El primer día del bebé en el hospital

Ropa recién nacido hospital: Prendas esenciales

El primer día del bebé en el hospital

Tener la ropa para recién nacido preparada antes de ir al hospital es vital para reducir tus niveles de ansiedad.

¿Serás una madre por primera vez? Si tu respuesta es un sí, probablemente estés muy nerviosa y no sepas qué empacar en tu bolsa maternal para el hospital.

Las prendas que utilizará tu pequeño durante este tiempo son una de las cosas principales que debes considerar.

Algunos padres están conformes con la vestimenta que les da el hospital para sus neonatos. No obstante, muchos otros piensan diferentes. Lo más recomendable es que lleves algunas prendas para tu bebé, porque la ropa del centro sanitario podría no ser de su talla. ¡Continua leyendo para saber qué tipo de ropa empacar y de cuáles tallas!

¿De qué tallas deben ser las prendas de mi bebé?

Cuando nazca tu bebé notarás rápidamente que tienes que cambiar la talla de sus prendas constantemente. Esto se debe a que los recién nacidos están en crecimiento. Además, es probable que tengas que cambiar su ropa frecuentemente. Recuerda que los bebés se ensucian con una facilidad impresionante. 

En cuanto a la talla que necesitará tu pequeño durante sus primeras semanas, es algo muy difícil de predecir. Se recomienda tener un par de prendas de talla 0-1 mes, y también de 1-3  meses, ya que la mayoría de los bebés dejan de utilizarlas rápidamente.

¿Qué tipo de ropa para recién nacido hospital necesito?

A continuación, te hacemos un listado de prendas para tu pequeño para llevarte al hospital: 

Conjuntos de bebé para llevar al hospital

En primer lugar, no podemos olvidarnos de la primera puesta. Un conjunto de prendas formada por un pantalón y una camiseta que harán lucir a nuestro pequeño durante sus primeros momentos de vida.

Desde Minutus una amplia variedad de conjuntitos. Para el entretiempo, te recomendamos nuestro Conjunto Cabrera de rayas; está en diversas tonalidades y es 100% de algodón.

Pantalones y polainas

Otras prendas que no puede faltar en tu bolsa de maternidad son los pantalones o polainas. Ambas prendas tienen una gran ventaja de que si se manchan puedes cambiarlos sin necesidad de utilizar otra camiseta. 

Por esta razón, puede resultar muy atractivo ponerselos a tu pequeño. De igual manera, puedes utilizar los que son anchos de la cadera. Un cordón elástico permite que si el bebé gana peso, pueda seguir utilizándolos.

POLAINA (Pino 100% Algodón) de Minutus

Bodies para el recién nacido

No podemos dejarlos los bodies. Una prenda muy convenientes porque básicamente son iguales a un pijama, pero para el día a día. Puedes estar seguro/a de que llevando esta ropa, tu pequeño estará confortable. Asimismo, durante los primeras semanas los recién nacidos casi solo se limitan a dormir. Por ello, no tiene mucho sentido vestirlos con algo muy elaborado.

Por ejemplo, Minutus tiene un body muy cómodo para sus primeros días. El body cruzado de manga larga nos encanta. ¡Destaca por su sencillez! Además, está hecho de algodón 100% orgánico. Además, es muy útil para las primeras semanas de tu bebé porque su abertura permite la cura del cordón umbilical.

Camisetas

¡Un clásico! Las camisetas. Una prenda básica que tu bebé utilizará mucho durante sus primeros meses de vida. Te sugerimos comprar las que dejan mucho espacio en el área del cuello.

Esto es importante porque sino será difícil hacer que le entre a tu pequeño. Recuerda que durante las primeras semanas, los neonatos tienen los músculos del cuello muy débiles.

¡Así que debes tener mucho cuidado!

Pijamas

También no podemos olvidarnos de los pijamas son parecidos a los bodies, pero están hechos para la hora de dormir de tu pequeño. Asimismo, te recomendamos que optes por los pijamas que sean fáciles de poner. Si eliges uno con una forma muy complicada, podría ser difícil ponérselo a tu bebé.

PIJAMA (Largo Hole Azul 100% Algodón) de Minutus

Arrullos

Los arrullos son una especie de mantita diseñada para envolver a tu pequeño. Crean la sensación de un abrazo en tu bebé. Por ello, durante las primeras semanas es buena idea tener un par; los primeros días de vida son la temporada en la que tu recién nacido se sentirá más vulnerable. Un arrullo es una forma de que se sienta protegido, al igual que en el vientre materno.

Gorros, manoplas y patucos

Una opción para mantener el calor corporal del pequeño es tener al menos un par de gorritos, manoplas y patucos. Recuerda que si tu bebé sale al exterior, podría pasar frío.

Con estas tres prendas, protegerás las áreas del cuerpo de tu pequeño que están más expuestas.

Por otro lado, si esperas a un bebé que nacerá en invierno, deberás prestar atención especial en adquirir estos artículos.

¿Qué ropa recién nacido hospital debo poner según las estaciones del año?

Un dato esencial que debes tomar en cuenta al comprar las prendas de ropa para tu pequeño, es la época del año en que nacerá. Lo que necesitará si nace en invierno, diferirá mucho de lo que requeriría durante el verano. Por lo tanto,  antes de realizar cualquier compra es bueno hacer una previsión al respecto.

¿Cómo vestir a mi bebé si nace en invierno?

  • Capas, capas y más capas: Si se trata de proteger a tu neonato del frío, una de las estrategias más efectivas es ponerle muchas capas de ropa. La ventaja de esto es que la multiplicidad de envolturas atrapa el calor. Por lo tanto, no hace falta que lo vistas con lana; con ponerle prendas de algodón, una sobre la otra, basta. 
  • Cúbrelo completamente: Otro aspecto que también es muy importante, es cubrir al pequeño completamente. No debes dejar ninguna parte de su cuerpo expuesta. Si lo haces, podría pillar un resfriado. Recuerda que proteger su cabecita, sus pies y sus manitas es esencial; el frío entra por allí. 
  • Ten cuidado con cubrirlo demasiado: Muchas madres, en su afán de evitar que su pequeño pase frío, lo tapan demasiado. El problema es que el recién nacido corre el riesgo de sobrecalentarse. Esto incluso puede provocar SIDS (síndrome de muerte súbita en el lactante). Por lo tanto, si entras a tu casa después de haber estado en un sitio frío, debes remover el exceso de capas.

¿Cómo vestir a mi bebé si nace en verano?

  • Evita que tu pequeño se sobrecaliente: Durante el verano, puede pasar que tu pequeño pase mucho calor. Además, la oscilación entre el calor y la humedad es especialmente peligrosa para un bebé. Toma en cuenta que durante sus primeras semanas, su cuerpo aún no sabe regular la temperatura interna.
  • Elimina las capas de ropa extra: Si la temperatura sobrepasa los 23ºC, una capa de ropa es más que suficiente para cubrir a tu neonato. Además, es buena idea apartar a tu bebé del sol, ya que de lo contrario podría ahogarse con el calor aunque esté vestido con prendas ligeras y frescas.
  • Utiliza telas finas: Si hace demasiado calor, lo mejor será siempre vestir al recién nacido con tejidos ligeros y poco densos. No obstante, durante la noche, podría ser buena idea utilizar un tejido más grueso o ponerle otra capa de ropa. Por lo general, suele ser mejor ponerle dos envolturas; si hace calor puedes remover una de ellas fácilmente.

Consejos para vestir a tu pequeño

Los recién nacidos no tienen los músculos del cuello desarrollados, con lo cual, no pueden permanecer erguidos por mucho tiempo. Por esta razón, lo mejor es comprar prendas de ropa que sean anchas en el área del cuello. Si tienes camisas que son de una talla un poco pequeña, puedes estirarla con tus propias manos para que se afloje.

Asimismo, es importante evitar camisetas que tengan lazos o cuerdas en el área de la garganta; tu pequeño podría ahorcarse. Este tipo de accesorios son bonitos, pero no se recomiendan para bebés de pocas semanas. Durante los primeros meses, limítate a ponerle prendas sin muchos ornamentos a tu recién nacido. 

Por lo que se refiere a la hora de vestir a tu hijo/a, la forma más adecuada es hacerlo encima de una mesa cambiadora. Si careces de una, también puedes hacerlo poniendo una manta o toalla encima del suelo. Asimismo, te recomendamos cantarle o hablarle a tu pequeño mientras lo vistes. si está distraído será más sencillo ponerle las prendas.

Checklist de ropa necesaria para un bebé en el hospital

En Minutus queremos ayudar en todo momento por eso hemos creado una pequeña checklist de la ropa imprescindible para un recién nacido. Puedes imprimarla y marcar con un un tick todo lo que tengas ya preparado en tu canastilla.

Conclusión

Recuerda que también es esencial vestir a tu pequeño con prendas de calidad. La ropa recién nacido hospital, particularmente, debe estar hecha de tejidos sensibles para la piel. Esto se debe a que durante los primeros meses, tu pequeño es más sensible a nivel dermatológico.

Desde Minutus tenemos prendas hechas de algodón orgánico y dralón. Te sugerimos  prendas hecha de estos materiales porque son menos artificiales y dañinos para la piel. En especial, te recomendamos el dralón, es uno de los mejores tejidos  porque es hipoalergénico. 

No esperes más y empieza a reunir toda la ropa recién nacido hospital para tu pequeño. No olvides que no hay mejor forma de estar preparada que la planificación. ¡Recibe a tu recién nacido con todo preparado!

Источник: https://minutusshop.com/ropa-recien-nacido-hospital/

El primer día de vida

El primer día del bebé en el hospital

  • Tamaño de texto más grande

Usted ha estado esperando este día durante meses: finalmente va a conocer a su bebé. Pero como muchos padres primerizos, es posible que no tenga una idea clara de cómo será ese encuentro.

¿Se pregunta qué aspecto tendrá su bebé y qué hará él o ella después de llegar? Continúe leyendo.

Cómo se ve su recién nacido

Aunque usted haya visualizado un bebé robusto y sano, la realidad podría no corresponder con esa imagen. Muchos recién nacidos son criaturas diminutas y mojadas cuando acaban de nacer.

A menudo sus cabezas son ligeramente puntiagudas como resultado del paso a través del canal de parto. Esto es sólo temporal: la cabeza tomará un aspecto redondeado en los siguientes días.

Podría sorprenderle que la cabeza de un recién nacido sea tan grande en comparación con el resto del cuerpo.

También es posible que su bebé se vea comprimido, ya que sus piernas y brazos se han mantenido doblados a la altura de las rodillas y de los codos mientras estaba en el útero. Después de meses de crecer en un espacio tan estrecho, esto es perfectamente normal. Las extremidades se enderezarán conforme su bebé crezca.

Observe los diminutos dedos de las manos y de los pies de su bebé. Observará las uñas delgadas como el papel; y a veces largas.

La piel de su bebé puede tener uno de varios aspectos posibles; al principio se ve un tanto roja, rosa o púrpura. Algunos bebés nacen con una capa blanca denominada vérnix caseosa, que protege a su piel de la exposición constante al líquido amniótico en el útero.

Esta capa se elimina con el primer baño del bebé. Otros bebés nacen muy arrugados. Y algunos, especialmente los bebés prematuros, tienen un aspecto suave y con pelo debido al lanugo, un pelo fino que se desarrolla mientras están en el útero.

El lanugo generalmente se cae después de una o dos semanas.

Los sarpullidos y las manchas blancas diminutas son también comunes en los recién nacidos. Éstos generalmente desaparecen en los primeros días o semanas después del nacimiento del bebé. El médico examinará a su bebé en las primeras 12 a 24 horas después de su nacimiento, y se asegurará de que los sarpullidos o manchas, si los hay, sean normales.

Recuerde, el aspecto de su bebé cambiará dramáticamente en las siguientes semanas conforme él o ella crezca. Las extremidades se extenderán, el tono de piel probablemente cambie y las manchas desaparecerán.

Pruebas para los recién nacidos

Inmediatamente después de nacer, se evaluará a su bebé mediante una calificación de Apgar para determinar su estado de salud. En esta prueba rutinaria se miden la capacidad de respuesta del bebé y sus signos vitales. Se verifican cinco factores: ritmo cardíaco, respiración, color, actividad y tono muscular, y respuesta refleja con muecas.

Se asigna al bebé una calificación de 0 a 2 en cada categoría, y los cinco resultados numéricos se suman. Este total se denomina calificación de Apgar. La evaluación se realiza a 1 minuto de vida y 5 minutos después. Esta prueba fácil y rápida se aplica principalmente para ver si el bebé necesita ayuda para respirar.

Una calificación de 7 a 10 generalmente se considera normal, y si su bebé recibe esta calificación, normalmente no es necesario realizar acciones especiales en ese momento. Una calificación menor significa que es posible que inicialmente sea necesario tomar algunas medidas adicionales, como proporcionar oxígeno al bebé.

Su recién nacido se someterá a algunos otros procedimientos rápidos, que pueden incluir:

  • limpiar los conductos nasales con un aspirador nasal
  • medición del peso, la circunferencia de la cabeza y la longitud
  • aplicación de ungüento o gotas en los ojos para prevenir infecciones

El personal médico secará a su bebé y lo envolverá con una manta. Todo esto sucede muy rápidamente, y antes de que usted se dé cuenta, su bebé estará en sus brazos para un tiempo de vinculación muy especial. Después de un primer intento de amamantarlo, es momento de unos cuantos procedimientos más, generalmente después de 10 a 30 minutos.

Mientras la madre descansa en la sala de parto o de recuperación, el bebé es llevado a la sala de recién nacidos para recibir un baño minucioso. Generalmente, se permite al padre acompañarlo.

Se le aplicará a su bebé una inyección de vitamina K, para ayudar a la sangre a coagular adecuadamente.

También es posible que su bebé reciba una dosis de vacuna contra la hepatitis B, con su consentimiento.

Otras pruebas variarán entre un hospital y otro. Es posible que se realice un análisis de sangre a su recién nacido para verificar los niveles de azúcar en la sangre o bilirubina. Si se descubre algún otro problema, el bebé podría requerir atención médica inmediata.

Además, se realizará un análisis sanguíneo de rastreo a su bebé antes de que salga del hospital, para detectar fenilcetonuria (PKU), hipotiroidismo congénito y otras enfermedades que se deben diagnosticar pronto en la infancia para asegurar un tratamiento exitoso. Se recomienda realizar una prueba de audición a todos los bebés antes de que salgan del hospital, para poder detectar posibles problemas lo antes posible.

Con un parto vaginal, la estancia promedio del recién nacido es de alrededor de 48 horas. Con un parto por cesárea, es de aproximadamente 96 horas.

Lo que hace su bebé el primer día

Muchos padres se sorprenden al ver lo alerta que está un recién nacido.

Inmediatamente después de nacer, los ojos de un recién nacido están bastante abiertos, y los bebés pasan mucho tiempo estudiando caras, especialmente las de sus padres.

Es posible que su bebé se dé vuelta o reaccione al sonido de sus voces. Su bebé está utilizando todos los sentidos, incluídos el olfato y el tacto, para identificarla aún más y unirse a usted.

Su recién nacido llorará, dormirá y a veces la mirará directamente a los ojos. Aunque su visión es borrosa, su bebé ve mejor las cosas (como su cara) que están a una distancia de alrededor de 20 a 38 cm. Su bebé sujetará su dedo si lo coloca en la palma de su mano. Y por supuesto, su bebé deseará comer.

Después de estar muy despiertos inicialmente, la mayoría de los recién nacidos están somnolientos durante aproximadamente las siguientes 24 horas. Es importante despertarlos para alimentarlos cada 2 a 3 horas para que se acostumbren al proceso y comiencen a recibir alimento. Si una madre está amamantando, ésta es también la mejor manera de provocar que suba la leche.

Amamantar o alimentar con biberón

Si una madre ha decidido amamantar, puede comenzar tan pronto como su recién nacido es colocado en sus brazos.

Aunque probablemente su leche no suba completamente durante otro día o dos, especialmente en el caso de las madres primerizas, el bebé recibe nutrición de su calostro, un precursor de la verdadera leche materna. En el caso de algunas mujeres, del calostro es poco espeso y aguado; para otras, es espeso y amarillento.

Mientras su bebé succiona su pecho, esta acción desencadena hormonas que le indican a su cuerpo que es el momento de producir leche. Estas primeras comidas son excelentes ensayos tanto para la madre como para el bebé.

A algunos bebés (especialmente los bebés prematuros y los más pequeños) les cuesta trabajo agarrarse o lograr la succión suficiente para alimentarse de su pecho.

Una enfermera, una asesora de amamantamiento o una consultora de lactancia pueden ayudarle a usted y a su bebé a superar cualquier obstáculo.

Incluso si el amamantamiento va bien desde el principio, es útil aprender lo más posible de una especialista en lactancia.

Inicialmente, probablemente amamantará a su bebé alrededor de cada 2 a 3 horas durante las 24 horas. Si va a alimentar a su bebé con biberón, generalmente puede comenzar en las primeras horas de vida.

Sus sentimientos

Tener un bebé es una experiencia de enorme importancia, que cambia la vida. No se sorprenda si descubre que está sintiendo una amplia gama de sentimientos.

Es posible que experimente todo, desde euforia a preocupación a ansiedad a dicha incontenible. Y sus sentimientos pueden cambiar de manera repentina e impredecible. Además, la madre acaba de pasar por mucho esfuerzo físico.

Muy probablemente esté exhausta, y ambos padres podrían comenzar a sentir los efectos de la falta de sueño.

Cada padre y madre reaccionan de manera diferente. Algunas madres «olvidan» las dificultades del parto en cuanto ven por primera vez a sus recién nacidos. Algunas sienten niveles altos de energía impulsadas por la emoción de finalmente tener al bebé. Y otras se sienten tristes y pueden experimentar melancolía o una depresión posparto más seria.

Un médico, enfermero o asesor puede ayudar a los padres a comprender sus emociones después de la llegada del bebé.

Amigos y familiares

Mantenga el primer día simple. Contacte a sus amigos cercanos y familiares, y pídales que les comuniquen las noticias a otros amigos y parientes. Tener una red de personas que llaman le dará libertad para pasar más tiempo con su recién nacido.

Está bien que sus seres queridos conozcan al bebé el primer día. Los abuelos y los hermanos pueden conocer al miembro más nuevo de la familia y comenzar a crear un vínculo de inmediato.

Pero evite un desfile de visitantes entrando y saliendo del cuarto, para que el primer día del bebé sea tranquilo y sencillo.

Los padres y el bebé necesitan mucho descanso y tiempo tranquilo para crear lazos.

También es recomendable limitar a los visitantes en las primeras semanas, debido a la posibilidad de exponer al bebé a alguna infección. Siempre que tenga visitas, asegúrese de que no estén enfermos y pida a todos que se laven las manos antes de tocar al bebé.

Si hay algún problema

Si su bebé nace con algún problema o prematuramente, éste puede ser un momento difícil. El equipo médico del hospital está capacitado para ofrecerle recomendaciones profesionales y hablar sobre sus opciones. Si no siente deseos de hablar con un médico todavía, no tema pedirle a su pareja o a otro familiar cercano que lo hagan. El personal médico será sensible a sus necesidades.

Para muchos padres, hablar con un consejero o clérigo proporciona cierto consuelo. Hay muchos grupos de apoyo disponibles para brindarle el respaldo emocional que necesitará. No dude en pedir ayuda.

Cuando su bebé nazca, usted entrará en una fase completamente nueva de su vida. Tómese el tiempo durante los primeros días de la vida de su bebé para disfrutar este nuevo comienzo.

Revisado por: Elana Pearl Ben-Joseph, MD

Fecha de revisión: junio de 2018

Источник: https://kidshealth.org/es/parents/first-day-esp.html

El primer día del bebé en casa

El primer día del bebé en el hospital
4 minutos

El primer día del bebé en casa es todo un acontecimiento para los recién estrenados padres. La ilusión y la euforia se mezclan con los miedos y la incertidumbre propios de este nuevo rol que acaban de asumir.

Por tanto, es frecuente experimentar una montaña rusa emocional que puede, fácilmente, resultar desbordante. Así pues, para poder disfrutar al máximo esta primera jornada es necesario estar preparados mentalmente y seguir algunas recomendaciones.

Algunas madres esperan con ansia la posibilidad de volver al hogar con su pequeño. Para otras, este paso resulta imponente y lo afrontan con cierta cautela.

La realidad es que se trata de un momento tan íntimo y personal que no es posible establecer emociones válidas o inválidas.

Todos los sentimientos son adecuados y el único objetivo es que tanto madre como bebé realicen esta transición de la mejor manera posible.

El primer día del bebé en casa está cargado de ilusión…

Si hay una emoción que describe, por encima de todas, el primer día del bebé en casa esa es la ilusión. Tras un intenso parto y varios días en el hospital llega, al fin, el momento de volver a casa y comenzar una nueva vida con el recién nacido.

Esto supone regresar a la comodidad de vuestro hogar, de vuestras costumbres, de vuestras pertenencias. El frío e impersonal ambiente de la clínica es sustituido por el calor hogareño. Recuperarás, en gran parte, la libertad de movimientos y la autonomía, y esto es, sin duda, una inyección de energía para el estado de ánimo.

Además, si ya habías sido madre con anterioridad, este primer día en casa supondrá volver al lado de tus otros hijos, con quienes no habrás podido estar durante los días anteriores. Estrenar la cunita, el cambiador, los biberones… Son sencillos actos que parecen llenarte el corazón hasta rebosar, pues auguran un futuro maravilloso junto al bebé.

Pero también de miedos y responsabilidades

Sin embargo, no todo es tan agradable e idílico. Volver a casa también supone perder toda la ayuda de médicos, enfermeras y profesionales sanitarios y quedar sola ante el peligro.

Ahora el bienestar de tu bebé depende principal y casi exclusivamente de ti. Eres tú quien deberá alimentarlo, limpiarlo, calmarlo y adivinar a qué se deben sus llantos, y habrás de hacerlo sin la tranquilidad que supone estar en un hospital.

Además, este día será el primero en el que comprobarás cómo tus necesidades han pasado casi completamente a un segundo plano. Es posible que aún te encuentres dolorida por el trabajo de parto y, seguramente, estés agotada por la falta de sueño, pero ya no serás la paciente sino la madre. Ahora la atención de todo el mundo estará puesta en tu bebé.

Es probable, también, que este primer día recibas numerosas visitas de parientes, amigos y allegados que desean acercarse a conocer al recién nacido. Seguramente, tú prefieras descansar y disfrutar con tu pareja y tus otros hijos de este momento tan íntimo, pero te verás obligada a ser cortés y servicial con todos estos invitados.

¿Cómo disfrutar el primer día del bebe en casa?

Entonces, si deseas que este primer día del bebé en casa sea lo más agradable posible, ten en mente que solo tú y tu hijo sois la prioridad en este momento. Esto quiere decir que no existe obligación de aceptar visitas que no se desean y que es totalmente lícito expresar asertivamente que prefieres vivir ese día en la intimidad de tu núcleo familiar.

Esto implica también ser consciente de que el padre, si bien no puede amamantar al niño, puede realizar todo el resto de funciones. No trates de cargar sola con todo el peso del cuidado del recién nacido; comparte la carga, delega y pide ayuda si es necesario.

Busca a tu tribu, acude a tu madre, hermanas, amigas… Cualquier mujer cercana que sientas que puede ayudarte a instalarte en esta rutina de ser mamá con menores temores e incertidumbres.

Y, sobre todo, sé paciente. No seas dura ni excesivamente autoexigente contigo misma. Permítete sentir miedo, tristeza, vértigo o cualquier emoción que se te presente. Acepta que eres humana y que cometerás errores, pues nadie nace sabiendo ser madre.

Asimismo, cuida tu salud física y emocional, trata de descansar y pide consuelo si lo necesitas. Pero, ante todo, disfruta este día, pues nunca se repetirá.

Te podría interesar…

Источник: https://eresmama.com/primer-dia-bebe-casa/

Salir del hospital: la primera puesta del bebé

El primer día del bebé en el hospital

Posiblemente ya hayas leído listas interminables de las cosas que necesita un bebé… Pues vamos a resumir qué es lo realmente importante para el día de salida del hospital o el primer día que saldrá a la calle: la primera puesta del bebé.

Necesidades básicas del recién nacido

Cariño, calor y alimento. De verdad que si tuviéramos en mente estas tres cosas antes de comprar un montón de chismes innecesarios, nos ahorraríamos mucho dinero.

Puede que al leerlo se nos vaya la mente a ropita, arrullos, saquitos del carro, gorros, guantes… Stop. Es mucho más sencillo que todo eso.

El cuerpo de la madre

Partimos de la base de que el mejor lugar para un bebé es el cuerpo de su madre, es su ecosistema natural, donde el recién nacido está programado para sentirse a salvo tras el viaje se su nacimiento. La piel de mamá va a calentar al pequeño mamífero, aumentando su propia temperatura lo suficiente para que la criatura se mantenga caliente.

Solo es necesario secarle bien y dejarle totalmente desnudo sobre su mamá cubierto con una toalla seca, sin nada más, insisto, nada más: sin gorro. Los bebés pierden calor si están mojados o húmedos al aire, sobre todo, si están solos.

Por lo tanto: nace el bebé, se le coloca sobre su madre, se le seca cuidadosamente y se le pone una toalla encima mientras mamá y su cachorrito se miran, se sienten, se conocen y se huelen. Seguro que más de una persona le sigue rondando en la cabeza lo del gorro: “si se lo ponen a todos”.

No se ha demostrado que, una vez secos, el gorro les ayude a conservar el calor estando con su madre. Además, mamá tiene que oler su cabecita y fijar en su cerebro todos esos aromas y no deja de ser un elemento que puede interferir en sus reflejos naturales para la primera toma.

Este concepto es primordial, porque la madre le ofrece todas sus necesidades; si no está mamá disponible o ella tiene que cubrir alguna de sus necesidades, pues estará la pareja u otra persona para poner su cuerpo como fuente de protección.

Primeros días y la primera puesta del bebé

Una vez pasadas esas horas de contacto piel con piel, cuando mamá quiera, se puede vestir al bebé. Sencillez por favor, un pañal y un body o pijamita suave es suficiente.

Recordemos que es importante que el recién nacido esté contenido en el cuerpo de mamá o papá, así que no es necesario abrigarles más; de hecho abrigarles en exceso les puedealetargar e interferir en su deseo de alimentarse.

Se puede poner un arrullo o mantita fina por encima, pero no es necesario envolverles.

Los bebés tienen los pies y las manos frías por sistema, es algo natural hasta que van madurando, no es un signo de frío. Ponerle calcetines o patucos es una opción frustrante, porque se los quitan y los pierden a una velocidad de vértigo, así que no sufras, no van a coger un catarro por ir sin calcetines.

¿Y el gorro y las manoplas?

Si al nacer el gorro era innecesario, pues ahora igual, por las mismas razones. “Es que lo vamos a sacar a la calle”, bien, ¿qué temperatura hace?, ¿hace mucho viento? Si hace frío invernal y/o mucho viento, se puede cubrir la cabeza, bien con un gorro, con una capucha o con el arrullo mientras esté “al descubierto”.

Si acaso puede resultar algo más relevante si vamos porteando en invierno (aunque podemos taparle con el mismo fular, por ejemplo). Que a pesar de todo se lo quieres poner, estupendo, pero no lo hagas pensando que es una necesidad absoluta para la salud de tu hijo.

Había dicho que manos y pies están frías en los bebés, ¿verdad? Así que por más que le pongamos manoplas, eso va a seguir igual. Otra razón que se suele dar para colocárselas es que se arañan: cierto, nacen con las uñas largas pero se las podemos cortar desde el primer día cuidadosamente.

De todas formas, las pequeñas heridas que se puedan producir se curan en horas.

Los bebés necesitan sus manos para explorar el mundo y si se las cubrimos les estamos vetando parte de sus sentidos.

¿Habéis visto cómo los cachorritos “amasan” con sus manitas los pechos de sus madres? Los recién nacidos humanos no son una excepción, así que nada de manoplas.

Entonces, ¿qué le pongo?

Lo que te haga ilusión, o sea, lo que quieras. Preferiblemente algo cómodo, los pijamas o peleles largos son una opción estupenda: sencillos de poner y holgados.

Si es posible, con pocos corchetes… Eso ya es manía mía, pero es que hay algunos que tienen tantos que no hay forma de atarlos en su sitio a la primera.

Por supuesto, evita los botones… No por el niño, si no por el adulto que tenga que pelearse con el tamaño de los ojales y los botoncitos, ante todo seamos prácticos.

Un arrullo, muselina, mantita… a modo de escudo ante manos que pretendan invadirle. Y no se lo quites mientras vas al coche, con la excusa de “a ver si se va a enfriar”. Aunque la verdad, si ya quieres llevarlo en un fular con un nudo adecuado para recién nacidos, llevarás las manos libres y tu criatura irá totalmente protegida.

Descubre cómo crear y cuidar un vínculo afectivo fuerte y saludable con tu bebé con el Seminario Online «El desarrollo del vínculo afectivo»

Contando con ir directamente a casa, no es probable que necesite en el trayecto cambio de pañal, o sea que el kit de salida de casa con pañales, toallitas y demás utensilios ahora no hacen falta.

En resumen, para la primera puesta del bebé: pelele, portabebé ergonómico, arrullo suave y si necesitas coger el coche, un buen sistema de retención infantil bien colocado.

Autor/a

  • Las caderas del bebéLa cadera es una articulación esférica porque la parte superior del hueso del fémur tiene forma de esfera y encaja en una parte del hueso de la pelvis (zona también esférica pero cóncava). En el…

Источник: https://www.criarconsentidocomun.com/salir-del-hospital-la-primera-puesta-del-bebe/

La lista para el hospital: ¿qué necesita tu canastilla de bebé?

El primer día del bebé en el hospital

Cuando se acerca el momento del parto, alrededor de los siete meses de embarazo, la futura mamá tiene que preparar la canastilla del bebé con todo lo que necesitará para la estancia en el hospital después del nacimiento del pequeño, tanto para el bebé como para ella.

Para ello, aunque todavía falten algunas semanas para la fecha del parto, es aconsejable que no esperes hasta el último momento para preparar la maleta del hospital, que ya el parto podría adelantarse y siempre es más prudente tenerlo todo listo.

Lista de los productos para la canastilla del bebé

Toma nota de esta lista con todo lo que necesitarás para la canastilla del bebé durante tu estancia en el hospital. 

(Te interesa: Primera puesta del recién nacido)

5-6 mudas completas

Lo ideal es preparar las mudas completas, es decir, toda la ropita que habrá qué poner al bebé para vestirle a diario, en bolsas separadas, para facilitar la tarea a las enfermeras y asegurarte de que le pondrán lo que tú quieres que lleve. 

Ten en cuenta que, cuando hablamos de «mudas completas» nos referimos al conjunto de: camiseta y ranita, o bien bodi, pelele o conjunto de jersey y pantalón, pijama, calcetines o patucos, gorrito y babero.

Camisetas de batista y de algodón. La batista es un tipo de tejido ligero de lino o algodón, muy suave y delicado, que se utiliza para confeccionar ropita de bebé y otras prendas delicadas, como pañuelos.

Tradicionalmente, las abuelas o las mamás se dedicaban a coser camisetas de batista para los recién nacidos. Este fino algodón, o lino, es un tejido natural, preferiblemente blanco o crema, ideal para la delicada piel del recién nacido.

De todos modos, las camisetas de algodón para recién nacido son perfectas también.

Ranitas. La ranita es una prenda de una pieza que deja las piernas al descubierto. Es una especie de braguita que se suele utilizar en combinación con una camiseta interior.

Las ranitas hacen las veces de braguitas y de cubrepañal, para proteger la ropita del bebé y para que el pañal no se vea directamente.

Las ranitas, al igual que los bodies, se suelen ensuciar con frecuencia en las primeras semanas del bebé, así que lo ideal es que tengas varias, para posibles imprevistos.

Bodies de algodón. El bodi es muy práctico, ya que cuenta con unos botones automáticos en la abertura inferior, que permiten abrir y cerrar la prenda fácilmente cuando hay que cambiar el pañal al bebé.

Durante las primeras semanas, es conveniente que te hagas con una buena reserva de bodies de algodón, puesto que es una prenda que se ensucia con facilidad durante el cambio de pañal, o bien con las caquitas más bien líquidas de los recién nacidos.

Sin embargo, es mejor que los compres sobre la marcha, para evitar que se le queden pequeños antes de estrenarlos.

 Jerseys y pantaloncitos. Son prendas imprescindibles para vestir al bebé, y aquí la oferta es infinita. Los hay confeccionados con hilo o perlé, de lana, de algodón, afelpados, de verano, de invierno, de entretiempo… ¡Disfrutarás eligiendo pantaloncitos y jerseys para tu bebé! Si es una niña, también puedes comprar vestiditos y conjuntos de dos piezas preciosos.

Pijamas. Los pijamitas de cuerpo entero, provistos o no de pies, son muy prácticos en invierno, ya que evitan que el bebé coja frío en la barriguita o la espalda.

En verano, el bebé se puede poner a dormir sin pijama, incluso solo con un bodi de tirantes o solo con el pañal, si el bochorno aprieta. En primavera y otoño, se le puede poner un pijama fino de algodón, y no es necesario que tenga pies.

En invierno, se puede optar por un pijama de felpa algó más grueso, pero dependerá de la temperatura del hogar y de si la calefacción está encendida.

Peleles. El pelele es una prenda ideal para vestir al bebé. Es una pieza de cuerpo entero que suele estar provista de aberturas en la espalda y en la parte inferior, para cambiar el pañal fácilmente. Muchos modelos de pelele también se pueden usar como pijamas. En cuanto a los tejidos, siguen la misma lógica que los pijamas.

Calcetines o patucos. Los patucos se solían utilizar más hace unos años, y era tradición que las abuelas o las tías los tejieran con lana o los hicieran de ganchillo. ¡No obstante, tejer y hacer crochet vuelve a estar de moda! Lo importante es elegir hilos suaves e hipoalergénicos, que no irriten la piel del bebé.

Baberos, para la lactancia. La puesta en marcha de la lactancia requiere un «rodaje», tanto para el bebé como para la mamá. Tanto si das el pecho a tu hijo como si le alimentas con biberón, el bebé echará una pequeña cantidad de leche cuando realice la toma.

El babero es imprescindible para que no se moje la ropita. Lo ideal es que cuente con una parte impermeable, para evitar que la humedad traspase el babero y acabe mojándole la ropita.

Cuando se pone al bebé a hacer el eructo, el pequeño puede regurgitar un poco de leche, así que lo mejor es tener el babero preparado en todo momento.

2 gorros de lana o de algodón. Su finalidad es proteger del frío la zona de la cabecita del bebé. Se siguen pidiendo en muchos hospitales, si bien su uso pertenece más bien al pasado.

Los protocolos hospitalarios de hace unos años consistían en lavar y vestir al bebé nada más nacer, para luego entregárselo a su madre. Para mantener el calor de su cuerpo, el bebé se vestía y se le ponía el gorrito.

Hoy en día, el bebé se suele poner encima de la madre al nacer, e incluso empieza a succionar el pecho en ese mismo momento. El calor de la mamá es suficiente, pero la tradición de ponerle un gorrito se sigue manteniendo. 

Recuerda que toda la ropita del bebé se debe lavar antes con un jabón neutro. Además, debes retirar las etiquetas y cualquier elemento que pueda irritar la piel del bebé o molestarle con el roce.

Pañales para recién nacido

En algunos hospitales, no es necesario llevar pañales para el recién nacido, puesto que el mismo hospital ya los proporciona.

Sin embargo, normalmente, los hospitales suelen pedir un paquete de pañales para recién nacido. Lo habitual para el hospital es llevar pañales desechables, de usar y tirar.

Pero ya en casa, si lo prefieres, debes saber que también existen los pañales de tela, con todas sus ventajas e inconvenientes.

(Te interesa: El cambio de pañal, paso a paso)

Para su aseo

  • Aceite o leche limpiadora
  • Jabón neutro
  • 2 esponjas suaves para bebé
  • Cremita para el cambio de pañal
  • 1 paquete de toallitas húmedas desechables
  • Colonia de bebés y peine o cepillo suave
  • Una botellita de alcohol de 70º, para curar el ombliguito, si te lo piden en el hospital
  • 1 palangana pequeña, si te la piden en el hospital

(Te interesa: El aseo del recién nacido)

Arrullo

Básicamente, un arrullo es un cuadrado grande de tela que sirve para envolver al recién nacido y «arrullarle». Su función es contener al bebé, hacer que se sienta protegido y calentito, acostumbrado como está al calor y el espacio reducido del interior del útero materno.

El arrullo puede ser fino o más grueso: un fular, una muselina, una toalla, una mantita… Todos ellos pueden hacer las veces de arrullo.

Lo mejor es que lleves uno o dos en la maleta del hospital, uno más finito y otro más grueso para la salida del hospital, por ejemplo, aunque también depende de la estación del año en la que nazca el bebé. 


(
Te interesa: 3 formas de envolver al bebé en un arrullo)

Una manta de lana en invierno y de algodón en las demás estaciones

Al igual que el arrullo, la manta sirve para envolver al bebé y hacer que se sienta protegido y contenido.

Además, le protege del frío cuando sale del hospital, sobre todo, si nace en otoño o en invierno.

Puedes elegir entre la amplia oferta de mantas de algodón o de lana, dependiendo de la temperatura interior y exterior. Lo importante es que el tejido con el que esté confeccionada no irrite la delicada piel del bebé.

Para el traslado del hospital a casa

  • Uncapazo portabebés o sillita de auto, para llevarle a casa cuando te den el alta (se puede traer el último día)
  • Una muda para cuando salga del hospital
  • Un saquito para bebés, para protegerle del frío al salir del hospital, o bien un arrullo o un fular, si hace buen tiempo.

Selección de productos para la canastilla del bebé

A continuación, te ofrecemos una selección de productos para añadir a la maleta del hospital.

¿Qué llevar al hospital para dar a luz?

Juana María Vázquez Lara, matrona y Coordinadora de la Unidad de Docentes de Matronas de Ceuta, te ofrece algunos consejos y pautas a seguir sobre qué llevar al hospital para el nacimiento del bebé. 

(Te interesa: Lista del hospital para la mamá)

La jornada de las cuatro integrantes del Grupo de Matronas del Hospital Universitario Quirónsalud Madrid comienza temprano y, en muchas ocasiones, se prolonga durante 24 horas. En el transcurso del día, Teresa Osa, María Cantos, María Sánchez y Aurora Martínez van llegando a la planta de Partos del hospital y ocupando su lugar.

(Te interesa: La matrona, cada vez más valorada)

Unas a otras se explican lo que ha ocurrido hasta el momento y se ayudan en lo que pueden.

Hablando con ellas, descubrimos que son cuatro matronas muy diferentes entre sí, aunque todas comparten la misma ilusión por su trabajo, que reconocen es uno de los mejores que existen.

Y es que tanto la coordinadora del Grupo, Teresa, como las tres matronas que trabajan con ella, Aurora y las dos Marías, siguen emocionándose cada vez que asisten un parto y ayudan a traer al mundo a un bebé.

Por este motivo, y como hemos podido comprobar durante las 24 horas que hemos pasado con ellas, forman un equipo perfecto, en el que reina el compañerismo, la admiración de unas por otras y una excelente conexión, que se palpa en el ambiente.

(Te interesa: El papel de la matrona)

“Todas hablamos el mismo idioma en lo que respecta al trato a las mujeres y a la forma de dar un servicio de calidad”, afirma María Cantos.

Y, aunque sólo hemos podido conocer a estas cuatro matronas, Teresa Osa no quiere olvidarse del resto del equipo, formado por Mª Paz, Eva, Laura, Cecilia, Pepa,Ana, Agnieszka, Yolanda, Marta, Elena y Julita, “cuya implicación en el trabajo hace más fácil sacar adelante nuestro proyecto, que es ayudar a nacer”, concluye la coordinadora.

Источник: https://mibebeyyo.elmundo.es/parto/preparacion/lista-hospital-bebe

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: