El peligro de la mala colocación de las sillas de coche

Cómo colocar una silla de bebé en el coche

El peligro de la mala colocación de las sillas de coche

Llegada la temporada estival son frecuentes los desplazamientos por carretera cargados con el equipaje de cara a afrontar unas nuevas vacaciones.

Pero algunas familias con niños deben hacerse cargo también de los pequeños en estos trayectos acogiéndose, además de a la legislación, a una máxima seguridad para ellos.

Vamos a conocer cómo colocar correctamente una sillita de bebé en el coche.

Las sillitas infantiles son, en cierto modo, un caos. Hay distintos tipos de anclaje, cada una vale para cada edad del niño y, además, existe una estricta normativa que regula el uso de estos dispositivos de retención. Vamos a conocer todos los secretos que acechan a las sillitas de bebé ahora que seguramente tú también vayas a realizar un desplazamiento en familia.

¿Qué tipos de silla para bebés hay?

Los propios fabricantes de coches ofrecen distintas sillas infantiles

Es importante conocer que hay distintos y variados tipos de sillas de coche para bebés. Se dividen por grupos que diferencian a los niños y su protección según su edad pero, sobre todo, peso. Es importante tener en cuenta este punto pues no es lo mismo un sistema de retención para los más pequeños que para los más crecidos.

  • Grupo 0: Son sillas de retención infantil para críos de hasta 10 kilos y hasta unos 9 meses. Conocidos como cucos siempre deben de ir colocados mirando hacia atrás, en sentido contrario a la marcha, y en los asientos traseros.
  • Grupo 0+: Sillas para niños de hasta 13 kilos y hasta unos 2 años de edad. Éstas van en una posición más vertical pero igualmente deben de ir dirigidas en sentido contrario a la marcha y en los asientos traseros del vehículo. Estas sillas se conocen habitualmente como las maxi-cosi.
  • Grupo I: Para más mayores, para niños de 9 a 18 kilos o de 9 meses a unos 3 años de edad. Una silla ya colocada en posición vertical y que sujeta al niño a través de un arnés. Deben ir colocadas todavía en sentido contrario a la marcha, siendo el último grupo con esta particularidad.
  • Grupo II: Para niños de entre 15 y 25 kilos y una edad aproximada de entre 3 y 6 años. Son sillas más grandes y ajustables a la edad del niño durante su utilización. Utilizan el propio cinturón de tres puntos del vehículo para amarrar al pequeño y se colocan en el sentido de la marcha. Pueden ir colocadas en el asiento delantero.
  • Grupo III: El último grupo y el paso previo a dejar la silla. Para niños de entre 22 y 36 kilos, una edad aproximada de entre 6 y 12 años. Más que silla suelen ser cojines elevadores para que el niño utilice de forma segura el cinturón de seguridad. No en vano, la recomendación es que cuenten con un respaldo ajustable. Pueden ir en los asientos delanteros o traseros y siempre en el sentido de la marcha.

¿Qué es el Isofix?

Así se anclan las sillas a los Isofix

Cada vez más fabricantes integran el tipo de sujeción Isofix en sus coches. Es una sujeción estándar que permite a los padres amarrar la silla de los niños al coche de forma sencilla y segura.

Cuando un asiento dispone de este tipo de sujeción, hay una pequeña etiqueta en el propio asiento que informa de la posibilidad de colocar una sillita compatible.

Ojo, la silla tiene que ser compatible, un punto a tener en cuenta a la hora de elegirla.

Son dos anclajes soldados a la propia estructura de coche que asoman entre la banqueta y el respaldo del asiento. En caso de utilizar un dispositivo de retención con este sistema vale la pena tener en cuenta que no hay que utilizar el cinturón de seguridad del coche para amarrarlo. De ser así es un sistema mixto no tan eficaz como el Isofix.

Este sistema de anclaje agrupa los dispositivos de retención de Grupo 0+ y Grupo I.

Además de los anclajes Isofix, las sillitas pueden montar un tipo de anclaje Top Tether, también indicado por una pegatina o etiqueta, que sujeta la silla por la parte superior.

Los que no lo lleven integran un soporte que sujeta la silla al piso del vehículo. Este tercer punto de anclaje es esencia y evita que la sillita bascule.

Consideraciones a la hora de usar la sillita

Es importante tener en cuenta una serie de consideraciones a la hora de elegir una sillita infantil para el coche.

Lo primero de todo y por donde hay que empezar siempre es escoger un dispositivo de retención homologado.

Para ello hay que ver que cumple la normativa y lleva el sello de la comunidad europea. Lo habitual es que estén homologadas pero nunca está de más cerciorarse.

En segundo lugar, hay que tener muy en cuenta el peso del niño y el tamaño, dos factores fundamentales, más que la edad, para decantarse por una silla u otra de la lista de grupos anterior.

Una vez escogida, hay que tener en cuenta que las sillas que ofrecen regulación para adaptarse al tamaño del pequeño serán más seguras si están ajustadas al niño.

La cabeza que nunca sobrepase la silla.

Mejor en los asientos traseros

Parece que entre los expertos y los organismos de seguridad vial hay plena coincidencia en que los asientos más seguros para llevar a los niños en el coche son los traseros. Parece ser que la plaza más segura de las 5 habituales en un turismo es la central trasera al estar menos expuesta a golpes con otros elementos del vehículo.

Hay que tener muy presente que algunos coches antiguos disponen de cinturones de sólo dos puntos de anclaje en la plaza central trasera, por lo que lo más seguro será trasladar la silla a un asiento lateral para mayor sujeción y compatibilidad con el sistema de anclaje de la silla y/o del vehículo. Las sillas de Grupo 0 y hasta Grupo I deben ir siempre colocadas en los asientos traseros.

Dicho esto, si optamos por colocar al niño con el sistema de retención homologado adecuado en la plaza del acompañante en la fila delantera, lo primero es desconectar el airbag del acompañante.

Muchos coches ofrecen la desconexión de este elemento de serie y muchos de forma opcional, pero en caso de contar con airbag y no con la posibilidad de desconectarlo, el niño debe situarse en las plazas traseras.

Mejor en sentido contrario a la marcha

Partiendo de la base de que cada silla cumple su función de la forma más eficaz según como haya sido diseñada, los expertos también informan que colocar al niño en el sentido contrario a la marcha, es decir de espaldas, es más seguro en caso de colisión. Las sillas que permitan un doble montaje, de frente al sentido de la marcha y de espaldas, serán más seguras en el segundo caso.

La razón es sencilla y responde a la deceleración provocada durante una colisión. Poniéndonos en situación, luego de una colisión frontal el cuerpo tiende a ir hacia delante, siendo sujetado por un cinturón o un arnés.

El hecho de ir en sentido contrario hará que sea la propia estructura de la sillita la que sujete el peso del niño y, de paso, sujete también la cabeza, uno de los puntos más frágiles en este grupo de edad.

La cabeza de un niño es más grande y pesada en proporción a su cuerpo y, por tanto, más delicada.

¿Cuándo dejar de usar sillita infantil?

Hasta ahora hemos analizado cómo usar una silla infantil en el coche y cuál escoger, pero llegado el momento el niño dejará de usar un sistema de retención infantil.

Y ese momento, según dicta la normativa europea, es cuando el niño supera una altura de 1,35 metros.

A partir de ese momento el niño podrá usar el asiento del acompañante usando el cinturón del propio coche ajustado a su altura.

Por otro lado, la edad aquí juega un papel fundamental.

Según registra el Reglamento de circulación, ningún menor de 12 años puede ocupar los asientos delanteros a menos que utilice un sistema de retención homologado.

Por tanto, hasta esa edad sólo pueden ir en los asientos traseros a menos que, y como excepción, el menor de 12 años supere los mencionados 1,35 metros de altura.

¿Qué sanciones puede haber?

Saltarse la normativa en lo que a sillitas infantiles para el coche se refiere no es tan importante en el tema económico, por las sanciones, que en el tema seguridad para nuestro niño. En todo caso, es interesante conocer qué sanciones nos pueden caer por no cumplir con la ley a la hora de circular con niños en el interior de nuestro vehículo.

Importante saber que España es uno de los países de la Unión Europea que más avanzada tiene su política de seguridad para niños en vehículos.

Saber que el conductor es el responsable directo de no cumplir con la normativa establecida.

En España no llevar al niño en el coche con su sistema de retención homologado y obligatorio supone una multa de 200 euros y la retirada de 3 puntos del carné de conducir.

Primera causa de mortalidad infantil

Es un hecho, los accidentes de tráfico resultan la primera causa de mortalidad infantil en España. Es por ello que las normativas se han recrudecido, teniendo España uno de los Reglamentos sobre seguridad infantil en el vehículo más avanzados de Europa.

Todo ello responde a que un niño es más vulnerable que un adulto, como antes comentábamos. Su proceso de desarrollo lo hace más frágil y los sistemas de retención de serie de coche no están adaptados a su tamaño.

Las sillas infantiles, de calidad, colocadas tal y como ordena la normativa pueden reducir el riesgo de lesiones hasta un 90% en caso de accidente.

Merece la pena, por tanto, prestarle una atención superlativa a estos sistemas de retención infantil.

Consideraciones generales

Para rematar nuestro análisis sobre cómo colocar sillitas infantiles, conocer sus tipos y particularidades, no queda más que realizar una serie de consideraciones a tener en cuenta para los padres.

La primera de ellas, y puede que obvia, es que si viajamos sin el niño en el coche, o bien quitemos la sillita o bien la dejemos anclada.

Dejarla suelta, en caso de accidente, la convierte en un objeto peligroso dentro del coche.

Otro tema es el viaje. No hay que tener miedo ni estar mirando constantemente al niño cuando va en el asiento de atrás. Aunque vaya en sentido contrario a la marcha y no le veamos la cara.

Es importante preparar un entretenimiento para él, que pueda mirar por la ventanilla lateral y, sobre todo, que no nos torzamos o desviemos la mirada de la carretera.

Merece la pena pararse y solucionar el problema que distraerse y crear otro mayor.

Algunos modelos ofrecen sillas infantiles integradas en los asientos traseros (según grupos de edad)

Una vez que el niño supere 1,35 m de altura podrá ya viajar con los cinturones de seguridad del propio coche, sin dispositivo de retención infantil.

No es menos cierto, no en vano, que los expertos recomiendan esperar hasta 1,50 m de altura para que el niño vaya cómodo y el cinturón pueda ajustarse de manera más eficaz.

Es por ello que un cojín elevador hasta esa altura límite no es una mala idea.

Tras leer esto muchos padres se echarán las manos a la cabeza y empezarán a echar cuentas. Sí, todas estas sillitas infantiles son caras.

Pero tranquilo, que haya hasta 5 grupos no significa que tengamos que comprar hasta 5 sillas.

De hecho, actualmente muchas de ellas, sobre todo si nos centramos en fabricantes de calidad, ofrecen sillas bastante modulables capaces de adaptarse a las necesidades de varias edades.

En otras palabras, con las sillitas de Grupo 0+ y Grupo 1 podríamos cubrir una franja de edad, mientras que con las de Grupo 2 y Grupo 3 podríamos cubrir otra franja. Con sólo dos sillas, siempre que éstas cumplan los requisitos y se adapten al niño, podremos seguir la evolución del pequeño de forma completamente legal y segura.

Источник: https://www.actualidadmotor.com/colocar-silla-bebe-coche/

SILLA INFANTIL DE BICI

El peligro de la mala colocación de las sillas de coche

Normalmente si lees esto eres papi como yo, y los dos sabemos la ilusión que da compartir algo tan chulo (la bici) con lo que más queremos. Una sillita infantil es lo mejor para llevar a los nenes.

No te tengo que engañar, mi experiencia con mis hijos en la sillita fue tirando a pobre. Nosotros enseguida pasamos a la liga de la bici con ruedines, luego al Trail gator.

Así nos liamos-liamos, y todavía seguimos creciendo como familia en bicicleta.

Mis consejos para comprar una silla infantil nacen de mis vivencias, la de amigos y lo mucho que he leído del tema. Si lees este artículo al menos evitarás dedicar mucho tiempo buscando info en webs, algunas de ellas no escritas por ciclistas.

VENTAJAS DE LA SILLA

Para mi la principal ventaja es que es la única forma legal de llevar a un niño en una bici. Como activista ciclista lamento profundamente que viajas por europa, y ves a la gente con esos remolques, las long-bike, y las carrier bike…. Y TODO ESO ES ILEGAL EN ESPAÑA.

A nosotros nunca nos paró la policía con el Trail gator, también es verdad que todo eran excursiones por vías verdes y carril bici. Pero a un amiguete sin coche le buscaron las vueltas la policía local por usar un remolque con sus hijos.

También fue sonado el caso de la multa y amenazas de retirar custodia a un padre por usar una long bike para llevar dos niños al cole.

Por eso como dice mi madre «quien evita la ocasión, evita el peligro», y la forma de no tener un susto legal es usar una sillita homologada. Puede ser delantera o trasera, pero solo una, no dos sillas en una bici (en Europa se puede).

IDEAL PARA BEBÉS

Algo que también mola es que muy pronto puedes empezar a usar la sillita. Los expertos recomiendan que en cuanto mantengan la cabeza erguida, se puede. Siempre con conocimiento, no lo metamos por baches a chupar decenas de kilómetros desde el principio.

Y siempre, siempre con casco. Por legalidad y sensatez. Y no un casco de los chinos, o de su madre. Un casco adecuado a su edad y ligero. Dicen que los niños están hechos para soportar golpes. Pero créetelo y no lo pongas a prueba.

CUIDADO CON LAS SILLAS CHINAS

Internet está llenito de sillas de bici chinas, algunas molonas, pero que por desgracia no están homologadas. Y el artículo 12 del reglamento general de circulación especifica claramente que las sillitas tienen que ser homologadas.

Con una silla china nos jugamos una multa, o problemas en caso de accidente. Por no hablar que por ejemplo colocan sillas en un transportin de tija que aguanta muy pocos kilos.

Si te molan este tipo de sillas hay una homologada que te hace el mismo papel.

SILLA DELANTERA O TRASERA

Pues cada opción tiene sus ventajas. Delante es mejor si el niño es pequeño y se quiere interactuar con él. Es más facil de subir y bajar. Por contra con el frío se queda el nene pajarito.

Ir detrás es lo más seguro por temas de caídas. Además la silla resulta más fácil de instalar y no tienes que pedalear «espatarrao». Por contra ponte en la piel del niño: llevar la regata boñiguera de tu padre (o mami) a un palmo no es lo más divertido del mundo.

Otra cosa a solucionar es colocar al nena/e en la sillita, controlarlo y conversar. Lo último tiene mala situación, salvo que nos pongamos auriculares bluetooth de moto (que no lo veo).

Para controlar a mi hijo yo le puse un retrovisor a la bici para ver si se dormía, o su cara me decía que era conveniente parar un rato.

NUESTRA SILLA PARA BICI

Yo usaba una silla trasera Hamax en una MTB (mira la foto). El problema era como colocar al niño en su silla con dos manos y sujetar la bici para que no cayese. Y lo mejor todavía, con el nene colocado como subir yo.

Lo de inclinar la bici y pasar la pierna por encima del sillín era imposible. Con la izquierda sujetaba el manillar, y con la mano derecha el sillín.

Para superar la barra del cuadro pasaba la pierna por encima en modo Chiquito de la Calzada, en una pirueta donde bici-niño-padre podíamos acabar en el suelo.

Una buena idea fue poner una pata de cabra (de las buenas), para al menos no depender de una pared o una tercera persona, para ayudar a estabilizar la bici. Eso si nunca te fíes de dejar al niño sentado en la bici si tu no la sujetas. No vale apoyada en la pared o con la pata de cabra.

Todo esto que te he contado, si era complicado con un bebé, imagina con un «bicho» de 15 kg. Por eso si te planteas llevar a tu hijo casi a diario, yo me olvidaría de tu bici-pepino de los domingos, y me compraría una de paseo de cuadro abierto, tipo holandesa ganarás en salud y seguridad.

ESTÁ TU BICI PREPARADA ?

Es algo que te debes estudiar. La mayoría de sillas traseras se acoplan al transportín o al tubo del sillín. Por eso si tu bici es full suspension ves olvidandote si no puedes colocar el soporte.

Tampoco te lo plantees en una bici de carbono, o de otro material si el tubo donde sujetas es de sección cuadrada o triangular. En esos casos los fabricantes no permiten el montaje.

Como poder hacerlo, puedes, pero olvida reclamar en caso de roturas o accidente.

Si tu bici es plegable, míralo muy bien. Como poder montar se puede pero puede molestar al pedalear (no tires el ticket de compra) y puede que la plegable no soporte tu peso y el de tu hijo. Además es muy fácil que debas olvidar la opción de plegarla. Para ver la compatibilidad de la silla con tu bici busca el manual en pdf antes de comprarla.

En el caso de sillas delanteras no son compatibles con manillares de cuernos. Una vez instalada la silla ten cuidado que sea difícil de que el nene pueda meter un pie por los radios.

Las bicis buenas llevan protegidas esas zonas, otras tienen suplementos. Hay protectores en el mercado como éste, aunque a una mala, mala puedes hacer algún invento.

Si tu sillín es de muelles pon alguna solución para que el bebé no meta los deditos.

DONDE LLEVAR LOS INEVITABLES TRASTOS

Si eres papi ya sabes que ir con niños es igual a ir con exceso de equipaje. Es normal que tu hijo quiera llevar la merienda, agua o un juguete. Lo que no te recomiendo (que lo he visto) es la mochila colgando de la silla.

Así ponemos en aprietos la seguridad de la silla y la estabilidad de la bici. Lo mejor pasa por buscar una alternativa. Podemos colocar una cesta en el manillar o una bolsa de manillar. Si llevamos portabultos atrás podremos colocar unas alforjas.

Eso si, ten mucho cuidado con el peso que pones en las alforjas, de lo contrario el reparto entre ejes se destrozará.

QUE PUNTOS VALORAR

Un consejo personal es que no seas rata. Especialmente si compras la silla para tu primer hijo. Compra una sillita de calidad: por seguridad (hablamos de tu bebé) y soportar mejor el uso.

Por experiencia los hijos menores van heredando lo que dejan los mayores. Algo que debes comprobar siempre es que cumple la norma EN 14344 (por seguridad y legalidad).

Otros puntos a a considerar serian:

  • El arnés o cinturón de la silla debe tener un sistema de apertura seguro, lo que significa que un bebé no pueda soltarlo él solo.
  • El tamaño y grosor del acolchado da una idea de la calidad de la bici. Si se desmonta y se puede lavar, mejor porque doy fe que se ensucia fácilmente y los nenes requieren higiene.
  • Conforme los niños son más pequeños, es más fácil que se duerman, y es casi imprescindible que sin herramientas se pueda reclinar. Un truco alternativo es llevar una almohada de viaje, de esas de forma de U.
  • Que tenga unos reposabrazos evitará que el niño saque sus manos fuera.
  • Para bebes importante que el respaldo le permita llevar de forma natural el casco. Por mi experiencia se puede juga con la inclinación del respaldo para solucionar este tema.
  • Es importante que en la parte trasera tenga reflectantes y la posibilidad de montar una luz.

CONSEJOS FINALES

No es mala idea ir a comprar la silla con el niño. Y que participe en la compra. Eso si, no va a ser fácil que la pruebes puesto que dudo que tengan montada la sillita en el comercio. Si la compras en internet o gran superficie ten margen para poder devolverla si no te convence.

Por favor no hagas eso tan masculino y rancio como pensar que las instrucciones no son para ti. Puedes llevarte alguna sorpresa y susto. Por eso en la mayoría de las sillas que recomiendo enlazo al pdf de las instrucciones para que veas como va cada modelo de silla.

PRUEBA CON SACOS (SI, DE VERDAD)

Aunque suene a chiste, una vez montada haz una prueba con un saco (o dos) de patatas o una bolsa de la compra cargada. Así tienes una toma de contacto con sensaciones nuevas al circular, parar, subir, bajar.

De paso aprenderás que la silla combinado con unos pulpos es un buen sistema para llevar la compra, o un bolso. Eso si, ten cuidado con los cacos, que saben que una silla de bici vale un pico y luego se vende en webs de ocasión.

Salvo en la Thule, no he visto sistemas antirrobo con lo que tendremos que tirar de algún recurso casero. Ya puestos con el soporte, no está de más comprobar que están bien apretados los tornillos que lo sujetan al cuadro.

Normalmente llevan tuercas autoblocantes, pero al principio, y luego después de varias salidas, es conveniente volver a apretar porque siempre se sueltan un poco.

LA MEJOR SILLA

Polisport es la marca líder y es muy recomendable por unos precios muy buenos sin renunciar a la calidad. Si somos «pijitos» la Thule o Bobike, son productos seguros como un cerrojo y además con una estética y acabados con un paso adelante.

Nuestra experiencia fue con una Hamax, made in Noruega, muy recomendable aunque alguna noticia negativa ha salido de algún modelo. En España la OCU hizo una comparativa de sillas de bebés para bici, y concluyó que la mejor es la Thule Ride Along.

Con menos prestaciones, pero tres veces más barata, quedó la Polisport Koolah. La más vendida en Amazon es la Prophete 5.

COMPARATIVA DE SILLITAS

Finalmente te he puesto una comparativa de sillas de bici, para que de un vistazo y con facilidad veas como está el mercado. Son todas de marca con lo que seguro que vas a acertar. En la mayoría tienes link al manual con lo que vas a resolver muchas dudas muy concretas que puedas tener. Como siempre tienes el link para comprarlas en Amazon.

Источник: https://bicicletasypiruletas.com/sillas-de-bici-infantiles/

¿Por qué es peligroso usar una silla de coche infantil de segunda mano?

El peligro de la mala colocación de las sillas de coche

Como padres es nuestra responsabilidad velar por la seguridad de nuestros hijos en cualquier situación y el coche no iba a ser menos.

Según los datos de la DGT, los accidentes de tráfico son la primera causa de muerte entre los menores de 14 años donde el 40% de los niños fallecidos no llevaba ningún sistema de protección. Estas cifras son alarmantes.

Por este motivo es imprescindible usar sistemas de retención infantil como forma de reducir los siniestros y de evitar el 90% de las lesiones.

La Alianza Española por la Seguridad Vial Infantil (AESVI), compuesta por la DGT, los fabricantes e importadores de sistemas de retención infantil y otras entidades, advierte a padres y madres que no compren o reutilicen sillitas infantiles de segunda mano.

Es una de las recomendaciones incluida en su Decálogo de Seguridad Vial Infantil presentado el pasado 1 de marzo donde se cuentan las 10 medidas «imprescindibles» a los padres para el correcto transporte de los menores en los vehículos con el objetivo de eliminar las muertes a bordo así como las lesiones.

Cinco motivos para no usar una silla de segunda mano

No se recomienda su uso cuando desconocemos la procedencia o ha sido utilizada en largos períodos de tiempo por los siguientes motivos:

  • No conocemos las circunstancias que ha sufrido la sillita: cómo la han cuidado los anteriores dueños, si ha sufrido golpes o algún accidente.

  • Seguramente no exista un manual de instrucciones que ayude a su instalación correcta, imprescindible para evitar daños en caso de accidente.

  • Es probable que existan piezas rotas o daños no visibles a primera vista.

  • Las sillas también envejecen. ¿Sabemos cuántos años tiene? ¿Sabías que la luz solar puede deteriorar el material de la silla y provocar grietas afectando su seguridad? Los arneses también se desgastan con el tiempo. Los modelos suelen considerarse obsoletos a partir de los tres o cuatro años, aunque según la Fundación Mapfre la vida útil puede alargarse hasta los seis años.

  • Las normativas vigentes en seguridad infantil se van actualizando y una silla de segunda mano puede no ser tan segura como las de normativas más actuales.

    En la actualidad conviven dos normativas que regulan los sistemas de retención infantil (SRI): la ECE R44/04 (en vigor desde 1982) y la normativa ECE R129 o i-Size (en vigor desde 2013).

    Desde este año solo pueden fabricarse sillas que cumplan esta última aunque sí se pueden utilizar las sillas con homologación R44.

¿Y si no queda otra opción?

La realidad es que las sillitas infantiles son caras y la llegada de un bebé al hogar viene acompañada de la compra de muchos accesorios a las que algunas familias no pueden hacer frente.

A veces se reutiliza la silla de un hermano mayor, amigo o familiar y tal y como indica Rodrigo Hernández, portavoz de Save The Children, “en España no hay ningún tipo de subvención para un elemento tan fundamental».

Como en el caso de los sistemas de retención infantiles estamos poniendo en juego la seguridad de nuestros hijos, aunque no es lo recomendable, en el caso de reutilizar una silla de coche, tal y como indica Fundación Mapfre:

  • Debemos asegurarnos de que la silla jamás ha estado involucrada en un accidente de tráfico. Cualquier colisión podría haber dañado alguna de sus piezas o provocado grietas, quizá imperceptibles a la vista, pero cruciales para salvaguardar la seguridad de los menores.
  • Debe mantener su etiquetado de forma correcta: esto incluye el número de serie y fecha de fabricación. Con estos datos podremos saber cuántos años tiene la sillita y hasta si el fabricante ha hecho algún tipo de revisión por defectos de fabricación.
  • Que no haya sido retirada del mercado: en ocasiones algunas partidas salen defectuosas, esto podremos averiguarlo con el número de serie.
  • Debe incluir todas sus piezas: no hay que olvidar que la silla irá adaptándose al crecimiento de tu hijo así que es probable que debas añadir o quitar ciertas partes. Comprueba que están todas ellas.
  • Incluye su manual de instrucciones, imprescindible para un correcto montaje.
  • No debe superar más de seis años de antigüedad ya que es lo que se considera la vida útil de este tipo de accesorios.
  • No esté deteriorada. Si tiene grietas, correas rotas, hebillas oxidadas… es mejor sustituirla, no lo dudes.

¿Qué más debemos tener en cuenta

  • No hay que olvidar que la forma más segura de viajar para los pequeños es a contramarcha hasta los cuatro años. Según datos de la propia DGT, esta posición reduce hasta en un 90% el riesgo de lesiones graves y de muerte en los bebés y niños.
  • Una vez superada esta edad, los mayores deben utilizar sillas con respaldo al menos hasta los 1,35 metros para conseguir una mayor protección frente a los impactos laterales.
  • Hay que asegurarse siempre de que los sistemas de retención infantil que elijamos estén homologados y sean acordes a la edad y peso del niño.
  • Evita llevar objetos sueltos al lado de los niños para evitar que les golpeen en caso de colisión.
  • Es muy importante que viajen sin abrigo.
  • Comprueba tu sistema de anclaje antes de comprar tu sillita y consulta con un especialista.
  • En caso de accidente, lo más aconsejable es sacar al menor conjuntamente con su sistema de retención infantil.

Con todos estos consejos solo falta decir que hay que prestar mucha atención a las normas de tráfico y no olvidar que en la parte de atrás llevamos algo tan valioso que merece que levantemos el pie del acelerador.

En Bebés y más | Sillas a contramarcha: los sistemas de retención infantil más seguros para viajar, Siete (falsas) creencias que llevan a muchos padres a no elegir una silla a contramarcha para sus hijos

Источник: https://www.bebesymas.com/noticias/por-que-es-peligroso-usar-una-silla-de-coche-infantil-de-segunda-mano

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: