El bebé no duerme por el día

Mi Bebé No Duerme ¿Es Normal?

El bebé no duerme por el día

Llega la hora de dormir y mi bebé no duerme . Se ha convertido en una rutina diaria y lo peor es que no sabes qué le pasa y te sientes agobiado.

Estás en un punto en el que ya no sabes qué hacer con él y te surgen preguntas como ¿Es normal que esto ocurra? ¿Tendrá algún tipo de patología? Tranquilos padres y madres, porque os vamos a dar respuestas a todas vuestras preguntas.

El misterio de por qué tu bebé no duerme queda desvelado.

¿Es normal que un bebé no duerma toda la noche?

Sí, es más a frecuente de lo que pensamos. Todos los lactantes suelen despertarse por las noches y la única diferencia entre un bebé que duerme del tirón y el que no, es la capacidad que nuestro pequeño tiene para dormirse él solito.

Las tres principales situaciones que se dan frecuentemente y que nos delatan que nuestro pequeño no descansa bien son:

  • El bebé esta somnoliento todo el día
  • Notamos que el pequeño no tiene la energía que debería, está más irascible y cansado de lo habitual.
  • Le cuesta dormirse

A la hora de irse a dormir, nuestro “enano” está inquieto, se enfada y llora constantemente porque no consigue conciliar el tan preciado sueño.

Suele tener comportamientos extraños mientras duerme y aquí nos referimos a que no está tranquilo, no para de moverse, gruñir o incluso llorar y le notamos incómodo a pesar de estar dormido.

Todos estos síntomas nos indican que se puede tratar de un problema en la rutina, el entorno donde tiene que dormir, el exceso de comida o ya en casos extremos, que nuestro bebé este enfermo, tenga un constipado, resfriado o una otitis aguda entre otras.

Si el problema del mal descanso es porque nuestro pequeño esta malito volverá a dormir plácidamente cuando esté recuperado. Pero si no es puntual, tendremos que enseñar al “pequeñín” de la casa cómo se debe dormir . Y para eso os daremos algunos consejos.

¿Cuándo es el momento de educar a mi hijo en el sueño?

Partiendo de la base de que no todos los bebés son iguales, unos duermen ocho horas seguidas desde bien pequeños y otros tardan un poco más de tiempo. Para estar seguros, pregunta a tu especialista.

Pero generalizando, los bebés que tienen entre cuatro y seis meses, la gran mayoría, han dejado la toma nocturna, y han conseguido desarrollar la capacidad de despertarse y volverse a dormir. Si este es el caso de tu bebé te está dando señales de que ya está preparado para aprender que se puede dormir toda la noche . Y muchos de ellos ya duermen muchas horas de seguido.

Consejos para enseñar a tu bebé a dormir

Rutinas antes de ir a dormir: Alrededor de las seis semanas ya podemos introducir una rutina para ir preparando la hora de irse a la cama. Le podemos dar un baño, darle la cena, leerle un cuento o cantarle una nana y meterle en la cuna.

Siempre a la misma hora: Es muy importante acostar al bebé a la misma hora. Los expertos recomiendan que las ocho de la noche es buena hora para acostar a un bebé.

No te agobies si son cinco o diez minutos antes o después, nos referimos a que hoy no le acuestes a las ocho y mañana a las nueve y pasado a las siete.

La rutina es lo que le va a ayudar a conseguir dormir de forma continua.

Por el día, también necesitan rutina: No vale despertarle un día a las doce otro a las siete y al día siguiente a las diez, mejor levántale a la misma hora todas las mañanas. Y después de comer, también hay que respetar un horario, le pondremos a dormir una pequeña siesta.

Con las rutinas conseguiremos enseñar a dormir al bebé . De esta forma sabrá lo que va a suceder, perderá el miedo y él solito logrará relajarse.

Temperatura del cuarto: No es bueno que duerma excesivamente arropado ni con mucho calor. Si le ponemos un pijamita de algodón natural de K´acha que le deje transpirar bien y que le mantenga abrigado y le arropemos con una mantita o edredón, conseguiremos que duerma tranquilo toda la noche.

Objeto para conciliar el sueño: Es importante darle un objeto para que cuando se despierte lo pueda agarrar y volver a dormirse, puede ser un peluche, un muñeco o una mantita que él pueda abrazar.

Métodos para dormir al bebé

Si tu bebé no duerme, existen tres corrientes diferentes para dormir al bebé

Déjale llorar: Este método consiste en dejar llorar al bebé en su cuna para enseñarle a dormir, evidentemente, no se refieren a que el niño llore toda la noche. Lo que no nos queda muy claro es qué periodo de tiempo le dejaremos llorar, para que él consiga aprender a calmarse por sí mismo. Importante, cuando entremos, le calmaremos y hablaremos, pero siempre sin cogerlo.

Dormir sin llorar: Este es el método opuesto al anterior y en este caso, en el momento en el que comienza a llorar el pequeño, los padres acudirán a calmar y consolar al bebé.

El fading o extinción gradual: Este método esta justo en el centro de los otros dos. En este caso, los padres van reduciendo su presencia a la hora de dormir al bebé .

Por ejemplo, iremos alejando la silla de la cuna un poquito cada día, o entraremos a la habitación y le consolaremos y vigilaremos primero cada cinco minutos, al día siguiente cada seis y así hasta que él o ella consiga dormirse y calmarse solo.

Esperamos que os sirvan estos consejos para eliminar todas las dudas que os surgían sobre por qué mi bebé no duerme toda la noche.

Felices sueños a todos.

Источник: https://www.kacha.es/es/blog/mi-bebe-no-duerme

¿Por qué duermen tan poco los recién nacidos?

El bebé no duerme por el día

Hay una cosa que no te cuentan cuando estas embarazada y es que las noches aquellas en las que eras joven y dormías a pierna suelta nunca volverán a ser lo mismo una vez que des a luz.

De hecho, uno de los comentarios más habituales que hacen las madres en las primeras visitas a la consulta del pediatra es que sus hijos no son capaces de aguantar por la noche sin despertarse más de dos o tres horas seguidas.

Esta realidad puede poner en jaque la paciencia de cualquiera cuando el cansancio se acumula día tras día y empiezan a aparecer las ojeras.

El sueño en la infancia

Que los niños duerman mal a ojos de sus madres se debe a que el sueño en la infancia es muy diferente al de los adultos, alejándose en muchos casos de las expectativas que tenían antes de que el bebé hiciese acto de presencia.

Pero al igual que un recién nacido no sabe caminar, nadie debería esperar que un bebé de unos pocos días de vida duerma del tirón toda la noche; el paso del tiempo permitirá al desarrollo neurológico que se den los primeros pasitos, al igual que el sueño madurará de forma progresiva hasta asemejarse al de las personas mayores.

El ritmo circadiano

Una de las grandes diferencias entre los recién nacidos y los adultos es que carecen de ritmo circadiano, es decir, del sistema que nos permite sincronizarnos con las horas de luz para estar despiertos por el día y dormir durante la noche.

  • Por ello, durante los primeros meses de vida, los bebés duermen tanto de día como de noche sin que parezca importarles que en la calle brille un sol radiante o hayáis bajado las persianas hasta convertir vuestro cuarto en una cueva.
  • Lo más habitual es que se despierten para comer y, tras haber realizado la toma, se vuelvan a dormir, de tal forma que las horas de sueño se distribuyen de forma uniforme a lo largo de las veinticuatro horas del día. Además, la prolactina, una de las hormonas que controlan la lactancia materna, se produce en mayor cantidad durante la noche, lo que en la práctica se traduce en que los niños amamantados estén enganchado a la teta durante muchas horas de la madrugada. Lo más útil para compensar el cansancio que supone cuidar a un bebé que no te deja descansar como tu querrías durante esas primeras semanas de vida es dormir a la vez que él duerme, aunque esto implique más de una siesta de Malamadre a media mañana.

Por fortuna, todo en esta vida llega y entre el mes y los tres meses de vida aparece por primera vez el ritmo circadiano. Una vez alcanzado este hito del desarrollo, los bebés comienzan a dormir mejor por la noche.

A partir de esta edad los niños son capaces de dormir más horas seguidas por la noche y permanecer despiertos durante ratos más largos durante el día.

De hecho, un gran porcentaje de niños es capaz de permanecer dormido más cinco horas seguidas al llegar a los tres meses.

Pero no es oro todo lo que reluce. Además del ritmo circadiano, el sueño de los adultos se organiza en varios ciclos a lo largo de la noche de una duración de unos ochenta o noventa minutos. Tras acabar cada ciclo y antes de entrar en el siguiente acontece un microdespertar en el que cambiamos de postura o nos estiramos en la cama sin que lleguemos a desvelarnos del todo.

Sin embargo, la arquitectura del sueño de los recién nacidos es muy diferente

  1. Por un lado, sus ciclos del sueño son más cortos, además, con cada microdespertar suelen despertarse del todo ya nos saben volver a dormirse solos como hacemos los adultos sin darnos cuenta.
  2. Por ello, los despertares nocturnos de los bebés más pequeños son parte del sueño normal a esta edad.
  3. A partir de los cuatro meses de vida los ciclos de sueño se comienzan a alargar, pero no será hasta los dos años en que alcancen la duración de los adultos.
  4. Además, desde los cuatro meses comienzan a asociar rutinas con el hecho de quedarse dormidos como parte de la maduración del sueño, por lo que es muy probable que cuando se despierten en mitad de la noche entre ciclo y ciclo del sueño reclamen aquello con lo que han aprendido a quedarse dormidos -como puede ser que los cojáis en brazos, les deis la mano o les cantéis una nana- sin que sea necesario que cada vez que se despierten sea porque quieren comer.

En resumen…

Como veis, el sueño durante los primeros meses de vida es muy diferente al de los adultos.

Para una persona que está acostumbrada a dormir del tirón siete u ocho horas cada noche resulta inconcebible que un pequeñajo de apenas tres kilos tenga el descanso que su cuerpo necesita si cada dos por tres se despierta de madrugada a voz en grito.

Son meses malos en los que las horas de sueño se pierden y el cansancio se acumula. A nosotros nos consuela saber que los niños no duerman mal, simplemente es que lo hacen de una forma muy diferente a como lo hacemos nosotros.

Si entendemos esto habremos dado el primer paso para asumir que desde que te conviertes en madre las noches ya no vuelven nunca a ser lo mismo. Quién sabe si dentro de unos años recuperaremos las horas de sueño perdidas durante todos estos meses, quizá cuando nuestros hijos se independicen y se vayan de casa… Mientras tanto, no queda otra que dar la bienvenida a esta nueva realidad.

Источник: https://clubdemalasmadres.com/bebes-duermen-poco/

Mi bebé no duerme ¿o quien no duerme soy yo?

El bebé no duerme por el día

Últimamente me encuentro con muchas madres, y unos pocos padres, que tienen una cara de llevar años sin dormir. Si les pregunto, me explican que su bebé no duerme, que se despierta hasta 3 veces cada noche, que es una auténtica tortura…

La mayoría de las madres, algunos padres y todos que hemos hecho guardia alguna vez, lo sabemos y no necesitábamos que nos lo confirmara la revista Sleep: interrumpir el sueño es peor para la salud que dormir poco.

Pero, ¿por qué la mayoría de bebés no duermen toda la noche de un tirón? ¿Es eso un problema? Vamos explicarlo un poco. 

Neurodesarrollo y sueño

El ciclo sueño-vigilia sigue en el adulto un ritmo circadiano, es decir, que aproximadamente cada 24 horas completa un ciclo que se repite a diario como un patrón. Un adulto suele pasar unas 16 horas despierto y 8 dormido. (Y cuando no es así, las horas que está despierto en realidad va medio dormido, ¿verdad?

Источник: https://neuropediatra.org/2015/11/04/mi-bebe-no-duerme/

El sueño y su hijo de 1 a 3 meses

El bebé no duerme por el día

  • Tamaño de texto más grande

Cuando creía que dormir por la noche era un sueño inalcanzable, su bebé empezará a dormir durante períodos más largos por la noche. El ciclo de sueño de su bebé se está empezando a parecer al suyo, y es posible que su pequeño se alimente menos a menudo por la noche.

Pero no dé por sentado todavía que usted podrá dormir a pierna suelta. En esta etapa, «dormir toda la noche de un tirón» se considera dormir solo cinco o seis horas seguidas.

¿Durante cuánto tiempo dormirá mi bebé?

Puesto que los bebés de esta edad están más despiertos, más alerta y más atentos a lo que los rodea durante las horas de luz, es más probable que estén más cansados por la noche y se duerman. Pero sigue habiendo una gran variabilidad dentro de lo que se considera normal.

Según la Fundación Nacional del Sueño de EE.UU. (NSF, por sus siglas en inglés), los bebés de hasta 3 meses de edad deben dormir de 14 a 17 horas cada período de 24 horas. Muchos ya habrán establecido una rutina de sueño diaria de dos o tres siestas al día, seguidas de un «dormir toda la noche de un tirón» después de la última toma.

¿Cómo deben dormir los bebés?

La Academia Americana de Pediatría (AAP) recomienda compartir la habitación con el bebé sin compartir la cama con él durante, por lo menos, sus primeros seis meses de vida o, idealmente, hasta su primer cumpleaños. Esta es la etapa en que el riesgo de síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL) es más alto.

Compartir la habitación con el bebé consiste en acostar al bebé en una cuna, cunita portátil o moisés dentro de la habitación de sus padres, en vez de dejarlo dormir en una habitación independiente. Esto permite tener al bebé cerca por la noche y facilita las tomas, así como la posibilidad de consolarlo y de supervisarlo por la noche.

Aunque compartir la habitación con el bebé es seguro, poner al bebé a dormir en la cama junto a usted no lo es. Compartir la cama con un bebé aumenta el riesgo de SMSL y de otras muertes relacionadas con la conducta de dormir.

Siga las siguientes recomendaciones para que el ambiente de su pequeño para dormir sea seguro:

  • Coloque siempre a su bebé boca arriba (sobre la espalda) para dormir, no lo coloque nunca boca abajo (sobre el abdomen) ni de costado. El índice de SMSL se ha reducido mucho desde que la AAP introdujo esta recomendación en 1992.
  • Utilice una superficie firme y estable como colchón. Cubra el colchón con una sábana que quede bien ajustada. Asegúrese de que la cuna o el moisés cumpla con las normas de seguridad vigentes en la actualidad.
  • No coloque nada más en la cuna o el moisés. Guarde los juguetes de peluche, las almohadas, las mantas, las cubiertas, edredones, o colchas, las sábanas que no ajusten bien y los protectores de cuna apartados del área donde duerma el bebé.
  • Evite el sobrecalentamiento. Vista a su bebé según la temperatura de la habitación, sin abrigarlo más de lo necesario. Fíjese en los signos del sobrecalentamiento, como el sudor o estar muy caliente al tacto.
  • Mantenga a su bebé alejado del humo del tabaco. Ser fumador pasivo aumenta el riesgo de SMSL.
  • Ponga a dormir a su bebé llevando puesto el chupete. Pero, si su hijo rechaza el chupete, no lo fuerce a dormir con él. Si suelta el chupete mientras está dormido, no se lo vuelva a poner. Si amamanta a su bebé, espere a ofrecerle un chupete hasta que la lactancia esté firmemente establecida.
  • Esté atento a otros peligros. Evite artículos con cordones, cordeles o cintas que se puedan enrollar alrededor del cuello del bebé, así como objetos de cualquier tipo con esquinas o bordes afilados. Fíjese bien en los objetos que su bebé podría tocar mientras está sentado o de pie sobre la cuna. Los móviles colgados sobre la cuna, los adornos que cuelgan de la pared, como los cuadros y los tapices, y los cordeles de las persianas pueden ser peligrosos si se encuentran al alcance del bebé.

Cómo ayudar a su bebé a dormir

Si aún no lo ha hecho, inicie una rutina para acostar a su bebé por la noche, que a su pequeño le acabará resultando familiar y relajante. Bañarlo, leerle y cantarle puede tranquilizar a un bebé y señalarle el final del día.

A algunos bebés les gusta que los envuelvan en una sábana o mantita ligera, algo que se puede hacer hasta que empiezan a girar sobre sí mismos, o darse la vuelta desde la posición de estar acostado.

Si siempre hace esto su bebé pronto asociará estos pasos a la conducta de dormir.

Si mece a su bebé para que se duerma antes de ponerlo en la cuna, es posible que él espere que lo meza para poder conciliar el sueño cada vez que se despierte por la noche. En lugar de hacer eso, intente dejar al bebé en la cuna o el moisés mientras está somnoliento pero aún despierto. De este modo, su bebé aprenderá a quedarse dormido solo.

Algunos bebés se retuercen, gimotean y hasta lloran un poco antes de volverse a quedar dormidos por sí solos. A menos de que crea que su bebé tiene hambre o está enfermo, intente ver qué ocurre si lo deja solo durante unos pocos minutos; es posible que sea capaz de tranquilizarse solo.

Si su bebé se despierta durante el período en que usted quiere que duerma, mantenga la actividad al mínimo. Intente mantener las luces en penumbra y resístase al deseo de hablar o jugar con él. Cambie o alimente a su bebé y vuélvalo a dejar en su cuna o moisés.

Si su bebé se está despertando temprano por la mañana para comer, unos pequeños cambios podrían permitirle modificar ligeramente su horario. Puede intentar despertar a su bebé para su última toma a una hora que se adapte al ritmo de sueño que tiene usted:

  • Por ejemplo, si su bebé suele dormir desde la toma de las 7 de la tarde y se suele despertar sobre las 2 de la madrugada, pruebe a despertar y alimentar a su bebé a las 11 de la noche. Luego, acueste al bebé para que duerma hasta la primera toma de la mañana, sobre las 5 o las 6 de la madrugada.

Tal vez tarde unas cuantas noches en establecer esta nueva rutina pero, si la aplica de manera constante mejorará sus probabilidades de éxito.

¿Cuándo debería llamar al médico?

Algunos bebs de esta edad ya empiezan a dormir de un tirón por la noche, pero sigue habiendo una gran variabilidad dentro de lo que se considera normal. Si hay algo que le preocupa sobre el sueño de su bebé, hable con su médico.

Revisado por: Elana Pearl Ben-Joseph, MD

Fecha de revisión: junio de 2019

Источник: https://kidshealth.org/es/parents/sleep13m-esp.html

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: