Embarazo con lupus

Lupus y embarazo

Embarazo con lupus

El lupus es una enfermedad autoinmune. Esto significa que el sistema inmunitario ataca a las células y tejidos sanos por error. El lupus eritematoso sistémico (LES) es el tipo más común.

Si tiene lupus y está embarazada o está tratando de quedar embarazada, es posible que le preocupe cómo este le afectará a usted y a su bebé. La mayoría de las mujeres que tienen lupus pueden tener embarazos normales y bebés sanos.

Sin embargo, se considera que todas las mujeres que tienen lupus y están embarazadas tienen un embarazo de «alto riesgo». Es importante planificar con anticipación y obtener atención médica adecuada antes, durante y después del embarazo.

El camino hacia una mejor salud

Si tiene lupus, el mejor momento para quedar embarazada es cuando su enfermedad está bajo control o en remisión (durante al menos 6 meses). Indíquele a su médico que está planeando quedar embarazada. Es posible que su médico quiera hacer análisis de sangre y de orina. Estas pruebas pueden ayudar a sus médicos a saber qué observar durante el embarazo.

Hable con su médico sobre cualquier medicamento que esté tomando antes de quedar embarazada. Algunos medicamentos utilizados para tratar el lupus son seguros durante el embarazo. Algunos no lo son. Es posible que su médico cambie algunos de sus medicamentos. Su médico también puede recomendarle que tome nuevos medicamentos que pueden ayudar a prevenir problemas durante el embarazo.

Después de quedar embarazada, asegúrese de recibir atención prenatal regular. Informe a su médico sobre cualquier síntoma de lupus que pueda tener. Su médico querrá vigilarla muy de cerca durante el embarazo para que cualquier problema pueda identificarse y tratarse desde el inicio.

La mayoría de las mujeres que tienen lupus dan a luz a bebés sanos. Sin embargo, aumenta el riesgo de ciertos problemas durante el embarazo, que incluyen:

  • Presión arterial elevada en el embarazo, lo cual puede indicar hipertensión gestacional o preeclampsia.
  • Los síntomas incluyen:
    • Aumento repentino de la presión arterial.
    • Retención de líquidos con hinchazón de las piernas.
    • Grandes cantidades de proteína en la orina.
  • Coágulos de sangre. Los coágulos de sangre pueden interferir con el suministro de oxígeno y nutrientes que la placenta le brinda al bebé. Los coágulos de sangre también pueden poner en riesgo la salud de la madre.
  • Nacimiento temprano (parto prematuro). La hipertensión inducida por el embarazo o los coágulos de sangre que afectan la placenta pueden aumentar el riesgo de un parto prematuro.
  • Las mujeres que tienen lupus tienen un mayor riesgo de aborto espontáneo (alrededor del 10 %).

Si queda embarazada mientras tiene síntomas de lupus, tiene un mayor riesgo de presentar problemas. Es posible que necesite un monitoreo adicional si:

  • Los riñones, el corazón o los pulmones se ven afectados por el lupus.
  • Tiene presión arterial alta.
  • Tuvo problemas durante un embarazo anterior.
  • Tiene ciertas proteínas en la sangre que pueden causar complicaciones.

El lupus no es hereditario. Sin embargo, el lupus parece presentarse en ciertas familias. Un número muy reducido (alrededor del 3 %) de bebés nacidos de mujeres que tienen lupus presentan lupus neonatal. El lupus neonatal no es igual que el lupus en adultos. Parece ser causado por proteínas en la sangre de la madre que pasan al bebé al nacer.

La mayoría de los síntomas del lupus neonatal desaparecen durante los primeros meses después del nacimiento.

Estos síntomas pueden incluir un sarpullido en el rostro, la cabeza y el pecho, y problemas con el hígado y el recuento de glóbulos en la sangre.

En raras ocasiones, los bebés que tienen lupus neonatal también pueden tener un problema cardíaco que afecte los latidos del corazón. Este problema puede ser grave pero es tratable.

Aspectos a tener en cuenta

El embarazo se considera de alto riesgo para las mujeres que tienen lupus.

Pueden estar en mayor riesgo las mujeres que tienen presión arterial alta, enfermedad pulmonar, insuficiencia cardíaca, insuficiencia renal crónica, enfermedad renal, antecedentes de accidente cerebrovascular o antecedentes de preeclampsia.

Las mujeres que tienen lupus y están embarazadas tienen más probabilidades de desarrollar presión arterial alta, diabetes y problemas renales, especialmente si toman corticosteroides durante el embarazo.

Los brotes (cuando los síntomas empeoran o «se agudizan») del lupus son poco frecuentes durante el embarazo. A menudo ocurren en el primer o segundo trimestre y generalmente son leves. Los brotes a menudo se tratan fácilmente con esteroides. Los signos y síntomas más comunes de estos brotes incluyen artritis, sarpullido y fatiga.

Su médico controlará los síntomas de lupus y el progreso durante el trabajo de parto y el alumbramiento. Es posible que quiera que le hagan una cesárea si usted o su bebé tienen algún problema que podría empeorar durante el estrés de un parto vaginal.

Si está embarazada y tiene lupus, también debe planificar el apoyo después del parto. Es difícil saber cómo se sentirá después de dar a luz a su bebé.

Algunas mujeres pueden experimentar un brote de síntomas durante el embarazo o en las semanas y meses posteriores al parto. Establezca un plan en caso de que lo necesite.

Pida ayuda y apoyo a su cónyuge o pareja, a otros familiares y a sus amigos.

Preguntas para hacerle a su médico

  • ¿Los medicamentos que estoy tomando son seguros durante el embarazo? ¿Hay nuevos medicamentos que debería tomar?
  • ¿Será seguro que tome mis medicamentos contra el lupus durante la lactancia?
  • ¿Hay algún síntoma que pueda empeorar durante o después del embarazo?

Recursos

U.S. Department of Health & Human Services, Office on Women’s Health: Pregnancy and lupus

Copyright © American Academy of Family Physicians

Esta información proporciona una visión general y puede que no se aplique a todos. Hable con su médico de familia para averiguar si esta información se aplica a usted y para obtener más información sobre este tema.

Источник: https://es.familydoctor.org/lupus-y-embarazo/

¿Embarazada con lupus eritematoso? Es posible

Embarazo con lupus

El lupus eritematoso sistémico (LES) es una enfermedad autoinmune, es decir, que el propio sistema inmune del paciente ataca a sus órganos y tejidos produciendo inflamación y daño en los mismos.

Es sistémico porque puede afectar a cualquier parte del cuerpo y es crónica, no tiene cura, pero se puede controlar bien con diferentes fármacos que regulan el sistema inmune y controlan la inflamación.

Los síntomas más frecuentes son los que afectan a la piel (eritema en alas de mariposa en la cara… ) y a las articulaciones; pero también se pueden afectar las células de la sangre (glóbulos rojos, plaquetas…), riñón

Se trata de una enfermedad que cursa con períodos de estabilidad clínica (sin síntomas o con muy pocos síntomas) con otros de exacerbación o más actividad que pueden ser leves o más graves.  

En mujeres con lupus que desean gestación, aconsejamos la realización de una consulta preconcepcional con sus médicos habituales y con un obstetra especializado en gestaciones de alto riesgo:

  • Se valoran factores de riesgo que afectasen al pronóstico de la gestación (por ejemplo, presencia de anticuerpos antifosfolípidos, anticuerpos anti-Ro y/o anti-La, la afectación renal y actividad de la enfermedad).
  • Se aconseja intentar gestación en período de inactividad y se valora la medicación que esté tomando la paciente para informarle sobre la necesidad de abandono de alguna de ellas por incompatibilidad durante la gestación, así como cambio o mantenimiento de determinados fármacos.
  • Se aconsejará como al resto de las mujeres que desean gestación, los suplementos vitamínicos preembarazo (ácido fólico y yodo), ejercicio físico y dieta mediterránea saludable.

No necesariamente.

Existe una clásica asociación de las hormonas sexuales femeninas a la aparición de brote, y el embarazo es una de esas situaciones en las que podría aumentar el riesgo de actividad de la enfermedad.

En general, si ocurren, suelen ser brotes leves, similares a los que la paciente tiene habitualmente y sobre todo en segundo o tercer trimestre y en el puerperio.

Aunque siempre hay que estar alerta de brote en otros órganos.

Hoy día, el mantenimiento fármacos como la hidroxicloroquina (HCQ) durante la gestación ha hecho que disminuya mucho el riesgo de tener actividad.

De hecho, el abandono de el mismo se considera factor de riesgo para aparición de brote, así como el haber tenido muchos en el último año y el brote cercano a la gestación.

¿Podré hacer una vida normal durante el embarazo?

Sí. Aunque se considere que el embarazo es de alto riesgo, esto no implica que no se pueda llevar una vida normal. Se intentará evitar de igual forma que fuera de la gestación, los eventos que puedan aumentar el riesgo de actividad de la enfermedad (estrés, cansancio, abandono de HCQ…).

Y por otro lado, es importante fomentar el mantenimiento de la actividad laboral de la gestante siempre y cuando no suponga riesgo para el embarazo, lo que se valora en las consultas así como el ejercicio físico moderado y adaptado a la gestación y una dieta saludable tanto para la madre como para el feto.

 Probablemente no, pero éste es uno de los motivos por los que se recomienda que el embarazo de una mujer con lupus sea planificado.

La consulta preconcepcional es importante para que la paciente conozca cuales son los riesgos que tiene su gestación, planificar el mejor momento para la misma y porque en ocasiones hay que hacer modificaciones en los tratamiento que la mujer presenta.

La valoración de los fármacos en la consulta preconcepcional incluye desde retirar fármacos durante un tiempo en concreto antes de intentar la gestación (por su incompatibilidad de uso ya que pueden producir malformaciones), cambio de medicación, así como introducción de nuevos fármacos (tanto para el control de la enfermedad como para disminuir el riesgo de determinadas complicaciones durante la gestación).  Hoy día se dispone de medicación compatibles con la gestación que permite a la paciente permanecer estable y con la menor actividad posible, estando toda esta valoración individualizada para cada mujer.

Si el embarazo transcurre sin complicaciones para la madre y para el feto se podrá llegar al término de la gestación y la mayoría conseguirán un parto vaginal normal.

En caso de precisar la inducción del parto, ésta se puede hacer del mismo modo que en el resto de las mujeres gestantes.

La cesárea como vía del parto se realizará según indicaciones obstétricas (presentación podálica, placenta previa…) y no por la enfermedad en sí misma, aunque siempre hay que individualizar los diferentes casos.

¿Podré dar lactancia materna?

La decisión de dar lactancia materna es de cada madre. Los beneficios de la lactancia materna son muchos (sistema inmunológico del recién nacido, alimentarse a demanda con lo que éste necesite, siempre preparado…) y en general se fomenta.

Es un tema a tratar a lo largo de la gestación fundamentalmente porque en necesaria la evaluación de los fármacos y su compatibilidad con la lactancia para no tener que tomar esa decisión sobre la marcha.

Hay muchos fármacos que se pueden usar durante este momento y hay otros que están contraindicados, que si la paciente necesita reiniciarlos rápidamente tras el parto para el control de su enfermedad, se debe inhibir la lactancia.

Los hijos de madres con lupus tienen más riesgo de ser más pequeños, sobre todo en aquellas pacientes que han estado activas durante el embarazo o son portadoras de anticuerpos antifosfolípidos.

La enfermedad activa también se asocia a más riesgo de parto prematuro, que es el que ocurre antes de la semana 37.

Pero en general, las mujeres que están estables a lo largo de la gestación con el tratamiento adecuado tienen recién nacidos a término y de peso normal para la edad gestacional.

¿Y más riesgo de malformaciones? 

El riesgo de malformaciones es el mismo que el de la población general, es decir, no está aumentado por la enfermedad per sé.

Por otro lado, las portadoras de anticuerpos anti-Ro y/o anti-La tienen un riesgo de en torno a 1-2% de bloqueo cardíaco congénito; esto es un bloqueo del sistema de conducción cardíaca del feto que va entre aurícula y ventrículo disminuyendo la frecuencia cardíaca normal.

En estas pacientes portadoras de estos anticuerpos en concreto, se realizan más controles ecográficos del corazón fetal para su diagnóstico precoz.

Artículos Relacionados La primera gran aventura del ser humano dura unas 40 semanas, el tiempo aproximado de una gestación. El embarazo humano dura una media de 40 semanas, que pueden traducirse también en meses, unos 9 (o bien 10 meses lunares de 28 días). La gestación de un niño supone 280 días aproximadamente… Calculadoras del embarazo Para utilizar esta rueda del embarazo o gestograma, introduce la fecha de la última regla (FUR) y haz clic sobre el botón que calculará tu fecha probable de parto y tus semanas de embarazo actuales. Además, nuestra rueda del embarazo te informa de las ecografías, analíticas y otras pruebas… Calculadoras del embarazo Cómo calcular tu peso ideal en tu embarazo Mediante esta calculadora del peso ideal en el embarazo es posible controlar el aumento de peso en cada semana de gestación y compararlo con el rango de peso considerado como saludable para ese periodo. No olvides que es imprescindible llevar una… Aunque en las semanas 1 y 2 del embarazo aún no se ha producido la concepción, la futura madre debe actuar como si ya se encontrase embarazada. Al no haber gestación, no experimentarás los típicos síntomas del embarazo. Pero para el buen desarrollo embrionario y fetal, conviene que desde…

Источник: https://www.natalben.com/embarazo-lupus-enfermedades-cronicas-control-tratamiento

Lupus: cómo planificar un embarazo

Embarazo con lupus

El lupus es una enfermedad que no afecta a la fertilidad de la mujer, sin embargo, una vez logrado, las futuras madres podrían sufrir complicaciones, por lo que planearlo con antelación es necesario para pueda desarrollarse de forma normal.

Como explica Eduardo Úcar, presidente de Honor de la Sociedad Española de Reumatología (SER) y reumatólogo en el Hospital de Basurto, especialista en esta enfermedad, muchas de las mujeres con lupus que buscan consejo en su especialista para planear un embarazo, superan los 30 y 35 años de edad.  Como en el resto de mujeres, el retraso de la edad de maternidad, aumenta el riesgo de infertilidad, abortos, diabetes gestacional, preeclamsia y muerte fetal, por lo que las mujeres con lupus en esta edad tienen complicaciones adicionales durante el proceso.

¿Es peligroso un embarazo con lupus?

“El LES confiere un mayor riesgo para la madre y el feto y aproximadamente un 10 por ciento de los embarazos acabarán en aborto”, explica el experto, que aclara que el pronóstico mejora cuando la enfermedad ha estado al menos seis meses previos a la concepción con escasa o nula actividad y no precisa medicaciones que contraindiquen o aumenten los riesgos de su embarazo.

Úcar reconoce que durante el embarazo hay más riesgo de que el feto presente retraso en el crecimiento uterino, abortos, partos pre término y lupus neonatal, aunque el riesgo de desarrollarlo una vez ha nacido es de una probabilidad “extraordinariamente baja”.

En cuanto a cómo afecta un embarazo a la salud de una madre con lupus, el reumatólogo recuerda que los síntomas de su enfermedad podrían aumentar con más frecuencia y que hay un mayor riesgo de sufrir trombosis, infecciones e hipertensión arterial, entre otras complicaciones.

“Las probabilidades de abortar están directamente relacionadas con la actividad de la enfermedad, alcanzando un 80  por ciento en el caso de embarazos con LES activo y tan sólo un 5 por ciento en el caso de LES inactivos”, aclara Úcar.

En cuanto a los bebés prematuros, el doctor asegura que el recién nacido prematuro tiene los mismos riesgos y requerirá de los mismos cuidados que los de las madres sanas, salvo los casos de madres portadoras de algunos anticuerpos, que predisponen al Lupus Neonatal. “Afortunadamente, esta complicación es muy poco frecuente, un 1 a 2  por ciento de los hijos de madres portadoras de dichos anticuerpos”, recalca.

Planear el embarazo

El primer paso para una mujer con lupus busca un embrazo es acudir a un ginecólogo y a un reumatólogo que le expliquen bien estos riesgos.

Una vez ahí, recibirá información de cómo minimizarlos, qué opciones de tratamiento tiene, cuál es el manejo del embarazo en su caso y las alternativas de reproducción existentes.

“Gracias a esta información podrá planificar el mejor momento para embarazarse”, explica Úcar, quien también añade que lo ideal es que sea remitida, si es posible, a un equipo multidisciplinario donde un ginecólogo y un reumatólogo, con experiencia en esta situación le podrán ayudar.

Para evitar los abortos, el experto recomienda buscar el momento más favorable para la concepción, que será “cuando la enfermedad haya estado inactiva, al menos, en los últimos seis meses, que no requiera medicación contraindicada en el embarazo” y que se haga con la supervisión de una Unidad especializada formada por un ginecólogo y un reumatólogo especializados.

En cualquier caso, la medicación no se abandonará, si no que se mantendrán los medicamentos más habituales en esta enfermedad, como la hidroxicloroquina, aspirina y corticoide a dosis bajas requeridas.

Además, el especialista señala que se administrarán las mismas medicaciones preventivas y se someterán a los mismos controles que a los embarazos de madres sanas: se recetará “ácido fólico y se recomendará llevar una alimentación variada, rica en calcio, realizar ejercicio, evitando el tabaco, el alcohol y otros tóxicos, junto a un control del peso”, apunta.

*Vídeo realizado por el Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos.

Ver también:

Lupus: una enfermedad sin cura

Ocho preguntas frecuentes sobre el aborto espontáneo

¿Por qué no me quedo embarazada?

  • Google +
  • E-mail
  • Imprimir

Источник: https://cuidateplus.marca.com/reproduccion/embarazo/2017/05/10/lupus-como-planificar-embarazo-143153.html

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: