Dudas frecuentes sobre la lactancia materna

Contents
  1. Preguntas frecuentes sobre la lactancia materna: ¿Cuánto y con qué frecuencia?
  2. ¿Con qué frecuencia debo amamantar a mi bebé?
  3. ¿Cómo cuento los intervalos entre tomas consecutivas?
  4. ¿Cuánto tiempo duran las tomas?
  5. ¿Cuándo debería alternar ambas mamas?
  6. ¿Con qué frecuencia debo hacer eructar al bebé durante las tomas?
  7. ¿Por qué tiene mi bebé mucha más hambre que de costumbre?
  8. ¿Durante cuánto tiempo debería seguir amamantando a mi bebé?
  9. Dudas frecuentes sobre lactancia
  10. ¿Mi leche es suficiente?
  11. ¿Necesita mi bebé algo más?
  12. ¿Qué quiere decir a demanda?
  13. ¿Puedo conservar la leche materna?
  14. ¿Puedo comer de todo si estoy dando de mamar?
  15. 5 Preguntas frecuentes sobre la lactancia materna
  16. ¿Cuánta leche debe consumir mi bebé cada día?
  17. ¿Cómo sé que con mi leche es suficiente?
  18. Si vuelvo al trabajo, ¿cómo hago para mantener la lactancia materna?
  19. ¿Cómo conservar la leche materna?
  20. Calostro
  21. Leche madura
  22. ¿Hasta cuándo debo dar el pecho a mi bebé?
  23. Preguntas frecuentes sobre lactancia materna
  24. ¿Qué pasa si no tengo leche?
  25. Si se corta la leche y ya no puedes dar más pecho a tu hijo, ¿qué hacer si nadie te ayuda?
  26. ¿Puede usar chupete mi bebé recién nacido?
  27. ¿Debo despertarle por la noche para que mame?
  28. ¿Cada cuánto debo darle el pecho a mi hijo? Dicen que no hay que seguir horarios pero si pide cada 10 minutos… ¿le doy?
  29. ¿Es cierto que se crea intolerancia por mezclar biberón con pecho?
  30. ¿Puedo darle el pecho a mi bebé si estoy enferma?
  31. ¿Qué medicamentos puedo tomar si le doy el pecho a mi bebé?
  32. ¿Tengo que destetar cuando vuelva a trabajar?
  33. ¿Tengo que preparar un banco de leche para cuando vuelva al trabajo?
  34. Tengo que empezar a trabajar y mi bebé no quiere biberón, ¿Qué hago?
  35. Si te ha gustado, ayúdame a compartir… Gracias!
  36. Las 9 preguntas más frecuentes sobre la lactancia
  37. ¿Cuándo es el momento indicado para lactar al bebé?
  38. ¿Cómo se puede saber si hay suficiente producción de leche?
  39. ¿Cuánto debe comer un bebé?
  40. Si los pechos duelen, ¿se debe parar la lactancia?
  41. ¿Se puede extraer la leche y dársela en biberón al bebé?
  42. ¿Son recomendables las “pezoneras”?
  43. ¿Se puede amantar si los pechos tienen prótesis?
  44. ¿Qué tipo de dieta debe llevar una madre lactante?
  45. ¿El bebé debe tomar agua durante su período de lactancia?
  46. El embarazo y el recién nacido
  47. ¿Cómo puedo aumentar mi producción de leche?
  48. ¿Si espero más tiempo antes de amamantar al bebé, produciré más leche?
  49. Creo que estoy produciendo demasiada leche. ¿Qué puedo hacer?
  50. Mi bebé prefiere siempre el mismo pecho. ¿Está bien?

Preguntas frecuentes sobre la lactancia materna: ¿Cuánto y con qué frecuencia?

Dudas frecuentes sobre la lactancia materna

Amamantar a un bebé es lo más natural, pero la lactancia materna suele venir con su parte correspondiente de preguntas. He aquí lo que necesita saber sobre con qué frecuencia y durante cuánto tiempo debe amamantar a su bebé.

¿Con qué frecuencia debo amamantar a mi bebé?

Durante el primer mes de vida, los recién nacidos deben alimentarse entre ocho y 12 veces al día. La leche materna se digiere fácilmente, por lo que los recién nacidos tienen hambre a menudo. Además, el hecho de amamantar frecuentemente a su bebé favorece su producción de leche durante las primeras semanas.

Cuando tienen entre 1-2 meses de vida, la mayoría de los bebés suelen hacer entre siete y nueve tomas al día.

Durante las primeras semanas de vida, usted deberá amamantar a su bebé «a demanda» (cuando tenga hambre), lo que suele ser cada hora y media a tres horas.

Conforme los recién nacidos vayan creciendo, necesitarán mamar con menos frecuencia y desarrollarán un horario de lactancia más regular y predecible.

Algunos maman cada 90 minutos, mientras que otros pueden aguantar dos o tres horas entre tomas consecutivas.

Los recién nacidos no deben pasar más de unas cuatro horas sin alimentarse, ni siquiera por la noche.

¿Cómo cuento los intervalos entre tomas consecutivas?

Los intervalos entre tomas se cuentan desde el momento en que el bebé empieza a mamar (en vez de cuando termina) hasta el inicio de la próxima toma.

En otras palabras, cuando el pediatra le pregunte con qué frecuencia mama su bebé, le puede contestar «aproximadamente cada dos horas» si empieza a amamantarlo a las 6 de la mañana, la siguiente toma empieza en torno a las 8, la otra en torno a las 10 y así sucesivamente.

Sobre todo al principio, es posible que usted tenga la sensación de que amamanta al bebé continuamente, lo que es completamente normal. Pero, en poco tiempo, su bebé aguantará más tiempo entre tomas consecutivas.

¿Cuánto tiempo duran las tomas?

Los recién nacidos pueden alargar las tomas hasta 20 minutos o más, mamando de uno o de ambos pechos. Conforme van creciendo, los bebés van siendo más eficaces al mamar, de modo que pueden tardar solo entre cinco y 10 minutos en vaciar cada pecho.

La duración de las tomas es algo que dependerá de su bebé y de usted, así como de otras cosas, como:

  • si ya le ha subido la leche (lo que suele ocurrir entre 2 y 5 días después de que nazca el bebé)
  • si su reflejo de eyección (o bajada de la leche), el que hace que la leche fluya desde el pezón cuando el bebé empieza a succionar, es inmediato o tarda varios minutos en cada toma
  • si su flujo de salida de la leche es lento o rápido
  • si su bebé se agarra bien al pecho, abarcando con la boca la mayor parte posible de la areola mamaria (el círculo oscuro de piel que hay alrededor del pezón)
  • si su bebé «va al grano» desde el principio o se toma su tiempo para mamar
  • si su bebé está adormilado o se distrae con facilidad

Llame al médico si le preocupa la duración de las tomas de su bebé, porque le parecen demasiado cortas o demasiado largas.

¿Cuándo debería alternar ambas mamas?

Alterne entre ambos pechos y procure que su bebé mame aproximadamente la misma cantidad de tiempo de cada uno de ellos cada día. Esto ayuda a mantener su producción de leche en ambos pechos y previene la dolorosa congestión mamaria (cuando sus pechos están llenos o saturados de leche).

Puede cambiar de pecho a media toma e ir alternando qué pecho que le ofrece antes en tomas consecutivas.

¿No recuerda qué pecho le ha ofrecido primero a su bebé en la última toma? Le puede ayudar el uso de recordatorios, como ponerse un alfiler de seguridad o atarse una pequeña cinta en la tira del sostén del pecho que ha ofrecido a su bebé en segundo lugar para ofrecérselo en primer lugar en la siguiente toma. O bien, anóteselo en una libreta o use una aplicación de lactancia materna para llevar esos registros.

Es posible que su bebé prefiera mamar de ambos pechos en cada toma o que prefiera mamar solamente de un pecho en cada toma. En este segundo caso, ofrézcale el otro pecho en la próxima toma. Sigan la pauta que mejor les funcione y que les resulte más cómoda a ambos.

¿Con qué frecuencia debo hacer eructar al bebé durante las tomas?

Si le ofrece al bebé ambos pechos en cada toma, intente hacerlo eructar cuando lo cambie de pecho y también al final de la toma. A menudo, el mismo movimiento de cambiar al bebé de pecho puede hacerlo eructar.

Algunos bebés necesitan eructar más y otros menos, y esto puede variar de una toma a otra.

Si su bebé regurgita mucho, trate de hacerlo eructar más a menudo.

Aunque es normal que los bebés regurgiten una pequeña cantidad de leche después las tomas o mientras eructan, un bebé no debe vomitar después de mamar.

Si su bebé vomita toda la toma o gran parte de ella, podría haber un problema que requeriría atención médica. Si a usted le preocupa que su hijo regurgite demasiado, llame al médico.

¿Por qué tiene mi bebé mucha más hambre que de costumbre?

Cuando los bebés están atravesando períodos de crecimiento rápido (o estirones), tienen más hambre. Esto puede ocurrir en cualquier momento. Pero durante los primeros meses de vida, los bebés suelen hacer estirones cuando tienen:

  • siete a 14 días de vida
  • dos meses de edad
  • cuatro meses de edad
  • seis meses de edad

Durante esos períodos y siempre que su bebé parezca estar especialmente hambriento, siga las pistas que él le dé. Es posible que deba aumentar temporalmente la frecuencia de las tomas.

¿Durante cuánto tiempo debería seguir amamantando a mi bebé?

Se trata de una decisión personal. Los expertos recomiendan que los bebés se alimenten exclusivamente de leche materna (sin tomar leche de fórmula, otro tipo de leche que no sea materna, agua, jugo ni comida sólida) hasta que cumplan 6 meses. Puede alargar la lactancia materna hasta los 12 meses (y más) si funciona tanto para usted como para su bebé.

La lactancia materna resulta muy beneficiosa tanto para la madre como para el bebé.

Los estudios indican que la lactancia materna puede reducir las probabilidades de que un bebé tenga diarrea, infecciones de oído y meningitis bacteriana, o reducir la gravedad de sus síntomas.

La lactancia materna también protege a los bebés del síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL), la diabetes, la obesidad, y el asma.

En las madres, la lactancia materna quema calorías y ayuda a que el útero se encoja. De hecho, las madres que amamantan a sus bebés suelen volver a tener la figura y el peso que tenían antes de quedarse embarazadas más deprisa que las que optan por la lactancia artificial. La lactancia materna también reduce el riesgo de las madres a padecer enfermedades como:

  • el cáncer de pecho
  • la hipertensión arterial
  • la diabetes
  • las enfermedades cardíacas

Es posible que la lactancia materna también proteja a las madres del cáncer de útero y del cáncer de ovarios.

Источник: https://kidshealth.org/MedStarHealth/es/parents/breastfeed-often-esp.html

Dudas frecuentes sobre lactancia

Dudas frecuentes sobre la lactancia materna

Las Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda la lactancia materna exclusiva durante los primeros 6 meses de vida y continuar junto con la alimentación complementaria hasta los 2 años o más si la madre y el bebé así lo desean. Los beneficios de la lactancia materna son muy numerosos, tanto para la madre como para el niño. Por ello, es muy importante la protección, promoción y apoyo a la lactancia materna.

Es muy frecuente que surjan dudas o problemas con la lactancia sobre todo durante los primeros días siendo fundamental el apoyo a las madres desde el inicio.

Existen hospitales con acreditación IHAN (Iniciativa para la Humanización de la Asistencia al nacimiento y la Lactancia) donde adoptan prácticas para el apoyo a la lactancia desde el nacimiento.

Las madres también pueden recibir ayuda a través de grupos de apoyo distribuidos por toda la geografía o a través de consultoras de lactancia.

Aunque son numerosas las dudas que pueden surgir, intentaremos resolver algunas.

¿Mi leche es suficiente?

La producción de leche en la madre se rige por la ley de la oferta y la demanda, cuanto más demanda el bebé más leche se produce. El organismo es capaz de adaptarse de forma progresiva a estas necesidades ya que, por ejemplo, no toma la misma cantidad de leche un bebé de un mes que uno de cinco meses.

Resulta fundamental para lograr una lactancia exitosa que el inicio de la lactancia se produzca de forma precoz, idealmente antes de la primera hora de vida, durante el contacto piel con piel y que consigamos que el agarre al pecho sea correcto. Un agarre correcto hará que el niño extraiga la leche de forma adecuada aumentando la producción de leche en la madre. Además la madre no sentirá dolor durante el amamantamiento.

Algunos padres pueden sentirse angustiados porque no saben si el bebé está comiendo lo suficiente, sobre todo al inicio de la lactancia.

Los recién nacidos sufren una pérdida de peso fisiológica los primeros días de vida que puede llegar al 10-12 % con respecto al peso del nacimiento; posteriormente, el peso se estabiliza hasta que inicia la recuperación. El pediatra realizará un seguimiento del peso para detectar de forma precoz una pérdida de peso excesiva.

Además de la buena ganancia de peso existen otros indicadores que pueden servir de ayuda para valorar si el recién nacido está comiendo lo suficiente.

Un niño que se alimenta de forma correcta suele estar alerta al principio de la toma quedando tranquilo y somnoliento al final, además hace micciones y deposiciones frecuentes que irán aumentando en número a lo largo de los primeros días de vida. Un recién nacido del 3. º al 5. º día debería hacer 3-5 micciones y 3-4 deposiciones y del 5. º al 7. º día 4-6 micciones y 3-6 deposiciones, estas últimas líquidas y amarillas.

Si crees que no tienes leche suficiente y que tu bebé no está comiendo de forma adecuada, consulta con tu pediatra antes de introducir en su alimentación leche de fórmula para no interferir en la lactancia natural. También puedes recibir ayuda a través de un grupo de apoyo a la lactancia o de una asesora de lactancia cualificada.

¿Necesita mi bebé algo más?

Durante los primeros 6 meses de vida se recomienda una lactancia materna exclusiva; por lo tanto, el bebé no necesita ningún otro alimento. Tampoco necesita beber agua ya que la leche materna contiene más del 80 % de agua. En épocas más calurosas puede haber aumento de la demanda del bebé realizando tomas más numerosas, algunas cortas, cuando tenga sed.

A partir de los seis meses se recomienda el inicio de la alimentación complementaria siguiendo con la lactancia materna hasta los dos años o más, siempre que la madre y el niño así lo deseen, no existiendo un límite de tiempo máximo para seguir con la lactancia materna.

¿Qué quiere decir a demanda?

Como su propio nombre indica, la lactancia materna a demanda implica alimentar al bebé cuando lo pida, olvidarnos del reloj y de los horarios.

Lo más habitual es que el bebé realice más de ocho tomas de pecho al día, siendo más habitual de diez a doce, aunque ello depende mucho de cada niño.

Al igual que nosotros no comemos la misma cantidad de alimento en el desayuno, que en la comida o en la cena, con el pecho ocurre lo mismo, el bebé no comerá lo mismo en todas las tomas, haciendo algunas tomas más prolongadas y otras más cortitas.

Debemos dejar al niño en el pecho, sin preocuparnos del tiempo, hasta que lo suelte o quede dormido, este suele ser el momento en que este pecho se habrá vaciado, aunque debemos decir que nunca se vacía por completo. Posteriormente, se ofrecerá el segundo pecho si bien en ocasiones un pecho sea suficiente.

Para conseguir una lactancia a demanda debemos, sobre todo los primeros días de vida, estar atentos a los signos de hambre del bebé. El llanto es un signo tardío de hambre.

Previamente, el recién nacido puede mover la cabeza de un lado a otro, abrir la boca o emitir algún sonido. Posteriormente se moverá cada vez más, hará sonidos o se llevará la mano a la boca.

Estar atentos a estos signos nos ayudará a satisfacer la demanda del bebé de forma precoz.

¿Puedo conservar la leche materna?

Podemos extraer la leche del pecho tanto de forma manual como con sacaleches para administrarla al bebé o conservarla posteriormente.

Existen multitud de indicaciones que pueden hacer necesario la necesidad de extracción de la leche, entre ellas, ofrecer leche materna al lactante en ausencia de su madre, mantener o aumentar la producción de leche, para vaciar el pecho y estimular la producción cuando el bebé no mama de forma eficaz, entre otras.

Nunca debemos utilizar la extracción como indicador de la cantidad de leche que se produce, ya que será menos eficiente que el bebé.

Además, es habitual que en las primeras extracciones se obtengan pequeñas cantidades de leche que aumentarán de forma progresiva con la práctica.

Si vamos a extraer de forma puntual para, por ejemplo, salir durante unas horas, la toma ideal va a ser la primera de la mañana, siempre después de que el niño haya comido, ya que por la mañana el pecho esta más lleno que a última hora de la tarde.

Tras la extracción podemos almacenarla y conservarla en función de nuestras necesidades. Para almacenarla podemos utilizar bolsas de congelación de leche materna o envases de plástico de uso alimentario a ser posible sin bisfenol A (BPA).

Si vamos a utilizarla a corto plazo, refrigerarla en nevera puede ser una buena opción ya que la leche se puede mantener en perfectas condiciones durante aproximadamente 5-6 días. Si no la vamos a utilizar en los siguientes días, lo mejor es congelarla.

En un congelador tipo combi de los que tenemos en el domicilio puede almacenarse durante aproximadamente seis meses.

¿Puedo comer de todo si estoy dando de mamar?

En general, la madre lactante puede comer cualquier alimento. Lo idóneo es que lleve una dieta lo más equilibrada y saludable posible, rica en frutas, verduras, carnes magras, pescados blancos y proteínas de calidad.

Hay alimentos como el ajo que pueden cambiar levemente el olor y sabor de la leche materna. Esto resulta positivo ya que se cree que puede condicionar una mejor adaptación posterior de distintos sabores durante la introducción de la alimentación complementaria.

La madre lactante debe realizar un consumo moderado de bebidas que contengan cafeína porque esta pasa a la leche materna y a dosis altas podría producir nerviosismo e irritabilidad en el lactante.

Источник: https://muysaludable.sanitas.es/padres/bebes/dudas-frecuentes-sobre-lactancia/

5 Preguntas frecuentes sobre la lactancia materna

Dudas frecuentes sobre la lactancia materna

La lactancia materna puede plantear un sinfín de dudas a las que no siempre sabemos dar respuesta.

El personal sanitario –matronas, enfermeros y pediatras– podrán aclararte cualquier duda, pero desde aquí te ayudamos a conocer las más frecuentes, ya que la lactancia materna es el alimento idóneo para el bebé, pues de ella depende su desarrollo y debemos hacer todo lo posible por que sea adecuada.

¿Cuánta leche debe consumir mi bebé cada día?

No existe una norma general sobre la cantidad de leche que debe tomar un bebé a diario.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que la lactancia materna sea“a demanda”, es decir, con la frecuencia que el niño quiera, tanto de día como de noche.

Cada niño es diferente y, por tanto, algunos demandarán más leche que otros, así que paciencia, poco a poco irás conociendo y adaptándote a las tomas de tu bebé.

Si el bebé ya cuenta con una alimentación complementaria, como pueden ser las papillas o el puré, es recomendable que siempre le ofrezcamos el pecho antes. Si tras la toma sigue pidiendo alimento, podemos recurrir a estas comidas.

¿Cómo sé que con mi leche es suficiente?

A veces, con la lactancia materna no sabemos qué cantidad de leche está ingiriendo el bebé e incluso podemos llegar a pensar que no es bastante. Normalmente, es solo una impresión personal, ya que la lactancia materna suele ser suficiente para el bebé, salvo casos excepcionales. No obstante, hay una serie de señales que te indicarán si tu bebé se está alimentando bien:

  • Moja entre 6 y 8 pañales cada día
  • Duerme bien y, cuando está despierto, está alerta
  • Gana peso
  • Hace deposiciones con regularidad
  • Uno de los dos pechos, al menos, se vacía del todo

De media, la toma del bebé suele durar unos 10 minutos: 5 para extraer casi toda la leche y 5 para succionar los restos de leche que quede, ya que son los que contienen mayores niveles de grasa y calorías. No obstante, esto es meramente orientativo, ya que cada bebé tiene su propio ritmo.

Si vuelvo al trabajo, ¿cómo hago para mantener la lactancia materna?

El aspecto más importante de la vuelta al trabajo es el estrés laboral. Bajo ningún concepto, debemos permitir que nuestra jornada laboral nos afecte de forma desmesurada, ya que el estrés puede causar una reducción de nuestra producción de leche. Por ello, es esencial que descansemos siempre que sea posible y recurramos a nuestro entorno para las tareas diarias.

En cuanto a la organización del día a día, es recomendable que no se modifiquen los horarios de alimentación del bebé.

Podemos recurrir para ello a una reducción de jornada, pero si, a pesar de ésta, no es posible que le demos la toma a nuestro bebé en el momento en que lo necesite, la mejor opción es utilizar un sacaleches y guardar la leche extraída para las tomas que el bebé necesite mientras la mamá está ausente.

¿Cómo conservar la leche materna?

Para extraer la leche materna, podemos utilizar un sacaleches manual y bolsas o botellas de almacenamiento. Después, llega el momento de conservarla y, según el Comité de Lactancia Materna, tenemos varias opciones:

Calostro

  • A temperatura ambiente (27-32ºC), podemos conservarla 12 horas.

Leche madura

  • A temperatura ambiente: 24 horas (15ºC), 10 horas (19-22ºC), 4-6 horas (25ºC) o 4 horas (30-38ºC)
  • Refrigerada (4-8ºC): 8 días
  • Congelada: 2 semanas si el congelador está en la misma nevera, 3-4 meses si está en la nevera, pero con puertas separadas, y 6 meses o más si es un congelador separado.

La leche materna cuenta con sustancias protectoras que hacen que no crezcan bacterias en la misma, pero cuantas más bacterias se eliminen, menor será la cantidad de defensas de la leche.

¿Hasta cuándo debo dar el pecho a mi bebé?

Como hemos comentado en muchas ocasiones, la OMS recomienda la lactancia materna en exclusiva hasta los seis meses. Después, se recomienda mantenerla junto a una dieta equilibrada hasta al menos los dos años. La razón reside en el hecho de que la leche materna es mejor que la de cualquier otro animal.

Cuando llegue el momento de decir adiós a la lactancia materna, debemos tener cuidado. El proceso de destete debe hacerse de forma progresiva y respetuosa.

*Información facilitada por Bebé Innova.

Источник: http://www.revistamipediatra.es/articulo/487/5-preguntas-frecuentes-sobre-la-lactancia-materna

Preguntas frecuentes sobre lactancia materna

Dudas frecuentes sobre la lactancia materna

He querido recopilar las preguntas frecuentes sobre lactancia materna con las que me suelo encontrar habitualmente.

¿Qué pasa si no tengo leche?

La creencia de que hay muchas mujeres que no tienen leche está muy extendida, pero sólo el 5% de las mujeres tienen realmente un problema real de producción de leche.

Nuestros pechos han sido creados para alimentar a nuestros hijos y debemos confiar en la sabia naturaleza y en nuestra capacidad para amamantar.

No dudamos de la capacidad de nuestras piernas para andar, ni de nuestros pulmones para respirar… ¿Verdad? Pues tampoco debemos dudar de nuestros pechos.

Si se corta la leche y ya no puedes dar más pecho a tu hijo, ¿qué hacer si nadie te ayuda?

La mejor forma de mantener un buena producción de leche es teniendo un bebé estimulando el pecho de forma frecuente, mientras el bebé mame, la leche no se cortará.

Para consultar dudas sobre la lactancia materna, lo mejor es acudir a un grupo de lactancia o contactar con una asesora de lactancia, ya que las asesoras somos personal formado específicamente en lactancia materna y nos actualizamos en el tema constantemente. Es importante saber que la leche ni se va, ni se corta.

¿Puede usar chupete mi bebé recién nacido?

Se recomienda no ofrecer chupete al recién nacido hasta que no esté establecida la lactancia, esto suele ocurrir alrededor de las 8 semanas de vida.

El motivo por el que no se recomienda es que puede crear confusión al bebé ya que para succionar el pecho y el chupete se necesitan diferentes habilidades.

Además como vimos en este post, la succión afectiva con el pecho ayuda a mantener una buena producción de leche y cubre las necesidades de contacto del bebé, asimismo le proporciona tranquilidad y relajación.

¿Debo despertarle por la noche para que mame?

El recién nacido no debe pasar más de 4 horas sin mamar por la noche, al menos hasta que recupere el peso de nacimiento. Una vez lo haya recuperado y siga aumentando de peso correctamente no es necesario despertarle puesto que él mismo lo hará cuando lo necesite.

¿Cada cuánto debo darle el pecho a mi hijo? Dicen que no hay que seguir horarios pero si pide cada 10 minutos… ¿le doy?

Toda alimentación del bebé debe ser a demanda, lactancia materna, lactancia artificial y alimentación complementaria.

Igual que los adultos, puesto que nosotros no tenemos la misma hambre todos los días, ni todos los días comemos la misma cantidad exacta de alimentos, ni a la misma hora, entonces… ¿Por qué debemos ponerles horarios a los bebés o controlarles lo que comen? ¿Qué pasa si un adulto tiene sed 10 minutos después de comer? Pues que bebe, ¿verdad? ¿Y si un bebé tiene sed 10 minutos después de comer, le tenemos que negar el pecho? Además el pecho no solo calma el hambre, también la sed, el sueño, el miedo, la soledad… es la forma que el bebé tiene de sentir a su mamá, de tranquilizarse, de estar en paz…

Recordemos que a un bebé menor de 6 meses no se le debe ofrecer nada que no sea leche materna, o artificial en su defecto, ni agua, ni infusiones. Son las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y de la Academia Española de Pediatría (AEP) y debemos cumplirlas.

Existen varios motivos por los que un bebé puede rechazar el pecho de su madre, muchos de ellos son normales y bastante habituales.

En algunos casos puede ser útil intentar engañar al bebé cambiando de posición, pero es muy importante no forzarle nunca a mamar.

Lo mejor es manejar la información adecuada y en el caso en que este rechazo perdure, consultar con una asesora de lactancia para que ayude a solucionar el problema. Puedes encontrar información sobre los rechazos en este enlace.

¿Es cierto que se crea intolerancia por mezclar biberón con pecho?

En algunas ocasiones, cuando la madre acaba de dar a luz a su bebé, las enfermeras del hospital animan a la madre a darle un biberón a su bebé hasta que le suba la leche, aunque a veces lo hacen sin el consentimiento de la madre. Si este bebé toma ese biberón con leche artificial y después se alimenta solo de leche materna, tiene un gran riesgo de tener alergia a la proteína de la leche de vaca (APLV), puesto que tiene el umbral de tolerancia más bajo.

Muchos de bebés que tienen alergia a la proteína de la leche de vaca en la actualidad, les dieron un biberón con leche artificial durante los primeros días de lactancia. Los bebés que únicamente se alimentan con leche artificial es más difícil que desarrollen la alergia ya que toma mucha cantidad de esta proteína y cada vez va aumentado más.

Resumiendo, el bebé no necesita un biberón los primeros días de lactancia porque con el calostro de su madre tiene más que suficiente y además este biberón (pirata) puede provocarle APLV (alergia a la proteína de leche de vaca). Si quieres amamantar a tu hijo, no dejes que le den ningún biberón.

¿Puedo darle el pecho a mi bebé si estoy enferma?

Hay poquísimas enfermedades que obliguen a destetar al bebé, y ninguna de ellas es una enfermedad común como un resfriado, una gastroenteritis, una bronquitis… La enfermedad no pasará al bebé a través de la leche, pero sí hay que tener cuidado con extremar las medidas de higiene puesto que por el contacto con las manos o las mucosas, el bebé sí se podría contagiar.

¿Qué medicamentos puedo tomar si le doy el pecho a mi bebé?

Es importante comentarle al médico que estás dando el pecho a tu hijo para que pueda prescribirte un medicamento compatible con la lactancia materna. En caso de duda se puede comprobar en la página web www.e-lactancia.org, es 100% fiable y está creada por pediatras de la asociación para la promoción e investigación científica y cultura de la lactancia materna (APILAM).

¿Tengo que destetar cuando vuelva a trabajar?

No. La lactancia materna es totalmente compatible con el trabajo remunerado. El bebé puede alimentarse con leche materna extraída (o alimentación complementaria según la edad) durante la ausencia de la madre y el resto del día y noche amamantar al bebé con normalidad.

¿Tengo que preparar un banco de leche para cuando vuelva al trabajo?

No es necesario tener un gran banco de leche cuando comiences a trabajar, lo ideal es tener algunas bolsitas o recipientes por si acaso, pero puedes extraerte en el trabajo y que se lo den al bebé en tu ausencia el día siguiente.

Para ello puedes guardarla en la nevera y transportarla a casa en una neverita portátil.

Recuerda que para calentarla, lo mejor es hacerlo al falso baño maría (poner agua a hervir y meter el recipiente en el agua cuando ya esté fuera del fuego).

Tengo que empezar a trabajar y mi bebé no quiere biberón, ¿Qué hago?

Normalmente todas las madres volvemos al trabajo a las 16 semanas tras el parto, o algunas pueden alargar unas semanas más. Es normal que un bebé con 4 o 5 meses que solo se ha alimentado con leche materna directamente del pecho, no quiera tomar un biberón que su madre le está ofreciendo, ¿Cómo va a querer un trozo de plástico teniendo a su disposición la tetita de mamá?

Cuando la madre tenga que volver al trabajo, la persona que está a cargo del bebé puede ofrecerle leche materna extraída en biberón o mejor aún, en cualquier otro método como un vasito o una cuchara para que no interfiera en la lactancia y el bebé no rechace el pecho. Es probable que el bebé que no quería el biberón o vaso que su madre le estaba ofreciendo, lo acepte cuando ella no esté. Es importante saber que existen métodos más seguros que el biberón para ofrecer la leche materna extraída cuando el bebé no esté.

Puedes hacer tus consultas en los comentarios un poquito más abajo o a través de las redes sociales.

Si te ha gustado, ayúdame a compartir… Gracias!

¡ Compártelo en  !¡ Compártelo en  !

Источник: http://amarylactar.com/preguntas-frecuentes-sobre-lactancia-materna/

Las 9 preguntas más frecuentes sobre la lactancia

Dudas frecuentes sobre la lactancia materna

La lactancia puede ser una etapa difícil para muchas madres, sobre todo para las primerizas. Y es que entorno a esta actividad natural existen muchos mitos; aunque hoy día hay suficiente material de investigación, no faltan las preguntas más frecuentes sobre la lactancia.

La mayoría de las mujeres están en capacidad de dar de mamar a sus hijos. Las experiencias contrarias son pocas y en su mayoría se pueden resolver con ayuda de un especialista; para ello se han creado centros de ayuda o asistencia sobre lactancia materna.

Entre las preguntas más frecuentes sobre la lactancia destacan las relativas a si producirán suficiente leche o si podrán alimentar bien al bebé. Lo cierto es que la práctica irá perfeccionando la técnica y también la producción, solo basta relajarse y conectar con el bebé.

¿Cuándo es el momento indicado para lactar al bebé?

La respuesta es que de inmediato. Lo natural es que la madre reciba al recién nacido y lo coloque en su pecho para que comience a succionar. Aunque la bajada de la leche puede tardar sobre todo en casos de cesárea, la succión ayuda en el proceso.

¿Cómo se puede saber si hay suficiente producción de leche?

A través de la succión, los bebés se encargan de aumentar la producción de leche. Por eso es importante, sobre todo los primeros días, que la madre amamante al niño a demanda. También se debe cuidar la técnica; la cara del bebé debe ir frente al seno y su boca debe tomar todo el pezón.

¿Cuánto debe comer un bebé?

El bebé debe comer hasta quedar satisfecho. Lo ideal es que vacíe un pecho completo hasta tomar del otro. Se recomienda de esta forma porque la leche que sale al final posee mayor cantidad de grasa y contribuye a su peso.

Otra pregunta frecuente sobre la lactancia es cada cuánto tiempo debe comer el bebé. En sus primeros días, el recién nacido debe lactar a demanda; esto ayudará a la madre a aumentar su producción de leche. Con los meses, él mismo regulará su toma diaria.

Si los pechos duelen, ¿se debe parar la lactancia?

Es normal que en las madres primerizas haya señales en los pezones, pero mientras no haya presencia de sangre, se puede seguir amamantando al bebé. Para aliviar el dolor, se puede dejar de usar ese pecho y dar el otro hasta sanar. También hay que recordar que es importante cuidarse de la aparición de una mastitis.

Para aliviar la leche del pecho en recuperación, se puede utilizar una bomba de extracción. Si el seno está enrojecido, duro o duele al tacto, es mejor consultar con el especialista.

¿Se puede extraer la leche y dársela en biberón al bebé?

Durante los primeros días de nacido, es mejor evitar biberones o chupetes. Los niños están aprendiendo a succionar y estos accesorios pueden confundirlos por su textura. Si la madre siente que sus pechos están muy llenos, es recomendable que lo ofrezca al bebé.

¿Son recomendables las “pezoneras”?

Anteriormente se aconsejaba el uso de “pezoneras” para madres con pezones invertidos o planos. Sin embargo, esta condición no es ninguna limitación para dar de mamar al pequeño. En su acción de succionar, el bebé encontrará la forma de sacar el pezón que necesita para alimentarse.

¿Se puede amantar si los pechos tienen prótesis?

Esta es otra de las preguntas más frecuentes sobre la lactancia. Las operaciones de aumento de seno no afectan a las glándulas mamarias, que son las que producen la leche. Tampoco hay indicios de que las prótesis tengan algún efecto sobre la leche o su producción.

¿Qué tipo de dieta debe llevar una madre lactante?

La regla de oro es que lo que a la madre le cueste digerir, será igual en el bebé. Algunos alimentos pueden provocar gases en el bebé y, en consecuencia, los indeseables cólicos. Por eso se recomienda disminuir el consumo de lácteos, granos y harinas refinadas.

¿El bebé debe tomar agua durante su período de lactancia?

Los bebés a libre demanda de leche materna obtienen lo necesario para mantenerse hidratados y nutrirse; por eso no es aconsejable darles agua ni ningún otro tipo de líquido. A partir de los seis meses, el especialista introducirá nuevos alimentos en la dieta del niño.

Источник: https://eresmama.com/9-preguntas-mas-frecuentes-sobre-la-lactancia/

El embarazo y el recién nacido

Dudas frecuentes sobre la lactancia materna

(Breastfeeding FAQs: Supply and Demand)

Independientemente de que usted sea una madre primeriza o experimentada, la lactancia materna suele plantear bastantes dudas. He aquí las respuestas a algunas de las preguntas más frecuentes que las madres -tanto novatas como veteranas- pueden formularse.

¿Cómo puedo aumentar mi producción de leche?

Su producción de leche dependerá de la estimulación que le proporcione su bebé al mamar. En otras palabras, cuanto más amamante a su bebé, más leche producirá su cuerpo. Por lo tanto, si le parece que está produciendo menos leche de lo habitual, lo que debería hacer es amamantar al bebé con mayor frecuencia.

El estrés o la enfermedad pueden hacer que su producción de leche disminuya temporalmente. Beber mucha agua y comer alimentos sanos y nutritivos puede ayudar. Pero intente también tomarse un tiempo para usted todos los días, aunque solo sean 15 ó 30 minutos.

Si su bebé tiene menos de seis meses y usted debe separarse de él durante períodos prolongados (por ejemplo, mientras está trabajando) puede extraerse leche aproximadamente cada tres horas para mantener su producción de leche. En caso necesario, puede conservar la leche que se haya extraído en el congelador durante tres a seis meses. Si tiene una nevera combi, asegúrese de que el congelador dispone de puerta independiente con cierre hermético.

Si le sigue pareciendo que su producción de leche es escasa y le preocupa que el bebé no se esté alimentado suficiente, tal vez le ayudaría hablar con su médico, el pediatra del bebé o un especialista en lactancia materna.

¿Si espero más tiempo antes de amamantar al bebé, produciré más leche?

En realidad, no. De hecho, ocurrirá todo lo contrario.

Lo más probable es que, si espera demasiado tiempo antes de amamantar al bebé o de extraerse leche, se vaya reduciendo poco a poco su producción de leche.

Cuanto más posponga el momento de amamantar al bebé o de extraerse leche, menos cantidad de leche producirá su cuerpo porque sus repletos senos enviarán la señal de que su bebé debe de necesitar menos leche.

Sin embargo, eso no significa que dejar dormir a su bebé durante toda la noche (lo que suele ocurrir en torno a los tres meses) tenga que repercutir negativamente sobre su producción de leche.

Solo significa que su cuerpo reducirá la cantidad de tomas, lo que está bien porque su bebé ya no necesitará alimentarse por la noche.

Sin embargo, reducir la cantidad de tomas diurnas puede provocar, a la larga, una disminución de la producción de leche.

Creo que estoy produciendo demasiada leche. ¿Qué puedo hacer?

Mientras que algunas mujeres pueden tener la sensación de que no producen suficiente leche, otras tienen la sensación de que están produciendo demasiada. El cuerpo de algunas madres produce más leche de la que necesitan sus bebés.

Otras se estimulan excesivamente los senos extrayéndose leche entre tomas, sea manualmente o con la ayuda de un extractor.

Si tiene que extraerse leche para evitar la congestión mamaria, límite la duración de las sesiones de extracción a 20-30 segundos o incluso menos.

A veces el hecho de ofrecer solamente un pecho en cada toma ayuda a reducir la producción de leche. Con el tiempo, usted debería notar que tanto la producción de leche como la “bajada de la leche” (el denominado reflejo de eyección) resultan más fáciles de manejar.

En algunas mujeres, la bajada de leche es muy abundante, lo que determina que la leche entre a borbotones en la boca del bebé, pudiendo provocar atragantamientos.

Puede evitar esto interrumpiendo con delicadeza la succión cuando empiece a bajarle la leche, dejando que se derrame sobre una toalla, y volviéndose a colocar al bebé en el pecho cuando el flujo haya descendido.

Amamantar al bebé en una postura más erguida (con la cabeza del pequeño por encima del nivel de su pecho) también puede reducir la intensidad de la bajada de la leche.

Mi bebé prefiere siempre el mismo pecho. ¿Está bien?

Algunos bebés prefieren uno de los pechos, quizá porque el pezón o la areola son más grandes en ese lado del cuerpo. Pero, para mantener la producción de leche en ambos pechos -y evitar la dolorosa congestión mamaria en uno de ellos- es importante que vaya alternando entre ambos y que intente que el bebé mame aproximadamente la misma cantidad de tiempo de cada uno a lo largo del día.

La Academia Americana de Pediatría (AAP) recomienda ofrecer ambos pechos en cada toma e ir alternando el pecho que se ofrece en primer lugar.

Algunos especialistas en lactancia materna recomiendan ofrecer un solo pecho en cada toma e ir alternando entre pechos en tomas consecutivas, sobre todo si la madre está produciendo demasiada leche.

Esto permite que el bebé vacíe más cada pecho y tome más leche de final, que es más rica en grasas y contiene más calorías que la leche de principio, que se produce al principio de la toma.

Si su bebé no mama de un pecho en una toma, asegúrese de comenzar por ese pecho en la siguiente toma. Si el bebé está mamando bien y usted se siente cómoda con esa pauta de lactancia, eso es lo único que importa.

Revisado por: Mary L. Gavin, MD
Fecha de revisión: marzo de 2009

Источник: https://www.rchsd.org/health-articles/preguntas-frecuentes-acerca-de-la-lactancia-materna-oferta-y-demanda/

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: