Dolor de espalda en la lactancia

Tendinitis por la lactancia — Mejor con Salud

Dolor de espalda en la lactancia

Las mujeres que son madre pueden realizar algunas actividades cotidianas que pueden llegar a provocarles tendinitis en algunas zonas del cuerpo, como las manos, los hombros o los talones. La tendinitis por la lactancia es muy común por las malas posturas que la madre puede adoptar al amamantar a su bebé.

La tendinitis es una inflamación o irritación que se produce en los tendones, fibras que mantienen unidos los músculos y los huesos. Los tendones son los que se encargan de enviar la energía que producen los músculos para mover una articulación.

Factores que causan la tendinitis en la lactancia

El dolor generado por la tendinitis comienza con una leve molestia a la que no se le presta atención. Con el tiempo, la molestia va empeorando y no es hasta que impide mover la articulación que la persona se percata de que algo no está bien.

Las malas posturas al momento de cargar al bebé suelen ser la causa principal de la tendinitis en la lactancia. Las madres adoptan posiciones que no son naturales porque pensamos que el bebé estará más cómodo.

Además, suelen agarrar al bebé con un solo brazo colocándolo en un lateral del cuerpo y girando su muñeca a modo de cuchara, lo cual deriva en dolor de hombro, espalda, cadera y muñeca.

Amamantar tumbada en el sofá o en la cama sin un soporte adecuado es otra mala posición que las madres suelen adoptar. Igualmente, los movimientos repetitivos y cargar al bebé muchas horas al día terminan por originar molestias.

Te puede interesar leer: El síndrome de túnel carpiano: causas y tratamiento

Síntomas de la tendinitis

En la mayoría de los casos, esta condición afecta solo una parte del cuerpo a la vez. Los primeros síntomas son simples molestias que las madres no saben determinar con exactitud.

Tipos de tendinitis

Existen varios tipos de tendinitis, pero la que está más asociada a la lactancia es la tendinitis de muñeca.

Tenosinovitis de Quervain (o de muñeca)

La tenosinovitis de Quervain dificulta el movimiento de la muñeca. Es resultado del incorrecto y excesivo desplazamiento del tendón ubicado en el dedo pulgar. Se genera por la presión repetida del pulgar al mover la muñeca.

Esta condición se desarrolla en la mayoría de las mujeres después del embarazo. El primer indicio que presentan es dolor o inflamación en la muñeca, al lado del pulgar, especialmente cuando realizan repetidamente un movimiento.

También se desarrolla al realizar tareas como jardinería, escribir, engranaje de objetos, manualidades con detalles muy finos, juegos de video o enviar mensajes en exceso.

Tendinitis calcificada o tendinitis bicipital

Aunque es menos frecuente, esta dolencia también puede afectar en el período de lactancia. Frente al hombro se encuentra ubicado el tendón bíceps que ayuda a flexionar el codo y el hombro hacia adelante, así como a girar el antebrazo.

La inflamación de este tendón puede darse cuando se carga al bebé o un objeto pesado y no se distribuye la tensión que se hace en todo el cuerpo. El síntoma es dolor delante del hombro que puede reflejarse en el codo y en el antebrazo.

Lee también: Alivia de forma natural la tendinitis con estos 7 remedios

Diagnóstico de la tenosinovitis de Quervain

Acudir al especialista es la mejor opción para diagnosticar este padecimiento y recibir el tratamiento que se debe seguir. Pero si quieres determinar por ti misma que el dolor que sientes es una tenosinovitis de Quervain, antes de tu cita médica, realiza la siguiente prueba:

Sujeta el pulgar con el resto de los dedos de la mano afectada, cierra el puño. Luego, mueve la muñeca hacia abajo todo lo que puedas. Si tienes tendinitis, sentirás un pinchazo inconfundible. También suele doler con cualquier movimiento por simple que este sea.

Tratamientos para la tendinitis

Es sensato seguir las instrucciones que dicte el especialista, aunque generalmente este tipo de padecimiento se cura con mucho reposo. Resulta muy útil tratar el dolor aplicando compresas frías al menos 2 veces al día. Esto ayudará a aliviar la inflamación.

Vendar la zona con una muñequera (de las que recubren la palma de la mano con una férula) que limite el movimiento es de gran ayuda en estos casos.

Si decides tomar analgésicos, consulta primero a tu médico. Recuerda que todo lo que consumas durante la lactancia también lo ingerirá tu bebé. Por ello, confirma con tu médico qué es lo mejor para ti. Adicionalmente, procura no realizar demasiados esfuerzos y cuidar tus hábitos de vida.

Источник: https://mejorconsalud.as.com/tendinitis-por-lactancia/

Así es el dolor de espalda durante la etapa de la lactancia materna

Dolor de espalda en la lactancia

Si creías que las molestias culminaban con el parto estas equivocada, aun te falta pasar por el postparto y la lactancia.  Te contamos cómo es el dolor de espalda durante la etapa de la lactancia materna, pero ya te adelantamos que normalmente la causa se debe a la práctica de malas posturas ya sea al dar el pecho a tu hijo o al cogerlo en brazos.

Joana Lopes || Shutterstock

La lactancia provoca dolores óseos: Mito o Realidad

Es una creencia popular de que existe una vinculación entre amamantar y los dolores óseos de las mujeres. Algunas personas piensan que las madres que amamantan pierden calcio y esto le provoca problemas óseos, lo que conlleva a dolores de espalda. Esto es un mito sin fundamentos.

Los dolores que padecen las mujeres que dan leche materna a sus bebés no son dolores óseos, son dolores musculares. Estos son causados por malas posiciones al dar de mamar al bebé y el cansancio de estar de pie con el bebé.

No debes preocuparte por pérdida de calcio a consecuencia de la lactancia. Este es un proceso sumamente seguro, en el cual no corres riesgo, ni tu ni tu hijo.

Origen de los dolores de espalda

¿Estas amamantando y tienes dolor de espalda? Es común que se padezca de dolores de espalda durante el embarazo y en la etapa de lactancia. Sin embargo, si el dolor es muy intenso es importante descubrir el origen para tratarlo o tomar medidas para no padecerlos.

Las causas mas comunes de los dolores de espalda en la lactancia son los siguientes:

  • Mala postura cuando caminas sosteniendo al bebe.
  • Curvatura excesiva de la columna al sentarte para amamantar a tu bebé.
  • Musculatura paravertebral débil o contracturada debido a la carga de peso constante del embarazo y ahora de la lactancia.
  • Problemas en la columna vertebral que se agravaron por el peso de la barriga durante el embarazo y aun te causan dolor.

Es fundamental saber el origen del dolor de espalda y en eso te ayudará un médico. Ya no es necesario a que asistas al ginecólogo, toma cita para consultar con un traumatólogo o un fisiatra. Ellos van a descartar algún daño en la columna como causa del dolor y te hablaran sobre la necesidad de hacer o no terapias de rehabilitación .

Lifebrary || Shutterstock

Consejos para amamantar y evitar los dolores de espaldas

Existen muchos tips para evitar los dolores de espalda provocados por malas posturas al momento de amamantar. Sin embargo, te indicare cuales son los más efectivos, para que de esta manera los coloques en práctica.

  • Amamantar en la cama es un error garrafal, debido a que esto puede ocasionar daños a tu espalda. Lo recomendable es realizar la lactancia  materna sentada en una silla con abrazaderas, ya que esta te permitirá estar en una posición recta mientras das lactancia a tu pequeño.
  • Utiliza una almohada de lactancia, esta te ayudará a elevar al bebé hasta tu pecho y así no tendrás que curvar tu espalda. De esta manera no se crea tensión excesiva en los músculos.
  • Recuéstate hacia atrás en la silla mientras el niño come, evita verlo constantemente. Cuando permaneces viéndolo mientras come tu cuello adopta una postura de hiperflexión y lateralización que te dará bastante dolor.
  • Varia la postura al momento de amamantar cada 10 a 15 minutos, en especial si estás incomoda. De esta manera evitas la fatiga muscular.

En los momentos en los que no estés alimentando a tu bebé aprovecha de hacer ejercicio, algo suave como una caminata para empezar a fortalecer los músculos de la cintura. También has estiramientos de todos los músculos de la espalda para aliviar las tensiones.

Anímate a hacer cambios posturales durante la lactancia y verás como empiezan a mejorar por si solos esos terribles dolores de espalda.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • SíNo
  • Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad. Guía de Práctica Clínica sobre lactancia materna. Vitoria-Gasteiz, 2017. Un registro bibliográfico de esta obra puede consultarse en el catálogo de la red Bibliotekak del Gobierno Vasco: http://www.bibliotekak.euskadi.eus/WebOpac
  • Método Madre Canguro. Guía Práctica. Departamento de Salud Reproductiva e Investigaciones Conexas, Organización Mundial de la Salud, Ginebra, 2004. Consultado en línea: http://albalactanciamaterna.org/wp-content/uploads/Guia-practica-metodo-canguro-oms.pdf
  • Waterson, Dr. A.J.R. (2015). La Biblia del cuidado de tu hijo. (Ana Guelbenzu de San Eustaquio; Pilar Alba Navarro; trad.). Barcelona, España: editorial Grijalbo. Edición actualizada. (Obra original publicada en 2009 en el Reino Unido por Carroll & Brown).
  • Dirección General de Salud Pública, Recomendaciones para la lactancia materna, consulta en línea: https://www.aeped.es/sites/default/files/5-lm_canarias.pdf

Lisbeth Antonieta Dentale Pedroza Estudios y formación
Médico Cirujano: Universidad Central de Venezuela Diplomado en Medicina ocupacional: Fundación IUNETE

Experto en Nutrición Clínica: Universidad Europea del Atlántico (Presentando tesis)

Experiencia profesional

(2019) MEDICO OCUPACIONAL, Coorporación Medisalud C.A. Consultas de medicina laboral. (2014-2018) ASISTENTE MÉDICO DEL TRABAJO, Dra Adarvelys Valor Elaboración de informes varios, consultas de medicina laboral, evaluación de puestos de trabajo. (2016-2018) REDACTORA DE CONTENIDO WEB, Freelance (2015-2016) PREPARADORA, Catedra de Fisiopatología UCV Publicaciones e investigaciones: (2016) PUBLICACIÓN. MAYARO: La cuarta arbovirosis de relevancia médica descrita en Venezuela. Bol Venez Infectol Vol. 27-N°2, julio-diciembre 2016.

Número de colegiado

MPPS(Ministerio del Poder Popular para la Salud): 128044

CMDM(Colegio de Medicos del Distrito Metropolitano): 37088

Источник: https://elembarazo.net/asi-es-el-dolor-de-espalda-durante-la-etapa-de-la-lactancia-materna.html

Dolor de espalda en la lactancia

Dolor de espalda en la lactancia

Indice

Especialmente durante las primeras semanas de vida del bebé, las tomas que realice serán largas. Aunque depende de cada mujer y de cada niño, estas pueden prolongarse hasta una hora (¡o más!), así que debes estar preparada.
 

¿Por qué la lactancia a veces produce dolor de espalda?

Muchas veces el dolor de espalda ya viene desde el embarazo, es algo normal debido a que tu cuerpo está aguantando un peso extra. También es normal que cuando des a luz este dolor no se pase inmediatamente e incluso, que si antes no lo tenías aparezca.

Creerás que tu recién nacido apenas pesa y que puedes sostenerlo fácilmente en tus brazos, incluso darle de mamar de pie, pero tras media hora en una mala postura sus 4 kilos te parecerán toneladas y después de varias semanas o meses lactando, la espalda empezará a resentirse irremediablemente.

Seguramente el dolor de espalda venga derivado de malas posturas que realizas de forma repetida y de acunar a tu bebé muchas horas paseando o de pie. Si tienes dolor de espalda, la Asociación Española de Pediatría recomienda que cuides tu columna y fortalezcas la musculatura paravertebral con ejercicios.

¿Qué postura adoptar para evitar dolores de espalda?

Algunos expertos recomiendan amamantar con la espalda recta y apoyada mientras dura la toma, si bien, si esta se alarga varios minutos, mantener la espalda en esta postura puede resultar más agotador todavía. Además los esfuerzos por permanecer así pueden comprometer la correcta succión del bebé, acarreando consecuencias fatales para el pecho de la madre.

Es preferible por lo tanto estar ligeramente recostada hacia atrás, con la espalda apoyada.

También puedes amamantar tumbada, recostada sobre la espalda o sobre un lado. Utiliza almohadones o cojines para incorporarte levemente si lo crees necesario.

Prueba diferentes posturas y lugares hasta que des con los que te encuentres más cómoda. Eso sí, ninguno debe impedir que el bebé mame de forma correcta.

Lo que sí debe evitarse, a fin de prevenir dolores de espalda o cervicales, es reclinarse hacia el bebé encorvando la columna. Con esta postura no solo se consigue perjudicar la espalda sino que también se favorece que el peso de una descanse sobre el pequeño, pudiendo aplastarle o lastimarle. 

Consejos para evitar el dolor de espalda durante la lactancia

Adopta una postura cómoda en la que puedas permanecer mucho tiempo. Lo ideal es que cabeza, espalda y caderas formen una línea recta, pero no necesariamente han de estar en ángulo recto respecto al suelo, puedes reclinarte, recostarte o tumbarte si esas posturas te parecen más cómodas.

Ten preparado y a mano todo lo que necesites durante la toma para no tener que levantarte (agua, comida, móvil, libro, babero, servilleta, etc.).

Procura que no solo tu espalda esté apoyada sino también cabeza, cuello y brazos.

Asegúrate de que el bebé tiene un buen soporte, así descargarás tensión de brazos y espalda. Utiliza un cojín de lactancia o un almohadón sobre el que colocar al bebé
 

Ejercicios que se pueden hacer en casa para minimizar el riesgo

Lo mejor es que, cuando tengas el alta médica de tu ginecólogo, acudas a clases de pilates donde el monitor te puede ayudar con las posturas.

Sabemos que esto con un bebé es casi imposible por lo que la solución puede ser hacer las posturas de pilates en casa.

No se trata deshacer el máximo número de repeticiones de ejercicio, se debe buscar el estiramiento lento del cuerpo y que este recupere su estado natural.

Algunas posturas recomendadas para esto son:

– Extensión cervical y lumbar: es un ejercicio que fortalece toda la musculatura de la espalda, además de articular correctamente la zona cervical, torácica y lumbar.

Túmbate boca a bajo con las manos debajo de los hombros y levanta poco a poco tu tronco. Asegúrate de que pasas una a una por cada vértebra hasta estar erguida con la cadera en contacto con el suelo.

Esta elevación debe ser lenta, suave sin forzar y cuidando la respiración para no acabar agotada antes de tiempo.

– Postura de gato: parte desde la posición de descanso de pilates (trasero sobre los talones, brazos extendidos por delante de la cabeza y frente pegada al suelo).

Mantente en esta postura durante al menos 20 segundos para estirar, descargar y descongestionar la musculatura de la espalda y de los hombros. Después de el ejercicio ponte a cuatro patas manteniendo la espalda paralela al suelo y las manos y las rodillas alineadas (como si fueras una mesa).

Trata de controlar la respiración y de realizar el movimiento lentamente, sin brusquedades , estirando y creciendo para movilizar la columna.

– Equilibrio con brazo y pierna inverso en alto: partimos la posición anterior.

Coloca la espalda paralela al suelo apoyando rodillas y manos, separadas y los brazos bien alineados con los hombros y mantén la cabeza neutra, mirando al suelo. Este ejercicio consiste en elevar simultáneamente el brazo y la pierna contraria.

Si tienes buen equilibrio podrás mantener la posición un tiempo de 15 o 20 minutos, después debes bajar lentamente y repetir con el otro brazo y la otra pierna.

Recuerda que para que estos ejercicios te sirvan como reeducación postural debes hacerlos despacio para que tu columna se estire. Si notas alguna molestia debes dejarlo. Con buenas posturas y con estos ejercicios de reeducación postural, seguro que te empiezas a sentir mejor muy pronto.
 

¿Qué hacer si el dolor no cesa?

Durante la lactancia son pocos los medicamentos que están contraindicados, por lo que un analgésico podrá servir para aliviar el dolor en un momento dado. En cualquier caso, antes de tomarlo consúltalo con tu médico.

Además, si los dolores son muy intensos, lo mejor es que consultes con un traumatólogo para que haga un diagnóstico del origen para saber la causa y poder decidir un tratamiento adecuado. Normalmente se trata de una cuestión de reeducación postural, con la que tu cuerpo recuperará las buenas costumbres.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/bebe/lactancia/dolor-de-espalda-en-la-lactancia-5920

Dolor de espalda durante la lactancia: ¿Cómo aliviarlo?

Dolor de espalda en la lactancia

La lactancia materna implica pasar muchas horas al día amamantando. Muchas mamás sufren dolores de espalda durante las tomas que no les permiten disfrutar de un momento tan mágico con su bebé. La causa suele estar en una mala postura, que somete a los músculos de la espalda y el cuello a una tensión.

La Asociación Española de Pediatría (AEP), asegura que no existe una posición mejor que otra para dar el pecho y que debe ser la madre quien encuentre la más cómoda para ella y su hijo en cada momento.

Pero sí hay unas recomendaciones generales y unos ejercicios específicios que pueden ayudar a mantener sana tu espalda.

La clave: adoptar una postura cómoda

En respuesta a una consulta sobre el dolor de espalda en la lactancia, el Comité de Lactancia Materna de la AEP respondía que:

«No hay ninguna relación entre lactancia y dolores óseos. Si tienes una discopatía es posible que necesites cuidar tu espalda y fortalecer la musculatura paravertebral con ejercicios y quizá te convenga evitar cargas pesadas pero nada de ello tiene que ver con la lactancia».

«Algunas madres sufren una pérdida de calcio temporal en los huesos durante la lactancia que se recupera al cesar la misma.

Antes de plantearte o no dejar la lactancia, lo prudente sería que te viera algún especialista, que te hicieran un estudio y que tuvieras un diagnóstico del origen de tus dolores.

Y una vez que sepas la causa, se podrá decidir sobre el tratamiento más adecuado, que probablemente no tendrá nada que ver con suspender la lactancia».

Que el dolor de espalda es consecuencia de una mala postura al amamantar, también es la opinión de la Asociación de Lactancia Materna ALBA.

Lo primero que debe hacer una mamá antes de dar el pecho es relajarse, ya que el estrés puede causar una tensión extra que se traduce en dolor.

Después, Eulàlia Torras, asesora de Alba recomienda:

  • Disponer de un lugar cómodo para amamantar durante el día, que puede ser un sillón o una silla con brazos.
  • También es buena idea colocar unos cojines para poder apoyar los brazos mientras sujetas al bebé o apoyar al bebé si ocasionalmente necesitas una mano libre. Y en caso de estar sentada, un reposapiés.
  • Antes se recomendaba a la madre tener la espalda recta y bien apoyada, con los hombros hacia atrás, pero recientemente se ha descubierto que los bebés maman mejor cuando la madre está reclinada hacia atrás.
  • También se puede amamantar estirada. Lo importante es no amamantar nunca encorvada sobre el bebé.
  • Pon un cojín en la base de la espalda: favorece la curva cóncava natural, relajando los de la zona lumbar y cervical. A ser posible también otro en la corva de las rodillas.
  • Puesto que las tomas de las primeras semanas suelen ser prolongadas, ayuda, antes de empezar, tener a mano todo aquello que se pueda necesitar (pañuelos, teléfono, mando a distancia, libro, vaso de agua…).

Para un buen agarre

Solo un último recuerdo para que la lactancia sea un éxito. Tras una buena posición cómoda (la que hayas elegido) ten en cuenta estos consejos de la AEP para facilitar el agarre de tu bebé y el vaciado adecuado de tu pecho:

  • La nariz y el mentón del bebé deben estar ambos en contacto con tu pecho. ·
  • El cuerpo del bebé debe estar en estrecho contacto con el tuyo.
  • La cabeza y el cuerpo del bebé deben estar bien alineados (el cuello no debe estar flexionado, ni la cabeza girada).
  • La cabeza debe estar colocada frente al pecho con el pezón a la altura del labio superior-nariz. Es preferible que desplaces el bebé en lugar de acercar tu pecho a su boca.
  • Es útil el afianzamiento espontáneo (o agarre espontáneo), que consiste en colocar a tu bebé sobre ti, con el pezón a la altura de la nariz y el mentón apoyado en el pecho. El bebé echará la cabeza hacia atrás para buscar el pezón y abrirá la boca.
  • Es normal que necesite varios intentos antes de conseguir agarrar espontáneamente el pezón. Dale tiempo y no te precipites a introducírselo en su boca. Solo será necesario ayudarle si tiene dificultades.

Conclusión: adoptar una posición cómoda evitará el dolor de espalda, lo que se traduce en tomas tranquilas y exitosas, en las que mamá y su hijo dusfrutarán de momentos únicos e imborrables.

Y siempre ten en cuenta que hay otras madres dando el pecho a sus hijos que están dispuestas a ayudarte y que puedes acudir a ellas para compartir cualquier duda o preocupación. Encuentra la Asociación de lactancia más cercana a tu casa en el directorio de la Iniciativa para la Humanización de la Asistencia al Nacimiento y la Lactancia (IHAN).

Fotos iStock

En Bebés y Más Cómo evitar los dolores de espalda cuando estás dando pecho, Cómo hacer tu propio cojín de lactancia gemelar: tutorial paso a paso,

Источник: https://www.bebesymas.com/lactancia/dolor-espalda-durante-lactancia-como-aliviarlo

Dolores de espalda durante la lactancia, ¿cómo prevenirlos?

Dolor de espalda en la lactancia

La lactancia materna es uno de los puntales del crecimiento de cualquier bebé, pues la leche de su progenitora le ayuda a desarrollarse sano y fuerte. No obstante, tampoco hay que pasar por alto que contribuye a estrechar los lazos sentimentales entre madre e hijo.

Sin embargo, no se debe olvidar que dar el pecho provoca que la fémina tenga que hacerle frente a una serie de consecuencias adversas. En concreto, puede ver cómo dolorosas grietas aparecen en sus pezones e incluso puede tener dolores de espalda, por las posturas que adopta durante el amamantamiento y por el tiempo que dura cada toma.

No obstante, para poder paliar esas últimas molestias es importante que tome previamente medidas para prevenirlas. ¿Cuáles? Las que damos a conocer a continuación desde BabyAffinity:

1-Sillón cómodo

Una de las acciones básicas que debe llevar a cabo cualquier mujer que vaya a comenzar a darle el pecho a su hijo para poder evitar sus dolores de espalda es que elija un sillón cómodo para hacerlo. Va a pasar un tiempo considerable amamantándole y es vital que se encuentre en un espacio confortable y que le haga sentir a gusto.

En concreto, se recomienda que ese sillón tenga un respaldo amplio y mullido, que permita tener la columna recta y un notable apoyo en la zona lumbar, y que lo que es el asiento no se hunda.

2-Postura correcta

Indiscutiblemente uno de los factores que más contribuye a evitar que la madre pueda tener dolores de espalda durante la lactancia es que adopte la postura correcta para llevar a cabo la misma. Para conseguir la idónea, es necesario tener en cuenta varios aspectos:

  • La mujer jamás debe tener la espalda encorvada, para así acercarse al bebé. Es este el que debe aproximarse al pecho. De ahí que se recomiende que la mamá tenga los pies colocados en una especie de escabel para que sus rodillas, sobre las que descansa el niño, estén a la altura correcta.
  • Ni que decir tiene que las barrigas de madre e hijo tienen que estar pegadas.
  • La boca del menor debe situarse a la altura del pezón de su progenitora. De esta manera, es como podrá tomar la leche de la mejor manera posible, ya que se darán todas las condiciones para que pueda succionar sin dificultad de ningún tipo.

3-Cambiar de posición

De la misma manera, otra medida que se debe adoptar para prevenir las citadas molestias es que la mujer cambie de posición a la hora de darle el pecho. Es decir, que no siempre adopte la misma en las distintas tomas, sino que vaya cambiando a lo largo del día, para que así su espalda no se fuerce en una zona concreta todo el tiempo.

Eso supone, por ejemplo, que en las tomas nocturnas, en lugar de levantarse de la cama y darle el pecho sentada en el sillón, pueda quedarse en la misma y amamantarle estando los dos tumbados. Así, acostados los dos de lado tendrán máxima comodidad y la espalda de la mamá no se resentirá.

4-Nada de encorvarse

Por supuesto, es fundamental que la mujer en la fase de lactancia no esté encorvada ni a la hora de darle el pecho a su hijo ni tampoco en el momento de realizar diversas tareas. Con esto nos referimos a que, por ejemplo, cuando camine lo haga erguida, a pesar de que el tamaño que ha adquirido su peso tienda a hacerle que doble algo la columna.

De la misma manera, debe evitar encorvarse a la hora de cambiarle el pañal o la ropa a su bebé. Por eso, en lugar de acometer esa tarea en la cama, se recomienda que compre un cambiador, que podrá regularlo a su altura y que le facilitará notablemente el estar en una postura recta durante todo el tiempo.

5-Uso de almohada de lactancia

Si las anteriores medidas citadas son importantes, no lo es menos el hecho de que también es necesario que la mujer conozca que existen una serie de instrumentos que pueden ayudarle a no tener que encorvar su espalda durante el proceso de darle el pecho a su bebé.

Así, por ejemplo, en tiendas especializadas en puericultura o embarazo puede adquirir una almohada de lactancia.

Esta lo que hace es colocarse por debajo del niño para facilitar que esté más cerca del pecho y, por tanto, que su mamá no tenga que agacharse para que pueda amamantar.

De esta manera, mediante el empleo de dicho artículo, la mujer mantendrá la espalda recta y evitará tensionar los músculos en ciertas partes de su columna. Es decir, pondrá las medidas necesarias para prevenir molestias en la espina dorsal o en las lumbares.

Источник: https://okdiario.com/bebes/prevenir-dolores-espalda-lactancia-2676574

El embarazo y el recién nacido

Dolor de espalda en la lactancia

(Breastfeeding FAQs: Pain and Discomfort)

Independientemente de que usted sea una madre primeriza o experimentada, la lactancia materna suele plantear bastantes dudas. He aquí las respuestas a algunas de las preguntas más frecuentes que las madres -tanto novatas como veteranas- pueden formularse.

Tengo fuertes dolores, similares a los de la menstruación, cuando amamanto a mí recién nacido. ¿Es normal?

Sí. Durante los primeros días o semanas inmediatamente posteriores al parto, puede tener fuertes contracciones uterinas cuando le baje la leche. La lactancia materna ayuda al útero a encogerse, de modo que las madres que dan el pecho a sus hijos suelen tener menos hemorragias uterinas tras el parto.

¿Es normal que me duela el pecho mientras amamanto al bebé o después de amamantarlo?

Si su bebé se ha agarrado correctamente al pecho, es posible que sienta dolor durante unos 30 a 60 segundos (cuando el bebé tire del pezón y de la areola para introducírselos en su boca), pero después el dolor debería desaparecer. Si sigue teniendo dolor, interrumpa momentáneamente la lactancia y vuelva a colocarse el bebé en el pecho. Si persiste el dolor, es que pasa algo más.

Si el bebé se le agarra mal al pecho repetidamente, succionando del pezón sin introducirse gran parte de areola en la boca, probablemente usted tendrá molestias cada vez que lo amamante. Algunas madres dicen que amamantar a sus bebés les resulta doloroso o que notan pinchazos durante las tomas. Si no cambian las cosas, no tardará mucho en tener los pezones irritados o agrietados.

Pero, si le duelen los pechos y tiene síntomas gripales, como fiebre y escalofríos, una zona endurecida o enrojecida o vetas rojas en el pecho, quizá tenga una infección en los conductos galactoforos (por donde circula la leche) denominada mastitis. Si presenta cualquiera de estos síntomas, llame a su médico, pues la mastitis es una infección que se trata fácilmente con antibióticos.

También es posible que tenga una infección por hongos / levaduras en uno o ambos pechos. Es importante que llame al médico ante la presencia de cualquiera de los siguientes síntomas:

  • dolor punzante o escozor en los pechos durante o después de las tomas
  • dolor que parece provenir de la zona más profunda del pecho
  • fuerte dolor en los pechos o los pezones que no mejora tras colocarse correctamente al bebé en el pecho y conseguir que este se agarre bien al mismo
  • pezones agrietados, que pican o arden, o de color rosa intenso, rojos o brillantes, que están descamados o cubiertos por una erupción de pequeñas ampollas

Los bebés con candidiasis oral pueden tener la piel de las comisuras de la boca agrietada y puntos blanquecinos o amarillentos en los labios, la lengua o la cara interna de los pómulos.

Si le duele un pecho y nota que le ha salido un bulto en el mismo, es posible que se le haya obstruido un conducto galactoforo, lo que impide el flujo normal de la leche. Para ayudar a desobstruir el conducto y aliviar el dolor:

  • Dése duchas calientes o póngase paños o compresas calientes en el área afectada y masajéesela. Hágalo varias veces al día, inmediatamente antes de amamantar al bebé.
  • Cuando amamante al bebé, colóqueselo de modo que su nariz apunte hacia el área obstruida.
  • Si esto no resuelve el problema, utilice un extractor de leche manual o eléctrico durante unos minutos para ayudar a desobstruir el conducto obstruido.
  • Si el bulto no desaparece en un par de días, o si tiene fiebre, escalofríos, se siente molida (como si estuviera incubando algo) o tiene vetas rojas en el pecho, llame al médico.

Las mujeres que tienen pezones invertidos (que se meten hacia adentro en vez de proyectarse hacia afuera) o pezones planos (que no se ponen erectos como deberían cuando el bebé los succiona) también pueden tener problemas para amamantar a sus bebés y experimentar frecuentemente dolor en los pezones. En cualquiera de estos casos, hable con su médico o con un especialista en lactancia materna para que le indiquen formas de hacer más fácil el amamantamiento y de aliviar el dolor.

He aquí algunos consejos para evitar el dolor de mamas y/o pezones de cara al futuro y para que esté más cómoda mientras se le curan los pechos.

  • Asegúrese de que el bebé se agarra bien al pecho en todas las tomas.
  • Pídale a su médico que le recomiende una loción especial para ponérsela en los pezones entre tomas a fin de reducir la sequedad.
  • Al final de cada toma, extráigase manualmente un poco de leche y masajéese con ella los pezones. Luego deje que estos se le sequen al aire.
  • A algunas mujeres les va bien amamantar a sus bebés con mayor frecuencia y hacer tomas más cortas en vez de alargarlas mucho.
  • Pruebe a ofrecer primero al bebé el pecho que le duela menos.
  • Al separarse al bebé del pecho, interrumpa la succión con delicadeza. (Introduzca un dedo en la boca del bebé a través de la comisura, entre las encías, y después gire el dedo un cuarto de vuelta.)
  • Vaya modificando la postura de amamantamiento para ayudarle al bebé a vaciar completamente ambos pechos.
  • Aplíquese calor seco o húmedo en los senos (una bolsa de agua caliente, una almohadilla eléctrica o una manopla o toallita mojada en agua caliente) o dése una ducha caliente. (No obstante, si tiene una infección por hongos / levaduras, deberá mantener los pezones secos porque éstos proliferan en los ambientes húmedos.)
  • Póngase una bolsa de hielo o compresas frías en los senos congestionados después de las tomas.
  • Masajéese con suavidad el área dolorida antes de las tomas.
  • Descanse lo suficiente y beba abundante líquido.
  • Algunas madres que tienen los pezones doloridos o agrietados consiguen que estos se les curen sacándose leche con un extractor eléctrico durante dos o tres días.

Si siempre le resulta doloroso amamantar al bebé, no dude en consultar a su médico o a un especialista en lactancia materna.

¿Puedo seguir amamantando al bebé si tengo una infección mamaria?

Sí. Contrariamente a lo que cree la mayoría de gente, usted puede seguir amamantando al bebé mientras se trata la infección mamaria. De hecho, seguir amamantando al bebé puede acelerar la curación de la infección mamaria.

¿Es normal que se me hinchen los pechos y se me pongan duros?

Generalmente sí, sobre todo durante los primeros días o semanas de lactancia materna. Cuando se produce la subida de la leche al principio de la lactancia, los pechos se hinchan y esto puede resultar doloroso en algunas mujeres. Esto se denomina congestión primaria y dura pocos días.

Pero, cuanto más tarde en empezar a amamantar al bebé o en extraerse leche -tanto al principio de la lactancia como durante todo el período de amamantamiento- más se le hincharán y congestionarán los pechos y más molesta estará.

Si no puede amamantar al bebé inmediatamente, utilice compresas calientes y extráigase leche, sea manualmente o con la ayuda de un extractor manual o eléctrico.

Una forma de extraerse leche manualmente es sosteniéndose el pecho colocando el pulgar por encima de la areola mamaria y los demás dedos por debajo de la misma.

Con suavidad pero con firmeza, presione el pulgar y los demás dedos contra la pared torácica y luego deslice los dedos hacia el pezón repetidamente para favorecer el flujo de la leche a través de los conductos galactoforos.

Asimismo, amamantar al bebé frecuentemente (aproximadamente cada dos o tres horas) y tratar de vaciar completamente ambos senos puede ayudar a aliviar las molestias asociadas a la congestión primaria.

Revisado por: Larissa Hirsch, MD
Fecha de revisión: junio de 2008

Источник: https://www.rchsd.org/health-articles/preguntas-frecuentes-acerca-de-la-lactancia-materna-dolor-y-molestias/

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: