Embarazo y acné

Cambios en la piel durante las primeras semanas de embarazo

Embarazo y acné

Durante el embarazo, el cuerpo experimenta cambios hormonales, vasculares y metabólicos que pueden afectar a la piel. Por esta razón es normal que la piel sufra alteraciones que pueden variar de una mujer a otra.

Los cambios en la piel durante las primeras semanas de embarazo están influidos por dos factores.

Uno de ellos es el tipo de piel de cada mujer, mixta, seca o grasa, va a influir de manera determinante en la aparición de estos cambios y el otro son las variaciones hormonales.

Por esto, es importante destacar que mientras que las pieles secas son más propensas a la aparición de estrías y necesitan mayor hidratación, las pieles grasas necesitan una limpieza diaria más meticulosa para evitar el acné. Estos son los cambios más frecuentes que aparecen en la piel de la mujer embarazada:

Manchas en la piel de la embarazada

En un alto porcentaje de mujeres embarazadas aparecen manchas oscuras en la piel como consecuencia de una de las hormonas que se encuentran elevadas en la gestación, produciendo un aumento del pigmento en la piel (melanina) y causando el oscurecimiento de las areolas, la región genital y la línea alba del abdomen.

Otra mancha frecuente es el denominado “cloasma” gravídico, que es un aumento de melanina en forma redondeada que aparece en una o en ambas mejillas, frente o nariz, también conocido como la «máscara del embarazo». Estas manchas y cambios de pigmentación suelen aparecer durante el segundo o tercer trimestre del embarazo y desaparecen después del parto.

Una medida eficaz para evitar la progresión de la pigmentación en la piel es el uso de cremas solares con alta protección, ya que la exposición solar empeora la situación.

Piel grasa durante el embarazo

Puede dar lugar a la aparición de acné, debido a los cambios hormonales. Y aunque es difícil de elimina totalmente, estos son algunos consejos que pueden mantener los “granos” a raya:

  1. Sigue una dieta equilibrada, no abuses de las grasas, los fritos y los dulces, es bueno para ti y para tu bebé.
  2. Bebe abundante a agua a diario, es el mejor purificante de la piel.
  3. Limpia la cara 2 veces al día con un jabón suave y usa un tónico sin alcohol después.
  4. Usa una crema hidratante sin grasa para mantener la piel bien hidratada.
  5. Elige productos para el cuidado de la piel y maquillaje que no obstruyan los poros y que no sean grasos.

Consulta siempre a tu matrona o ginecólogo antes de usar cualquier medicamento para el acné de venta en farmacias, ya que pueden contener componentes no recomendables durante la gestación.

Piel seca en la gestación

La piel puede pasar de estar grasa a seca en menos de un mes, debido a que las hormonas fluctúan de forma natural. Una piel demasiado seca puede manifestarse con picores, descamación o incluso grietas y heridas.

  1. Es fundamental mantener la piel muy hidratada, preferiblemente aplicar las cremas después del baño o la ducha, cuando la piel todavía este húmeda.
  2. Bebe mucho líquido, preferiblemente agua, las cremas tópicas hidratan la piel desde el exterior, pero el agua ayuda a hidratar tu piel desde el interior.
  3. Elimina las células muertas de la piel con un limpiador suave y que contenga avena o leche de almendras.
  4. Los lavados o baños demasiado frecuentes y con jabón, resecan más la piel, procura realizar duchas rápidas sin gel o con un jabón de ph neutro.
  5. No abuses de los perfumes o colonias.
  6. Humedece el ambiente. También puedes mantener el ambiente de la habitación con humedad, sobre todo en los meses de calor.

Picores en el cuerpo en el embarazo

Aunque es común la aparición de picazón durante el embarazo y la causa puede ser una piel demasiado seca, también puede estar relacionado con una alteración funcional del hígado, inducida por las hormonas del embarazo. Normalmente aparece durante el segundo o tercer trimestre del embarazo y es muy importante que lo consultes con tu ginecólogo.

Para aliviar la picazón puedes utilizar lociones naturales de avena, ya que tiene efecto suavizante, calmante y antipruriginoso sobre la piel. Mantén la piel hidratada y no abuses de las colonias ni perfumes.

Evita la aparición del estrías en el embarazo

Según avanza el embarazo, la distensión de la piel a nivel abdominal, como consecuencia del crecimiento uterino, puede provocar la aparición de estrías en un gran porcentaje de mujeres. Durante el embarazo, las estrías tienen un color rosado-rojizo, adoptando luego un aspecto blanquecino.

Los sitios en donde más frecuentemente aparecen son el abdomen, los senos y las caderas. Su tratamiento es bastante dificultoso sobre todo cuando ya han aparecido, por eso es fundamental un tratamiento preventivo manteniendo la piel muy hidratada.

Aplica lociones específicas para estrías a diario o usa regularmente aceite de rosa mosqueta o de almendras.

Otros cambios en la piel

Pueden ser el aumento de la sudoración, la aparición de vello en la cara, brazos y piernas que suele desaparecer dentro de los seis meses postparto, las uñas se vuelven frágiles y quebradizas o arañas vasculares debido a la dilatación de los vasos sanguíneos. Recuerda que ante cualquier situación que llame tu atención debes consultar con tu ginecólogo. Será él quien te aconsejará y tratará si es necesario.

Ana Tejeda.
Matrona

Источник: https://www.conmishijos.com/embarazo/semana-a-semana/cambios-en-la-piel-durante-las-primeras-semanas-de-embarazo/

Acné durante el embarazo: causas y tratamiento

Embarazo y acné

Es frecuente que si tenemos alguna afección en la piel esta mejore durante la gestación. Aunque, por el contrario, también existe un gran número de embarazadas que sufren de acné u otros procesos dermatológicos cuando antes no tenían este tipo de problemáticas. ¿Por qué sucede esto? ¿Es normal? ¿Qué tratamiento puede seguirse?

Desde Bio-Oil® nos hemos propuesto aclararte todas las dudas que puedan surgirte en torno a este tema, así como facilitarte las recomendaciones necesarias para tratar y prevenir estos casos. No te pierdas nuestro artículo en profundidad sobre el acné durante el embarazo y ¡olvídate de preocupaciones extra!

¿Qué es el acné?

El acné es una patología cutánea, de carácter inflamatorio, originada por la acción de una infección bacteriana.

Las glándulas sebáceas, que como su nombre indica son las encargadas de sintetizar el sebo (que es la sustancia que se encarga de “lubricar” y proteger la superficie de la piel), producen unas secreciones excesivas de grasa.

Y, combinadas con las células muertas de la piel, bloquean el folículo piloso dando paso a la respectiva infección.

Causas: ¿por qué puede aparecer acné durante el embarazo?

Tal y como explicamos en el artículo “¿Cómo cambia la piel durante el embarazo?”, desde el inicio de la gestación hasta el momento del nacimiento del bebé experimentarás muchas transformaciones. Y es que el embarazo supone una auténtica revolución hormonal.

Además de los cambios más obvios, también se producen otros muchos que no se perciben a simple vista como, por ejemplo, el incremento de los niveles de estrógenos y la progesterona, al igual que la hormona estimulante de los melanocitos y los glucocorticoides.

Los especialistas afirman que, de una manera u otra, este cóctel hormonal acaba afectando a tu piel.

Y algunas veces se traduce en un aumento notorio de la secreción de la grasa cutánea, dando paso a una infección de la glándula sudorípara o de los folículos pilosos.

O, dicho de otro modo, esta sublevación de hormonas acaba causando acné. La menstruación y el consumo de anticonceptivos figuran también entre los posibles desencadenantes.

Por el contrario, curiosamente, la mayoría de mujeres que padecían acné antes de quedarse embarazadas, manifiestan mejoras muy notables a lo largo del periodo de gestación.

Causas erróneas: leyendas urbanas sobre el acné

  • Alimentación. Desde hace décadas se viene especulando si existe una relación directa entre la dieta y el empeoramiento del acné. Se afirmaba que alimentos como el chocolate, la leche o el azúcar podían estar relacionados. Sin embargo, numerosos estudios no han podido corroborar esta hipótesis. Por el contrario, algunos ensayos científicos han demostrado que los niños y adolescentes que mantienen dietas ricas en glucosa suelen padecer un acné más severo.
  • Higiene personal deficiente. El acné no lo causa la suciedad. Los bloqueos que lo originan se producen dentro del canal folicular, así que eliminarlos con un simple lavado resulta imposible. Si abusamos del lavado exhaustivo de la piel, no solamente no reduciremos el acné si no que lograremos el efecto contrario, empeorarlo. ¿Por qué? Porque el jabón que utilizamos u otros productos relacionados con la higiene facial pueden contener en su formulación sustancias comedogénicas. Es decir, aquellos elementos que facilitan la obstrucción del poro, promoviendo la aparición de infecciones. ​

Consejos básicos para tratar el acné

¿El acné puede prevenirse? Resulta muy difícil. ¿Por qué? Porque nace en la dermis media y no se percibe hasta que los granitos no surgen a la superficie. Lo que sí podemos hacer es controlarlo en el momento en que se manifiesten las primeras señales.

En Bio-Oil te recomendamos que sigas los siguientes consejos para controlar y tratar el acné durante el embarazo:

  • Acude al dermatólogo al menor síntoma. Tanto si estás embarazada como si no, siempre debes acudir al dermatólogo en cuanto empieces a notar los síntomas característicos del acné, sin la necesidad de esperar a lesiones graves que nos puedan dejar cicatrices para siempre. El especialista en cuestión es el único que puede realizar un diagnóstico certero y aplicar el tratamiento o medicación más adecuados para ti. Además, existen medicamentos, como Roacutan (es el tratamiento más popular contra el acné grave), que están contraindicados para las mujeres embarazadas. De ahí que los expertos alerten sobre el peligro que tiene automedicarse.
  • No te rasques y llénate de paciencia. Afrontar la enfermedad con éxito implica no tocarse ni rascarse los granitos, así como dejar que la piel respire en contacto con el aire. Y, recuerda, el elemento clave para tratar el acné es la paciencia y perseverancia durante la terapia, ya que como mínimo puede tardar hasta 3 meses en curarse.
  • Los hábitos saludables siempre suman en contra del acné. Los dermatólogos insisten en desterrar los mitos que hemos detallado anteriormente, aunque señalan que los hábitos saludables en general resultan favorables al tratamiento del acné. Además de llevar una dieta sana y equilibrada, se aconseja beber mucha agua, evitar el estrés, respetar las horas y calidad del sueño, así como practicar ejercicio periódicamente.
  • Higiene diaria muy suave y con productos no comedogénicos. La Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV) recomienda limpiar la cara dos veces al día para suprimir las células muertas que pueden bloquear los poros. Cualquier medida por encima de las recomendadas por la AEDV puede empeorar el acné e incluso provocar nuevas lesiones o resecar la piel. Por último, es imprescindible usar productos de higiene neutros, que no sean grasos y sobre todo no comedogénicos, para evitar agravar la enfermedad. Cuando realices la higiene diaria es importante que no frotes tu cara con la toalla, si no que la seques dando suaves toquecitos.
  • Evita el uso de maquillaje. Prescinde, en la medida de lo posible, del uso de cualquier tipo de maquillaje, ya que tapona los poros de la piel y podrían hacer que el acné se volviera más riguroso. Una vez más, es mucho mejor llevar la piel limpia y que respire.
  • El sol, ¿amigo o enemigo del acné? Existe mucha controversia entre los especialistas acerca de si es conveniente o no tomar el sol para tratar el acné. Pero sí coinciden en que, fuera de las horas de mayor radiación, el sol seca la grasa cutánea, pero si aquella es intensa produce el efecto contrario. No te la juegues, mejor consulta este punto con tu dermatólogo de confianza, nadie mejor que él te dirá qué es lo mejor en tu caso. Aprovechamos este punto para comentarte que el protector solar que debes utilizar durante el embarazo, no debe contener PABA (ácido paraaminobenzoico) y debe estar recomendado para pieles sensibles.

4 motivos por los que Bio-Oil resulta un buen aliado contra el acné

  1. El aceite Bio-Oil, avalado por 14 ensayos clínicos y más de 300 premios internacionales, posee un alto contenido en vitamina A, imprescindible para ayudar a tratar el acné u otras erupciones cutáneas leves.

    La vitamina A promueve la formación de colágeno y contribuye a la renovación de la piel, así como a la reducción de la producción de sebo.

  2. Bio-Oil es un aceite no graso y no comedogénico porque se le ha añadido PurCellin Oil™, un componente patentado por la marca.

    Se trata de un aceite ligero libre de parabenos, que no obstruye los poros de la piel y garantiza que todos los beneficios de las vitaminas y los extractos vegetales sean absorbidos eficazmente.

  3. Producto seguro para mujeres embarazadas.

    Bio-Oil se ha sometido a evaluaciones de seguridad de conformidad con el Reglamento del Parlamento Europeo y del Consejo en materia de productos cosméticos.

    El perfil toxicológico, la estructura química, el nivel de inclusión y el nivel total de exposición diaria de cada componente utilizado han sido evaluados y considerados como seguros para su uso, incluso en mujeres encinta.

    Atención: Si estás embarazada, recuerda aplicar Bio-Oil 2 veces al día desde el inicio del segundo trimestre (alrededor de la semana 13 de gestación) hasta unos meses después del parto.

  4. Bio-Oil, es líder mundial en el tratamiento de cicatrices, por lo que es sumamente recomendable para atenuar las marcas que te hayan podido quedar a raíz de un proceso riguroso de acné. Te aconsejamos nuestra guía “Aceites esenciales para mejorar las cicatrices”, que aglutina los mejores remedios para lograr atenuarlas y describe por qué Bio-Oil es tan efectivo en el tratamiento de las mismas.

Y recuerda: la aparición de acné durante la gestación suele ser bastante frecuente. Sigue nuestros consejos y ten en cuenta que conforme avanza el embarazo, al retener más agua, tu piel suele parecer más flexible y saludable. Y en pocos meses, lo más probable, es que vuelva de nuevo a su estado habitual.

Источник: https://cuidadosbiooil.com/acne-embarazo-causas-tratamiento/

Acné en el embarazo

Embarazo y acné

Durante el embarazo, los cambios hormonales en el cuerpo de la futura mamá son constantes.

Así como estas hormonas son las responsables, en ocasiones, de lucir un cutis o un cabello muy bonitos, también pueden jugar malas pasadas y ser las causantes de la aparición de acné, granitos y puntos negros en el rostro. Veamos cómo cuidar la piel de la cara durante en el embarazo.

Acné en el embarazo. Conoce los cambios en la piel durante las primeras semanas

El aumento de la actividad de las glándulas sebáceas en el embarazo puede favorecer la aparición de puntos negros y granos en la cara, algo que suele ocurrir durante el primer trimestre del embarazo. Este trimestre es el de mayor riesgo en este sentido porque se trata del período durante el cual el organismo debe hacer frente a una auténtica tormenta hormonal. 

Debes saber, si te aparecen granitos en la cara que, a medida que el embarazo avanza, estos granos tienden a atenuarse y, después del parto, van desapareciendo a medida que el organismo se equilibra a nivel hormonal. 

Las hormonas responsables de los cambios que se dan en el cuerpo durante el embarazo son:

  • Progesterona.
  • Lactógena.
  • Gonadotropina coriónica humana.
  • Estrógeno.

Piel más oleosa, o rostro radiante o acné y granitos

A medida que los niveles de estrógenos de la mujer aumenten, la piel se vuelve más oleosa porque la producción de grasa de los poros aumenta. El hecho que la piel sea más oleosa puede provocar dos situaciones:

  • Que el rostro irradie un brillo que hace que se vea más bonito y radiante.
  • Que el rostro desarrolla algún trastorno como el acné facial o la aparición de granitos y puntos negros. 

Una futura mamá que padece acné tiene las glándulas sebáceas con una secreción excesiva que provoca, junto con las células muertas de la piel, que el folículo piloso quede bloqueado. Al encontrarse taponado, la secreción de grasa provoca el  desarrollo de la bacteria Propionibacterium acnes, que produce una infección de pus en el poro, provocando el acné.

Remedios caseros para combatir el acné durante el embarazo

Aunque, en principio, no existe ninguna contraindicación para utilizar productos cosméticos específicos para el acné, con el fin de resolver el problema, siempre es conveniente consultar al ginecólogo antes de aplicarse cualquier producto, aunque su aplicación sea local. Por supuesto, hay que evitar los productos de dudosa procedencia, que suelen evitar los controles pertinentes.

Cuando el acné no es demasiado problemático, es preferible recurrir a remedios caseros:

1. Lavarse el rostro a menudo y correctamente

Es importante que te limpies la cara cada día, mañana y noche, pues de esta forma retirarás la acumulación de células muertas de la piel, una de las principales causas del acné. Mantener la piel limpia, usando un jabón específico y libre de aceites, será básico para evitar la acumulación de grasa y bacterias.

2. Desmaquillarse cada noche o evitar el maquillaje

También resulta básico llevar a cabo un buen proceso de desmaquillaje cada noche antes de acostarse, pues el maquillaje tapona los poros durante muchas horas y es importante retirarlo debidamente.

Durante la noche, la piel se oxigenea y es importante que esté limpia. Si padeces acné, lo ideal es que prescindas de maquillarte durante un tiempo. O, en todo caso, optes por maquillajes aptos para pieles grasos y con acné.

 

3. Usar un protector solar adecuado

El protector solar que uses durante el embarazo deberá ser específico para pieles sensibles y no debe contener PABA, un ácido paraaminobenzoico, pues se trata de una sustancia que conviene evitar en embarazadas y lactantes. Además, el protector solar deberá ser específico para pieles con tendencia acnética.

4. Hidratarse de forma regular

Beber mucha agua y de forma regular es imprescindible para mantener una correcta hidratación durante el embarazo y minimizar los problemas cutáneos como el acné o la aparición de granitos. Una piel bonita precisa de una buena dosis de hidratación diaria. 

5. No tocarse las espinillas

Toma nota de algo básico si padeces acné y es que debes evitar tocarte los granos y reventarlos. Esto agravaría el problema aún más. Tocarse las espinillas puede esparcir la bacteria causante del acné, lo que es contraproducente, pues el acné iría ganando terreno. 

Una vez hayas dado a luz, notarás que tu piel va cambiando gradualmente, hasta que volverá a su estado natural de antes del embarazo.

(Te interesa: Cómo conseguir un cutis perfecto)

Источник: https://mibebeyyo.elmundo.es/embarazo/complicaciones/puntos-negros-granitos-5514

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: