Cuánto dura y cómo aliviar el dolor de la epidural

Cómo se administra la anestesia epidural

Cuánto dura y cómo aliviar el dolor de la epidural

La anestesia epidural es una anestesia local que adormece o insensibiliza la parte inferior del cuerpo (de la cintura para abajo) y bloquea el dolor de las contracciones, sin perder el tono muscular.

Consiste en el bloqueo de las raíces nerviosas encargadas de transmitir dolor durante los estadíos del parto (dilatación y expulsivo).

Esta anestesia es inocua para la madre y el recién nacido y es eficaz contra el dolor, la angustia y el estrés.

Permite a la madre moverse y estar consciente, y puede utilizarse tanto para un parto vaginal como para un parto por cesárea. Además, mejora la oxigenación materna al disminuir la hiperventilación de la madre, que con frecuencia se produce durante las contracciones.

El uso de la anestesia epidural está indicado en los siguientes casos:     

   •  Indicaciones maternas: parto anormal por causa materna o fetal (parto distócico), parto inducido, parto vaginal tras cesárea, preeclampsia (hipertensión arterial y presencia de proteínas en la orina), dolor materno, enfermedades respiratorias, renales, neurológicas y neuromusculares.     

  •  Indicaciones fetales: prematuridad, crecimiento intrauterino retardado, presentación podálica, gestación gemelar, parto de prueba.     

¿Cuándo se puede administrar?

La aplicación de la anestesia epidural debe practicarse por personal experto, normalmente la administra un anestesista o un enfermero/a anestesista (enfermero/a con capacitación especial en el alivio del dolor).

El momento de poner la epidural suele decidirlo el ginecólogo o la matrona dependiendo de las contracciones y la dilatación de la paciente.

En general, se administra cuando se tienen contracciones intensas y de larga duración y existe una dilatación del cuello del útero por encima de 2-3 centímetros, de la siguiente manera: 

  •  Se aplica una anestesia a través del suero en la sala de dilatación para evitar que la paciente se mueva por las contracciones durante la aplicación de la epidural.     
  •  La paciente se coloca sentada o tumbada en posición fetal sobre el lado izquierdo, se desinfecta cuidadosamente la zona de piel de la espalda con una solución antiséptica, que corresponde al espacio epidural (espacio que rodea a la médula espinal) donde se va a realizar la punción y se infiltra una pequeña cantidad de anestésico local para que ésta no resulte dolorosa.
  • Se introduce una aguja especial llamada aguja epidural en la zona lumbar, aproximadamente a la altura de las vértebras lumbares L2-L3, para introducir a través de ella el catéter epidural (flexible y muy fino). El proceso puede molestar un poco aunque no produce dolor, además la punción se realiza entre dos contracciones. Se retira la aguja y el catéter queda dentro, inyectándose la anestesia a través de él para insensibilizar los nervios del tórax y la mitad inferior del cuerpo (el catéter de la epidural se dejará colocado durante todo el trabajo de parto y el parto en sí). La introducción del catéter puede producir calambre en una o las dos piernas o producir una sensación de hormigueo. El anestesista monitoriza constantemente el ritmo cardiaco del bebé y controla la tensión arterial de la madre para asegurarse de que no esté causando efectos adversos. 

Todo el procedimiento de la anestesia epidural suele durar entre 20 y 30 minutos.

Posteriormente, la mujer irá notando una disminución progresiva del dolor de las contracciones, pero hasta pasados 15-30 minutos no desaparecerá del todo el dolor.

La paciente notará las contracciones y cómo la tripa se endurece, pero éstas no le dolerán. A medida que avanza el parto, si aparece de nuevo el dolor, se podrá administrar más anestésico a través del catéter.   

 La cantidad de anestesia se regula según las necesidades de cada paciente. El anestesista o la enfermera anestesista puede administrar la medicación en función de lo que sea necesario a través del catéter que tiene colocado en la espalda, sin tener que volver a inyectarla.

   Dependiendo de la posición que se mantenga tras la colocación del catéter, la anestesia puede ubicarse en diferentes partes del cuerpo, pudiendo recibir mayor cantidad un lado que otro. También es posible que el fármaco no llegue a alguna zona.

¿Qué va a notar la madre? 

  • Una vez que la anestesia ha hecho efecto, sentirá adormecimiento u hormigueo abdominal y en las piernas que puede llegar a la pérdida de sensación, no perderá la movilidad pero si el reflejo de micción y habrá que sondar mediante una sonda vesical a la paciente para evacuar la vejiga antes de cada exploración.
  •  Notará un alivio importante del dolor de las contracciones, que se sentirán como una sensación de presión, siendo mucho más distantes y soportables. Es beneficioso sentir las contracciones  porque ayuda a comenzar a empujar.
  • La duración de los efectos de la anestesia se prolonga durante toda la dilatación independientemente del número de horas, ya que se va introduciendo anéstesico por el catéter que se ha dejado.

Después del parto, se va recuperando la sensibilidad y la movilidad de las piernas en unas horas.

El catéter se puede mantener unas horas más para tener la posibilidad de administrar anestesia a la paciente y aliviar el dolor de los entuertos o los puntos. 

En aquellas situaciones en las que el parto termine en cesárea, se administra más dosis de anestésico a través del catéter sin necesidad de pinchar de nuevo a la mujer.

Tras la anestesia epidural, la gestante puede comenzar con temblor. Esto es una reacción normal y es debido a los sueros que se introducen en el goteo intravenoso que están más fríos que la sangre de la mujer. Se puede tapar a la paciente con una manta.   

Es la técnica analgésica más efectiva, consiguiendo un alivio del dolor bastante satisfactorio. Es por completo efectiva en alrededor del 96% de los casos, pero hay un pequeño porcentaje de mujeres en las que se sólo consigue un bloqueo incompleto, o incluso en algunos casos no causa efecto ninguno.   

Artículos Relacionados Eliminar los dolores del parto mediante una inyección de anestesia epidural en la columna vertebral no es una nueva técnica: se ha utilizado con éxito durante 20 años. Sin embargo, aunque alivia el dolor de una madre durante el parto, su inconveniente es que entumece las piernas, obligando… Alivia el dolor sin bloquear las facultades mentales, por lo que la madre puede colaborar mejor durante todo el parto. Sólo una pequeña cantidad de la anestesia llega al bebé, una cantidad mucho menor de la que le llegaría por vía intravenosa o por anestesia general. Al reducir la presión… La anestesia epidural entraña riesgos y desventajas frente al parto natural. Puede alargar, incluso frenar el parto, y existen más posibilidades de tener que utilizar instrumentos como fórceps o incisiones como la episiotomía para agrandar el canal del parto. Riesgos de la epidural El… Hay determinados casos en los que el uso de la anestesia epidural no es recomendable: Cuando la dilatación está muy avanzada (8-9 cm), ya que pierde efectividad y la posibilidad de que surjan complicaciones supera los beneficios. No debe emplearse bajo ningún concepto en caso de rechazo…

Источник: https://www.natalben.com/parto/anestesia-epidural-en-el-parto

El embarazo y el recién nacido

Cuánto dura y cómo aliviar el dolor de la epidural

(Epidurals)

Los días en los que las mujeres no tenían más opción que soportar los dolores del trabajo de parto y del parto sin medicación son parte del pasado. En la actualidad, las técnicas como las epidurales pueden hacer que una experiencia dolorosa pueda llevarse a cabo con más calma, de una manera más controlada e, incluso, más cómoda.

Desde luego, muchas mujeres tienen la esperanza de poder experimentar el parto sin la necesidad de pedir medicamentos.

Pero una vez que comienza el trabajo de parto, es común, y completamente entendible, que una mujer cambie de opinión y solicite algún tipo de alivio para facilitar las cosas o, al menos, hacerlas más tolerables.

No importa qué tan preparada esté, tanto física como mentalmente: dar a luz es complicado.

Ya sea que sepa desde el primer día que va a solicitar una epidural o que esté decidida a dar a luz sin medicamentos, aquí encontrará lo que debe saber acerca de las epidurales, y cómo estas pueden aliviar el dolor del trabajo de parto y del parto.

¿Qué es una epidural?

Una epidural (que a veces se denomina bloqueo epidural) es en lo que la mayoría de las mujeres piensan cuando consideran los medicamentos para el dolor durante el trabajo de parto.

Las epidurales son una forma de anestesia regional que proporcionan alivio continuo del dolor en todo el cuerpo por debajo del ombligo (incluidas las paredes vaginales) durante el trabajo de parto y el parto.

Con una epidural, la mujer se siente cómoda y está completamente consciente.

¿Cómo se hace?

Una epidural incluye medicación administrada por un anestesiólogo a través de un catéter muy delgado, que se introduce en la parte lumbar de la columna de la mujer y luego en la zona justo por fuera de la membrana que cubre la médula espinal (llamada espacio epidural). Deberá sentarse o acostarse de costado con la espalda arqueada mientras el médico le introduce la epidural.

La cantidad de medicación se puede regular según sus necesidades. A medida que avanza el trabajo de parto y usted comienza a dar a luz, el anestesiólogo puede administrarle medicación en la espalda según sea necesario a través del catéter, sin tener que volver a introducir ninguna aguja.

¿Qué sentirá?

La idea de que le introduzcan una aguja larga en la espalda puede ponerla nerviosa. Pero contrariamente a lo que pueden pensar muchas mujeres, la colocación de una epidural no es tan dolorosa.

Primero se anestesia la piel, de manera que es probable que solo sienta un pinchazo y algo de presión.

Desde luego, es posible que sienta el catéter en la espalda, lo que puede resultar fastidioso para algunas mujeres, pero no es doloroso ni incómodo.

Una vez que la epidural esté en su lugar, es posible que siga sintiendo la presión de las contracciones, pero no sentirá dolor. En realidad, si siente las contracciones, aunque sean pocas, esto resulta útil una vez que comienza a pujar.

A medida que el médico ajusta la dosis, puede sentir debilidad, calor, hormigueo, entumecimiento o pesadez en las piernas. A diferencia de otros medicamentos para el trabajo de parto y el parto, las epidurales no afectan la mente. Seguirá estando alerta y consciente de lo que sucede.

¿Cuánto durará?

La colocación de una epidural lleva solo un par de minutos. Deberá comenzar a sentir los efectos aproximadamente a los 10 a 20 minutos. El catéter de la epidural permanecerá en su lugar durante el trabajo de parto y el parto.

¿Cuáles son los riesgos?

Las epidurales tienen algunas desventajas. Entre ellas se incluyen:

  • dificultad para pujar (aunque el anestesiólogo puede ajustar la cantidad de medicación que se administra, si esto sucede)
  • disminución de la presión arterial de la madre
  • dolor de cabeza
  • dificultad temporal para orinar, lo que presenta la necesidad de un catéter urinario
  • hemorragia, en raras ocasiones

Si bien algunos estudios sugieren que las epidurales pueden aumentar las posibilidades de partos por cesárea o partos vaginales que requieren fórceps o ventosas, otros estudios no muestran ninguna correlación. No está claro si la cirugía o el parto asistido fueron necesarios a causa de la epidural, o si la epidural y la cirugía o el parto asistido fueron necesarios debido a algún problema subyacente.

¿Cómo afectará a mi bebé?

Parte de la medicación epidural llega al bebé, pero mucho menos de lo que llegaría si la madre recibiera medicamentos para aliviar el dolor por vía intravenosa o si recibiera anestesia total. Los riesgos de una epidural para el bebé son mínimos, pero incluyen posibles dificultades (como un ritmo cardíaco lento), ocasionadas por la disminución de la presión arterial de la madre.

¿Cómo me sentiré después del parto?

Si se le coloca una epidural, es posible que tenga un poco de escalofríos después de que el bebé haya nacido (esto es común tanto con la colocación de la epidural como sin ella). Puede sentir adormecimiento en las piernas y un hormigueo a medida que el efecto de la medicación comienza a irse, lo que puede tardar un rato.

Esto significa que es posible que no pueda caminar durante al menos unas horas después del parto. Incluso después de ese período, pídale a otra persona que la ayude hasta que sienta que sus piernas han regresado a su estado normal.

Si se le ha practicado una cesárea, es posible que el médico continúe con la colocación de la epidural durante un rato después del parto para controlar los dolores.

Es posible que también sienta un poco de dolor en la espalda durante algunos días en el lugar donde se le colocó la epidural. En muy raras ocasiones, las mujeres a las que se les coloca la epidural pueden padecer dolores de cabeza muy fuertes después del parto.

¿Qué otros medicamentos pueden ayudar?

La epidural no es la única forma en que los medicamentos pueden ayudar a aliviar el dolor, y reducir el estrés del trabajo de parto y del parto.

El bloqueo espinal, que también se inyecta en la parte lumbar de la columna a través de un catéter, proporciona un alivio más rápido del dolor con dosis menores de medicación. Sin embargo, el bloqueo espinal solo dura hasta 2 horas, de manera que se puede administrar durante el parto en lugar del trabajo de parto.

A algunas mujeres se les puede colocar un bloqueo espinal-epidural combinado (combined spinal-epidural, CSE) que, como su nombre lo indica, es una combinación de un bloqueo espinal y epidural que puede ofrecer un alivio más rápido del dolor y continuar durante el trabajo de parto. A menudo esto recibe el nombre de “epidural ambulante” porque les permite a algunas mujeres caminar una vez insertado, ya que tiene un efecto menor sobre la fuerza muscular. Existen tambien otras técnicas analgésicas que permiten la deambulación.

Otra opción para aliviar el dolor es un bloqueo nervioso, que se coloca mediante una inyección, y reduce la sensibilidad en zonas específicas y más pequeñas del cuerpo (como la vagina y el perineo, la zona entre la vagina y el ano).

Los analgésicos son medicamentos para aliviar el dolor que se pueden administrar por vía intravenosa o mediante una inyección, según sea necesario.

Los tranquilizantes se pueden administrar por vía intravenosa para relajar a las mujeres ansiosas. Sin embargo, los tranquilizantes no alivian el dolor y pueden tener importantes efectos secundarios.

Si los medicamentos se administran por vía intravenosa, el bebé también recibirá esos medicamentos.

Hable con su médico acerca de los diversos medicamentos disponibles, y de cómo pueden afectarla a usted y a su bebé. Si tiene interés en que se le coloque una epidural, informe a su médico apenas tome la decisión y averigüe en qué momento del trabajo de parto, ya sea al comienzo o al final, se la pueden colocar.

Si bien muchas mujeres desean dar a luz sin ningún medicamento para aliviar el dolor, si usted decide solicitar algún medicamento para calmar el dolor o la ansiedad, esto no es un signo de debilidad.

El parto es a menudo una de las cosas más difíciles y dolorosas que puede atravesar el cuerpo humano. Si solicita un pequeño alivio para el dolor, eso no la hace menos madre o mujer.

Usted conoce su cuerpo mejor que nadie; solo usted puede juzgar cuánto dolor puede soportar.

Revisado por: Elana Pearl Ben-Joseph, MD
Fecha de revisión: mayo de 2013

Источник: https://www.rchsd.org/health-articles/epidurales/

Efectos secundarios anestesia epidural en el parto » LetsFamily

Cuánto dura y cómo aliviar el dolor de la epidural

La anestesia epidural es una de las mejores alternativas para aliviar el dolor en el proceso del parto. En nuestro país es gratuita, sin embargo bastantes mujeres deciden renunciar a ella y otras tantas futuras mamás no lo tienen del todo claro a la hora de decidir si quieren solicitarla o no debido a sus efectos secundarios.

Es una técnica en la que, mediante una punción en la zona lumbar en la mayoría de los casos, se consigue anestesiar la parte inferior del cuerpo, incluido el abdomen. A la hora de optar por este tipo de anestesia, debes tener en cuenta que tiene efectos secundarios.

¿Cómo y cuándo se administra la anestesia epidural?

Para administrar la epidural se hace una punción entre dos  lumbares, generalmente entre la segunda y la tercera vértebra lumbar o entre la tercera y la cuarta.

Primero se aplica un anestésico local y después ya se introduce una aguja con un catéter por el que circulará la anestesia durante el parto. La clave está en conseguir la dosis justa.

En cuanto a cuándo ponerla, habitualmente se suele esperar a que haya comenzado la dilatación y las contracciones sean regulares, lo que indica que todo está en marcha.

En cualquier caso, siempre hay tiempo para ponerla, al menos hasta los ocho o nueve centímetros de dilatación, cuando ya se considera que los preparativos y el tiempo que necesita la anestesia para hacer efecto tardarán más que el bebé en nacer (la anestesia necesita unos 20 minutos para hacer efecto).

¿Cuándo está contraindicada la epidural?

Si la mujer tiene problemas de coagulación por los que debe administrarse heparina, la epidural se tendrá que emplear entre 12 y 24 horas después de la administración del fármaco. Otro posible inconveniente es que haya habido una infección reciente en la zona donde tiene que hacerse la punción. Tampoco se administra si la madre es alérgica a los anestésicos locales.

Puede prolongar el proceso de parto

La epidural provoca que la parturienta adopte una postura menos activa durante el parto. Al no percibir las contracciones con la misma intensidad, ni sentir la parte inferior del cuerpo, no tiene la necesidad de empujar y por lo tanto, no podrá colaborar de la misma forma. La anestesia debilita las contracciones, por lo que el parto se ralentiza.

Incrementa las posibilidades de un parto asistido

El hecho de que el uso de epidural reste capacidad de empujar a la mujer y provoque que el parto se dilate, puede hacer necesaria la utilización de fórceps o ventosa.

Dolor de cabeza

Si al inyectar la anestesia en la espina dorsal la aguja profundiza mucho es probable que aparezcan cefaleas y/o vértigos durante los días posteriores. No suelen durar más de 3 o 4 días. También se ha relacionado con un mayor riesgo de padecer fiebre durante el parto.

Sensación de calambres en las piernas

La epidural puede desencadenar calambres o causar sensación de descargas eléctricas en las extremidades inferiores. Este malestar desaparecerá en unas horas.

Náuseas

También se ha detectado una mayor incidencia de náuseas, mareos y vómitos.

Dolores de espalda

Es probable sentir molestias en la zona de la espalda donde se ha colocado el catéter de la anestesia. Es un dolor temporal que remitirá en poco tiempo.

Fracaso de la epidural

El espacio donde se debe inyectar es pequeño, por lo que la aplicación del producto anestésico requiere de mucha precisión.

Puede ocurrir que, si la parturiente no colabora adecuadamente, no sea posible pinchar en la zona exacta y la anestesia no cumpla su función. Igualmente, a pesar de haber sido administrada correctamente, puede no surtir el efecto deseado.

O bien, puede fracasar parcialmente y que solo quede insensibilizada una parte del cuerpo y la otra no.

Algunos mitos

  • Hace tiempo era habitual asociar el dolor de espalda crónico con el uso de la anestesia epidural durante el parto. Si bien parece que diversos estudios han demostrado que el responsable de esta dolencia es el propio embarazo y no la epidural.
  • Otro de los efectos secundarios, sin fundamento alguno, es el de la incompatibilidad con la lactancia materna. Se creía, erróneamente, que la anestesia afectaba a la capacidad para dar de mamar.
  • En el caso de los partos naturales en que la decisión sea epidural o nada, se ha de pensar con calma la respuesta, pues como ya hemos visto, la anestesia epidural tiene efectos secundarios.
  • La anestesia epidural se lleva aplicando con éxito en cirugía más de setenta años. Es una técnica de anestesia utilizada para las intervenciones de abdomen y extremidades.
  • Este tipo de anestesia ha adquirido cierta relevancia por su papel paliativo del dolor en el parto, aunque a la hora de tomar la decisión de aplicarla, se ha de tener en cuenta que la anestesia epidural tiene efectos secundarios.

Una canastilla gratis para tu bebé

Источник: https://letsfamily.es/embarazo/efectos-secundarios-de-la-anestesia-epidural/

La epidural

Cuánto dura y cómo aliviar el dolor de la epidural

Muchas mujeres nos han preguntado por los efectos secundarios de la epidural, pues cuando se leen el consentimiento informado, a menudo no recuerdan que en las charlas de su hospital o centro de salud les hayan hablado de todos los posibles efectos secundarios que aparecen en el consentimiento informado. Hemos revisado la evidencia más reciente para poder daros una respuesta.

¿Qué es la epidural?

La epidural es una analgesia (alivio del dolor) que se utiliza en muchos campos de la medicina. En el parto, la analgesia epidural se utiliza como método de alivio del dolor de las contracciones.

Es una técnica invasiva porque para ponerla es necesario acceder al espacio epidural, entre las vértebras lumbares, y colocar un catéter (como los de los sueros, pero más largo) a través del cual se irá introduciendo poco a poco y de forma continua la medicación.

¿Cuándo se debe poner la epidural?

En el momento actual, la mayoría de los estudios confirman que la epidural, ya sea espinal -epidural o sólo epidural, no debería ni alargar ni detener el trabajo de parto, por lo tanto, no habría un momento idóneo para ponerla, el momento lo decide la mujer (y la disponibilidad del anestesista en ese momento, por supuesto).

Hay estudios que alertan de una disminución de la contractilidad uterina, y hay dudas sobre si podría alargar la segunda fase del parto, y en este caso podría asociarse a un incremento de la instrumentalización del parto (uso de fórceps, ventosa…), aunque no aumenta el riesgo de cesáreas en los estudios revisados (Ver bibliografía) (1-4).

¿Se me pasará el efecto?

A menos que se salga el catéter de su sitio, el efecto de la epidural no se pasa pues hay un medicamento que entra de forma continua mientras dure el parto.

Lo que muchas veces sucede, es que la presión de la cabeza del bebé sobre la vulva cuando llega el expulsivo se “nota”. Muchas mujeres, al notar esta presión, les sorprende porque no esperaban sentir nada.

Pero no es que se haya pasado el efecto; simplemente, ha cambiado la fase del parto.

¿Qué efectos secundarios puede tener?

Como recomendación general, ante cualquier situación en la que haya que “invadir” el cuerpo (inyecciones, catéteres, sondas…), o ante cualquier intervención médica (administración de medicación), hay que leer muy bien el consentimiento informado, que debe ser entregado antes del parto.

Todas las mujeres tienen derecho a recibir información verbal y escrita sobre la técnica, y tener la oportunidad de resolver cualquier duda que tengan al respecto.

De forma resumida, pueden presentarse los siguientes efectos secundarios:

Con relación a la técnica:

  • Hipotensión arterial: Se considera un efecto secundario frecuente, para prevenirlo se pone una vía periférica con suero, para perfundir líquidos, generalmente suero fisiológico, cuando es preciso.
  • Punción accidental de duramadre: La duramadre es una membrana que recubre la médula y las raíces nerviosas. Cuando se pincha, puede salir líquido cefalorraquídeo (que circula normalmente por el interior de la duramadre). Esta salida de líquido provoca dolor de cabeza intenso. Es necesario mantener a la mujer totalmente horizontal si esto sucede, con la consiguiente dificultad para el amamantamiento en los primeros días. En algunos casos es necesario inyectar sangre en la zona de la punción para tapar el agujero y que cesen los síntomas. Cuando ésto sucede, el dolor de cabeza puede cronificarse, durando hasta uno o dos meses después del parto (Ver bibliografía) (5)
  • Infección del lugar de la punción: Infrecuente, en el caso de que se produzca puede llegar a provocar una meningitis.
  • Dolor en la zona de punción posterior al parto: Aunque no hay estudios que relacionen de forma causa-efecto la epidural con el dolor lumbar, sí que hay un aumento de la frecuencia del dolor de espalda leve o moderado en mujeres y hombres a los que se les ha aplicado una anestesia epidural. En general el dolor lumbar tras epidural se asocia a la punción accidental de duramadre (Ver bibliografía) (5)

BIBLIOGRAFÍA

1. Wong CA, Scavone BM, Peaceman AM, McCarthy RJ, Sullivan JT, Diaz NT, et al. The risk of cesarean delivery with neuraxial analgesia given early versus late in labor. N Engl J Med. 2005; 352(7), 655–65. Disponible en: https://doi.org/10.1056/nejmoa042573

2. Weigl W, Szymusik I, Borowska-Solonynko A, Kosińska-Kaczyńska K, Mayzner-Zawadzka E, et al. Wpływ znieczulenia zewnatrzoponowego na poród [The influence of epidural analgesia on the course of labor]. Ginekol Pol. 2010;81(1): 41-5. Disponible en: https://journals.viamedica.pl/ginekologia_polska/article/download/46521/33308

3. Aneiros F, Vazquez M, Valiño C, Taboada M, Sabaté S, Otero P, et al. Does epidural versus combined spinal-epidural analgesia prolong labor and increase the risk of instrumental and cesarean delivery in nulliparous women?. J Clin Anesth. 2009;21(2): 94-7. Disponible en: https://doi.org/10.1016/j.jclinane.2008.06.020

4. Cambic CR, Wong CA. Labour analgesia and obstetric outcomes. Br J Anaesth. 2010; 105(S1): i50-i60. Disponible en: https://doi.org/10.1093/bja/aeq311

5. Ranganathan P, Golfeiz C, Phelps AL, Singh S, Shnol H, Paul N, et al. Chronic headache and backache are long-term sequelae of unintentional dural puncture in the obstetric population. J Clin Anesth. 2015;27(3): 201-6. Disponible en: https://doi.org/10.1016/j.jclinane.2014.07.008

6. Junta de Andalucía. Formulario de información y consentimiento informado escrito [Internet]. Sevilla: Consejería de Salud Junta de Andalucía; 2013 [consultado 08 septiembre 2020]. Disponible en: https://www.juntadeandalucia.es/export/drupaljda/salud_5af95861ba501_analge sia_en_el_parto_tecnica_epidural.pdf

7. Hospitales Nisa. Consentimiento informado anestesia epidural obstétrica [Internet]. Madrid: Vithas Sanidad, S.L; 2014 [consultado 08 septiembre 2020]. Disponible en: https://video.hospitalesnisa.com/ficheroscentros/CIAnestesiaEpiduralObst%C3 %A9trica.pdf

8. Borgia ML, Piccardo A, Aragona P, Domenici R, Reale G, Altissimi C, et al. Dosaggio plasmatico di beta-endorfine e ACTH nel travaglio di parto in analgesia peridurale continua [Plasma levels of beta-endorphins and ACTH in labor with continuous peridural analgesia]. Minerva Anestesiol. 1996;62(5): 183-6. Disponible en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/9045096/

Cuánto dura y cómo aliviar el dolor de la epidural

Cuánto dura y cómo aliviar el dolor de la epidural

Para poner la epidural, el anestesista coloca una aguja gruesa en el espacio epidural, situado entre la duramadre y la vértebra. Lo normal es colocar un catéter en el área para dejar una perfusión de anestesia durante todo el parto. La matrona fija el catéter mediante un esparadrapo a la piel y se deja ahí hasta que finalice el parto.
 

¿Es dolorosa este tipo de anestesia?

Al colocar el catéter en esa zona, es posible sentir molestias y dolor en la zona baja de la espalda durante las horas o días siguientes al parto, que suelen aparecer en cuanto el efecto de la anestesia se pasa (entre 2 y 6 horas después).

Si te están dando analgesia para el dolor en el hospital, puede que no empieces a notar el dolor de espalda hasta uno o dos días después. Más allá de este tiempo el dolor de espalda suele significar una complicación. El dolor puede irradiarse hacia las piernas y las nalgas.

Si te duele la zona superior de la espalda lo normal es que no esté relacionado con la epidural. Este dolor, generalmente, es temporal y se pasa solo en unos pocos días.

En raras ocasiones, el dolor puede persistir durante algunas semanas, según la Sociedad Estadounidense de Anestesia Regional y Medicina contra el Dolor.

Tampoco suele ser muy fuerte (la mayoría lo describen como un dolor leve o alguna molestia), aunque sí es habitual. Según algunos estudios, la lumbalgia relacionada con la anestesia epidural ocurre a entre un 22% a un 45% de pacientes (teniendo en cuenta a todos los pacientes que la usan, no solo parturientas).

También es posible sufrir dolor de espalda en los días posteriores al parto a causa de un expulsivo prolongado, posturas anormales en el paritorio o mujeres con antecedentes de dolores de espalda.

¿Cómo se trata el dolor de la epidural?

Generalmente no hace falta tratamiento ya que suele ser un dolor leve que se pasa solo en unas horas.

Si te molesta, puedes alternar compresas calientes y frías para reducir la inflamación. También se pueden tomar analgésicos o paracetamol. Intenta descansar estos primeros días y estar tranquila hasta que las molestias se pasen. Coge a tu bebé con cuidado para no dañarte más la espalda y no cargues pesos (tampoco es bueno para tu suelo pélvico). 

Si el dolor es muy fuerte y no se pasa, consulta con tu médico ya que puede que la causa sea otra y sea necesario hacerte pruebas extra para averiguar por qué te duele tanto la espalda. 

¿Tiene algún riesgo la anestesia epidural?

Las epidurales, a pesar de tener multitud de ventajas, también tienen algunos inconvenientes. Entre estos nos podemos encontrar con:

– Que a la mujer se le haga más difícil pujar. Si esto ocurre el anestesia debe ajustar la dosis del medicamento.

– Provocar que la tensión arterial de la madre caiga.

– En algunos casos puede causar cefalea, picazón náuseas o vómitos.

– Causa dificultades temporales para orinar, lo cual puede requerir un catéter urinario.

Algunos estudios sugieren que la anestesia epidural puede incrementar la probabilidad de una cesárea o de los parto con necesidad de fórceps o extractos por vacío, pero otros estudios no detectan ninguna conexión.

En cuanto al bebé, podemos decir que algunos medicamentos epidurales pueden llegar hasta él. El bebé recibirá menos dosis de medicamentos en comparación con medicamentos intravenosos o anestesia general.

Hay que destacar que los riesgos de las epidurales para los bebés son mínimos, pero incluyen la posibilidad de sufrimiento fetal. Esto significa que la tensión arterial más baja de la madre puede causar una reducción en el ritmo cardíaco del bebé.

Lumbalgia

Definición:

Dolor muscular agudo en la zona lumbar (parte inferior de la espalda). La mayoría de las mujeres lo sufre en algún momento del embarazo.

Síntomas:

Dolor muscular agudo en la zona lumbar.

Tratamiento:

Adoptar posturas correctas al agacharse, sentarse; evitar los movimientos bruscos; no coger peso; no permanecer mucho tiempo de pie; realizar gimnasia acuática a partir del 5º mes; usar una faja especial; reposar y darse masajes.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/embarazo/parto/cuanto-dura-y-como-aliviar-el-dolor-de-la-epidural-7915

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: