¿Cuánto sol es bueno para la salud?

¿Tomar el sol es bueno para la salud?

¿Cuánto sol es bueno para la salud?

Nuestro país disfruta de miles de horas de luz y claridad al año. Y, en general, toda la península goza de un tiempo envidiable en casi todas las estaciones.

Incluso en los peores meses del crudo invierno, cuando no llueve o nieva, el solsuele abrirse paso con fuerza.

Y por eso, no es de extrañar que muchas costas sean destino turístico de playa desde enero hasta diciembre.

Tomar el sol, ya sea porque vas a la playa, sales a la calle o pasas un fin de semana de senderismo, es algo accesible para personas de todo tipo y condición. Esa es una de las razones por las que debemos tomar ciertas precauciones al hacerlo.

Evitar las horas centrales del día, aplicar protección solar, llevar la ropa y complementos adecuados para cubrir zonas delicadas son algunas de las principales recomendaciones. Así evitaremos los efectos nocivos del astro rey.

Pero lo cierto es que a un amplio sector de la población les gusta el sol. Incluso disfrutar de un bonito bronceadoen la piel, que suele dar un aspecto favorecedor.

Además, recibir la acción de sus rayos cada día tiene efectos muy beneficiosos para el organismo.

Mejorar el estado de ánimo, favorecer la actividad corporal y ayudar a prevenir algunas enfermedades, son alguno de ellos.

Equilibrio y precaución

Los dermatólogos no dejan de avisarnos sobre los peligros de los rayos solares. El riesgo de sufrir cáncer de piel es real. Y la incidencia de esta enfermedad ha ido aumentando en los últimos años. Por eso son necesarias una serie de precauciones.

Los especialistas médicos nos recuerdan la necesidad de adquirir hábitos saludables. Como las mencionadas lociones protectoras y la precaución a la hora de exponernos a los rayos ultravioleta.

Pero también nos recuerdan que podemos obtener muchos beneficios de tomar el sol. La razón reside en la vitamina D, cuya producción se potencia gracias a los rayos UVB y su contacto con la piel.

Esto, además, juega un papel decisivo a la hora de absorber el calcio. Debemos mantener nuestros huesos sanos y protegernos de enfermedades crónicas graves según vamos haciéndonos mayores. Por ejemplo la osteoporosis, diabetes tipo II, esclerosis múltiple y muchos cánceres comunes.

Hábito saludable

Con unos quince minutos de paseo al aire libre durante tres o cuatro veces a la semana, conseguimos aumentar nuestros niveles de vitamina D. Una sustancia que también se obtiene con una dieta rica en pescados como el salmón o atún. Además, podemos encontrarla en otros alimentos como la leche, huevos y cereales.

Pero si no tienes una buena dieta o quieres complementarla con vitamina D para mejorar tu salud y prevenir enfermedades, la mejor solución es aprovechar los días soleados.  Dar un agradable paseo bajo el sol o ir un rato a la playa, sin miedo al temido cáncer de piel.

Ventajas

Te contamos algunas de las ventajas de tomar el sol:

Mejora el estado de tu piel. Aunque creas que el sol es enemigo de tu piel, lo cierto es que es todo lo contrario. Dejando a un lado la posibilidad (real y muy seria) de producir cáncer de piel. Si lo tomamos en exceso, la realidad es que un poco de sol puede ayudar a curar condiciones como psoriasis, acné y eczema.

– Mejora el sistema inmunológico. El sol alienta la producción de glóbulos blancos, que ayudan a aumentar nuestras defensas y luchar contra las infecciones.

Reduce el apetito. Los rayos solares mejoran nuestros niveles de serotonina. El neurotransmisor que regula nuestro estado de ánimo.

Por eso cuando vas un rato a la playa o das un paseo una soleada mañana, no solo te sientes feliz, sino que seguramente tendrás menos hambre.

Esto es porque los mayores niveles de esta sustancia suprimen el apetito, por lo que comerás menos en un clima más cálido.

Reduce el riesgo de sufrir cáncer. Exceptuando el cáncer de piel, que está claramente ligado a la cantidad y la intensidad de sol que recibe nuestro organismo. La vitamina D proporcionada por la luz solar puede ayudar a reducir significativamente el riesgo de otros tipos de cáncer.

Las personas expuestas a altos niveles de luz solar son significativamente menos propensas a morir de cáncer de mama, colon, vejiga, útero, esófago y estómago.

– Reduce las enfermedades del corazón. Hay mayor probabilidad de morir de enfermedad cardíaca en invierno que en verano. Y se cree que esto es debido a los bajos niveles de vitamina D.

Los niveles de colesterol también aumentan en invierno y esto se debe a que nuestros niveles de vitamina D caen.

Y exponer a las personas con presión arterial alta a los rayos UVB en un salón de bronceado reduce la presión arterial en cantidades similares a una medicación para ello.

Reduce los estados detristeza. Muchas personas se ven afectadas por estados de tristeza o trastornos afectivos estacionales.

Estos fenómenos son causados específicamente por la falta de luz solar. Sal a caminar una hora por la mañana durante los meses de otoño e invierno y 15 minutos al día en verano.

Evitarás la tristeza.

Alivia dolores. Estar al sol ayuda a calentar los músculos del cuerpo, alivia la rigidez y reduce el dolor causado por condiciones inflamatorias como la artritis.

Ayuda a prevenir laesclerosis múltiple. La esclerosis múltiple es una enfermedad del sistema nervioso central, que provoca temblores e incluso parálisis. La causa no se conoce.

Los científicos han observado que la exposición a la luz solar en la infancia parece reducir drásticamente el riesgo de desarrollar esta enfermedad en un futuro.

Los científicos también han señalado que la incidencia de EM es menor en los países más soleados.

Previene la diabetes. La vitamina D puede ayudar a prevenir en niños el inicio de la diabetes tipo I cuando pasan a ser adolescentes. También se cree que una deficiencia de vitamina D contribuye a la diabetes tipo II.

Fuente: Jill111/Pixabay

Tomar el aire

Por estas y otras muchas razones, esa antigua expresión de salir a tomar el aire, no solo es un sabio consejo, sino que puede suponer incontables beneficios para nuestra salud. Además de aportar importantes ventajas para una vida saludable.

RECUERDA: la base para disfrutar de una buena salud está muchas veces en cambiar nuestros hábitos, tal y como propone el método Crear Salud. Necesitamos nutrirnos adecuadamente y activarnos haciendo cosas que aporten a nuestro bienestar integral.

Además, para cuidar nuestra mente, existen herramientas como la app Siente –que puedes descargarte aquí  que pueden ser grandes aliadas en tu camino a una vida saludable. Su metodología es sencilla de usar, pues incluye el mindfulness y la psicología positiva para mejorar tu bienestar, reducir el estrés y, de paso, ser más feliz.

Источник: https://crearsalud.org/tomar-sol-bueno-para-salud/

¿Cuánto sol es bueno para la salud?

¿Cuánto sol es bueno para la salud?

Investigadores españoles han estimado la exposición a la radiación solar necesaria para obtener las dosis recomendadas de la vitamina D. Mientras que en la primavera y el verano son suficientes de 10 a 20 minutos, en invierno hacen falta casi dos horas, valores difíciles de alcanzar para la mayoría de la población.

Indice

Tomar el sol es beneficioso para la salud

Cada año, se alternan estudios sobre los beneficios de la exposición al sol en dosis moderadas con aquellos que confirman los riesgos de hacerlo excesivamente.

Aunque la radiación solar contribuye al desarrollo de cáncer de piel, también reduce la presión arterial, sintetiza la vitamina D y mejora el tratamiento de varias enfermedades.

Por eso, para ver cuánto sol debemos tomar para que sea bueno y no pasarnos, en la Universidad Politécnica de Valencia (UPV) han analizado el tiempo de exposición necesario para obtener las dosis recomendadas de vitamina D.

María Antonia Serrano, científica en la UPV y autora principal del estudio, explica: «En España, a pesar de las muchas horas de luz, varios artículos han alertado de un alto nivel de deficiencia de vitamina D en muchos españoles”. La deficiencia de vitamina D en los adultos provoca un riesgo mayor de sufrir diversas enfermedades.

Como existen muy pocos alimentos que contengan esta vitamina, su síntesis en la piel tras la exposición a la luz solar es la mejor fuente de vitamina D que existe. Serrano y sus colegas han estimado el tiempo necesario para obtener las dosis recomendadas – que es equivalente a una ingesta diaria de 1.000 ui de vitamina D- en una zona como Valencia que recibe luz solar todo el año.

Quemaduras en 30 minutos

El estudio ha analizado la irradiación de luz solar ultravioleta (UVER) alrededor de mediodía (entre las 12:30 y las 13:30) para cuatro meses del año (uno de cada estación) de 2003 a 2010. Con estas cifras se calculó el tiempo para que aparecería un eritema o quemadura solar en la piel.

En julio, un individuo con tipo de piel III (el más común entre la población de España) no debe pasar más de 29 minutos al sol si desea evitar el eritema. Sin embargo, en enero, el mismo individuo puede permanecer al sol durante 150 minutos.

El tiempo mínima para obtener la recomendada dosis diaria de vitamina D se obtuvo de la misma manera. «El problema puede aparecer en invierno debido a los bajos niveles de las radiaciones UV y a que la gente se tapa casi todo el cuerpo” –explica la experta.

Se ha encontrado que, en enero, con el 10% del cuerpo expuesto, son necesarios alrededor de 130 minutos para obtener la dosis diaria recomendada de la vitamina D.

En esta estación hay un riesgo muy bajo de sufrir eritema. Por contraste, en abril y julio, con el 25% del cuerpo expuesto, alrededor de 10 minutos es suficiente para adquirir la vitamina D. Y en octubre, por ejemplo, 30 minutos sería suficiente. «Estos cálculos fueron hechas para el tipo de piel III, pero las cifras cambiarían para aquellos que tienen un tipo de piel diferente. Es también esencial saber que hemos tenido en cuenta la cantidad de piel que suele estar expuesta en cada estación. Si se expone más o menos, el tiempo también variaría”. Los tiempos para sufrir eritema se han calculado en días de tiempo normal para la estación, con tiempo extremo el tiempo se reduciría.

¿Cómo mantener la vitamina D en invierno?

Los resultados muestran que, aunque hay suficiente luz solar en países como España, es difícil lograr la dosis diaria necesaria de vitamina D en invierno ya que la exposición de tiempo requerido es excesiva (130 minutos).

«La radiación recibida también depende de la postura, de la forma del cuerpo y de la ropa. También se debe recordar que no todas las áreas del cuerpo sintetizan la vitamina D con la misma eficiencia”, revela Serrano.

Además, conforme nos hacemos mayores sintetizamos peor la vitamina D: los adultos de mediana edad tienen el 66% menos de potencial que los niños para realizar esta práctica.

«Estos resultados pueden ayudar a adoptar las medidas correctas para que los profesionales médicos informen a ciertos pacientes de la necesidad de la ingesta se suplementos o alimentos que contengan esta vitamina”, concluye el estudio.

Foto: Creado por V.ivash – Freepik.com

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/ninos/salud-infantil/cuanto-sol-es-bueno-para-la-salud-7761

Tomar el sol también tiene muchos beneficios, échale un vistazo a este artículo y descúbrelos

¿Cuánto sol es bueno para la salud?

Yolanda Vázquez Mazariego. Sport Life Revista líder en España en Deporte y Salud.

Tomando las precauciones adecuadas es factible sacarle partido a las horas que dedicas a tomar el sol. La piel, el sistema inmune o el descanso se benefician notablemente de su acción.

¿Sabías que cada vez que te bronceas tus huesos se van fortaleciendo? A pesar de que el sol nunca llegará hasta tus huesos, los rayos UV ayudan a producir vitamina D en la piel. Recuerda que esta vitamina es muy importante para la mineralización de los huesos, al favorecer la absorción en el intestino del calcio y el fósforo y evitar su pérdida en el riñón.

Aunque la mayoría de las vitaminas y minerales hay que tomarlas en los alimentos, en el caso de la vitamina D el metabolismo cuenta con un «as en la manga», pues es capaz de fabricarla en la piel cuando dispone de un precursor conocido como 7-dehidrocolesterol (que proviene del «temido» colesterol) gracias a la radiación UV del sol.

Bastan 5 ó 10 minutos de sol, dos o tres veces por semana para recargar los depósitos de vitamina D. En nuestra área geográfica es muy fácil de conseguir, pues contamos con sol todo el año, pero en los países con menos horasde sol, hay más incidencia de raquitismo en los niños y osteoporosis y osteomalacia en los adultos.

2. Tomar el sol mejora el aspecto de tu piel

Si tu problema es el acné, el sol con moderación puede ayudarte, basta media hora de sol al día para mejorar el aspecto de tu piel. La clave está en que lo tomes a primera hora de la mañana o a última de la tarde, cuando no tienes peligro de quemadura y que no sobrepases los 30 minutos.

No te asustes si la primera semana sufres un empeoramiento, eso significa que el sol está provocando una reacción de limpieza, piensa que la piel no tiene otro recurso para eliminar la grasa e impurezas que expulsar lo que sobra para poder arreglar el problema.

Después de una semana la piel irá recuperando su equilibrio y se irá sanando progresivamente, si no es así, puede que hayas desarrollado «acné estival», un tipo de acné que está provocado por los ingredientes hidratantes de las cremas fotoprotectoras.

Otra enfermedad de la piel a la que le va muy bien el sol es la psoriasis, ahora se utilizan lámparas con frecuencias de rayos UV determinadas para ayudar a reducir las áreas enfermas y remitir la enfermedad.

3. El sol estimula tus defensas

¿Has notado que en los inviernos posteriores a unas vacaciones al sol tienes menos gripes y catarros? Se ha visto que el sol es capaz de aumentar el número de glóbulos blancos o linfocitos, las células encargadas de la primera defensa frente a la infección.

4. Equilibra el colesterol

¿Se disuelven las grasas al sol? Pues aunque suene extraño así ocurre, las personas que viven en climas soleados presentan menos incidencia de enfermedades cardiovasculares.

Se ha comprobado que los niveles de colesterol son menores en verano, en parte porque la luz UV es necesaria para metabolizar el colesterol, y cuando tomamos el sol disminuye el nivel de colesterol y evita que pegue a las arterias.

Otra explicación también está en que en verano nos movemos más y comemos más frutas y verduras de temporada.

5. La vitamina D reduce la presión en sangre

¿Sabías que algunos deportistas evitan tomar el sol antes de una competición? El sol provoca una vasodilatación de los vasos sanguíneos superficiales y aumenta la circulación de la sangre en la piel, disminuyendo los valores de presión arterial.

También aumenta el metabolismo y la depuración de los tejidos. Estos efectos beneficiosos pueden volverse en contra de una persona deportista, pues la bajada de tensión puede provocar una disminución del estado de alerta antes de una prueba, pero después de la competición o en las personas con hipertensión el sol tiene un efecto medicinal.

La explicación parece que está en la vitamina D de nuevo, porque en presencia de esta vitamina disminuyen los niveles de hormona paratiroidea, encargada de liberar el calcio de los huesos y de regular la presión sanguínea. Cuando aumentan los niveles de vitamina D por efecto del sol, disminuye la hormona paratiroidea y la presión sanguínea en consecuencia.

6. Tomar el sol previene del cancer

¿Sabías que hay cánceres que aparecen con más frecuencia en los países con menos horas de sol? Los países mediterráneos tienen una incidencia menor de cáncer de mama, cáncer de colon, etc. frente a los países nórdicos.

La explicación a esta protección natural vuelve a estar en el efecto protector de la vitamina D frente a los tumores. Recientes estudios han encontrado que la luz solar ayuda a proteger no sólo del cáncer de mama y colon, también frente a otros tumores como el de ovario, vejiga, útero, estómago, linfomas y próstata.

7. La luz favorece el estado de ánimo

¿A qué te sientes mejor después de un baño de sol? Parece que bajo la luz del sol es más fácil ver el lado positivo de la vida y se aleja el cansancio, la depresión y el estrés.

La explicación está en que los rayos UV aumentan la producción de un neurotransmisor relacionado con la sensación de bienestar: la serotonina, que también interviene en la regulación del sueño, la temperatura del cuerpo y la conducta sexual.

No hacen falta muchos experimentos científicos para saber que el tiempo afecta a las emociones, utilizamos la palabra «gris» para designar un estado de ánimo que coincide con los días nublados.

Hace unos años se describió una alteración psicológica conocida como alteración afectiva estacional o SAD (Seasonal Affective Disorder) que afecta al 20% de la población y que se caracteriza por la aparición de síntomas depresivos en invierno, que desaparecen al llegar el buen tiempo.

8. Mejora la calidad del sueño

Sueño. ¿A qué duermes mejor y menos horas después de tomar el sol?

¿A qué duermes mejor y menos horas después de tomar el sol? En verano los días se alargan y nos resulta más fácil levantarnos descansados a pesar de haber dormido pocas horas. La explicación de nuevo se debe al efecto de los rayos UV en otra hormona: la melatonina que se encarga de muchas funciones, entre ellas regular los ciclos de sueño.

Los niveles de melatonina en sangre son más altos durante la noche, cuando no hay luz. Cuando hay luz, la melatonina desciende y nos sentimos más despiertos y activos. Por lo que si quieres aprovechar al máximo las horas del día, nada mejor que aprovechar los efectos despertadores de la luz del sol, como si fuera el café de la mañana.

9. Favorece la vida sexual

¿A qué tu vida sexual es más intensa en verano? Sin caer en los tópicos veraniegos, la realidad es que hay más sexo en verano que en invierno. La explicación está en otra hormona: la testosterona, se ha comprobado que el sol tomado con moderación aumenta los niveles de testosterona en la sangre, y esta hormona es una de las responsables del apetito sexual.

En los animales, la aparición de la época de apareamiento está regulada por las horas de sol, y aunque nosotros no pasemos por épocas de «celo» se ha visto que el esperma masculino es más rico en espermatozoides en la época veraniega, alguna relación tendrá…

10. La vítamina D protege frente a la esclerosis múltiple

¿Qué tiene que ver una enfermedad degenerativa del sistema nervioso central con el sol? Los científicos aún no lo han descubierto, parece que la relación está en el aumento de los niveles de vitamina D, pero los hechos hablan por sí solos: la incidencia de esclerosis múltiple (EM) es mayor en los países con menos horas de sol. Parece que la exposición solar en la infancia reduce dramáticamente el riesgo de desarrollar esta enfermedad en el futuro.

Источник: https://www.lechepuleva.es/nutricion-y-bienestar/10-beneficios-de-tomar-el-sol

Confinamiento y vitamina D: ¿qué pasa si no nos da el sol?

¿Cuánto sol es bueno para la salud?

Lo dice el refranero español: “Agua y sol, tiempo de caracol”. Como para este animal, los rayos solares también son importantes para nosotros: los necesitamos para fabricar vitamina D.

Es curioso que, a pesar de que en España se disfrute de muchas horas de sol, un tercio de la población podría presentar deficiencia en vitamina D. Además, más del 90 % de los españoles toma menos vitamina D de la recomendada.

Debido a la situación de confinamiento, puede que algunas personas apenas reciban rayos de sol. Esto podría tener consecuencias para su salud, aunque prever estos efectos es tan difícil como predecir la duración del actual estado de alarma.

Fuentes de vitamina D

La piel produce este micronutriente gracias a los rayos UVB del sol, pero también podemos obtenerla a través de la alimentación. En ambos casos, para poder funcionar correctamente en el organismo, debe pasar primero por unos retoques en el hígado y en el riñón.

Entre los pocos alimentos que contienen vitamina D encontramos el hígado, los huevos o los pescados azules. Sin embargo, la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición recomienda evitar o limitar el consumo de peces de gran tamaño con alto contenido en mercurio, incluidos el pez espada, el atún rojo, el tiburón y el lucio.

Funciones de la vitamina D

El papel de la vitamina D en la salud ósea es conocido desde hace años. Favorece la absorción del calcio en el intestino y se utiliza para muchos procesos biológicos.

Además, este micronutriente es necesario para el crecimiento y desarrollo de los huesos en los niños. También ayuda, junto al calcio, a reducir la pérdida de mineralización ósea en mujeres posmenopáusicas.

La vitamina D también está implicada en otras funciones biológicas. Los músculos, el sistema inmunitario, el metabolismo del fósforo y los dientes son algunas de sus dianas.

Consecuencias de la falta de vitamina D

Los huesos son los principales afectados cuando hay deficiencia de vitamina D. En niños se manifiesta en forma de raquitismo, que puede provocar fracturas óseas y desarrollo deficiente de los dientes. En los adultos causa osteomalacia (huesos débiles, dolor óseo y debilidad muscular) y osteoporosis en personas mayores.

Los estudios muestran que deficiencias en vitamina D están asociadas a mayor riesgo de varias enfermedades: infecciones del aparato respiratorio superior, enfermedades autoinmunes o alergias, problemas cardiovasculares e incluso mayor mortalidad. También se ha relacionado niveles más bajos de vitamina D con obesidad, diabetes tipo 2 y síndrome metabólico.

La World Cancer Research Foundation es la institución internacional de referencia en materia de cáncer. En su informe de 2018 indica que una ingesta adecuada de vitamina D podría estar relacionada con una menor incidencia de cáncer colorrectal.

A pesar de toda la información que conocemos, existe una gran controversia con respecto a las dosis óptimas para conseguir beneficios claros de la vitamina D. Además, la eficacia clínica de los suplementos no responde a las expectativas. Aún peor: es difícil encontrar un método apropiado para detectar las deficiencias en vitamina D.

¿Cuánto sol necesitamos?

Lo ideal es hacer actividades al aire libre en invierno y otoño, ya que la intensidad de la radiación solar es baja y vamos más tapados. Durante ese tiempo, son necesarias varias horas para poder obtener la dosis diaria de vitamina D, por lo que es necesario complementar con alimentos.

En verano y primavera basta con tomar el sol en piernas, brazos y cara durante 15 minutos, al menos 3 veces a la semana.

A pesar de los beneficios del sol en la síntesis de vitamina D, los rayos UVB pueden provocar cáncer de piel. Por esta razón, debemos tomar muchas precauciones. En verano, incluso en los días nublados, no se debe estar expuesto al sol entre las 12 y las 17 horas. Hay que utilizar factor de protección solar, mínimo del 30, cada 2-3 horas y aplicarlo 30 minutos antes de salir de casa.

¿Y durante el confinamiento?

Uno de los efectos del confinamiento es una drástica disminución del tiempo en el exterior y una menor exposición al sol (el vidrio de la ventana bloquea la radiación UVB).

Esto se une a la deficiencia de vitamina D en una buena parte de la población española. Por lo tanto, es importante aprovechar el sol en patios y balcones todos los días, aunque esté nublado.

Esto es especialmente importante para personas mayores y niños.

Aumentar el consumo de pescado azul (evitar los que acumulan mercurio) y huevos en detrimento de la carne son recomendaciones adicionales. Si habitualmente son tres raciones por semana para cada uno de estos grupos de alimentos, aumentar a cuatro las de pescado y huevos y bajar la de carne puede ser una ayuda.

Источник: https://theconversation.com/confinamiento-y-vitamina-d-que-pasa-si-no-nos-da-el-sol-134254

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: