El porteo

Contents
  1. 8 beneficios de portear a tu bebé – Fisioterapia en Madrid
  2.  1. El porteo favorece el desarrollo psicomotor
  3.  2. Portear a tu bebé mantiene una postura correcta
  4.  3. Controla los estímulos que recibe
  5.  4. Disminuye la incidencia de plagiocefalia
  6.  5. Mejora el cólico del lactante
  7.  6. El porteo favorece la lactancia materna
  8.  7. Aporta calma y seguridad al recién nacido
  9.  8. Ayuda al establecimiento de un apego seguro
  10.  1. Mejora la postura
  11.  4. Controlamos rápidamente los cambios
  12.  5. Favorece el vínculo
  13. ¿Y CÓMO SÉ QUE ESTOY HACIENDO UN PORTEO ERGONÓMICO?
  14. Siempre vamos a fijarnos en:
  15. ¿ Y QUÉ TIPOS DE PORTABEBÉS EXISTEN?
  16. Lactancia, porteo y colecho
  17. La proximidad con el bebé es clave en los primeros meses
  18. ¿Porqué el porteo es una continuación natural a la gestación?
  19. ¿Qué podemos hacer como madres y padres para asegurar un desarrollo óptimo en nuestro bebé?
  20. 5 motivos para portear a nuestro bebé: cómo el porteo beneficia el desarrollo integral del bebé
  21. 1. Impacto positivo en el desarrollo emocional
  22. 2. Impacto positivo del porteo en el vínculo afectivo entre bebé y porteador/a
  23. 3. Impacto positivo en el desarrollo físico
  24. 4. Impacto positivo en la conciliación familiar
  25. 5. El porteo facilita la lactancia materna
  26. ¿Cómo escoger una buena mochila portabebés o fular de porteo?
  27. Cada bebé es único, nadie mejor que sus padres para decidir cómo portear
  28. El porteo, qué es y para qué sirve
  29. Los beneficios del porteo para el bebé
  30. Grandes beneficios para el bebé
  31. ¿Qué pasa si se acostumbra el bebé?
  32. Ventajas del porteo para ti
  33. Aquí te enumeramos otras ventajas del porteo:
  34. Información esencial sobre el Porteo
  35. Por qué portear
  36. Porteo ergonómico y no ergonómico
  37. Formas de portear
  38. Recomendaciones para el porteo seguro
  39. Los 4 peores errores que cometí al comenzar a portear. Y las 4 decisiones más acertadas
  40. ¿Es una moda el porteo?
  41. Porteo seguro
  42. Los 4 peores errores que cometí al comenzar a portear
  43. #Colocar al bebé con prisas.
  44. #Elegir un portabebé inadecuado según la edad.
  45. # Portear con un fular elástico a un bebé que ya pesa.
  46. #Portear al bebé con ropa inadecuada
  47. #Tener distintos portabebés
  48. #Comprar prendas de abrigo especiales de porteo
  49. #Portear detrás en cuanto el bebé es demasiado grande para llevarlo delante
  50. #Consultar una asesora de porteo

8 beneficios de portear a tu bebé – Fisioterapia en Madrid

El porteo

El porteo no solamente es un sistema para transportar al bebé, sino que tiene muchas ventajas y ofrece importantes beneficios tanto al bebé como a la persona que lo portea.

Los seres humanos nacemos inmaduros. Otros animales, nada más nacer ya son capaces de caminar. Sin embargo nosotros, para poder pasar por el canal del parto, hemos tenido que adelantar el momento del nacimiento.

Se habla de nueve meses de gestación intrauterina y otros nueve meses de gestación extrauterina o “exterogestación”.

Durante estos primeros meses de vida del bebé, nosotros somos los que cubrimos todas sus necesidades: alimento, contención, calor, protección, movimiento, higiene, seguridad, vínculo, AMOR… y el porteo nos ayuda a cubrir fácilmente muchas de estas necesidades.

 1. El porteo favorece el desarrollo psicomotor

Mediante el contacto piel con piel con el adulto, el portabebé permite que el cerebro del bebé reciba todo tipo de estímulos que van a ayudar a su desarrollo.

Recibe muchos estímulos táctiles y de movimiento, lo cual mejora su sentido del equilibrio y su conciencia corporal ayudando a su mejor control postural.

También recibe un poderoso estímulo visual ya que los recién nacidos están preparados para distinguir sobretodo las formas redondeadas que se encuentran a unos 20 cm de distancia, que es la distancia a la que se encuentra del porteador cuando lo llevamos delante.

 2. Portear a tu bebé mantiene una postura correcta

El porteo ergonómico respeta la postura fisiológica del recién nacido, con la espalda en forma de “C” y las piernas en “M”.

En esta posición se favorece el correcto desarrollo de la columna vertebral del bebé y además la articulación de la cadera se encuentra más estable. La cabeza del fémur está en una posición de máximo contacto con el acetábulo para favorecer la buena formación de las caderas.

 3. Controla los estímulos que recibe

Cuando el bebé ya puede empezar a explorar y percibir el mundo, lo hace desde la seguridad que le aporta el contacto paterno o materno. Por ello, cuando los estímulos externos son demasiados, vuelve a refugiarse en el pecho de su progenitor en un hábitat conocido, percibiendo el olor de su madre y el latido del corazón.

 4. Disminuye la incidencia de plagiocefalia

El porteo distribuye mejor las presiones en el cráneo del bebé que estando tumbado, evitando que quede presionado siempre en el mismo punto y pueda aplanarse.

Además, con el porteo también vamos cambiando el giro de la cabeza para que no esté siempre mirando hacia el mismo lado, equilibrando así la musculatura del cuello.

 5. Mejora el cólico del lactante

Con el calor de nuestro cuerpo, la posición más vertical y el movimiento ayudamos a la buena función intestinal del bebé, reduciendo y mejorando los síntomas del cólico y el dolor de tripa.

 6. El porteo favorece la lactancia materna

El contacto piel con piel con la madre hace que se segregue más prolactina y aumente la producción de leche.

Además, al estar tan cerca, permite que se ofrezca el pecho a los primeros signos de búsqueda o hambre del bebé favoreciendo que se establezca una buena lactancia.

 7. Aporta calma y seguridad al recién nacido

En contacto con sus padres, el bebé se siente protegido y esto ayuda a que tenga un buen control emocional. Mejoran el sueño porque el movimiento y el sonido de la respiración y el latido los relaja y así concilian mejor el sueño. Son bebés que no tienen la necesidad de llorar demasiado porque el adulto los atiende rápidamente.

 8. Ayuda al establecimiento de un apego seguro

La psicología evolutiva afirma que la capacidad de exploración del niño está directamente relacionada con el establecimiento de un apego seguro. Desde la confianza y la sensación de protección, los niños se aventuran a explorar el mundo.

Los niños que han sido cogidos más a menudo se sienten más seguros y esto les permite explorar solos a cierta distancia de la madre sin problemas.

Cuando el bebé ya puede empezar a explorar y percibir el mundo, lo hace desde la seguridad que le aporta el contacto paterno o materno. Por ello, cuando los estímulos externos son demasiados, vuelve a refugiarse en el pecho de su progenitor en un hábitat conocido, percibiendo el olor de su madre y el latido del corazón.

 1. Mejora la postura

Un portabebé ergonómico y bien adaptado, tanto al bebé como al porteador, permite distribuir mejor las cargas, sin sobrecargar los hombros ni la espalda.

 4. Controlamos rápidamente los cambios

Al estar tan cerca del bebé vamos a darnos cuenta de cualquier cambio que se produzca, por ejemplo en la temperatura.

Podremos notar aumentos de la misma rápìdamente. Pero además, el piel con piel tiene un efecto disipador de la temperatura, con lo cual ayuda a bajar la fiebre.

 5. Favorece el vínculo

El contacto tan estrecho con el bebé hace que se segreguen hormonas del bienestar en el porteador, incluso se ha observado un efecto positivo en la depresión post-parto.

¿Y CÓMO SÉ QUE ESTOY HACIENDO UN PORTEO ERGONÓMICO?

Hay unas reglas básicas que siempre tendremos que tener en cuenta a la hora de portear para realizar un porteo ergonómico y  SEGURO.

El porteo se tiene que ir adaptando a las fases del desarrollo del niño, ya que se puede alargar mucho en el tiempo y las necesidades no serán las mismas para un recién nacido que para un niño de dos años que ya camina perfectamente.

Siempre vamos a fijarnos en:

 1. Altura: El bebé debe estar colocado a la altura del beso cuando lo llevamos delante, es decir que podamos darle un beso con solo inclinar nuestra cabeza.

 2. Simetría: Hay que evitar que el bebé tenga más peso sobre una pierna que sobre otra, debe estar siempre colocado simétricamente.

 3. Caderas en M: Para que haya un buen contacto y sea estable. Las rodillas del bebé deben quedar por encima de sus caderas para asegurarnos de la buena posición.

Por eso es importante que el portabebé recubra la pierna de hueco poplíteo a hueco poplíteo haciendo una especie de saquito.

No son recomendables las mochilas “colgonas” que dejan las piernas del bebé colgando en vertical.

 4. Columna en C; Con la pelvis en retroversión, es la posición fisiológica para el desarrollo de su espalda y además ayuda a que el bebé respire aunque no tenga ladeada la cabeza.  Esta posición se asegura colocando el ano/ periné del bebé en contacto con mi abdomen.

 5. Tensión: El portabebé debe ir siempre bien ajustado, cuando nos inclinemos hacia delante, el bebé no debe despegarse de nuestro cuerpo.

 6. Ojos y Respiración: Hay que VIGILAR siempre, con sólo mirar hacia abajo.

¿ Y QUÉ TIPOS DE PORTABEBÉS EXISTEN?

Actualmente hay muchos tipos de portabebés en el mercado que son además fáciles de adquirir; Fulares tejidos, fulares elásticos, bandoleras, mochilas ergonómicas, mei tais, camisetas de porteo, etc…

La elección de uno u otro portabebé va a depender de nuestros gustos y nuestras necesidades.

Texto escrito por Paula Suárez Valero

– Fisioterapeuta. Número de colegiado 5.069– Asesora de porteo ergonómico y porteo adaptado.– Máster en Osteopatía Estructural, Craneal y Visceral.– Miembro del grupo G6 para la Investigación y Docencia de la Acupuntura.– Especialista en Terapia Manual.

Si necesitas asesoramiento sobre cómo portear correctamente o qué portabebé se adapta mejora a tí no dudes en consultar con un sanitario asesor de porteo y… ¡engánchate al porteo!

¡Llámanos!

Puedes hacerlo a través del teléfono 91 434 01 29 el mail info@fisiomedit.com o mediante nuestro formulario de contacto.

Otras actividades que desarrollamos en nuestro centro:

– Fisioterapia y osteopatía; nuestros fisioterapeutas son especialistas en tu dolor.

– Preparación al parto; la preparación más personalizada de Madrid. Elige el horario o las clases que tú quieras.

– Reeducación postural; ¡sé adaptable! corrige tu postura y optimiza tus gestos.

– Fisioterapia durante el embarazo. Los mejores profesionales y con garantía de calidad.

– Estreñimiento; ¿sabías que el estreñimiento puede ser tratado mediante fisioterapia y con muy buenos resultados?

– Centro de formación; somo un centro de formación para profesionales de la salud. Impartimos y organizamos cursos para fisioterapeutas, cursos matronas y cursos para médicos. Consulta nuestra web de formación www.fisiomeditformacion.com

Источник: https://fisiomedit.com/noticias/por-que-porteo-bebe/

Lactancia, porteo y colecho

El porteo

El porteo ergonómico es una manera de transportar al bebé o al niño estando en contacto con la persona adulta que portea. Se le denomina ergonómico por qué se basa en el respeto integral de la posición del bebé, teniendo siempre en cuenta las necesidades de cada etapa de desarrollo. Este porteo se puede hacer con una mochila ergonómica o con un fular de porteo.

Puede parecer que el porteo es algo reciente, pero nada más lejos de la realidad. En realidad el porteo es tan natural y tan antiguo como la misma especie humana. Somos mamíferos y sólo es necesario observar a los primates para darnos cuenta como portean a sus crías y cuánto parecido hay con los humanos.

El porteo de nuestro bebé nos regala miles de beneficios. Nos ayuda en esos primeros momentos de vida del bebé favoreciendo el vínculo, así como la atención a cada una de sus necesidades básicas, acercándonos así a la crianza con apego que tanto bien hace al núcleo familiar.

La crianza con apego favorece en la lactancia materna y los lazos afectivos entre bebé y madre o padre. También ayuda al descanso de toda la familia, facilita la conexión con el bebé y así entender mejor sus necesidades y otorga un papel principal en la crianza a ambos miembros de la pareja.

La proximidad con el bebé es clave en los primeros meses

Vamos a ponernos por un momento en la piel de un bebé recién nacido. Son sus primeras horas fuera del útero de su madre, empieza a conocer el mundo exterior y a notar todo lo que el entorno le regala.

Nuevos sonidos, nuevos olores y sobretodo nuevas sensaciones corporales. El bebé lleva nueve meses en un entorno húmedo, cuidado, seguro y en constante contacto con su madre. De repente sale al mundo y muchas veces se encuentra sin esa contención conocida, percibe que algo a su alrededor falta. Falta ese contacto, ese piel con piel.

Un recién nacido necesita contacto. Necesita sentirse seguro y saber que no le va a pasar nada. En esa etapa, el bebé va a demandar atención, mirada y tacto de manera continua.

Es lo que llamamos la etapa ocular, donde el bebé recibe toda la información del mundo que le rodea a través de la vista cercana, el olfato o los sonidos.

Es una etapa altamente sensorial que va desde el momento de la gestación hasta los nueve meses de vida.

¿Porqué el porteo es una continuación natural a la gestación?

La antropóloga Wenda Trevathan estudia la evolución de la gestación y el nacimiento en los humanos. En sus investigaciones explica que hasta los nueve meses de vida los bebés viven una segunda gestación conocida como exterogestación.

Cuando nuestros antepasados se pusieron de pie y empezamos a caminar sobre las dos piernas, las pelvis de las hembras se estrecharon (dando lugar al fenómeno conocido como dilema obstétrico) y llevó a que el bebé naciera antes de lo que pasaba con anterioridad. De haberse seguido con una gestación más larga, el tamaño cerebral de los bebés habría sido incompatible con el nacimiento por el canal de parto.

Por este motivo, los bebés cuando nacen solo tienen desarrollado el 25% del cerebro. Durante los primeros meses de vida su crecimiento es muy rico ya que se van a asentar las bases de su aprendizaje futuro.

¿Qué podemos hacer como madres y padres para asegurar un desarrollo óptimo en nuestro bebé?

No cabe duda que es primordial atender sus necesidades básicas de alimento, sueño, higiene o seguridad. También es de vital importancia atender las necesidades emocionales que los bebés presentan.

A veces, como adultos, nos cuesta entender qué le pasa o qué necesita. Los bebés no hablan, no se comunican de manera que los adultos podamos entender fácilmente. Ellos se comunican, sobretodo, a partir del llanto.

Cuando un bebé llora es porque alguna de sus necesidades no está cubierta. Puede ser que tenga hambre o sueño o que simplemente necesite de contacto y seguridad.

¿Cuántas veces has tenido a tu bebé dormido en brazos, has intentado dejarlo en la cuna y al segundo ha abierto los ojos? Los bebés tienen un sexto sentido. Perciben cuando su cuerpo no está en contacto seguro con otro cuerpo, sobretodo con el cuerpo de su madre.

5 motivos para portear a nuestro bebé: cómo el porteo beneficia el desarrollo integral del bebé

El porteo es una oportunidad fantástica para atender esas necesidades emocionales y asegurar una saludable exterogestación. Un bebé en brazos o porteado regresa a las sensaciones uterinas, a sensaciones de confort y bienestar.

1. Impacto positivo en el desarrollo emocional

Cuando un bebé siente que se atienden sus necesidades emocionales, que puede reclamar atención y amor por parte de sus cuidadores y que lo que está expresando importa en los demás, su desarrollo emocional se ve fortalecido y aseguramos que su autoestima empieza a hacerse fuerte.

Un bebé que llora y no es atendido, entiende que lo que siente no es importante y va a llevarlo a una desconexión con sus emociones que en un futuro va ha hacer que tampoco entienda las emociones de los demás. Anulando de esta manera la capacidad de empatizar, de entender que lo que le pasa al otro también es importante y válido.

2. Impacto positivo del porteo en el vínculo afectivo entre bebé y porteador/a

El bebé porteado en una mochila ergonómica o en un fular portabebés va a estar en contacto directo con su madre o con un padre.

Va a seguir notando el latido del corazón, la respiración, la voz y el olor de la persona que lo portea. Va a despertar todas esas sensaciones que ya sentía estando en la barriga de su madre.

Se va a sentir seguro física y emocionalmente, además que va a favorecer muchísimo el vínculo entre bebé y porteador, favoreciendo una crianza con apego respetuosa y plena.

El porteo va a ayudar a aquellas familias que por circunstancias variadas no pudieron tener a su bebé cerca nada más nacer. Hablamos de casos de bebés prematuros, cesáreas con alguna complicación o partos y nacimientos con largas hospitalizaciones. Portear al bebé va a reforzar ese vínculo invisible y va a ayudar a revertir muchas emociones y sentimientos anclados a esos recuerdos.

3. Impacto positivo en el desarrollo físico

Por otro lado, es necesario mencionar los beneficios físicos del porteo para el bebé.

El bebé porteado va a tener un mejor desarrollo psicomotor, ya que favorece la tonificación de numerosos músculos y ayuda a mantener una posición vertebral óptima, además de favorecer el equilibrio y los reflejos.

Los bebés que han pasado largos ratos en tumbonas u otros soportes tienden a un desarrollo psicomotor más lento, ya que no han disfrutado de la libertad de movimiento que se necesita en estas etapas tempranas.

4. Impacto positivo en la conciliación familiar

Porteando a tu bebé vas a poder disfrutar de muchas otras actividades que de otra manera sería imposible. Con tu bebé en una mochila portabebés o en un fular de porteo puedes salir a caminar a la montaña, a dar un paseo sin necesidad de cargar con un carro. Vas a poder hacer cosas en casa, ya que tienes las dos manos libres.

Puedes cocinar, limpiar y dentro de lo que un bebé permite, seguir con tus rutinas. Tu vas a estar tranquila y en consecuencia, tu bebé también. Los brazos están libres y el peso no recae sólo en una parte de tu cuerpo. El peso se reparte y se conoce que el porteo favorece la tonificación de la espalda de los adultos que portean.

5. El porteo facilita la lactancia materna

La lactancia materna se ve favorecida, ya que la madre segrega una dosis importante de oxitocina cuando portea a su bebé. El contacto directo con él hace que la hormona del amor aparezca fácilmente y en consecuencia la leche suba favoreciendo la lactancia natural.

¿Cómo escoger una buena mochila portabebés o fular de porteo?

Es importante escoger una buena mochila ergonómica o un fular de porteo que asegure una buena posición de todo el cuerpo del bebé y no dañe la espalda del porteador. Se deben descartar las mochilas portabebés que hacen que el bebé mire hacia delante, ya que la pelvis y las piernas no quedan en una posición natural ni ergonómica.

El bebé siempre debe tener su parte delantera en contacto con el pecho del adulto y que las rodillas del bebé siempre queden más arriba que el culito, en posición de ranita y con la espalda redondeada.

Debe quedar siempre a la altura de nuestra barbilla, que podamos darle un beso fácilmente y debemos asegurarnos que su nariz esté siempre despejada.

Cada bebé es único, nadie mejor que sus padres para decidir cómo portear

Como hemos visto, los beneficios del porteo son infinitos tanto para el bebé como para la persona que portea.

Es de vital importancia estar bien informado a la hora de empezar a portear, escoger una buena mochila ergonómica o un buen fular de porteo teniendo en cuenta vuestras necesidades y sobretodo las del bebé.

Asegurarse que la posición en la que ponemos a nuestro bebé es la correcta y a partir de ahí solo queda disfrutar de la experiencia todo el tiempo que queráis y sintáis.

El tiempo que se puede llevar a un bebé o un niño en una mochila o en un fular de porteo es limitado. Son años que pasan rápido. Seguramente encontréis en vuestro entorno opiniones o comentarios que pueden hacer que aparezcan dudas e incluso algún sentimiento de culpabilidad. En la crianza sólo hay una verdad y es la que siente la díada madre-bebé.

Nadie mejor que la madre para saber lo que el bebé necesita y lo que es mejor para él. Teniendo la información necesaria y el convencimiento de que todo lo que se hace es por y para su beneficio, disfrutad de la crianza como merece.

Desterrar los miedos infundados por los demás, pedid ayuda siempre que lo necesitéis a expertos en el tema, probad, equivocaros y poned humor y alegría a todo lo que vais experimentando como familia.

Montse Jiménez – Maestra de educación infantil, pedagoga y doula.

Источник: https://www.espaciolactancia.com/posts/que-es-el-porteo-y-como-el-porteo-te-ayuda-a-conectar-con-tu-bebe

El porteo, qué es y para qué sirve

El porteo

El porteo es un término, al parecer, ya acuñado que se refiere al uso del portabebés. Sirve justamente para cargar a tu bebé con la distintiva ventaja de dejar tus manos libres.

Lo hemos visto en miles de culturas. En América Latina sobre todo sabemos que las indígenas cargan a sus bebés amarrados a sus cuerpos con largos listones o trozos de telas con los que los sujetan bien.

Las manos les quedan libres para poder empender las labores del hogar o incluso para recolectar frutos y verduras. Pero no es una práctica que solo usan comunidades indígenas. Desde hace varios años nosotros hemos vuelto a mirar el portabebé como una herramienta práctica y sobre todo saludable, pues la columna agradece la movilidad que proporciona el portabebé.

También es necesario que sepas que hay muchos tipos de portabebés ergonómicos: mochila, bandolera, fular tejido, fular elástico, mei tai, pouch…. Por lo cual es conveniente que la familia elija cuál le sirve más.

Los beneficios del porteo para el bebé

La Asociación Española de Pediatría enumera en su página web las ventajas del porteo, entre ellas figuran el aumento de contacto físico con el cuidador, lo cual a su vez mejora la seguridad y el vínculo entre ellos.

Otro dato muy importante es que el porteo favorece la disminución del llanto, eso sucede porque los bebés en brazos o porteados lloran menos. Aunado a ello, el porteo potencia el apego seguro porque los cuidadores aprenden a reconocer precozmente las señales del bebé y las atienden antes.

Grandes beneficios para el bebé

Es como una cadena de beneficios que se potencia al satisfacer las necesidades del bebé, lo cual mejora su desarrollo y crea adultos independientes y seguros. También ofrece mayor calidad de sueño: un bebé tranquilo y seguro duerme más horas y con más facilidad.

Esa cadena de beneficios incluye que el bebé sienta mayor bienestar físico, lo cual trae consigo mejor regulación de la temperatura, optimización del consumo de oxígeno y respiración, alivio del reflujo gastroesofágico, favorece la expulsión de gases y deposiciones. El porteo mejora el desarrollo del equilibrio, disminuye el estrés, optimiza el funcionamiento de las defensas y proporciona una mayor tolerancia al dolor.

¿Qué pasa si se acostumbra el bebé?

¿Y si se acostumbra?, te preguntarás. La Asociación Española de Pediatría asegura que los bebés tienen necesidad continua de contacto. Entre otras ventajas, el porteo favorece la lactancia materna y aumenta la producción de leche porque se fomenta la lactancia a demanda.

“El portabebé ayuda a satisfacer esa necesidad, facilitando las tareas cotidianas al cuidador. Un bebé satisfecho adquiere progresivamente seguridad y autonomía e irá necesitando menos el contacto físico. Los bebés no se acostumbran a los brazos, ¡los necesitan!”.

Ventajas del porteo para ti

Ya mencionamos la ventaja que ofrece tener las manos libres mientras que atiendes al bebé, ni hablar de los momentos tiernos que se producen con el porteo, porque verás como tu hijo adpota ciertas costumbres mientras lo cargas de esta manera.

Es una práctica muy linda porque tu bebé te acaricia, juega, se acurruca, te besa, mientras tú por ejemplo puedes colgar la ropa, conversar por teléfono, lavas los platos… No sé… imagina las ventajas que te puede ofrecer tener las manos libres, eso aumenta de autonomía y movilidad.

Además, con el portabebé se evitan las barreras arquitectónicas (obras, escaleras, transporte público…). Te resulta mucho más fácil hasta hacer mercado, y bueno te coloco de ejemplo a ti, pero tu pareja también lo puede usar perfectamente.

Según los apuntes de la Asociación Española de Pediatría el porteo disminuye el riesgo de depresión postparto y favorece tu autoestima, pues como los bebés lloran menos y duermen mejor, te sientes más segura.

Hay un dato más, el porteo ayuda al higiene postural. El uso de portabebés ergonómicos no repercute negativamente en la espalda del adulto. Usados correctamente protegen y favorecen la musculatura de tu espalda.

Aquí te enumeramos otras ventajas del porteo:

  • Previene la plagiocefalia postural o deformación de la cabeza.
  • Protege el desarrollo de la espalda. Mejora el tono muscular y la curvatura fisiológica de la espalda.
  • Protege el desarrollo de las caderas y previene la displasia.
  • En bebés prematuros, los cuidados canguro mejoran el desarrollo físico, emocional e intelectual.

Recuerda que para portear es necesario conocer unas normas básicas de seguridad.

Es muy importante dejar libre siempre la cara del bebé, evitar que el cuello esté flexionado y no portear en vehículos, si hay riesgo de caídas o si se está cerca de líquidos muy calientes.

Источник: https://eresmama.com/el-porteo-que-es-y-para-que-sirve/

Información esencial sobre el Porteo

El porteo

Dentro del mundo de la crianza, el porteo significa llevar cargado a nuestro hijo, ayudados de un sistema portabebés que consigue un reparto del peso del niño y que permite que lo carguemos de forma más o menos continuada con total libertad de movimientos en nuestros brazos.

Aunque en los últimos años se ha hecho cada vez más común, se trata más bien de una práctica ancestral. La mayoría de mamíferos cargan con sus crías desde el nacimiento de éstas a pesar de que son mucho más maduras que un recién nacido humano.

La mayoría de crías mamíferas pueden moverse solas a los pocos minutos de nacer y pronto siguen a su madre para obtener alimento. Un bebé humano es totalmente indefenso y vulnerable.

Una vez llega al mundo vive un periodo conocido como exterogestación, unos segundos nueve meses en los que requiere de similares cuidados a los que obtenía dentro del útero de su madre, pero fuera. Principalmente son alimento, protección y contacto físico.

El porteo es un método ideal para mantener ese contacto físico y poder hacerlo de forma segura y que permita al adulto continuar con sus tareas, haciendo además al bebé partícipe de su vida diaria mientras lo mantiene cerca.

Muchas culturas durante siglos no han utilizado otro método de transporte de sus hijos salvo el porteo ayudados de diferentes sistemas de telas de diversos tejidos o artilugios más o menos sofisticados, aunque la mayoría ha ido haciéndose al uso de otros métodos, digamos, de transporte. Los inventos como los carritos y las sillas de paseo fueron relegando el porteo a un segundo plano en muchas partes del mundo, si bien en algunas zonas geográficas cargar con los hijos de una u otra forma ha seguido siendo la principal forma de transportarlos.

Hoy en día, el porteo no sólo está asociado al hecho de trasladar al niño de un lugar a otro sino que también está considerado una de las principales prácticas relacionadas con la crianza con apego y natural. Este tipo de crianza está basada en la teoría del apego y promueve el contacto físico con el niño desde su nacimiento y durante sus primeros años de vida.

El porteo o babywearing es una de las principales formas de estrechar el vínculo del niño con sus padres.

Este vínculo es mucho más fuerte entre una madre y su bebé debido a que surge ya durante el embarazo y el porteo permite su desarrollo posterior al nacimiento así como hacerlo extensible además al padre gracias precisamente al contacto físico continuado.

Por qué portear

El porteo resulta muy favorable para el bebé, tanto para su desarrollo físico como emocional, así como lo es para sus padres. Entre los principales beneficios de portear de forma ergonómica a nuestro hijo podemos encontrar los siguientes:

–        Fortalece el vínculo entre el niño y sus padres o cuidadores reforzando el apego seguro. Es capaz de afianzar la sensación de seguridad en uno mismo en el caso de los padres ya que aprenden más rápidamente a reconocer y controlar las señales de su hijo.

–        Aporta sensación de seguridad al niño. Tras el alumbramiento, el pequeño es capaz de reconocer a su madre y la siente como si fuera su hogar, su lugar de protección. Junto a ella se siente resguardado y a medida que pasa el tiempo esta sensación de seguridad se amplía en contacto con el resto de sus cuidadores habituales.

–        Aporta tranquilidad al niño. El contacto físico y la sensación de seguridad hacen que el niño esté más relajado ya que sufre menos episodios de estrés. Al estar cerca del adulto, éste puede responder mucho antes ante cualquier situación que resulte estresante para el niño.

–        Menos llantos por cuestiones controlables. Al estar tan cerca, el porteador puede advertir más rápidamente que algo no está bien o que algo molesta al niño y proporcionarle aquello que necesita en menos tiempo, por lo que se evitan muchas situaciones de llanto desconsolado.

–        Mejora el sueño. Conciliar el sueño le resulta más fácil al estar el bebé más sosegado y sufrir menos episodios de llantos.

–        El estado físico del niño mejora. El contacto, sobre todo con su madre, hace que se cree un estado de termorregulación que equilibra la temperatura del bebé, que a su vez no incurre en un excesivo gasto de energía.

Además ayuda a controlar los reflujos y regurgitaciones al estar erguido. Los gases se expulsan mejor al estar en esa posición y también favorece que la digestión y la expulsión de heces no se ralentice en exceso.

El porteo ergonómico ayuda a la eliminación de los cólicos del lactante.

–        La lactancia mejora porque las tomas son más continuadas y más prolongadas. Al estar en contacto tan directo, se activan las hormonas que favorecen la lactancia, como son la oxitocina y la prolactina.

Además el bebé desarrolla su sentido del olfato ya desde el útero, familiarizándose con el olor del líquido amniótico al alimentarse con él.

El olor de la leche materna será posteriormente muy similar al del líquido amniótico y de esta manera el bebé sigue alimentándose estando fuera del útero tal como lo hacía dentro, a demanda, pero por medio de la lactancia.

–        El apego seguro del niño se ve potenciado gracias al contacto de manera que su desarrollo físico y emocional se fortalecen desde los primeros días de vida. Estas sensaciones de seguridad, aceptación, consuelo y contacto son la base sobre la que se construirá un adulto independiente, con mejor autoestima y más seguro.

–        Bebé y porteador ganan fortaleza física.

El bebé empieza mucho antes a desarrollar tono muscular en el cuello al ir erguido y esta posición favorece que sea más despierto y participativo de la vida de sus padres.

Asimismo, éstos también mejoran su fortaleza física en el caso de no padecer ninguna dolencia de espalda ya que la musculatura se va desarrollando paulatinamente, de forma gradual, al ritmo en que crece el niño y aumenta de peso.

Porteo ergonómico y no ergonómico

               Existen múltiples formas de portear a los hijos aunque es necesario hacer una distinción entre el porteo ergonómico y el no ergonómico.

No todas las formas de cargar a los niños respetan su postura natural y permiten un correcto desarrollo psicomotor adaptándose a su crecimiento. El porteo ergonómico es el que consigue respetar todo ello y resultar además cómodo y seguro también para el adulto porteador.

Portear a un hijo con un sistema ergonómico evitará tanto que tanto él como el adulto puedan padecer dolencias debido en el caso del niño a obligarle a estar demasiado tiempo en una postura forzada y antinatural y en el caso del padre o madre a sobrecargas por un mal reparto del peso. La ergonomía durante el porteo es sumamente importante para que pueda resultar confortable y sobre todo seguro.

               Una dolencia común que suele asociarse a un porteo no ergonómico es la displasia de cadera en bebés. Hay que aclarar que el porteo no ergonómico no es causa directa de este problema, pero sí puede agravarlo.

La displasia o luxación de cadera es una malformación congénita, es decir que nace con el bebé y puede ser o no hereditaria, por lo que nunca el porteo aun siendo no ergonómico puede ser causa directa de esta dolencia.

  La displasia supone que la cabeza del fémur, la parte superior del muslo, no encaja perfectamente en el acetábulo, es decir, la cavidad de la pelvis donde debería acoplarse naturalmente y, por tanto, la rotación es incorrecta.

Sí hay evidencias de que el porteo ergonómico ayuda a que ese juego óseo pueda adquirir poco a poco una rotación correcta ya que la posición del bebé en un portabebés que respeta su posición favorece que ambos huesos se acoplen.

Así es que en casos graves de displasia los bebés diagnosticados suelen ser tratados mediante el uso de un arnés que fuerza esa posición de ranita natural del niño, en la que la línea que generan las rodillas queda por encima de la base de sus nalgas, formando una M.

               Esta posición es la que respeta el porteo ergonómico además de permitir que la columna vertebral del bebé vaya ligeramente curvada.

La columna de un adulto vista de perfil dibuja una S estirada y presenta por tanto 4 curvas, la cervical, la torácica, la lumbar y la sacra. La cervical y la lumbar curvan en el mismo sentido y al contrario de la torácica y la sacra para formar esa S.

La de un bebé recién nacido está en cifosis total, es decir, presenta una curvatura casi completa en forma de C y a medida que va creciendo y desarrollándose se va estirando poco a poco hasta acabar formando la S estirada de la columna adulta.

El porteo ergonómico es aquel en el que el portabebés se adapta a la espalda del niño y no al contrario, de forma que respeta la curvatura natural de su columna  vertebral.

               Para lograr que esto sea posible, el porteo siempre ha de ser con el bebé mirando hacia el adulto, sea cual sea la posición de carga. Esta es la manera en la que el portabebés utilizado pueda adaptarse al contorno natural curvo de la espalda y no forzar su postura.

El porteo no ergonómico permite que el niño vaya en sentido contrario, viendo hacia el frente del adulto, con lo que además de llevar una posición antinatural, corre el riesgo de ir colgado de la parte genital y no sentado correctamente.

Además de por una cuestión postural, que el niño vaya viendo al porteador está relacionado con evitar una sobreestimulación ya que en el momento en que se cansa de participar tan activamente de la vida del adulto, puede recogerse sobre su pecho y desconectar.

Por otro lado, la carga del peso del niño es mucho más estable de esta forma que cuando va mirando al frente, ya que el adulto puede controlar más fácilmente el punto de equilibrio

Formas de portear

               En cuanto a la posición de carga del niño durante el porteo, existen principalmente 3 posiciones que dependiendo del sistema que se utilice podrán ser empleados o no:

–        Al frente: La posición principal que cualquier portabebés ergonómico debe propiciar es el porteo al frente, donde el bebé queda entre el pecho de la madre o padre y la cintura o cadera de éste colocado en posición de ranita y sentado mirando hacia el adulto.

Esta posición está indicada para bebés y niños de todas las edades comprendidas entre los 0 meses y los 4 años aproximadamente, aunque también dependerá de qué tipo de portabebés se utilice y las edades para las que están recomendados.

Suele ser posible con fulares elásticos o semielásticos, fulares tejidos, mochilas portabebés, bandoleras y mei tais.

–        A la espadla: Otra posición posible es el porteo a la espalda, donde el niño irá igualmente sentado en posición de piernas abiertas y flexionadas en M a la espalda del adulto y mirando hacia éste.

Esta posición es indicada para niños a partir de cierta edad, desde que son capaces de sentarse solos y mantienen cuello y columna por sí mismos. También dependerá del tipo de portabebés que se utilice ya que algunos no permiten esta posición.

Generalmente es posible con fulares tejidos, mochilas portabebés, bandoleras y mei tais.

–        A la cadera: En la posición a la cadera, el niño queda sentado al costado del adulto sobre su cadera aunque no apoyado en ella sino en el portabebés, que es el que soporta el peso.

La posición de las piernas también es en forma de M con el peso cayendo sobre las nalgas del niño y siempre mirando al adulto. Esta posición está también indicada para niños desde que son capaces de sentarse solos y del tipo de portabebés que se utilice.

Se puede utilizar esta posición con fulares tejidos, bandoleras y algunos modelos de mochilas, así como los pouch o los ayudabrazos.

–        En cuna: Esta posición no es recomendada para portear, es decir, para trasladarse de un lugar a otro, pero sí hay portabebés ergonómicos que permiten adoptar esta posición para una ocasión puntual, por ejemplo para dar el pecho, si bien es muy importante que el niño no quede nunca totalmente horizontal o tan arrugado si es muy pequeño que su barbilla y su pecho se toquen impidiéndole respirar con normalidad. Se puede utilizar esta posición con bebés desde recién nacidos pero siempre bajo unas condiciones concretas y controlando en todo momento que la posición del niño no le impide respirar correctamente. Suele ser útil para dar el pecho y es recomendable emplear esta posición solamente estando sentado. Es posible cargar al bebé en cuna con fulares elásticos, tejidos y bandoleras.

Recomendaciones para el porteo seguro

               Para un porteo ergonómico seguro, existen algunas recomendaciones básicas que hay que tener en cuenta para que ni porteador ni bebé corran riesgo alguno.

–        Niño mirando SIEMPRE hacia el adulto.

–        Especialmente cuando es muy pequeño, colocación del niño en posición de ranita o M, con las piernas elevadas sobre la base de las nalgas y la cadera.

–        Espalda ligeramente curvada, más cuanto más pequeño es. A medida que el niño crece, la curvatura es menos pronunciada.

–        Vías respiratorias del niño completamente libres, evitando que su mentón toque su pecho.

–        Elegir un sistema portabebé con certificados de calidad y homologado y adaptado a la talla del niño o bien evolutivo que permita un ajuste idóneo en cada etapa de su crecimiento.

–        El portabebés debe ser capaz de recoger su espalda sin forzar su postura y debe llegar de corva a corva (la parte trasera de las rodillas), para una correcta colocación de sus piernas.

–        Evitar realizar movimientos bruscos ni actividades que puedan comprometer la seguridad tanto del propio adulto como del niño (agacharse doblando desde la cintura en vez de hacerlo verticalmente doblando las rodillas, por ejemplo, o cualquier actividad de riesgo como podría ser cocinar con el bebé porteado al frente).

Источник: https://apego.es/blog/informacion-porteo-n6

Los 4 peores errores que cometí al comenzar a portear. Y las 4 decisiones más acertadas

El porteo

Portear a nuestros bebés, actualmente, es muy común. Cada vez más, vemos a madres (y padres) llevando a sus bebés en mochilas, fulares o bandoleras. Hace años esto era muy poco frecuente.

Antes de hablaros de mi experiencia personal, creo que es importante aclarar algunos detalles.

¿Es una moda el porteo?

No, tradicionalmente, diversas culturas han tenido por costumbre portear a los bebés para poder compatibilizar trabajo y crianza.

Madre africana porteando

De hecho, el lema de la Semana Internacional de la Crianza en Brazos de este año, 2019, es “Manteniendo la tradición” .

Logotipo Semana Internacional Crianza en Brazos 2019.

Así pues, el porteo es la forma más antigua de llevar al bebé. En la Antigüedad no existían los carritos. Los brazos de mamá y papá siempre han estado dispuestos a abrazar a su hij@ ofreciéndole cariño, sustento y seguridad.

Porteo seguro

Portear a nuestros bebés no solo es práctico, si no que es una sensación maravillosa; pero, no todo vale.

Hay portabebés que no son ergonómicos, es decir, que no respetan la fisionomia del bebé o formas de colocar el pañuelo, mochila o bandolera que no son las adecuadas, por lo que creamos una mala postura para nuestro bebé y para el porteador.

Imagen explicativa de la posición correcta d porteo.

Esta imagen de mamylove.com me parece muy clara para visualizar cómo las piernecitas del bebé tienen que estar en forma de M con las rodillas más arriba (visto de frente) y la forma de C con la pelvis del bebé basculada (visto de perfil).

Además, según crece el bebé, su fisionomía cambia. Su cuerpo evoluciona, madura y tiene distintas necesidades.

Esta imagen de babydoousa.com muestra claramente como el bebé, a medida que se desarrolla, va adoptando diferente posición en el portabebé.

Los 4 peores errores que cometí al comenzar a portear

Como dice el título de este post, al iniciarme en el porteo he cometido distintos errores. La ignorancia es muy osada y, aunque, hoy en día, disponemos de mucha información…siempre al iniciarnos en algo cometemos fallos.

No todo han sido errores, primero os cito los fallos y después, os comento los mejores aciertos que he tenido.

#Colocar al bebé con prisas.

Esto hace que no tensemos bien el pañuelo/fular o no ajustemos la mochila correctamente.

En esta foto llevo un fular tejido (o rígido) talla 5 con un nudo canguro (el más sencillo). El problema es que lo coloqué rápido mientras vigilaba al mayor y dejé demasiada tela cerca de mi cuello así que me molestaba un poco. Si hubiera estado mucho rato así, al día siguiente, me hubiera dolido el cuello segurísimo.

Porteando delante con fular mal colocado

#Elegir un portabebé inadecuado según la edad.

Comencé a usar la mochila Fidella fusion antes de los 3 meses de edad (edad a partir de la que se recomienda). Resultado: el panel no se ajustaba lo suficiente al cuerpecito de Principito que aún era pequeño.

# Portear con un fular elástico a un bebé que ya pesa.

Los fulares elásticos son muy amorosos y fáciles de usar. Sin embargo, están recomendados desde el nacimiento hasta los primeros meses. A partir de un determinado peso, se destensan.

Lo mismo me sucedió con la camiseta de porteo. Preciosa, super amorosa, ideal para el piel con piel con el recién nacido, rápida y práctica. Yo tengo la camiseta de porteo Amarsupiel y no la recomendaría más allá de los 4kg porque la camiseta cede y el bebé pierde la posición correcta. Eso sí, para el principio es una gozada.

Camiseta de porteo Amarsupiel con recién nacido de 4,300kg

#Portear al bebé con ropa inadecuada

Si porteamos a nuestro hijo con un buzo por ejemplo o un pijama (con pies) corremos el riesgo de que le tire de los deditos provocando una posición incorrecta o incómoda para el bebé. Si lo vas a usar porque sales volando de casa con el niño en pijama, que sea un pijama de una talla grande al menos.

Además, el bebé necesita poder flexionar las rodillas y estar cómodo. No es adecuado, portear con el bebé vestido con vaqueros o ropa áspera que produzca roces con el portabebé.

En cuanto a la temperatura, ten en cuenta que el portabebés ya es una capa en sí mismo y que es mejor vestirlos a “lo cebolla” e ir quitando capas.

#Tener distintos portabebés

He porteado más o menos en este orden: con camiseta de porteo (Amarsupiel), bandolera de bambú (Lennylamb), fular elástico (Boba 4G), mochila de tejido de fular (Fidella fusion), fular rígido (Yaro slings talla 5) y por último mochila evolutiva (Indajani ).

¿Sólo existen estos modelos? Nooo, existen muchos tipos de modelos, marcas, composiciones, diseños…Elige cuál se adapta mejor a tus necesidades.

Si te gusta el mundo del porteo, te vas a comprar seguro varios portabebés y como seas nivel Pro tendrás fulares de todo tipo…

¿Es caro tener tantos portabebés diferentes? Bueno, son relativamente caros pero de calidad. Duran mucho tiempo, lo que permite usarlos con varios hijos e incluso prestarlos a sobrinos. De hecho, prestar e intercambiar portabebés es muy común en el mundo del porteo y una forma de economizar.

#Comprar prendas de abrigo especiales de porteo

Si vas a portear de forma frecuente te recomiendo 100% ropa de abrigo especial de porteo. Al menos, una de las opciones.

1.- Mi prenda preferida: un abrigo de porteo (1ª imagen). El mío es un Wallaby 2.0 que he usado muchísimo. No sólo porteando si no también embarazada e incluso sin tripa ni nada quitándole la extensión porque es muy cómodo y abrigadito.

2.- Un cobertor. (2ª imagen) Es una solución más económica y muy de quita y pon. A mi personalmente no me gustaba el efecto final; pero relación calidad precio es muy buena idea.

3.- Un forro polar/sudadera de porteo. (3ª imagen) Esta idea la encontré por Amazon así que era muy barato. Pero como todo lo barato…sólo se puede usar para portear delante y cuando no hace mucho frío.

4.- Calentadores o calzado especial para abrigar las piernecitas/pies del bebé. Este pedido lo estoy esperando justo ahora; así que en cuanto me lo dé Alicia Orce de Yoporteotuporteas espero poder enseñároslo!

#Portear detrás en cuanto el bebé es demasiado grande para llevarlo delante

Portear a la espalda siempre da un poco de yuyu. No sólo requiere más técnica, si no que no tenemos a nuestro bebé al alcance de un beso ni podemos verlo.

Porteando a la pequeña a la espalda porque el mayor está dormido en el carro de su hermana

Yo pasé relativamente pronto a Principito a la espalda, con 7 meses. Él era muy alto y, la verdad, es que me tapaba bastante la visión delante. Además, para el porteador es mucho más cómodo llevar el peso a la espalda.

Un truco que yo usaba las primeras veces es llevar uno de sus espejitos de juguete en el bolso para poder verlo y colocarmelo a la espalda con la cama o el sofá detrás por miedo a que se me cayera (cosa que nunca me ha pasado).

Tengo que decir que nunca he aprendido a portear a la espalda con fular. Es una asignatura que tengo pendiente…

#Consultar una asesora de porteo

Como he dicho más arriba, la ignorancia es muy osada y sin saberlo puede que estemos colocando mal a nuestro bebé o que nuestro cuerpo esté sufriendo por no utilizar bien el portabebé que sea.

Hay muchos vídeos en Internet que nos pueden ayudar a mejorar la colocación del portabebé que usemos. Sin embargo, por muchos vídeos que veamos, a veces, necesitamos un experto (asesor de porteo) que nos oriente. Si antes de comprarme un carrito o una trona me informo bien, también debería hacerlo con el portabebé de mi hij@, ¿no?.

A mi me gusta bastante el canal de de Elena López de Monitos y risas. En cuanto a asesoría, en mi ciudad, Zaragoza, yo me he asesorado varias veces con Alicia Orce de Yoporteotuporteas.

Espero que te haya servido mi experiencia sobre el porteo. Y, sobre todo, si tienes dudas sobre porteo, no dudes en ponerte en contacto con un asesor de porteo.

En próximos posts os explicaré en qué me ha ayudado el porteo en mi día a día.

Источник: https://mamaatodogas.com/2019/10/09/los-4-peores-errores-que-cometi-al-comenzar-a-portear-y-las-4-decisiones-mas-acertadas/

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: