¿Cuándo un niño puede decidir con quién vivir en España?

Contents
  1. El régimen de visitas en hijos de corta edad
  2. Régimen de visitas normalizado.-
  3. CRITERIOS ACTUALES DE LOS TRIBUNALES
  4. ¿Quiénes son considerados hijos de corta edad?
  5. El régimen de visitas de niños lactantes
  6. El régimen de visitas en hijos de corta edad
  7. Sentencias que vienen a recogerán régimen de visitas normalizado a partir de los tres años:
  8. Sentencias que recogen régimen de visita normalizado con pernocta a partir de dos años.-
  9. Sentencias que recogen régimen de visita con pernocta a partir de un año.
  10. A qué edad pueden decidir los hijos con quién quieren vivir tras un divorcio
  11. ¿Puede mi hijo decidir con quién quiere vivir tras el divorcio?
  12. ¿El hijo menor puede ser oído en caso de divorcio?
  13. ¿A qué edad podrá ser oído mi hijo menor en juicio?
  14. ¿Es vinculante la opinión de un menor para decidir con quién quiere vivir?
  15. ¿A qué edad puede decidir mi hijo con quién vivir? – Emérita Legal | Acercamos el Derecho a la gente
  16. Introducción
  17. ¿Puede decir mi hijo en el juicio con quién quiere vivir?
  18. Normas sobre el derecho de los hijos a decir con quién quieren vivir
  19. El hijo tiene derecho a ser escuchado por el juez
  20. ¿A qué edad tiene madurez un hijo para poder decir con quién quiere vivir?
  21. ¿Quién decide que mi hijo tiene madurez suficiente para decir con quién vivir?
  22. Caso práctico sobre el hijo decidiendo con quién quiere vivir
  23. Conclusión
  24. Custodia de los hijos si uno de los cónyuges separados se va al extranjero
  25. Los matrimonios con extranjeros en España
  26. Custodia de los hijos: ¿puede un progenitor extranjero llevarse a su hijo de España de forma permanente?
  27. ¿Qué hacer en estos casos?
  28. Custodia de los hijos: régimen de visitas internacional
  29. Mi hijo quiere decidir quién tiene su custodia: ¿Puede hacerlo?
  30. Me voy a divorciar: ¿Puedo pedir una pensión compensatoria?
  31. ¿Puedo contraer matrimonio si soy menor de edad?
  32. ¿Qué gastos no entran en la pensión de alimentos?
  33. ¿Qué es un pacto prematrimonial?

El régimen de visitas en hijos de corta edad

¿Cuándo un niño puede decidir con quién vivir en España?

Cuando se produce la separación o el divorcio entre una pareja con hijos, hay que entrar a regular una serie de cuestiones tales como, la patria potestad, la custodia, la pensión de alimentos y el régimen de visitas, especialmente el régimen de visitas en hijos de corta edad (artículo 90 Código Civil).

Como ya hemos manifestado en anteriores entradas, lo recomendable es atender a acuerdos entre los progenitores en cuanto a la regulación de cada una de estas cuestiones, especialmente en materias como la pensión de alimentos y el régimen de visitas, ya que es aquí donde se encuentran las mayores discrepancias y posteriores incumplimientos.

En concreto, en este artículo nos vamos a referir a los criterios seguidos por nuestros Tribunales para regular el régimen de visitas en hijos de corta de edad cuando sus progenitores no se ponen de acuerdo acerca del mismo.

En materia de visitas, finalmente vemos como las opciones que se tienen son múltiples, si bien se suelen agrupar todas las posibilidades en dos dos grupos:

  • Cuando se habla de un régimen de visitas normalizado
  • Cuando se habla de un régimen de visitas no normalizado

Régimen de visitas normalizado.-

 Es claro, que siempre se debe de atender al caso concreto, de cualquier forma cuando se habla » de manera genérica» de un régimen de visitas normalizado, se relaciona con un régimen de visitas en el que el progenitor no custodio tiene una estancia con su hijo los fines de semana alternos y vacaciones por mitad, con pernocta, y una tarde o dos entre semana.

El segundo, el régimen de visitas no normalizado, es aquel que difiere del normalizado y se acuerda atendiendo a particularidades, tales como la distancia entre la residencia de los progenitores, el especial trabajo o jornada laboral de progenitor no custodio, la enfermedad de progenitores o del propio menor, o entre otras circunstancias, la corta edad del menor.

La corta edad de los hijos siempre se ha considerado por nuestro Tribunales como un dato relevante, y por lo tanto a tener en cuenta, para establecer el régimen de visitas en caso de desacuerdo de los progenitores.

Y es que precisamente, una de las cuestiones que más controversia trae es determinar el régimen de visitas en hijos de corta de edad, especialmente en lo referente a si debe o no debe haber pernocta del menor con el progenitor no custodio.

CRITERIOS ACTUALES DE LOS TRIBUNALES

No obstante lo anterior, hemos de decir que en los ÚLTIMOS AÑOS, los Tribunales han ido cambiando su criterio respecto a que los hijos permanezcan bajo la custodia de uno de los progenitores (habitualmente a favor de la madre) y que el otro progenitor solo pueda tenerlos en su compañía ciertos periodos de tiempo (fines de semana,, etc.), por un régimen de CUSTODIA COMPARTIDA que ahora se entiende que debe ser el régimen normal de custodia, salvo que el interés de los hijos aconseje otro o que se hayan dado episodios de violencia doméstica.

Sirva como EJEMPLO la Sentencia de la Audiencia Provincial de Badajoz (Sección 3ª), de fecha 13.06.2018:

«Y así, en nuestra sentencia de fecha 13 de marzo de 2018, decíamos, en un supuesto en el que la sentencia de divorcio y el consiguiente régimen de custodia se fijó sobre la base de que la menor solo tenía meses de vida, y, al tiempo de la modificación tenía ya tres años y estaba escolarizada, que se cumplía el presupuesto legal que permitía modificar las medidas previamente aprobadas, pues con la modificación del artículo 90 Código Civil por la Ley 15/2015, se ha hecho ley la doctrina del Tribunal Supremo, según la cual las medidas inicialmente fijadas, ya sean convenidas o impuestas, podrán ser modificadas cuando así lo aconsejen las nuevas necesidades de los hijos. “Ya no hace falta un cambio sustancial, basta con que sea cierto. Y a tal fin es suficiente el transcurso del tiempo, como puede ser aquí el paso de UN MENOR LACTANTE A UN MENOR YA ESCOLARIZADO (sentencia del Tribunal Supremo 665/2017, de 13 de diciembre).»

¿Quiénes son considerados hijos de corta edad?

Son considerados hijos de corta edad los niños lactantes y los menores de hasta tres años.

En cualquier caso, la determinación de tres años no es un criterio uniforme, ya que según los juzgados encontraremos un criterio más o menos restrictivo acerca de la edad con la que poder acordar un régimen de visitas normalizado incluyendo la pernocta del menor con el progenitor no custodio.

El régimen de visitas de niños lactantes

Cuando nos encontramos con niños lactantes, dada su dependencia respecto a la madre, en la práctica por parte de los juzgados no se suele acordar la pernocta del menor con el progenitor no custodio, y las estancias aprobadas con éste suele ser por periodos de estancia breves, lo cual no significa que no sea necesario un trato frecuente con el progenitor no custodio, en atención a que el bebe debe de familiarizarse y crear vínculos con ambos progenitores.

Insistimos en que no existe un criterio unánime sobre esta materia, de hecho, se pueden encontrar sentencias, aunque las menos,  como la de la Audiencia Provincial de Sevilla de 27 de Julio de 2007, en las que se viene a apreciar que incluso existiendo alimentación materna, este hecho por sí mismo, no es un elemento esencial para impedir el cumplimiento de un régimen de visitas normalizado.

En definitiva, cuando hablamos de menores lactantes, no se suele acordar un régimen de visitas normalizado y con pernocta, sino que en atención a las necesidades del menor se suele establecer un sistema de visitas cortas pero frecuentes en el tiempo, graduándose progresivamente las visitas conforme el menor vaya creciendo hasta incluir la pernocta.

El régimen de visitas en hijos de corta edad

Entrar a valorar cual es el régimen de visitas más adecuado para un menor de corta edad, especialmente el determinar si cabe o no la pernocta con el progenitor no custodio, es una cuestión que realmente tampoco está clara.

En cualquier  caso, personalmente aprecio una tendencia en los últimos años de como en esta materia  y salvo que haya alguna particularidad añadida además de la corta edad del menor, los juzgados empiezan cada vez a edades más temprana a acordar la pernocta   del menor con el progenitor no custodio.

De cualquier forma, debemos de resaltar que el criterio no es uniforme por parte de la jurisprudencia, y como he indicado anteriormente lo más aceptado por nuestros tribunales ha sido la aplicación del régimen de visitas normalizado incluida la pernocta a partir de los dos o tres años de edad, salvo que se acredite una situación o circunstancia respecto al progenitor no custodio que lo incapacite para ello.

Sentencias que vienen a recogerán régimen de visitas normalizado a partir de los tres años:

  • Audiencia Provincial de Málaga de 28 de Junio de 2005.
  • Audiencia Provincial de Barcelona de 4 de Septiembre de de 2007.
  • Audiencia Provincial de Baleares de 7 de Julio de 2009.

Sentencias que recogen régimen de visita normalizado con pernocta a partir de dos años.-

  • Audiencia Provincial de Cantabria de 10 de Noviembre de 2009.
  • Audiencia Provincial de Valencia de 28 de Mayo de 2008.

Sentencias que recogen régimen de visita con pernocta a partir de un año.

  • Audiencia Provincial de Soria de 21 de Octubre de 2002.
  • Audiencia Provincial de Cádiz de 17 de Diciembre de 2008.

Incluso existen criterios de que cabe la pernocta cuando el menor haya superado la lactancia con independencia de la edad de éste como lo recogido por la Audiencia Provincial de Madrid de 15 de Marzo de 2005 o la de Soria de 21 de Octubre de 2002.

Sin embargo, y aunque son ciertamente los menos, existen tribunales cuyo criterio es más restrictivo, no aplicando el régimen normalizado hasta no superar los tres años, como por ejemplo la Audiencia Provincial de Toledo de 9 de Marzo de 2005.

Para finalizar y a modo de resumen debemos de resaltar tres cuestiones:

1ª.

Que como hemos indicado con anterioridad la edad del menor es un factor, entre otros, a tener en cuenta a la hora de acordar el régimen de visitas, y si bien habrá que estar a las circunstancias concretas del caso, existe una línea asentada de jurisprudencia que no acuerda ni régimen de visitas normalizado ni pernoctas a favor de los progenitores no custodios si sus hijos son lactantes o menores de tres años.

2ª.- Igualmente cuando estamos en menores lactantes o de corta edad se suelen acordar periodos de estancias más breves, incluidas las vacaciones, en orden de evitar separaciones largas de uno u otro progenitor.

3ª.- En estos supuestos en los que no se acuerda un régimen normalizado incluidas pernoctas, la tendencia es recurrir al establecimiento de un régimen de visitas progresivo, es decir, un sistema transitorio en el que los contactos de los menores con el progenitor no custodio se va ampliando sucesivamente hasta alcanzar el régimen normalizado.

© mundojuridico.info – El régimen de visitas en hijos de corta edad

Источник: https://www.mundojuridico.info/el-regimen-de-visitas-en-hijos-de-corta-edad/

A qué edad pueden decidir los hijos con quién quieren vivir tras un divorcio

¿Cuándo un niño puede decidir con quién vivir en España?

Una de las cuestiones que se plantean los padres divorciados o en trámites de divorcio, es la edad a la que los niños pueden decidir con quién quiere vivir.

Es recomendable que los padres tomen la decisión adecuada, teniendo en cuenta las necesidades de los hijos y sus posibilidades de atención hacia ellos.

Pero si ese acuerdo no es posible, te explicamos las normas aplicables en la intervención del menor en un proceso de separación o divorcio.

Te ayudamos a encontrar abogado de familia de confianza en tu zona. Tenemos una amplia red de abogados colaboradores en toda España.

Buscar abogado de familia

¿Puede mi hijo decidir con quién quiere vivir tras el divorcio?

Si tu hijo es mayor de edad, la respuesta es SÍ, aunque no tenga independencia económica.

En los procedimientos matrimoniales, los hijos mayores de edad pueden decidir con cuál de los progenitores quieren vivir.

Ahora bien,  el Juez acordará las medidas referentes a pensión de alimentos, uso de la vivienda, etc. hasta que tenga independencia económica.

En todo caso, el mayor de edad deberá manifestar ante el Juez su deseo de vivir con uno u otro de los progenitores.

Ahora bien, si tus hijos son menores de edad la respuesta es NO.

En el proceso de divorcio o de modificación de medidas judiciales, será el Juez quien decida la guarda y custodia de los menores, en atención al principio del interés superior del menor.

Ahora bien, los menores tienen derecho a ser oídos en el juicio, mediante la prueba de exploración judicial de los menores.

Te lo explicamos a continuación.

¿El hijo menor puede ser oído en caso de divorcio?

, el hijo menor tiene derecho a ser oído, según su madurez y su edad, en los procesos judiciales que afecten a su guarda y custodia.

El Juez de Familia velará por el cumplimiento de este derecho del menor a ser oído cuando se decidan medidas sobre su custodia, cuidado y educación.

Este derecho se practica mediante la prueba de exploración judicial, que consiste en una conversación entre el Juez y el menor, en presencia exclusivamente del Fiscal.

La exploración judicial suele completarse con un informe pericial del Equipo Psicosocial Judicial.

¿A qué edad podrá ser oído mi hijo menor en juicio?

Aunque, como te hemos dicho, tu hijo menor no puede decidir con cuál de los padres quiere vivir, deberá ser escuchado en un proceso matrimonial:

  • En todo caso, si es mayor de 12 años. Es decir, por imposición legal, deberán ser oídos por el Juez los menores que tengan 12 o más años.
  • Cuando el menor tenga suficiente juicio. Si es menor de 12 años pero tiene madurez suficiente para expresar su deseo, se puede proponer la exploración judicial. Será el Juez quien valore si el menor tiene capacidad o madurez suficiente para decidir si quiere vivir con su padre o con su madre. En realidad, no existe un límite de edad para que el menor sea escuchado, bastará con que tenga suficiente capacidad y madurez.

En definitiva, el menor será escuchado pero la decisión final la tomará el Juez, previo informe del Ministerio Fiscal.

¿Es vinculante la opinión de un menor para decidir con quién quiere vivir?

Aunque el menor tiene derecho a ser oído, el Juez tiene la obligación de velar por sus intereses.

No debemos confundir el derecho del menor a ser oído, con el hecho de que sus deseos sean decisivos en la resolución que ponga punto y final al proceso judicial.

Por supuesto, su opinión se tendrá en cuenta al determinar el régimen de custodia, siempre que el Juez considere que la opinión está bien fundamentada, pero NO es vinculante para la decisión judicial.

El deseo del menor es un elemento relevante, pero será el Juez quien,  valorando otros aspectos (edad, madurez, relación con los padres…) adopte las medidas adecuadas para su desarrollo.

Te ayudamos a encontrar abogado de familia de confianza en tu zona. Tenemos una amplia red de abogados colaboradores en toda España.

Buscar abogado de familia

Источник: https://www.divorcios.me/edad-hijos-decidir-con-quien-vivir/

¿A qué edad puede decidir mi hijo con quién vivir? – Emérita Legal | Acercamos el Derecho a la gente

¿Cuándo un niño puede decidir con quién vivir en España?

¿Sabes a qué edad puede decidir tu hijo con quién vivir? ¿Puede ser escuchado en el juicio para determinar la custodia del padre, de la madre o compartida? El abogado especialista y certificado con datos judiciales en Derecho de los menores e incapaces, derecho de familia, derecho matrimonial y derechos y deberes fundamentales, Jorge Ignacio Carbo Rodríguez, ofrece toda la información en nuestro blog

Introducción

En los procesos judiciales en los que se dilucida entre ambos progenitores la atribución de la guarda y custodia de sus hijos menores de edad, con frecuencia surge la duda acerca de la conveniencia de practicar la prueba de exploración judicial de los menores.

Muchos padres y madres se muestran reacios a ver a sus hijos inmersos en plena disputa judicial, prefiriendo evitarles el trance de tener que pasar por el Juzgado. Además, es habitual que un progenitor sospeche que el otro va a intentar influenciarlos, para que se muestren favorables a sus pretensiones.

¿Puede decir mi hijo en el juicio con quién quiere vivir?

Sin embargo, muchos desconocen que es el menor quien tiene derecho a ser escuchado acerca de sus preferencias. Aunque sin duda obren con ánimo protector y buenas intenciones, los padres que evitan que sus hijos comparezcan a presencia judicial, en realidad les están privando del ejercicio de un derecho que está reconocido en las leyes internacionales, españolas y autonómicas.

Normas sobre el derecho de los hijos a decir con quién quieren vivir

En nuestra Constitución, el artículo 39.4 señala que “los niños gozarán de la protección prevista en los acuerdos internacionales que velan por sus derechos”. La norma internacional de referencia es la Convención sobre los Derechos del Niño, adoptada por la Asamblea General de Naciones Unidas el 20 de noviembre de 1989 y ratificada por España el 30 de noviembre de 1990.

El Artículo 12 de la Convención sobre los Derechos del Niño establece que “Los Estados Partes garantizarán al niño, que esté en condiciones de formarse un juicio propio, el derecho de expresar su opinión libremente en todos los asuntos que afectan al niño, teniéndose debidamente en cuenta las opiniones del niño, en función de la edad y madurez del niño”. Añade el párrafo segundo de este artículo que “Con tal fin, se dará en particular al niño la oportunidad de ser escuchado en todo procedimiento judicial o administrativo que afecte al niño, ya sea directamente o por medio de un representante o de un órgano apropiado, en consonancia con las normas de procedimiento de la ley nacional”.

El hijo tiene derecho a ser escuchado por el juez

Vemos pues que el niño tiene derecho a ser oído y que sus opiniones serán debidamente tenidas en cuenta, si es capaz de formarse un juicio propio, en función de su edad y de su madurez, en todos aquellos procedimientos judiciales que le afecten, siendo evidente que el procedimiento donde se discute a qué progenitor atribuir su guarda y custodia es un asunto que le concierne.

El artículo 92.

2 del Código Civil hace recaer en el Juez de familia el deber de velar por el cumplimento del derecho de los niños a ser oídos, al señalar que “El Juez, cuando deba adoptar cualquier medida sobre la custodia, el cuidado y la educación de los hijos menores, velará por el cumplimiento de su derecho a ser oídos”. Añade el párrafo 6 de dicho artículo 92 CC que “En todo caso, antes de acordar el régimen de guarda y custodia, el Juez deberá recabar informe del Ministerio Fiscal, y oír a los menores que tengan suficiente juicio cuando se estime necesario de oficio o a petición del Fiscal, partes o miembros del Equipo Técnico Judicial, o del propio menor, valorar las alegaciones de las partes vertidas en la comparecencia y prueba practicada en ella, y la relación que los padres mantengan entre sí y con sus hijos para determinar su idoneidad con el régimen de guarda”.

¿A qué edad tiene madurez un hijo para poder decir con quién quiere vivir?

De nuevo nos encontramos con el condicionante de que los menores “tengan suficiente juicio”, redactado en términos similares a los empleados en la Convención sobre los Derechos del Niño, cuando señala que el niño tiene derecho a opinar cuando “esté en condiciones de formarse un juicio propio”.

El artículo 770.4ª de la Ley de Enjuiciamiento Civil, al tratar de las reglas específicas de los procedimientos matrimoniales y de menores, también contempla la posibilidad de escuchar a los menores “si tuviesen suficiente juicio”, añadiendo a continuación que “en todo caso” ha de escucharse “a los mayores de doce años”.

El pasaje concreto de este articulo dice así “Si el procedimiento fuere contencioso y se estime necesario de oficio o a petición del fiscal, partes o miembros del equipo técnico judicial o del propio menor, se oirá a los hijos menores o incapacitados si tuviesen suficiente juicio y, en todo caso, a los mayores de doce años”.

La Ley de Enjuiciamiento Civil es más concreta en este sentido, al señalar la edad de los doce años como el umbral a partir del cual se considera que, en todo caso, el menor ha de ser escuchado.

Jorge Ignacio Carbo Rodríguez, abogado especializado en Derecho de Familia Contacta con Jorge Ignacio

La Ley de Enjuiciamiento Civil es más concreta en este sentido, al señalar la edad de los doce años como el umbral a partir del cual se considera que, en todo caso, el menor ha de ser escuchado.

¿Quién decide que mi hijo tiene madurez suficiente para decir con quién vivir?

Es el Juez de familia, como garante del derecho de los menores a ser escuchados, quien deberá considerar si el niño menor de doce años tiene la suficiente madurez como para poder formarse un juicio propio, por lo que en realidad no existe una edad mínima del menor a partir de la cual se considere objetivamente que tiene suficiente juicio.

Es la parte quien debe valorar la conveniencia de proponer la prueba de exploración de un menor, teniendo en cuenta su capacidad de formarse un juicio propio. A veces sorprende lo claro que lo tienen los niños al explicarse ante un juez y su capacidad de razonamiento a pesar de su edad.

Caso práctico sobre el hijo decidiendo con quién quiere vivir

Recuerdo el caso de un cliente catalán, padre de un menor, que había pactado con la madre del niño un régimen de custodia compartida, tras el cese de la convivencia de los progenitores. El niño estaba escolarizado en un colegio catalán, su familia extensa residía toda en Cataluña y todas sus relaciones tenían la misma vecindad.

El padre conoció a un mujer valenciana, soltera y sin hijos, con la que inició una relación, haciendo pronto planes de boda.

La pareja había decidido fijar su residencia en Valencia, a 350 km de dónde residía el menor.

El padre estaba decidido a presentar una demanda de modificación de medidas, para conseguir tener la custodia del menor y poder llevárselo con él a Valencia, para convivir allí con él en su nuevo domicilio.

La prueba determinante fue la exploración del menor, que entonces contaba con 8 años de edad. En la Sentencia, el Juez consideró que “la exploración del menor ha sido una prueba esencial para adoptar tal decisión (la de atribuir la guarda y custodia en exclusiva al padre).

En presencia del Tribunal y de la Sra. Letrada de la Administración de Justicia, el menor manifestó que si bien no está mal en Barcelona, le gusta más ir a Valencia.

La relación con ambos progenitores es buena, pero no ocurre lo mismo con las parejas de ambos; mientras el menor tiene muy buena relación con la pareja de su padre, con la pareja de su madre “se lleva regular”.

Es por ello que, a la vista de lo manifestado por XXX, que tiene 8 años, pero una capacidad de discernimiento avanzada para su edad, entendemos que el domicilio del padre es un lugar mejor para el desarrollo del menor”.

Algo que probablemente le costaba verbalizar al menor ante sus padres, sin embargo lo supo explicar perfectamente ante el Juez, con la inestimable ayuda de la Secretaria Judicial, por su experiencia como madre.

La Audiencia Provincial de Barcelona confirmó el fallo, al dictar la Sentencia nº 175/2018, de 28 de febrero de 2018. En esta sentencia el Tribunal se pronuncia así respecto de la prueba de exploración del menor:

“Es cierto que a los padres, y a todos los intervinientes en el proceso corresponde siempre y en todo caso, proteger al menor de cualquier conflicto y aquí debemos incluir la tarea de preservar a los hijos de la litigiosidad entre los progenitores evitándoles no sólo la ansiedad que les provoca la asistencia a los órganos judiciales sino el posicionamiento que a ello les puede obligar y el enfrentamiento con respecto a los padres que comporta, y en este caso la comparecencia del menor no era preceptiva por su temprana edad, pero ante los antecedentes y lo expuesto por el EATAF así como por el psicólogo que depuso en el acto de la vista, esta exploración era más que aconsejable. En la sucinta acta de la comparecencia levantada por la Sra. Letrada de la Administración de Justicia, se recogen las manifestaciones que el propio juzgador plasma en su resolución de las que se desprende, sin duda, que a pesar de que el menor quiere a su padre y a su madre por igual, prefiere vivir con el padre en cuyo nuevo entorno familiar se siente mejor. Ha establecido una muy buena sintonía con la actual esposa del padre y con el entorno familiar extenso que ha encontrado en Valencia.”

Conclusión

En consecuencia, la prueba de exploración del menor puede ser de una importancia crucial para determinar el sentido del fallo en una sentencia, debiendo ser los progenitores quienes valoren su propuesta, cuando los niños sean menores de doce años, siendo o no admitida por el Juez de familia, en función de la capacidad del menor de formarse un juicio propio. Cuando tengan doce años o más, la prueba deberá ser admitida en todo caso.

Pero el que los menores tengan derecho a ser escuchados, no implica que el Juez tenga necesariamente que supeditar el fallo a sus preferencias.

Recuerdo a un buen amigo fiscal, con larga trayectoria como fiscal de menores, que en su informe en el acto del juicio pidió que no se respetara la voluntad del menor de irse a vivir con su padre. Dijo que esta preferencia no era más que una manifestación del que denominó “Efecto Play”.

Es decir, como mi padre me deja jugar a la Play Station tanto tiempo como quiera y, por el contrario, mi madre me limita su uso y me hace estudiar, pues prefiero irme a vivir a casa del papá.

He de decir que, en contra del criterio fiscal, la sentencia falló a favor del padre, a quien yo defendía, y le otorgó la guarda y custodia de su hijo, descartando que sus motivaciones fueran tan simples como las de jugar a la Play. Por cierto, en casa del padre no había Play.

Conoce más a Jorge Ignacio Carbo Rodríguez, uno de los mejores abogados de Familia en Valencia.

¿Quieres contactar con Jorge Ignacio Carbo Rodríguez? Haz click aquí

Источник: https://www.emerita.legal/blog/familia/edad-puede-decidir-hijo-quien-vivir-138774/

Custodia de los hijos si uno de los cónyuges separados se va al extranjero

¿Cuándo un niño puede decidir con quién vivir en España?
4 minutos

Todo proceso de separación o divorcio es complicado, principalmente cuando existen hijos menores en medio. En esos casos, las decisiones sobre la guarda y la custodia del menor suelen ser el centro del problema y el tema central de las negociaciones.

La solución más frecuente es la custodia compartida, es decir, que ambos progenitores sigan ejerciendo la custodia del menor. Sin embargo, en algunos casos se decide la custodia monoparental: que solo uno de los progenitores ejerza la custodia, sin que esto signifique que el otro progenitor pierda contacto con su hijo.

Para que la pérdida de contacto no ocurra, lo normal es que el juez determine un régimen de visitas para que el niño pueda seguir manteniendo una relación cercana con el progenitor que salió del círculo familiar.

Cuando uno de los padres se va a vivir al extranjero, las cosas se complican aún más. Y en España esto es cada vez más frecuente debido al gran número de matrimonios mixtos. A continuación, veremos algunos elementos para entender cómo funciona la custodia de los hijos en estos casos, siempre tomando como base normativa del Código Civil.

Los matrimonios con extranjeros en España

En España hay cada vez más niños cuyos padres tienen diferente nacionalidad. Si estas parejas se rompen y tienen hijos en común, puede ocurrir que el progenitor extranjero decida volver a su país llevándose con él a los pequeños, sin el consentimiento del otro progenitor.

En estos casos, el problema clásico que existe normalmente entre cónyuges nacionales se vuelve aún más complicado. El niño está lejos y el progenitor que se quedó en España tendrá que verlo mucho menos o más adelante, o tal vez nunca.

También existe el problema de la doble jurisdicción, en el mejor de los casos. En efecto, estaremos en esa situación si el país de destino del niño ha firmado el convenio de La Haya de 1980. Pero si ese país no lo ha firmado, eso querrá decir que sus leyes sobreprotegen al progenitor nacional y, en ese caso, no habrá mucho que hacer. Es el caso, por ejemplo, de Japón.

En todos los casos, las estadísticas señalan que el 90 % de los progenitores españoles ha tenido que renunciar a la posibilidad de que su hijo vuelva a España. Entonces, ¿cómo se regula esta situación en España?

Custodia de los hijos: ¿puede un progenitor extranjero llevarse a su hijo de España de forma permanente?

Un progenitor extranjero no puede llevarse a su hijo legalmente fuera de España de forma permanente. Solo podría hacerlo con el consentimiento del otro progenitor. De esta forma, la ley regula los derechos del otro progenitor a fin de que su derecho a custodia no se vea afectado.

Por otra parte, la ley también protege los derechos del menor, y en este sentido se busca siempre defender el interés superior del niño. Por ello, su derecho a relacionarse con sus dos progenitores no puede ser afectado arbitrariamente por uno de los padres.

¿Qué hacer en estos casos?

Para que un extranjero pueda llevarse a su hijo de España de forma permanente sin cometer un delito de sustracción de menores, debe regularizar la situación antes de irse del país. Lo más fácil y, sin duda, lo mejor para todas las partes es llegar a un acuerdo con el otro progenitor mediante la firma de un convenio de mutuo acuerdo.

Este convenio tendrá como propósito regular el ejercicio de la guarda y la custodia de los hijos afectados por esta situación.

Deberá regular detalladamente cómo será el régimen de visitas al menor para el progenitor que se queda en España.

 Podría, por ejemplo, ocurrir que el cónyuge que se lleva al menor al extranjero deba asumir los gastos de los viajes que tenga que hacer el otro progenitor para ver a su hijo.

Custodia de los hijos: régimen de visitas internacional

El régimen de visitas internacional debe ser diferente al habitual. Sería imposible un régimen de visitas normal, por ejemplo, de fines de semana alternos y la mitad de las vacaciones.

Habrá que analizar cada caso en función de varios factores como la edad del menor, la distancia de su nuevo país de residencia, etc. Se puede pensar, por ejemplo, en un régimen alternativo que estipule que el niño pase todas las vacaciones de verano, de navidad y de Semana Santa con el progenitor que se queda en España.

Te podría interesar…

Источник: https://eresmama.com/custodia-hijos-si-uno-conyuges-separados-se-va-extranjero/

Mi hijo quiere decidir quién tiene su custodia: ¿Puede hacerlo?

¿Cuándo un niño puede decidir con quién vivir en España?

La familia es lo más importante y es por ello que en caso de divorcio o a la hora de contraer matrimonio nos surjan muchas dudas y cuestiones, por ello en el post que os traemos hoy os respondemos alguna de ellas.

Me voy a divorciar: ¿Puedo pedir una pensión compensatoria?

La pensión compensatoria es un derecho que está recogido el Código Civil, dirigido a aquellos matrimonios que se separan o divorcian o incluso para las parejas de hecho y que permite compensar el desequilibrio económico que soporta una de las partes tras la crisis matrimonial.

Esta pensión compensatoria puede establecerse para un periodo determinado o indefinidamente.

Para que tenga lugar es fundamental que exista ese desequilibrio económico producido por la separación o el divorcio y que pueda justificarse, puesto que en caso de no existir un claro desequilibrio económico o no poder argumentarlo no se podrá establecer una pensión compensatoria.

Es muy común que nuestro hijo quiera decidir con quién quiere vivir, pero debemos tener presente que esa decisión, generalmente, la tiene que tomar un juez. No obstante,  a  partir de 12 años se puede pedir al juez que escuche la petición del menor y si lo ve conveniente poder establecer la custodia al progenitor que el menor quiera.

En cambio, si el menor tiene más de 14 años, si que puede escoger con que progenitor quiere convivir.  No obstante, es recomendable que quede  fijado en sentencia a través de un procedimiento de modificación de medidas.

¿Puedo contraer matrimonio si soy menor de edad?

Esta es una pregunta que suelen hacerse algunos menores de edad y que en los despachos de abogados es muy habitual encontrar.

Pues bien, a priori los menores de 18 años no pueden contraer matrimonio, así lo señala nuestro Código Civil en su artículo 46, el cual establece que no pueden contraer matrimonio los menores de edad no emancipados y los que estén ligados con vínculo matrimonial.

No obstante, la nueva Ley de Jurisdicción Voluntaria establece  una dispensa para los menores de 18 años y mayores de 16 que estén emancipados. Anteriormente este límite se establecía en los 14 años.

Por tanto, un menor de 18 pero mayor de 16 si que puede contraer matrimonio si consigue la dispensa.

¿Qué gastos no entran en la pensión de alimentos?

Los gastos que tiene un menor se dividen en gastos ordinarios y gastos extraordinarios. Los primeros son los gastos que se tienen en cuenta a la hora de establecer la pensión de alimentos y por tanto, los que se sufragan con esa cantidad.

En cambio, los gastos extraordinarios  son aquellos que se suelen abonar a partes iguales por cada progenitor y que no están incluidos en la pensión de alimentos.

  Los gastos extraordinarios son los que tienen carácter excepcional, imprevisible y necesario.

Entre estos gastos podemos destacar: Gastos médicos, como los odontólogos, ortodoncia, prótesis, logopeda, psicólogo, fisioterapia, óptico o rehabilitación, entre otros.

También son gastos extraordinarios las clases de apoyo escolar, extraescolares,  viajes de estudios, formación universitaria, másters, cursos en el extranjero, gastos del carnet de conducir, entre otras.

¿Qué es un pacto prematrimonial?

Solemos ver por la televisión muchos famosos que tienen un pacto prematrimonial  en el que establecen, por ejemplo, las indemnizaciones por infidelidades. Pues bien:  ¿En España existe este tipo de contrato?

La respuesta es afirmativa, lo que ocurre es que es más conocido por «Capitulaciones Matrimoniales«. Este acuerdo es un documento  que firman tanto los recién casados como la futura pareja, ya que se puede firmar tanto antes de celebrar del matrimonio, durante el mismo y así como después.

En este documento se pueden establecer desde un régimen económico específico  hasta la elección de la custodia de los hijos, la educación, o la liquidación de bienes.

En sí, este documento se suele utilizar en España para blindar el patrimonio de los cónyuges, por lo que es una muy buena opción para fijar los bienes o la indemnización en caso de ruptura  en forma de pensión compensatoria.

Estas son solo algunas de las preguntas que suelen llegar a nuestro despacho, no obstante os sugiero que nos preguntéis todas dudas que os surjan a través de este blog o a nuestro despacho, Comar Abogados

Источник: https://www.comarabogados.es/preguntas-familia/

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: