Dra. Victoria Verdú, coordinadora de Ginecología de la Clínica de Fertilidad Ginefiv

Principales tratamientos de fertilidad. Entrevista a la Dra. Victoria Verdú

Dra. Victoria Verdú, coordinadora de Ginecología de la Clínica de Fertilidad Ginefiv

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la esterilidad y la infertilidad son enfermedades del sistema reproductivo. En la actualidad, cada vez más parejas tienen problemas para concebir a su primer hijo.

En España, en los últimos años se han realizado más de 250.000 tratamientos de reproducción asistida. Nuestro país es, además, uno de los que tiene mayor número de centros de reproducción asistida de Europa: 180 centros privados y 37 públicos.

El tratamiento que más se realiza es la fecundación in vitro (FIV) y el que más crece es la donación de ovocitos.

En Elbebe.com entrevistamos, en exclusiva, a la doctora Victoria Verdú, coordinadora de Ginecología de la clínica de reproducción asistida Ginefiv y experta en fertilidad  de la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO) para hablar sobre los tratamientos de fertilidad.

En este artículo sobre tratamientos de fertilidad:

  • ¿Infertilidad y esterilidad son sinónimos?
  • ¿Cuáles son los principales tratamientos de fertilidad?

¿Infertilidad y esterilidad son sinónimos?

En las mujeres es posible lograr un embarazo.

Sólo será imposible cuando, por determinadas circunstancias, la mujer no tiene óvulos, carece de cavidad uterina, o bien el varón no tiene espermatozoides o presentan mala calidad. Pero, mientras haya ovulación, útero y espermatozoides, el milagro siempre puede ocurrir en cualquier momento.

Pregunta: ¿En qué se diferencia la infertilidad de la esterilidad?

Respuesta: Desde el punto de vista médico se distingue esterilidad, que es la incapacidad para tener niños, de infertilidad, que es la incapacidad para lograr un embarazo después de 12 meses de relaciones sexuales sin protección.

Sin embargo, esterilidad e infertilidad se utilizan indistintamente en los medios de comunicación para referirse a la dificultad para tener un hijo o quedarse embarazada.

P: ¿Qué se hace cuando el embarazo se interrumpe con frecuencia?

R: Hablamos de que una paciente presenta «abortos de repetición” cuando se produce la interrupción de la gestación de forma involuntaria en dos o más gestaciones.

En estos casos se hace un estudio, que incluye pruebas genéticas de ambos miembros de la pareja y un estudio de coagulación sanguínea (trombofilia).

También se pueden realizar estudios adicionales de la calidad de la muestra de semen y de la cavidad uterina por dentro.

¿Cuáles son los principales tratamientos de fertilidad?

P: ¿Qué diferencia hay entre inseminación artificial y fecundación in vitro (FIV)?

La inseminación artificial y la fecundación in vitro son tratamientos con técnicas diferentes que tienen en común lograr un embarazo. La inseminación artificial suele ser una técnica más sencilla que la fecundación in vitro.

R: Por una parte, la inseminación artificial suele ser una de las primeras opciones para parejas jóvenes con pocos problemas de fertilidad. Consiste en depositar la muestra de semen capacitada (que puede ser de la pareja o donada) en la cavidad uterina de la mujer en el momento próximo a la ovulación. El proceso suele durar entre 8-10 días.

De la muestra de semen extraída, se seleccionan los mejores espermatozoides, los que tienen más capacidad fecundante, y se separan de aquellos que tienen mala movilidad o forma.

Después, los espermatozoides se introducen en el útero de la mujer con la ayuda de una cánula de plástico. Esta técnica es ambulatoria, mínimamente invasiva e indolora.

No requiere reposo posterior y la paciente puede llevar una vida normal.

Por otra parte, la fecundación in vitro consiste en la unión del óvulo y del espermatozoide en el laboratorio. El proceso suele durar entre 16-18 días.

Primero se extraen los óvulos para luego ponerlos en contacto con los espermatozoides en el laboratorio.

Este proceso se puede realizar mediante una fertilización in vitro clásica o una inyección introcitoplasmática de espermatozoides (ICSI).

P: ¿En qué consisten estas dos técnicas, la fertilización in vitro clásica y la ICSI?

En la fertilización in vitro clásica se ponen en contacto 25.000 espermatozoides por cada ovocito, mientras que en la ICSI se inyecta un único espermatozoide dentro de un ovocito.

R: La fertilización in vitro clásica se utiliza ante problemas de infertilidad como la obstrución de las trompas, problemas en el endometrio o fallos con un tratamiento de inseminación artificial. En este caso se ponen en contacto 25.000 espermatozoides por cada ovocito y se deja que la fertilización se produzca por sí misma.

En cambio, la ICSI se realiza cuando la muestra de semen presenta una más baja calidad.

En este caso, sólo se inyecta un espermatozoide, que ha sido seleccionado en la muestra de semen, dentro de un ovocito.

Por cada óvulo, a través de un microscopio dotado de un equipo de micromanipulación, se selecciona un espermatozoide que sea bueno, de óptima movilidad y forma, y lo microinyectamos.

En un 60-70% de los casos se produce una fertilización y al día siguiente se constata si los ovocitos han sido fecundados. Normalmente lo dejamos un par de días para verificar su correcta evolución y división celular. Solamente transferimos aquellos embriones que evolucionan correctamente y tengan mejor pronóstico.

Источник: https://www.elbebe.com/quedar-embarazada/principales-tratamientos-fertilidad-entrevista-dra-victoria-verdu

Más del 50% de las mujeres considera el estrés el mayor impedimento para conseguir un embarazo

Dra. Victoria Verdú, coordinadora de Ginecología de la Clínica de Fertilidad Ginefiv

lunes 11 de febrero de 2019, 15:17h

En el Día Europeo de la Salud Sexual, que se celebra el próximo 14 de febrero, la Organización Mundial de la Salud (OMS) define la salud sexual como «un estado de bienestar físico, emocional, mental y social relacionado con la sexualidad”.

Para aquellos que se proponen ser padres, la salud sexual adquiere una gran relevancia y la necesidad de adquirir hábitos saludables se multiplica.

En la sociedad actual en la que vivimos, uno de los factores que las parejas que desean ser padres perciben como más perjudicial para conseguir el embarazo es el estrés: más de la mitad de las mujeres cree que es el mayor obstáculo para lograr quedarse embarazada.

Así se desprende del último estudio ‘Conocimiento y hábitos de fertilidad de las mujeres’, elaborado por la Clínica Ginefiv a más de 1.300 mujeres entre 18 y 50 años en junio de 2018.

Hábitos como practicar deporte o descansar lo suficiente han demostrado que pueden ayudar a reducir los niveles de estrés, contribuyendo además a controlar el peso y conseguir un embarazo.

Sin embargo, según el estudio ‘Conocimiento y hábitos de fertilidad de las mujeres’, elaborado por la Clínica Ginefiv, cerca del 60% de las mujeres afirma no dormir las 8 horas al día recomendadas y el 72% practica solo deporte de forma ocasional o no lo practica nunca.

“Incluir el deporte como parte de la rutina de las futuras madres se relaciona con mejores embarazos, partos más sencillos y menos dolorosos”, explica la Dra. Victoria Verdú, coordinadora de Ginecología de la clínica Ginefiv.

Otro de los factores que afecta de forma directa a la fertilidad es la alimentación. Y es que se ha demostrado que llevar un estilo de vida equilibrado en el momento de concebir afecta de forma directa a las probabilidades de conseguir el embarazo. Mientras que el 77% de las mujeres aseguran llevar una alimentación variada, sólo un 24% consume 5 piezas de fruta al día.

“Una dieta saludable y equilibrada es de suma importancia y se estima que hasta el 12% de la infertilidad primaria es consecuencia de problemas relacionados con el peso. Por ello, conocer los buenos hábitos de vida que contribuyen a mejorar la fertilidad y también aquellos que deben evitarse, es imprescindible para cuidar la capacidad reproductiva”, concluye la Dra. Verdú.

A partir de los 35 años la reserva ovárica y la calidad de los óvulos disminuyen

En 2018 se registró el menor número de nacimientos desde 1941 y el declive demográfico natural de España alcanzó su máximo histórico, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE).

Esta tendencia, conocida como crecimiento vegetativo, comenzó en 2015 y se proyecta hacia el futuro.

La natalidad en España está por debajo de la mínima para garantizar el reemplazo generacional: actualmente la cifra es de 1,3, aproximadamente.

Un factor importante es que la edad en la que las parejas tienen su primer bebé se retrasa cada año y con ella cae también la probabilidad de tener más hijos. Durante el año 2017, las madres primerizas tenían de media 32,1 años, el máximo histórico.

Los estudios demuestran que la probabilidad de conseguir el embarazo por ciclo en parejas sanas y jóvenes tan solo es del 20%. Retrasar la edad de concebir acarrea unos riesgos, tanto para la madre como para el futuro bebé.

“La edad de la futura madre es el condicionante principal y puede conllevar complicaciones, como el aumento de las probabilidades de que el bebé padezca Síndrome de Down o de que se produzcan abortos de repetición durante el embarazo”, afirma la Dra. Verdú.

La mayoría de las mujeres, casi el 65% de las encuestadas, consideran los 40-45 años la edad límite para tener hijos, pero la realidad es que el máximo de fertilidad de una mujer se alcanza a los 20 años, y a partir de los 35, las probabilidades descienden exponencialmente.

Del estudio “Conocimiento y hábitos de fertilidad en las mujeres” se desprende también que más del 95% nunca se ha realizado un estudio de la reserva ovárica, lo que demuestra que no tienen un conocimiento real de su capacidad reproductiva.

La reserva ovárica es la capacidad de los ovarios de producir óvulos de una calidad suficiente para conseguir un embarazo.

“Conocer su estado ofrece a la mujer la posibilidad de saber si es conveniente o no retrasar la maternidad si quiere ser madre biológica de sus hijos, o de preservar la fertilidad a través de métodos como la vitrificación de ovocitos”, explica la Dra. Verdú.

Ginefiv, 30 años de experiencias en Reproducción Asistida

La clínica Ginefiv es pionera en el tratamiento de esterilidad e infertilidad en España. Con más de 30 años de experiencia, ha ayudado a nacer a más de 20.000 niños y es la clínica que mayor número de casos trata en la Comunidad de Madrid.

Entre sus logros está el nacimiento del primer bebé procedente de embriones congelados en Madrid en 1988 y el primer nacimiento tras una fertilización por Microinyección Espermática en 1996.

Muestra de su amplia trayectoria, el centro fue reconocido como Mejor Institución Sanitaria del Año durante el 2013.

Ginefiv ha conseguido unas tasas de embarazo que pueden equipararse con los centros más prestigiosos a nivel internacional. De forma orientativa, la tasa de embarazo oscila entre el 45 y el 50% en técnicas de Fecundación in Vitro y Microinyección espermática, y entre el 15 y el 30% en técnicas de Inseminación Artificial.

Источник: https://www.enpozuelo.es/noticia/9691/a-fondo/mas-del-50-de-las-mujeres-considera-el-estres-el-mayor-impedimento-para-conseguir-un-embarazo.html

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: