¿El agua que usas para preparar su biberón es la indicada?

Consejos para preparar biberones

¿El agua que usas para preparar su biberón es la indicada?

Hierve cada día una cantidad de agua suficiente y viértela en un termo. Así siempre tendrás agua caliente a mano. Puedes verter un poco de agua hervida en un biberón para que se enfríe y así conseguir la temperatura adecuada al preparar la comida mezclándola con el agua caliente.

En vez de en un termo, puedes verter el agua hirviendo en biberones y usar un calientabiberones para obtener la temperatura correcta.

También puedes acelerar la preparación midiendo la cantidad de leche en polvo necesaria de antemano y colocándola en recipientes pequeños. Esto es práctico sobre todo para las tomas nocturnas: al tenerlo todo preparado, la comida está lista rápidamente por la noche.

Nunca prepares el biberón y lo guardes listo para beber, ya que la leche caliente es un caldo de cultivo ideal para los gérmenes. Elimina también los restos que queden en el biberón después de alimentar al bebé.

Preparación

Para dosificar la leche en polvo, los paquetes suelen contener una cuchara medidora. Puedes usar un embudo para facilitarte la tarea.

Vierte primero una parte del agua necesaria en el biberón y añade la cantidad indicada de leche en polvo. Cierra el biberón con la tapa y agítalo lentamente arriba y abajo, para evitar que se formen burbujas. Según la temperatura, añade después agua hervida caliente o fría y vuelve a agitar el contenido.

Si está demasiado caliente, pon el biberón bajo agua fría, y, si está muy frío, caliéntalo con el calientabiberones. Si se han formado burbujas al agitarlo, déjalo reposar un rato. Así evitarás que el bebé trague demasiado aire.

¿Qué agua uso?

En España, el agua del grifo hervida suele ser adecuada para preparar biberones. No obstante, en algunas zonas el agua potable del grifo contiene una cantidad demasiado elevada de sales minerales y sustancias que no son adecuadas para el organismo del bebé.

En estos casos deberás usar exclusivamente agua mineral embotellada. Para preparar biberones, el contenido de cal y nitratos debería ser lo más bajo posible.

Si tienes dudas sobre si el agua del grifo puede dañar a tu bebé, usa agua embotellada. En la etiqueta podrás ver si el agua es adecuada para preparar biberones, es decir, si está libre de gérmenes y no es necesario hervirla.

La leche en polvo adecuada

Normalmente puedes usar leche en polvo de fabricantes reconocidos en España sin pensarlo, pero hay bebés que son más delicados que otros. Esto puede suceder porque aún no se han asentado las bacterias intestinales necesarias para la digestión, a causa de alguna alergia o por una intolerancia a algún ingrediente, como la lactosa.

Una flora intestinal aún por desarrollar suele manifestarse con dolor de estómago y flatulencias. En estos casos es mejor comprar leche en polvo fácil de digerir que, además, favorezca el desarrollo de la flora intestinal mediante sustancias probióticas. También hay alimentos especiales para casos de intolerancias y alergias.

Si viajas al extranjero, deberás llevar suficiente leche en polvo para el bebé. No es que la que tengan allí sea de menor calidad, pero es posible que no tengan la marca que sueles comprar y puede que el aparato digestivo del bebé no pueda tolerar el cambio.

Aquí encontrarás leche en polvo de calidad para todas las edades, incluso para niños delicados.

Biberones para cuando estás fuera

En la cocina de casa siempre tienes a mano todos los utensilios que necesitas para preparar el biberón, pero cuando sales tienes que llevarlo todo encima. Necesitarás suficiente leche en polvo, que puedes poner en recipientes de antemano. Aquí encontrarás recipientes para leche en polvo y sets de viaje prácticos.

Además, es importante tener suficientes biberones y tetinas esterilizados. Para evitar que se derramen biberones enteros, tampoco podrán faltarte tapas para cerrarlos. El agua se puede mantener caliente en un termo o en recipientes aislantes para los biberones con el agua.

Resumen de accesorios

Dado que los biberones y las tetinas se deben lavar a fondo después de cada uso, es aconsejable comprar varios. Hay mucho donde elegir: hay biberones de cristal y de plástico, y de formas y tamaños diferentes. Los biberones de cristal son higiénicos, pero pesan mucho, mientras que los de plástico son más ligeros, pero se rayan más rápido, lo que favorece que entren gérmenes.

El tamaño ideal depende de la edad y, por lo tanto, de la cantidad que beba el niño. Aquí encontrarás diferentes modelos de biberones.

En cuanto a las tetinas, puedes elegir entre diferentes materiales y formas. Además, también hay diferentes tamaños de agujero. Las tetinas de látex son muy blandas y resistentes, pero se vuelven porosas después de esterilizarlas muchas veces. Las tetinas de silicona son más duraderas, pero un poco menos flexibles.

El tamaño ideal del agujero depende de la consistencia del alimento: la leche muy líquida requiere una abertura más pequeña que la que es más espesa. Sujeta el biberón lleno con la tetina hacia abajo y comprueba si caen unas dos o tres gotas por segundo.

Para lavar el biberón necesitarás un cepillo largo y un detergente adecuado. Cuida la higiene de los accesorios de limpieza y usa el cepillo solo para los biberones, no para las fuentes.

Para esterilizar los biberones y las tetinas se puede usar una olla grande, pero con un esterilizador es más fácil. Para guardar el agua caliente va muy bien un recipiente aislante y un calientabiberones también es muy útil.

Источник: https://www.bebitus.com/magazine/bebe/alimentacion/consejos-para-preparar-biberones.html

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: