o la leche de fórmula son imprescindibles durante el primer año de vida. A partir de los 12 meses podemos sustituir la leche de fórmula por leche entera de vaca o de cabra.

Si el niño toma pecho, debe seguir haciéndolo (si la madre quiere seguir) y si alguna vez quiere tomar algún lácteo se le puede dar sin problema.

Pero ¿qué ocurre cuando a nuestro hijo no le gusta la leche?

Antes de resolver esta duda me gustaría plantear otro problema que quizás es el causante de por qué a nuestro hijo no lo gusta la leche.

Los motivos que podemos encontrar pueden ser diversos. Por ejemplo, podemos encontrarnos con niños que están acostumbrados a tomar la leche con cereales (papilla en biberón) y cuando pretendemos ofrecerle un vaso de leche normal (sin cereales) la rechazan porque no tiene ese sabor tan dulce al que ellos están acostumbrados (al del biberón con cereales).

Otra de las posibles causas es que cuando el niño cumplió el año se le empezó a dar leche enriquecida de crecimiento. Estas leches son más dulces que la leche normal (y mucho más dulces si es la versión que incluye cereales) y eso puede crear un rechazo posterior a una leche que no lo sea tanto.

También podemos encontrarnos que la causa sea que al niño no le gusta la leche porque le sienta mal (ojito a la sintomatología, si muestra gases, diarrea, etc… no vaya a ser que tenga alergia o intolerancia a la lactosa).

O  simplemente puede ser que no le gusta la leche, sin más.

Aprende con el Seminario Online «Cómo crear tu menú semanal» a ofrecer una dieta variada y saludable en las proporciones recomendadas.

Una vez visto esto, a modo de prevención sería lógico pensar que si evitamos los biberones con cereales y las leches de crecimiento, tendremos más probabilidades de que a nuestro hijo le guste la leche.

Ahora bien, supongamos que ya tenemos el “problema” (que como ya he dicho antes, no es un problema), a nuestro hijo no le gusta la leche. Ante estos podemos hacer varias cosas, unas están bien y otras no tan bien, por eso las vamos a comentar aquí para que sepáis cómo actuar y lo hagáis de la forma correcta.

Lo primero que podemos probar es añadirle algo a la leche para darle otro sabor que quizás haga que al niño le resulte más atractivo. Pero aquí es donde debemos tener cuidado y no añadirle nada que sea azucarado, por tanto los cacaos solubles azucarados (tipo Colacao, Nesquik y cualquier marca blanca) quedan descartados.

¿Qué opciones saludables tenemos?

Aquí tenéis algunas opciones saludables que podéis añadir a la leche:

  • Un poco de cacao en polvo sin azúcar añadido (solo la puntita de una cucharita, para que le aporte sabor a chocolate pero sin amargar).
  • Otra opción es añadir a la leche un poco de harina de algarroba, también una puntita de la cucharilla, le otorga un sabor que recuerda al chocolate. En este caso y en el anterior la leche debe estar caliente para que se diluya bien.
  • Podemos añadirle un poco de canela o hacer una especie de leche merengada sin azúcar infusionando en la leche 2 ramitas de canela y cáscara de limón.
  • A la opción anterior también podemos agregarle una cucharadita de compota de manzana o pera (se hace poniendo trocitos de manzana o pera en el microondas hasta que se haga una compota). Esto es un auténtico manjar y os puede servir para hacer ¡helados! Sólo tenéis que rellenar los moldes de palo y meterlo al congelador. Aquí os dejo un recetario de helados saludables para que veáis cómo se hacen.
  • O podéis hacer vuestra propia papilla de cereales, triturando en casa copos de avena y añadiéndole un poco a la leche (esta papilla no llevará azúcares añadidos).
  • Otra opción es ofrecerle yogur en lugar de leche, pero ojo, el yogur no debe ser azucarado ni edulcorado (aquí incluimos también a los flanes, natillas, petits, etc), el yogur debe ser yogur natural, a secas. Podéis probar a ofrecérselos tal cual y si así no le gusta podéis trocearle trocitos de fruta para que le aporte algo de dulzor natural.
  • Si no le gustan tampoco los yogures cambiémonos de bando, vamos a lo salado, a ofrecerles quesos, queso fresco por ejemplo, con tomate… lo importante es que no tenga apenas sal.
  • Si aun así tu hijo sigue insistiendo en que los lácteos te los comas tú, pues nada, no te apures, más de lo que ya has hecho no puedes hacer, porque obligarle a comer es totalmente contraproducente.

Como he dicho al principio, los lácteos no son imprescindibles. Además, si el bebé sigue tomando pecho es preferible que tome pecho antes que cualquier otro lácteo, así que en tal caso, fin del problema.

Ahora bien, si el bebé no está siendo amamantado llega la preocupación  mayor, que suele ser la del posible déficit. Lo bueno es que para esto tenemos la solución. Puedes probar con bebida de almendra, que es rica en calcio, y muchas veces las encuentras incluso más enriquecidas en calcio todavía.

Y puedes ofrecerle dentro de su alimentación otros alimentos que sean ricos en calcio.

¿Cuáles son los alimentos más ricos en calcio?

A continuación veréis qué alimentos contiene más calcio, y veréis que hay calcio más allá de la leche:

Miligramos por cada 100 gr. de porción comestible del producto.

ALIMENTOSCONTENIDO EN CALCIO
Queso Gruyere, emmental, roquefort, bola560-850
Queso manchego fresco470
Sardinas en aceite400
Almendras, avellanas240
Cigalas, langostinos, gambas220
Queso de Burgos186
Yogur180-127
Higos secos180
Garbanzos145
Pistachos136
Leche de vaca130
Judías blancas, habas secas130
Almejas, berberechos, chirlas…120
Batidos lácteos120
Acelgas, cardo, espinacas, puerro…114-87
Nueces, dátiles, pasas…70
Aceitunas63
Lentejas56
Huevo de gallinas51
Bacalao51
Sardinas43
Alcachofas, coles, repollo, judías verdes40

Cuando demos frutos secos debemos recordar que existe riesgo de ahogamiento a edades tempranas, por tanto podemos introducirlos en la alimentación o bien en crema (crema de almendras, de avellanas, etc. o en polvo, mezclado con harinas para hacer un rebozado, en salsa, por ejemplo preparando una salsa de almendras, etc).

Es importante decir que la asimilación del calcio se va a ver muy influenciada por el estatus de vitamina D (afecta de forma positiva), por el nivel de actividad física (también de forma positiva), nuestros niveles de vitamina K (también de forma positiva), el consumo de sal (afecta de forma negativa) y el magnesio (también de forma positiva).

Por tanto, de nada nos sirve estar preocupadísimos por la ingesta de calcio si hay bajos niveles de vitamina D, si se lleva una vida sedentaria, una dieta rica en sal y se consumen pocas verduras y hortalizas (que son ricas en magnesio y vitamina K).

Y no debemos olvidar, que no todo el calcio contenido en los distintos alimentos tiene la misma biodisponibilidad.

Veamos en el siguiente cuadro la cantidad de calcio absorbida en algunos alimentos:

AlimentoContenido en calcio por 100 mgFracción absorbible (%)Cantidad de calcio absorbida (mg)
Leche de vaca (BEDCA)12532,140,1
Bebida de soja fortificada12532,140,1
Alubias blancas102,71717,4
Brócoli49,252,625,8
Col rizada72,358,842,5
Tofu hecho con sales de calcio204,73163,4
Bok choy (col china)92,953,849,9
Almendras285,721,260,5
Semillas de sésamo132,120,827,4
Coliflor27,468,618,7
Repollo, berza33,364,921,6

Fuente: Vegetarianos con ciencia – Lucía Argüelles

Espero que si a tus hijos no le gustan los lácteos, esta información te sirva para quedarte más tranquila. Y no olvides, ofrecerle yogures con azúcar, natillas, flanes o cualquier otro lácteo azucarado no es la solución.

Autor/a

Источник: https://www.criarconsentidocomun.com/a-mi-hijo-no-le-gusta-la-leche-y-ahora-que-hago/

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: