Cuidados de la cicatriz de la cesárea

Contents
  1. Cesárea, posparto y cuidados de la cicatriz – Unidad de la Mujer – Ruber
  2. ¿Cuándo se practica una cesárea?
  3. Artículos recomendados
  4. ¿Cómo cuidar la cicatriz de la cesárea?
  5. Primeros cuidados de la herida tras la cesárea
  6. Cuidados tras la retirada de puntos o grapas
  7. Posibles complicaciones de la cicatriz tras la cesárea
  8. A corto plazo
  9. A largo plazo
  10. Consejos previos y posteriores a una cesárea
  11. Cómo mejorar el aspecto de la cicatriz de la cesárea
  12. Cuándo puedo quedarme embarazada tras una cesárea
  13. Conclusiones
  14. Cuidar la cicatriz de la cesárea
  15. ¿Cómo limpiar la cicatriz de la cesárea?
  16. Lavar con agua y jabón
  17. Mantener la cicatriz hidratada
  18. Masajea la cicatriz de la cesárea
  19. Uso de analgésicos
  20. Cuidados de la cicatriz de la cesárea: qué tienes que saber
  21. Cómo cuidar la cicatriz tras la retirada de los puntos
  22. Cómo cuidar la cicatriz tras la cuarentena
  23. Principales complicaciones de la cicatrización de la cesárea
  24. ¿Cuándo volver a quedar embarazada tras la cesárea?
  25. La cicatriz de cesárea: cómo cuidarla y mejorar su aspecto
  26. Cuidados básicos de la cicatriz de cesárea: sigue las indicaciones del personal sanitario
  27. Fisioterapia para la recuperación de la piel
  28. Masajes en casa: favoreciendo la regeneración de la piel
  29. Fisioterapia durante el postparto: masajes especializados para evitar las adherencias
  30. Terapia con INDIBA
  31. La recuperación de la cesárea: cuidados de la cicatriz
  32. La recuperación de la cesárea es más rápida que hace unos años
  33. Importante: evitar los esfuerzos abdominales
  34. Durante los primeros días necesitarás ayuda para incorporarte y moverte
  35. Posturas para proteger la herida de la cesárea
  36. Cuidados de la cicatriz de la cesárea

Cesárea, posparto y cuidados de la cicatriz – Unidad de la Mujer – Ruber

Cuidados de la cicatriz de la cesárea

  • La cesárea se realiza mediante una incisión trasversal a dos centímetros del pubis y el resultado estético es muy satisfactorio.

    No obstante, conviene tener en cuenta unos cuidados específicos para potenciar la óptima cicatrización de la herida y la correcta recuperación de los músculos del abdomen.

    Hoy veremos cuáles son en este artículo, pero antes entremos en situación.

    ¿Cuándo se practica una cesárea?

    Las cesáreas se practican cuando los partos vaginales están contraindicados.

    Su uso cada vez está más extendido y las causas que pueden llevar al obstetra a realizar esta intervención quirúrgica o a la madre a solicitarla son muy diversas.

    Pueden ir desde el cuidado del suelo pélvico de la mujer al miedo materno al partoo el simple deseo de la madre.

    Cuando es la propia mujer la que, tras informarse de los pros y contras de los diferentes tipos de parto, decide que prefiere esta alternativa, estamos ante una ‘cesárea a la carta’. Esta no siempre es aceptada por todos los sistemas sanitarios, ya que, por lo general, el gasto que implica es mayor al de un parto vaginal.

    La cesárea tiene una tasa de complicaciones maternas y fetales muy baja. Además, el uso de anestesia epidural permite que la madre esté despierta en todo momento mientras se le practica esta intervención quirúrgica.

    Asimimo, evita que los bebés tengan que ser reanimados, tal y como ocurría cuando se aplicaba anestesia general.

    Sin embargo, como cualquier cirugía, conlleva sus riesgos. Por ejemplo, una mayor frecuencia de hemorragias, infecciones y problemas respiratorios en el bebé o las consecuencias propias del uso de antibióticos, etc.

    También se pueden dar secuelas de carácter psicológico al verse afectado el mecanismo de respuesta natural en el parto. Otras consecuencias a largo plazo son más comunes en mujeres que han sido insuficientemente informadas. Por este motivo, es muy importante acudir a un centro que ofrezca asesoramiento integral con especialistas de primer nivel.

    La Organización Mundial de la Salud (OMS) se hace eco de la recomendación que los profesionales han considerado de forma habitual en cuanto a la tasa ideal de cesárea. Esta “debería oscilar entre el 10 y el 15 %”.

    Aunque también informa de que no hay estudios de suficiente rigor científico que relacionen esta intervención con el incremento de la mortinatalidad, la morbilidad materna y perinatal o el bienestar psicológico o social, lo cual pone en duda las cifras tan bajas recomendadas de cesárea.

    • De la misma manera que con un parto vaginal, no se recomienda mantener relaciones sexuales hasta que pasen 6 semanas desde el parto y bajo previa aprobación médica.
    • De igual forma, será el especialista el que recomiende cuándo retomar las actividades cotidianas. Aunque, por norma general, esta reactivación de la rutina deberá llevarse a cabo lo antes posible. El objetivo será el de estimular la recuperación muscular y psíquica.
    • Se considera que caminar puede ayudar a evitar la formación de coágulos de sangre y favorecer los movimientos intestinales. Aunque es posible que los primeros días la mujer se vea obligada a realizar esta actividad ligeramente inclinada hacia delante para minimizar las molestias.
    • La protección de la cicatriz durante los días siguientes a la cirugía es esencial. De esta manera, se aconseja sujetar el abdomen con ambas manos cuando se tose o estornuda, ya que aumenta la presión intraabdominal.
    • Una vez retirados los puntos, la aplicación de geles, parches o aceites esenciales será muy positiva para disminuir la reacción inflamatoria y mejorar la cicatrización con el fin de estimular la recuperación sensitiva de la zona y evitar anomalías en la cicatrización, como las cicatrices hipertróficas o queloides.
    • De manera habitual, no se recomienda el embarazo hasta pasados de entre 6 a 12 meses, siempre y cuando la intervención y el posoperatorio hayan transcurrido con normalidad.

    Si el sangrado es excesivo, la necesidad de orinar persiste más de un mes, las piernas duelen, los pechos se enrojecen y endurecen o los pezones se inflaman, sube la fiebre, la cicatriz se hincha, enrojece, presenta pus o duele más de lo habitual, o aparece flujo vaginal de olor intenso y desagradable, se recomienda acudir al médico con urgencia.

    Por el contrario, advertir falta de sensibilidad alrededor de la cicatriz durante los primeros días es muy común y no debe suponer causa alguna de preocupación.

    Artículos recomendados

    Si le ha interesado este artículo y desea ser atendido por un profesional experto en este tema, no dude en llamarnos -917303673- o pedir cita a la Unidad de la Mujer del Hospital Ruber Internacional de Madrid.

    Leave a reply

  • Источник: https://www.unidaddelamujer.es/cesarea-posparto-y-cuidados-cicatriz/

    ¿Cómo cuidar la cicatriz de la cesárea?

    Cuidados de la cicatriz de la cesárea

    Escrito por Jade Magdaleno, matrona.

    La cicatriz de una cesárea requiere unos cuidados especiales para reducir las molestias y lograr el mejor resultado estético. Al principio puede dar reparo manipularla, pero es más sencillo de lo que parece.

    En este artículo quiero compartir contigo cómo debes cuidar esta herida y ofrecerte algunos consejos para que tu recuperación sea la mejor posible.

    Primeros cuidados de la herida tras la cesárea

    En una cesárea, para llegar al bebé, se practica una incisión en la piel y el tejido subcutáneo graso para, posteriormente separar los músculos abdominales (no se cortan). Después se rasga la fina capa del peritoneo y se realiza una incisión en el útero.

    Cuando el bebé ha nacido, se deben cerrar todas estas capas en el sentido inverso en el que se abrieron, suturándolas adecuadamente para prevenir cualquier sangrado.

    Las heridas que se han realizado, deben curarse. Para ello, en la piel suelen usarse grapas quirúrgicas o puntos de sutura, habitualmente no reabsorbibles. Pueden ser en forma de puntos sueltos o en sutura intradérmica, esta última queda por debajo de la piel con dos únicos nudos visibles por fuera, uno en cada extremo de la incisión, evitando así que abras tras terminar de coser.

    En el quirófano, estando la herida estéril, se coloca un apósito que cubrirá la cicatriz durante 24 horas.

    Si se mancha, no te preocupes, es algo habitual al tratarse de un corte y una enfermera se encargará de sustituirlo por otro.

    Lo hará con la mayor asepsia posible, ya que es fundamental prevenir la infección, aunque en la cesárea se administran antibióticos intravenosos para este fin.

    Es normal que, una vez se va pasando el efecto de la anestesia, comiences a sentir dolor en forma de pinchazos. Si es tu caso, tu doctor te dará potentes analgésicos compatibles con la lactancia, así que no tienes que preocuparte de tomar esta medicación porque no afectará al bebé.

    También es habitual que sientas que los puntos te tiran la piel, sobre todo al levantarte de la cama o al ir al baño a hacer de vientre por primera vez.

    Puedes probar de tumbarte de lado antes de incorporarte, beber mucha agua, caminar en cuanto te sea posible y, si es necesario, utilizar un laxante suave.

    En estos primeros momentos, tienes que fijarte en que:

    El apósito no se manche de abundante sangre roja o de pus

    No sientas un dolor muy intenso

    La herida no tenga mal olor

    No haya enrojecimiento alrededor de la cicatriz

    No tengas fiebre

    Si se produce alguno de estos síntomas, debes hablar con tu doctor cuanto antes para que pueda atenderte y asegurarse de que todo marcha bien.

    Cuidados tras la retirada de puntos o grapas

    Si en tu cesárea han utilizado grapas o sutura no reabsorbible en el cierre de la herida quirúrgica, que es lo más probable, te los retirarán entre los 7 y 12 días

    En ocasiones, se decide retirar en una primera consulta la mitad de grapas o puntos, de manera alterna, y, en una nueva cita un par de días después, se retiran las restantes. Y es que deben retirarse a su debido tiempo, ni demasiado pronto (ya que la herida podría abrirse), ni demasiado tarde (porque podría infectarse la zona).

    Por eso, si aún no está cicatrizado del todo, se opta por retirar los puntos alternativamente para reducir el riesgo de infección pero manteniendo los bordes unidos un poco más de tiempo.

    El cuidado principal, a partir de ahora, es mantener la cicatriz limpia y seca

    En verano hay que tener cuidado con el sudor, dado que es frecuente que la cicatriz quede justo en el pliegue de un michelín, donde se puede acumular sudor.

    Un buen truco en este caso es colocar una gasa estirada sobre la cicatriz, sujetarla con la braguita y cambiarla tantas veces como sea necesario si se humedece.

    Puede que sigas sintiendo molestias, pero no te angusties, que es muy normal. No olvides que la cesárea es una cirugía mayor y te llevará algún tiempo recuperarte de ella.

    Sin embargo, no será ya tan intenso y posiblemente no necesitarás analgésicos. Si tienes picor, procura no rascarte para no hacerte daño ni infectar la herida. Mientras estén los puntos o grapas, la herida no estará lo suficientemente cicatrizada como para aplicar ningún producto encima que busque calmar el picor.

    Consejo

    Si te pica mucho, puedes aprovechar el momento de la ducha para dirigir un poco de agua templada en la zona de la cicatriz y calmar así tu piel. Pero ten en cuenta que esto solo se puede hacer de manera puntual ya que, al tratarse de una herida, si la vas mojando constantemente, nunca terminará de cicatrizar.

    Si todo va bien, será la matrona el profesional que atienda las consultas en el puerperio y quien vaya revisando el estado de la cicatriz.

    Es altamente recomendable visitar a un fisioterapeuta especialista en obstetricia o suelo pélvico para que valore tanto el estado de tu periné (aunque no hayas tenido un parto por vía vaginal, has soportado un peso extra en esta zona durante los meses de embarazo), como toda la prensa abdominal.

    Además, podrá hacerte un seguimiento personalizado para orientarte en cada momento sobre qué tipo de ejercicios son los más adecuados para ti.

    Posibles complicaciones de la cicatriz tras la cesárea

    La cicatrización de la herida de la cesárea puede complicarse. A corto plazo porque se abra o se infecte y, a largo plazo, por una mala cicatrización.

    La infección de la herida, por contradictorio que pueda parecer, es muchísimo más probable tras una cesárea que tras una episiotomía. Pese a que los puntos en la vagina es prácticamente imposible tenerlos secos y se rozan continuamente al caminar, se infectan hasta 12 veces menos que la herida de una cesárea.

    Cuando hay una infección, es necesario que un médico paute un antibiótico

    A corto plazo

    Si la herida supura, puede ser necesario recoger una muestra de pus con un bastoncillo para hacer un cultivo y saber con certeza qué microorganismo está causando la infección.

    También puede ocurrir la dehiscencia de bordes, la apertura de la herida quirúrgica a nivel de la piel. Cuando esto ocurre, la cicatrización se dificulta y el riesgo de infección aumenta.

    Es necesario valorar la herida por si hiciera falta volver a cubrirla con un apósito y/o antibiótico, ya que en muchas ocasiones la dehiscencia proviene ya de una infección.

    Una sutura abierta no puede volverse a suturar, porque quedarían dentro acumulados microorganismos capaces de formar un absceso o inflamación con pus, por lo que se deja abierta, buscando el llamado cierre por segunda intención, que requerirá más tiempo de cicatrización. En este caso, también será la matrona la que irá llevando el control del estado de la cicatriz.

    A largo plazo

    Puede formarse una cicatriz demasiado engrosada y oscura, llamada queloide. Este tipo de cicatriz puede llegar a doler y provocar un picor incómodo.

    El médico puede aconsejar una pomada con corticoides o parches regenerativos, si bien también puede ser beneficiosa la valoración de un dermatólogo o un fisioterapeuta.

    Otro de los problemas que pueden surgir a largo plazo son las adherencias

    En el cierre por planos tras la cesárea, el objetivo es que cada tejido cicatrice solo con su igual, pero, en ocasiones, pueden formarse adherencias entre distintos planos. Esta unión puede resultar de lo más molesto, ocasionando tirones y pinchazos.

    Es importante tratarlo sin demora para mejores resultados en manos de un fisioterapeuta, puesto que las molestias que pueden quedar podrían ser crónicas. El tratamiento a seguir será individualizado, con el uso de aparatología o no, según requiera cada caso.

    Consejos previos y posteriores a una cesárea

    Si ya sabes que te van a realizar cesárea, hay algunas recomendaciones que me gustaría compartir contigo para que vayas lo más preparada posible al parto:

     Para una óptima cicatrización, es imprescindible un adecuado cuidado de la piel, aunque la genética juega un importante papel. Hay mujeres con tendencia a formar queloides en sus cicatrices. La piel siempre ha de estar bien hidratada, antes y después de la cesárea.  Un estado de defensas bajo dificulta la cicatrización. El estrés o un mal descanso pueden afectar al sistema inmunitario, así que debes comprender que necesitas descansar y estar tranquila. Incluso después del parto, aún con un recién nacido al que hay que atender, debes seguir cuidando tu propia salud. Muchas tareas pueden dejarse sin hacer o delegarse en otras personas. El tabaco o una mala alimentación afectan enormemente a la salud de la piel.  Evita, en la medida de lo posible, la exposición al sol. Es mejorusar un factor de protección solar 50. Una vez ya te hayan practicado la cesárea y puedas tomar el sol de nuevo, cubre la cicatriz con la braguita del bikini si vas a la playa.

    Cómo mejorar el aspecto de la cicatriz de la cesárea

    La mejor forma de lograr un buen aspecto en la cicatriz es la prevención.

    Una mala cicatrización puede solucionarse y que deje de causar molestias, pero el aspecto estético puede no ser el deseado.

    Una vez no haya grapas ni puntos, es muy beneficioso realizar a diario sobre la cicatriz un masaje con aceite de rosa mosqueta o blastoestimulina. Además de tener propiedades calmantes y cicatrizantes, con el masaje se favorece la circulación en la zona, aumentando así la capacidad de regeneración de la piel.

    Cuándo puedo quedarme embarazada tras una cesárea

    Es muy importante respetar el periodo aconsejado de 2 años entre una cesárea y un nuevo embarazo, puesto que, aunque el aspecto de la piel haga tiempo que sugiera una recuperación completa, los tejidos internos tardan más en cicatrizar. Y es que un embarazo antes de que haya transcurrido este tiempo conlleva más riesgos de rotura uterina, mala inserción de la placenta, aborto y parto prematuro.

    Conclusiones

    Ya ves que, aunque se trate de una herida importante, desde el primer momento en el hospital, la cicatriz de la cesárea recibe los cuidados adecuados. Luego, en casa, debes ser tú la que siga con esas curas que harán que te recuperes mejor y que tu piel se regenere y fortalezca correctamente.

    La cicatriz de la cesárea formará siempre parte de tu cuerpo y será la huella de nacimiento de tu bebé. Esos centímetros de piel que hoy cuidas, mañana los recorrerá tu hijo con sus deditos queriendo saber todo sobre el día en que llegó a tu vida y escuchará fascinado la historia sobre cómo os conocisteis.

    Sobre la autora: Jade Magdaleno, matrona y sexóloga, ha trabajado durante años en el Hospital La Paz de Madrid, a la vez que pasa consulta y hace preparación al parto en una clínica privada.

    Compagina su actividad asistencial con la docencia en la facultad de enfermería de la Universidad Autónoma de Madrid y en la Universidad Católica de Ávila, donde es la responsable de los posgrados universitarios para matronas.

    Es además autora del blog matronaonline, en el que habla tanto de maternidad como de salud sexual y reproductiva.

    ¿Te ha resultado útil?

    (Votos: 2 Promedio: 5)

    ·····

    Si este artículo te ha resultado útil, te agradeceré mucho que lo compartas haciendo clic en alguna de las redes sociales de abajo. No te cuesta nada y a nosotros nos ayuda un montón, ¡muchas gracias!

    Actualizado en enero 2021

    Источник: https://blogdelbebe.com/cicatriz-cesarea/

    Cuidar la cicatriz de la cesárea

    Cuidados de la cicatriz de la cesárea

    Si tu bebé llegó al mundo mediante una cesárea o estás próxima a tener un parto por esta vía, hay algunos datos importantes que debes conocer sobre cómo cuidar la cicatriz de la cesárea, calmar posibles dolores y qué movimientos o posturas evitar. Si tienes dudas con respecto a este tema, esperamos ayudarte a aclarar el panorama con algunos consejos y recomendaciones.  

    Ten en cuenta que se trata de una intervención quirúrgica a nivel abdominal que debilitará los músculos del área, por lo tanto, mientras transcurren las primeras semanas no debemos hacer ningún tipo de esfuerzo que impacte de manera muy exigente en nuestro abdomen.

    Los primeros días de la llegada del bebé pueden ser un poco demandantes, no habrá problema en que cargues al recién nacido, pero el resto de las tareas del hogar deberán esperar.

    Solicita ayuda para este tipo de actividades, sobre todo, si requiere que levantes objetos pesados. Si tienes otros niños en casa es mejor que no los cargues hasta haber sanado la cicatriz de la cesárea.

    Manejar el auto, así como usar muy pronto las escaleras, son acciones que deberías posponer.

    ¿Cómo limpiar la cicatriz de la cesárea?

    Inmediatamente después de la cesárea, mientras te encuentre todavía en el hospital, los doctores colocarán un apósito sobre la herida y seguramente se encargarán de vigilar que, durante las primeras horas o los primeros días, todo marche en orden.

    Es importante que no haya hemorragia ni señales de infección.

    Luego, lo más seguro es que recibas indicaciones sobre cómo cuidar la cicatriz de la cesárea por parte de tu médico, pero si en casa surgen dudas, a continuación te dejamos algunas recomendaciones esenciales para que no tengas ninguna complicación al momento de realizar los cuidadosde la cicatriz.

    Lavar con agua y jabón

    Lo fundamental sobre la limpieza de la cicatriz de la cesárea es que no necesita cuidados excesivos ni especiales. Lo más recomendable es que mantengas el área limpia empleando agua y jabón.

    Usar implementos como esponja no es la mejor idea pues se podría quedar enganchada en los puntos o grapas, lo mejor es usar la mano. Para secar la herida puedes utilizar una gasa estéril sin hacer demasiada fuerza ni arrastrarla sobre la cicatriz.

    Después de que remueven el apósito que usaron en el hospital, no sería conveniente, ni necesario, que tapes la cicatriz nuevamente.   

    Algunos médicos recomiendan  después del baño aplicar una solución antiséptica sobre la herida. Aunque no sea estrictamente necesario, puede ayudarte a prevenir una posible infección.

    Lo más importante sobre este dato es que no uses ningún tipo de antiséptico que contenga yodo entre sus componentes porque esta sustancia podría llegar al bebé a través de lactancia y, además, tiende a hacer más complicado retirar las grapas porque sus componentes la fijan a la piel.

    En cambio, podrías utilizar una solución como la clorhexidina.

    Mantener la cicatriz hidratada

    Luego de que se retiren lo puntos de la cicatriz, aproximadamente unos diez días después del alumbramiento, continuará la cicatrización de manera progresiva.

    Es natural que hasta que no esté curada del todo presentes picazón, tirantez o adormecimiento de la piel en esa zona, por ello, es muy importante que durante este proceso mantengas la cicatriz de la cesárea muy bien hidratada.

    La hidratación será vital para disminuir la inflamación en la zona, te ayudará a que la cicatriz de la cesárea no se oscurezca demasiado, tendrás una mejor textura y, lo más importante, disminuirá la posibilidad de que aparezcan queloides.

    Masajea la cicatriz de la cesárea

    A medida que vaya reduciendo el dolor en el área y que ya se hayan retirado las grapas, hacer masajes en la zona de la cicatriz de la cesárea puede ser muy beneficioso.

    Está comprobado que masajear suavemente puede lograr reducir el volumen de la cicatriz y que poco a poco se vaya disimulando.

    Puedes hacerlos tu misma dando pellizcos delicados sobre la piel.

    Uso de analgésicos

    Durante el embarazo el útero aumenta considerablemente su tamaño y una vez que ocurre  el parto empezará a contraerse hasta llegar a su estado natural.

    Este proceso puede generar algunas molestias en la zona que, dependiendo del caso, pueden ser poco tolerables, sobre todo cuando se llevó a cabo una cesárea debido a que el útero queda mucho más sensible por la cirugía.

    Para calmar estos dolores es posible tomar analgésicos o antinflamatorios según lo recete tu médico de confianza. Es muy importante que cualquier medicamento que ingieras durante y meses después del embarazo sea bajo supervisión médica. Ante cualquier dolor intenso lo mejor es recibir asistencia médica y así evitar complicaciones.

    Источник: https://ecosweetbaby.es/cuidar-la-cicatriz-de-la-cesarea/

    Cuidados de la cicatriz de la cesárea: qué tienes que saber

    Cuidados de la cicatriz de la cesárea

    Ya hemos hablado en varias ocasiones sobre la cesárea y las implicaciones que tiene esta cirugía abdominal en el cuerpo y la salud de la mujer.

    Muchos son los cuidados que se requieren tras la operación, no sólo a nivel externo -es decir, estético- sino también a nivel interno. Hoy repasamos cuáles son esos cuidados y cómo debemos ponerlos en práctica.

    Durante la cesárea, las capas más profundas de la piel son cosidas por material reabsorbible que nuestro cuerpo asimila con el paso de los días. El tejido visible, es decir, la piel, se cose con diferentes técnicas como grapas, puntos sueltos no reabsorbibles, sutura intradérmica…

    Tras la operación, lo más probable es que te coloquen un gran apósito cubriendo la herida, cuya finalidad es prevenir el sangrado tras la reciente sutura. Durante el tiempo que permanezcas en el hospital, los profesionales vigilarán el estado de ese apósito, para detectar posibles señales que indiquen sangrado o infección.

    Cuando el médico lo considere oportuno, te dará indicaciones precisas para retirar el apósito y dejar al aire la herida, y a partir de ese momento deberás mantener una serie de cuidados superficiales que evitarán que la herida se infecte o se abra:

    • Higiene de la herida: hay que lavarla con agua y jabón diariamente, evitar el uso de esponjas que pueda engancharse en las grapas o en la costura y secarla muy bien con ligeros toquecitos ayudándonos de una gasta estéril.
    • En algunos hospitales se aconseja también usar un antiséptico para curar la herida tras el baño, pero es importante saber que si se ha optado por dar el pecho hay que evitar las soluciones con yodo ya que pasan al bebé a través de la leche materna.
    • No será necesario cubrir la herida con ningún apósito, a no ser que el médico o la matrona te hayan aconsejado otra cosa.
    • Debemos evitar que la ropa presione, roce o pueda engancharse en la cicatriz. Es mejor optar por prendas holgadas y braguitas de papel desechables.

    En estos primeros días hay que vigilar que la herida no huela mal, supure, sangre, esté caliente o adquiera un aspecto feo. Podremos experimentar tirantez y cierto picor que nos indican que la cicatrización externa se está llevando a cabo correctamente.

    Puede que transcurridos cuatro o cinco días tras la cesárea te sientas fuerte, casi recuperada y ansiosa por recuperar tu vida normal y comenzar a ocuparte de tu bebé al cien por cien. Pero no debes confiarte. Es importante que descanses el mayor tiempo posible, que no conduzcas, subas o bajes escaleras ni cojas peso.

    Pide a alguien que te de a tu bebé cuando quieras tenerlo en brazos o darle el pecho, y si ciertas tareas como acostarle en su cuna o bañarle te requieren forzar posturas, es mejor que por el momento se encargue otra persona de hacerlas. Piensa que si la herida se abriera, el post-operatorio se complicaría y alargaría bastante más.

    Es normal que la herida duela, pues se trata de una cirugía mayor, pero ese dolor debería ir remitiendo poco a poco, y en ningún caso debe doler una parte de la herida más que otra o aparecer un nuevo foco doloroso que antes no teníamos.

    Cómo cuidar la cicatriz tras la retirada de los puntos

    Si no se ha utilizado sutura convencional los puntos se reabsorberán solos, pero si no es el caso, los puntos o las grapas suelen ser retirados al cabo de los 10 o 12 días tras la cesárea.

    Será la matrona o el ginecólogo quien te los quite en consulta, tras haber valorado la herida y su estado de cicatrización.

    En caso de que la herida aún no hubiera cicatrizado por completo, es posible que te quiten solo algún punto y te citen para retirar el resto al cabo de unos días.

    Una vez quitados los puntos sentirás un gran alivio, pero también una sensación de hormigueo y adormecimiento en torno al área de la cicatriz. No te preocupes, es totalmente normal y tardarás tiempo en recuperar la sensibilidad de la piel.

    Por eso, con el objetivo de aumentar la vascularización y ayudar a recuperar la sensibilidad alrededor de la cicatriz, los expertos aconsejan masajearse diariamente la zona con aceite de rosa de mosqueta, pues se trata de un tipo de aceite con propiedades hidratantes, calmantes y regeneradoras.

    Cómo cuidar la cicatriz tras la cuarentena

    Pero los cuidados de la cicatriz no deben quedarse ahí, y pasada la cuarentena, y siempre bajo del criterio médico o la matrona, es recomendable acudir a un centro especializado en el postparto para que nos hagan una valoración de la cicatriz y traten las adherencias que hayan podido formarse en el tejido.

    Igualmente, se aconseja evitar el sol en esa zona durante los seis meses siguientes a la operación, con el fin de evitar cambios en la pigmentación de la piel.

    Principales complicaciones de la cicatrización de la cesárea

    Hay casos en los que la cicatrización no se lleva a cabo correctamente y surgen problemas derivados que deben ser tratados por el especialista. Algunos ejemplos serían:

    • Infección: se caracteriza por rojez, calor y dolor en la zona. También puede aparecer fiebre y supuración. Según los expertos, ciertos factores como la obesidad, la diabetes gestacional, la desnutrición o la inmunodepresión podrían aumentar el riesgo de infección.
    • Dehiscencia: ocurre cuando la herida se abre, ya sea por causa de una infección, porque el hilo que la cierra se afloja o porque se suelta alguna grapa. En estos casos aparece un sangrado abundante que no cede con la presión de la herida.

    En ambas situaciones es fundamental acudir de inmediato al hospital para que la herida sea valorada por un profesional y se tomen las medidas pertinentes para su curación.

    En lo que respecta a problemas de cicatrización a largo plazo, destacarían principalmente dos:

    • La aparición de queloides: se trata de un exceso de cicatrización que además de afearla puede picar y doler. Es muy difícil prevenir la aparición de queloides, pues en su formación intervienen diversos factores entro los que se encuentra la genética. Si es tu caso, es recomendable consultarlo con un dermatólogo que te proponga tratamientos estéticos que ayuden a rebajar el volumen de la cicatriz y las molestias asociadas.
    • La aparición de las adherencias, provocadas por tensiones internas tras la suturación que impiden el movimiento normal, tanto del músculo como de la fascia abdominal.

    Si las adherencias no se tratan correctamente con un fisioterapeuta, no solo se verá afectado el útero sino también a los músculos abdominales y al tejido conectivo, provocando diferentes síntomas que van desde dolor constante en la zona de la cicatriz y alrededores, hasta molestas en las relaciones sexuales, o tensión en el abdomen e hipersensibilidad al tacto.

    ¿Cuándo volver a quedar embarazada tras la cesárea?

    Aunque todo dependerá de cada caso particular y del criterio médico, por lo general, tanto si se ha dado a luz por vía vaginal como si ha sido una cesárea, la OMS no recomienda un plazo inferior a dos años entre embarazos y, en cualquier caso, nunca menos de 18 meses por el riesgo de parto prematuro y otros problemas para la madre.

    Fotos | iStock

    En Bebés y Más | «Mi cesárea respetada fue la experiencia más bonita de mi vida»: cuatro madres nos comparten sus historias de cesáreas humanizadas

    Источник: https://www.bebesymas.com/consejos/cuidados-cicatriz-cesarea

    La cicatriz de cesárea: cómo cuidarla y mejorar su aspecto

    Cuidados de la cicatriz de la cesárea
    Publicado a las 12:42h en Maternidad por AtempoCare 0 Comentarios

    Lidiar con la molestia de la cicatriz es una fase más por la que las mamás que habéis tenido un parto por cesárea puede que tengáis que pasar.

    Una vez se han caído o reabsorbido los puntos, las molestias pueden continuar. Ten en cuenta que la cesárea es una cirugía mayor. Puede que la herida ya esté curada, pero el tejido no se ha recuperado del todo.

    ¿Cómo debemos cuidar la cicatriz de cesárea para devolverle la elasticidad a la piel y evitar problemas mayores?

    Cuidados básicos de la cicatriz de cesárea: sigue las indicaciones del personal sanitario

    Sobre los cuidados post quirúrgicos de la cirugía de cesárea, el personal sanitario del mismo hospital te explicará cómo debes limpiarla y mantenerla. Normalmente se aconseja lavar con agua y jabón y dejarla expuesta (pero dependerá de las indicaciones del personal de enfermería, matrona o ginecólogo).

    Al principio notarás el área de la incisión ligeramente hinchada y más rosado que el resto de la piel; esto es totalmente normal. Aunque el dolor pueda pasar en 2 ó 3 días, es muy probable que notes la zona sensible o de lo contrario, insensible o “acartonada” durante varias semanas más.

    A medida que la herida cicatriza, notarás que la piel vuelve a su tono normal.

    Fisioterapia para la recuperación de la piel

    En la mayoría de los casos, a partir de los diez-quince días desde la operación, la herida cicatrizará y el personal sanitario podrá retirar los puntos o las grapas que nos hubieran puesto.

    A partir de aquí, es todo recuperación, pero si no hacemos nada, la zona puede seguir causándonos molestias, la piel puede mantenerse tirante, podemos no sentirnos cómodas con el aspecto de la cicatriz, o incluso podemos desarrollar otros problemas, como las adherencias.

    Masajes en casa: favoreciendo la regeneración de la piel

    Los masajes son un recurso que muy probablemente te recomiende la matrona en el momento de quitarte los puntos.

    Masajearnos diariamente la cicatriz con aloe vera o aceite de rosa de mosqueta ayuda no sólo a hidratar la piel, sino también a regenerar el tejido.

    Si convertimos esta práctica en un hábito, facilitaremos la recuperación de la elasticidad natural de la piel en la zona de la herida. Además, con el tiempo, veremos cómo la marca de la cicatriz se ve cada vez menos.

    Por otro lado, los masajes también disminuyen la probabilidad de desarrollar queloides (un queloide es una hipertrofia de la cicatriz, es decir tejido que ha crecido de manera exagerada dándole un aspecto abombado).

    Fisioterapia durante el postparto: masajes especializados para evitar las adherencias

    Además de los masajes diarios en casa, lo mejor para ayudar a tu cuerpo a recuperarse es acudir a un fisioterapeuta especializado en postparto.

    Un especialista puede hacer seguimiento de la evolución de la cicatriz y asesorarte sobre tu recuperación de la mejor manera.

    La cesárea, a fin de cuentas, es una cirugía abdominal, por lo que requiere que le dediquemos una atención cuidada para terminar de recuperarnos por completo y no sufrir secuelas en el futuro.

    Una de las consecuencias más comunes de una cirugía abdominal, como la cesárea, es el desarrollo de adherencias. Las adherencias son partes del tejido de las cicatrices internas que pueden conectar dos órganos o áreas que no deberían estar conectados.

    A largo plazo, pueden provocar obstrucciones en los órganos afectados.

    Entre los síntomas de las adherencias provocadas por la cesárea se encuentra tener dolor constante en la zona abdominal, sentir molestias durante las relaciones sexuales y tener hipersensibilidad al tacto en el área de la cicatriz.

    Un fisioterapeuta especializado nos dará masajes no sólo a nivel superficial, que ayudan a regenerar la elasticidad de la piel, sino también a nivel profundo, movilizando las estructuras internas que se han visto afectadas por la cicatriz. De esta manera, evitaremos la formación de adherencias que puedan afectarnos en el futuro.

    Terapia con INDIBA

    INDIBA es un tratamiento de radiofrecuencia no invasivo e indoloro que favorece la aceleración de los procesos naturales de recuperación del cuerpo. Alivia el dolor desde el primer momento y es empleado en todo tipo de casos de recuperación.

    En el caso de las mamás que hemos tenido un parto por cesárea, el tratamiento INDIBA nos ayuda a mitigar el dolor y las molestias causadas por la herida, además de favorecer la regeneración de los tejidos muy rápidamente.

    La terapia con INDIBA es uno de nuestros servicios dentro de la recuperación postparto. Si quieres saber más sobre ella no dudes en ponerte en contacto con nosotros.

    Permitirle a nuestro cuerpo recuperarse tras el parto es fundamental y es lo mejor que podemos hacer para cuidar de nuestra salud, de la que ahora depende además una pequeña personita.

    Nuestro cuerpo tiene una gran capacidad de recuperación, especialmente después de un hito como el parto .En el caso de las mamás por cesárea, tenemos que extender los cuidados un poco más debido a la envergadura de la cirugía, pero, por suerte, estos son no invasivos y nos pueden ayudar a evitar problemas como las adherencias, las cicatrices tirantes y los problemas estéticos.

    Источник: https://atempocare.com/la-cicatriz-de-cesarea-como-cuidarla-y-mejorar-su-aspecto/

    La recuperación de la cesárea: cuidados de la cicatriz

    Cuidados de la cicatriz de la cesárea

    La recuperación de la cesárea es más lenta que la de un parto vaginal y requiere algunas precauciones extras. Hay que evitar esfuerzos y, sobre todo, proteger la herida al realizar determinados movimientos para que la cicatriz no sufra.

    Yo he pasado por tres cesáreas,así que sé de lo que hablo. En el posparto de la cesárea de mi primer hijo se me saltó un punto por moverme más de la cuenta antes de lo debido.

    Fue un susto, pero después de esta llamada de atención, en las siguientes cesáreas  tuve más cuidado y me recuperé mucho antes.

    La recuperación de la cesárea es más rápida que hace unos años

    Las técnicas quirúrgicas que se emplean en la actualidad han hecho que la recuperación de la cesárea sea más rápida.

    Hace años, la madre no se levantaba hasta que habían pasado 24 horas y después pasaba una semana en el hospital.

    Hoy, si todo va bien, se pone en pie en seguida (lo cual ayuda mucho a reducir los gases que se acumulan con la intervención quirúrgica abdominal) y recibe el alta a los dos o tres días.

    De hecho, en mi caso, como mis hijos se llevan unos cuantos años entre sí, tras mi primera cesárea pasé casi una semana en el hospital y tras la tercera, apenas dos días.

    Además, poco a poco los hospitales van aprobando programas de cesárea humanizada que permiten la presencia del padre en el quirófano y facilitan el contacto piel con piel con el recién nacido y el inicio de la lactancia cuanto antes y todo esto, que es bueno para la madre ayuda a que la recuperación física sea más rápida.

    Importante: evitar los esfuerzos abdominales

    La recuperación de una cesárea es más complicada que la de un parto vaginal porque a  las molestias habituales del puerperio, se añaden los síntomas de la intervención quirúrgica, como el dolor en la herida y la acumulación de gases. Los gases pueden llegar a ser muy molestos, pero remiten en cuanto te empiezas a mover. Por suerte, ahora se intenta que la madre se levante cuanto antes.

    La cesárea es una intervención quirúrgica. Por eso, aunque haya un recién nacido al que cuidar, hay que evitar la tentación de hacerse la fuerte y, procurar descansar y cuidarse, factores que además, ayudan a prevenir la depresión posparto.

    Durante los primeros días necesitarás ayuda para incorporarte y moverte

    Al menos en las tres primeras semanas hay que evitar subir y bajar escaleras, realizar tareas domésticas, conducir y cargar pesos. Después, conviene consultar con la matrona o el ginecólogo qué nivel de esfuerzo se puede hacer.

    Sobre todo al principio, la herida molesta bastante al levantarse y realizar cualquier esfuerzo que suponga una tensión el abdomen (estornudar, toser…). Para proteger la herida conviene sujetar la zona de la incisión con las manos cuando se vaya a hacer un movimiento (o a toser).

    Posturas para proteger la herida de la cesárea

    • Hay que evitar los movimientos que impliquen doblar el abdomen, como cambiar el pañal del bebé sobre una cama (es mejor hacerlo sobre una superficie alta). Si tienes que agacharte a coger algo, hazlo doblando las rodillas con la espalda recta en lugar de curvando la espalda (en realidad  deberías hacerlo así siempre para no sufra la columna).
    • Hasta que la herida deje de molestarte, evita el calzado que te obliga a curvar la espalda para abrocharlo.
    • Para levantarte de la cama sin doblar el abdomen, lo más cómodo es  ponerte de lado y apoyarte e en el codo para incorporarte.
    • Cuando vayas a sentarse o ponerte de pie, flexiona el cuerpo hacia delante y dobla las rodillas protegiendo la herida con las manos.
    • Al dar el pecho hay que evitar que el bebé se apoye sobre la herida. Parece obvio, pero si nadie te lo dice es posible que no se te ocurra.

      Cuando nació mi primer hijo en una cesárea de urgencia, agradecí mucho que una visita, que también había tenido a su hijo por cesárea, me recomendara colocarme un almohadón sobre la herida. Hasta entonces nadie había caído en el que el bebé podía darme pataditas en la tripa.

       Además, al colocar al recién nacido sobre un almohada o un cojín, se acercar mejor al pecho. 

    • Hay una postura muy práctica para dar el pecho sin que el bebé se apoye en el abdomen, que además es muy buena para vaciar el pecho: el balón de rugby (el bebé mama tumbado boca arriba o de lado sobre un almohadón, bajo el brazo de la madre).

       

    • Por la noche, lo más cómodo es amamantar tumbada de lado, en la cama. Para que no el bebé te golpe la herida sin querer, puedes proteger el abdomen con un cojín pequeño. 
    • Puedes ampliar información en este artículos posturas para dar el pecho tras una cesárea

    Cuidados de la cicatriz de la cesárea

    La cicatriz de la cesárea no precisa ningún cuidado especial

    • Basta con la ducha diaria y con secarla bien, con una gasita estéril, dando toques suaves.
    • Una vez que se retiran las grapas (en 7-10 días), viene bien masajear la zona con aceite de rosa mosqueta para facilitar la cicatrización. Cuando se dan puntos, suelen ser reabsorbibles.
    • Los primeros meses es normal notar tirantez, picor e incluso la sensación de que la zona está acorchada, como dormida,  (a mí me ocurrió en la primera cesárea, después como me abrieron por el mismo sitio ya no note nada especial.
    • Algunos ginecólogos recomiendan utilizar una faja posparto las primeras semanas para que la mujer se sienta más cómoda.

    Información básica sobre Protección de Datos para los comentarios:

    • Responsable: Marta Rubio del Castillo. Más info
      Correo electrónico: info@mujerymadrehoy.com
    • Finalidad: Moderación de comentarios para evitar el spam y gestión de suscripciones al blog. No usaré el mail para ningún tipo de fines comerciales ni publicitarios.
    • Legitimación: Consentimiento del interesado.

    • Derechos: A acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos detallados en la información adicional.
    • Información adicional: Disponible la información adicional y detallada sobre la Protección de Datos Personales de mi web en política de privacidad

    ¿Piel con piel en una cesárea? Así se hace Qué se puede hacer y qué no en el posparto

    Por qué se duermen las manos en el posparto y cómo prevenir el hormigueo

    Reducción de jornada por cuidado de hijo: tú eliges el horario

    Источник: https://www.mujerymadrehoy.com/recuperacion-de-la-cesarea-y-cuidados-de-la-cicatriz/

    Embarazo saludable
    Deja una respuesta

    ;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: