¿Cuánto dura la disquecia del lactante?

Las caquitas del lactante o el falso estreñimiento del bebé que solo toma leche

¿Cuánto dura la disquecia del lactante?

El color, la frecuencia o la consistencia de las deposiciones son una preocupación constante cuando el bebé es chiquitito. Es un tema que no se suele sacar en las conversaciones familiares ni entre amigos, así que la mayoría de las dudas se consultan al pediatra.

En los cursos de preparación al parto se explica que los primeros pañales del bebé se mancharán de una sustancia negra, gomosa y muy pegajosa. El meconio.

El meconio de los recién nacidos

El meconio es la caquita que se va acumulando en el intestino del bebé durante el embarazo, y lo normal es que lo expulse durante las primeras 24 horas, a veces incluso en los primeros minutos de vida, inmediatamente después de nacer. Puede eliminarlo en una deposición abundante o en varias ocasiones.

Después de este meconio negro y pegajoso, los siguientes días las cacas serán progresivamente más claras pasando del negro al marrón oscuro o incluso verdoso, posteriormente al marrón claro para finalmente, sobre el 3º o 4º día, tener el aspecto normal de las deposiciones del lactante: líquidas, amarillentas y con grumos.

En estos primeros días, si el bebé toma lactancia materna, pueden pasar 2 o 3 días sin ninguna deposición ya que el calostro se absorbe muy bien y prácticamente no deja residuos. Esto es normal y no hay que hacer nada.

El reflejo gastrocólico (o por qué hacen caca cuando comen)

Durante los primeros meses el bebé dispone del denominado reflejo gastrocólico que hace que, cuando la leche llega al estómago, se activen los movimientos intestinales y se produzca la deposición. Cuando el bebé toma lactancia materna a demanda puede comer unas 10-12 veces al día. Si el reflejo se activa cada vez que come hará caquita también 10 o 12 veces al día, sin que esto signifique ningún problema.

Sobre los 3-4 meses este reflejo tiende a desaparecer, o al menos ya no se activa cada vez que come. Entonces pueden pasar varias tomas sin deposiciones, incluso varios días. Si la consistencia de las heces es normal: líquida, amarillenta y con grumos, o incluso un poco pastosa, tampoco es motivo de preocupación. No se trata de un verdadero estreñimiento.

La disquecia del lactante

En esta fase puede suceder también que el bebé intente hacer caquita sin conseguirlo. Lo vemos que encoge las piernas, aprieta con fuerza, protesta y se pone muy colorado, pero cuando revisamos el pañal no ha conseguido expulsar nada. Esto sucede porque para eliminar las heces precisa relajar el esfínter anal después de apretar.

Este proceso de coordinación de los 2 movimientos: primero apretar, después relajar, no es tan fácil. A veces lo conseguirá, pero precisará intentarlo muchas veces hasta que funcione sin problemas.

Ésta incoordinación entre el esfuerzo y el resultado, que recibe el nombre de disquecia del lactante, genera a veces la sensación de que el niño está sufriendo, de que lo pasa mal porque no puede hacer caca, y muchos padre piensan que no la puede hacer porque está dura o tiene estreñimiento. Pero normalmente no pasa nada.

No le duele ni le molesta. Solo está practicando. Y cuando lo consigue la caquita es blanda, incluso líquida. No es un verdadero estreñimiento.

Si el niño lleva varios días sin hacer deposiciones, con la sensación de que “aprieta y no puede”, podemos caer en la tentación de “ayudarlo” estimulando con un supositorio o con el termómetro.

Esto no solo no es necesario sino que puede resultar contraproducente.

El bebé debe aprender a coordinar el esfuerzo con la relajación y si lo estimulamos no le estamos dando la oportunidad de hacerlo.

¿Y si el bebé se alimenta con fórmula infantil?

Distinto sería si el bebé toma leche artificial. La leche artificial, por las diferencias en la composición de las grasas, tiende a formar jabones que precipitan y hacen que las deposiciones sean más duras.

En estos casos si pasan más de 2 o 3 días sin hacer caquita sí que puede haber un verdadero estreñimiento, con cacas duras, secas, que pueden incluso producir pequeñas heridas en el ano.

En estos casos a veces es necesario utilizar fórmulas especiales antiestreñimiento o administrar algún medicamento que recomendará el pediatra.

Fotos | Aurimas Mikalauskas, Sellers Patton en Flickr

Autor/a

  • El temido cólico del lactanteEl cólico del lactante es un trastorno típico de los primeros meses de vida que se caracteriza por un llanto intenso y prolongado sin causa aparente. Suelen suceder siempre a la misma hora, siendo más…
  • La extracción manual de lecheDurante la lactancia materna hay numerosas ocasiones en las que la mujer puede necesitar extraer leche, aunque hay otras que no lo necesitan a lo largo de toda su lactancia. Por ese motivo hoy te…

Источник: https://www.criarconsentidocomun.com/las-caquitas-del-lactante-falso-estrenimiento-del-bebe-solo-toma-leche/

Disquecia: qué es, cuáles son sus causas y soluciones

¿Cuánto dura la disquecia del lactante?

En cuanto un bebé llora, es lógico que los padres se apresuren a intentar averiguar cuál es el motivo de su llanto. Lo primero que se preguntarán es si tiene algún problema de salud, si serán ganas de comer…

Y si los progenitores notan que está especialmente irritable antes de la deposición y le cuesta expulsar las heces, automáticamente lo interpretarán como un problema de estreñimiento. Cuando no siempre es así.

Cabe la posibilidad de que sufra lo que se conoce como 'disquecia' o 'disquecia del lactante', un trastorno benigno del aparato digestivo bastante frecuente en los niños durante sus primeros meses de vida. Te explicamos por qué aparece y cuáles son sus síntomas.

Lee también: ¿Qué alimentos estriñen a los niños?

¿Qué es la disquecia del lactante?

El doctor Fernando Baixauli, pediatra de Vithas Castellón y Vithas Valencia Consuelo y VIthas Valencia 9 de Octubre, nos explica que, «tal y como viene recogido en los ‘criterios Roma IV’ que agrupan los trastornos funcionales gastrointestinales del lactante, es un trastorno benigno y funcional del aparato digestivo del lactante, junto con otros cuadros como el cólico del lactante, la rumiación o los vómitos cíclicos».

En definitiva, una dificultad para realizar deposiciones con normalidad, y que «es propia del recién nacido y de los pequeños hasta los 4-6 meses de edad«. 

Lee también: ¿Qué cuidados necesitan los recién nacidos?

Cuáles son sus causas 

La disquecia se produce «debido a una falta de madurez del aparato digestivo del lactante, existiendo un fallo en la coordinación entre el incremento de presión intraabdominal y la relajación del suelo pélvico«.

Dicho de otra forma, «cuando se inicia el proceso de evacuación de las heces por el aumento de la presión intraabdominal, el esfínter anal permanece cerrado por falta de coordinación.

Lo que imposibilita la expulsión de las heces, y produce distensión abdominal y dolor, al provocar un peristaltismo de lucha» (obstrucción intestinal).

Lee también: Si tu bebé tiene dificultad para expulsar gases, toma nota de estos consejos

Señales que indican que es disquecia

El doctor Baixauli nos detalla algunos de los signos que indican que el pequeño sufre disquecia:

  • Dificultad para hacer caca.
  • Crisis de irritabilidad y llanto inconsolable en períodos de 10-20 minutos.
  • Enrojecimiento facial.
  • Empuñamiento de manos y flexión de piernas.
  • Intentos de defecar varias veces al día, que habitualmente finaliza tras la evacuación de heces blandas.

Cómo distinguir entre disquecia y estreñimiento

Es muy sencillo confundir la disquecia con el estreñimiento. Tanto es así que a la primera se le conoce popularmente como 'falso estreñimiento'. No obstante, el médico resalta que resulta fundamental distinguirla de este problema, pero también del cólico del lactante. 

  • En el estreñimiento, nos encontraremos heces duras y secas, que cuesta que progresen por el tubo digestivo. Es característico que no hagan caca durante días, y al final, cuando lo hacen, les produce irritación y dolor. Por el contrario, en la disquecia, las heces son blandas o semilíquidas. 
  • El cólico del lactante, por su parte, no está relacionado con las deposiciones, y habitualmente cumple ‘la regla del 3’. Es decir, comienzan a partir de la tercera semana de vida, provocan más de tres horas al día de llanto e irritabilidad, y duran, aproximadamente, hasta el tercer mes de vida. Por otro lado, los bebés con disquecia suelen estar irritables durante unos 10-20 minutos.

Lee también: ¿Cuáles son las causas del 'cólico del lactante'?

Consejos para alivar este trastorno funcional y pasajero

«Lo primero que debemos hacer es tranquilizar a los padres comentando que se trata sólo de un trastorno funcional y pasajero«, resalta el médico.

No obstante, señala una serie de consejos con los que podemos ayudar al bebé:

  • Realizar masajes circulares en el abdomen, y la flexo-extensión de sus piernas. Puesto que esta maniobra aumentará la presión en la zona ano-rectal, y facilitará la apertura anal.
  • Dar el pecho o el chupete. La succión nutritiva (dar el pecho durante el episodio) y la succión no nutritiva (chupete) propiciará que se calme.
  • Paciencia. Una buena dosis de paciencia porque, tal y como detalla el médico, «es muy común en el lactante. Todo pasará».

Por último, advierte que para los más pequeños «no estan indicados ni la estimulación ano-rectal ni el tratamiento con laxantes«. Así que no deberán utilizarse para tratar la disquecia.

Lee también: Por qué la lactancia nocturna es beneficiosa para el sueño de los bebés

Источник: https://www.hola.com/ninos/20200914175199/disquecia-causas-soluciones/

¿Qué es la disquecia del lactante?

¿Cuánto dura la disquecia del lactante?

Cuando llega un bebé a la familia nos aporta muchísimas alegrías, pero también algunas preocupaciones. Algunas de las más comunes son si come bien, si duerme bien y si hace bien la caca. A continuación, te hablamos sobre la disquecia del lactante un trastorno muy fácil de confundir con el estreñimiento. 

Cuando hablamos de disquecia, nos referimos a un trastorno benigno que padecen algunos bebés al nacer pero que desaparece con las semanas sin ningún tipo de tratamiento, por lo que es importante no alarmarse ni preocuparse en exceso.

Más concretamente, se trata de un fallo de coordinación en todos los músculos que se activan a la hora de la defecación. Es decir, cuando el bebé tiene el intestino lleno, siente la necesidad de hacer caca, pero no sabe cómo relajar el esfínter anal para favorecer la salida de las heces. 

El esfínter está cerrado de forma natural para evitar escapes involuntarios. Aprender a relajarlo a la hora de ir al baño es algo que hacemos de forma natural, pero hay bebés que tardan un poco más y deben aprender a coordinar la necesidad de hacer caca con la apertura del ano.

La disquecia del lactante suele ir acompañada de episodios de llanto que duran entre 10 y 20 minutos antes de hacer una deposición blanda o, en ocasiones, normal. 

¿Cuánto tarda en pasarse?

Hay bebés que aprenden a coordinar su cuerpo de forma muy rápida y tardan solo 2 días en hacer caca correctamente. Sin embargo, hay otros que pueden necesitar más tiempo y tardan unos dos meses. Eso sí, todos los bebés acaban aprendiendo el proceso de forma totalmente natural

Es muy importante dejar que el cuerpo del bebé aprenda a realizar este proceso solo, sin estimulación anal. Si le ayudamos, evitamos el aprendizaje de los músculos del pequeño y será contraproducente de cara al futuro.  

¿Cuál es la diferencia entre disquecia del lactante y el estreñimiento?

Cuando un bebé no consigue realizar el proceso de defecación correctamente, se suele relacionar directamente con el estreñimiento, pero hay algunas diferencias que te ayudarán a identificar si tu bebé realmente está estreñido o tiene disquecia del lactante. 

Por un lado, el estreñimiento supone la dificultad para expulsar heces, ya que estas se han vuelto secas y duras.

En cambio, la disquecia se produce porque la inmadurez del cuerpo del bebé provoca una descoordinación entre lo que el bebé siente que necesita hacer y lo que realmente hace.

De hecho, en este caso, las heces no son duras, sino que suelen ser líquidas, puesto que hablamos de lactantes alimentados exclusivamente de leche (materna o de fórmula). 

Si tú bebé sufre este trastorno benigno, verás que el pequeño se pone rojo, llora desconsoladamente y se pone nervioso porque, a pesar de la necesidad, no consigue que su cuerpo relaje el esfínter y lleve a cabo el proceso de defecación. 

Es importante tener en cuenta que la disquecia del lactante no requiere ningún tratamiento, ya que se soluciona en cuanto el sistema excretor del bebé madura.

No hay ninguna necesidad de preocuparse ni alarmarse.

Lo mejor que puedes hacer es tener mucha paciencia y estar tranquilo sabiendo que no se trata de una patología, sino de un proceso totalmente natural que se solucionará a las pocas semanas. 

¿Qué puedes hacer?

Como hemos dicho, no existe ningún tratamiento para la disquecia, más que esperar que el sistema del bebé madure y aprenda a coordinar la necesidad de defecar con la relajación del esfínter. Eso sí, hay algunos consejos que te ayudarán a aliviarle un poco.

  • Si detectas que está intentado hacer caca y no lo consigue, flexiona suavemente sus piernas sobre su tripita. De esta manera, las heces presionarán el esfínter anal y podrán salir. 
  • Dale masajes en el abdomen haciendo círculos en el sentido de las agujas del reloj. 
  • Ten paciencia durante los episodios de llanto y ten la total tranquilidad de que tu bebé no sufre ninguna patología. 
  • No hace falta hacer cambios nutricionales específicos ni ningún tratamiento para el estreñimiento. Recuerda que tu bebé no está estreñido, está aprendiendo a coordinar su sistema excretor. 
  • No estimules su ano con la punta de un termómetro o con una ramita de perejil. A la larga, puede ser contraproducente, ya que el ano se podría acostumbrar a responder ante estímulos externos en lugar de hacerlo frente a los internos. Como hemos dicho, tu bebé está en un proceso de aprendizaje que puede durar unas semanas. 

¿Crees que los llantos de tu bebé se deben a la disquecia? Si es así, puedes estar tranquila/o porque pronto pasará y dejará de sentir estas molestias a la hora de hacer caca. 

Источник: https://www.clubfamilias.com/es/disquecia-lactante

¿Tu bebé hace mucha fuerza y se pone rojo para hacer caca? La disquecia del lactante

¿Cuánto dura la disquecia del lactante?

El llanto de los bebés es su manera de comunicarse con nosotros y de pedirnos ayuda para que hagamos algo, y la reacción lógica de los padres es intentar calmar a los bebés, retornarles a un estado de calma en que se encuentren bien de nuevo.

Uno de esos momentos es cuando quieren hacer caca y no lo consiguen, y es un momento duro porque los padres desearían hacer algo y no saben qué, y ven que el bebé hace fuerza, se pone rojo, se arquea y llora sin conseguirlo. Es lo que se conoce como disquecia del bebé, y hoy os vamos a decir qué es.

Cuando un adulto no consigue defecar sufre, se queja, hace esfuerzos y siente dolor para echar el bolo fecal porque está duro y es relativamente grande. Es lo que conocemos como estreñimiento.

Por este motivo, los padres solemos hacer una regla de tres al ver en nuestro bebé los mismos síntomas: se queja, hace esfuerzos, llora, se pone rojo, se arquea y parece que sufre para hacer caca. Después la hace, al final, y entonces se queda tranquilo.

¿Conclusión? Pensamos que tiene estreñimiento, porque todo coincide.

Sin embargo no todo coincide, porque lo que motiva esos síntomas en los adultos es que las heces son duras, pero los bebés cuando hacen caca la hacen deshecha, prácticamente líquida, con algunos grumos, pero totalmente blanda. Sólo la suelen hacer más bien pastosa, con más densidad, cuando toman leche artificial, que se digiere peor que la leche materna.

Por eso en los bebés no se dice que tengan estreñimiento, pese a comportarse igual al hacer caca, porque si tú a un adulto con estreñimiento le das un laxante empezará a hacer caca más líquida y desaparecerán las molestias pero si se lo das a un bebé conseguirás que haga la caca aún más líquida de lo que ya la hace, pero las molestias seguirán estando presente en muchas ocasiones. Y eso es porque lo que tiene el bebé no es estreñimiento, sino la llamada disquecia del lactante.

Pero, ¿qué es la disquecia del lactante?

Suena a enfermedad, o algo que haya que solucionar, pero no lo es en realidad. Es algo normal y natural que sufren muchos bebés y que desaparece cuando pasa el tiempo, como tantos «males» de los bebés en las primeras semanas.

La disquecia del lactante es un asincronismo entre lo que el bebé quiere hacer y lo que en realidad hace, por inmadurez. Yo siempre lo explico, de manera coloquial, diciendo que «el bebé aprieta para hacer caca pero en su ímpetu por apretar acaba apretando también el culete, el esfínter, y no puede sacarla».

Una definición un poco más técnica sería la que podéis leer en el foro de lactancia de la Asociación Española de Pediatría, donde un miembro del comité responde a un padre explicándolo de este modo:

Hay un cuadro llamado «disquecia del lactante» que se define como al menos 10 minutos de esfuerzo y llanto antes de la emisión de heces blandas en menores de 6 meses.

Se cree que se produce porque el bebé realiza los esfuerzos de empujar con el esfínter anal cerrado, y que por eso le cuesta. Cuando el esfínter se abre, salen las heces sin dificultad y cesa el llanto.

Es un cuadro benigno que suele mejorar espontáneamente.

Vamos, que no es una enfermedad ni un síntoma de nada, sino algo muy común en los bebés cuya cura es la paciencia y el tiempo, y entre medio, algunos masajes en la barriga (en el sentido de las agujas del reloj) a combinar con la flexión de las piernitas presionando un poquito el abdomen (sin pasarse), por si en una de esas lograra soltar la caca.

¿Y no se le pueden dar infusiones o estimular el ano?

Las infusiones no suelen recomendarse porque no van a ayudar al bebé a hacer caca (recordad, la caca ya es líquida o blanda, y el problema es que el bebé hace fuerza pero no abre los esfínteres), y porque, pese a que tranquiliza a los padres, que sienten que están haciendo algo por sus bebés, lo que se provoca es la sensación de que hay que tratar incluso aspectos normales de los bebés, considerándolos patológicos y haciendo que, a la larga, se acaben medicando más procesos de los necesarios.

Vamos, que se empieza con esto y se puede acabar dando jarabe por cualquier cosa, o buscando remedio para todo, y llevando al niño a donde sea con tal de que arreglen los demás cosas que ni siquiera son un problema: que parece que babea mucho, que parece que le pudiera molestar un diente, que le he visto un granito, que le he visto un moquito, que ayer lloraba y no sabía por qué, que come poco, que come mucho, que no para quieto, que está muy parado, que duerme mucho, que duerme poco, que…

Lo de la estimulación del ano es el típico consejo de meter la punta del termómetro en el ano del bebé y hacer pequeños movimientos rotatorios, cerillas con aceite, la punta de un supositorio o ramita de perejil, que acaban por provocar la salida de las heces.

Es un remedio que funciona pero que no se recomienda utilizar en el caso de los bebés porque se corre el riesgo de hacer que el ano del bebé responda más, entonces, al estímulo externo que al interno (aumento de presión en los intestinos por la caca acumulada).

Vamos, que puede acostumbrarse entonces a hacer caca solo cuando se le estimule, y entonces no solo no habremos solucionado la disquecia (que se soluciona sola), sino que la habremos empeorado.

Foto | Harald Groven en Flickr
En Bebés y más | Para calmar al bebé, mejor cantarle que hablarle, El dolor de barriga del bebé: ¿qué podemos hacer?, Los cólicos del lactante, ¿qué son en realidad?

Источник: https://www.bebesymas.com/salud-infantil/disquecia-lactante-tu-bebe-hace-mucha-fuerza-se-pone-rojo-para-hacer-caca

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: