¿En qué semana me pueden dar la incapacidad por embarazo?

Contents
  1. La prestación por riesgo en el embarazo
  2. Situaciones protegidas por esta prestación. Requisitos
  3. ¿Qué prestación económica se recibe?
  4. ¿Cuándo nace el derecho a cobrar esta prestación y cuando dura?
  5. Prestación por baja médica y prestación por riesgo durante el embarazo
  6. Cómo solicitar esta prestación paso a paso
  7. Denegación, anulación o suspensión de la prestación
  8. Extinción de la prestación
  9. ¿En qué semana me pueden dar la incapacidad por embarazo?
  10. ¿Cuándo se puede solicitar la incapacidad temporal en el embarazo?
  11. ¿Y en los embarazos múltiples?
  12. ¿Puedo seguir trabajando hasta el parto?
  13. Factores de riesgo
  14. ¿Cómo se identifican los factores de riesgo?
  15. ¿Y durante la lactancia?
  16. Semana baja por riesgo embarazo- TABLA SEGO 2021
  17. ¿Cuándo tengo derecho a esta baja?
  18. ¿Cuándo se extingue?
  19. ¿Quien paga esta baja? ¿Cuál es la cuantía que voy a percibir?
  20. ¿Y si solicito la baja por incapacidad temporal cuanto me van a pagar?
  21. ¿En que semana me van a conceder la baja?
  22. ¿Puedo no trabajar por las noches o por turnos?
  23. ¿Cuál es el procedimiento para su concesión?
  24. Plazo que tiene la mutua para contestar
  25. Baja por riesgo de embarazo: prestaciones y semanas en 2021
  26. ¿Qué es la baja por riesgo durante el embarazo?
  27. ¿Cuándo se tiene derecho a la baja por riesgo en el embarazo?
  28. ¿Cuál es la prestación de la baja por riesgo de embarazo?
  29. ¿En qué semana se concede la baja por riesgo en el embarazo?
  30. Actividades que no puede realizar la trabajadora embarazada desde el inicio
  31. ¿Quién se encarga de pagar la baja por riesgo en el embarazo?
  32. ¿Qué es mejor baja por incapacidad temporal o por riesgo en el embarazo?
  33. ¿Qué pasa si me despiden durante la baja por riesgo en el embarazo?
  34. ¿Cuál es el procedimiento para que te reconozcan la baja?
  35. ¿Es lo mismo baja por riesgo en el embarazo que embarazo de riesgo?

La prestación por riesgo en el embarazo

¿En qué semana me pueden dar la incapacidad por embarazo?

La prestación por riesgo durante el embarazo es una protección especial destinada a proteger a la futura madre de los posibles riesgos que pueda tener durante la gestación y que sean incompatibles con el trabajo.

 

Situaciones protegidas por esta prestación. Requisitos

Ante una situación de embarazo, en primer lugar la empresa debe intentar un cambio de puesto de trabajo que evite riesgos para la trabajadora, y en el caso de que no se pueda realizar dicho cambio por motivos justificados, entonces se suspende el contrato de trabajo, de modo que la trabajadora deja de acudir a su puesto de trabajo.

En las situaciones de riesgo, tanto para la propia embarazada como para el feto, la trabajadora seguirá cobrando su sueldo gracias a la prestación por riesgo en el embarazo. El riesgo debe estar relacionado con el puesto de trabajo.  Si la situación de riesgo no tiene que ver directamente con la actividad laboral en sí, entonces se tratará como una situación de Incapacidad Temporal.

¿Quién puede beneficiarse de esta prestación?

La trabajadora por cuenta ajena, que se  haya visto obligada a suspender su contrato de trabajo por el riesgo que continuar trabajando supondría para su embarazo.

Como requisitos para solicitar esta prestación, la trabajadora tiene que:

  • estar afiliada a la Seguridad Social
  • estar en situación de alta
  • No se exige un periodo mínimo de cotización, y se considera afiliada y de alta aunque el empresario haya incumplido sus obligaciones.
  • Para aquellas trabajadoras en las que ellas son responsables del ingreso de las cotizaciones de la Seguridad Social, será necesario además que estén al corriente de los pagos.

¿Qué prestación económica se recibe?

Se tiene derecho a una prestación económica mensual, que se recibe a mes vencido. Se trata de una cuantía equivalente al 100% de la base reguladora, es decir, la trabajadora seguirá cobrando la misma base de su salario. A este importe hay que quitarle la parte correspondiente a las cotizaciones a la Seguridad Social, y la retención del I.R.P.F.

Situaciones especiales:

En el caso de trabajadoras con contrato de formación, la base reguladora será la base mínima de cotización vigente en ese momento. Los colectivos de artistas y profesionales taurinas, tienen un cálculo especial de su base reguladora.

En el caso de contratos a tiempo parcial será el resultado de dividir la suma de las bases de cotización acreditadas en la empresa durante los tres meses inmediatamente anteriores a la fecha de inicio de la suspensión, entre el número de días naturales comprendidos en dicho periodo. Si se tiene una antigüedad menor, se tendrá en cuenta el tiempo trabajado. 

¿Cuándo nace el derecho a cobrar esta prestación y cuando dura?

El contrato de trabajo queda suspendido desde el momento en que el médico (sea del Instituto Nacional de la Seguridad Social o la Mutua colaboradora) emite un certificado que declara el riesgo de que la mujer embarazada continúe trabajando. La prestación se empieza a cobrar desde el día que se inicia la suspensión del contrato de trabajo por este riesgo durante el embarazo.

La prestación dura el tiempo que dura la suspensión o el permiso necesario para la protección de la salud de la trabajadora embarazada o del feto. 

Prestación por baja médica y prestación por riesgo durante el embarazo

Las dos prestaciones, por Incapacidad Temporal y por riesgo en el embarazo no se pueden cobrar al mismo tiempo.

Si la trabajadora se encuentra de baja médica, no podrá recibirse además la prestación por riesgo durante el embarazo. Hasta que no se acabe la situación de baja médica no se podrá reconocer la prestación por riesgo durante el embarazo. E igualmente a la inversa, no se puede recibir la prestación por baja  Incapacidad Temporal mientras se está en situación de riesgo durante el embarazo). 

Cómo solicitar esta prestación paso a paso

El reconocimiento del derecho lo hace el Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) o la Mutua con la que la empresa tenga contratada la cobertura de las contingencias profesionales. Hay que dar estos pasos

Primer paso) Reconocimiento de la existencia del riesgo: pedir el certificado médico

La prestación tiene que ser solicitada por la trabajadora, pidiendo la certificación médica que indique la existencia del riesgo. Se tiene que pedir al INSS o a la Mutua aportando:

  • Informe médico del Servicio Público de Salud, en el que se declare el embarazo y la fecha posible del parto
  • Certificado de la empresa sobre la actividad que desarrolla y las condiciones del puesto de trabajo.

Si el INSS o la Mutua no consideran que haya riesgo, denegarán la certificación médica pedida.  Si consideran que si existe riesgo, expedirán el certificado dándose una copia para la trabajadora, otra copia para la empresa, y otra para el servicio médico.

Puede descargarse la solicitud de certificación médica

Segundo paso) Pedir la prestación

Una vez que se tiene el certificado de la existencia del riesgo, si no se ha podido realizar el cambio de puesto de trabajo, la empresa suspenderá el contrato de la trabajadora. Momento en el cual la trabajadora podrá pedir la prestación.

Ahora, la trabajadora deberá pedir la prestación ante la entidad que emitió el certificado (INSS o Mutua).  En el caso de ser ante el INSS la solicitud se puede presentar en cualquiera de los Centros de Atención e Información (ver directorio aqui). También se puede infomar en el teléfono de atención del INSS 

El impreso de solicitud de la prestación lo puede descargar desde aqui (pdf)

Puede además presentarse mediante el Registro Electrónico si tiene certificado digital.

La entidad gestora de la provincia donde resida la trabajadora resolverá sobre la solicitud, y deberá notificar en el plazo de 30 días.

Documentos a adjuntar a la solicitud  (original y copias para su cotejeo o fotocopias ya compulsadas)

  • DNI, o NIE en caso de extranjeras. (solo es necesario mostrarlo)
  • Certificado de empresa – Informe médico del facultativo del Servicio Público de Salud
  • Certificación médica del INSS o la Mutua que certifique el riesgo durante el embarazo (la que vimos en el paso primero)
  • Declaración de la empresa de los trabajos y actividades realizadas por la trabajadora, condiciones del puesto de trabajo, categoría y riesgo específico, e inexistencia de otro puesto compatible con su estado.

Una vez aprobada, la prestación la pagará el INSS (Instituto Nacional de la Seguridad Social) para los trabajadores del Régimen General, o el Instituto Social de la Marina (ISM), para los trabajadores encuadrados en este instituto, o la Mutua con la que la empresa tenga contratada la cobertura de las contingencias profesionales. 

Denegación, anulación o suspensión de la prestación

El derecho a la prestación puede ser denegado, anulado o suspendido en los siguientes casos:

  • Cuando se ha intentado un fraude para obtener la prestación
  • Cuando la trabajadora realice cualquier trabajo o actividad, por cuenta propia o ajena, excepto aquellas que ya realizaba anteriormente o aquellas que empieza a desempeñar, pero que no impliquen riesgo alguno para el embarazo.

Extinción de la prestación

No hay un periodo máximo de duración de la prestación. Dura mientras se mantiene el riesgo para la trabajadora o el feto. La prestación por riesgo en el embarazo se termina en alguno de estos momentos:

  • cuando el contrato se suspende por la maternidad (p.e. por el nacimiento del hijo)
  • cuando la mujer trabajadora se reincorpora a su puesto de trabajo anterior o a otro compatible con su estado
  • si se produce la extinción del contrato de trabajo
  • si se interrumpe el embarazo
  • por fallecimiento de la beneficiaria

Otras dudas frecuentes

Existen una regulación específica para las trabajadoras por cuenta propia o autónomas.

Por otro lado, las trabajadoras que se encuentran en situación de desempleo no pueden acceder a esta prestación, ya que uno de los requisitos es estar dado de alta.

La situación de las bajas médicas mientras se cobra el paro la explicamos en este artículo > bajas médicas durante el cobro del paro. 

Más información:

Expertos en prestaciones y Derecho laboral

Loentiendo es un portal de colaboradores independientes. Toda la información tiene un carácter meramente orientativo. Confírmela siempre en los Boletines Oficiales (legislación española), Servicios de información de las Administraciones Públicas o con su asesor legal.

Источник: https://loentiendo.com/la-prestacion-por-riesgo-en-el-embarazo/

¿En qué semana me pueden dar la incapacidad por embarazo?

¿En qué semana me pueden dar la incapacidad por embarazo?

La incapacidad por embarazo es un derecho que poseen las mujeres embarazadas como trabajadoras.

Existen casos en los que el riesgo por embarazo no viene del trabajo en sí, sino del desarrollo de este o del historial médico de la mujer.

La tensión alta, el embarazo múltiple, el parto prematuro o el aborto son algunos de los factores en los que los médicos se basan para dar la incapacidad temporal a la mujer que va a ser madre.

Índice

¿Cuándo se puede solicitar la incapacidad temporal en el embarazo?

La baja o la incapacidad temporal no se descuenta nunca del permiso por maternidad de dieciséis semanas después del parto. A la hora de pedir, por tanto, una baja por embarazo, lo primero que la mujer debe hacer es hablar con su médico, pues son ellos los encargados de evaluar cada caso en particular.

Y como cada caso es distinto de una mujer a otra y, por consiguiente, de un embarazo a otro, la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO) elaboró una tabla de recomendaciones dependiendo de la semana de embarazo en la que la mujer esté sobre cuándo podría o no interrumpirse su actividad laboral por el embarazo.

– Si la mujer se encuentra en la semana 37, podrá pedir la baja siempre y cuando trabaje sentada o con actividad física ligera; esté de pie menos de cuatro horas al día y menos de treinta minutos por hora; se agache por debajo de la rodilla menos de dos veces por hora; suba escaleras menos de cuatro veces por turno (cuando se trata de horarios que se alternan); y levante menos de cinco kilos menos de cuatro veces por turno.

En la semana 30 la incapacidad podrá solicitarse si está de pie de forma intermitente más de treinta minutos por hora.

En la semana 26 se podrá acoger a la baja si se agacha entre dos y nueve veces por hora; sube escaleras cuatro o más veces por turno; y carga peso de menos de cinco kilos cuatro veces o más por turno, o entre cinco y diez kilos menos de cuatro veces por turno.

– La baja en la semana 22 deberán darla si pasa de pie más de cuatro horas al día seguidas.

– Y, finalmente, si se encuentra en la semana 18 de gestación, la baja será dada si se agacha por debajo de la rodilla más de diez veces por hora o si carga peso de más de diez kilos cuatro o más veces por turno.
 

¿Y en los embarazos múltiples?

A estas recomendaciones se les debe adelantar entre dos y tres semanas dependiendo del puesto de trabajo y la actividad que deba ser realizada solamente en el caso de que el embarazo sea múltiple.

Un embarazo múltiple es aquel en el que se desarrolla más de un feto, y se produce como resultado de la fecundación de dos o más óvulos, o cuando un óvulo se divide dando lugar a gemelos idénticos genéticamente (embarazo gemelar) pues comparten bolsa amniótica y placenta, aunque esto no sea demasiado común.

Los gemelos pueden ser monocigóticos, es decir, que se han originado a partir de un único óvulo y un único espermatozoide, y por tanto comparten la misma carga genética, y dicigóticos, en el caso de que la gestación de los individuos ocurra de manera simultánea y se originen por la fecundación de dos óvulos distintos por dos espermatozoides diferentes. También son conocidos como mellizos, que podrían tener el mismo parecido genético como si de dos hermanos se tratara porque cada feto posee su bolsa amniótica y su placenta. Estos, además, pueden ser o no del mismo sexo.

En el caso de que una mujer embarazada desee cuanto antes solicitar la incapacidad por embarazo, debe asegurarse bien de si se trata o no de un embarazo múltiple, pues, aunque no son tan comunes como los embarazos “normales” en nuestro país hay cada vez más. De hecho, según el INE hace dos años, en 2016, los partos múltiples habían aumentado cerca de un 20,5% en solo diez años.

Actualmente, y gracias a la Sociedad Española de Fertilidad (SEF), señalamos que el porcentaje de concebir mellizos de forma natural oscila en torno al 1,1%, es decir, 1 de cada 90 embarazos; mientras que en el caso de gemelos idénticos el porcentaje es mucho más bajo, un 0,4% de los embarazos, lo que se traduce en 1 de cada 250 gestaciones. ¿Cómo sé si vienen dos? Pues bien, atendiendo a algunos de estos síntomas:

– Estreñimiento

– Dificultad para respirar

– Acidez

– Problemas urinarios

– Dolor de espalda

– Hemorroides

– Dolor pélvico

– Aumento del apetito

¿Puedo seguir trabajando hasta el parto?

No obstante, y a pesar de que cualquier embarazo avanza y la incomodidad física hará que la imposibilidad de realizar el trabajo de cada día vaya en aumento, muchas mujeres deciden trabajar hasta el último día.

Así es, y si todo va bien sí es posible, aunque se deben tomar ciertas precauciones. Esto sucede en las gestaciones normales donde también puede haber una serie de molestias asociadas que pueden dificultar la realización de ciertas tareas.

Además, existen determinados tipos de trabajos que son completamente incompatibles desde prácticamente el primer día en que una se entera de que está embarazada, como los que están en contacto con agentes químicos o biológicos, en los que, además, es necesario que el director, gerente o empresario modifique las condiciones de trabajo para no poner en riesgo a la mujer embarazada.

Para la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia, embarazo es todo retraso o cese de la menstruación de más de diez días en la mujer sana, en edad reproductora y con ciclos regulares. Nuestra ley tiene establecidas dos prestaciones económicas diferentes para dos posibles situaciones.

Si la baja es achacable a la situación clínica del embarazo, riesgo genérico, podrá ser susceptible de incapacidad temporal.

Si, por el contrario, la situación es achacable a la existencia de un agente nocivo en el trabajo, riesgo específico, se valorará como riesgo durante el embarazo. Conoce tus derechos. 

Factores de riesgo

Los factores de riesgo son las características o circunstancias identificables en una persona o grupo de personas que se asocia con un riesgo anormal de poseer, desarrollar o estar especialmente afectado de forma desfavorable por una enfermedad. Cuando las consecuencias de los factores de riesgo actúan y dejan de ser riesgo para convertirse en efecto patológico, estos pueden clasificarse en:

Muerte del organismo en desarrollo. Aquí se distinguen cuatro posibilidades: aborto espontáneo, feto nacido muerto, muerte neonatal precoz y muerte neonatal tardía.

Alteraciones del crecimiento. La prematuridad se considera riesgo en algunos puestos de trabajo y puede ser alegado como tal.

Aquí se pueden incluir, además, los bebés que no han tenido un crecimiento anormal dentro del útero materno. Son los niños con crecimiento intrauterino retardado (o CIR).

Cuando se habla de ello, es porque existe un retraso del desarrollo y crecimiento del feto.

Anomalías estructurales o funcionales.

¿Cómo se identifican los factores de riesgo?

A la hora de tratar un embarazo de riesgo debemos tener en cuenta que este no tiene por qué estar relacionado únicamente con la actividad laboral y, por ello, deben identificarse dos aspectos concretos: riesgos clínicos y riesgos laborales. Además, la incapacidad para desarrollar una actividad laboral durante el embarazo puede deberse a tres causas:

– Por el embarazo propiamente dicho.

– Por la existencia de complicaciones propias del embarazo.

– Por la exposición ocupacional.
 

¿Y durante la lactancia?

Finalmente, cabe destacar que existen diferencias según si el riesgo es durante el embarazo o durante la lactancia natural. El primer caso pasa a ser considerado contingencia profesional, no se precisa periodo de carencia previo, el importe de la prestación pasa del 75% al 100% de la base reguladora y la gestión es por parte de las Mutuas.

Sin embargo, si el riesgo ocurre durante la lactancia natural, a pesar de que es ya una contingencia de carácter natural y tampoco se precisa periodo de carencia previo, el importe de la prestación es ya del 100% (hasta que el lactante tenga nueve meses) y la gestión es por parte de las Mutuas, quienes en este caso son las encargadas del pago directo. La empresa durante esta situación tiene la obligación de cotizar.

La OMS tiene una tabla de peso de bebés que se utiliza para calcular en qué percentil se encuentra respecto a otros bebés de su misma edad.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/embarazo/salud-embarazo/en-que-semana-me-pueden-dar-la-incapacidad-por-embarazo-9740

Semana baja por riesgo embarazo- TABLA SEGO 2021

¿En qué semana me pueden dar la incapacidad por embarazo?

Antes de entrar a valorar cual es la semana en la que se debe conceder la baja por riesgo en el embarazo es importante delimitar cual es la naturaleza de esta baja.

La baja por riesgo no está relacionada directamente con el riesgo o problemas durante el embarazo, sino con la posibilidad de que las funciones y tareas realizadas en el trabajo puedan ocasionar algún problema en el embarazo.

En este sentido, si existen problemas en el embarazo relacionados con a salud del feto de la madre, la baja adecuada seria la baja por incapacidad temporal que debe conceder el médico de cabecera.

La gran diferencia entre las dos, desde el punto de vista del trabajador, es que durante la baja por riesgo del embarazo se percibe el 100% del salario, y durante la incapacidad temporal, puede que se perciba algo menos como explicamos en esta entrada.

Es decir, salvo que el convenio colectivo indique lo contrario, se cobra menos durante la incapacidad temporal que durante la baja por riesgo que concede la mutua.

Ambas bajas son incompatibles, de hecho, si se está de baja por incapacidad temporal o en ERTE, la mutua denegará el derecho a la baja por riesgo ya que al no estar trabajando (el contrato está suspendido) no existe ningún riesgo. (Entre otras, TSJ de Extremadura 27 de julio de 2010, TSJ de Valencia de 2 de junio de 2009)

Si quieres más información sobre la compatibilidad y problemas entre la baja por incapacidad temporal y la baja por riesgo te recomiendo este artículo.

¿Cuándo tengo derecho a esta baja?

Esta baja sólo se tiene derecho cuando se está contratado en una empresa y se está trabajando en la misma ( o en periodo de vacaciones). No es necesario ningún periodo previo de cotización.

Por el contrario, no se tiene derecho si se está de excedencia o en periodos de inactividad de trabajadores fijos discontinuos. Así mismo, no se tiene derecho si se está cobrando el desempleo.

Si existe un despido o un fin de contrato mientras, esta prestación se extinguirá y se pasará a cobrar la prestación por desempleo si se tiene derecho.

Por ello, si se sabe que va a existir un despido o un fin de contrato temporal, quizás sea más beneficioso para la trabajadora estar de baja por incapacidad temporal.

¿Cuándo se extingue?

El Real Decreto 295/2009 establece en su artículo 35 las causas de extinción de esta baja por riesgo:

  • El día anterior a la fecha del nacimiento, ya que se pasa a cobrar la prestación de maternidad desde el mismo día de nacimiento.
  • Por extinción de la relación laboral.
  • Por colocación en un puesto de trabajo compatible por parte de la empresa.
  • Interrupción del embarazo o fallecimiento de la trabajadora.

De los anteriores puntos, cabe destacar la pérdida del subsidio por extinción de la relación laboral ya que en ese caso, quizás sea más beneficioso para la trabajadora coger la baja por incapacidad temporal, sobre todo si no tiene derecho a desempleo para poder cobrar la baja de maternidad.

Sobre los requisitos de cobrar la baja de maternidad, y el por que es mejor una baja por incapacidad temporal, te recomiendo este artículo.

¿Quien paga esta baja? ¿Cuál es la cuantía que voy a percibir?

La mutua de accidentes de trabajo es la encargada de abonar la prestación, salvo que el INSS sea el responsable de la cobertura de las contingencias profesionales.

La mutua paga el 100% de la base por contingencias profesionales, cogiendo como referencia la del mes anterior al que se coja la baja. Dicha base de contingencias aparece normalmente en la parte inferior izquierda de la nómina. La mutua descontará las cotizaciones y el IRPF correspondiente.

Por su parte, la empresa tiene la obligación de abonar las cotizaciones que le corresponden a la seguridad social.

¿Y si solicito la baja por incapacidad temporal cuanto me van a pagar?

Durante la baja por incapacidad temporal se cobra menos salario, salvo que el convenio indique otra cosa.

Es decir, la legislación recoge que la trabajadora debe percibir el siguiente salario:

  • Los tres primeros días, no se percibe nada.
  • Del 4 al 21 día, se percibe el 60% de la base reguladora de contingencias comunes.
  • A partir del día 22, se percibe el 75% de la base reguladora de contingencias comunes.

Si quieres más información, te recomiendo este artículo…

¿En que semana me van a conceder la baja?

La legislación laboral no específica de manera clara cual es la semana en la que hay que conceder la suspensión del contrato de trabajo debido al riesgo durante el embarazo.

El artículo 26 de la Ley de prevención de riesgos laborales establece que la empresa tiene la obligación de adaptar el puesto de trabajo, cambiando las funciones si fuera necesario, para evitar aquellas actividades que puedan ser perjudiciales para su salud de la trabajadora embarazada o para la del feto y, en caso de que esto no fuera posible conceder la baja por riesgo en el embarazo.

Sin establecer la semana, el anexo VIII del Real Decreto 39/1997 de los Servicios de Prevención si que establece una lista no cerrada de actividades que no puede realizar una mujer embarazada, desde el inicio del embarazo:

  1. Trabajos en atmósferas de sobrepresión elevada, por ejemplo en locales a presión, submarinismo.
  2. Trabajadoras que pueden estar en contacto con agentes biológicos como toxoplasma o virus de la rubeola. Salvo si existen pruebas de que la trabajadora embarazada está suficientemente protegida contra estos agentes por su estado de inmunización.
  3. Trabajadoras que puedan estar en contacto con los siguientes agentes químicos; Las sustancias etiquetadas como H360, H360D, H360F, H360FD, H360Fd, H360Df y H370, sustancias cancerígenas y mutágenas, de categoría 1A y 1B incluidas en la parte 3 del Anexo VI del Reglamento (CE) n.º 1272/2008, de 16 de diciembre de 2008, sobre clasificación, etiquetado y envasado de sustancias y mezclas, y plomo y derivados.

En todos estos casos, se debería dar la baja desde el inicio del embarazo, salvo que fuera posible la adaptación del puesto de trabajo.

Asi mismo el anexo VII del citado Real Decreto (si te interesa puedes revisar en el enlace), establece una serie de actividades que, sin estar específicamente prohibidas, si que pueden influir negativamente en la salud de las trabajadoras y habrá de valorarse para el reconocimiento de la baja por riesgo en el embarazo.

En definitiva, la legislación obliga a la empresa a adaptar el puesto de trabajo o conceder la baja cuando exista un riesgo en el embarazo. No define la semana, y simplemente recoge un par de anexos en el que se indican actividades que no puede realizar y actividades a evitar.

De manera complementaria a esta ausencia normativa, la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO) ha elaborado una tabla orientativa (conocidas como tabla SEGO) en la que establece factores de riesgo y recomendación de semana en la que se debe dar la baja en función de las actividades que realice la trabajadora.

Estas tablas han sido modificadas recientemente en perjuicio de las trabajadoras, ampliando la semana en la que se concede la baja. Actualmente esta es la semana en la que se recomienda:

  1. Ruido, en condiciones de ruido excesivo (más de 80 decibelios), se debe dar la baja en la semana 20.
  2. En condiciones frio o calor extremo, esto es con temperaturas inferiores a 0º, o superiores a 33º, se debe dar la baja desde el inicio del embarazo.
  3. Si la trabajadora tiene contacto con algunas de sustancias (incluida en el Anexo VII del Real decreto comentadas anteriormente) tales como; mercurio o derivados, medicamentos antimitóticos (citotóxicos), pesticidas, disolventes, monoxido de carbono o cualquier otra sustancia tóxica como antimonio o arsénico , el SEGO recomienda dar la baja desde el inicio del embarazo.
  4. Actividades físicas;
    • Trabajadora sentada con actividades ligeras, semana 37. No existe riesgo si existe posibilidad de cambio de postura, o si se trabaja menos de 20 horas a la semana.
    • Trabajadora que realiza tareas de pie,
      • De forma prolongada (Más de 4 horas al dia), semana 22 – 20.
      • De forma intermitente (Más de dos horas a 4 horas al día), semana 28 – 24.
    • Trabajadora que alterna tareas de pie y sentada,
      • Más del 50% de la jornada de pie, entre la semana 30 y 28.
      • Más de una cuarta parte de pie, entre la 34 y 32.
      • Si es menos del 25% sentada, no existe riesgo.
    • Trabajadora que realiza se agacha de manera frecuente por debajo de la rodila:
      • Repetidamente (Más de 10 veces / hora), semana 20.
      • Intermitente: 2 a 9 veces a la hora, semana 28 – 26.
      • Menos de 2 veces a la hora, semana, no existe riesgo.
    • Trepando, escalas y postes verticales
      • Repetidamente (4 o más veces por turno de 8 horas), semana 18 – 16.
      • Intermitente (menos de 4 veces en turno de 8 horas), semana 26 – 24.
    • Subiendo y bajando escaleras.
      • Repetidamente (8 o más veces por turno de 8 horas), semana 28 – 24 (en función de número de peldaños).
      • Intermitente (entre 4 y 8 veces en turno de 8 horas), semana 34 – 28 (en función de número de peldaños) .
      • Ocasional, menos de cuatro veces, sólo existe riesgo si es de más de cuatro peldaños, semana 34-32.
    • Trepando escalas y postes verticales
      • Repetidamente (8 o más veces por turno de 8 horas), semana 20 – 16 (en función de número de peldaños).
      • Intermitente (entre 4 y 8 veces en turno de 8 horas), semana 26 – 18 (en función de número de peldaños) .
      • Ocasional, menos de cuatro veces,  34- 26 (en función de número de peldaños) .
    • Cargando pesos de manera frecuente, 4 o más veces por turno de 8 horas,
      • Más de 10 Kg, semana 20-18.
      • 5 a 10 Kg, semana 24 – 22.
      • Menos de 4 Kg, semana No existe riesgo.
    • Cargando pesos de manera intermitente (menos de 4 veces en turno de 8 horas).
      • Más de 10 Kg, semana 24 – 22.
      • 5 a 10 Kg, semana 28 – 26.
      • Menos de 4 Kg, semana No existe riesgo

¿Puedo no trabajar por las noches o por turnos?

El artículo 26 de la Ley de Prevención de riesgos laborales establece en relación con las medidas de protección de la maternidad que:

Dichas medidas incluirán, cuando resulte necesario, la no realización de trabajo nocturno o de trabajo a turnos.

La clave es ese inciso que indica la legislación de cuando resulte necesario.

Por lo tanto, habrá de valorarse cada caso de manera concreta en función de la propia evaluación de riesgos de la empresa.

En mi opinión, siempre que la trabajadora acredite con un certificado médico la necesidad de no realizar trabajos nocturnos o a turnos, la empresa tendrá que modificar la jornada o la realización de turnos de trabajo.

Además, tampoco se debería trabajar asilada en solitario, ya sea en trabajo nocturna o diurna.

¿Cuál es el procedimiento para su concesión?

El responsable del pago es la mutua, y de la misma manera, es el encargado de declarar el derecho al subsidio, denegarlo, suspenderlo o anularlo por el motivo que considere procedente.

Por ello, será a la mutua a quién tendremos que reclamárselo siguiente este procedimiento que se inicia a instancias del trabajador (no lo solicita la empresa). La mutua tiene un plazo de 30 días para responder, aunque suele hacerlo antes.

El procedimiento se inicia a instancia del trabajador, cumpliendo los siguientes pasos ( NOTA: toda la documentación necesaria de certificados e informes que hacemos referencia la puedes encontrar en este enlace):

  1. Paso 1. Un informe al facultativo del Servicio Público de Salud, el cual ha de acreditar la situación de embarazo y la fecha probable del parto y un certificado de la empresa  sobre la actividad desarrollada y las condiciones del puesto de trabajo.
  2. Paso 2. Con dicho informe y certificado debe obtener la certificación médica sobre la existencia de riesgo durante el embarazo ante la entidad gestora  o colaboradora que corresponda.
  3. Paso 3. Presenta la solicitud, en modelo normalizado a la entidad gestora o ante la mutua que le corresponda, acompañada de los siguientes documentos.
    • Certificación médica sobre la existencia de riesgo durante el embarazo, si es que no lo tiene ya la entidad correspondiente.
    • Declaración de la empresa sobre la inexistencia de puestos de trabajo compatibles con el estado de la trabajadora, o la imposibilidad de realizar el traslado correspondiente.
    • Certificado de empresa en el que conste la cuantía de la base de cotización de la trabajadora por contingencias profesionales correspondiente al mes anterior.

Si no se reconoce el derecho a prestación económica por riesgo durante el embarazo, se debe indicar a la trabajadora a partir de qué fecha sí que tendrá derecho a la prestación.

Plazo que tiene la mutua para contestar

El Real Decreto 286/2003 establece que el plazo máximo que tiene la entidad gestora para reconocer el derecho a la prestación por riesgo en el embarazo es de 30 días, en mi opinión, naturales.

El citado Real Decreto no establece si los días han de considerarse naturales o hábiles, y ante esta ausencia se podría considerar como hábiles en función del artículo 30 de la Ley 39/2015 se podrían considera hábiles.

Sin embargo, si se considerasen hábiles se podría superar el plazo máximo de tres meses establecido, por lo que deben de considerarse naturales. De hecho, así lo considera la administración en otras determinadas prestaciones como por ejemplo los 90 días para resolver la prestación de jubilación.

Источник: https://www.cuestioneslaborales.es/en-que-semana-se-concede-la-baja-por-riesgo-en-el-embarazo/

Baja por riesgo de embarazo: prestaciones y semanas en 2021

¿En qué semana me pueden dar la incapacidad por embarazo?

Una situación muy complicada y que hay que cuidar mucho es una trabajadora embarazada. La actividad laboral podría llegar a influir negativamente la salud de la misma o la del hijo.

Para ello hay que seguir las recomendaciones y tener claro cómo funciona la baja por riesgo de embarazo, las prestaciones que se pueden conseguir, semana en la que se entrega la baja y cuándo se tiene derecho a ella.

En este artículo resolvemos todas las dudas en una mini guía que te orientará de principio a fin.

¿Qué es la baja por riesgo durante el embarazo?

La baja por riesgo durante el embarazo es aquella que se concede a la trabajadora embarazada, porque en su puesto de empleo se produce alguna circunstancia que pone en riesgo su salud o la del feto.

En estos casos la empresa debe cambiar el puesto a la trabajadora mientras dure el riesgo, por otro en el que no se comprometa su salud ni la del bebé. Pero cuando esto no es posible es cuando hay que darle la baja por riesgo en el embarazo, cubriendo así la pérdida de rentas que provoca que el contrato quede suspendido.

¿Cuándo se tiene derecho a la baja por riesgo en el embarazo?

  • Sí hay derecho: Tendrá derecho a la baja por riesgo en el embarazo la trabajadora que está contratada por una empresa y trabajando en la misma, aunque esté en período de vacaciones.
  • No hay derecho: Sin embargo, no tendrá derecho a la misma si se encuentra en excedencia o si se trata de una trabajadora con contrato fijo discontinuo que está en período de inactividad.
  • No hay derecho: Tampoco se tiene derecho a la baja por riesgo en el embarazo si se está de baja por incapacidad temporal derivada de accidente de trabajo o enfermedad profesional.

¿Cuál es la prestación de la baja por riesgo de embarazo?

La cuantía de la prestación por riesgo durante el embarazo se corresponde con:

  • El 100% de la base reguladora, restando las cotizaciones a la Seguridad Social y la retención del IRPF, desde el día en que se suspende el contrato de trabajo.
  • En el caso de las trabajadoras que tienen un contrato de formación, la base reguladora es el 75% de la base mínima de cotización que esté vigente en esos momentos.
  • Si la trabajadora pertenece al régimen especial de artistas o al de profesionales taurinos, la base reguladora se obtendrá al dividir por 365 la suma de las bases de cotización de los doce meses anteriores al hecho causante, o el promedio diario del período de cotización acreditado en caso de que este sea menor a un año. El promedio diario que resulte de esta operación nunca puede ser inferior, computado mensualmente, a la base mínima de cotización que corresponda a la categoría profesional del artista en cada momento.

¿En qué semana se concede la baja por riesgo en el embarazo?

Para saberlo hay que recurrir a la tabla SEGO, ya que la normativa laboral no se pronuncia de forma clara sobre en qué semana se debe suspender el contrato por el riesgo durante el embarazo.

En el artículo 26 de la Ley 31/1995, de 8 de noviembre, de prevención de Riesgos Laborales, se establece la obligación de la empresa de adaptar el puesto de la trabajadora, cambiando sus funciones en caso de que fuera necesario, para evitar las actividades que puedan perjudicar su salud o la del feto. Y si esto no es posible, habrá que conceder la baja por riesgo durante el embarazo.

La Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia ha creado la conocida como tabla SEGO, que orienta sobre elementos de riesgo y recomendaciones acerca de la semana en que se tendría que dar la baja a la trabajadora, según las actividades que esta desempeñe.

Actividades que no puede realizar la trabajadora embarazada desde el inicio

No obstante, el anexo VIII del Real Decreto 39/1997, de 17 de enero, por el que se aprueba el Reglamento de los Servicios de Prevención, ofrece una lista no cerrada de actividades que NO puede realizar una trabajadora embarazada desde el comienzo del embarazo, que podemos resumir en:

  • Trabajos en atmósferas de sobrepresión elevada.
  • Trabajos que impliquen estar en contacto con agentes biológicos como toxoplasma o virus de la rubeola, salvo que haya pruebas de que la trabajadora tiene una protección suficiente contra los mismos.
  • Trabajos en los que haya que estar en contacto con determinados agentes químicos.

Del mismo modo, el anexo VII de este Real Decreto cita una serie de actividades que si bien no se prohíben a las trabajadoras embarazadas, pueden influir negativamente en su salud, por lo que en estos casos habría que valorar la posibilidad de conceder la baja por riesgo durante el embarazo. Se resume en:

  • Agentes físicos, cuando se considere que puedan implicar lesiones fetales o provocar un desprendimiento de la placenta: choques, vibraciones, manipulación de cargas pesadas, ruido, radiaciones no ionizantes, frío y calor extremos.
  • Agentes biológicos de riesgo: grupos 2, 3 y 4 del Real Decreto 664/1997.
  • Agentes químicos: determinadas sustancias peligrosas, mercurio y derivados, medicamentos antimitóticos, monóxido de carbono y agentes químicos peligrosos de penetración cutánea.

¿Quién se encarga de pagar la baja por riesgo en el embarazo?

El pago lo hace la mutua de accidentes de trabajo que colabora con la Seguridad Social. Es decir, el pago viene directamente del Estado.

La empresa puede bonificarse el 100% de la cuota empresarial a la Seguridad Social, incluida la cobertura de accidentes laborales y enfermedades profesionales, si contrata a una persona en situación de desempleo mediante un contrato de interinidad bonificado, para sustituir a la trabajadora embarazada mientras el contrato de esta se encuentra suspendido.

¿Qué es mejor baja por incapacidad temporal o por riesgo en el embarazo?

En el caso de la baja por incapacidad temporal se cobra menos salario, a excepción de que se indique otra cosa en el Convenio aplicable al sector. Concretamente, se recibe el salario que se indica a continuación:

  • Entre el día 1 y el 3 no se cobra nada.
  • Del día 4 al 21 se percibe el 60% de la base reguladora de contingencias comunes.
  • A partir del día 22 se cobra el 75% de la base reguladora de contingencias comunes.

¿Qué pasa si me despiden durante la baja por riesgo en el embarazo?

En caso de que haya un despido, o bien finalice el contrato durante la baja por riesgo en el embarazo, la baja quedará extinguida y se seguirá cobrarando la prestación por desempleo si se cumplen los requisitos para ello. El despido debe tener causas justificadas, sino se considerará despido nulo.

¿Cuál es el procedimiento para que te reconozcan la baja?

La trabajadora tendrá que reclamar el pago de la prestación a la mutua, para lo cual tendrá que seguir los siguientes pasos:

1. Informe del embarazo. Solicitar un informe al Servicio Público de Salud en el que se acredite el embarazo y la fecha estimada para el parto.

2. Certificado de actividad. Pedir a la empresa un certificado en el que conste la actividad que desempeña, y las condiciones del puesto.

3. Certificado médico. Aportar los documentos anteriores para conseguir un certificado médico sobre la existencia de riesgo durante el embarazo.

4. Solicitud a la mutua. Presentar la solicitud de la prestación de riesgo durante el embarazo a la Mutua, aportando los siguientes documentos:

  • El certificado médico que acredita el riesgo durante el embarazo, si no lo tiene ya la entidad.
  • Declaración de la empresa de que no existe un trabajo compatible con el embarazo de la trabajadora, o de que no se puede realizar el traslado.
  • Certificado de la empresa en el que conste la cuantía de la base de cotización de la trabajadora por contingencias profesionales del mes anterior.

Tanto la solicitud como los documentos señalados se tendrán que presentar en un Centro de Atención de la Seguridad Social. En caso de que no se reconociera el derecho a la prestación por riesgo durante el embarazo de forma inmediata, habrá que comunicar a la trabajadora desde qué momento tiene derecho a cobrarla.

¿Es lo mismo baja por riesgo en el embarazo que embarazo de riesgo?

No, no lo son, y de hecho resulta especialmente importante no confundir el embarazo de riesgo con la baja por riesgo durante el embarazo.

El embarazo de riesgo se produce cuando hay alguna circunstancia por la cual el embarazo tiene más posibilidades de complicarse en la gestación y el puerperio, con independencia del trabajo al que se dedique la mujer embarazada. En estos casos, hay muchas ocasiones en las que no se suspende el contrato de trabajo.

Sin embargo, la baja por riesgo durante el embarazo se da cuando es necesario cambiar el puesto a la trabajadora para no comprometer su salud ni la del bebé que espera, pero esto no es posible a nivel técnico, y por ello se procede a reconocer la baja de la trabajadora embarazada.

Más información y Bibliografía:

  • Artículo 26 Protección de la maternidad de la Ley 31/1995, de 8 de noviembre, de prevención de Riesgos Laborales
  • Anexo VII Lista no exhaustiva de agentes, procedimientos y condiciones de trabajo que pueden influir negativamente en la salud de las trabajadoras embarazadas o en período de lactancia natural, del feto o del niño durante el período de lactancia natural
  • Anexo VIII Lista no exhaustiva de agentes y condiciones de trabajo a los cuales no podrá haber riesgo de exposición por parte de trabajadoras embarazadas o en período de lactancia natural

Источник: https://dudaslegislativas.com/baja-por-riesgo-en-el-embarazo/

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: