El bebe que vino sin instrucciones

¿Cómo servir el vino en una mesa? Nociones básicas de Protocolo

El bebe que vino sin instrucciones

Hoy en día cada vez es más importante conocer aspectos de cómo servir el vino en una mesa.

El vino es una bebida muy recurrente en reuniones de amigos, comidas de trabajo, celebraciones, catas o cenas maridaje. Es por ello que la gente va adquiriendo conocimientos en esta materia.

Os dejamos nociones básicas de protocolo sobre el vino para desenvolverse con cierta soltura:

¿Cómo servir el vino en una mesa? Nociones básicas de Protocolo.

Orden para servir el vino:

– Por su color: se sirven antes los blancos que los tintos, siendo intermedios los rosados.

– Por su edad: se sirven los más jóvenes y luego los más añejos.

– Por su sabor: primero se sirven los más suaves (de menos cuerpo y graduación) y luego los más intensos (de más cuerpo y graduación).

Al igual que el menú va ganando en intensidad y sabores, los vinos deben de ir acompañando este incremento. Para no descompensar el maridaje, ya que se podrían tomar percepciones equivocadas del plato o del vino.

Por lo general  los vinos blancos o espumosos (Cava y Champagne suelen acompañar a los pescados, mariscos o algunas carnes blancas y los vinos rosados con ensaladas y pasta. Los vinos tintos maridan con carnes rojas y guisos (platos más grasos y con sabores más fuertes).

Los vinos dulces combinan a la perfección con  los postres o aperitivos.

Apertura de la botella de vino:

Raúl Igual, Mejor Sumiller de España en 2010

– La botella de vino siempre debe estar apoyada sobre la mesa. Olvídese de poner la botella entre las piernas o cogerla en brazos, ya que lo único que puede pasar es que se rompa el corcho o la botella.

– No hay que mover la botella, se mueve o se gira el sacacorchos.

– Nunca se taladra el corcho de lado a lado, para evitar que caigan migas de corcho en el vino.

– Una vez abierto se limpia la boca de la botella con una servilleta o trapo limpio.

– Se recomienda servir en una copa, que desecharemos, un poco de vino para limpiar la boca y el cuello, y sacar los pequeños restos que pudieran quedar en este tramo de la botella.

Temperatura del vino:

Todos los vinos tienen que servirse a una temperatura correcta.

Los vinos tintos deben presentarse con un margen de temperatura que oscile entre los 16 y los 18 º C para que se puedan conservar todos sus matices y se perciban adecuadamente sus componentes. Los tintos jóvenes pueden presentarse entre los 12 y 15º C para resaltar su frescura y matices florales, los crianzas entre los 16 y 18ºC y los de grandes añadas a 20ºC.

Los vinos blancos jóvenes secos, se tomarán frescos, pero no muy fríos, entre 7 y 10º C para disfrutar de sus aromas de fruta. Una temperatura más alta destaca el alcohol y una excesivamente baja resalta su acidez y enmascara su personalidad.

Los vinos blancos dulces es aconsejable servirlos a 6ºC, temperatura a la cual se resalta su carácter frutal y su expresión dulce. Los blancos con crianza, entre 10 y 12 º C. A temperaturas más bajas se pierden los aromas complejos del roble.

Los blancos generosos (manzanillas y finos) se deben servir entre 7º y 10º C.

Para los vinos rosados se recomienda que la temperatura de servicio esté entre los 6 y 8º C.

La temperatura ideal recomendada para tomar el cava oscila entre 5º y 7º.

– Se aconseja dejar que el vino se airee un poco. En caso de vinos añejos es bueno dejarles airearse al  menos una hora antes de tomarlo. En caso de vinos sin filtrar también se aconseja decantar para que los posos no pasen a la copa.

Esta temperatura se  debe conseguir de modo gradual. Nunca metiendo el vino en el congelador. Si se trata de un blanco, rosado o cava, hay que ponerlo en la nevera unas horas antes de servirlo. En la mesa, la mejor opción para conservarlo fresco es una cubitera con agua y hielo.

Por debajo de 5 º C no se pueden percibir de la misma forma los sabores.

¿Cómo servir el vino?:

Pilar Cavero, Mejor Sumiller de España en 2013

– No se llenan las copas hasta arriba. Se deben llenar un tercio, aproximadamente, del tamaño de la copa.

– En el caso de los blancos se puede servir menos cantidad para mantener su temperatura ideal, que debe ser muy fresca. Es mejor servir más a menudo.

– No se apoya la botella en la copa para servir.

– Si  se cambia de vino, se debe cambiar de copa (o darle un enjuagado con agua). No es correcto mezclar sabores.

Otros aspecto relevantes:

– La copa se toma por el tallo, para evitar variar la temperatura del vino.

– Al vino no se le echa nada; hielos, refrescos, gaseosa, etc. El vino se debe tomar tal cual.

– Si el vino es añejo (una gran reserva, por ejemplo) es bueno decantarlo (pasarlo a un recipiente para eliminar impurezas y posos). También es bueno airearlo una hora, al menos.

– Se puede hacer una comida en su totalidad con cava o champán. Costumbre muy poco extendida en España. Tomar este tipo de vinos espumosos con los postres no es muy correcto.

– Si se utiliza un solo vino para toda la comida, hay que elegir un vino intermedio que vaya con todo el menú (ni demasiado joven ni demasiado viejo).

– Si le dan a probar el vino, antes de servir al resto de los comensales, diga sinceramente lo que le parece. No es bueno disimular ante un vino de mala calidad o que puede estar picado, entre otras cosas que puede tener el vino.  El resto de comensales se lo agradecerán.

– Si le gusta saborear el vino después de terminada su comida, pida que no le retiren la copa a la hora de los postres.

Источник: https://www.vinoscutanda.com/blog/como-servir-el-vino-mesa-nociones-basicas-de-protocolo/

Las siete preguntas más frecuentes sobre el test de embarazo

El bebe que vino sin instrucciones

Ante la sospecha de embarazo, el método más utilizado para confirmarlo o descartarlo es el test de embarazo que se compra en la farmacia y puedes hacer en casa. Gracias a él, puedes conocer de forma rápida y sencilla si estás esperando un bebé o no.

Son muchas las dudas que surgen en torno al test de embarazo, así que os respondemos aquí las siete preguntas más frecuentes sobre el test de embarazo.

El test de embarazo casero tiene un funcionamiento muy sencillo. Los hay de diferentes formas, pero todos tienen en su interior una tira absorbente reactiva que detecta la presencia de hormona gonadotropina coriónica (hCG) en orina, la hormona del embarazo.

Al iniciarse el embarazo, las células que formarán la placenta comienzan a segregar esta hormona en la mujer, que puede detectarse a través de la sangre o de la orina, que son de los que hablaremos aquí.

Al entrar en contacto la tira reactiva con la orina, ésta es capaz de reconocer, con mayor o menor sensibilidad, la cantidad de hormona del embarazo contenida en tu orina.

2) ¿Qué test de embarazo comprar?

Hay varias marcas en el mercado. Los más vendidos son lo que tienen forma alargada, similar al de un bolígrafo. Todos tienen en común que incorporan un display donde leer el resultado y una tira reactiva absorbente en uno de los extremos. También se venden sólo las tiras reactivas que se deben sumergir en un bote con orina, pero son más prácticos los primeros.

Los hay que indican el resultado en forma de rayitas, los más conocidos, o los digitales que representan el resultado con caritas (contenta para positivo y triste para negativo) con un estimado de las semanas de embarazo.

También debes saber que es importante la sensibilidad del test, es decir la cantidad de hormona capaz de detectar. Los hay con mayor sensibilidad que otros, según la marca.

Procura comprar uno que detecte la concentración más baja de hCG.

Por ejemplo, una prueba que dice detectar hCG a 20 mIU/ml (miliUnidades Internacionales por mililitro de orina) será más sensible que una que dice detectarla a 50 mIU/ml.

Los hay incluso avanzados que detectan concentraciones de hCG iguales o superiores a 12,5 mUI/ml y prometen dar un resultado fiable incluso cuatro días antes de la primera falta.

3) ¿Cuándo hacerse el test de embarazo?

Como comentaba antes, depende de la sensibilidad del test. Para mayor seguridad, se debe realizar a partir del primer día de ausencia de menstruación.

Pero claro, no es igual en mujeres con ciclos regulares, que conocen el día en que debería venirle la regla, que en mujeres irregulares que tienen menor control sobre su ciclo.

Si no eres regular, se recomienda realizarlo o repetirlo una semana después de la fecha prevista para la llegada de tu período.

4) ¿Cómo hacer el test de embarazo?

Puede realizarse en cualquier momento del día, aunque para mayor seguridad se recomienda hacerlo con la primera orina de la mañana, que es la que tiene una mayor concentración. Antes que nada, debes abrir el paquete y leer las instrucciones.

Debes quitar el envoltorio, destapar el test y mojar la tira reactiva con tu orina durante 5 segundos. Hay dos formas de hacerlo: orinar directamente sobre la tira, o bien hacerlo en un bote y sumergir la tira en la orina durante 5 segundos.

Una vez hecho, debes colocar nuevamente la tapa y dejarlo reposar sobre una superficie plana durante 3-5 minutos (según las instrucciones). Luego, puedes proceder a leer el resultado.

5) ¿Cómo leer el resultado?

La mayoría de los test arrojan dos resultados: una rayita que indica si hay embarazo o no y otra de control, que indica si se ha hecho bien el test o no.

Si aparecen dos rayitas, aunque la intensidad sea baja el resultado es positivo, en cambio si sólo aparece una rayita en la ventana de control, indica que el test se ha realizado correctamente pero el resultado es negativo.

En los digitales no hay rayitas, sino que el resultado aparece en forma de carita contenta cuando hay embarazo y carita triste cuando no hay embarazo.

6) ¿Puede fallar el test de embarazo?

Los test de embarazo casero tienen una fiabilidad de entre el 75 y el 97 por ciento si el resultado es negativo, mientras que si el resultado es positivo la fiabilidad es del 99 por ciento.

¿Puede el test arrojar un falso positivo? En mujeres con trastornos hormonales o con ciertas enfermedades que provocan la secreción de la hormona gonadotropina humana, como patologías trofoblásticas o algunos cánceres, el resultado puede dar positivo sin haber embarazo.

¿Puede el test arrojar un falso negativo? Si se realiza demasiado pronto, los niveles de la hormona de embarazo pueden ser muy bajos y no llegar a detectarse todavía en el test.

Suscríbete para recibir cada día nuestros consejos sobre embarazo, maternidad, bebés, lactancia y familia.

7) ¿En qué casos se debe repetir el test de embarazo?

Si el resultado ha sido negativo pero la menstruación sigue sin producirse, debes repetir el test de 2 a 4 días después, cuando ya debería detectarse la presencia de a hormona del embarazo.

También debes repetirlo si no aparece resultado en la ventana de control, puede que lo hayas hecho mal. Vuelve a leer las instrucciones y repite el test.

Foto | Thinkstock
En Bebés y más | Pregunta a la matrona: ¿Qué es un test de embarazo?, ¿Puede fallar un test de embarazo?

Источник: https://www.bebesymas.com/embarazo/siete-preguntas-frecuentes-test-embarazo

Los errores imperdonables que cometes al tomar vino y champán

El bebe que vino sin instrucciones

Si tu formación enológica es como la de la mayoría y a la hora del brindis no pasas del «arriba, abajo, al centro y pa' dentro», no dejarás de ser una bellísima persona, pero, rodeado de extraños, te costará relajarte y demostrarlo. A nadie sobra un poquito de saber estar, una pátina de elegancia, para que, además de ser perfecto en el interior, se note desde fuera, hasta con unas copitas de más.

En 'The Daily Mail' han publicado unos consejos para ir por la vida con paso firme y derrochar elegancia sin gastarte un dineral en trajes.

Al invitar a alguien a una copa en casa o al coger la copa de vino o de champán en una celebración formal, recuerda esta pequeña guía para beber alcohol de baja graduación sin ofender a los puristas e impresionando a los enteradillos.

¿Crees que el vino blanco se sirve recién sacado de la nevera y el tinto a temperatura ambiente? ¿Desde cuándo? Te sacamos del error

Nos explican desde el tabloide británico que, te guste el vino tinto, el rosado o el blanco, llevas bebiéndolos mal toda la vida. Esto es lo que nunca hay que hacer según los sommeliers, aunque casi todo el mundo lo haga.

Beber champán de una copa de champán

El tradicional receptáculo alargado y fino para la bebida de burbujas distinguida por excelencia no es en realidad lo mejor, porque está diseñado para mantener las burbujas más tiempo, lo cual es bonito pero contraproducente para el paladar.

Lo mejor en boca (y en nariz) es poder dar vueltas a la bebida en su recipiente y disfrutar los aromas que emana al hacerlo, y para eso una copa alta y estrecha es la peor opción.

Servir a mala temperatura

¿El vino blanco se sirve recién sacado de la nevera y el tinto a temperatura ambiente? ¿Desde cuándo?

Estos expertos recomiendan que el blanco esté entre 10 y 15 grados, mientras que la OCU diferencia los blancos dulces, tipo moscatel o Pedro Ximénez (que hay que tomar a unos 8 grados), de los jóvenes secos (a unos 10) y de los fermentados en barrica (menos fríos, unos 12 grados). En cualquier caso nada de los 4 grados o menos que suele haber en el refrigerador.

En cuanto a los tintos, dicen desde el medio de Reino Unido que los tomemos a una temperatura algo inferior a la ambiente en verano, entre 15 y 21 grados, que en los meses más fríos nos suena casi a meterlo en el microondas (¡no lo hagas, por supuesto!). Desde la OCU cifran lo recomendado en 9 grados para el tinto joven, unos 10 para el rosado, 15 para los tintos crianza y 17 grados máximo, correspondiente a los reserva y gran reserva.

Un truco fácil de recordar y que viene bien consiste en meter los tintos en la nevera 20 minutos antes de abrirlos y hacer lo contrario con los blancos, sacarlos de la nevera unos 20 minutos antes.

Los vinos de burbujas, como el champán, deben almacenarse y servirse fríos, entre 4 y 10 grados según las dos fuentes.

Una forma rápida de identificar a quien pone poco cuidado en sus gestos es ver cómo pone toda la mano (o peor, las dos) en el cáliz de la copa.

Esto parece lo más cómodo pero está muy feo y no es baladí: lo que hacemos así es calentar demasiado el caldo y dar al traste con el cuidado que hemos puesto en servirlo a la mejor temperatura para disfrutar de su sabor.

Lo mejor es, como ya dijimos en esta sección de El Confidencial, cogerlo por el fuste (el 'tallo' de la flor) con las yemas de los dedos, lo que además de respetar la temperatura evita las antiestéticas huellas de la opción manazas.

Si lo tomas directamente del tetrabrik, tranquilo, ahí el protocolo es mucho más flexible y si levantas el meñique igual te lo tiras encima.

Brindar mal

Entendemos que el primer instinto es ir a por la mayor espectacularidad posible. Agarro la copa bien fuerte y busco con la mirada a algún «contrincante» con el que montar un remedo de concierto de Año Nuevo en un plisplás. Que resuene como las campanas de los villancicos, un chinchín, un chimpón y en el peor de los casos un crash contra el suelo.

Decantar el vino sirve para airearlo. Solo quitar el corcho un rato antes no es suficiente para los caldos que han pasado mucho tiempo en la botella

Mejor no, amigo o amiga. Pon un poco de cuidado y fíjate en que las copas choquen con suavidad y por un punto concreto: la parte inferior del cáliz. Si chocamos por la boca de la copa, es más probable que se rompan si vamos sobrados de entusiasmo.

Sacamos la botella de la nevera y acto seguido suele ir directo a la copa. Mal. Además de quedar estupendamente en un escritorio de caoba, los decantadores cumplen la función de eliminar los sedimentos en los vinos añejos, que pueden dar mal sabor.

También conviene para los vinos más jóvenes, porque ayuda a airearlos, a oxigenarlos, abriendo sus aromas y evitando el regusto a cerrado o a cuero que pueden tener. Solo quitar el corcho un rato antes no siempre produce el mismo efecto, sobre todo en los vinos que han pasado mucho tiempo en botella tras su crianza.

Llenar las copas

Si eres un poco observador, aunque no hayas ido a ninguna cata ni cursillo de enología sabrás que las copas de vino no se llenan hasta arriba como si quisiéramos una experiencia al peso.

¿Sabes por qué se llenan a medias? Como con el decantador, se trata de dejar al vino respirar. Hazlo un poco por debajo de la mitad de la copa y será perfecto.

Remover demasiado

Una cosa es darle unas vueltas y otra marearlo, porque lo último oxidará el vino o el champán, amargando su sabor.

Evítalo especialmente en los vinos más viejos, porque pierden su bouquet más rápidamente al contacto con el aire. Decántalos solo antes de consumirlos y sin mover demasiado la botella. Recuerda dejar un dedo de líquido en ella, ahí estarán los sedimentos que queríamos separar.

Poco más. Disfruta de los vinos, del marisco, de los centros de mesa navideños y de tus seres queridos. Y no conduzcas.

Источник: https://www.elconfidencial.com/alma-corazon-vida/2016-12-19/errores-al-tomar-vino-y-champan-en-que-copa-tomar-alcohol_1303156/

Botas de Vino · Las Tres ZZZ

El bebe que vino sin instrucciones

La historia de la bota se pierde en los tiempos más remotos.

Encontramos testimonios escritos de su existencia ya en la antigua Grecia (Homero en la Odisea cuando su héroe Ulises emborracha al cíclope Polifemo dándole vino en odres), en la Biblia (Noé emborrachado por sus hijos), en el inmortal Quijote de Cervantes (cuando el viejo hidalgo destroza a mandobles y estocadas los pellejos del ventero) y a lo largo de todo el Siglo de Oro de la literatura española.

“…¡Oh bota que vas colgando del arzón de la silla, por si o por no, eres tan devota mía y te quiero tanto que te prodigo mil besos y mil abrazos, te elevo a las nubes con miedo que recojas el agua!…”.

El Quijote, Cervantes

BOTA. s. f. Cuero pequéño empegado por adentro con un brocal de palo, ò cuerno, como un embúdo pequéño. Es cortado en forma pyramidál, rematándose en el brocal mui angosto, y está cosido mui fuertemente, para que mantenga el liquór que se echa en él.

Diccionario de la Lengua Española (1726)

«Fui en busca del sitio donde vendían botas de vino. Un hombre me agarró del brazo y me guio. Adentro olía a cuero recién curtido y alquitrán caliente. Un hombre marcaba odres recién terminados. Colgaban del techo, en ristras…»

Fiesta, Ernest Hemingway

Si el vino es el caldo popular por antonomasia, su consumo en bota nos conecta con los amigos, con las tardes de verano en el campo, con las fiestas patronales de nuestra juventud. La bota de vino nos recuerda que no importa tanto la bebida, como el hecho de compartir momentos. Hablar de ella es profundizar en nuestras tradiciones, en nuestra historia compartida.

Las Tres Z.Z.Z. ha sido y es el fabricante de referencia en el mundo de botas de vino. La utilización de las mejores materias primas, el cuidado proceso de elaboración y los controles de calidad, hacen de cada bota un producto único, cuyo prestigio es reconocido nacional e internacionalmente desde hace ya más de un siglo.

Tras haber recalado en Pamplona procedente de Almudévar (Huesca) en 1873, D. Gregorio Pérez se asocia con el artesano D. Eusebio Iglesias para fabricar, de forma totalmente artesanal, las botas de vino que les habían de conferir fama mundial.

En 1916 tiene lugar el nacimiento de las trillizas de D. Gregorio Pérez, un acontecimiento extraordinario para la época, que además de revolucionar la vida de la familia, inspiró la creación de una nueva marca, Las Tres Z.Z.Z., en honor a las recién llegadas tres zagalas.

Las manos de un artesano son la herramienta de una mente extraordinaria que fabrica lo que su mente imagina. Hay trabajo y cariño detrás de cada pieza, detrás de cada bota.

La auténtica bota de vino Tres ZZZ están fabricadas con auténtica piel de cabra de gran calidad, siguiendo un proceso totalmente artesanal desde el principio hasta el final. Curtida vegetalmente y limpia de manchas y cortes.

Un pieza única creada y diseñada para disfrutar de un momento tradicional pero más actual que nunca.

¿Quieres ver cómo se fabrican las botas Las Tres ZZZ? Aquí puedes ver el vídeo.

Auténtica piel de cabra. Curtición vegetal artesanal. Triple cosido. Brocal de cierre hermético.

Bota de vino clásica pez

Impermeabilizada con pez especial tratada: especialmente fabricada para contener vino y licores (hasta 30º).

Bota de vino clásica látex

Impermeabilizada con látex: fabricada para contener todo tipo de bebidas.

Capacidad:

  • 0,5 L
  • 0,75 L
  • 1 L
  • 1,5 L
  • 2 L
  • 2,5 L
  • 3 L
  • 4 L
  • 5 L
  • 6 L
  • 8 L
  • 10 L
  • 13 L
  • 18 L
  • 20 L

Capacidad:

  • 0,5 L
  • 0,75 L
  • 1 L
  • 1,5 L
  • 2 L
  • 2,5 L
  • 3 L

Capacidad:

  • 0,25 L
  • 0,5 L
  • 1 L
  • 1,5 L
  • 2 L

Capacidad:

Quitar el papel que obtura el cierre.

Calentar la bota al sol o cerca de un radiador.

Frotar enérgicamente la costura.

Hinchar la bota soplando suavemente por el brocal, no debe forzarse. En caso de que ofrezca alguna resistencia, calentarla de nuevo.

Llenar con un vaso de agua. No pasa nada si al principio deja pasar alguna gota de agua. Esto ocurre hasta que la costura toma tensión y se cierra totalmente.

Llenar con vino y tenerla tumbada durante 5-6 días, haciendo que el vino pase por todo el interior.

Tirar este primer vino y ya está la bota dispuesta para su utilización. Los primeros días, cambiar el vino con frecuencia. Las paredes de la bota no deben pegarse durante estos primeros días.

La mítica bota de vino “Las Tres Z.Z.Z” cumple 100 años

EiTB

Los souvenirs que compran los turistas en Pamplona

Diario de Navarra

Botería de las Tres ZZZ en la calle Comedias, 1965

Noticias de Navarra

¿Qué hacer si se avinagra el vino en la bota?

Vaciarla totalmente. Introducir dentro un vaso de agua y una cucharada de bicarbonato. Agitar el interior con el agua y el bicarbonato. Vaciar el contenido y enjuagar varias veces con abundante agua. Dejar secar y volver a verter vino.

¿Cómo guardar la bota para un tiempo de inactividad?

Si la bota va a estar un tiempo sin ser utilizada, lo mejor es guardarla vacía y seca.

Una vez en este estado se procede a guardar en un lugar seco y fresco, acostándola y acordándonos de darle una vuelta de vez en cuando.

Cuando vayamos a utilizarla de nuevo, es aconsejable seguir los primeros pasos de las instrucciones (no hace falta tenerla con vino 5 ó 6 días) para que vuelva a estar a punto para su uso.

¿Cómo recuperar una bota cuya pez se ha almacenado formando un montón en el fondo?

En primer lugar hay que precalentar el horno de casa (nunca el microondas) a 100º C. Cuando el horno esté caliente introduciremos la bota durante 5 minutos en el horno.

Cuando saquemos la bota deberemos repartir la pez por todo el fondo de manera uniforme, una técnica interesante es sentarnos encima (teniendo cuidado de no quemarnos) y frotaremos la costura para que ésta quede bien impregnada.

Posteriormente procederemos a hinchar la bota y cuando ésta se enfríe debería estar solucionado el problema y la volveremos a utilizar normalmente.

¿Es conveniente darle a la bota alguna clase de grasa por el exterior para su conservación?

No aconsejamos dar grasa a las botas ya que éstas no lo necesitan. En cualquier caso, la bota es un producto poroso con lo que la grasa a aplicar debería ser inocuo para la salud. Hay quien recomienda darle a la bota con la cáscara de plátano, ya que la protege y le da un buen color.

¿Cuánto tiempo puedo guardar el vino en la bota antes de que se avinagre?

Depende de multitud de factores como la temperatura ambiente, la graduación del vino, la cantidad de éste que hay en la bota, etc. De todas formas, si la bota se usa todas las semanas es muy posible que el vino aguante perfectamente, deberemos tener cuidado cuando vayamos a estar una temporada sin utilizarla.

Cómo dejo la bota en el día a día, ¿llena?, ¿vacía?, ¿tumbada?, ¿de pie?

Lo ideal es dejar la bota tumbada, ya que la pez interior tiende a bajarse al fondo de la bota debido a la fuerza de la gravedad.

Si además cambiamos el lado sobre el que se apoya la bota, ésta nos durará muchos años.

Si por cualquier circunstancia la solemos dejar de pié (o colgada), es posible que la pez se nos acumule en el fondo y en algún momento debamos llevar a cabo lo indicado en una pregunta anterior.

¿De qué está hecha la pez?

La base de la pez está en la resina de pino o enebro. Ésta se cuece junto con cortezas y frutas consiguiendo un aislante natural que se ha venido utilizando desde hace muchos siglos. En la Odisea o en la Biblia hay referencias a Odres que estarían probablemente impermeabilizados con pez.

¿Es mejor la bota de látex o la de pez?

Depende del uso que se le vaya a dar a la bota. En el caso de Las Tres ZZZ, ambas botas únicamente difieren en el revestimiento interior, siendo el resto de componentes de igual calidad en ambas botas.

El interior de látex está especialmente indicado para ciertos líquidos que la pez no admite igual: bebidas carbonatadas (incluyendo el vino con gaseosa) y alcoholes de graduación superior a 30º.

También es más aconsejable para contener agua, ya que no proporciona ningún sabor a la misma.

Esta empresa ha recibido para el desarrollo de este sitio web una ayuda del Gobierno de Navarra, en virtud de la convocatoria de 2018 de Fomento de la Empresa Digital de Navarra.

© 2021 Artesanía de Botas para Vino Las Tres ZZZ S.A. · Aviso legal

Источник: https://lastreszzz.com/

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: