El aseo del recién nacido

▷ Recomendaciones para el cuidado de la piel y el aseo del recién nacido – Ocronos – Editorial Científico-Técnica

El aseo del recién nacido

Incluido en la revista Ocronos. Vol. III. Nº 2 – Junio 2020. Pág. Inicial: Vol. III;nº2:147

Autor principal (primer firmante): Noelia Villar Rodil

Fecha recepción: 21 de mayo, 2020

Fecha aceptación: 14 de junio, 2020

Ref.: Ocronos. 2020;3(2):147

Autora: Noelia Villar Rodil

RESUMEN

OBJETIVOS: determinaremos cuál es la forma más adecuada de realizar el baño y los cuidados de la piel del recién nacido. Reconocemos los productos de limpieza más adecuados para el bebé a la hora del baño, la temperatura y la frecuencia con la que se tiene que realizar el aseo.

MÉTODOS: se realizó una búsqueda bibliográfica en las bases de datos siguientes y centros de evidencia actuales como PubMed, Cochrane, Cuiden, para la cual utilizamos palabras clave como recién nacido, cuidados, baño, piel; así como la consulta de los protocolos pediátricos del Hospital Da Costa, SERGAS (Burela-Lugo).

RESULTADOS

Veintiocho estudios fueron finalmente incluidos en esta revisión: de estos documentos definitivamente escogidos, diecisiete son revisiones sistemáticas, tres son estudios de cohorte, dos estudios randomizados, uno estudios cuasi- experimental, cuatro estudios descriptivos y uno observacional.

CONCLUSIONES

No hay un acuerdo sobre en qué momento hay que realizar el primer baño, ni sobre la temperatura a la que debe estar el agua, y como debe ser la esponja de baño. Para el cuidado del cordón umbilical sí que se está de acuerdo en que se debe utilizar clorhexidina. Por otra parte la frecuencia de lavado es distinta si el bebé es prematuro o a término.

Enviar artículo para publicar

Palabras clave: recién nacido, piel, baño, cuidados.

INTRODUCCIÓN

Para identificar la manera adecuada de realizar el cuidado del bebé a la hora del baño teniendo en cuenta las condiciones del recién nacido pretérmino y de un neonato a término o postérmino.

DEFINICIÓN DE RECIÉN NACIDO

El recién nacido es aquel que tiene menos de veintiocho días de edad. Se denomina a los recién nacidos según las semanas de gestación con las que nacen de la siguiente manera:

  • Prematernidad extrema (menos de veintiocho semanas)
  • Prematernidad (menos de treinta y siete semana)
  • Neonatos a término (nacidos entre las semanas treinta y siete y cuarenta y dos)
  • Neonatos post término (nacidos después de la semana cuarenta y dos)

EPIDEMIOLOGÍA

A lo largo de los años ha disminuido el número del total de recién nacidos, especialmente neonatos prematuros. Según datos de la INE, el total partos prematuros en 2019 fue de 6,48%.

Selección de mascarillas FFP2 homologadas y testadas

Los factores que pueden desencadenar un parto prematuro

  • Infecciones
  • Mala nutrición del embarazo
  • Rotura prematura membrana
  • Insuficiencia cervicouterina
  • Mala nutrición durante el embarazo
  • Antecedentes de parto prematuro
  • Anomalías congénitas del útero
  • Preeclampsia; hipertensión arterial y presencia de proteínas en la orina después de la semana veinte de embarazo

Existen otros factores para que el parto pueda desarrollarse de forma prematura:

  • Edad de la madre (menores de dieciséis y mayores de treinta y cinco)
  • Ser afroamericano
  • Falta de cuidados prenatales
  • Nivel bajo socioeconómico

Características de la piel del recién nacido

La piel es el órgano más externo del cuerpo. El recién nacido (RN) tiene más posibilidades de sufrir lesiones internas debido a su constitución. La piel RN a término es diferente a la de un adulto.

En el momento del nacimiento la piel RN esté cubierta por la vérnix caseosa (capa de protección en el espacio intrauterino), que permite la maduración de la piel e impide que esta se macere en el líquido amniótico.

Esta capa está formada por 90% agua y en un 10% por proteínas y grasas.

La vérnix caseosa favorece el paso de pH alcalino que tiene el recién nacido (RN) al nacer, el PH ácido protege de las infecciones. Por otra parte, las capas de la piel son más delgadas.

El recién nacido (RN) presente menos vello, aunque también menos capacidad para expulsar sudor, y por tanto no existe una adecuada regulación térmica.

Por lo tanto las únicas funciones principales de la piel son: protección física, regulación de la temperatura, la sensorial, inmunológica y la capacidad de renovación.

Cuidados del TCAE

Teniendo en cuenta lo anterior expuesto, lo que ha de concluir en el cuidado de la piel del recién nacido (RN) es:

Selección de gorros de quirófano

  • Prevenir lesiones químicas y físicas
  • Mantener la temperatura estable
  • Prevenir la absorción de agentes tóxicos
  • Prevenir la infección
  • Minimizar la pérdida de agua
  • Mantener la integridad de la piel

No se recomienda bañar antes de los tres días del nacimiento y no debe hacerse antes de las 24 o 48 horas de vida para proteger la vérnix caseosa. Limpiaremos los retos de sangre y meconio con un paño suave.

BIBLIOGRAFÍA

  1. Ruiz JG. Charpak N. et al. Guías de práctica clínica basadas en la evidencia para la óptima utilización del Método Madre Canguro en el recién pretérmino y/o de bajo peso al nacer. Bogotá: Función Canguro y departamento de Epidemiología Clínica y Bioestadística, Universidad Javierana; 2007.
  2. Moore ER, Anderson GC, Bergman N. Contacto temprano piel a piel entre las madres y sus recién nacidos sanos. Base de Datos Cochrane de Revisiones Sistemáticas 2007, Issue 3. No.; CDOO3519. DOI: 10.1002/14651858. CDOO3519.pub2
  3. Real Academia Española (vigésima segunda edición); 2001.

    Diccionario de la Real Lengua Española. Recuperado de : www.rae.es

  4. Organización Mundial de la Salud Método Madre Canguro Guía práctica. Departamento de Salud Reproductiva e Investigaciones Conexas Ginebra: OMS 2004
  5. Unicef. Convención sobre los derechos del niño 1946-2006 Unidos por la infancia.

    Madrid: Unicef Comité Español; 2006.

  6. Engmann C, Consensus on kangaroo mother care accelation. The Lancest (British edition) 2013 Nov; 382 (9907); e26
  7. López Maestro M, Melgar Bonis A, de la Cruz- Bertolo J, Perapoch López J, Mosqueda Pena R, Pallas Alonso C. Cuidados centrados en el desarrollo.

    Situación en las unidades de neonatología de España An Pediatr (Barc) 2014.

cuidados-piel-recien-nacido

Incluido en la revista Ocronos. Vol. III. Nº 2 – Junio 2020. Pág. Inicial: Vol. III;nº2:147

Autor principal (primer firmante): Noelia Villar Rodil

Fecha recepción: 21 de mayo, 2020

Fecha aceptación: 14 de junio, 2020

Ref.: Ocronos. 2020;3(2):147

Autora: Noelia Villar Rodil

El aseo en el recién nacido

El aseo del recién nacido

Tras el alta hospitalaria después del nacimiento de un bebé, es muy habitual en nuestras consultas las preguntas de los padres tales como: ¿Cuándo puedo bañar a mi bebé?, ¿qué cremas necesita para el cuidado de su piel?, ¿cuándo puedo cortarle las uñas? o incluso sobre el uso de colonias y otros productos de perfumería. En el fondo, los cuidados de un bebé no varían de los que se hacían en el hospital, simplemente cambia la ausencia de supervisión directa del personal sanitario.

En el post de hoy intentamos resolveros todas las dudas sobre el aseo de vuestros más pequeños.

El momento del baño del recién nacido

No existe consenso sobre cuánto hay que bañar a un recién nacido. Es igual de bueno decidir hacerlo de forma diaria que cada dos días o incluso más.

En España clásicamente se ha recomendado el baño a diario mientras que en otro países del norte de Europa (con climas más fríos) las recomendaciones son hacerlo cada cuatro o incluso seis días.

Seguramente estos compartimientos y actitudes sobre el aseo responden a cuestiones culturales que poco tienen que ver con lo que realmente necesita un bebé. En un estudio publicado se observó que no había diferencias en problemas de la piel entre los niños que eran bañados a diario respecto a aquellos que lo hacían cada 6 días.

Por tanto, sois vosotros los que tenéis que decidir cada cuanto bañáis al recién nacido. Si el momento del baño supone un estrés tanto para el bebé como para los papás podéis evitar hacerlo a diario tranquilamente. Por el contrario, si es un momento agradable lo normal es hacerlo de forma diaria.

Lo que sí está claro es que la piel del recién nacido es más delicada. Por ello deben utilizarse jabones que suaves con pH neutro y sin detergentes. Los niños con piel atópica (problema que no suele aparecer antes de los 3 meses de edad) requerirán unos cuidados y productos específicos de la piel que tú pediatra podrá recomendarte.

Otra error frecuente es el no sumergir la tripa de los recién nacido para evitar que el cordón umbilical se moje. El problema no está en que el cordón se moje (de hecho es necesario para una buena limpieza del mismo como te comentamos en este otro post) sino que luego lo sequemos bien para que no se reblandezca.

Por último, antes de bañar al bebé debes comprobar la temperatura del agua (ideal entre 35 grados centígrados). No es imprescindible tener un termómetro para afinar tanto la temperatura simplemente comprobar el estado templado de la misma con la mano y ¡a disfrutar del baño!

El cuidado de las uñas

Es habitual que los bebés nazcan con las uñas muy largas, a veces tanto que provocan pequeños arañazos en la cara. Esto lleva a los padres a una pregunta muy lógica: ¿desde cuándo pueden cortarle las uñas a mi hijo?.

No existe contraindicación formal en usar una tijera de punta roma para recortarlas.

El problema surge en que la punta de las uñas de los recién nacidos suele estar pegada la piel del dedo, lo que provoca que en muchas ocasiones al utilizar la tijera se provoque una pequeña herida, la cuál puede infectarse.

Una posibilidad alternativa a la tijera es usar una lima, pero suele ser muy difícil su uso ya que las uñas de un recién nacido son muy blandas (de hecho se desprende a veces con el roce).

Por tanto, lo mejor es aplicar el sentido común. Si tu hijo tiene las uñas échale un poco de paciencia y retrasa así hasta las tres o cuatro semanas de vida el empleo de la tijera (y recuerda, siempre cortarlas rectas).

Cremas y cuidado de la piel

Durante todo el embarazo la piel de un recién nacido está en contacto directo con un ambiente húmedo (el líquido amniótico). Tras el parto, toda esa humedad desaparece para pasar a estar en contacto con un ambiente seco como es el aire.

Bajo estas circunstancias la piel del recién nacido tiende a secarse de forma natural, incluso se cuartea. Pasada la primera semana de vida, la piel del bebé suele haberse adaptado a la nueva situación pasando a ser una piel tersa y suave.

Por ello el uso de cremas en las primeros días de vida no es estrictamente necesario, ya que es normal que la piel esté seca. En el caso de que creas que esa sequedad es excesiva y hayas decidido emplear alguna crema, debes elegir una especial para bebés con el menor numero de irritantes posibles (parabenos, perfumes…).

Tampoco es necesario una crema especial para el área del pañal. En general, el cambio frecuente para evitar que la orina o las heces estén mucho tiempo en contacto con la piel es suficiente.

En caso de que el área genital se ponga roja o irritada puede ser necesario el empleo de una pasta al agua (crema especial a base de vaselina y polvos de talco que aísla la piel de nuevas agresiones).

En caso de que no mejore extremando las medidas de higiene debes consultar con tu pediatra.

Uso de colonia

El olfato es uno de los sentidos más desarrollados en el recién nacido junto al tacto, de hecho el bebé aprende el olor de su madre ya desde el útero.

Es por ello que el empleo de colonias, aunque no esta prohibido ni desaconsejado, puede alterar el vínculo al perder el reconocimiento que realiza el bebé con su madre a través del olfato.

De la misma manera, la madre no debería emplear el uso de perfumes de fuerte olor que interfieran en el reconocimiento madre-hijo.

Источник: https://blogs.20minutos.es/dos-pediatras-en-casa/2017/12/04/el-aseo-en-el-recien-nacido/

El aseo del recién nacido

El aseo del recién nacido

Mantener limpio al bebé es fundamental. Un aseo adecuado es la mejor garantía contra infecciones y enfermedades de origen contagioso. Sin embargo, más allá de la rutina de la higiene, el baño es un momento de bienestar y de relajación; ideal para llenar de ternura y de caricias a tu pequeño

Indice

El aseo de la cabeza a los pies

Para los bebés que no se aficionen pronto a la inmersión o cuando no tengas tiempo para realizar un baño completo, puedes recurrir a un paño o a una esponja como instrumentos de limpieza de tu hijo.

Puedes lavarle las partes del cuerpo pasando por la cara, las manos y el culito, pero sin desvestirle por completo, como parte del ritual de cambiarle el pañal y vestirle y bañarle cada dos o tres días.

Para ello:

1. Escoge un buen lugar, plano y cómodo: la mesa de cambiarlo, tu cama o su cuna, y cúbrelo con una tela impermeable o una toalla gruesa.

2. Antes de desnudar al niño, prepara el equipo necesario:

• Jabón específico para bebé • Dos paños de aseo o esponjas • Toalla (preferiblemente con capucha) • Pañal • Ropa limpia • Pomada para las irritaciones • Gasas estériles y agua hervida • Gasas con alcohol o productos cicatrizantes para el cordón umbilical • Un recipiente con agua tibia

3. Prepara al niño, procurando que no se enfríe. Si la temperatura de la habitación no es la adecuada, cúbrelo con una toalla y no le quites el pañal hasta que procedas a la limpieza de esa zona.

4. Empieza el aseo desde las zonas más pulcras a las más sucias, para que la esponja y el agua permanezcan más tiempo limpias. Aplica el jabón con un paño y enjuaga con otro limpio.

No conviene abusar del jabón, por lo que bastaría con diluir unas gotitas de gel en el agua; excepto si utilizas jabón de Recién Nacido, su composición permite aplicarlo directamente sobre la piel.

A continuación, sigue este orden:

• Cabeza: Usa jabón sólo una o dos veces por semana. El resto simplemente enjuaga con agua sola o con unas gotitas de jabón disueltas. Lávale sujetando la cabeza con la palma de la mano y sécalo bien con una toalla antes de continuar.

• Cara: Con gasas estériles humedecidas en agua hervida tibia o suero fisiológico, límpiale los ojos. Usa una gasa para cada uno. Limpia con agua alrededor de las orejas, nunca los oídos, y seca todas las partes.

• Cuello y pecho: Insiste bien en los pliegues. Y sécalo.

• Brazos: Extiéndelos hasta llegar al pliegue del codo. Presiona las palmas de las manos para que abra el puño y lávalas con jabón, enjuagándolas bien antes de que se las lleve a la boca y sécalas.

• Espalda: Apoya al niño sobre el estómago con la cabeza de lado para lavarle la espalda. Una cuantas gotas de jabón líquido disueltas en el agua son suficientes para una limpieza eficaz pero suave. Sécalo y viste la parte de arriba antes de continuar. Así evitarás que coja frío.

• Piernas: Extiende las piernas hasta las corvas y lava bien los pliegues. Después sécalas.

• Zona del pañal: Sigue las indicaciones de tu matrona para el cuidado del cordón umbilical. Una de las más recomendadas es limpiarlo con una gasa estéril mojada en una solución aséptica o simplemente con agua y jabón. Sécalo muy bien y cambia el pañal, aplicando pomada en las zonas irritadas.

5. Después de ponerle el nuevo pañal, dejando el cordón descubierto…¡tu pequeño ya está listo!

Tolerancia a productos de higiene para bebés entre los niños de corta edad

La tolerancia y seguridad de los productos de higiene limpiadores para bebés son de suma importancia; su piel es mucho más delicada e inmadura que la piel adulta, lo que la hace, en muchas ocasiones, sensible a determinados productos limpiadores. Es esencial, por lo tanto, que se cuide y se proteja la epidermis del pequeño con productos especiales para mantenerla sana y facilitar su correcto desarrollo.

Consejos de higiene corporal según la Asociación Española de Pediatría

• Se ha de asear o bañar al niño desde los primeros días de vida. • Si todavía tiene el cordón umbilical no se debe mantener al bebé demasiado tiempo en el agua y, a continuación, se debe secar bien el cordón y envolverlo en una gasa estéril. • El agua debe estar a una temperatura alrededor de los 36º C.

• El jabón o gel deben ser especialmente desarrollados para la delicada piel de tu bebé. • Después del baño conviene hidratar la piel del niño aplicando loción hidratante o aceite de bebé (para que emulsione bien, la piel debe estar mojada). • No se le deben aplicar polvos de talco, ya que al aspirarlos pueden llegar a sus pulmones.

• Algunos niños presentan costra láctea o dermatitis seborreica en la cabeza. Para ablandarla se aplica antes del baño un poco de aceite de bebé o vaselina estéril encima de la costra. De esta forma es más fácil que se desprenda con el baño. • La piel se debe secar sin frotar, presionando con suavidad, especialmente en las zonas de pliegues donde son frecuentes las irritaciones.

• Para limpiar los oídos, retirar secreciones de los ojos o limpiar las fosas nasales se utilizará suero fisiológico.

• Los genitales de las niñas se limpiarán siempre de delante hacia atrás, así evitamos que las bacterias intestinales puedan pasar a la vagina produciéndose infecciones.

Costra láctea

Definición:

También conocido como dermatitis seborreica, es una zona del cuero cabelludo con escamas grasosas y amarillentas.

Síntomas:

Escamas grasosas y amarillentas en el cuero cabelludo.

Tratamiento:

Se puede ablandar poniéndole una capa de vaselina por la noche y limpiándola por la mañana con un peine de dientes finos, para aliviar así al bebé. También se puede aplicar un champú con sulfuro de selenio dos o tres veces por semana.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/bebe/cuidados-bebe/el-aseo-del-recien-nacido-568

Aseo en el recién nacido

El aseo del recién nacido

La llegada de un recién nacido a casa supone para los padres responsabilizarse de las necesidades de su hijo, entre ellas, el cuidado del aseo corporal, que es todo un reto para los primerizos. Los niños menores de un mes requieren de unos cuidados diferentes a los que han superado esa edad, debido a sus especiales características.

¿Cómo se debe bañar al recién nacido?

No existe un consenso sobre cada cuánto hay que bañar a un recién nacido. Es igual de bueno  hacerlo a diario que cada dos días, incluso en algunos países lo hacen una vez por semana.

Lo importante es saber que el baño debe ser lo suficientemente regular para que el bebé mantenga una higiene adecuada.

  Si es un momento agradable, lo habitual es hacerlo diariamente, mientras que si supone un estrés, se puede hacer cada más tiempo.

La bañera no debe llenarse en exceso, unos 15-20 centímetro de altura es adecuado. La temperatura del agua de debe de ser de 36-38 ºC. Hay que comprobar la temperatura del agua antes de meter al niño, sumergiendo el codo o el dorso de la mano o empleando un termómetro.

Se puede sumergir al niño, incluso aunque no se le haya caído el cordón umbilical. Se debe emplear un jabón suave de pH neutro, en poca cantidad, para enjabonar al niño de forma delicada y posteriormente aclararle. La duración del baño no debe exceder de unos minutos en los primeros días de vida para evitar que el agua se enfrié y el niño también.

La habitación donde se le bañe debe estar caldeada a unos 22-24 ºC. Esto evitará que al salir del agua el bebé tenga frío. Tras el baño se procederá al secado con una toalla templada, realizándolo de forma suave.

Es importante tener a mano todo lo necesario para el baño del recién nacido y nunca dejar al niño sin supervisión en la bañera.

¿Cómo se limpia el cordón umbilical?

La limpieza del cordón umbilical debe realizarse desde el primer día de vida y de forma diaria. En los países con buenas condiciones higiénicas, como el nuestro, no es necesario el empleo de alcohol u otras soluciones antisépticas.

Se deben tomar las siguientes medidas:

  • Lavarse previamente las manos.
  • Limpiar la zona del cordón con agua y jabón.
  • Secado adecuado.
  • Para ayudar a mantener el cordón seco se puede emplear una gasa limpia que lo envuelva, la cual se debe cambiar en cada cambio de pañal.
  • Cambios frecuentes de pañal para evitar que se moje el cordón cuando el niño orine.

Debido a que para limpiar el cordón se requiere agua y jabón, un momento adecuado para hacerlo es el momento del baño. Lo habitual es que el cordón se desprenda entre los 7 y los 15 días de vida.

¿Cuándo se pueden cortar las uñas de los recién nacidos?

Es habitual que los bebés nazcan con las uñas muy largas. Es importante conocer que la punta de las uñas suele estar adherida a la piel del dedo lo que provoca que sea muy difícil cortarlas durante los primeros días sin que se haga una herida al bebé.

Por ello es adecuado retrasar el primer corte con tijera de las uñas a los 15 o 20 días de vida. Mientras se puede emplear una lima fina de uñas (aunque resulta difícil conseguirlo, ya que las uñas son muy blandas) o desprender la punta que sobra, con mucho cuidado, tras el baño.

Pasados esos primeros días se empleará una tijera pequeña de punta roma, cortándose las uñas siempre de forma recta y sin dejar picos en las esquinas que puedan provocar arañazos o que se claven en la piel del dedo. Posteriormente se puede repetir, cuando los padres las vean largas.

¿Es necesario utilizar cremas en los recién nacidos?

La piel de los recién nacidos tiende a secarse de forma natural durante los primeros días, debido a que dejan de estar en contacto con el líquido amniótico y pasan a un ambiente seco como es el aire. A la semana de vida, la piel suele haberse adaptado adquiriendo su aspecto terso y suave.

No es necesario, por tanto, emplear cremas de forma rutinaria en los recién nacidos. Se puede usar una crema hidratante, en caso de que la sequedad de la piel sea excesiva, empleando una especial para bebés con el menor número de irritantes posibles (parabenos, perfumes…).

La piel del área del pañal tampoco requiere un cuidado especial. En general, el cambio frecuente de pañal es suficiente para que la orina y las heces no irriten la zona. En caso de que la piel se ponga roja o irritada se puede emplear una “pasta al agua”, que aísla la piel de nuevas agresiones.

¿Se deben usar colonias en los recién nacidos?

El olfato es uno de los sentidos más desarrollados en el recién nacido, junto al tacto, de hecho, el bebé aprende el olor de su madre ya desde el útero.

Si se utilizan colonias con olores fuertes se puede dificultar que el recién nacido reconozca a su madre mediante el olfato.

De la misma manera, la madre no debería emplear perfumes de fuerte olor que interfieran en el reconocimiento hijo-madre.

¿Cómo se debe realizar el cambio de pañal?

Los recién nacidos pueden llegar a mojar una media de 6-8 pañales al día y realizar hasta una deposición por toma. Así que hay que cambiar de pañales con frecuencia, para que tanto la orina como las heces permanezcan el menor tiempo posible en contacto con la piel del bebé.

Para su limpieza se puede utilizar agua y una esponja (impregnada con un jabón suave si es necesario) o toallitas húmedas que respeten el pH de la piel (sin productos irritantes). En las niñas realizar la limpieza de delante hacia atrás (hacia el ano), para evitar que las heces entren en contacto con los genitales.

Luego, secar la piel y los pliegues, antes de poner el pañal.

Al igual que en el baño, se debe tener todo a mano y nunca dejar sin supervisión al niño (ya sea en un cambiador o en una cama) para evitar que se caiga.

¿Cómo se limpian los oídos y el pelo?

La cera que se secreta en el conducto auditivo es una sustancia que protege al oído ante posibles agresiones. No se debe intentar extraer. En caso necesario se empleará una toalla húmeda para limpiar la oreja por fuera y nunca con un bastoncillo.

El pelo de los recién nacidos se puede limpiar a diario en el baño con agua y jabón. Posteriormente se debe secar bien la cabeza para evitar que el niño se enfríe. Para peinarle, suele emplearse un cepillo de cerdas suaves.

Источник: https://enfamilia.aeped.es/edades-etapas/aseo-en-recien-nacido

ASEO DEL BEBÉ

El aseo del recién nacido

El nacimiento de un bebé, sobre todo si es el primer hijo, supone, además de una inmensa alegría para la familia, un gran cambio en la rutina familiar habitual.

Es muy importante que las tareas sean asumidas de manera conjunta y que tanto la madre como el padre se esfuercen en aprender prácticas nuevas que, muchas veces, no habían realizado hasta entonces.

El aseo del bebé es uno de estos actos.

En la actualidad, disponemos de muchísimos productos para proporcionar al bebé los mejores cuidados. Pero esta amplia oferta nos puede hacer dudar sobre qué aspectos son verdaderamente importantes. Además, es muy posible que nos surjan dudas: ¿a qué hora es mejor bañarlo? ¿qué productos utilizar? ¿en qué partes del cuerpo hay que tener un especial cuidado?

Voy a ir aclarándolas, basándome en las preguntas que nos hacéis los papás a los pediatras cuando acudimos a visitar a vuestros bebés en las maternidades.

El baño

El baño debe ser un momento placentero para el niño, por lo que la hora de hacerlo no es rígida, debe ser la que mejor se adapte a las necesidades de la familia. Hay niños a los que el baño los despierta y vuelve más activos, por lo que será más aconsejable bañarlos por la mañana.

A otros, en cambio, el contacto con el agua les ayuda a conciliar el sueño, por lo que será mejor asearlos hacia la tarde-noche. Lo que sí que conviene es que suela hacerse a la misma hora, es decir, que haya una rutina. Los primeros días no es necesario que se realice a diario.

Eso sí, siempre se aconseja hacerlo antes de las tomas.

La bañera debe ser lo más cómoda posible y elevada, para que el padre o la madre no se tengan que agachar.

Son muy útiles aquellas a las que se pueda poner el cambiador encima para poder secarlo y vestirlo fácilmente.

Es importante tener lo que se necesita para el baño a mano, ya que nunca se debe dejar a un niño sólo en el cambiador o la bañera ni dos segundos, pues se pueden producir ahogamientos o caídas desde el cambiador.

¿A qué temperatura debe estar el agua?

Si utilizamos un termómetro de baño, el agua debe estar a 36 grados. En caso de no disponer de él, debemos probar antes metiendo nuestro codo. Nunca introducir a un niño en una bañera sin haber probado antes nosotros el agua, ya que existe el peligro de escaldaduras en la piel.

¿Qué jabones utilizamos?

Hay que elegir un jabón especial para bebés, que tiene el pH neutro para evitar irritaciones, y una esponja suave, preferiblemente natural.

¿Alguna recomendación al secarlo?

Utilizar un albornoz con capucha o una toalla grande que le cubra también la cabeza, ya que el recién nacido pierde calor por la cabeza.

Atención también a que no se queden humedades en los pliegues como ingles y axilas. No se deben usar bastoncillos para secar las orejas o nariz.

Es preferible hacerlo solo por fuera, en el pabellón auricular, sin hurgar, con un pañuelo o una espongita blanda.

La nariz sólo se limpia si tiene mocos. Muchas veces es muy beneficioso y suficiente el vapor de agua que se respira durante el acto del baño. Otras veces es necesario utilizar una jeringa con una pequeña cantidad de suero fisiológico (0,5 mililitros) en cada fosa nasal o algún preparado comercial de agua de mar, que indicará el pediatra. No es aconsejable aspirar mocos de forma rutinaria.

¿Hay que poner crema después del baño?

Si la piel no está seca, no es obligado, aunque es una experiencia agradable para el niño si la calentamos con nuestras manos y se la ponemos mediante un masaje. Se puede utilizar si la piel está muy seca el aceite de almendras. También para el día a día, podemos ponerle una crema hidratante que no tenga apenas olor.

Cambios de pañal

A la hora de cambiar el pañal es preferible optar por utilizar la esponja con agua y jabón frente a las toallitas húmedas que, aunque muy cómodas, son más irritantes, y reservar estas para cuando salgáis de casa. La esponja debe ser dedicada sólo a lavar esta zona y debe lavarse bien antes y después de su uso.

Recordad que el aseo es diferente según el sexo del bebé: si es una niña, se lavarán los genitales de delante hacia atrás, ya que de lo contrario, se pueden arrastrar gérmenes desde la zona del ano hacia la vulva o vagina, con el consiguiente riesgo de infección.

Con los niños se empezará desde los muslos hacia el pene, incluyendo los testículos.

 ¿Hay que poner crema en los genitales?

Para prevenir irritaciones del área genital, además de cambios frecuentes de pañal, es útil aplicar una o dos veces al día una pasta al agua, ya que se logra que se forme una capa que protege los genitales del bebé de la irritación por sustancias que contienen la orina y las heces. Sin embargo, no se recomienda la utilización de polvos de talco.

¿Se pueden cortar las uñas?

Un aspecto que suele provocar preocupación en los padres primerizos es el momento de cortarle las uñas por primera vez.

Clásicamente se ha dicho que no se podían cortar las uñas hasta el mes de vida. Esto es porque al principio no es fácil distinguir el dedo de la uña y hay peligro de cortes. Si se distingue claramente y las uñas son largas se puede hacer desde el primer día. El mejor momento para hacerlo es tras el baño ya que están un poco más blandas.

En caso de esperar a cortarlas, para evitar que el niño se arañe, se pueden limar o cubrirlas con unos guantes. Se deben utilizar tijeras especiales para bebés, de puntas redondeadas. Suele ser necesario hacerlo aproximadamente cada 10 días, pues las uñas crecen muy rápido. La uñas de la maño se cortarán redonditas y las del pie rectas.

El cordón umbilical

El cordón umbilical ha sido la vía de unión entre el bebé y la madre durante todo el embarazo. Tras el parto, se debe tener un especial cuidado hasta que se caiga, lo que ocurre entre el día 7 y 21 de vida.

Para su limpieza, aplicaremos con una gasa alcohol de 70º dos o tres veces al día.

Mientras tiene el cordón se puede bañar al bebé, teniendo la precaución de no tenerlo mucho tiempo sumergido y secándolo minuciosamente después.

A veces tras la caída del cordón umbilical, se produce una pequeña mancha por sangrado que no debe alarmar, ya que cede de manera espontánea. Por otro lado, en caso de que se aprecie enrojecimiento de la piel de alrededor, salida de secreción o mal olor, debe consultarse con el pediatra, pues puede que haya una infección que se deba tratar.

Espero que os hayan sido útiles estos consejos y recordad que ante cualquier duda debéis dirigiros a vuestro pediatra o enfermera pediátrica quienes seguro que os ayudan mucho.

Dra. Inés CostaJefa de Servicio de PediatríaHospital de Manises

Источник: https://www.hospitalmanises.es/blog/aseo-del-bebe/

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: