Deportes de invierno. Diversión en la nieve para los niños

10 Juegos para hacer con niños en la nieve

Deportes de invierno. Diversión en la nieve para los niños

La nieve es una de las grandes diversiones del invierno y pone al alcance de vuestros hijos un montón de opciones para jugar al tiempo que hacen deporte, ejercitan su creatividad y dejan volar su imaginación. No todo es esquiar. No os perdáis nuestras 10 propuestas de juegos en la nieve, ¡lo pasaréis en grande!

1. Deja tus pistas 

Si lo que os apetece es un paseo tranquilo, podéis echar mano de los cuentos clásicos.

Proponed a los niños comportarse como Pulgarcito: ¿qué pistas dejarían ellos en el camino para volver siempre seguros? Descartad las migas de pan y utilizad trocitos de pequeñas ramas de árbol u otros objetos con los que marcar el camino. A la vuelta, poned a prueba su sentido de la orientación y su astucia para dejar las marcas.

2. Un recuerdo angelical

Para hacer el ángel necesitáis principalmente dos cosas: ir adecuadamente vestidos, ya que deberéis tumbaros y os podéis mojar, y que haya una capa de nieve lo suficientemente grande como para que no se vea el suelo al dibujar las alas sobre la superficie nevada.

Tumbaos boca arriba despacito y con cuidado para no dejar huellas. Poned los brazos en cruz y subidlos y bajadlos a la vez que abrís y cerráis las piernas varias veces.

Una vez hecha la forma de las alas, dejad los brazos en cruz y las piernas abiertas para inmortalizar la imagen con una buena foto.

3. ¿Quién estuvo aquí?

Si soléis ser los primeros en llegar a una zona nevada y podéis disfrutar de su estampa virgen, jugad a buscar las huellas de otros animales como pájaros, ardillas o liebres. Llamad la atención de los niños sobre ellas y averiguad las especies que corresponden. Si las seguís, quizá podáis resolver el misterio.

4. Lluvia de bolas 

La clásica guerra de bolas de nieve será aún más divertida si hacéis dos equipos y delimitáis un espacio en el que jugar. Elegid un espacio en el que encontréis obstáculos, árboles y demás elementos en los que protegeros y esconderos para huir del ataque contrario. Cuidado a la hora de aplastarla demasiado porque la nieve se queda muy dura y podemos hacernos daño.

5. La magia del trineo 

Con trineo o sin él, es otro de los clásicos. Buscad una pendiente poco pronunciada y sin obstáculos para evitar accidentes y dejaos llevar por el encanto del paisaje. Los más valientes podrán echar carreras. ¡A ver quién llega antes! Es importante llevar casco y guantes.

6. Un juego con mensaje 

Además de bonito, el invierno es, para muchos animales, una época extremadamente dura. Enseñádselo a vuestros hijos animándoles a acercarse a la naturaleza. Para ayudarles podéis construir varios comederos para los pájaros con cajas o vasos de plástico, poned un poco de alpiste, colgadlos en una rama y observad a las aves cuando se acerquen a vuestro jardín.

7. Pilla-Bola 

En una zona en la que la nieve no sea demasiado dura, por si acaso se produce alguna caída, lo pasaréis fenomenal versionando el clásico ‘pilla-pilla’.

Uno de vosotros será el encargado de pillar a los demás pero, en vez de correr hasta alcanzarlo, tendrá que hacer bolas y lanzárselas a los demás en plena carrera.

Cuando acierte, habrá ganador y será el boleado el encargado de pillar a los demás. ¡Uno de los juegos en la nieve más divertidos!

8. La búsqueda del tesoro 

Todos los jugadores deberéis taparos bien los ojos excepto uno, que será el encargado de esconder un objeto blanco. Cuando esté oculto, el resto deberá ir corriendo a encontrarlo. Quien lo consiga, será el siguiente en esconderlo.

9. Muñeco de nieve 

Retad a los niños a hacer un muñeco original. El clásico con la nariz de zanahoria también les encantará, pero podéis buscar otras opciones como reproducir a otro miembro de la familia, a vuestra mascota o a uno de vuestros personajes favoritos de la tele. Como alternativa al muñeco, probad a dibujar sobre la superficie.

10. Canguros a la carrera 

Sobre un terreno sin obstáculos y regular, delimitad un trayecto. Los jugadores se situarán en la línea de salida con una pelota entre las piernas, por encima de las rodillas. La carrera se hará saltando, sin que caiga la pelota al suelo. El jugador al que se le caiga quedará eliminado y ganará el participante que llegue antes a la meta.

Recordad que para hacer estos juegos en la nieve debéis proteger vuestra piel del frío.

Viajar con niñosConsejos para viajarInvierno Nieve

Источник: https://saposyprincesas.elmundo.es/viajar-con-ninos/consejos-para-viajar/juegos-de-nieve-en-familia/

Deportes de invierno

Deportes de invierno. Diversión en la nieve para los niños

  • Tamaño de texto más grande

Los deportes de invierno son muy divertidos, basta con que se lo preguntes a cualquier niño que acabe de marcar el gol ganador en un partido de hockey sobre hielo o que acabe de bajar en trineo por una ladera gigantesca.

Pero, cuando te sientes en un trineo, te prepares para esquiar o te ates los patines, deberás saber cómo mantenerte seguro. De lo contrario, te podrías lesionar y/o quedarte congelado mientras todos los demás disfrutan de la nieve.

Mantente caliente

Independientemente del deporte de invierno que elijas, es importante que te mantengas caliente. Llevar el equipo y la ropa adecuados te ayudará a conseguirlo. Se suele recomendar vestirse con varias capas.

Esto es cierto, pero algunos de los tejidos para climas fríos de nueva creación proporcionan tanto calor como varias capas de ropa y no abultan tanto.

Si no estás seguro de qué debes ponerte en el exterior, pregúntaselo a un adulto.

Algunos niños dicen: “no me importa pasar frío”. Pero esta actitud no es una buena idea. Mantener el calor corporal no solo es cuestión de comodidad. Tu cuerpo necesita estar caliente para funcionar como es debido.

Y, cuando tu cuerpo esté a una temperatura adecuada, no necesitará gastar tanta energía para entrar en calor. Y, así, podrás dedicar toda tu energía a disfrutar del invierno.

Además, si vas bien abrigado, podrás pasar más tiempo al aire libre sin tener que preocuparte por posibles congelaciones o sabañones.

Diversión bajo el sol

Por raro que pueda parecer protegerse del sol en pleno invierno, no te olvides de utilizar un protector solar, con un FP (factor de protección solar) mínimo de 15, cuando esquíes, montes en trineo, patines o hagas esquí de tabla.

La luz solar refleja en tu cara todas las superficies blancas y brillantes, como la nieve y el hielo, de modo que deberás cubrirte el rostro con crema de protección solar y ponerte protector labial con FP (incluso aunque esté nublado).

El trineo

Dejarse caer por una ladera a lo que parecen ser millones de millas (o kilómetros) por hora puede ser genial, siempre y cuando lo hagas de una forma segura. Cuando elijas trineo, asegúrate de que sea resistente y de que lo puedas conducir y controlar sin problemas. Sus agarres deberían ser fáciles de agarrar y su asiento debería estar almohadillado.

No utilices nunca trineos hechos en casa con tapas de cubos de basura, bolsas de plástico o flotadores; son peligrosos y es muy fácil perder el control al conducirlos. Tampoco uses trineos de cantos afilados, con trozos rotos o partes cortantes, lo que puede ocurrir si utilizas un trineo viejo.

Es muy importante que lleves guantes o manoplas y botas cuando vayas en trineo porque, aparte de que te permitirán conservar el calor, te ayudarán a evitar posibles lesiones en las manos y en los pies. Llevar un casco de ciclista también es un buen hábito; los médicos afirman que es una buena forma de proteger la cabeza mientras se va en trineo.

Cuando selecciones la ladera para dejarte caer con el trineo, lo mejor es que se lo preguntes antes a un adulto para estar seguro de que es una ladera adecuada.

Las laderas de uso público pensadas para tirarse en trineo son una buena apuesta, suelen ser más seguras que otras zonas de uso privado, como los jardines de tu casa.

(Que haya un adulto que supervise a los niños que monten en trineo también es una buena idea).

Asegúrate de que la ladera no es demasiado empinada y de que está cubierta de nieve compacta, en vez de hielo. La ladera no debe acabar cerca de una carretera o lugar donde circulen o haya coches. Esto es muy importante.

Si se trata de una ladera que aún no has probado, lo mejor es que la recorras caminando hasta el final antes de tirarte en trineo para estar seguro. Así mismo, evita las laderas con obstáculos, como árboles, arbustos y rocas cubiertos por la nieve.

Utiliza el trineo sólo en las horas de luz o en áreas que estén bien iluminadas.

Si vas a montar en trineo junto con un amigo, asegúrate de que no superen el límite de peso fijándoos en la cantidad máxima de libras (o Kg) que acepta el trineo. Si cada niño lleva su propio trineo y bajan por la misma ladera por turnos, asegúrate de que el niño que baja antes que tú sale de la ladera antes de que tú inicies el descenso.

E, independientemente de que vayas solo en el trineo o acompañado, ve siempre sentado, nunca estirado. El hecho de bajar estirado te expone a un mayor riesgo de lesiones si perdieras el control y volcaras.

Y, por último, solo hay un tipo de energía adecuada para deslizar un trineo: ¡la energía de los niños! Nunca montes en un trineo que vaya a ser arrastrado por un coche, una camioneta o una moto de esquí.

El patinaje

Independientemente de que estés parando un gol en un partido de hockey sobre hielo o iniciando un triple giro en el aire, es una maravilla patinar sobre hielo. Practiques el deporte que practiques, hay una regla que debes respetar siempre: patina solo en pistas de hielo aprobadas.

En lugares donde hace mucho frío, es posible patinar al aire libre sobre superficies de agua helada, como los lagos y los estanques en invierno.

Pero estos lugares deben ser aprobados por las autoridades para poder patinar. Lo sabrás porque estará indicado mediante señales colocadas por la policía u otras autoridades donde ponga que se puede patinar.

Si el área segura está cerrada, asegúrate de no traspasar nunca sus límites.

No intentes nunca patinar en una superficie de hielo cuyo uso que no haya sido aprobado, ni siquiera un segundo. Un hielo que se ve y parece duro y resistente puede no poder sostener el peso de un niño. Y, al igual que cuando nadas, no patines nunca sobre hielo sin compañía.

Una vez hayas encontrado un lugar seguro para patinar, también necesitarás unos patines seguros. Los patines de hielo deben ser de la talla adecuada. No te intentes poner unos patines que sean demasiado pequeños ni te pongas varios calcetines para poderte poner los patines de un hermano mayor. Los patines deben ir ajustados pero nunca apretados y siempre se deben atar por completo.

Si practicas hockey sobre hielo, sigue este consejo procedente de patinadores profesionales: no salgas nunca a la pista de hielo sin llevar todo el equipo apropiado.

Esto significa llevar el cuerpo bien protegido (almohadillado) y, lo más importante, llevar el casco apropiado. Siempre deberás llevar un casco de hockey, no uno de fútbol americano o de ciclista.

Si dudas sobre cuál es el equipo correcto para practicar hockey sobre hielo, pregúntaselo a un entrenador o a un profesional en un buen establecimiento de venta de material deportivo.

Cuando patines sobre hielo con más gente para pasártelo bien, hazlo siempre en la misma dirección que los demás.

No corras a toda velocidad: podrías chocar con otras personas que avanzan más despacio y que no logran esquivarte o apartarse de tu trayectoria.

Ocurre lo mismo cuando pruebes nuevos movimientos de patinaje: asegúrate de observar hasta dónde llegarás y de comprobar que dispones de mucho espacio.

Por último, deshazte de cualquier chicle o dulce que tengas en la boca antes de empezar a patinar; podrías atragantarte o se te podría salir disparado de la boca y caer en la pista, haciendo tropezar a otros patinadores.

El esquí y el esquí sobre tabla (snowboard)

Antes de poner los esquís o la tabla de snowboard en la pista, asegúrate de que llevas el equipo apropiado y de que es de tu talla. Muchos niños tienen problemas porque el equipo que usan les va demasiado grande. Tal vez pertenecía a un hermano o hermana mayor y lo han heredado con la esperanza de que les acabe yendo bien. Pero es muy difícil controlar un equipo que te va grande.

Ocurre lo mismo con las botas y las fijaciones: asegúrate de que son de tu talla antes de poner los esquís o la tabla de snowboard en la pista. Las botas de esquí que están pensadas solo para niños son mejores porque son más flexibles que las de los adultos y están provistas de cierres más sencillos y más fáciles de enganchar, ¡lo que hace que sea más fácil empezar a esquiar!

Llevar casco es un deber tanto para esquiar como para practicar esquí de tabla. Las gafas de esquí te protegen los ojos de la intensidad de la luz solar y de aquellos objetos que se te podrían meter en los ojos (como las ramas de los árboles).

Al igual que las personas que utilizan patines en línea, las que practican snowboard deben llevar rodilleras y coderas.

¡Y algunas personas que están aprendiendo a utilizar la tabla de “snowboard” llevan pantalones almohadillados para amortiguar las caídas!

En lo que se refiere al aprendizaje, es una buena idea recibir al menos una clase de esquí o de snowboard antes de empezar a practicar estos deportes. Así, no te frustrarás ni te lesionarás antes de empezar a disfrutar de un deporte que es nuevo para ti.

Por ejemplo, ¡el instructor te puede enseñar a frenar! Incluso después de que hayas recibido varias clases, es recomendable que haya un adulto cerca por si necesitaras ayuda. Los adultos te pueden ayudar a elegir las pistas y las laderas más adecuadas para tu nivel de esquí.

Si dudas sobre qué pista elegir, siempre es más seguro empezar por las más fáciles y avanzar progresivamente hacia las más difíciles.

Esquiar y practicar snowboard es parecido a conducir un coche. Tienes que aprender a compartir la carretera, ¡en este caso, la pista! También tienes que estar pendiente de los demás para evitar posibles choques, de modo que no quites ojo a los demás esquiadores y practicantes de snowboard.

¿Hay algo más que necesites saber? Claro que sí: ¡sal a la pista y disfruta de la nieve!

Revisado por: Steven Dowshen, MD

Fecha de revisión: mayo de 2018

Источник: https://kidshealth.org/es/kids/winter-sports-esp.html

Vacaciones en la nieve con niños

Deportes de invierno. Diversión en la nieve para los niños

Con la llegada del invierno muchos padres ya están organizando planes en la nieve con los niños. Algunos incluso deciden comprar billetes para los países nórdicos, donde se puede disfrutar de la nieve en todo su esplendor.

Sin embargo, en España también se puede disfrutar de la nieve ya que existen diferentes estaciones de esquí que ofrecen actividades y servicios para toda la familia y que además cuentan con hoteles cercanos donde podéis alojaros sin gastar demasiado o recorrer cientos de kilómetros en avión.

1. La Molina

Estación de esquí La Molina, en Alp, Girona

Se trata de una estación de esquí ubicada en el Pirineo Oriental, específicamente en la comarca de la Cerdaña. Su mayor atractivo son sus diversas rutas esquiables que se encuentran distribuidas en 54 pistas de diferentes niveles aptas para grandes y niños.

No obstante, también cuenta con otros servicios familiares: ofrece excursiones en motos de nieve, en trineos tirados por perros y con raquetas de nieve, así como descensos nocturnos con antorchas, excursiones de caminatas nórdicas y en segway.

Si preferís experimentar emociones más intensas solo debéis sumaros a las batallas con láser, las competencias de motos de nieve y las actividades que se realizan cada día en el parque de aventura en los árboles.

La estación también cuenta con dos pistas de tubbing y un circuito de conducción 4×4 para los que tienen el alma más aventurera.

Y para los pequeños hay un gran snowpark con muchísimas atracciones, así como el súper pipe más grande de los Pirineos. Además, hay una sala de juego bajo techo donde podéis divertíos con los niños cuando el frío sea muy intenso.

Y si queréis pasar más días en este paraíso invernal, podéis reservar en alguno de los hoteles de los alrededores.

2. Aramón Formigal-Panticosa

Estación de esquí Aramón Formigal-Panticosa, en Huesca

Esta popular estación de esquí española se encuentra en pleno corazón del Valle de Tena y cuenta con muchísimas atracciones pensadas para toda la familia.

Tiene alrededor de 137 kilómetros de pistas de esquí divididos en cuatro grandes sectores: Crestas, Portalet, Sarrios y Anayet. Además, tiene una pista de trineo, un circuito de raquetas de nieve, un área de tobogganing y una divertida ruta de descenso en trineo, la Snake Gliss.

También hay múltiples atracciones fuera de las pistas, como el gran jardín de nieve infantil que incluye todo tipo de juegos.

Para los más pequeños también hay múltiples opciones: la Skity Pista, un circuito de esquí exclusivo para niños, el Bosque Animado, un espacio para interactuar con la naturaleza, y Anayet Kids, un sector con muchísimos juegos donde cada jornada organizan talleres de maquillaje y fiestas con bailes, música y animación. Y si no queréis salir corriendo apenas se pone el sol, podréis encontrar alojamiento en alguno de los hoteles de la zona, que siempre acogen con los brazos abiertos a las familias.

3. Sierra Nevada

Estación de esquí Sierra Nevada, en Granada

Se trata de la estación de esquí de mayor altitud en España, escenario de importantes competiciones de deportes de invierno. De hecho, cuenta con descensos vertiginosos que le quitan el aliento incluso a los esquiadores más experimentados. Sin embargo, también tiene espacio para los principiantes y los más pequeños de casa.

De las 124 pistas de esquí con las que cuenta la estación, 19 son pistas verdes, es decir que su accesibilidad es muy fácil, lo que las convierte en espacios perfectos para esquiar junto a los niños.

No obstante, la estación también tiene dos pistas específicas para la familia: la Pista del Mar y la Pista del Bosque, dos áreas en las que podéis disfrutar de diversas actividades familiares.

Por supuesto, la diversión infantil también está garantizada, Sierra Nevada cuenta con una zona recreativa “La Fuente del Mirlo Blanco”, en la que los niños podrán deslizarse en roscos por los toboganes, patinar sobre hielo, subirse a un trineo ruso y divertirse en los castillos hinchables. Los pequeños también tendrán a su disposición el “Dream Land”, un parque infantil de nieve dotado de 3 alfombras transportadoras y muchos otros entretenimientos, así como el “Jardín Alpino”, un parque para niños en el que podrán jugar en la nieve mientras aprenden a esquiar. Además, hay dos programas infantiles, el “Family Kids”, pensado para el entretenimiento de los peques de 3 a 12 años, y el “Diver Ski”, que cuenta con servicio de recepción, clases de esquí y una amplia gama de entretenimientos.

4. Candanchú

Estación de esquí Candanchú, en el Pirineo Aragonés

Esta estación de esquí, ubicada en pleno corazón del Pirineo Aragonés y la más antigua de España, dispone de una de las mejores ofertas para disfrutar de unas vacaciones en la nieve con los niños.

La estación cuenta con 9 pistas verdes, con acceso muy fácil para los niños y homologadas por la FIS, desde las cuales los padres pueden ver cómo sus hijos aprenden a esquiar en la nieve.

De hecho, hay una escuela de esquí para principiantes en la que pueden inscribirse tanto adultos como niños para aprender cualquiera de las modalidades de este deporte.

No obstante, en Candanchú también hay muchísimas opciones para que los niños se diviertan mientras sus padres disfrutan esquiando por las pistas más complejas.

La estación dispone de una zona lúdica, en la que los peques pueden jugar en la nieve, divertirse en hinchables e incluso subirse a un trineo para realizar el remonte de la pista deslizándose por una cinta transportadora de uso fácil.

Además, tiene un jardín de nieve, “Candanchulandia”, un espacio lúdico de estilo nórdico pensado para que los pequeños entre 2 y 7 años disfruten de su primer contacto con la nieve y tengan sus primeras experiencias en la práctica de esquí.

5. Vall de Núria

Estación de esquí Vall de Núria, en Queralbs, Girona

La estación Vall de Núria, ubicada en pleno corazón del Pirineo Oriental, en uno de los puntos más elevados del Vall de Ribes, es un auténtico paraíso para las familias que quieren disfrutar de unas vacaciones en la nieve.

Sin embargo, sus bellísimos paisajes naturales no son su único atractivo, la estación también cuenta con una oferta gastronómica muy completa, alojamientos de lujo, diversas pistas de esquí y, por supuesto, una amplia variedad de actividades para los más pequeños de casa.

De hecho, posee un “Parque Lúdico” dotado con pistas de trineo para los niños y sus padres, así como un trineo cross, un rocódromo para los pequeños, una tirolina y un recorrido de juegos de equilibrio en altura.

Fuera de los entornos del parque infantil, Vall de Núria también tiene diversos espacios para disfrutar en familia.

Hay un telesilla, dos telesquís y una telecabina a través de las cuales podéis acceder a las pistas verdes y azules, las pistas de menor dificultad y en las que los niños podrán dar sus primeros pasos en la nieve.

También cuenta con el “Cau de la Marmota”, un espacio pensado para los niños de 4 a 10 años en el que los peques podrán participar en actividades de tiro con arco, talleres de cuentos y maquillaje e incluso, darle vida a su primer muñeco de nieve.

6. Astún

Estación de esquí Astún, en el Pirineo Aragonés

Esta estación, situada en pleno corazón del Pirineo Aragonés, es una de las mejores opciones para ir de vacaciones con los más pequeños de casa en invierno.

Astún dispone de unos 50 kilómetros de pistas esquiables, con algunos descensos vertiginosos y unas vistas naturales de una belleza única.

No obstante, también cuenta con algunas pistas de baja dificultad: 5 pistas verdes y 18 pistas azules, en las que podéis esquiar tranquilamente en familia. Además, tiene una escuela de esquí y snowboard en la que tanto los niños como sus padres podrán tomar clases en estos deportes.

Sin embargo, uno de los grandes atractivos de esta estación son sus telesillas, aptas incluso para los bebés, desde donde podréis disfrutar de una de las vistas panorámicas más increíbles de la región.

La estación también cuenta con un amplio programa de actividades dirigido a las familias en el que incluyen descensos en trineo, excursiones familiares, experiencias gastronómicas y muchos otros entretenimientos pensados para los más pequeños de casa.

Además, posee varias zonas en las que los niños pueden jugar con completa tranquilidad y disfrutar de su primera experiencia en la nieve.

7. Pal Arinsal

Estación de Esquí Pal Arinsal – Vallnord

Es un sector dentro de la popular estación de esquí de Vallnord, una de las más visitadas de España. Esta zona se encuentra situada muy cerca de la capital de Andorra y cuenta con atracciones exclusivas para las familias.

De hecho, hay una zona de donuts, el Tubbing, donde los niños podrán divertirse muchísimo, así como un circuito de motos de nieve para que los pequeños tengan la oportunidad de conducir su propia moto.

Además, tiene una pista de trineo infantil, la Pedres Blanques II, y un área de salto donde podrán liberar toda su energía.

Para los más pequeños hay un parque que tiene diversos juegos en la nieve y también cuenta con servicio de guardería para que los padres puedan divertirse o relajarse sabiendo que sus hijos están en buenas manos. No obstante, si preferís descubrir el entorno natural que rodea la estación, cada jornada se organizan paseos mushing para grandes y niños. Y si os quedáis con ganas de más, podéis reservar en algunos de los hoteles cercanos.

8. Port del Comte

Estación de esquí Port del Comte, en Lleida

Se trata de una estación de esquí ubicada a lo largo del macizo de Port del Comte, en el Prepirineo Catalán, donde podéis encontrar más de 42 kilómetros de rutas esquiables de diferentes niveles de complejidad aptas para grandes y niños. Por supuesto, también cuenta con otras atracciones de nieve: desde los paseos en trineo y las excursiones con raquetas de nieve hasta los rápidos descensos en los toboganes.

Los niños mayorcitos podrán disfrutar del circuito de aventuras entre los árboles, las tirolinas, las camas elásticas y del snowpark mientras los más pequeños podrán jugar tranquilamente en el jardín de nieve bajo el cuidado del personal de la estación.

9. Boí Taüll

Estación de esquí Boí Taüll, en Lleida

En esta estación ubicada en el Pirineo de Lleida podéis encontrar múltiples atracciones para disfrutar con los más pequeños de casa. Cuenta con diversas pistas de esquí de montaña, rutas de ascensión y orientación y circuitos de paseos con raquetas de nieve, todo bajo la guía de profesionales altamente calificados.

Además, cada jornada hay talleres y actividades de animación para los pequeños, así como visitas guiadas al Parque Nacional de Aiguas Tortas y al conjunto de iglesias románicas del Valle de Boí, declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Y para los pequeñines hay un Parque Infantil de Nieve donde podrán jugar, hacer manualidades y participar en talleres especialmente pensados para ellos.

10. La Cerdaña

La Cerdaña, en Cataluña

En este rincón de España podéis disfrutar con los niños de uno de los paisajes invernales del Pirineo Catalán más increíbles, perfecto para emprender excursiones familiares a través de la montaña.

De hecho, los niños mayorcitos estarán encantados de pasear con raquetas de nieve por los picos más emblemáticos de la Cerdaña y de practicar el esquí alpino o de montaña en las diversas rutas que zigzaguean entre los bosques nevados.

Para los pequeños principiantes también hay múltiples actividades: podrán formar parte de las excursiones de iniciación con raquetas de nieve y disfrutar del circuito de spa en el que se ofrecen los mismos servicios para grandes y niños.

Источник: https://www.etapainfantil.com/vacaciones-nieve-ninos

Deportes de nieve: 6 modalidades perfectas para los niños

Deportes de invierno. Diversión en la nieve para los niños

Este post también está disponible en: CAT (CAT)

Por lo general, a la gran mayoría de los niños les gusta la nieve.

Aquellos que crecen en familias que practican alguno de los deportes de nieve, como el esquí, les resultará más sencillo iniciarse en la práctica de alguno de ellos.

Para las familias que quieren probar cosas nuevas, los deportes de nieve pueden suponer una aventura para disfrutar al máximo de las vacaciones invernales.

Las claves para que los niños se sientan cómodos practicando deportes de invierno son: que los vean como una diversión, que aprendan a mantenerse calentitos y a protegerse del sol. En este artículo, abordamos 6 modalidades deportivas ideales para que los niños exploren sus habilidades motrices durante la época de nieve.

Cómo familiarizarse con la nieve

Antes de salir corriendo a apuntar a los niños a clases de esquí o snowboard, lo ideal es que primero se familiaricen con el medio.

Para ello, disponer de un trineo puede ser de mucha utilidad, pero no es absolutamente necesario. Lo imprescindible es que los peques estén bien abrigados, y lleven guantes y casco puestos.

Lo siguiente será encontrar una pendiente y dejar que exploren la sensación de deslizarse por ella.

Además del trineo, hay un sinfín de juegos con los que los niños asociarán la nieve con diversión:

  • ¿Quién ha estado aquí?Aprovechad si sois de los primeros en llegar a las pistas para ver y enseñar a los niños las huellas de los animales que hayan podido dejar su rastro en la nieve.
  • Pulgarcito en la nieve: echado mano del clásico cuento, puedes organizar un paseo por la nieve que, además, sea un juego de orientación para los peques. Proponles que dejen ramitas o piñas en el camino para que se puedan orientar en el trayecto de vuelta.
  • Tormenta de bolas de nieve: todos sabemos jugar a este juego. Si sois suficientes jugadores, es mucho más interesante formar equipos.
  • ¿Y si hacemos un muñeco? A todos los niños les encanta. Podéis retaros para hacer cada vez un muñeco más grande o inventar un muñeco original; por ejemplo uno que represente a la mascota de la familia o al personaje de dibujos animados favorito de los peques.
  • El ángel más bonito: propón a los niños dejar su huella en la nieve formando la figura de un ángel. Podéis luego discutir cuál es el más bonito.
  • Búsqueda del tesoro en la nieve: Esta actividad les encanta a grandes y pequeños. Requiere un poco más de preparación, pero es una actividad estimulante y muy didáctica. Esconde un premio en las inmediaciones de las instalaciones de la estación de esquí y reparte algunas pistas para encontrarlo. Puedes, incluso, implicar al personal de la estación, pidiéndoles que respondan ciertas consignas a los niños si les preguntan. Además de ellos, tú también pasarás un buen rato.

Estos juegos son apropiados para niños de todas las edades y pueden combinarse con la práctica de otros deportes de montaña. Los que repasamos a continuación son accesibles para los niños, ya que en la gran mayoría de estaciones de esquí habrá escuelas infantiles en las que podrán desarrollar todo su potencial.

1. Raquetas de nieve

Se trata de una aproximación ideal para todas las edades. Las raquetas ofrecen la posibilidad de caminar sobre la nieve apenas sin esfuerzo.

Es perfecto para adaptarse al medio y dar paseos por el bosque, al tiempo que se disfruta de la alta montaña.

En las estaciones de esquí ofrecen información sobre esta actividad, las rutas y la dificultad de cada una de ellas.

2. Esquí

Es, probablemente, el más conocido de los deportes de nieve. Deslizarse por la nieve sobre los esquís puede parecer sencillo, pero requiere entrenamiento, mucha paciencia y estar bien equipado.

Cuanto antes empiecen, antes se acostumbren los niños a las exigencias de este deporte.

Lo disfrutarán al máximo cuando puedan sumarse a los adultos y recorrer en familia las diferentes pistas; o disfrutando del esquí de travesía. 

3. Snowboard

La técnica de este deporte de nieve es muy parecida a la del esquí. Sin embargo, en este caso, se emplea una tabla para deslizarse por la nieve sin la ayuda de los bastones. Se trata de una mezcla de surf y esquí que suele atraer mucho a los niños. Practicarlo requiere de mucha habilidad y de poner a prueba la paciencia.

4. Patinaje sobre hielo

Tanto en su modalidad de velocidad como artística, el patinaje sobre hielo es uno de los deportes de nieve más seguidos de las disciplinas olímpicas. A los más pequeños les gustará mucho la sensación de deslizarse sobre la superficie helada, casi como si volaran. En la modalidad artística, se ponen a prueba también habilidades de danza y ritmo.

5. Hockey sobre hielo

Este deporte de nieve es una excelente forma de practicar el trabajo en equipo.

Los niños aprenden a patinar sobre hielo para tratar de marcar goles en la portería contraria. En lugar de pelota, se utiliza un puck (disco) que se impulsa con un bastón llamado stick.

Los deportes de equipo invernales son toda una fuente de aprendizajes y experiencias para los niños.

6. Ski Bike

Por último, os presentamos uno de los deportes de nieve de moda en las estaciones de esquí.

Se trata de una mezcla entre bicicleta de montaña y el esquí para lo que se necesita una bicicleta especial que se desliza sobre esquís.

Es un deporte apto para todos los públicos y todos los niveles; eso sí, es imprescindible ponerse el casco. A los peques les encantará las sensaciones estimulantes que esta modalidad ofrece. 

Confort y relax después del deporte

Una jornada en la nieve os dejará exhaustos a todos. Es necesario tener todo previsto y asegurarse de contar con un espacio cómodo y calentito donde descansar.

Un baño caliente o estirar los músculos en una piscina climatizada ayudan mucho. Además del descanso, la alimentación es muy importante.

Asegúrate de que los niños comen cinco veces al día, incluye snacks en la mochila y mucha agua. ¡A veces nos olvidamos de hidratarnos rodeados de tanta agua!

¿Cuál de todos estos deportes de nieve te animarás a probar con los niños este invierno? Si eliges los Pirineos para disfrutar de la nieve, alójate en Cerdanya EcoResort, donde disfrutarás de la montaña en cada época del año.

Infórmate de las ofertas y las ventajas de alojarte en Cerdanya EcoResort y disfrutar de los deportes de nieve en las estaciones de La Molina o Masella.

Y si lo que buscas son escapadas en grupo para mejorar el trabajo en grupo, infórmate sobre el outdoor training para mejorar la productividad y las opciones que ofrece Cerdanya EcoResort.

Источник: https://blog.cerdanyaecoresort.com/deportes-de-nieve-6-modalidades-nonos/

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: