Enfermedades uterinas durante el embarazo

Contents
  1. Enfermedades uterinas durante el embarazo
  2. Consecuencias de los problemas uterinos
  3. ¿Cuáles son las enfermedades uterinas más comunes?
  4. El cuello uterino también puede sufrir problemas
  5. Diagnóstico y Tratamiento de las Enfermedades Uterinas
  6. Las principales enfermedades uterinas no cancerosas son las siguientes:
  7. Los principales síntomas que nos harán sospechar de algún tipo de enfermedad relacionada con el útero son:
  8. ¿Qué opciones existen para su tratamiento?
  9. ¿Cómo se realiza el diagnóstico de enfermedades uterinas?
  10. Para obtener un historial clínico lo mas detallado posible realizaremos una serie de preguntas
  11. Examen vaginal
  12. Examen de Papanicolaou (Citología)
  13. Pruebas de laboratorio
  14. Exámenes con imágenes
  15. Siete problemas o enfermedades del útero que podrían afectar a la fertilidad: síntomas y tratamiento
  16. Miomas uterinos o fibromas
  17. Endometriosis
  18. Hiperplasia del endometrio
  19. Adenomiosis
  20. Cervicitis
  21. Malformaciones uterinas
  22. Hemorragias anomarles
  23. Enfermedades y trastornos que influyen en la fertilidad | NICHD Español
  24. Síndrome del ovario poliquístico (PCOS por sus siglas en inglés)
  25. Falla ovárica prematura (POI por sus siglas en inglés)
  26. Fibromas uterinos
  27. Causas generales de la infertilidad
  28. Incapacidad para ovular
  29. Problemas estructurales del sistema reproductivo
  30. Infecciones
  31. Incapacidad del óvulo para madurar correctamente
  32. Falla en la implantación
  33. Trastornos autoinmunes
  34. Enfermedades que afectan el útero. Señales que no debes ignorar
  35. ¿Qué es el útero?
  36. ¿Cuál es su función?
  37. Fibromas o miomas
  38. Adenomiosis o endometriosis de la pared uterina
  39. Hiperplasia endometrial
  40. Prolapso uterino
  41. Síndrome de Asherman
  42. ¿Qué síntomas producen las enfermedades uterinas?

Enfermedades uterinas durante el embarazo

Enfermedades uterinas durante el embarazo

El útero o matriz es el lugar donde crece el bebé, y en ocasiones pueden darse ciertos trastornos uterinos que pueden causar problemas antes y durante el embarazo. Existen, además, algunos puntos principales que tienes que saber sobre dichos trastornos.

Índice

Consecuencias de los problemas uterinos

– Muchos de ellos no producen señales en medicina ni síntomas que afecten a la salud, por lo que puede ocurrir que no nos demos cuenta de que los tenemos hasta que intentemos quedarnos embarazadas o ya lo estemos.

– Algunos de esos trastornos no causan problemas durante el embarazo, pero en ocasiones pueden causar que sea más difícil quedarse embarazada, y otros pueden ocasionar problemas como un aborto espontáneo o un nacimiento prematuro.

– Para algunos trastornos se necesita tratamiento con el fin de ayudar a mejorar las probabilidades de tener un embarazo sano.

¿Cuáles son las enfermedades uterinas más comunes?

– Útero septado o tabicado. Esta es la anormalidad uterina congénita más común.

En este trastorno una banda de músculos o tejidos llamado tabique o septo divide el útero en dos secciones.

Le puede causar a las mujeres abortos espontáneos repetidos, por lo que los profesionales de la salud suelen recomendar cirugía para reparar el útero y reducir el riesgo de aborto espontáneo.

– Cicatrices o tejido cicatricial en el útero. También llamado síndrome de Asherman. Las cicatrices pueden dañar el revestimiento del útero, es decir, el endometrio.

Las cicatrices uterinas son trastornos adquiridos que pueden ser causados por una infección como la endometritis o por una cirugía del útero o cuello uterino.

Las señales y los síntomas de las cicatrices uterinas incluyen períodos menstruales poco intensos o infrecuentes, pero algunas mujeres no tienen ninguna señal o síntoma. Las cicatrices pueden causar problemas para quedar embarazada, nacimiento prematuro y abortos espontáneos repetidos.

– Miomas uterinos. Se trata de masas no cancerosas en el útero, fibromas o fibroides, que pueden causar dolor y sangrado, así como complicaciones en el embarazo.

Están formados por células musculares y otros tejidos que crecen en la pared del útero y alrededor de ésta. Son los tumores no cancerosos más frecuentes en las mujeres en edad fértil.

Esta masa que se instala en el útero puede tener desde un centímetro de diámetro hasta un par de kilos, ser uno solo o existir varios, y en ocasiones no provocan ningún síntoma, lo cual no favorece su detección.

En caso de que sí lo hagan, suelen consistir en pesadez debajo del vientre y dolor en la zona pélvica, hemorragias vaginales sin motivo aparente, molestias en la micción y durante la práctica del acto sexual, y también aumento anormal del abdomen.

La existencia del mioma puede ser conocida antes del embarazo. De todas formas, el diagnóstico del mioma en el embarazo, así como de su crecimiento, se realiza por exploración física y por ecografía, como en los casos en que se producen fuera de la gestación.

Durante la exploración habitual de la embarazada podría sospecharse la existencia de miomas cuando el útero es mayor al tamaño que le corresponde según el tiempo de gestación, y en algunos casos mediante la palpación de estos.

La ecografía, que hoy es un método de rutina, permite ver el número y tamaño de los miomas y precisar su localización, y la evolución durante la gestación.

En casos especialmente difíciles puede también emplearse la resonancia magnética nuclear, que es inocua para el feto y permite un diagnóstico más preciso.

La aparición de un mioma puede acarrear complicaciones en la gestación como que se produzca un parto prematuro, una alteración en el desarrollo fetal, o que el mioma se degenere o se modifique.

A la hora del parto también pueden surgir algunas complicaciones como que el mioma obstruya el canal del parto o que impida al útero contraerse correctamente, y también posibles hemorragias.

Los miomas suelen disminuir su tamaño hasta casi desaparecer tras el parto, pero si esto no ocurriese se deben eliminar antes de una nueva gestación mediante cirugía. 
 

El cuello uterino también puede sufrir problemas

El cuello del útero incompetente, que también se llama insuficiencia cervical se da cuando el tejido cervical débil causa un parto prematuro o la pérdida de un embarazo que, de no tener esta insuficiencia, sería saludable.

Antes del embarazo, el cuello del útero (la parte más baja del útero que se abre hacia la vagina) se suele encontrar cerrado y firme. A medida que avanza el embarazo y el cuerpo se prepara para dar a luz, el cuello del útero se ablanda, disminuye en longitud y se abre o se dilata.

Si se tiene un cuello del útero incompetente, este puede comenzar a abrirse demasiado pronto y causar un parto prematuro.

Algunas mujeres presentan molestias leves o flujo de sangre durante varios días o semanas, entre la semana 14 y la semana 20 de embarazo. Algunas de estas molestias pueden ser:

– Una sensación de presión en la pelvis

– Un dolor de espalda nuevo

– Calambres abdominales leves

– Un cambio en el flujo vaginal

 -Sangrado o hemorragia vaginal leve

El cuello del útero incompetente puede ser difícil de diagnosticar y de tratar. Es posible que el médico recomiende el consumo de medicamentos preventivos durante el embarazo, la realización de ecografías frecuentes o un procedimiento para cerrar el cuello del útero.

Sea cual sea el problema que afecta al útero, hay que tener en cuenta que cada mujer es diferente y que la situación médica también lo es, por lo que es muy importante acudir siempre a un profesional y recibir un tratamiento adecuado para cada caso.

La adquisición de más kilos durante el embarazo de los debidos puede ser la causa de una serie de problemas de salud tanto para la madre como para el bebé. Por ello es importante controlar este aspecto desde el mismo inicio de la gestación.

Síndrome de Asherman

Definición:

Es la formación de adherencias intrauterinas que ocurren de manera característica como resultado de la cicatrización que se desarrolla después de una cirugía uterina. Es una afección poco común y se presenta en mujeres que se han sometido a algunos procedimientos de dilatación y legrado.

Síntomas:

Amenorrea (ausencia de períodos menstruales), abortos espontáneos repetitivos e infertilidad.

Tratamiento:

El tratamiento comprende cirugía para cortar y extirpar las adherencias o tejido cicatricial. Esto se puede hacer con una histeroscopia.

Fuentes:

Elsevier: https://www.elsevier.es/es-revista-progresos-obstetricia-ginecologia-151-articulo-utero-septo-completo-con-duplicidad-S0304501311001610

Dolan MS, Hill C, Valea FA. Benign gynecologic lesions: vulva, vagina, cervix, uterus, oviduct, ovary, ultrasound imaging of pelvic structures. In: Lobo RA, Gershenson DM, Lentz GM, Valea FA, eds. Comprehensive Gynecology. 7th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2017:chap 18.

Fecha de actualización: 22-02-2021

Redacción: Cristina Rodríguez

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/embarazo/salud-embarazo/enfermedades-uterinas-durante-el-embarazo-10014

Diagnóstico y Tratamiento de las Enfermedades Uterinas

Enfermedades uterinas durante el embarazo

En este artículo hablamos sobre la importancia del útero para la salud general de la mujer y el desarrollo de enfermedades uterinas que puedan ser causa de Infertilidad.

Las enfermedades localizadas en el útero de la mujer son una de las principales causas de esterilidad e infertilidad.

Ante la imposibilidad de lograr el embarazo es cuando se detectan ya que en algunos casos los síntomas pasan desapercibidos o no se les presta demasiada atención.

Aproximadamente 1 de cada 10 mujeres entre los 18 a 50 años de edad tiene este tipo de problemas.

Por ello  es de vital importancia realizar un estudio y seguimiento ginecológico de manera periódica.

Todas las mujeres de 18 años de edad y las más jóvenes que son sexualmente activas deberían realizar este examen cada 1 ó 2 años.

Las principales enfermedades uterinas no cancerosas son las siguientes:

  1. Fibromas o miomas
  2. Ademiosis o endometriosis de la pared uterina
  3. Hiperplasia endometrial.
  4. Prolapso uterino.
  5. Adherencias intrauterinas.
  6. Cervicitis.
  7. Pólipos endometriales.
  8. Retrodesviación uterina.
  9. Sangrado uterino anormal.
  10. Síndrome de Asherman

Los principales síntomas que nos harán sospechar de algún tipo de enfermedad relacionada con el útero son:

  1. Abdomen distendido
  2. Dolor en la zona pélvica.
  3. Necesidad de orinar constantemente o bien incapacidad para ello.
  4. Estreñimiento y acumulación de gases.
  5. Dolor durante las relaciones sexuales.
  6. Menstruaciones abundantes y prolongadas.

Las causas de las hemorragias anormales incluyen problemas hormonales, infecciones, problemas tiroideos, fibromas, pólipos, cáncer.

La patología más frecuente son los miomas uterinos, pero en ocasiones hay mujeres que no presentan ninguna molestia hasta que su tamaño es excesivo.

El tratamiento de los miomas dependerá del diagnóstico y del estado en que se encuentre el mismo (tamaño, posición, etc…).

Se debe verificar el tamaño y la zona donde se localizan, pues un mioma en el útero puede ser causa de patología reproductiva.

¿Qué opciones existen para su tratamiento?

Primero debemos tener en cuenta que cada mujer es diferente y por lo tanto cada caso médico es diferente, lo que puede ser una opción de tratamiento para una mujer puede no serla para otra.

Dependiendo de la gravedad de la sintomatología existen tratamientos para aliviar gran parte de los síntomas que causan estos problemas.

El primer paso será tener un diagnóstico acertado y preciso, no sólo que permita un tratamiento sintomático, es decir que alivie el dolor causado, sino que permita  erradicar el problema.

¿Cómo se realiza el diagnóstico de enfermedades uterinas?

Para realizar un diagnóstico correcto de qué problemas a nivel uterino están causando la sintomatología que presenta la paciente utilizamos distintas pruebas.

El primer paso es realizar una historia clínica completa.

Para obtener un historial clínico lo mas detallado posible realizaremos una serie de preguntas

  • Analizar la formula menstrual y sus posibles alteraciones
  • ¿Qué síntomas tienes?
  • ¿Qué enfermedades graves has tenido?
  • ¿Qué operaciones has tenido en el pasado?
  • ¿Has estado embarazada?
  • ¿Estás tomando algún tipo de medicación?
  • ¿Qué enfermedades han sufrido tus familiares cercanos?
  • ¿Has tomado hierbas o productos de herbolario?
  • ¿Has tomado “remedios caseros”?

Es posible que tu médico te pregunte acerca de tu vida sexual y aunque esto pueda hacerte sentir incómoda es muy importante que sepa si hay algo que pueda relacionarse con la enfermedad.

Examen vaginal

El médico examinará el interior del cuello uterino y el útero.

Usará un espéculo para mantener las paredes de la vagina separadas durante el examen. A veces este examen es incómodo y es posible que sientas un leve calambre, pero generalmente no es doloroso.

Examen de Papanicolaou (Citología)

Durante el examen vaginal, el médico toma una muestra de células del cuello uterino. El examen es rápido y no duele.

Las células se envían al laboratorio donde serán examinadas. El examen es una forma de diagnosticar precozmente el cáncer del cuello uterino o la displasia, que es una condición que puede progresar hasta el cáncer.

Pruebas de laboratorio

Tomaremos una muestra de sangre y de orina que enviaremos a nuestro laboratorio.

Los resultados de estas pruebas nos darán mucha información acerca de tu salud general.

Exámenes con imágenes

  1. Ecografía vaginal
  2. Resonancia magnética nuclear (RMN)
  3. Tomografía computarizada (TAC) 

Estas imágenes nos ayudarán a obtener más información acerca de los posibles problemas.

Según tus síntomas, también es posible que necesitemos realizar:

  1. Biopsia endometrial.
  2. Legrado. 

Una vez realizado un estudio detallado de cuál puede ser la enfermedad uterina que está causando los problemas de fertilidad podremos tomar la decisión de qué tratamiento de Reproducción Asistida es el más adecuado.

Consulta con los profesionales en Medicina Reproductiva del Instituto Europeo de Fertilidad ante los primeros síntomas que te hagan sospechar que puedes estar sufriendo de un problema uterino que impide el embarazo.

Источник: https://www.iefertilidad.com/blog/diagnostico-y-tratamiento-de-las-enfermedades-uterinas/

Siete problemas o enfermedades del útero que podrían afectar a la fertilidad: síntomas y tratamiento

Enfermedades uterinas durante el embarazo

El útero o matriz es un órgano muscular hueco ubicado en la pelvis femenina, entre la vejiga y el recto. En su interior se desarrolla el bebé cuando se produce el embarazo, por lo que cualquier problema localizado en él puede ser causa de esterilidad o infertilidad femenina.

Vamos a repasar cuáles son los principales problemas que pueden afectar al útero, cómo reconocer sus síntomas y qué tratamiento tienen.

El útero cuenta con una parte alargada y estrecha ubicada en la zona inferior, llamada cérvix o cuello, y otra más ancha en la parte superior formada por dos capas: el endometrio (la capa más interna) y el miometrio (la capa externa).

Su forma se asemeja a la de una pera invertida, y cuando no hay embarazo tiene unas medidas aproximadas de 8 cm x 5cm x 3 cm (longitud, ancho y grosor) y un peso de entre 50-70 gramos. Tras el embarazo, tanto las medidas como el peso pueden variar ligeramente, llegando a los 9 o 10 cm de longitud y a los 80 gramos de peso.

Según el Instituto Europeo de Fertilidad, una de cada 10 mujeres en edad fértil presenta algún problema para quedarse embarazada, siendo las patologías en el útero una de las grandes causas

En las mujeres que están en edad fértil, los ovarios producen la hormona estrógeno al comienzo del ciclo menstrual. El estrógeno ayuda a preparar el recubrimiento del útero (endometrio) para un embarazo. Cuando el útero está listo, uno de los ovarios libera un óvulo que baja por la trompa de Falopio, donde espera la posible fecundación.

Si la mujer queda embarazada, el óvulo ya fecundado se mueve hasta el útero, donde se adhiere al endometrio. Si no queda embarazada, el endometrio y el óvulo no fecundado se eliminan a través de la vagina durante la siguiente regla.

Miomas uterinos o fibromas

Los miomas uterinos, fibromas o fibroides son una de las principales patologías del útero en mujeres en edad fértil. Se trata de masas no cancerosas formadas por células musculares y otros tejidos que crecen en la pared del útero y alrededor de esta.

Esta masa que se instala en el útero puede tener desde un centímetro de diámetro hasta un par de kilos de peso, ser uno solo o existir varios, y en ocasiones no provocan ningún síntoma, lo cual no favorece su detección.

  • Síntomas: entre los síntomas más comunes se encuentra el dolor, la pesadez en la zona baja del viente y en la zona pélvica, sangrando abundante, molestias durante las relaciones sexuales y aumento anormal del abdomen. En algunos casos, los miomas también podrían complicar el embarazo por lo que si se detectan antes será necesario valorar con el médico su extirpación.

Endometriosis

La endometriosis es una enfermedad que afecta al 15% de las mujeres españolas en edad fértil. Se produce cuando el tejido de recubrimiento del útero (endometrio) crece fuera de éste, y afecta a otras zonas del organismo (ovarios, trompas de Falopio, el intestino grueso y los ligamentos que sostienen el útero), provocando en muchos casos problemas de fertilidad.

  • Síntomas: a la endometriosis se la conoce con el nombre de 'la enfermedad silenciosa', porque a menudo pasan entre cinco y 10 años hasta que se detectan los primeros síntomas. Los más habituales son dolor pélvico crónico, reglas dolorosas, molestias en las relaciones sexuales, sangrado tras la micción y cansancio.
  • Tratamiento: el tratamiento a seguir dependerá de la gravedad de los síntomas, pero por lo general incluyen medicamentos para el dolor, terapia hormonal y cirugía.

Hiperplasia del endometrio

La hiperplasia endometrial es una enfermedad benigna en la que el revestimiento del útero se hace demasiado grueso como consecuencia de un aumento del número de células endometriales. Suele aparecer a partir de los 40 años, y es muy importante mantener un correcto seguimiento médico pues si no se administra el tratamiento adecuado podría evolucionar a cáncer de útero.

  • Síntomas: entre los síntomas de la hiperplasia del endometrio están los sangrados menstruales muy abundantes y más duraderos de lo habitual, ciclos menstruales menores a 21 días, sangrado o manchado entre periodos, premenopausia o hemorragia uterina después de la menopausia.
  • Tratamiento: el tratamiento dependerá del tipo de hiperplasia, pero el más común suele ser el empleo de progestina (en píldoras, inyecciones, cremas vaginales o DIU). Los casos más graves podría ser recomendable practicar una histerectomía (cirugía para extirpar el útero)

Adenomiosis

En la adenomiosis, el tejido que recubre el útero (tejido endometrial) crece en las paredes externas del útero. El tejido desplazado sigue funcionando con normalidad, se engrosa, se degrana y se elimina en cada ciclo menstrual. La adenomiosis es un trastorno benigno común en mujeres que han dado a luz entre las edades de 35 y 50 años de edad.

  • Síntomas: los síntomas de la adenomiosis son útero más agrandado de lo normal y reglas muy abundantes y dolorosas.
  • Tratamiento: por lo general, este trastorno suele resolverse por sí solo después de la menopausia. En algunos casos podría ser necesaria la terapia hormonal e incluso la histerectomía.

Cervicitis

Se trata de una inflamación del cuello uterino provocada por una infección en la vagina, una reacción alérgica o, en la mayoría de los casos, por una enfermedades de transmisión sexual (ETS), como la clamidiosis, la sífilis o la gonorrea.

  • Síntomas: el síntoma principal de la cervicitis es la aparición de un flujo vaginal excesivo y purulento. También pueden aparecer otros síntomas como dolor durante las relaciones, sangrado fuera de la menstruación, dolor al orinar…
  • Tratamiento: la alteración del moco cervical es causa de esterilidad femenina, por lo que es importante diagnosticar esta inflamación de forma precoz, para que la infección no ascienda hacia la cavidad uterina, averiguar qué la causa y ponerle tratamiento.

Malformaciones uterinas

Hay algunos casos en los que el útero no se desarrolla de forma correcta, produciéndose ciertas anomalías o malformaciones que pueden afectar también a las trompas de Falopio y la vagina. Entre estas malformaciones se encuentran el útero bicorne, el unicorne, el didelfo, el útero invertido, el útero septado y la agenesia vaginal o ausencia de útero.

  • Síntomas: en muchas ocasiones, este tipo de malformaciones no producen ningún síntoma, aunque otras veces se relacionan con periodos menstruales abundantes y dolorosos, dolores pélvicos crónicos, amenorrea o ausencia de menstruación y problemas de infertilidad.
  • Tratamiento: para diagnosticar estas malformaciones son necesarias pruebas de imagen como la histeroscopia, histerosanpingografía, ecografías o resonancias. Una vez diagnosticado el tipo de malformación se valorará el mejor tratamiento a seguir, siendo necesaria la cirugía en algunos casos si se busca embarazo.

Hemorragias anomarles

Las hemorragias anormales (periodos muy abundantes, hemorragias entre periodos, hemorragias después de las relaciones sexuales…) pueden ser causa de enfermedades muy diversas, aunque tal y como hemos visto, la mayoría de patologías uterinas presentan este síntoma.

Otras causas que podrían esconderse detrás de este tipo de hemorragias son problemas hormonales, tiroideos, en los ovarios, infecciones, problemas durante la gestación… o incluso cáncer. Por eso es muy importante consultar con el médico cualquier cambio que percibamos en el periodo menstrual, así como dolores pélvicos o hemorragias.

Sea cual sea el problema que afecta al útero hay que tener en cuenta que cada mujer y cada caso médico es diferente, y que en la mayoría de las ocasiones los problemas de fertilidad asociados pueden superarse con el debido tratamiento

Fotos | iStock, Pixabay

En Bebés y Más | El embarazo no «cura» la endometriosis, ¿de dónde viene esta idea?, Las 11 preguntas más frecuentes sobre infertilidad respondidas por una experta

Источник: https://www.bebesymas.com/salud-de-la-madre/siete-problemas-enfermedades-utero-que-podrian-afectar-a-fertilidad-sintomas-tratamiento

Enfermedades y trastornos que influyen en la fertilidad | NICHD Español

Enfermedades uterinas durante el embarazo

Muchos problemas de salud pueden afectar la capacidad de una mujer para quedar embarazada. Algunos de los problemas más comunes se enumeran abajo, donde encontrará un enlace a información adicional.

Síndrome del ovario poliquístico (PCOS por sus siglas en inglés)

El síndrome del ovario poliquístico es una de las causas más comunes de infertilidad en las mujeres.4 Es una enfermedad en la que los ovarios de la mujer, y en algunos casos las glándulas suprarrenales, producen más andrógenos (un tipo de hormona) de lo normal.

Los altos niveles de esta hormona interfieren con el desarrollo de los folículos ováricos y con la liberación de los óvulos durante la ovulación. Como resultado, pueden desarrollarse sacos llenos de líquido, o quistes, dentro de los ovarios.

En la página del NICHD sobre el síndrome del ovario poliquístico puede encontrar una descripción más detallada de este tema.

Los investigadores estiman que entre el 5% y 10% de las mujeres en los Estados Unidos tiene el PCOS.4 Se desconoce la causa exacta del PCOS, pero las investigaciones actuales sugieren que se debe a una combinación de factores genéticos y ambientales.

Falla ovárica prematura (POI por sus siglas en inglés)

La POI es una enfermedad en la que los ovarios de la mujer dejan de producir hormonas y óvulos a una edad temprana. Las mujeres con POI no ovulan de manera regular, o a veces no ovulan en absoluto, y pueden tener niveles hormonales anormales debido a problemas en los ovarios.

Las mujeres con POI con frecuencia tienen problemas para quedar embarazadas. Sin embargo, el embarazo es posible. Entre el 5% y el 10% aproximadamente de las mujeres con POI quedan embarazadas sin tratamiento médico.5

Fibromas uterinos

Los fibromas uterinos son tumores no cancerosos que se forman dentro del útero. En algunos casos, dependiendo de su tamaño y ubicación, pueden provocar síntomas. Los científicos desconocen por qué se forman los fibromas, pero se cree que podrían tener una base genética.

Los fibromas pueden contribuir a la infertilidad y se encuentran en entre el 5% y el 10% de las mujeres infértiles.6 Los fibromas que se encuentran en la cavidad uterina (en oposición a los que crecen dentro de las paredes del útero), o aquellos con un diámetro mayor a 6 centímetros, tienen más probabilidad de afectar de manera negativa la fertilidad.

Es más probable que los fibromas afecten de manera negativa la fertilidad de la mujer si 6:

  • Cambian la posición del cuello uterino, lo que puede reducir la cantidad de esperma que entra al útero.
  • Cambian la forma del útero, lo que puede interferir con el movimiento del esperma o con la implantación.
  • Obstruyen las trompas de Falopio, lo que impide que el esperma llegue al óvulo y que óvulo fertilizado avance hacia el útero.
  • Interfieren con el flujo de sangre hacia el útero, lo que impide que el embrión se implante.

En la página del NICHD sobre fibromas uterinos puede encontrar una descripción más detallada de este tema.

Causas generales de la infertilidad

Las causas generales de la infertilidad incluyen:

Incapacidad para ovular

La causa más común de infertilidad es la incapacidad para ovular, que ocurre en el 40% de las mujeres con problemas de infertilidad.7 La falta de ovulación puede ser consecuencia de:

  • Falla ovárica prematura (POI por sus siglas en inglés) 
  • Síndrome del ovario poliquístico (PCOS por sus siglas en inglés)
  • Envejecimiento
  • Baja reserva ovárica. Esto se refiere a que los ovarios de la mujer tienen pocos óvulos debido al proceso normal de envejecimiento. En esta situación, los niveles hormonales podrían afectar la ovulación.
  • Trastornos endócrinos. Estos trastornos afectan las hormonas que produce el cuerpo. Los niveles hormonales anormales puede interferir con la ovulación. Algunos trastornos endócrinos que se sabe afectan la ovulación son7:
    • Amenorrea hipotalámica, en la que una estructura del cerebro llamada hipotálamo produce niveles anormales de hormonas.
    • Hiperprolactinemia, en la que los niveles de la hormona prolactina son demasiado altos.
    • Enfermedad de tiroides, que afecta los niveles de las hormonas que libera la tiroides, una glándula en el cuello.
    • Enfermedad suprarrenal, que afecta los niveles de las hormonas que producen las glándulas suprarrenales que se encuentran sobre los riñones
  • Consumo de tabaco. Fumar o consumir tabaco de otra manera también puede afectar la ovulación y causar complicaciones en el embarazo. Para más información sobre los efectos del tabaco en el embarazo visite el sitio de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) sobre embarazo y tabaquismo.

Problemas estructurales del sistema reproductivo

Los problemas estructurales generalmente implican la presencia de tejido anormal en las trompas de Falopio o el útero.

Si las trompas de Falopio están obstruidas, los óvulos no pueden pasar de los ovarios al útero y el espermatozoide no puede alcanzar el óvulo para fertilizarlo. La obstrucción de las trompas de Falopio puede estar asociada a:

  • Endometriosis
  • Fibromas uterinos
  • Enfermedad pélvica inflamatoria, una infección de las estructuras reproductivas de la mujer generalmente causada por las bacterias de una infección de trasmisión sexual (STI por sus siglas en inglés)  común, como la gonorrea o la clamidia8
  • La ligadura de trompas, un procedimiento quirúrgico para cerrar de manera permanente las trompas de Falopio.9

Además, algunas mujeres nacen con las trompas de Falopio obstruidas.

Los problemas estructurales del útero que podrían causar infertilidad incluyen:

  • Fibromas uterinos, crecimientos que aparecen dentro y alrededor de las paredes del útero. La mayoría de las mujeres con fibromas no tiene problemas de fertilidad y puede embarazarse. Sin embargo, algunas mujeres con fibromas tal vez no puedan quedar embarazadas de manera natural o tengan abortos espontáneos múltiples o trabajo de parto prematuro.
  • Los pólipos, crecimientos no cancerosos en la superficie interior del útero. Los pólipos pueden interferir con la función del útero y afectar negativamente la capacidad de una mujer de mantener el embarazo después de concebir. La extracción quirúrgica de los pólipos puede aumentar las probabilidades de que una mujer quede embarazada.
  • Cicatrices en el útero por lesiones o cirugías anteriores. Las cicatrices pueden aumentar el riesgo de aborto e infertilidad.
  • Un útero con una forma no común podría afectar la capacidad de la mujer de mantener el embarazo luego de concebir.

Infecciones

Las infecciones también pueden causar infertilidad. La clamidia es una de las enfermedades de transmisión sexual más comunes que puede afectar la fertilidad femenina. En la página sobre infección de trasmisión sexual (STI por sus siglas en inglés)  puede encontrar más información sobre la clamidia.

Las infecciones crónicas en el útero también pueden reducir la cantidad o la calidad del moco cervical, la sustancia pegajosa o resbaladiza que se acumula en el útero y en la vagina. Una menor cantidad o una calidad más baja de moco cervical pueden dificultar la capacidad de las mujeres de quedar embarazadas.10

Incapacidad del óvulo para madurar correctamente

En algunas mujeres, el óvulo no madura correctamente, lo que impide la fertilización. Esto puede deberse a11:

  • Problemas hormonales, desde el PCOS hasta problemas con el hipotálamo o la glándula pituitaria. El hipotálamo envía señales del cerebro a la glándula pituitaria, la cual luego produce las hormonas necesarias para comenzar el proceso de maduración del óvulo. Cualquier problema durante este proceso puede impedir que el óvulo madure de manera correcta.
  • La falta de unas proteínas llamadas quinasas dependientes de ciclinas. Nuevos estudios sugieren que esta proteína puede estar involucrada en el proceso de maduración del óvulo.12
  • Lesiones en los ovarios. Los ovarios con cicatrices de cirugías anteriores o de repetidos quistes ováricos pueden evitar que el óvulo madure.
  • La falla ovárica prematura (POI por sus siglas en inglés)

Falla en la implantación

La falla en la implantación es una causa común de infertilidad en las parejas que intentan concebir con técnicas de reproducción asistida (ART por sus siglas en inglés). Las causas de la falla en la implantación incluyen11:

  • Defectos genéticos
  • Endometrio fino
  • Defectos embrionarios, como problemas con lo masculino o lo femenino o defectos del esperma.
  • Endometriosis

Trastornos autoinmunes

Los trastornos autoinmunes hacen que el sistema inmunitario del cuerpo ataque los tejidos normales que normalmente ignoraría.

Los trastornos autoinmunes, como el lupus o la artritis reumatoide, puede hacer que el sistema inmunitario de una mujer rechace el óvulo y evite que se implante, o que corte el flujo de sangre al embrión implantado.

11 Los trastornos autoinmunes también pueden atacar al esperma y a los órganos reproductivos.

  1. Giudice, L. C. (2010). Endometriosis. New England Journal of Medicine, 362, 2389-2398.
  2. Comité de Práctica de la Sociedad Americana de Medicina Reproductiva (ASRM por sus siglas en inglés) (2012). Endometriosis and infertility: a committee opinion. Fertility and Sterility, 98, 591-598.
  3. Colegio Amreicano de Obstetras y Ginecólogos (ACOG por sus siglas en inglés). (2011).Frequently asked questions: Gynecologic problems. Obtenido el 29 de marzo de 2013 de http://www.acog.org/~/media/For%20Patients/faq121.pdf?dmc=1&ts=20130329T1259407215  (PDF – 273 KB)
  4. Sociedad Americana de Medicina Reproductiva (ASRM por sus siglas en inglés) (2012).Fact sheet: Polycystic ovary syndrome (PCOS). Retrieved March 29, 2013, from https://www.reproductivefacts.org/globalassets/rf/news-and-publications/bookletsfact-sheets/spanish-fact-sheets-and-info-booklets/sindrome_de_ovario_poliquistico_sop-spanish.pdf  (PDF – 206 KB)
  5. Nelson, L. M. (2009). Primary ovarian insufficiency. New England Journal of Medicine, 360, 606-614.
  6. Sociedad Americana de Medicina Reproductiva (ASRM por sus siglas en inglés) (2012).Fibroids and fertility. Obtenido el 11 de junio de 2012 de https://www.reproductivefacts.org/news-and-publications/patient-fact-sheets-and-booklets/documents/fact-sheets-and-info-booklets/fibroids-and-fertility/ 
  7. Jose-Miller, A. B., Boyden, J. W., & Frey, K. A. (2007). Infertility. American Family Physician, 75, 849-856.
  8. Oficina de Salud de la Mujer (OWH por sus siglas en inglés) del Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos (DHHS por sus siglas en inglés) (18 de mayo de 2010). Pelvic inflammatory disease fact sheet. Obtenido el 19 de julio de 2012 de http://www.womenshealth.gov/publications/our-publications/fact-sheet/pelvic-inflammatory-disease.html 
  9. NIH MedLine Plus. (26 de febrero de 2010). Tubal ligation. Obtenido el 19 de julio de 2012 de http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/ency/article/002913.htm 
  10. Jose-Miller, A. B., Boyden, J. W., & Frey, K. A. (2007). Infertility. American Family Physician, 75, 849-856.
  11. Mojarrad, M., Hassanzadeh-Nazarabadi, M., & Tafazoli, N. (2013). Polymorphism of genes and implantation failure. International Journal of Molecular and Cellular Medicine, 2(5), 1-8. Retrieved July 23, 2013, from http://www.ijmcmed.org/files/site1/user_files_a195ea/hassanzadeh-A-10-62-4-3743df8.pdf . (PDF – 70 KB)
  12. Purcell, S., Moley, K. (2011). The impact of obesity on egg quality. Journal of Assisted Reproduction and Genetics, 28(6), 517-524.

« Problemas en el ciclo menstrualFactores del estilo de vida que 
influyen en la fertilidad »

Источник: https://espanol.nichd.nih.gov/salud/temas/infertility/informacion/trastornos

Enfermedades que afectan el útero. Señales que no debes ignorar

Enfermedades uterinas durante el embarazo

Sin duda el órgano femenino más importante es el útero. Es el órgano reproductor encargado de albergar una vida en crecimiento y para muchas significa incluso la esencia de lo que significa ser mujer.

Lamentablemente, cada vez son más las enfermedades que lo afectan y es necesario tomar precaución a la hora de informarse y tomar medidas.  Para eso, debemos conocer cómo funciona esta parte del cuerpo.

¿Qué es el útero?

El útero es el órgano reproductor femenino en el que se produce la gestación de los seres humanos y el resto de mamíferos. Es un órgano muscular hueco, de forma triangular, ubicado en la cavidad pélvica, delante del recto y detrás de la vejiga urinaria.

Su longitud es de unos ocho centímetros y su anchura de cinco centímetros. Tiene un ovario a cada uno de sus lados, órgano en el que se producen hormonas y los óvulos, las células sexuales femeninas, que llegan al útero a través de las trompas de Falopio.

¿Cuál es su función?

Su principal función es albergar el óvulo fecundado y ofrecerle las condiciones óptimas para que desarrolle el embrión en su interior.

En las mujeres que no han pasado la menopausia, los ovarios producen las hormonas estrógenos al comienzo del ciclo menstrual.

Este ayuda a preparar para un embarazo al revestimiento del útero, el endometrio, material glandular blando que se densifica durante la ovulación, momento en el cual se prepara para recibir un óvulo fecundado.

Cuando no se produce la fecundación, este revestimiento se expulsa durante la menstruación.

Fibromas o miomas

Son tumores no cancerosos del útero que frecuentemente aparecen durante la edad fértil. Los fibromas uterinos, llamados también leiomiomas o miomas, no se relacionan con un riesgo mayor de cáncer de útero y casi nunca se transforman en cáncer.

Puede haber uno a varios miomas. Su tamaño puede variar desde muy pequeños e imperceptibles hasta masas voluminosas que pueden distorsionar y agrandar el útero. Puede haber uno o varios fibromas.

La mayoría de las mujeres no saben que tienen fibromas uterinos porque muchas veces no producen síntomas.

Adenomiosis o endometriosis de la pared uterina

La adenomiosis se produce cuando el tejido que normalmente recubre el útero (tejido endometrial) se desarrolla en la pared muscular del útero. El tejido desplazado sigue funcionando con normalidad, se engrosa, se degrada y produce sangrado, durante cada ciclo menstrual. El resultado puede ser un útero agrandado, períodos intensos y dolorosos.

Aún no se conoce la causa de la adenomiosis, pero la enfermedad generalmente se resuelve después de la menopausia. Para las mujeres que tienen molestias graves por la adenomiosis, los tratamientos hormonales pueden ayudar y la extirpación del útero (histerectomía) la cura la definitivamente.

Hiperplasia endometrial

La hiperplasia endometrial es un cuadro en el cual el endometrio (revestimiento uterino) es anormal. Existen cuatro tipos de hiperplasia endometrial. Los tipos varían según la cantidad de células anormales y la presencia de cambios en las células.

Es causada por el exceso de estrógeno o la falta de suficiente progesterona. Ambas hormonas inciden en el ciclo menstrual. El estrógeno hace crecer las células, mientras que la progesterona señala el momento de su desprendimiento.

Prolapso uterino

Ocurre cuando los músculos y los ligamentos del suelo pélvico se estiran y se debilitan, por lo que dejan de proporcionar un sostén adecuado para el útero. En consecuencia, el útero se desliza hacia la vagina o sobresale de ella.

El prolapso uterino puede afectar a mujeres de cualquier edad. Sin embargo, suele afectar a las mujeres posmenopáusicas que tuvieron uno o más partos vaginales.

Síndrome de Asherman

Consiste en la formación y persistencia de adherencias o pegaduras entre las paredes interiores del útero y por ello, causando que la cavidad uterina sea más pequeña o estrecha, con un tejido endometrial de peor calidad.

Las causas más frecuentes son lesiones tras la práctica de legrados (cuando se ha producido un aborto espontáneo o provocado), infecciones uterinas, retención de placenta, etc. Estas lesiones causarán las adherencias en la cavidad uterina.

¿Qué síntomas producen las enfermedades uterinas?

Los principales síntomas que nos harán sospechar de algún tipo de enfermedad relacionada con el útero son:

  • Abdomen distendido
  • Dolor en la zona pélvica.
  • Necesidad de orinar constantemente o bien incapacidad para ello.
  • Estreñimiento y acumulación de gases.
  • Dolor durante las relaciones sexuales.
  • Menstruaciones abundantes y prolongadas.

Hemos preparado el siguente test preventivo de salud que te puede ayudar a detectar signos de una posible enfermedad uterina. Haz clic en el botón a continuación para iniciar el test.

Recuerda que el cuidado de tu salud debe ser una prioridad en tu vida. Si estás experimentando alguno de estos síntomas y sospechas que puedes tener una enfermedad que afecte tu útero, no dudes en llamar a nuestros centros de Maiposalud y solicitar una hora con uno de nuestros médicos.

Источник: https://maiposalud.cl/blog/enfermedades-que-afectan-el-utero-senales-que-no-debes-ignorar/

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: