¿Cuántas horas duerme un bebé?

El sueño y su hijo de 1 a 3 meses

¿Cuántas horas duerme un bebé?

  • Tamaño de texto más grande

Cuando creía que dormir por la noche era un sueño inalcanzable, su bebé empezará a dormir durante períodos más largos por la noche. El ciclo de sueño de su bebé se está empezando a parecer al suyo, y es posible que su pequeño se alimente menos a menudo por la noche.

Pero no dé por sentado todavía que usted podrá dormir a pierna suelta. En esta etapa, «dormir toda la noche de un tirón» se considera dormir solo cinco o seis horas seguidas.

¿Durante cuánto tiempo dormirá mi bebé?

Puesto que los bebés de esta edad están más despiertos, más alerta y más atentos a lo que los rodea durante las horas de luz, es más probable que estén más cansados por la noche y se duerman. Pero sigue habiendo una gran variabilidad dentro de lo que se considera normal.

Según la Fundación Nacional del Sueño de EE.UU. (NSF, por sus siglas en inglés), los bebés de hasta 3 meses de edad deben dormir de 14 a 17 horas cada período de 24 horas. Muchos ya habrán establecido una rutina de sueño diaria de dos o tres siestas al día, seguidas de un «dormir toda la noche de un tirón» después de la última toma.

¿Cómo deben dormir los bebés?

La Academia Americana de Pediatría (AAP) recomienda compartir la habitación con el bebé sin compartir la cama con él durante, por lo menos, sus primeros seis meses de vida o, idealmente, hasta su primer cumpleaños. Esta es la etapa en que el riesgo de síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL) es más alto.

Compartir la habitación con el bebé consiste en acostar al bebé en una cuna, cunita portátil o moisés dentro de la habitación de sus padres, en vez de dejarlo dormir en una habitación independiente. Esto permite tener al bebé cerca por la noche y facilita las tomas, así como la posibilidad de consolarlo y de supervisarlo por la noche.

Aunque compartir la habitación con el bebé es seguro, poner al bebé a dormir en la cama junto a usted no lo es. Compartir la cama con un bebé aumenta el riesgo de SMSL y de otras muertes relacionadas con la conducta de dormir.

Siga las siguientes recomendaciones para que el ambiente de su pequeño para dormir sea seguro:

  • Coloque siempre a su bebé boca arriba (sobre la espalda) para dormir, no lo coloque nunca boca abajo (sobre el abdomen) ni de costado. El índice de SMSL se ha reducido mucho desde que la AAP introdujo esta recomendación en 1992.
  • Utilice una superficie firme y estable como colchón. Cubra el colchón con una sábana que quede bien ajustada. Asegúrese de que la cuna o el moisés cumpla con las normas de seguridad vigentes en la actualidad.
  • No coloque nada más en la cuna o el moisés. Guarde los juguetes de peluche, las almohadas, las mantas, las cubiertas, edredones, o colchas, las sábanas que no ajusten bien y los protectores de cuna apartados del área donde duerma el bebé.
  • Evite el sobrecalentamiento. Vista a su bebé según la temperatura de la habitación, sin abrigarlo más de lo necesario. Fíjese en los signos del sobrecalentamiento, como el sudor o estar muy caliente al tacto.
  • Mantenga a su bebé alejado del humo del tabaco. Ser fumador pasivo aumenta el riesgo de SMSL.
  • Ponga a dormir a su bebé llevando puesto el chupete. Pero, si su hijo rechaza el chupete, no lo fuerce a dormir con él. Si suelta el chupete mientras está dormido, no se lo vuelva a poner. Si amamanta a su bebé, espere a ofrecerle un chupete hasta que la lactancia esté firmemente establecida.
  • Esté atento a otros peligros. Evite artículos con cordones, cordeles o cintas que se puedan enrollar alrededor del cuello del bebé, así como objetos de cualquier tipo con esquinas o bordes afilados. Fíjese bien en los objetos que su bebé podría tocar mientras está sentado o de pie sobre la cuna. Los móviles colgados sobre la cuna, los adornos que cuelgan de la pared, como los cuadros y los tapices, y los cordeles de las persianas pueden ser peligrosos si se encuentran al alcance del bebé.

Cómo ayudar a su bebé a dormir

Si aún no lo ha hecho, inicie una rutina para acostar a su bebé por la noche, que a su pequeño le acabará resultando familiar y relajante. Bañarlo, leerle y cantarle puede tranquilizar a un bebé y señalarle el final del día.

A algunos bebés les gusta que los envuelvan en una sábana o mantita ligera, algo que se puede hacer hasta que empiezan a girar sobre sí mismos, o darse la vuelta desde la posición de estar acostado.

Si siempre hace esto su bebé pronto asociará estos pasos a la conducta de dormir.

Si mece a su bebé para que se duerma antes de ponerlo en la cuna, es posible que él espere que lo meza para poder conciliar el sueño cada vez que se despierte por la noche. En lugar de hacer eso, intente dejar al bebé en la cuna o el moisés mientras está somnoliento pero aún despierto. De este modo, su bebé aprenderá a quedarse dormido solo.

Algunos bebés se retuercen, gimotean y hasta lloran un poco antes de volverse a quedar dormidos por sí solos. A menos de que crea que su bebé tiene hambre o está enfermo, intente ver qué ocurre si lo deja solo durante unos pocos minutos; es posible que sea capaz de tranquilizarse solo.

Si su bebé se despierta durante el período en que usted quiere que duerma, mantenga la actividad al mínimo. Intente mantener las luces en penumbra y resístase al deseo de hablar o jugar con él. Cambie o alimente a su bebé y vuélvalo a dejar en su cuna o moisés.

Si su bebé se está despertando temprano por la mañana para comer, unos pequeños cambios podrían permitirle modificar ligeramente su horario. Puede intentar despertar a su bebé para su última toma a una hora que se adapte al ritmo de sueño que tiene usted:

  • Por ejemplo, si su bebé suele dormir desde la toma de las 7 de la tarde y se suele despertar sobre las 2 de la madrugada, pruebe a despertar y alimentar a su bebé a las 11 de la noche. Luego, acueste al bebé para que duerma hasta la primera toma de la mañana, sobre las 5 o las 6 de la madrugada.

Tal vez tarde unas cuantas noches en establecer esta nueva rutina pero, si la aplica de manera constante mejorará sus probabilidades de éxito.

¿Cuándo debería llamar al médico?

Algunos bebs de esta edad ya empiezan a dormir de un tirón por la noche, pero sigue habiendo una gran variabilidad dentro de lo que se considera normal. Si hay algo que le preocupa sobre el sueño de su bebé, hable con su médico.

Revisado por: Elana Pearl Ben-Joseph, MD

Fecha de revisión: junio de 2019

Источник: https://kidshealth.org/es/parents/sleep13m-esp.html

¿Cuántas horas debe dormir mi bebé recién nacido?

¿Cuántas horas duerme un bebé?

Si vas a ser mamá, ya debes saber que tu vida está a punto de atravesar un gran proceso de cambios. Uno de los más importantes son tus hábitos de sueño. Como ya debes haber escuchado, los padres de un recién nacido ven totalmente trastocados sus horarios, durmiendo por intervalos y levantándose de madrugada para atender al bebé.

Y es que, por graficarlo de una manera, el “reloj interno” del pequeño aún no está regulado como el nuestro. Es decir que no diferencian entre el día y la noche, y pueden dormir y despertarse a cualquier hora, esto último básicamente porque tienen hambre. A continuación, te contamos más detalles que es importante saber.

¿Cuántas horas dormirá tu bebé?

Habitualmente, los bebés nacidos duermen entre 16 y 18 horas al día, despertándose aproximadamente cada 3 o 4 horas para alimentarse, en el caso de los bebés que toman biberón. Los lactantes amamantados pueden despertarse con mayor frecuencia, entre 8 y 12 veces por día.

Si bien estos son rangos generales y podría haber variaciones, se recomienda que, si el bebé se pasa de las 4 horas seguidas durmiendo, se le despierte para darle de lactar. Sin embargo, lo más probable es que se despierte solo, ya que su estómago aún es muy pequeño y no retiene la leche suficiente para mantenerlo satisfecho por mucho tiempo.

¿Cuándo empezarán a cambiar sus hábitos de sueño?

Para entender el sueño del bebé, es necesario saber que, al igual que los adultos, tiene diferentes fases: somnolencia, sueño REM (movimiento rápido de los ojos), sueño ligero, sueño profundo y sueño muy profundo. Sin embargo, estos ciclos son mucho más cortos, y el recién nacido pasa más tiempo en sueño de tipo REM.

Esto se debería a que este tipo de sueño es fundamental para el extraordinario desarrollo que se está llevando a cabo en su cerebro. La buena noticia es que esta fase de ciclos cortos de sueño no dura mucho, y en poco tiempo verás que sus horarios se irán regularizando y adaptando más al de ustedes.

¿Cómo se darán los cambios?

Serán paulatinos, pero no tendrás que esperar mucho. Por ejemplo, a partir de la sexta semana de nacido, verás que esas grandes jornadas de sueño empezarán a cambiar, pues el bebé dormirá períodos más cortos durante el día y más largos durante la noche. De todas formas, se seguirá despertando de madrugada para alimentarse.

Entre los cuatro y seis meses, la mayoría de los bebés son capaces de dormir entre 8 y 12 horas seguidas durante la noche. Sin embargo, debes tener en cuenta que estos son patrones generales que pueden variar. Por ejemplo, hay bebés que siguen despertándose por la noche hasta después de cumplido un año.

Estableciendo horarios

La adaptación de tu bebé a los horarios regulares de sueño dependerá también mucho de ti, ya que puedes enseñarle a adquirir ciertos hábitos. La clave está en ir estableciendo rutinas poco a poco. A continuación, te damos algunos consejos prácticos que siempre dan buenos resultados.

  1. Ayúdalo a dormir. Establece una rutina que lo vaya preparando para el sueño. Puedes bañarlo, leerle cuentos y cantarle. Aunque sea muy pequeño para comprender las señales, las irá interiorizando y asociándolas con la hora de dormir. Si está molesto, puedes acunarlo y abrazarlo hasta que se tranquilice.
  1. Enséñale la diferencia entre el día y la noche. Esto lo puedes empezar a hacer a partir de las dos semanas de nacido. Durante el día, juega con él, interactúa, mantén la casa y su habitación con mucha luz. De noche, no juegues con él cuando se despierte, y mantén las luces y el nivel de ruido bajos, así comprenderá que la noche es para dormir.
  1. Observa cuando esté soñoliento. Los bebés dan señales muy claras de que tienen sueño: se frotan los ojos, se jalan las orejas y se ponen más irritables. Ese es el momento perfecto para llevarlos a su cuna y dejar que se duerman por sí solos. Pronto irás detectando sus patrones y ritmos y él irá desarrollando el hábito del sueño a horas determinadas.

Como ves, ser madre significa un cambio en muchos sentidos, y para bien. De a pocos, tu bebé y tú se irán adaptando uno al otro, y disfrutarás cada vez más de esta etapa maravillosa. 

Premium WordPress Themes DownloadDownload WordPress ThemesDownload Nulled WordPress ThemesPremium WordPress Themes Downloaddownload udemy paid course for freePremium WordPress Themes Downloadfree download udemy course

Источник: https://auna.pe/cuantas-horas-debe-dormir-mi-bebe-recien-nacido/

¿Cuánto duerme un bebé de un mes?

¿Cuántas horas duerme un bebé?

En las primeras semanas tras el parto, surgen muchas dudas acerca de la crianza del bebé. Como madre, es posible que tengas una infinidad de preguntas sobre cómo debes dormir a tu bebé en el primer mes.

Es habitual pensar que el pequeño duerme poco y que eso afecta a tu descanso, ya que quieres recuperar fuerzas y es posible que tu bebé no te lo permita.

Pero ¿es normal que duerma tan poco? O dicho de otro modo, ¿cuánto duerme un bebé de un mes?

En este artículo, intentamos comprender cómo son los hábitos de sueño de un bebé de un mes, así como cuántas horas debe dormir un bebé el primer mes.

Cuánto duerme un bebé de un mes

No todos los bebés son iguales y, por tanto, no todos dormirán de igual forma.

Algunos bebés dormirán plácidamente durante todo el día y toda la noche, solo se despertarán para el cambio de pañal y las tomas, mientras que otros, por más que hagas, se mantendrán despiertos todo el día.

De este modo, hay bebés que duermen más que otros. Pero ¿a qué se debe esta diferencia? Son varios los motivos. Vamos a verlos.

  • Crecimiento acelerado: los bebés que tienen un crecimiento un poco más acelerado, dormirán más que el resto. El cuerpo necesita mucha energía para su desarrollo, por lo que necesitarán dormir durante más horas.
  • Tienen gases: algunos bebés presentan gases en los primeros meses de vida. Esto les hará estar más incómodos y, por tanto, no tendrán sueños demasiado largos, de ahí a que se despierten continuamente. Por eso, recomendamos sacar al aire de los bebés después de cada toma. Si persiste, lo mejor es consultarlo con el pediatra.
  • Período de dentición: aunque no es lo más común, es posible que algunos bebés recién nacidos ya presenten problemas de dentición que no le dejen conciliar el sueño.

Cuántas horas tiene que dormir un bebé durante el primer mes

A pesar de que cada bebé es un mundo, por norma general, los bebés recién nacidos suelen dormir una media de entre 16 y 17 horas diarias, siendo el sueño más largo el de la noche. Eso sí, no dormirán de un tirón todas esas horas. Se despertarán, llorarán y pedirán de comer. Poco tiempo después de la toma, volverán a dormirse.

En la primera semana de vida, el bebé incluso podría estar durmiendo unas 20 horas diarias para tener un correcto desarrollo. Ten en cuenta que, para crecer y desarrollarse, el bebé deberá usar mucha de su energía, por lo que estará muy cansado y necesitará dormir durante mucho tiempo.

Así que, aunque pienses que tu bebé duerme mucho, procura no despertarlo. Él solo se despertará cuando quiera comer o que le cambien el pañal.

Cómo afecta la lactancia al sueño del bebé

Un bebé con la barriga llena dormirá mucho mejor que un bebé con hambre. Es precisamente por eso por lo que se recomienda la lactancia a demanda para, además, ayudar a conciliar el sueño.

Durante la noche, tendrás que levantarte alguna que otra vez para repetir las tomas, pero la lactancia materna exclusiva durante los seis primeros meses de vida es el mejor alimento que puedes darle a tu bebé, a pesar de que pueda parecer mucho más sacrificado.

¿Es recomendable dormir junto al bebé?

Si acabas de tener un bebé, seguro que te estarás preguntando si es recomendable dormir junto al pequeño. Y lo cierto es que, aunque no es imprescindible, sí que es aconsejable dormir con el bebé para fomentar la lactancia materna exclusiva.

Existen diferentes opciones para que duerman los niños: en solitario, compartiendo habitación con hermanos o con los padres, o compartiendo lecho con los padres (colecho). La elección de una opción u otra dependerá de cada familia en base a la decisión de los padres y no obligada por la conducta del niño.

El colecho, que es la cercanía entre madre e hijo, facilita la lactancia materna y, además, tiene un efecto protector ante el síndrome de la muerte súbita del lactante.

Si tú prefieres no dormir en la misma cama, existen cunas de colecho, es decir, que te permitirán estar pegada al bebé, ya que uno de los extremos de la cuna se puede eliminar para no tenerlo en tu propia cama.

¿Te ha resultado útil este artículo? Descubre mucha más información y consejos sobre el embarazo, el parto y el crecimiento de tu bebé formando parte de nuestro Club Enfamamá.

Bibliografía:

  • Asociación Española de Pediatría

Источник: https://www.enfamil.es/blogs/desarrollo-de-mi-bebe/cuanto-duerme-un-bebe-de-un-mes

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: