¿Debo llevar a mi hijo a la guarde? Beneficios de la escuela infantil

Contents
  1. Cuándo llevar a un bebé a la guardería
  2. Guardería o Cuidador/a en casa para el bebé
  3. Consejos para el primer día de guardería
  4. Cómo elegir una buena guardería
  5. Escuela Infantil ¿si o no?
  6. La socialización y la etapa de egocentrismo
  7. ¿No debemos darle la posibilidad de estar con otros niños?
  8. ¿Los niños se relacionan con otros antes de los 3 años?
  9. ¿Necesitan los niños ir a la guardería para socializar?
  10. El desarrollo social de los niños
  11. 4 a 7 meses
  12. 8 a 12 meses
  13. 1-2 años
  14. 3-4 años
  15. ¿Es imprescindible la guardería para que socialicen correctamente?
  16. ¿Significa esto que los niños no necesitan estar con otros niños?
  17. Beneficios de la Escuela Infantil | Trazos
  18. La importancia de la escuela infantil
  19. Beneficios de llevar a tu hijo a la escuela infantil
  20. Estas son algunas de las principales ventajas:
  21. Confía en nuestro Centro de Educación Infantil Trazos
  22. ¿Te da pena llevar a tu hijo a la guardería? ¿Cómo lo pasamos las mamás el primer día de la guardería? Yo ya he hecho callo..
  23. ¿Cómo debes prepararte para el primer día de guardería?
  24. Mi consejo para la adaptación a la guardería: 
  25. Ahora queda una cuestión, ¿Cómo afrontas tú dejar a tu bebé en la guardería el primer día?
  26. Mi consejo para ti para el último momento en la puerta de su clase:
  27. Mi experiencia con los primeros días de guardería
  28. ¿Le apuntamos a la guardería o escuela infantil?
  29. Las  escuelas infantiles realizan una maravillosa función cuidando de nuestros hijos cuando nosotros no podemos hacerlo. Son profesionales de la materia y saben cómo hacerlo.
  30. Autora de:

Cuándo llevar a un bebé a la guardería

¿Debo llevar a mi hijo a la guarde? Beneficios de la escuela infantil

Dejar al niño en un centro de educación preescolar es una disyuntiva a la que, cada vez con más frecuencia, se enfrentan las familias en las que ambos padres trabajan.

La decisión no es fácil, así que conviene tomarla despacio, con precaución y en el momento más oportuno para el desarrollo del niño y cuando sea capaz de aceptarlo.

Guardería o Cuidador/a en casa para el bebé

Hay padres que dudan entre una escuela o un cuidador en casa. La segunda opción tiene la ventaja de que el niño permanecerá en un ambiente conocido y familiar para él, además de evitar a los padres la adaptación a otros horarios.

Por su parte, la escuela ofrece la seguridad de que el pequeño estará atendido por personal cualificado en un ambiente que facilitará su socialización.

Lo importante en ambos casos es asegurarse de que el cuidador no se sienta abrumado, bien porque tenga que compaginar la atención al niño con tareas domésticas bien porque tenga a su cuidado demasiados niños.

Otra preocupación común entre los padres es saber cuál es el momento ideal para llevar al niño a la guardería. En la medida de lo posible, hay que evitar llevarlo antes de los tres meses de vida, ya que ese primer periodo es crítico en la organización del vínculo materno.

También se debe evitar el periodo entre los seis meses y los dos años, ya que el sexto mes coincide con la ansiedad de separación del niño: se trata de la etapa en que el pequeño se agita cuando la madre se va y se queda con un extraño.

Más adelante aparece el período de extrañamiento, una época, entre los cuatro y los diez meses, que alcanza su mayor intensidad en torno a los 8 meses. Es cuando el niño toma conciencia de sí mismo como alguien diferente, cada persona le recuerda la ausencia de su madre y siente miedo del extraño.

Después de esta etapa, que dura alrededor de un mes, será sensible a las experiencias novedosas pero habrá aprendido a manejarlas. Dada la importancia de esta etapa para el desarrollo afectivo posterior, es preferible evitar una separación en esta época. Si no hay más remedio, conviene dedicar al niño más mimos y prepararle antes de dejarle con desconocidos.

Está demostrado que los niños menores de tres años protestan más por la separación de sus padres que los que superan esta edad. A partir de los tres años, el niño ya ha adquirido la representación interna estable de su madre como ser diferente de él, lo que le permite tolerar su ausencia.

Consejos para el primer día de guardería

La adaptación del niño a la escuela o a la guardería también dependerá de:

  • Si es hijo único, el primogénito o el menor de varios hermanos.
  • Su temperamento.
  • Las experiencias previas de separación.
  • Las relaciones con sus propios padres.

Por ello, en el momento de llevar a la guardería al niño hay que cuidar de cómo hacerlo:

  • Hay que evitar una integración brusca.
  • No se debe pasar de una dedicación exclusiva al hijo a la total incorporación a la vida laboral o a la jornada completa.
  • La integración brusca aumenta la preocupación maternal y puede conducir al niño a rechazar la alimentación y a una pérdida de peso.
  • A veces, las guarderías no permiten una integración progresiva debido a razones de organización interna, pero eso es contraproducente para los niños.Al elegir el centro, conviene tener esta posibilidad en cuenta.
  • Lo más prudente es llevar al niño unos días antes de que la madre se incorpore a su trabajo, de manera que sea ella quien le lleve y recoja los primeros días.
  • Procurar que no coincida el comienzo de la etapa escolar con otros cambios, como el destete o el traslado del niño de la habitación de los padres a la suya propia, con el nacimiento de un hermano, con un viaje de los padres…
  • Es aconsejable llevar al niño a conocer la escuela infantil antes de dejarle la primera vez. Algunas escuelas tienen esto en cuenta y piden a los padres que los lleven solo un rato los primeros días y que ellos permanezcan con el niño.
  • Cuando se deje ya al niño en la escuela, hay que informarle de que sus padres se van, pero sin prolongar la despedida ni volverse para mirarle. Además, los padres deben evitar gestos de preocupación o pena.
  • Hay que informar al niño de cuándo se volverá a recogerle y cumplir con la cita puntualmente para que no tenga la sensación de que ha sido abandonado. También es importante que el niño sepa quién le va a ir a buscar.
  • Hay muchos niños que se adaptan bien al principio y luego dan señales de regresión.
  • En algunos casos, pueden aparecer problemas de sueño, alimentación o rabietas que habían sido superadas.
  • Lo importante es que los primeros días los padres dediquen más mimos y atención al niño para que así pueda desahogarse del estrés a que conduce todo cambio.
  • Hay niños que temen que les pase algo a sus padres si ellos se van, o que sus padres se queden jugando con su hermano pequeño y se olviden de ellos. Es importante tranquilizar al niño diciéndole que no van a permitir que le pase nada.

Cómo elegir una buena guardería

  • La distribución física y el grado de adaptación de los ritmos de actividad, enseñanza y descanso de cada individuo reflejan el enfoque pedagógico de la escuela.
  • Es importante evaluar la capacidad de los profesionales para mostrarse afectuosos y pacientes, y la importancia que el centro da a la individualidad de cada niño.
  • Es importante que el cuidador sepa reforzar en el niño una sana imagen de sí mismo, lo que le ayudará a aprender y a sentir que controla su aprendizaje.
  • Es más adecuado buscar una escuela donde se deja a los niños experimentar, jugar, sentir y expresarse que una escuela donde los preparen para competir, porque, si un niño se aburre o siente frustración en la guardería o en la escuela infantil, es probable que no tenga ganas de aprender después, cuando alcance la edad apropiada para ello.
  • Hay niños precoces que se agotan más adelante, porque se les ha exigido demasiado y no se ha tenido en cuenta su disposición.
  • La escuela ideal es la que tiene personal sensible, ambiente alegre, divertido, limpio, y en la que haya posibilidad de hablar con el cuidador para que nos informe a diario de cómo pasa el niño el día.

En definitiva, la escuela ideal es aquella en la que a uno le gustaría quedarse cuando la va a ver.

Mar García Orgaz. Psicóloga clínica.

Источник: https://www.conmishijos.com/bebes/mes-a-mes/cuando-llevar-a-un-bebe-a-la-guarderia/

Escuela Infantil ¿si o no?

¿Debo llevar a mi hijo a la guarde? Beneficios de la escuela infantil

Que las guarderías son necesarias para que madres y padres podamos compatibilizar el trabajo con el cuidado de los buenoshijos es una realidad.

Al igual es también una realidad que las bajas por maternidad/paternidad deberian ser más largas para que los niños no entraran tan bebés en las escuelas infantiles. Sobre la necesidad o no de estos centros en los primeros años de vida del niño hay muchas opiniones.

Hoy nuestra colaboradora Alejandra Melús nos da su visión como experta en Atención Temprana. ¡Esperamos vuestra opinión!

* Podéis seguirla en @melusalejandra y en su BLOG.

Siempre que se habla de las escuelas infantiles, se abre un debate entre los que llevan a sus buenoshijos y defienden esta escolarización, y os que creen que llevarlos tan pequeños no aporta nada positivo.

Hoy os vengo a hablar de todo ello, teniendo en cuenta tanto la posición de la familia hoy en día, donde la mayoría opta por trabajar tanto la madre como el padre, como la del buenhijo y lo que en él aporta esta escolarización temprana.

Las escuelas infantiles surgen por la necesidad de los padres de tener un espacio adecuado, adaptado y pensado para los niños, bajo el cuidado de profesionales, que nos permita seguir desempeñando nuestro campo profesional y así podamos seguir creciendo en aquello en lo que hemos trabajado tanto, sin realizar un parón excesivo y teniendo la posibilidad de delegar en un organismo externo a la familia y a su vez seguir teniendo los mismos ingresos en la economía familiar.

Por lo tanto, las escuelas infantiles son un espacio realmente pensado para cubrir las necesidades de los adultos y no las de los niños, aunque las actividades estén diseñadas para enriquecer a los buenoshijos en cada una de sus áreas.

La socialización y la etapa de egocentrismo

Seguramente habréis oído hablar del término “socialización”, ya que está muy en auge enfocar la escolarización temprana de los niños partiendo de este concepto como objetivo fundamental.

La socialización de los niños no es más que integrarles en sociedad, con otros niños, para que puedan aprender a convivir, a desarrollarse en un entorno con sus iguales, a jugar en grupo o seguir normas sociales.

La realidad es que los niños hasta los tres años pasan por una etapa de egocentrismo, donde viven su propia realidad de los hechos, sin empatizar con el entorno o sin sentir la necesidad de convivir con el resto según las normas básicas de convivencia.

Ellos no se relacionan con los otros por necesidad y mucho menos comprenden el concepto de compartir lo de sí mismos con el resto, ni su espacio, ni lo material, ni el afecto o la atención.

Por esto mismo, la socialización se empezará a dar a partir de que esa etapa cese y comience la siguiente, donde el niño esté preparado para formar parte de una sociedad, compartir experiencias y enriquecerse de ellas en grupo, disfrutando realmente de lo que le proporciona la socialización.

¿No debemos darle la posibilidad de estar con otros niños?

Sí, de hecho que estén con otros niños pondrá a su alcance muchos aprendizajes enriquecedores y positivos, como el hecho de imitar conductas, seguir al grupo, jugar por turnos, adquirir vocabulario, mejorara en el lenguaje expresivo y comprensivo, jugar de manera funcional y simbólica, compartir por obligación, esperar para recibir algo material o atención, y les dará mayor autonomía y habilidades para crecer en un ambiente que no está pensado sólo para él.

¿Los niños se relacionan con otros antes de los 3 años?

Claro que sí. Los niños se relacionan con el entorno y las personas desde que nacen, ya que somos seres sociales y para sobrevivir tenemos que convivir con el resto.

Pero es verdad que ellos se ven a sí mismos protagonistas de sus vidas, y no ven la parte fundamental y positiva de estar en sociedad.

Es decir, convivir como tal es relacionarse con el otro sabiendo ceder, empatizar, siguiendo normas, obedeciendo culturas y conductas.

Los niños tratan de formar parte del grupo, pero no se relacionan de forma consciente o activa con los otros, sino que aprenden estrategias para imponer su criterio o tratar de sobrevivir. No es una forma de socializar, ya que eso es un proceso complejo y que requiere mayor madurez. Es una manera de convivencia primaria.

Por lo tanto, la relación con otros niños desde pequeños sí que es positiva, pero teniendo en cuenta que para ello la única opción que hay no es sólo la escuela infantil, como muchos afirman, sino que existen también los grupos de juego, el parque, la ludoteca, la relación con su entorno (primos, hermanos, hijos de amigos…).

Añadir que son muchos los pediatras queafirman que no es igual afrontar una enfermedad con ocho meses que con tres años, ya que las defensas y el sistema inmunológico del niño, reacciona de diferente modo en cada edad, siendo éste cada vez más maduro.

Finalmente, decir que en la mayoría de las ocasiones, la escuela infantil no es una elección, sino la única opción para que podamos conciliar, si queremos seguir creciendo a nivel profesional y formar una familia, sin tener que renunciar a nuestro crecimiento personal y profesional. Algo que debería cambiar para que no sea nuestra única opción a la hora de tener hijos.

En conclusión , las escuelas infantiles son una gran herramienta de ayuda a los padres, pero no son necesarias e indispensables para el desarrollo de los niños menores de tres años, ya que lo que aprendan en ellas también pueden adquirirlo en familia, estando en contacto con su entorno y desenvolviéndose en un ambiente natural.

Lo mejor es no juzgar a aquellos que escojan tanto una opción como otra, porque nunca sabemos cuáles son las necesidades que han llevado a cada uno a escoger cada opción.

Y vosotras malasmadres, ¿qué pensáis de las escuelas intantiles?, ¿hacéis uso de ello?

Источник: https://clubdemalasmadres.com/guarderia-si-o-no/

¿Necesitan los niños ir a la guardería para socializar?

¿Debo llevar a mi hijo a la guarde? Beneficios de la escuela infantil

La necesidad de acudir a guardería o a Escuela Infantil para favorecer la socialización de los niños es una creencia bastante arraigada, pero… ¿qué hay de cierto en ella? Te contamos cómo se produce el desarrollo social de los niños desde el nacimiento hasta la edad preescolar y el papel de padres e iguales en él.

El desarrollo social de los niños

A muy grandes rasgos, y teniendo en cuenta que en lo que a desarrollo se refiere siempre hablamos de franjas de edad, estas son algunas de las características del desarrollo social de los niños:

Desde el nacimiento hasta los 3 meses el pequeño muestra sus necesidades a través de movimientos y llanto. En el primer mes es posible que aparezcan sonrisas, pero no será hasta el segundo cuando sean verdaderas muestras de placer.

Al principio puede que no aguanten mucho nuestra mirada, pero poco a poco irán sosteniéndola, iniciando con ello sus primeras interacciones sociales que darán paso a «protoconversaciones».

En esta etapa en realidad ya muestran satisfacción al estar con adultos de referencia (la/s figura/s de apego) y “saben” que podemos tranquilizarles y proporcionarle lo que necesitan.

4 a 7 meses

Entre los 4 y los 7 meses se producirá un gran cambio: los peques empiezan a demandar nuestra atención muy voluntariamente, a pedirnos ayuda, nos sonríen, balbucean…

Hacia el final de esta etapa, en el momento en que se mantienen sentados sin ayuda y tienen las manos libres pueden intentar llamar nuestra atención lanzando cosas, dando algún golpe…

El mundo (que no son ellos) empieza a interesarles (puede que giren la cabeza si escuchan a otro niño, por ejemplo).

8 a 12 meses

El niño se muestra cada vez más “interactivo” con nosotros, juegan y nos demandan atención y presencia. Es posible que aparezca cierto malestar cuando las figuras de apego se marchan o no están a su vista (que en algunos casos llamaríamos ansiedad de separación). Se empieza a forjar su sentido de identidad, y por ejemplo, ya se reconocen en el espejo.

1-2 años

Estamos en una etapa que se suele denominar “egocéntrica” en el sentido de que para ellos el mundo gira a su alrededor. Desean mantener contacto con las figuras de apego y jugar con nosotros. El niño sabe que existen otras personas y les producen interés, pero ni se plantea qué sienten o piensan (“todos piensan igual que yo”).

Es posible que muestren interés por otros peques, especialmente por los que son mayores que ellos, y que intenten imitarlos (la imitación es una de las principales vías de aprendizaje). El concepto “compartir” no tiene mucho sentido para ellos, de manera que aunque estén en presencia de otros niños eso de compartir…

aún no lo manejan y por tanto lo llevan “un poco mal”.

En cifras.

Un estudio realizado por las universidades de Rennes (Francia) y de Liverpool, señala que entre los 2 y 3 años el 24,4% de los niños pasaban más tiempo jugando en solitario, el 22,4% jugando en solitario junto a otros niños (juego en paralelo), el 17% estaban embarcados en juego asociativo o cooperativo y el 5,3% interactuaban de alguna manera (no juego) con otros compañeros.

3-4 años

Alrededor de los 3-4 años los niños pasan del juego en paralelo al juego cooperativo, es decir, a “jugar con” y no “al lado de”, comienzan a interaccionar más con otros niños estando ambos implicados en el mismo contexto de juego. Aparece la colaboración y puede que nos cuenten que “tienen un mejor amigo”. Empiezan a querer que sus amiguitos vengan a casa, desean mostrar su entorno y darse a conocer a través de sus cosas.

¿Es imprescindible la guardería para que socialicen correctamente?

La realidad es que no: en un ambiente familiar estándar, un niño obtiene en los primeros años toda la estimulación que necesita para desarrollarse a nivel social de un modo sano y deseable.

Sí es cierto que hay casos, en familias sociodeprimidas o con dificultades, en las que esa estimulación no es suficiente, y por lo tanto se recomienda que el niño reciba un extra, por ejemplo acudiendo a este tipo de centros. Pero insisto: la mayoría de las familias suponen un contexto más que suficiente para el desarrollo del peque en los primeros años.

La socialización, las herramientas que aprendemos y que ponemos en marcha para ello se adquieren por edades, es decir, es un patrón evolutivo, como puede ser el habla o el control de esfínteres, así que intentar forzar el desarrollo social de nuestro pequeño no tiene mucho sentido.

Un estudio realizado por NICHD Early Child Care Research Network concluye que en realidad la edad de entrada en contexto escolar (guardería o Escuela Infantil) no está relacionado con el funcionamiento socioemocional del niño.

Lo recomendable es adaptarse a las necesidades y avances del niño, entendiendo que estas adquisiciones se van produciendo con el tiempo, en franjas de edad (ojo, no hay una edad fija para cada cosa, sino que hablamos siempre de arcos temporales en lo que a desarrollo de los niños se refiere).

Pedirle a un peque de un año que entienda y sepa manejar el que le quiten un juguete es casi imposible, dado que a esa edad no tiene evolutivamente las herramientas necesarias para el manejo de la situación. Así que por mucho que esté con otros niños, su desarrollo no se va a acelerar.

Por su parte, la Asociación Española de Pediatría recomienda no llevar a los niños a guardería antes de los dos años, entre otras cosas porque su sistema inmunológico no está aún “fuerte” como para lidiar con semejante cantidad y variedad de virus que rondan por estos centros.

¿Significa esto que los niños no necesitan estar con otros niños?

En absoluto, los niños necesitan interactuar con otros niños, con sus iguales como los denominamos, para desarrollarse de un modo saludable. Pero como hemos visto no es hasta una determinada edad que los niños participan del juego y la presencia de otros niños.

Entre los 3 y los 5 años los peques están construyendo su identidad, van entendiendo que son individuos en sí mismos, y en este proceso los iguales (otros niños) son elementos clave. Los beneficios que reporta la interacción con amigos son muy relevantes:

  • En este contexto han de tomar decisiones y hacer valer su opinión, lo que favorece la adquisición de herramientas de comunicación, aprender a resolver conflictos, etc.
  • Con sus amigos el niño adopta nuevos roles: no es “hijo de”, el “hermano de”, sino “Yo”, lo que favorece su autoestima y fortalece su noción de individuo (proceso que, como decía antes, está en plena construcción y que llega hasta entrada la adolescencia).
  • Además, con los iguales comparten ideas, gustos, actividades que no se dan con los adultos de su familia, lo cual supone un enorme refuerzo y fuente de satisfacción para ellos.

De hecho el desarrollo de las habilidades sociales está íntimamente relacionado con el desarrollo emocional, de ahí que desde hace algún tiempo hablamos de desarrollo socio-emocional.

La interacción con los iguales es importante para el desarrollo socio-emocional de los niños, pero como hemos visto no es hasta los 3 o 4 años cuando empiezan verdaderamente a interactuar entre ellos de un modo consciente y voluntario.

Hasta esa edad los padres somos los principales agentes de socialización, lo cual no quita que sea estupendo que el niño esté en presencia de otros niños, en el parque, en la calle, en espacios lúdicos…

hay niños en muchos sitios, no sólo en las guarderías, y toda estimulación es bien recibida.

Son muchos los padres que en la actualidad llevan a sus hijos a guarderías, bien porque no tienen otra alternativa o porque consideran que es lo mejor.

Si estás meditando qué hacer, sopesa pros y contras, pero saca de la mesa el tema de los beneficios sobre la socialización, porque ya has visto que no es imprescindible ni necesario para el correcto desarrollo socio-emocional de tu hijo.

Fotos: Pexels.com

En Bebés y más: «Igual que no obligamos a caminar, no hay que obligar a socializar». Entrevista a la psicóloga Teresa Garcia

Источник: https://www.bebesymas.com/consejos/necesitan-los-ninos-ir-a-la-guarderia-para-socializar

Beneficios de la Escuela Infantil | Trazos

¿Debo llevar a mi hijo a la guarde? Beneficios de la escuela infantil

El primer ciclo de educación infantil, el comprendido entre los 0 y 3 años de vida, es fundamental para aportar a los más pequeños aquellos estímulos necesarios y adecuados para su desarrollo intelectual y cognitivo. Una base muy importante para su progresión futura a nivel personal y escolar.

En el momento de decidir el Centro de Educación Infantil en Albacete para tu hijo o hija debes tener en cuenta una serie de puntos.

No se trata de un lugar donde únicamente se cuide a los niños mientras los padres no puedan hacerse cargo de ellos. Ni mucho menos.

Una guardería infantil como la nuestra es el lugar donde crear importantes experiencias y oportunidades de aprendizaje. De formar la identidad y el conocimiento así como una valoración ética de la realidad.

Los trabajadores de la Escuela Infantil Trazos en Albacete realizarán con tu hijo actividades encaminadas a fomentar el desarrollo del niño en aspectos tan importantes como la autonomía personal, la percepción sensorial, la psicomotricidad y la autoestima.

Vamos a analizar la importancia de la escuela infantil y su repercusión en el aprendizaje posterior de los pequeños.

La importancia de la escuela infantil

Los tres primeros años en la vida del niño son fundamentales para su desarrollo posterior como persona adulta, madura y equilibrada. En este periodo realiza los avances más significativos, cuantitativamente hablando, de toda la vida. No solo aprende a hablar y a caminar. También comienza a relacionarse con los demás niños y a desarrollar sus habilidades cognitivas.

Todo ello lo hace con la ayuda de los padres y la familia más cercana, como hermanos o abuelos. Pero hay determinados aspectos, como el de la socialización, que solo puede realizarlo en un centro infantil.

Al cumplir los 6 años el niño debe ir a la escuela obligatoriamente. Necesitará tener adquiridas una serie de habilidades sociales y emocionales que le permitan desarrollar sus capacidades en el nuevo entorno. Esta adaptación será mucho más fácil si ha asistido con regularidad a una guardería en Albacete.

Beneficios de llevar a tu hijo a la escuela infantil

La función educativa que se lleva a cabo en las guarderías en Albacete como Trazos están orientadas a desarrollar en los pequeños las habilidades motoras e intelectuales que necesitarán en el futuro.

Estas son algunas de las principales ventajas:

– Interactuación con niños de su edad en un espacio adaptado para ello. Donde no puedan manejar de manera segura aquellos juguetes y objetos a su alcance.

– Realización de actividades grupales para estimular la comunicación con los demás. Lo cual, favorece el desarrollo del habla y aumenta su vocabulario.

– Reducción del egocentrismo propio de la primera infancia al ver y experimentar necesidades iguales en otros niños.

– Creación de vínculos afectivos con personas que no pertenecen a su entorno familiar cercano. Lo que potencia su capacidad de empatía.

– Favorecer la autonomía e independencia del niño. Contribuir a la adquisición de hábitos de vida saludable: lavar las manos y los dientes, dormir la siesta, utilizar los cubiertos. Todo ello incrementa su nivel de autoestima. Con cada nuevo aprendizaje, el niño tiene mayor confianza en sus capacidades para resolver determinadas situaciones.

– El niño se iniciará en el autocontrol emocional, la asertividad y la resolución de conflictos. Pilares básicos para una auténtica inteligencia emocional adulta.

– Desarrollo de la psicomotricidad fina y gruesa a través de actividades lúdicas y juegos específicos.

– Aprendizaje de las normas de convivencia, reglas establecidas, horarios y otros aspectos que debe cumplir para la mejora de la convivencia.

– Desarrollo de la creatividad y la imaginación a través del juego.

– Y por supuesto, diversión y entretenimiento a los pequeños durante varias horas al día. Por eso, las actividades en la Guardería Infantil de Albacete, Trazos, se desarrollan en un entorno lúdico y a través de juegos atractivos para los pequeños.

Confía en nuestro Centro de Educación Infantil Trazos

En la Escuela Infantil de Albacete, Trazos, educarán a tu hijo al mismo tiempo que le enseñarán una serie de rutinas, hábitos y normas de convivencia que los ayudarán en el futuro. En ella desarrollarán su autonomía bajo la supervisión de los profesionales del centro, que ayudarán a que el pequeño se sienta cada día más seguro de sí mismo y a crecer como persona.

¡Ven a conocernos!.

Источник: https://www.centrodeeducacioninfantiltrazos.com/importancia-beneficios-escuela-infantil/

¿Te da pena llevar a tu hijo a la guardería? ¿Cómo lo pasamos las mamás el primer día de la guardería? Yo ya he hecho callo..

¿Debo llevar a mi hijo a la guarde? Beneficios de la escuela infantil

Seguro que te da pena llevar a tu hijo a la guardería o escuela infantil.

Creo que además, independientemente de qué edad tenga tu bebé, siempre te da cierto respeto llevar a tu hijo a una escuela infantil.

Al fin y al cabo, le dejarás allí con unas educadoras que, por muy majas que sean y parezcan, no son «tú»
Tu bebé no será el «único» allí y la atención se repartirá.

La misma educadora dará de comer a 7 o más a la vez, tendrá que cambiar el pañal a esos mismos niños, calmar los llantos y genios de otros tantos o jugar con los restantes… 

imagen de www.cosasdebebes.com

Y para ti, que tu bebé es «lo más» del mundo mundial, dejar a tu criatura en un espacio que para ti es desconocido da respeto.

Todo ésto sin olvidar a los desagradables acompañantes de los que ya te han hablado las demás madres, tías, amigas, abuelas, etc.

:
LOS VIRUS DE LAS GUARDERÍAS!!! que, como leí en otro blog: «deberían ser considerados armas de destrucción masiva».

¿Cómo debes prepararte para el primer día de guardería?

Te voy a dar un consejo que me dio la primera educadora de la guardería a la que he llevado a mis dos hijos. 

——————————————————————————-Si lo vas a traer y nos lo vas a dejar. Que sea con confianza. Confianza de verdad, que si tú confías, él confiará. ——————————————————————————

Y por supuesto, tenía razón. 
La mayoría de las veces los niños no escuchan nuestras palabras, escuchan nuestras emociones, las absorben y las hacen suyas.
¿No te ha pasado nunca estar triste que tus hijos se pongan tristes? O ¿estar enfadada y que se enfaden ellos? Pues con la confianza también pasa.

Si confías en la educadora y la escuela, tu hijo confiará en ellas con mucha más facilidad.

Mi consejo para la adaptación a la guardería: 

  • Entérate bien de todo lo que debes preparar para la escuela o guardería: materiales que debe llevar, si usan libros o no, ropa que vas a necesitar, todo lo que tienes que llevar, etc.
  • Habla con otras madres que hayan llevado a sus hijos ahí,
  • Valora las instalaciones
  • Entérate de su política a la hora de educar y tratar a los niños: si les dejan llorar o por el contrario les atienden. Cómo corrigen el comportamiento erróneo, etc.
  • Comprueba bien las fechas en que la escuela está abierta o cerrada y valora si se ajusta a tus vacaciones y posibilidades.

Una vez que tomes la decisión de llevarle, tomate en serio lo de confiar.

Confía en que la educadora lo es por vocación, va a cuidar perfectamente a tu hijo, él se lo va a pasar muy bien y va a aprender.

Ahora queda una cuestión, ¿Cómo afrontas tú dejar a tu bebé en la guardería el primer día?

Por favor, si vas a llorar, hazlo cuando tu hijo no lo vea… Tu hijo necesita seguridad, confianza y sinceridad.

Dile la verdad, dile que va a estar en un sitio muy bueno, con educadoras amables y simpáticas. Dile que va a aprender mucho y tener muchos juguetes.

Dile sobre todo que comprendes que sienta incertidumbre y miedo porque la guardería es un sitio que todavía no conoce y explícale que tú ya lo has conocido y que está muy bien.

Compende sus sentimientos y no los menosprecies… Tu hijo va a hacer un gran esfuerzo y merece respeto y valoración.

Puedes decirle que va a hacer muchos amigos y que estará con otros niños si eso le gusta a tu hijo o tiene la edad suficiente para entenderlo.
Dile que en un ratito le vienes a buscar y que te contará lo que ha hecho.

Explícale las razones por las que le llevas a la guarde porque tienes que: trabajar? estudiar? lo que sea…

Y de paso, explícale por qué razones has elegido esa guardería en concreto, para que vea que hay muchas cosas positivas y es una reflexión pensada y razonada.
Dile que crees que es la mejor elección para todos y que estás segura de que ahí va a estar bien.

Mi consejo para ti para el último momento en la puerta de su clase:

– Dale un abrazo y beso pero con él en el suelo si ya está estable en el suelo, gatea o anda.
– Dile que en un ratito vienes a buscarle
– Deséale que se lo pase muy bien.
– Si llora… repítele que entiendes que está nervioso y que quizá tiene miedo pero que sabes que es un buen sitio para él.

– Dile que le quieres mucho.
Todo ésto intenta hacerlo con positivismo. 
Eso sí, si no te lo crees, no se lo digas. Lo notará y surgirá la duda y la desconfianza.

Y el más importante: HAZ LAS DESPEDIDAS MUY MUY BREVES!!! 

Alargarlas no os ayuda ni a tu hijo ni a ti.

Mi experiencia con los primeros días de guardería

He pasado ya por 5 primeros días de guardería: 2 con mi hijo y 3 con mi hija. Yo he llevado (y llevo a mi hija) a la escuela infantil Rotxapea en mi barrio. Tiene unas instalaciones enormes, cocina propia en al escuela y educadoras con un montón de experiencia. La primera vez que apunté a mi hijo él fue con 11 meses.

No andaba pero gateaba mucho, se hacía entender bastante bien y le veía ya un poco mayorcito. Yo había conocido ya a sus educadoras el año pasado y me encantó cómo hablaban de los niños y el cariño que se veía que cogían a los niños. Tenía todo listo, toda la ropa marcada y la mochila preparada y así llegó el primer día.

 Sólo se iba a quedar media hora (la tortura del periodo de adaptación para los padres se merece un post aislado…).Llegamos, le bajé al suelo, me agaché y le di abrazo y beso, le dije que le quería mucho, le dije que se lo iba a pasar muy bien y que venía en un ratito muy pequeño a buscarle, lo cogió la educadora y me fui.Él se distrajo con varios juguetes y ese día no lloró.

Yo salí por esa puerta sintiéndome la peor madre del mundo. Era ridículo porque yo sabía que era una decisión correcta, que había valorado todo bien y lo tenía claro, pero nada podía con esa sensación de haber abandonado a mi bebé en un lugar desconocido. A la media hora fui a buscarle y estaba todavía entretenido con los juguetes nuevos.

Fuimos aumentando el tiempo de estancia en la escuela, lloró algunos días, se lo pasó muy bien otros, aprendió mucho, se puso enfermo… nos pasó de todo, pero yo ya no me sentía una»mala madre» por llevar a mi hijo a una guardería. El segundo año que le llevé a él volvió a pasar lo mismo.

Mi hijo se entretiene los primeros días con las novedades de los juguetes y es la semana siguiente la que vienen los lloros y el «no quero».Ese año yo ya no me sentí mal por él porque sabía que estaría bien. Además, tenía un bebé de 4 meses que dejar en el aula de lactantes y ahí empezó la otra aventura de primeros días: los primeros días con mi hija.

Tuve que llevar a mi hija a la guarde con 4 meses. Tomaba pecho exclusivamente y le dieron el primer biberón allí. Dejar a un bebé de 4 meses en manos de una desconocida cuesta.  Por supuesto, en unos meses, esa desconocida se convirtió para mí en una persona de confianza absoluta que tiene tanto cariño a mi hija que cada vez que le ve todavía hoy por la escuela, le da abrazos y besos.

Me costó mucho dejar a mi bebé y me volví a sentir muy mala madre. Me dieron ganas de cogerla otra vez y llevármela a estar en la farmacia conmigo pero sabía que no podía hacer eso.

Así que hice lo mismo que con mi hijo: le dije que le quería mucho, que iba a estar muy bien, le conté que tenía que irme a trabajar y había buscado el mejor sitio para que ella estuviera bien y que venía en un ratito. Se la entregué a la educadora y me fui.

Sí, me sentí mal… me costó mucho dejarle allí.


Pero el saber que es la decisión correcta, ayuda a sentirte un pelín mejor…

Encontré la clave que me ayudó mucho a sentirme bien con mi decisión de llevar a mi hija a la guarde. Todos los días a las 2:30 yo iba y le daba allí mismo el pecho. Me dejaban usar un sofá en la habitación de las cunitas, la cogía y le daba su toma.

El ambiente de esa habitación con los bebés dormidos era precioso. Se iban despertando y las educadoras les atendían con tanto cariño que supe que había hecho lo correcto y mi hija estaba bien.

El segundo año de mi hija fue a la clase de medianos, donde estuvo mi hijo el año anterior.

Por tanto, todos conocíamos a las educadoras, ella había entrado a esa clase todos los días del año anterior y sobre todo, tenía la referencia de ver a su hermano ser feliz allí. Ese año, no hubo ni lloros ni malos ratos por empezar el curso.

Este año está siendo el tercero.

El primer día fue fácil por la novedad del nuevo espacio y nuevos juguetes y por el reencuentro con sus amigos del curso pasado.
Una vez pasados esos primeros días de novedad, mi hija ha pasado una semana diciéndome: «No quero ir a guade mamá«. Yo le contesto: «Pues es que tienes que ir, yo tengo que ir a trabajar». Y ella me dice: «Pero no quero!! yo con tato» (mi hijo empezará dentro de una semana el cole así que ella quiere seguir de vacaciones con su hermano).

Cuando llegamos, llora y se me engancha en la pierna para que no me vaya.
A mí me sigue costando dejar a mi hija llorando en la guarde aunque sé que va a estar bien, que le cuidan bien, que aprende, que se lo pasa bien y que es la mejor elección. 

Pero dejar a tu bebé llorando, darte la vuelta y salir, cuesta.

Cuesta mucho.

¿Tú cómo has vivido los primeros días de guardería de tus hijos?

Источник: https://www.cestaland.com/blog/te-da-pena-llevar-a-tu-hijo-a-la-guarderia-como-lo-pasamos-las-mamas-el-primer-dia-de-la-guarderia-yo-ya-he-hecho-callo/

¿Le apuntamos a la guardería o escuela infantil?

¿Debo llevar a mi hijo a la guarde? Beneficios de la escuela infantil

“Nos estamos planteando llevar al niño a la escuela infantil; en casa se aburre”

Y yo, entonces, pienso: “Si el niño pudiese hablar…”

Pensad en esto: Si pudiéramos preguntarle a Miguelito lo siguiente, ¿qué creéis que contestaría?: Dime, Miguelito, ¿Qué prefieres, levantarte cada día a la hora que te plazca, o madrugar todos los días para salir de casa llueva o granice? ¿Qué prefieres, que la abuelita te de la comida sentado en tu trona como un señor o esperar el turno junto con otros 12 niños a que te traigan el puré? ¿Qué te gustaría más, dormir la siesta en tu cunita tranquilo o acostarte en una habitación con otros 10 niños?

Reconozco que este es un tema controvertido y que quizá me genere alguna “enemistad”. Pero es una consulta tan frecuente en mi día a día, que ahí va lo que les suelo decir a mis pacientes.

Antes de empezar, quiero resaltar lo siguiente:

Las  escuelas infantiles realizan una maravillosa función cuidando de nuestros hijos cuando nosotros no podemos hacerlo. Son profesionales de la materia y saben cómo hacerlo.

El mundo laboral en el que estamos inmersas las mujeres y los hombres es cada vez más fiero y ya a los 4 meses una se tiene que incorporar a su puesto de trabajo.

Con las pocas facilidades que tenemos para conciliar nuestra vida familiar, no nos queda más remedio que poner a nuestros hijos en manos de otras personas.

Pero mi pregunta es: ¿Cuál es la mejor opción?  Pregunta que yo misma me hice cuando me tuve que incorporar sí o sí a los 4 meses y un día de mi baja por maternidad.

Pues bien… ¿Qué opinan los pediatras? En el Congreso Nacional de Pediatría del año pasado celebrado en Sevilla, la respuesta fue clara y concisa: Los pediatras recomiendan no escolarizar a los niños antes de los 2 años.

“Me da pena que esté en casa, que no juegue con niños”- me dicen muchos padres.

A lo que yo siempre respondo:

Los niños hasta los 2 años, incluso más, no tienen ningún interés por sociabilizar.

Nos encontramos en los años más importantes de su desarrollo emocional. Esos años son vitales para asentar unas buenas bases afectivas y un vínculo seguro.

Durante estos meses de vida, lo único que necesita el niño es ver todos los días a sus padres, o a sus dos papás o a sus dos mamás o a su mamá/papá en caso de familias monoparentales, sus abuelitos o sus cuidadores principiales… cada vez hay más modelos familiares y TODOS son igual de válidos. Necesita sus rutinas, su casa, sus horarios, sus besos y abrazos, su “minimundo”.

No tiene ninguna necesidad de saber que hay allí fuera.

No le interesan los otros niños, ni siquiera los otros adultos que no sean sus familiares más cercanos. ¿Sabéis qué pasa si ponemos a un niño de 12 meses en una habitación con otros 10 niños de esa edad? Cada uno irá a su aire; es más, lo más probable es que sientan angustia al perder de vista a su madre/padre y se pasen parte del tiempo mirando a la puerta a ver en qué momento reaparecen.

Así que yo a estos padres les digo:

  • No tengas pena porque esté en casa. Alégrate de que tengas a alguien de confianza que lo pueda cuidar a él solito en exclusiva. O Siéntete afortunada de ser tú misma la que puedas llevarle al parque para disfrutar de él y del entorno.

Vamos con otra frase “estrella” de muchas de vosotras:

  • Sé que se pondrá malito más a menudo pero así, cuando empiece el cole, ya estará inmunizado”- ¿verdad que os suena?

Los niños que van a guarderías tiene una media de entre 8 y 10 procesos febriles al año.

Teniendo en cuenta que las infecciones acontecen fundamentalmente en los meses fríos de invierno, eso supone que cada 2 – 3 semanas estarán malitos.

Los niños de estas edades escolarizados tienen el doble, incluso el triple más de posibilidades de caer enfermos que un niño que no va a la escuela infantil. Hablamos de otitis medias, resfriados, conjuntivitis,  gastroenteritis, bronquitis, neumonías. Además, tomarán más antibióticos y más tempranamente que el resto.

No hay estudios contrastados que defiendan la teoría que posteriormente se inmunizarán.

Hay más de 200 virus descritos causantes de infecciones respiratorias; sería imposible inmunizarse a todos ellos. Yo me pregunto ¿Qué es preferible, tener a Miguel en casa enfermo con fiebre y sin comer a los 4 años o a los 11 meses?

Además, la inmunidad de los niños no está del todo desarrollada hasta los 2-3 años de edad. Por lo que se defienden mal ante las infecciones. El mismo virus a un niño de 6 meses lo puede dejar en cama una semana y a un niño de 4 años a penas provocarle ningún síntoma o si se presentan, ser muy leves.

Otra de las frases estrella es: “En la escuela infantil se espabilan rápidamente”.  Y yo siempre pienso: maravillosa capacidad de adaptación al medio. 

La guía más completa desde el nacimiento hasta la adolescencia incluida

  • En la escuela infantil le quitaron el pañal, le enseñaron a coger los cubiertos, a comer de forma ordenada, aprendió los colores.

Cuando escucho todo esto sonrío y pienso: Si no va, ¿no aprende a comer con cubiertos? ¿También es imposible quitarle el pañal sin que haga pipí por todas las esquinas de la casa durante meses? ¿Tampoco aprenderá nunca los colores? Es evidente que todos los niños sanos aprenden este tipo de cosas si se las enseñamos.

No hay estudios científicos que demuestren que los niños que han acudido a escuela infantil tienen más habilidades sociales o éxito profesional en el futuro.

Al año de estar todos en el colegio, a penas se encuentran diferencias significativas entre los que han ido de los que no han ido.

Las escuelas infantiles son una excelente solución a un problema que es: “No tengo con quien dejar a mi hijo cuando me incorpore al trabajo”.

Efectivamente, si no tenemos quien se encargue de nuestros hijos, ¿Quién mejor que una serie de profesionales expertos en la materia?

Ahí estamos de acuerdo. En ese momento buscaremos la mejor de las opciones; visitaremos las escuelas infantiles, preguntaremos cuántos niños hay por educador, valoraremos las instalaciones en su conjunto, jardines, áreas de recreo, de descanso e intentaremos que el niño esté las menos horas posibles.

Y tomaremos la decisión sin sentimiento de culpa, porque sencillamente estas son nuestras circunstancias y no hay otra opción para poder seguir trabajando. 

No quiero que este post genere ningún sentimiento de culpa. Es lo que nos faltaba ya. Con lo difícil que lo tenemos ya… Esta información está enfocada fundamentalmente a aquellas familias que sí tiene varias opciones. 

Si tenemos la posibilidad  que  se críen de forma natural, sin exposición a infecciones en los primeros dos años, sin horarios tan estrictos, con la comida casera, y los paseos matutinos al parque de la mano de un familiar o de alguien de confianza, mejor. Ya tendrá tiempo de madrugar y asumir responsabilidades cuando empiece el colegio.

He de confesar que mi experiencia personal fue muy positiva: ninguno de mis hijos fue a guardería porque ya entonces pensaba igual que pienso ahora. Mi familia entera vivía a 1000 kms de distancia, estábamos solos pero tuve la suerte de tener a alguien de confianza que cuidara a mis hijos mientras yo trabajaba.

Fue duro separarme de ellos cuando tenían sólo 4 meses pero las exigencias laborales actuales no nos ofrecen demasiadas alternativas.

Cuando cumplieron los 3 años, entraron en el colegio sin problemas, felices y contentos, asumiendo su nueva situación: “Ya soy mayor” y con ansia de explorar el mundo escolar que les rodeaba.

Pero reconozco y soy muy consciente de ello que muchas familias no tienen esta opción: ni abuelos que se puedan hacer cargo, ni familiares cercanos, ni posibilidades económicas para contratar a alguien que les pueda ayudar. 

También os digo que me temo que ese “ansia” por explorar el colegio que tenían a los 3 años  ya ha desaparecido, y tras varios años de madrugones y deberes, lo que desean de verdad, es recuperar la libertad que les da las vacaciones. C’est la vie!

Así que, ánimo a todas las familias que están ahora en esta encrucijada, os propongo hacer una lista de pros y contras y… ¡ adelante con ello! ¡Sin sentimiento de culpa!

Un abrazo fuerte. 

Cuentos de Lucía mi pediatra 2

Dra. Lucía Galán Bertrand. Pediatra y escritora. www.luciamipediatra.com

Autora de:

Todos tus pedidos con tu marcapáginas firmado

Источник: https://www.luciamipediatra.com/le-apuntamos-la-guarderia/

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: