Efectos de la plagiocefalia

Plagiocefalia. Prevención y tratamiento | Clínica Physiopolis | Servicio Multidisciplinar

Efectos de la plagiocefalia
Physiopolis. Servicio de Fisioterapia y Osteopatía Infantil

La plagiocefalia es una deformidad en la cabeza de los bebés que se da cada vez con mayor frecuencia y se produce, por lo general, por pasar mucho tiempo apoyados en la misma posición.

Los huesos de la cabeza de un recién nacido aún no están completamente cerrados, sino que están unidos entre sí por suturas y fontanelas, lo que permite el crecimiento de la misma. Es por esto que resulta más blandita y maleable.

Dicha circunstancia determina que, en este periodo de desarrollo, si existen presiones repetidas en una zona concreta de la cabeza, se puedan producir deformidades.

|| Causas más comunes de la Plagiocefalia

» Bebés que están muy encajados en la barriga durante el embarazo.

» Deformidad sufrida durante el parto.

» Partos múltiples.

» Torticolis congénita. En bebés que presentan este tipo de contractura, esto determina que miren siempre hacia un mismo lado y el apoyo sea predominante en un área de la cabeza.

⇒ Consulta nuestro artículo sobre la Tortícolis Congénita en bebés para más información

» Bebés que pasan muchas horas acostados en la misma posición.

 A las causas mencionadas anteriormente se une, en muchos casos, malos hábitos posturales que asignamos a nuestro bebé en sus primeros meses de vida, que es cuando más susceptible es de sufrir estas deformidades. Un recién nacido pasa muchas horas acostado, por lo que es muy importante garantizarle una buena higiene postural.

|| Errores frecuentes

» No hacer cambios en la posición de la cuna. El bebé siempre va a tender a mirar hacia lado de sus padres y/o al foco de luz más próximo.

» En bebés que toman el biberón, colocar siempre al bebe en el mismo brazo al darle la toma.

» Cuando jugamos con el niño en la cama, jugar siempre por el mismo lado.

» Dejar al bebé siempre en la misma postura.

Esta deformación aparece con más frecuencia de lo que parece y, a priori, no es grave. En muchos casos los bebés recuperan la forma normal de la cabeza en unas pocas semanas.

Sin embargo, si se mantiene en el tiempo (transcurridas las 6 primeras semanas), esta deformidad ya no se resuelve sola y puede llegar a ocasionar graves trastornos.

Si el cráneo no se desarrolla correctamente, las tensiones y compresiones que presente debido a este tipo de deformidad afectarán inevitable a su contenido: el cerebro.

|| Posibles secuelas

» Asimetría craneal y facial.

» Problema estético.

» Tortícolis secundaria debido a que el apoyo de la cabeza es predominante hacia un único lado.

» Alteración de la mordida por la desviación de la mandíbula.

» Alteraciones oculares por problemas de desalineación.

» Retrasos del crecimiento psicomotor y cognitivo (problemas de concentración, de coordinación y dificultades en el aprendizaje).

En definitiva, si tu bebé presenta indicios visuales de una posible deformidad craneal será necesario tomar una serie de medidas para evitar que se presenten futuros problemas asociados. Si actuamos a tiempo, podemos prevenirla y/o corregirla mediante pautas posturales y el correspondiente tratamiento combinado de fisioterapia y osteopatía.

» Es imprescindible consultar con especialista en el momento en el que se detectan los síntomas para confirmar o descartar una posible deformidad.

» Realizar cambios en la postura del bebé siguiendo las indicaciones del especialista, de manera que sea posible favorecer el desarrollo de la zona afectada, es la primera medida que debemos tomar en consideración. En este sentido, existen una serie de pautas básicas que podemos adoptar de forma sencilla en casa:

⇒ Uso de almohadas que disminuyen la presión en la zona de apoyo, de manera que el crecimiento del cráneo no encuentre obstáculos. Para más información sobre este tipo de almohadas podéis consultar la web Mimos.

⇒ Cambiar si es necesario la orientación de la cuna en la habitación, para favorecer la estimulación del bebé hacia el lado opuesto al que está acostumbrado.

⇒ Cambiar la rutina de juegos, de manera que se estimule la zona del niño.

⇒ En el caso de que demos biberón, colocar al niño en el otro brazo para las tomas.

Es importante tener en cuenta que este tipo de medidas son puntuales y temporales, ya que los bebés deben recibir los estímulos del mismo modo, tanto por su lado derecho como por su lado izquierdo.

Son recomendaciones iniciales y básicas para favorecer el correcto desarrollo de la cabeza que es acosejable aplicar lo más temprano posible, y que deben ir acompañados del correspondiente tratamiento de fisioterapia y osteopatía si fuera el caso.

Si la detección ha resultado ser más tardía, o el diagnóstico es más grave, existen otros tratamientos ortopédicos que podremos tomar en consideración.

En cualquiera de los casos, para evitar la aparición de secuelas y una vez realizado el correspondiente diagnóstico, se debe emprender el tratamiento indicado lo antes posible. Cuanto mayor sea el niño, más difícil será de corregir.

También te puede interesar

Physiopolis. Servicio de Fisioterapia Infantil

Physiopolis. Servicio de Fisioterapia Infantil

Источник: https://www.physiopolis.es/tratamientos/que-es-la-plagiocefalia-como-afecta-a-mi-bebe.html

Qué es y cómo tratar la plagiocefalia

Efectos de la plagiocefalia

Si hay algo en lo que realmente hago hincapié desde que me especialicé en atención temprana es en los cambios posturales de los bebés desde que nacen hasta que comienzan a desplazarse por sí mismos, mediante el volteo, la reptación o el gateo.

Los cambios posturales no son más que la acción de cambiar de postura al bebé para potenciar la simetría entre ambos hemisferios del cuerpo, durante el juego, los momentos de contacto al cogerles, al alimentarles, al bañarles o al dormirles.

Y por eso, hoy te traigo un post con la colaboración de mi compañera y gran amiga, María Hernández Soler, fisioterapeuta especializada en Atención Temprana, experta en Vojta y Bobath, entre otras terapias, quien lleva más de catorce años trabajando en este campo, que nos cuenta todo en torno a la plagiocefalia, sus causas, su diagnóstico y su tratamiento.

¿Qué es la es plagiocefalia?

La plagiocefalia postural es una deformidad de la cabeza del bebé producida por una presión constante en el mismo punto, que impide que la cabeza crezca de manera uniforme.

En terminos generales, la plagiocefalia no suele dejar secuelas más allá de las estéticas, aunque sí se ha observado mayor frecuencia de deformidades maxilofaciales, faciales, escoliosis cervical, así como retrasos en el desarrollo motor en niños con plagiocefalia, sin olvidarnos del aspecto psicológico cuando alcanzan la edad adulta.

¿Cuáles son las causas de la plagiocefalia?

Las causas que provocan la plagiocefalia postural pueden ser de tres tipos: prenatales, perinatales o postnatales.

  1. Entre las causas prenatales nos encontramos con poco espacio intrauterino para el feto bien por pelvis pequeñas, embarazos múltiples, fetos con cabeza grande, fetos grandes… o una posición intrauterina anormal.  En estos casos, al haber estado varias semanas con poca movilidad o con una postura anormal mantenida en el tiempo, aparte de provocar una deformidad craneal es muy probable que además haya provocado un acortamineto asimétrico de los músculos del cuello provocando una tortícolis muscular congénita.
  2. Entre las causas perinatales están la utilización de fórceps o ventosa para ayudar a salir al niño o la niña en el momento del parto o la prematuridad.
  3. Dentro de las causas postnatales nos encontramos con la posición supina (boca arriba) prolonagada, bien con la cabeza girada hacia un lado o en la línea media, principalmente para dormir, o el uso prolongado de hamacas o sillas de automóvil (las llamadas maxicosi). La pauta en cuanto al sueño cambió hace unos años cuando la Asociación Americana de Pediatría, tras varios estudios, afirmó que los bebés deben dormir boca arriba, ya que se observó que este hecho redujo en más de un 40% el cuadro de muerte súbita de lactante, viéndose en cambio, incrementada la incidencia en plagiocefalia postural. Obviamente, la muerte súbita está por encima de la plagiocefalia en el orden de prioridades, pero debemos tener en cuenta la postura del bebé el tiempo que no está dormido, por ejemplo mantenerle boca abajo con nuestra supervisión en momentos de juego, cogerle en brazos, portearle, o girar su cabeza alternando los lados cuando duerme. El objetivo principal es disminuir el tiempo que la cabeza está apoyada sobre el mismo lado.

¿Cómo se diagnóstica la plagiocefalia?

Para diagnosticar la plagiocefalia es importante acudir a un especialista, que valorará al niño o a la niña realizando una observación de la cabeza, donde es imprescindible valorar la movilidad de la musculatura del cuello, y explorar  asimetrías en cara, frente, pómulo, oreja, y observarlo tanto de frente, como desde arriba y de perfil. Es característico de la plagiocefalia el aplanamiento de la región occipital sobre todo unilateral, abombamiento del occipital contralateral, pabellón auricular ipsilateral adelantado y frontal homolateral adelantado.

Y, ¿cuál es el tratamiento?

Lo primero que hay que hacer ante un caso de plagiocefalia es descartar una tortícolis muscular u otras alteraciones de la musculatura del cuello, ya que suele estar asociado en la mayoría de los casos, y si ese es el motivo de esa plagiocefalia no podremos corregir esa deformidad mientras la movilidad del cuello no sea completa hacia ambos lados.

Si el cuello siempre mira hacia el mismo lado, la cabeza siempre estará apoyada sobre ese mismo lugar, por consiguiente, la cabeza no podrá crecer sobre ese lado en el que está apoyado.

En el caso de que exista esa tortícolis es necesario llevar al bebé a un fisioterapeuta especializado que aparte del trabajo con el bebé dará pautas a los progenitores para realizar en casa.

Las siguientes medidas que tenemos que adoptar para corregir esa plagiocefalia son principalmente posturales. Como he mencionado anteriormente, el objetivo es dejar libre de apoyo, el mayor tiempo posible, esa parte de la cabeza que está aplanada.

Pautas generales:

  • Cuando el bebe esté dormido, debemos  alternar la posición de la cabeza, es decir, cambiar de lado el apoyo de la cabeza, para ello podemos ayudarnos de alguna toalla para poder así mantener la posición que deseamos. Esta medida es más fácil de aplicar en las primeras semanas de vida del bebé ya que luego será más difícil que nos lo permita.
  • Cuando el bebé esté despierto debemos colocarle en posición de decúbito prono (boca abajo) bajo nuestra supervisión, el mayor tiempo posible, e ir aumentando este tiempo progresivamente. En esta posición, además de dejar libre la cabeza de la presión continuada, estaremos fortaleciendo los músculos extensores del cuello y espalda, que son necesarios para tener un buen desarrollo motriz.
  • Es beneficioso el porteo, o en su defecto coger en brazos al bebé, ya que cuanto más le mantengamos en esta posición más evitaremos los apoyos prolongados de la cabeza.
  • Evitar el uso de hamacas, o sillitas que mantienen la cabeza en una posición fija.
  • Cambiar la posición de la cuna para estimular que gire la cabeza de un lado al lado contrario, al igual que cambiar el brazo con el que cogemos al bebé, etc.
  • Es muy importante empezar el tratamiento lo antes posible para que se pueda aprovechar la capacidad de remodelación del bebe por el propio crecimiento del cráneo.
  • Además, es imprescindible saber que todas estas medidas podemos y debemos aplicarlas en todos las niñas y los niños, con o sin plagiocefalia, como tratamiento preventivo durante los primeros meses de vida.

Y si después de aplicar estas medidas de manera constante durante los primeros meses, no se ha reducido la plagiocefalia, debemos consultar con un neurocirujano para que valore el uso de un casco corrector. 

La acción del casco consiste en aplicar una presión sobre la parte abombada de la cabeza y dejar libre de apoyo la parte que está aplanada de manera que la cabeza crezca hacia ese lado. Se recomienda ponerlos entre el tercer y cuarto mes de vida aproximadamente, durante 23 horas al día.

El casco hay que revisarlo periódicamente para ir modificando las zonas de presión.

Actualmente, el uso de casco genera controversia ya que hay estudios que afirman que no aporta ningún beneficio con respecto a las medidas posturales y el tratamiento de fisioterapia, aunque estas conclusiones no serían aplicables a niños con una deformidad especialmente grave, prematuridad o tortícolis congénita, por lo que podría concluirse que se necesitan más investigaciones para obtener datos más fiables al respecto.

En conclusión…

Debemos favorecer los cambios posturales en todos los bebés e ir observando su evolución y si tenemos la menor duda, consultar con nuestro especialista para que valore nuestro caso particular.

Y tú, ¿sabías lo que era la plagiocefalia? Os esperamos en los comentarios.

Источник: https://clubdemalasmadres.com/como-tratar-plagiocefalia/

Consecuencias de la Plagiocefalia

Efectos de la plagiocefalia

La plagiocefalia es un trastorno en el cual se produce un aplanamiento en uno de los lados del cráneo. Esto puede ocurrir por el apoyo constante de esa misma zona al dormir o descansar. Son muchos los bebés que la sufren y por ello muchos padres os preguntáis cuáles son las consecuencias de la plagiocefalia.

En este artículo queremos despejar todas tus dudas. Empezamos.

Primero ¿Cómo sé si mi hijo sufre plagiocefalia?

El síndrome de la cabeza plana muchas veces es debido a una tortícolis adquirida en el vientre materno, por una mala posición dentro del útero. Los bebés que la padecen duermen y descansan con la cabeza recostada siempre del mismo lado. Algunas de las características de estos bebés son:

  • La parte posterior y un lateral del cráneo están aplanados.
  • En esa parte de la cabeza el bebé tiene menos cabello.
  • Si miramos la cabeza desde arriba, una oreja se ve más adelantada que la otra. En los casos más graves el cráneo tiene una forma similar a un rombo.

Si observas estas consecuencias de la plagiocefalia en tu hijo lo mejor que puedes hacer es llevarlo al médico. Solo un especialista puede diagnosticar el síndrome de la cabeza plana.

¿Cuáles son las consecuencias de la plagiocefalia a largo plazo?

Las deformidades craneales en bebes, tratada en su debido momento, no conlleva ningún efecto en su desarrollo. Ahora, si no se le pone remedio a tiempo, las consecuencias de la plagiocefalia pueden ser:

1 Consecuencias físicas. En primer lugar hablaremos de los problemas que conlleva para la propia imagen, en muchos casos pueden producirse problemas psicológicos tanto en la infancia como en la adolescencia. Si la deformidad es muy grave puede incluso producir problemas funcionales.

2 Consecuencias neurológicas y funcionales. Los niños que no son tratados pueden sufrir retrasos madurativos neurológicos, éstos pueden dificultar el desarrollo psicomotor y cognitivo.

3 Problemas del habla. Otras consecuencias de la plagiocefalia son las dificultades en el desarrollo del lenguaje,. Muchos niños han llegado incluso a necesitar la ayuda de un logopeda durante la primera infancia. Esto claro, en casos donde no se ha usado ningún tratamiento.

4 Problemas visuales y auditivos. Se han hallado casos donde estos niños, en algunas ocasiones, han sufrido diversos problemas en el correcto funcionamiento de estos dos sentidos.

El tratamiento, la mejor opción

La mejor manera de evitar las consecuencias de la plagiocefalia es su adecuado tratamiento. En primer lugar, debemos modificar la postura en la que duerme el bebé. Teniendo en cuenta siempre que para prevenir el síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL) es siempre mejor que el bebé duerma boca arriba.

Aprovechar el sueño diurno, en el cual estás pendiente del bebé, para acostarlo boca abajo. Siempre bajo tu supervisión. Luego, a la noche, cuando acuestes al bebé, se ha de cambiar el lado en el que apoya la cabeza, cada vez que se despierte, se debe volver a modificarlo (de derecha a izquierda, y viceversa).

Además, coge más a tu bebé en brazos, evita acostarlo en lugares donde apoye la cabeza inadecuadamente. Es decir, usa menos los carritos, hamacas, la sillita del coche, … Y si se duerme en alguno de estos lugares no lo dejes ahí, llévalo a su cuna.

Si la tortícolis del bebé es muy grave puedes optar por acudir a un fisioterapeuta. Cuando los casos son muy graves, con un aplanamiento de la cabeza muy pronunciado, lo mejor es hacerse con una banda ortopédica DOC BAND®. – casco plagiocefalia

La banda mantiene tensas los puntos adecuados para que el cráneo tome la forma correcta. Su eficacia está demostrada y debe usarse unas 23 horas al día. Está es la mejor manera de evitar las consecuencias de la plagiocefalia.

Si quieres compartir tu experiencia con nosotros no dudes en dejar tu comentario aquí debajo y si quieres saber más te recomendamos que leas este blog sobre qué es la plagiocefalia y cuáles son las causas de la plagiocefalia .

Источник: https://www.plagiocefalia.com/consecuencias-de-la-plagiocefalia/

Síndrome de cabeza plana (plagiocefalia posicional)

Efectos de la plagiocefalia

  • Tamaño de texto más grande

Este síndrome suele ocurrir cuando un bebé duerme en la misma postura, con la cabeza girada hacia un lado, casi todo el tiempo durante sus primeros meses de vida. Esto provoca un área aplanada, sea en un lado de la cabeza o en la parte posterior de la misma. 

El síndrome de cabeza plana también se llama «plagiocefalia posicional». 

Causas del síndrome de cabeza plana 

La causa más habitual de que un bebé tenga la cabeza aplanada es la postura que adopta para dormir.

Puesto que los bebés pasan muchas horas descasando boca arriba, la cabeza a veces se les aplana por el lugar donde la apoyan.

Esto no solo ocurre cuando duermen, sino también en las sillas de seguridad para el coche, los porta-bebés, los cochecitos, los carritos, los columpios y los saltadores. 

Los bebés prematuros son más proclives a tener la cabeza aplanada. Sus cráneos son más blandos que los de los bebés a término. También pasan mucho tiempo acostados sobre la espalda sin que los muevan ni los lleven en brazos debido a sus necesidades médicas, mientras permanecen en la unidad de cuidados intensivos neonatales (neonato es lo mismo que recién nacido). 

Un bebé hasta puede empezar a desarrollar un síndrome de cabeza plana antes de nacer, si se ejerce presión sobre su cráneo por efecto de la pelvis de su madre o de un gemelo. De hecho, muchos bebés que nacen en partos múltiples tienen la cabeza aplanada en algunos puntos. 

El hecho de estar apretados dentro del vientre materno les puede provocar contracturas en los músculos del cuello, lo que dificulta que giren la cabeza. Esta afección en el cuello se llama tortícolis.

Puesto que a estos bebés les cuesta girar la cabeza, tienden a mantenerla en la misma postura cuando están acostados. Esto puedo provocar un aplanamiento de la cabeza.

Y, cuando se les aplana la cabeza, la tortícolis puede empeorar. 

Han de invertir mucha energía para girar la cabeza. Por eso, aquellos bebés con aplanamientos importantes en un lado de la cabeza tienden a permanecer de ese lado, y sus cuellos se vuelven rígidos por falta de uso. 

¿Cuáles son los signos y los síntomas del síndrome de cabeza plana?

El síndrome de cabeza plana suele ser fácil de detectar por parte de los padres. 

  • La parte posterior de la cabeza del bebé está aplanada por un lado. 
  • Suele haber menos pelo en esa parte de la cabeza. 
  • Si una persona mira la cabeza del bebé desde arriba, la oreja del lado aplanado se puede ver más adelantada que la otra. 

En los casos más graves, la cabeza puede sobresalir en el lado opuesto al del aplanamiento y la frente puede ser irregular. Si la causa es una tortícolis, el cuello, la mandíbula y la cara también pueden estar desniveladas. 

¿Cómo se diagnostica el síndrome de cabeza plana?

Los médicos suelen diagnosticar el síndrome de cabeza plana simplemente observando la cabeza del bebé. Para evaluar una tortícolis, el médico observará cómo mueve la cabeza y el cuello el bebé. No suele ser necesario ningún tipo de prueba. 

¿Cómo se trata el síndrome de cabeza plana?

Los cuidadores siempre deben colocar a los bebés sobre la espalda para dormir a fin de prevenir el síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL), incluso aunque el bebé tenga la cabeza aplanada. Evitar columpios, asientos para el automóvil, sillas inflables y otros dispositivos es lo más seguro para dormir y también ayuda a garantizar que los bebés puedan mover la cabeza libremente.

Por lo tanto, ¿qué pueden hacer los padres cuando el síndrome de cabeza plana se debe a la postura del bebé mientras duerme? Unas prácticas sencillas, como cambiar la postura del bebé para dormir, llevar en brazos al bebé y dejarle pasar mucho tiempo acostado boca abajo (sobre el abdomen) pueden ayudar a que remita este síndrome. Pruebe los siguientes consejos:

  • Haga que su hijo pase tiempo boca abajo. Haga que su hijo pase mucho tiempo acostado boca abajo (sobre el abdomen) bajo su supervisión cuando esté despierto durante el día. El tiempo que un bebé pasa boca abajo:
    • favorece una formación adecuada de la parte posterior de la cabeza
    • anima al bebé a aprender y a descubrir el mundo desde esa nueva perspectiva
    • ayuda a reforzar la musculatura del cuello y a aprender a levantarse apoyándose en los brazos. Todo esto ayuda a desarrollar los músculos necesarios para gatear y para sentarse.
  • Varíe la posición del bebé en la cuna. Considere cómo deja a su bebé en la cuna cuando lo acuesta. La mayoría de los padres diestros sostienen a sus bebés apoyando su peso en el brazo izquierdo y los dejan en la cuna con la cabeza apoyada en el lado izquierdo. En esta postura, se deben girar hacia la derecha para poder observar toda la habitación. Acueste a su bebé en la cuna de un modo que favorezca el giro activo de la cabeza hacia el lado que su bebé no tenga aplanado.
  • Lleve a su hijo en brazos más a menudo. Reduzca la cantidad de tiempo que pasa su hijo acostado sobre la espalda, así como el tiempo que pasa en posturas donde apoye la cabeza sobre superficies planas (como las sillitas de seguridad para el coche, los porta-bebés, los carritos, los cochecitos, los columpios y los saltadores). Por ejemplo, si su bebé se queda dormido en la silla de seguridad para el coche mientras viaja, saque al bebé de la silla cuando lleguen a casa, en vez de dejar que siga durmiendo allí. Lleve en brazos a su bebé a menudo, lo que eliminará la presión que se ejerce sobre su cabeza mientras está apoyado en una superficie.
  • Modifique la posición de la cabeza del bebé mientras duerme. Cambie la posición de la cabeza de su bebé (de izquierda a derecha, o viceversa) cuando descanse boca arriba. Aunque lo más probable es que el bebé se mueva durante la noche, coloque a su hijo de modo que la parte redondeada de la cabeza toque el colchón y la parte aplanada se oriente hacia arriba. No use almohadones en forma de cuña ni otros dispositivos para mantener al bebé en una postura determinada.

La mayoría de los bebés con síndrome de cabeza plana tiene algún tipo de tortícolis. Por eso, la fisioterapia y un programa de ejercicios para hacer en casa suelen formar parte del tratamiento.

Un fisioterapeuta le puede enseñar ejercicios de estiramiento para que los haga con su bebé. La mayoría de los movimientos supondrán estirar el cuello de su hijo hacia el lado opuesto al aplanado.

Con el tiempo, los músculos del cuello se le alargarán y el cuello se le enderezará. Aunque se trata de ejercicios muy sencillos, se deben hacer correctamente.

Los médicos pueden recetar un casco para el síndrome de cabeza plana. El casco está diseñado para que le vaya suelto al bebé por el lado aplanado de la cabeza y apretado por el lado redondeado. Dentro del casco, la cabeza no puede crecer en la zona donde ya está redondeada. Por lo tanto, solo crece por donde está plana.

Los cascos hacen que la cabeza se redondee más deprisa de lo que lo haría si el bebé creciera a lo largo del tiempo. De todos modos, los bebés que llevan casco y los que no lo llevan acaban obteniendo, como promedio, los mismos resultados al cabo de un par de años. Hable con el médico de su hijo sobre si sería o no recomendable que su hijo llevara casco.

¿Qué más debería saber?

El síndrome de cabeza plana mejora con el paso del tiempo y con el crecimiento natural del bebé. A medida que los bebés van creciendo, empiezan a cambiar de posición mientras duermen por sí solos, de modo que sus cabezas no están en la misma posición durante toda la noche. 

A partir del momento en que los bebés se saben sentar solos, lo más probable es que el aplanamiento de sus cabezas no empeore. Por lo tanto, a lo largo de meses y años, y conforme les vaya creciendo el cráneo, mejorará el aplanamiento de su cabeza incluso en los casos más graves. 

El síndrome de cabeza plana no afecta al crecimiento cerebral de un bebé. Pero tener el cuello rígido o contracturado, como en las tortícolis, puede ralentizar el desarrollo motor de un bebé. La fisioterapia de la tortícolis debe incluir una evaluación de los avances del bebé en motricidad y ejercicios complementarios para tratar cualquier retraso que pueda ocurrir. 

Источник: https://kidshealth.org/es/parents/positional-plagiocephaly-esp.html

Efectos de la plagiocefalia

Efectos de la plagiocefalia

Uno de cada cuatro niños con plagiocefalia no tratada sufre problemas graves de lenguaje a los 3 años de edad según detecta el estudio científico “Deficient language acquisition in children with single suture craniosynostosis and deformational posterior plagiocephaly” publicado recientemente en Childs Nerv Syst, el órgano oficial de la International Society for Pediatric Neurosurgery (ISPN).

Indice

Los resultados de este trabajo confirman que el 25% de los bebés que padecen plagiocefalia, o deformidad craneal no tratada, presenta problemas severos de lenguaje a los tres años de edad.

Teniendo en cuenta la incidencia de niños que a los dos años tienen plagiocefalia permanente (el 3,3% del total), si en España nacen cada año 472.000 bebés (datos de 2011, INE), se calcula que 15.

576 tendrán algún tipo de plagiocefalia para siempre, y de estos, 3.894 tendrán problemas de lenguaje provocados por esta causa.

¿Qué es la plagiocefalia?

La plagiocefalia es un tipo de deformidad craneal (hay de tres tipos: la plagiocefalia, la braquicefalia y la escafocefalia posicional) producida entre el tercer trimestre del embarazo y el primer trimestre de la vida del bebé.

Con la llegada de un hijo, el estrés, la falta de sueño, la falta de tiempo para una misma, las nuevas responsabilidades… pueden hacer que la mujer se sienta en una montaña rusa de emociones.

En ocasiones esta situación puede llegar a sobrepasar a la nueva madre, que se siente incapaz de cuidar de su hijo y cae en una depresión posparto.

En este artículo te explicamos de qué se trata y cómo se puede evitar.

Y tambien:

Consiste en un aplanamiento de la parte posterior de la cabeza del bebé, acompañado de un desplazamiento más o menos severo de toda la mitad del cráneo deformado hacia adelante y también del sistema nervioso, provocando no sólo alteraciones en la forma normal de la cabeza sino también de la función.

Las causas son factores mecánicos de presión continua o excesiva en la zona posterior de la cabeza. Si se detecta a tiempo (lo ideal es alrededor de los 3-4 meses de edad), la plagiocefalia puede corregirse con ortopedia craneal (el uso de bandas ortopédicas dinámicas) y fisioterapia del cuello si hay tortícolis acompañante.

Las deformidades craneales siempre han existido, pero no con la incidencia e intensidad de ahora. Para evitar el síndrome de la muerte súbita, desde el año 1992 se recomienda que los bebés duerman de espalda.

Si bien gracias a ello se ha reducido en más de un 40% los casos de muerte súbita en lactantes, este hecho ha provocado la aparición de una gran cantidad de deformidades craneales por presión continuada sobre la zona posterior de la cabeza.

Otras causas concomitantes de este incremento son la tortícolis muscular congénita, la prematuridad y/o el embarazo gemelar.

Incidencia creciente

En el año 1974 la plagiocefalia aparecía en 1 de cada 300 recién nacidos, mientras que hoy, según datos del estudio “Plagiocephaly and brachycephaly in the first two years of life: a prospective cohorte study” -publicado en la revista Pediatrics en 2004 por el Dr.

Hutchison-, el 37% de los recién nacidos sanos tienen deformidad craneal al nacer y un 20% de los lactantes de 4 meses aún la tiene. Es precisamente a partir de los 4 meses de edad que la Academia Americana de Pediatría (Pediatrics, 2006) aconseja hacer tratamiento ortopédico con los casquitos craneales.

A partir de los 2 años de edad la cabeza se cierra, ya no responde a la ortopedia y sólo pueden corregirse las deformidades con cirugía.

Problemas funcionales

Son cada vez más las evidencias de que la plagiocefalia deformativa provoca problemas funcionales en el cerebro del bebé en crecimiento, básicamente, alteración del tono muscular, retraso madurativo neurológico global o problemas en el lenguaje, así como afectaciones en aspectos psicomotores y cognitivos del niño.

Según el Dr. Kordestani  el 25% de los niños con plagiocefalia tiene retrasos psicomotrices y el 10%, retrasos cognitivos (el 3% graves).

Y según Speltz los niños con plagiocefalia están 10 puntos por debajo de lo normal del punto de vista de motricidad y 5 puntos por debajo de lo normal del punto de vista cognitivo.

De hecho, muchos de los niños que en la primera infancia llegan al psicólogo, al logopeda o al psicoterapeuta tienen como base una plagiocefalia no tratada. Sin embargo, en la práctica pediátrica habitual, las deformidades craneales no despiertan la atención debida y suelen plantearse como un problema meramente estético.

¿Cómo se trata la plagiocefalia?

Es necesario realizar un diagnóstico precoz y riguroso. A partir de los 3-4 meses de edad, la mayor parte de los bebés que padecen algún tipo de deformidad craneofacial puede tratarse de manera definitiva con ortopedia craneal, sin la necesidad de pasar más adelante por el quirófano.

Источник: https://www.todopapas.com/bebe/salud-bebe/efectos-de-la-plagiocefalia-5570

Qué es la plagiocefalia y qué consecuencias tiene para el bebé

Efectos de la plagiocefalia

July 9, 2020

Al término del embarazo, los bebés están completamente preparados para sobrevivir en un ambiente distinto al que han estado acostumbrados durante nueve meses. Cierto es que tras el nacimiento los diferentes órganos siguen desarrollándose. Ejemplo de estos cambios tras el nacimiento es el cráneo.

Para facilitar el momento del parto los huesos son muy flexibles y no están del todo unidos. Será con el paso de los meses cuando se vayan soldando y adquiriendo su dureza. Es por ello, que la cabeza de los recién nacidos es una de las zonas más delicadas. Y en la que se pueden dar determinados problemas como el síndrome de cabeza plana.

Pero, ¿qué es la plagiocefalia y qué consecuencias tiene para el bebé?

¿Qué es la plagiocefalia y qué consecuencias tiene para el bebé?

Como ya se ha comentado, los huesos del cráneo del recién nacido son muy flexibles y pueden deformarse dependiendo de la posición de descanso y de la acción del peso de la cabeza.

A este fenómeno se le conoce como plagiocefalia postural o síndrome de la cabeza plana.

Tal y como señala la Asociación Española de Pediatría (AEP) consiste en un “aplanamiento de la región occipital, la parte posterior de la cabeza del niño, y, en ocasiones, también en la zona parietal, a los lados”.

Como consecuencia de esta deformación, la AEP señala que también hay “algunas deformaciones secundarias. Estas podrían ser el abombamiento de la región occipital del lado contrario, adelantamiento y descenso de la oreja. Incluso el abombamiento de la frente del mismo lado de la deformidad“.

Hasta hace relativamente poco se creía que tan solo era un problema de naturaleza estética.

Sin embargo, diversos estudios, uno de ellos realizado por el doctor Matthew Speltz, han demostrado que “las capacidades motoras y cognitivas de los afectados están entre diez y cinco puntos por debajo de lo esperable”.

Por su parte, Miller y Clarren demostraron que “el 39,7 % de los pacientes con plagiocefalia posterior requieren servicios como terapia de lenguaje o terapia física”.

No obstante, la plagiocefalia no es la única deformación craneal que un recién nacido puede sufrir. Estas se diferencian por la zona del aplanamiento que presentan.

Al nacer, algunos bebés pueden sufrir braquicefalia, que es el aplanamiento de toda la parte posterior de la cabeza y que suele observarse en bebés que duermen largos períodos boca arriba.

O también la escafocefalia/dolicocefalia, que es cuando se tiene la cabeza estrecha y alta, por aplanamiento de la región temporo-parietal (lateral) con un aumento del diámetro antero- posterior.

Consecuencias de la plagiocefalia

Entre las consecuencias de la plagiocefalia está el hecho de que la frente del lado aplanado puede estar más abombada, el ojo del mismo lado puede estar más abierto y la oreja puede estar más adelantada.

Además, en los casos más severos la asimetría de los ejes de la cabeza es superior a 20 milímetros. Aunque realmente es menos grave de lo que puede parecer a primera vista, lo cierto es que si no se trata adecuadamente puede provocar problemas graves en el futuro desarrollo del recién nacido.

De hecho, según el estudio científico ‘Deficient language acquisition in children with single suture craniosynostosis and deformational posterior plagiocephaly’ publicado en Childs Nerv Syst (órgano oficial de la International Society for Pediatric Neurosurgery), uno de cada cuatro niños no tratados tiene problemas graves con el lenguaje a los tres años de edad.

Causas del síndrome de cabeza plana

Una vez que ya conocemos qué es la plagiocefalia y qué consecuencias tiene para el bebé se pueden señalar las causas.

Entre las que se pueden encontrar están las posturales; los partos prematuros; tortícolis muscular congénita; posición intrauterina restrictiva; traumas en el parto… No obstante, esta deformación, como bien señalan los expertos, se ha producido siempre en un pequeño grado de incidencia.

Fue a partir de 1992 cuando se detectó un aumento en el número de casos. A principios de los años 90 la Academia Norteamericana de Pediatría inició una campaña con el fin de evitar la muerte súbita del lactante.

Para ello, recomendaban la necesidad de que los recién nacidos durmiesen boca arriba. Hasta el momento el estándar aconsejado para el sueño de los recién nacidos era la posición de decúbito prono. Sin embargo, descubrieron que al cambiar de postura la mortalidad se redujo hasta en un 40%.

La contrapartida fue que se detectó un incremento exponencial de las deformidades craneales en la región occipital. Con ello se calculó una incidencia de 1 caso por cada 300 nacimientos.

Aunque, según algunas publicaciones, su incidencia llegaría a una prevalencia del 48% de los niños sanos menores de 1 año.

Tratamientos y prevención

Para tratar la plagiocefalia es necesario realizar un diagnóstico precoz y riguroso en los primeros meses (3-4) para evitar futuros problemas. Para corregirlo se puede recurrir a la ortopedia craneal, uso de bandas dinámicas o cascos ortopédicas, y fisioterapia del cuello si hay tortícolis acompañante, sin necesidad de pasar más adelante por quirófano.

Si no se trata antes de los primeros seis meses de vida, puede persistir el resto de la edad adulta. La ortesis craneal se aplica en recién nacidos y lactantes de entre 3 y 24 meses. A veces con un par o tres meses de tratamiento se corrige la deformidad. Cabe señalar que el tratamiento dependerá de los síntomas, gravedad, edad y estado general de salud del bebé.

Cómo prevenirlo

Con el objetivo de prevenir el síndrome de cabeza plana, existen unas pequeñas almohadas diseñadas de forma específica. Son redondas y de muy baja altura y tienen un orificio en el centro, en el cual se coloca la cabeza de tal forma que no se aplica ninguna fuerza de manera directa en el punto de apoyo.

Del mismo modo, BabyKeeper® ha diseñado el colchón más seguro del mercado con el que, además de prevenir la muerte súbita del lactante y detectar la fiebre, ayuda a que el recién nacido no sufra el síndrome de cabeza plana gracias al sistema Nesting.

Este sistema está completamente recomendado por los especialistas, ya que “no es un objeto libre sobre la cuna, como ocurre con las almohadas de plagiocefalia que están muy poco recomendados por el riesgo de asfixia y muerte súbita que conllevan, además, es un sistema testado y desarrollado en laboratorio con bebés reales“.

Además, los pediatras recomiendan la “higiene postural”, es decir, los cambios periódicos de posición de la cabeza de manera preventiva.

Los movimientos de la cabeza a derecha e izquierda pueden realizarse manualmente y de forma periódica por los propios padres, pero, una vez el bebé empiece a moverse por sí mismo, podemos conseguir que lo haga también de forma autónoma.

Para ello, un buen truco es cambiar cada día la cuna de lado. Los bebés son curiosos por naturaleza, y procuran girar la cabecita allá donde detecten sonido y movimiento.

Por lo que, si la cuna se encuentra siempre en la misma posición, el bebé tenderá a apoyar la cabecita siempre del mismo lado. Con un sencillo giro de la cuna, conseguiremos que cada día vaya alternándola entre un lado y otro, y reparta así la presión de forma más equilibrada.

Por otro lado, está la regla de oro de la higiene postural “dormir boca arriba, jugar jugar boca abajo”. Es decir, hacer que, mientras el bebé esté despierto y bajo la supervisión de un adulto, el bebé pase el máximo tiempo posible sobre su barriguita. De esta forma libera totalmente la cabeza de la presión que el colchón pueda ejercer sobre ella.

Del mismo modo, coger con asiduidad al bebé puede ayudar también en este sentido.

Источник: https://babykeeper.es/blog/que-es-la-plagiocefalia-y-que-consecuencias-tiene

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: