El aumento de la ingesta de grasas Omega 3 durante el embarazo puede reducir los partos prematuros

▷ Efectos de la ingesta de ácidos grasos omega-3 durante el periodo gestacional – Ocronos – Editorial Científico-Técnica

El aumento de la ingesta de grasas Omega 3 durante el embarazo puede reducir los partos prematuros

Incluido en la revista Ocronos. Vol. III. Nº 1 – Mayo 2020. Pág. Inicial: Vol.III;nº1:4

Autor principal (primer firmante): Lupiáñez Tapia, Fernando

Fecha recepción: 6 de abril, 2020

Fecha aceptación: 14 de abril, 2020

Ref.: Ocronos. 2020;3(1):4

Autor: Lupiáñez Tapia, Fernando.

Coautores: Casas López, Gema; Gómez García, Cristina. Matrón. Hospital Reina Sofía. Tudela (Navarra).

Palabras clave: Ácidos grasos poliinsaturados de cadena larga (LCPUFA), Omega-3, gestación, suplementación.

Introducción

En los últimos años, se ha producido un incremento del interés acerca del papel potencialmente beneficioso a diferentes niveles que pueden proporcionar los ácidos grasos poliinsaturados de cadena larga (LCPUFA) omega-3 en el organismo. La gestación no es una excepción, y ya son varios los estudios que indican los efectos positivos a diferentes niveles (tanto materno como fetal) que podrían proporcionar una adecuada ingesta o suplementación durante el embarazo.

Los ácidos grasos omega-3 (especialmente el DHA) son ácidos grasos esenciales, es decir, dependen de un aporte externo ya que el organismo no los puede sintetizar y juegan un papel crucial como sustrato para el desarrollo neurológico fetal. La ingesta de los citados ácidos grasos puede ser mediante aumento del consumo de pescado azul (salmón, sardinas, nueces etc) o con diferentes suplementos que incluyan omega-3 (LCPUFA) y DHA.

Particularmente interesante, por la importancia sanitaria que conlleva (primera causa de discapacidad hasta los cinco años), es la prevención del parto pretérmino que diversos estudios señalan como un posible efecto del consumo de omega-3 durante el embarazo.

Material y método

Se realizó una revisión sistemática de estudios cuantitativos, siguiendo las recomendaciones de Preferred Reporting Items for Systematic Reviews and Meta-Analyses: The PRISMA Statement (Moher et al., 2009) con el fin de dar respuesta al objetivo del estudio.

Enviar artículo para publicar

La búsqueda se realizó en 4 bases de datos electrónicas: Medline (PubMed), Proquest, Cochrane y ScienceDirect. Además se realizó una búsqueda inversa o snowboard strategie de las referencias de los artículos seleccionados. La búsqueda de artículos estuvo limitada desde enero de 2015 hasta enero 2020, no existiendo limitación temporal en la contextualización del tema de estudio.

Los criterios de selección fueron los siguientes: se seleccionaron ensayos clínicos aleatorizados, ensayos clínicos no aleatorizados, estudios de casos y controles y revisiones sistemáticas. El proceso de revisión se llevó a cabo en los meses de enero y febrero de 2020 y se realizó en tres fases:

Primera fase: se realizó una lectura de los títulos, de todos aquellos artículos que aparecieron tras la aplicación del filtro temporal. De un total de 44 artículos se descartaron aquellos que no estaban directamente relacionados con el tema, quedando 28 seleccionados.

Segunda fase: se leyó el título junto al resumen de los artículos. En este punto se descartaron aquellos que aun estando relacionados con el tema, se centraban en la adaptación de la escala a diferentes contextos clínicos o idiomas extranjeros, quedando para la última fase un total de 19 artículos.

Selección de mascarillas FFP2 homologadas y testadas

Tercera fase: se procedió a la lectura del texto completo de los 19 artículos seleccionados, quedando finalmente 10 artículos para la revisión final.

Resultados

En la presente revisión se incluyeron un total de 10 trabajos originales, con tamaños muestrales muy diversos en distintas poblaciones de todo el mundo. Por ello, pese a encontrar relaciones significativas, la fuerza de estas asociaciones es limitada y se debe contextualizar debido a la heterogeneidad de la población estudiada.

El tipo de intervención realizada fue distinta en cada estudio pero básicamente fue suplementar a las gestantes con suplementos de omega-3, con dieta rica en omega-3 más suplementos o con suplementos elaborados con aceite de pescado y comparar frente a placebo. Resumiendo la evidencia proporcionada, podemos dividir los resultados de este aumento de la ingesta de omega-3 (LCPUFA) en resultados maternos y neonatales:

Resultados maternos: no hubo suficiente evidencia disponible para evaluar la influencia de la intervención en cuanto a inducción de parto, eventos maternos graves, depresión puerperal e ingreso de la madre en UCI en ninguno de los estudios seleccionados.

Una revisión reportó una mayor duración del embarazo (1,67 días) en el grupo de intervención y un posible efecto protector sobre el desarrollo de preeclampsia (RR 0.

87) (Middleton, 2018) sin embargo otra revisión sistemática no encontró dicha asociación (Newberry, 2019) por lo que debe considerarse como evidencia de baja calidad.

Selección de gorros de quirófano

Resultados neonatales: los resultados más importantes son los relativos a la prevención del parto prematuro, ya que todos los estudios analizados coinciden en observar una reducción del parto prematuro (

Источник: https://revistamedica.com/efecto-ingesta-acidos-grasos-omega-3-periodo-gestacional/

Ácidos grasos omega 3 durante el embarazo

El aumento de la ingesta de grasas Omega 3 durante el embarazo puede reducir los partos prematuros

 Revisión Cochrane, 15 de noviembre de 2018

El mayor consumo de alimentos con ácidos grasos poliinsaturados de cadena larga omega 3 (LCPUFA), como los pescados, durante el embarazo se ha asociado con gestaciones más prolongadas y mejores resultados perinatales. Ésta es una actualización de una revisión publicada por primera vez en 2006.

Métodos de búsqueda

Para esta actualización, se hicieron búsquedas el registro de ensayos del Grupo Cochrane de Embarazo y Parto (Cochrane Pregnancy and Childbirth’s Trials Register) ClinicalTrials.gov, en la WHO International Clinical Trials Registry Platform (ICTRP) (16 de agosto de 2018) y en listas de referencias de estudios recuperados.

Criterios de selección

Ensayos controlados aleatorios (ECA) que compararon ácidos grasos omega 3 (como suplementos o alimentos, intervenciones independientes o con una cointervención) durante el embarazo con placebo o ningún omega 3, y los estudios o brazos de estudio que compararon directamente dosis o tipos de AGPICL omega 3. Fueron elegibles para inclusión los ensayos publicados en forma de resumen.

Obtención y análisis de los datos

Dos autores de la revisión, de forma independiente, evaluaron la elegibilidad de los estudios, extrajeron los datos, evaluaron el riesgo de sesgo en los ensayos y la calidad de la evidencia para los resultados predefinidos de parto/lactante, maternos, niño/adulto y de los servicios de salud con el uso del enfoque GRADE.

Resultados principales

En esta actualización se incluyeron 70 ECA (con 19 927 pacientes con riesgo bajo, mixto o alto de resultados deficientes del embarazo) que compararon intervenciones con AGPICL omega 3 (suplementos y alimentos) versus placebo o ningún omega 3.

El riesgo general de sesgo a nivel de estudio fue mixto, con riesgo de selección y de realización principalmente bajo, pero hubo un alto riesgo de sesgo de desgaste en algunos ensayos.

La mayoría de los ensayos se realizaron en países de ingresos medios‐altos o altos; y casi la mitad de los ensayos incluyeron pacientes con riesgo mayor/alto de factores que podrían aumentar el riesgo de resultados adversos maternos y del parto.

El parto prematuro< 37 semanas (13,4% versus 11,9%; cociente de riesgos [CR] 0,89; intervalo de confianza [IC] del 95%: 0,81 a 0,97; 26 ECA, 10 304 participantes; evidencia de alta calidad) y el parto prematuro temprano< 34 semanas (4,6% versus 2,7%; CR 0,58; IC del 95%: 0,44 a 0,77; nueve ECA, 5204 participantes; evidencia de alta calidad) fueron menos frecuentes en las pacientes que recibieron AGPICL omega 3 en comparación con ningún omega 3. El embarazo prolongado > 42 semanas probablemente aumentó del 1,6% al 2,6% en las pacientes que recibieron AGPICL omega 3 en comparación con ningún omega 3 (CR 1,61; IC del 95%: 1,11 a 2,33; 5141 participantes; seis ECA; evidencia de calidad moderada).

En los lactantes, posiblemente se redujo el riesgo de muerte perinatal (CR 0,75; IC del 95%: 0,54 a 1,03; diez ECA, 7416 participantes; evidencia de calidad moderada: 62/3715 versus 83/3701 lactantes) y hubo menos ingresos a cuidados neonatales (CR 0,92; IC del 95%: 0,83 a 1,03; nueve ECA, 6920 participantes; evidencia de calidad moderada ‐ 483/3475 lactantes versus 519/3445 lactantes). Fue menor el riesgo de recién nacidos conbajo peso al nacer (BPN) (15,6% versus 14%; CR 0,90; IC del 95%: 0,82 a 0,99; 15 ensayos, 8449 participantes; evidencia de alta calidad); pero hubo un pequeño aumento posible de recién nacidos grandes para la edad gestacional (GEG) (CR 1,15; IC del 95%: 0,97 a 1,36; (seis ECA, 3722 participantes; evidencia de calidad moderada, para AGPICL omega 3 en comparación con ningún omega 3. Se observó poca o ninguna diferencia en pequeño para la edad gestacional o retraso del crecimiento uterino (CR 1,01; IC del 95%: 0,90 a 1,13; ocho ECA, 6907 participantes; evidencia de calidad moderada).

En el caso de los resultados maternos, no hubo evidencia suficiente para determinar los efectos de los omega 3 en la inducción postérmino (CR promedio 0,82; IC del 95%: 0,22 a 2,98; tres ensayos, 2900 participantes; evidencia de baja calidad), eventos adversos maternos graves (CR 1,04; IC del 95%: 0,40 a 2,72; dos ensayos, 2690 participantes; evidencia de baja calidad), ingreso de la madre a la unidad de cuidados intensivos (CR 0,56; IC del 95%: 0,12 a 2,63; dos ensayos, 2458 participantes; evidencia de baja calidad), o depresión posparto (CR promedio 0,99; IC del 95%: 0,56 a 1,77; dos ensayos, 2431 participantes; evidencia de baja calidad). La media de la duración del embarazo fue mayor en las pacientes que recibieron AGPICL omega 3 (diferencia de medias [DM] 1,67 días; IC del 95%: 0,95 a 2,39; 41 ensayos, 12 517 participantes; evidencia de calidad moderada), y es posible que la preeclampsia se reduzca con AGPICL omega 3 (CR 0,84; IC del 95%: 0,69 a 1,01; 20 ensayos, 8306 participantes; evidencia de baja calidad).

En los resultados del niño/adulto se observaron muy pocas diferencias entre la administración prenatal de suplementos de AGPICL omega 3 y ningún omega 3 en la cognición, el CI, la visión, otros resultados del desarrollo neurológico y el crecimiento, el lenguaje y el comportamiento(por lo general evidencia de baja a muy baja calidad). No estuvo claro el efecto de AGPICL omega 3 sobre el índice de masa corporal a los 19 años (DM 0; IC del 95%: ‐0,83 a 0,83; un ensayo, 243 participantes; evidencia de muy baja calidad). No se informaron datos del desarrollo de diabetes en los niños de las participantes de los estudios.

Conclusiones de los autores

En el análisis general, el parto prematuro < 37 semanas y el parto prematuro temprano < 34 semanas se redujeron en las pacientes que recibieron AGPICL omega 3 en comparación con ningún omega 3.

Posiblemente hubo una reducción en el riesgo de muerte perinatal y de ingreso a cuidados neonatales y una reducción en el riesgo de recién nacidos conBPN; y posiblemente un ligero aumento en el riesgo de recién nacidos GEG con AGPICL omega 3.

En las evaluaciones de calidad GRADE, la evidencia de la mayoría de los resultados perinatales importantes se consideró de alta calidad (p.ej., parto prematuro) o de calidad moderada (p.ej., muerte perinatal).

En los otros dominios de resultados (resultados maternos, del niño/adulto y de los servicios de salud), las calificaciones GRADE variaron de moderada a muy baja, y más de la mitad obtuvo una calificación baja.

Los motivos para disminuir la calificación de la calidad en el dominio se debieron principalmente a las limitaciones en el diseño y la imprecisión.

Los suplementos de AGPICL omega 3 durante el embarazo son una estrategia efectiva para reducir la incidencia de parto prematuro, aunque probablemente aumenta la incidencia de embarazos postérmino.

En este momento no se necesitan más estudios que comparen AGPICL omega 3 y placebo (para establecer la causalidad con relación al parto prematuro).

Falta el informe de 23 ensayos en curso adicionales sobre más de 5000 pacientes, por lo que no se necesitan más ECA que comparen AGPICL omega 3 con placebo o ninguna intervención.

Sin embargo, se necesita un seguimiento adicional de los ensayos finalizados para evaluar los resultados a más largo plazo de la madre y el niño, y así mejorar la comprensión de las vías metabólicas, del crecimiento y del desarrollo neurológico en particular y para establecer si, y cómo, los resultados varían según los distintos tipos de AGPICL omega 3, el momento de administración y las dosis; o según las características de las pacientes.

Middleton  P, Gomersall  JC, Gould  JF, Shepherd  E, Olsen  SF, Makrides  M. Omega‐3 fatty acid addition during pregnancy. Cochrane Database of Systematic Reviews 2018, Issue 11. Art. No.: CD003402. DOI: 10.1002/14651858.CD003402.pub3.

Источник: https://www.fundacionfemeba.org.ar/blog/farmacologia-7/post/acidos-grasos-omega-3-durante-el-embarazo-46229

La importancia de los ácidos grasos Omega-3 durante el embarazo

El aumento de la ingesta de grasas Omega 3 durante el embarazo puede reducir los partos prematuros

La Dra. María Elisa Calle nos cuenta los beneficios que tiene el consumo de Ácidos Omega-3 en el embarazo, tanto para la madre como para el desarrollo del feto. A continuación os dejamos un resumen de su estudio, que ha llevado a cabo con más de 450 mujeres embarazadas.

¿Qué son los ácidos grasos Omega 3?

Los llamados ácidos grasos omega-3, son un grupo de ácidos grasos esenciales, esto es, que no pueden ser fabricados por el organismo humano, por lo que han de introducirse en el metabolismo a través de los alimentos.

Los dos ácido grasos más importantes son el DHA (Docosohexanoico) y el EPA (eicosapentaenoico), que son ácidos grasos poliinsaturados con funciones muy importantes en el desarrollo fetal con  grandes beneficios para la salud de todos los individuos, independientemente de su edad y su sexo, ya que están presentes en todas las células. Los ácidos grasos omega-3 son de gran relevancia en la formación de membranas celulares al formar parte de su estructura, son componentes estructurales de hormonas y de sales biliares, además de jugar un papel esencial en el metabolismo de la glucosa y el mantenimiento del balance energético .

Los ácidos grasos Omega 3 también un efecto beneficioso sobre el sistema inmunológico, la respuesta alérgica y también la secreción gástrica y favorecen la fertilidad.

A nivel cerebral el DHA está presente en grandes cantidades, favoreciendo las funciones cerebrales. Igualmente se encuentra en las membranas celulares, favoreciendo tanto su construcción como su funcionamiento, sobre todo en las células de los tejidos más activos como es el sistema nervioso y el sistema muscular.

El EPA, por su parte, tiene un importante papel como antiinflamatorio y se relaciona con la presión sanguínea y el sistema de coagulación de la sangre, donde tiene un pequeño efecto anticoagulante, además de disminuir los triglicéridos en sangre, por lo que se considera una grasa “buena” para la tensión arterial y el sistema cardiovascular. Por estas razones se ha visto que disminuye el riesgo de preclampsia durante el embarazo

Además de las acciones que hemos indicado, tienen también un efecto beneficioso sobre el sistema inmunológico, la respuesta alérgica y también la secreción gástrica y favorecen la fertilidad.

¿Por qué es importante el consumo durante el embarazo de ácidos grasos Omega 3?

Durante el embarazo la dieta en conjunto se relaciona con el desarrollo fetal, la duración de la gestación y favorece el crecimiento fetal intrauterino. Se ha encontrado que el consumo de EPA y DHA  prolonga la duración del embarazo en una media de 6 días e incrementa el peso del recién nacido en más de 100 gramos.

Los recién nacidos prematuros  tienen menores niveles de EPA y DHA que los nacidos a término, de manera que en ellos se encuentran menores niveles de DHA en eritrocitos que los que presentan sus madres. Además las mujeres con parto prematuro tenían en plasma menores niveles de DHA.

Así pues, un consumo adecuado de estos dos ácidos grasos disminuye el riesgo de bajo peso al nacimiento y disminuye el riesgo de parto prematuro.

Una dieta materna rica en DHA incrementa los niveles de DHA en cerebro fetal. El DHA se considera un ácido graso esencial para el feto y el recién nacido.

En las mujeres embarazadas, se ha visto que los niveles de DHA están aumentados, sin embargo este aumento es mucho menor en multigrávidas, en embarazos múltiples y en mujeres con intervalos  entre embarazos cortos, lo que indica que durante la gestación, los depósitos maternos de DHA se agotan, lo que puede provocar un suministro escaso al feto.

Estos ácidos grasos, EPA y DHA se encuentran sobre todo en el pescado graso, de manera que el salmón, las sardinas, las anchoas (boquerones), la caballa y el bonito, son muy ricos en DHA y en EPA. Sólo 100 gramos de sardinas o 100 gramos de salmón contienen mas de 2.500 mg de àcidos grasos omega-3.

Exactamente no se sabe cuánta cantidad de EPA y DHA se debe consumir, aunque la OMS y otras asociaciones internacionales como la asociación norteamericana del corazón, consideran adecuado un consumo de 500 mg al día.

Esta cantidad puede obtenerse consumiendo dos raciones de pescado a la semana, de las cuales al menos una debería ser pescado azul graso.

La dieta rica en ácidos grasos poliinsaturados, procedentes de pescado azul de origen marino, tiene sin embargo como contrapartida, el aumento  en la ingesta de metales pesados, fundamentalmente metil-mercurio, por lo que se plantea como más adecuado suplementar la misma con aceite de pescado en preparado como suplemento alimenticio, de composición conocida y cuantificada de EPA y DHA, a pesar de lo cual, se ha encontrado que los beneficios exceden a los potenciales riesgos de los contaminantes, de tal manera que el tanto el peso de los recién nacidos de madres que consumía 60 gr diarios de pescado como el diámetro de la circunferencia craneal fueron significativamente mayores que en los recién nacidos cuyas madres no consumen pescado, sin que se hayan encontrado efectos adversos.  Por otro lado, en nuestro país, el consumo de pescado azul se hace a partir de piezas de pequeño tamaño, como boquerones, sardinas, caballas o jureles, especies que contienen mucha menor cantidad de mercurio que los peces grandes como son el emperador o el atún.

Es muy aconsejable consumir de dos a tres raciones semanales de pescado, siendo al menos una ración de pescado azul, mejor si son dos.

En un estudio realizado por nosotros a lo largo de estos tres últimos años, cuyos resultados se han presentado recientemente, sobre más de 450 embarazadas que consumían 240 mg diarios de ácidos grasos omega-3, concretamente EPA y DHA en un suplemento alimentario, la tasa de recién nacidos de bajo peso y la tasa de recién nacidos prematuros ha sido significativamente más baja que la que existe en la Comunidad de Madrid e incluso de la que existe en el propio Hospital donde se ha llevado a cabo el estudio. Además en este estudio se ha visto una relación lineal, de manera que a mayor consumo de pescado azul mayor peso de los recién nacidos y mayor duración del embarazo.

Por todas estas razones es muy aconsejable consumir de dos a tres raciones semanales de pescado, siendo al menos una ración de pescado azul, mejor si son dos. No importa que sean pescados en conserva o frescos o congelados.

Una latita de bonito contiene 70 mg de ácidos grasos omega-3 y una latita de sardinas más de 200 mg. Si usted es hipertensa y no puede consumir sal, entonces decídase por el pescado fresco o congelado, ya que las conservas habitualmente son muy ricas en sal. Si compra el pescado fresco acuérdese de congelarlo al menos durante dos días para evitar los anisakis.

A la hora de planificar su compra, si está usted embarazada, no se olvide de incluir el pescado azul y, si por cualquier causa no lo tolera bien, dígaselo al ginecólogo para que éste le recomiende algún suplemento adecuado a su estado y a sus características personales.

Источник: https://egom.es/blog/la-importancia-de-los-acidos-grasos-omega-3-durante-el-embarazo/

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: