¿Es normal no sentir contracciones en la semana 39?

Contents
  1. El parto: día D, cómo sabré que ha llegado el momento
  2. Semana 36, prepara la maleta
  3. ¿Qué síntomas notarás cuando te pongas de parto?
  4. 1. Con contracciones
  5. 2. Rompiendo aguas
  6. ¡Falsa alarma!
  7. ¿Y qué cosas os pueden hacer dudar?
  8. Cuando estás de parto…
  9. Mis consejos para afrontar el parto de la mejor manera
  10. ¿Es normal no sentir contracciones en la semana 39?
  11. ¿Cómo distinguir las contracciones de parto falso de las verdaderas?
  12. ¿Cómo cuidarse en la semana 39?
  13. ¿Qué contracciones hay?
  14. Contracciones de Braxton Hicks: entrenamiento a largo plazo para el parto
  15. Contracciones previas: tu cuerpo hace los últimos preparativos para el parto
  16. Dolores de encajamiento: el bebé se coloca para el parto
  17. Contracciones prematuras: pueden aparecer en cualquier estadio del embarazo
  18. Contracciones de dilatación: el parto anuncia su llegada
  19. Contracciones de presión: el bebé quiere salir
  20. Contracciones posteriores: ahora se desprende también la placenta
  21. Recomendados Bebitus
  22. Semana 39 de embarazo: ¡Ya falta muy poquito!
  23. El bebé en la ecografía: imágenes y vídeo, semana 39
  24. ¿Tienes claro si te vas a poner la epidural?..
  25. Por si te preguntas cómo vas a reconocer las «verdaderas» contracciones..
  26. ¿Hay alguna forma de adelantar el parto sin correr riesgos?..
  27. ¿Sabes que tu parto podría ser afín a tu horóscopo?..
  28. Semana 39 de embarazo: se acerca el nacimiento ¡falta muy poco!
  29. Cambios en la madre en la semana 39 de embarazo
  30. Señales del parto
  31. Siguiente semana: semana 40 de embarazo
  32. Embarazo semana 39: Contracciones y dolor pélvico
  33. Cómo es un bebé de 39 semanas de embarazo
  34.  Semana 39 de embarazo: Dolores y molestias
  35.  Síntomas preparto: ¿Cuándo debo acudir al hospital? 
  36. Monitorización y bienestar fetal
  37. Exploración cervical
  38. Preoperatorio para la cesárea
  39. Semana 39 de Embarazo: Síntomas, Desarrollo, Cambios y Cuidados
  40. Cambios en tu cuerpo
  41. Contracciones de Braxton
  42. Expulsión del tapón mucoso
  43. ¿Cuánto pesa y mide el bebé?
  44. Movimientos del bebé
  45. Alimentación
  46. Cuidados
  47. Clases de preparación al parto

El parto: día D, cómo sabré que ha llegado el momento

¿Es normal no sentir contracciones en la semana 39?

“¿Cómo sabré si estoy de parto?”, le decía a la buenabuela antes de ser madre por primera vez. Ella lo único que me respondía era que cuando estuviera de parto lo sabría y que no me preocupara.

Y bien que lo supe, qué dolor más indescriptible, recuerdo aquel momento en el baño agarrada al toallero y deseando dar a luz de una vez.

Malasmadres no creáis a aquellas que os dicen que son como dolores de regla y no os perdáis los consejos de nuestra colaboradora y ginecóloga Sofía Fournier.

*Podéis seguirla en , , Instagram y en suBlog.

Llega un momento en el embarazo en el que ya te acostumbras a la barriga, a las pataditas del bebé, al no dormir seguido toda la noche e incluso a las náuseas. Es como que ya lo tienes todo controlado y de repente te das cuenta de que aún queda el plato estrella, el momentazo, es decir: el parto!

Y todas nos hacemos la misma pregunta: ¿cómo voy a saber que estoy de parto?, ¿qué va a pasar ese día? En este post espero daros unos cuantos tips para que sepáis identificar las señales, para que lleguéis a sala de partos como unas auténticas “veteranas”.

Semana 36, prepara la maleta

Primero de todo, lo más básico, a partir de la semana 36 es mejor tenerlo todo ya preparado: la canastilla del bebé, vuestra maleta y la del buenpadre, todo listo para si toca salir al hospital a horas intempestivas. Esto os va a dar tranquilidad, menos cosas que pensar entre contracción y contracción mientras valoráis si ha llegado o no el momento.

Otro tema clave: tener claro por dónde hay que ir al hospital, dónde está la sala de partos, si es mejor ir en coche o en taxi, etc… Con los nervios, es probable que tu pareja o la persona que te acompañe se pierda, que os olvidéis las llaves del coche o que no os acordéis de dónde hay que aparcar. Así, lo dicho, todo bien aprendido desde antes.

¿Qué síntomas notarás cuando te pongas de parto?

Pues bien, básicamente una se pone de parto de una de estas dos maneras:

1. Con contracciones

Para estar segura que son contracciones de parto es básico que se cumplan dos factores:

  • Que sean todas ellas dolorosas y que sean con una regularidad muy marcada. Yo siempre digo que si es el primer parto habría que estar en casa esperando durante unas dos horas con contracciones regulares y dolorosas cada tres o cuatro minutos.
  • ¿Y cómo de dolorosas? Las contracciones son como un dolor sordo, intenso, mezcla de retortijón y dolor de regla. Es un dolor que te impide concentrarte en lo que estás haciendo, que te obliga a cambiar de posición y que te hace centrarte sólo en eso. Cuando es un segundo parto, con esperar una hora en casa con contracciones regulares es más que suficiente.

2. Rompiendo aguas

Si empezáis el parto rompiendo aguas sólo os puedo decir una cosa, no os creáis las pelis, no hace falta que salgáis a toda pastilla hacia el hospital. Si son aguas claras, tranquilas.

Tenéis tiempo de sobras en acudir al hospital, podéis daros una ducha, acabar de revisar las cosas y salir con calma.

Normalmente no estaréis con contracciones aún, así que tenéis todo el tiempo del mundo en ir al hospital (bueno, no os demoréis más de unas 4-6h , pero vamos, que ir corriendo a riesgo de sufrir un accidente de coche no hace falta. ¡De verdad!).

¡Falsa alarma!

Leyendo este post el tema parece fácil, verdad? Pues bien, chicas, no siempre es tan evidente, lo reconozco. Hay situaciones en las que os podéis agobiar un poco por no saber si el día D ha llegado o no, pero eso no es un drama: toda primeriza tiene derecho a una o dos “falsas alarmas”, el equipo de Sala de Partos lo entenderá perfectamente.

¿Y qué cosas os pueden hacer dudar?

  • Las contracciones de Braxton Hicks, que son esas contracciones que aparecen en el tercer trimestre del embarazo y que conforme se acerca la fecha del parto pueden ser bastante molestas. Es habitual que una primeriza “confunda” estas contracciones con las de verdad, pero lo dicho, si os centráis en observar que sean todas dolorosas de verdad y muy regulares, estoy segura que seréis capaces de distinguirlas.
  • La pérdida del tapón mucoso: es un síntoma que no ocurre en el 100% de los casos, es decir, se puede parir sin haberlo perdido. Pero cuando ocurre no es un motivo para acudir a Urgencias, simplemente es un signo de que el tema se acerca, ¿ok? Así, si notáis un flujo espeso que puede estar manchado con hebras de sangre o de color marrón, tranquilidad, es sólo el tapón mucoso.
  • El manchar un poco de sangre después de la visita al ginecólogo en estas últimas semanas del embarazo: seguramente el doctor os habrá hecho un tacto vaginal para ver cómo está el cuello del útero, y es muy probable que tras este tacto tengáis una pérdida escasa, similar al último día de regla. En fin, que si os ocurre, no worries, ¿ok?
  • Romper aguas de forma no muy evidente. Esto puede ocurrir, se puede romper bolsa sin empapar la ropa interior y los pantalones, y por tanto, puede generar confusión. Así, ante la sensación de pérdida escasa de líquido cada poco tiempo, ante la duda de si puede ser una pérdida de orina o simplemente flujo mi consejo es que vayáis a Urgencias a que comprueben si es líquido amniótico o no.

Cuando estás de parto…

Y para acabar, llega ese mítico momento en el que la matrona o el ginecólogo te mira a la cara y te dice: “pues sí, estás de parto, te quedas ya en el hospital”. ¿Qué ocurre a continuación? Una mezcla de sensaciones, un sudor frío, una emoción, alegría y nervios indescriptibles, ya veréis.

Mis consejos para afrontar el parto de la mejor manera

  • Confiad al máximo en el equipo de guardia que os va a atender, su trabajo es conseguir una mamá y un bebé sanos y felices.
  • No aviséis a toda la familia, tener a vuestra madre, suegra, hermanos y etcétera en la sala de espera no sirve de nada, en serio. Es un momento para vivirlo en pareja, las visitas ya vendrán!
  • No vayáis al parto con una idea muy cerrada y preconcebida de cómo queréis que transcurra, mente abierta para vivirlo como vaya transcurriendo, ¿de acuerdo? Dejaros asesorar por los que saben, escuchad a vuestro cuerpo y veréis que todo fluye de una manera mucho menos medicalizada y rígida de lo que os podéis imaginar.
  • Vividlo todo con alegría, con buen humor y con emoción, una no es madre cada día, y el momento de conocer a vuestro bebé es mágico e indescriptible, de verdad.

No puedo finalizar este post sin antes deciros una frase preciosa que me gusta compartir con todas las futuras mamás: “el parto es la única cita a ciegas en la que es seguro que vas a conocer al amor de tu vida”.

Y vosotras Malasmadres, ¿supisteis cuándo estabais de parto?, ¿cómo fue ese momento?

Источник: https://clubdemalasmadres.com/parto-saber-momento/

¿Es normal no sentir contracciones en la semana 39?

¿Es normal no sentir contracciones en la semana 39?

En la semana 39 de embarazo la longitud aproximada del bebé es de 36 centímetros, de la coronilla a sus glúteos, y su peso es de aproximadamente 3.200/ 3.300 kilos.

Como bien sabemos el bebé recibe todos los nutrientes de la madre a través del cordón umbilical.

Cuando estamos en la semana 39 del embarazo, se sabe que nos encontramos en la recta final y es posible que durante esa semana demos a luz, esto depende de si una es mamá primeriza, entre otros factores más.

Índice

¿Cómo distinguir las contracciones de parto falso de las verdaderas?

En la semana 39 de embarazo es muy probable experimentar los primeros signos del trabajo de parto. Si las contracciones se inician, debes comenzar a cronometrarlas: si vienen a intervalos irregulares y no aumentan su fuerza, entonces probablemente sean falsos dolores de parto.

Las contracciones son la manera en la que el cuerpo se prepara para el nacimiento del bebé. El útero es un músculo y, como tal, tiene una fase de contracción y otra de relajación.

Cuando se contrae, se produce presión en la parte superior de tu útero que se extiende hacia todo el órgano para empujar al bebé hacia el canal cervical.

Una de las señales más evidentes de que estás experimentando una contracción es el endurecimiento del abdomen, si se trata de contracciones de parto lo más normal es que vengan acompañadas también de dolor.

También existe otro tipo de contracciones que no son persistentes, a las cuales llamamos contracciones de falso parto, en las que se debe esperar un poco más para el nacimiento del bebé.

Por lo regular este tipo de contracciones desaparecen al descansar, tomar suficiente agua o cambiar de posición.

Para distinguir las contracciones de falso parto de unas contracciones verdaderas hay que notar dónde se sitúan: las contracciones de falso parto se sitúan en la zona baja del vientre mientras que las contracciones verdaderas son más hacia la espalda.

Otra señal importante para distinguirlas es si después de las 39 semanas de embarazo se ha expulsado el tapón mucoso, el cual es una sustancia gelatinosa situada en el interior del canal vaginal que aísla el ambiente uterino.
 

¿Cómo cuidarse en la semana 39?

Si al llegar a las 39 semanas no tienes síntomas de parto, no hay porqué alarmarse, es algo normal, según los expertos el 95% de los embarazos nace más tarde de la fecha estipulada. La fecha en la que se espera el parto suele ser a las 40 semanas e incluso en el caso de las madres primerizas se puede llegar a extender hasta la semana 42.

Lo más recomendable es mantenerse relajada, como bien sabemos las últimas semanas son en las que más se está deseando la llegada del bebé, pero sino ocurre es porque él aún no está preparado y solo será cuestión de días.

Si por el contrario sigues muy inquieta con esta situación puedes visitar a tu médico para que te realice un ultrasonido y monitoree a tu bebé.

Hay algunas situaciones que se pueden presentar durante esa semana, una sería el dolor de regla que se debe a que el útero se comienza a contraer y no hay porqué alarmarse pues es normal ya que se está preparando para el momento de dar a luz; si el dolor es muy intenso y no para lo mejor será consultar al médico.

También puedes expulsar en esta semana el tapón mucoso, esa sustancia gelatinosa que cerraba el cuello uterino para evitar la entrada de microorganismos. Eso significa que el cuello del útero ha comenzada a acortarse y ablandarse, lo que no significa que el parto haya empezado y debas ir ya a urgencias, sino que queda poco, aunque pueden ser horas o días.

Para prepararse para el parto, debes salir todos los días a caminar y hacer ejercicios con la pelota de pilates para que el feto se encaje bien y la salida sea mejor. Practica también tus ejercicios de respiración y relajación y no te olvides de tener la bolsa para el hospital preparada para poder salir en cuanto el parto comience.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/embarazo/semanas-embarazo/es-normal-no-sentir-contracciones-en-la-semana-39-9251

¿Qué contracciones hay?

¿Es normal no sentir contracciones en la semana 39?

Notarás las primeras contracciones del embarazo muy pronto. Estas son las contracciones de Braxton Hicks, con las que el útero se prepara para el parto mucho antes de la fecha prevista para el mismo.

Desde el punto de vista fisiológico, el útero es un músculo grande cuya actividad, a diferencia de otros músculos, no puedes controlar. Durante una contracción, este músculo se contrae automáticamente. El mecanismo por el que se desencadenan las contracciones no está del todo estudiado.

Los médicos y científicos solo conocen algunos datos al respecto, como que la oxitocina, la hormona de la sexualidad y de las contracciones, es indispensable para que estas funcionen. Cuando las contracciones son insuficientes y se bloquea el parto de forma permanente, se puede administrar por vía intravenosa la variante sintética de la oxitocina, el Syntocinon.

Desde el punto de vista médico, las contracciones se dividen en contracciones del embarazo y contracciones del parto. A excepción de las verdaderas contracciones prematuras, que indican un parto prematuro o un aborto, las contracciones del embarazo son totalmente inofensivas para el bebé y para la continuidad del embarazo.

Contracciones de Braxton Hicks: entrenamiento a largo plazo para el parto

Las primeras contracciones que sentirás son las contracciones de Braxton Hicks, que deben su nombre a su descubridor, el ginecólogo británico Braxton Hicks. También se las conoce como «contracciones falsas».

La mayoría de mujeres las siente por primera vez a la mitad del embarazo, entre las semanas 20 y 25, pero algunas empiezan a notarlas antes. La musculatura del útero se contrae durante un lapso de tiempo de entre medio minuto y un minuto. Mientras dura la contracción, el vientre se pone muy duro. Las contracciones de Braxton Hicks:

  • Son relativamente indoloras.
  • Son irregulares.
  • Remiten lentamente.

Las contracciones de Braxton Hicks no influyen en el orificio uterino, ya que este se dilata con las verdaderas contracciones del parto. Por regla general, estas contracciones no se presentan más de tres veces por hora y no suelen intensificarse.

Contracciones previas: tu cuerpo hace los últimos preparativos para el parto

Si este es tu primer hijo, alrededor de la semana 36 de embarazo notarás probablemente un dolor abdominal intenso, acompañado de dolor en la espalda y en la ingle. Se te pondrá el vientre muy duro, y el útero y el bebé presionarán la vejiga con fuerza.

Con estas sensaciones físicas notarás las contracciones previas, con las que tu cuerpo hace los últimos preparativos para el parto inminente. Hasta el inicio del parto en sí aún pueden pasar días o semanas. Las madres experimentadas lo saben y suelen notar estas contracciones un poco antes que las primerizas. Las contracciones previas típicas:

  • No son muy dolorosas, al igual que las de Braxton Hicks.
  • Aparecen a intervalos irregulares.
  • Van remitiendo paulatinamente y desaparecen.

Dolores de encajamiento: el bebé se coloca para el parto

A menudo, las contracciones previas se convierten directamente en contracciones de encajamiento más dolorosas. Con las primerizas, estas tampoco suelen aparecer antes de la semana 36. Estas contracciones empujan la cabeza del bebé hacia abajo, hasta la pelvis, para que se coloque en la posición definitiva para el parto.

Si estos dolores te atormentan mucho, un baño caliente te aliviará. Además, constituyen una buena ocasión para practicar las técnicas de respiración, que ya conoces del curso de preparación al parto. Si no estás segura de si estas contracciones ya están iniciando el parto, habla con la comadrona o con el médico.

Los dolores de encajamiento alivian a la madre en algunos aspectos durante la última fase del embarazo. En cuanto la cabecita del bebé se pose en la pelvis menor, te costará menos respirar y comer. No obstante, a partir de ahora notarás intensamente la presión de la cabeza del bebé en el suelo pélvico cuando te sientes.

Contracciones prematuras: pueden aparecer en cualquier estadio del embarazo

A diferencia de las demás contracciones del embarazo, las prematuras no son inofensivas, ya que pueden provocar un parto prematuro. Los posibles síntomas son:

  • Más de tres contracciones por hora antes de la semana 36 de embarazo
  • Dolores que se intensifican
  • Contracciones a intervalos cada vez más cortos
  • Contracciones combinadas con flujo vaginal acuoso o sangriento o bien con dolor de espalda

Si notas uno o más de estos síntomas, acude al médico de inmediato. Las contracciones prematuras pueden indicar que te has excedido física o mentalmente y que deberás relajarte hasta que termine el embarazo.

El descanso, la tranquilidad y el magnesio ayudan con estas contracciones. Si esto no tiene efecto, probablemente te ingresarán en el hospital. Los médicos harán todo lo que esté en su mano por mantener el embarazo el mayor tiempo posible mediante inhibidores de las contracciones, entre otros medios.

Contracciones de dilatación: el parto anuncia su llegada

El proceso del parto empieza con las contracciones de dilatación, con las que el útero se contrae a intervalos regulares, cada vez más cortos.

Al principio, estas contracciones recuerdan al dolor menstrual y su intensidad va aumentando paulatinamente.

Las contracciones de dilatación abren el orificio uterino, hasta ahora cerrado, hasta unos diez centímetros para que el bebé pueda nacer. Las contracciones de dilatación:

  • Aparecen regularmente, al principio a intervalos irregulares, después cada diez minutos más o menos y, por último, cada dos minutos y medio o incluso más a menudo.
  • Duran alrededor de un minuto y medio cada una.
  • Empiezan siendo leves, alcanzan un punto álgido y se debilitan paulatinamente.

No tienes por qué ir inmediatamente al hospital cuando aparezcan las primeras contracciones de dilatación. De hecho, muchas comadronas recomiendan a las futuras madres que se queden en casa el máximo tiempo posible para recobrar fuerzas para el parto.

Es momento de avisar a la comadrona o de dirigirse al hospital cuando una de las contracciones de dilatación dure entre un minuto y un minuto y medio, si ya no te sientes a gusto en casa o si necesitas instrucciones para respirar o un analgésico.

Independientemente de la intensidad y de la duración de las contracciones, tendrás que ir inmediatamente al hospital cuando se rompa el saco amniótico.

Contracciones de presión: el bebé quiere salir

Cuando empieza la fase de expulsión ya no podrás resistir más el deseo de empujar. Las contracciones de presión empujan al bebé a la salida de la vagina, que es el punto más estrecho del canal del parto.

Una vez que la cabecita ha pasado este punto, el resto del cuerpo se suele deslizar sin problemas con ayuda de algunas contracciones más. Pocos minutos después sostendrás a tu hijo en brazos por primera vez.

Contracciones posteriores: ahora se desprende también la placenta

A continuación, con ayuda de las contracciones posteriores, también se desprende la placenta. En comparación con las verdaderas contracciones del parto, estas son mucho más débiles y se parecen más bien a un dolor menstrual intenso. Las contracciones posteriores suelen durar entre diez y 15 minutos.

Si le das el pecho al bebé, esto también provoca contracciones en el útero, con las que se detienen las hemorragias. La responsable de esto es la hormona de la lactancia y de la sexualidad, la oxitocina, cuya producción se fomenta mediante el reflejo de succión del bebé al mamar.

La oxitocina es importante para la subida de la leche y, al mismo tiempo, favorece la involución uterina. De esta manera, previene hemorragias posteriores e inflamaciones del útero, lo que se conoce como endometritis. A causa de los efectos de la oxitocina, varios días después del parto seguirás sintiendo estas contracciones de forma aislada.

Recomendados Bebitus

Источник: https://www.bebitus.com/magazine/embarazo/nacimiento/que-contracciones-hay.html

Semana 39 de embarazo: ¡Ya falta muy poquito!

¿Es normal no sentir contracciones en la semana 39?

Te explicamos cómo evoluciona tu cuerpo a las 39 semanas de embarazo y cómo va creciendo tu bebé. Te ayudamos a despejar todas tus dudas.

El tamaño de tu bebé esta semana

​¡Estás de 39 semanas de embarazo y ya falta muy poco para el nacimiento del bebé!

El niño es lo suficientemente fuerte y el ambiente en el que, durante nueve meses, ha estado acunado, protegido y cuidado, está resultando demasiado estrecho para él.

Pesa 3-3,5 kilos y su longitud es de 49-52 centímetros, de media.

Embarazada de 39 semanas

En su desarrollo, no ha cambiado prácticamente nada. Está listo para llegar al mundo y recibir la cálida acogida de sus papás. Un momento único, que da sentido a nuestra vida y que genera el amor más puro, más incondicional: el amor de una madre a su hijo.

A las 39 semanas de embarazo, una ya se encuentra muy pesada y cansada. El bebé está tan abajo que la presión de la caja torácica ha cedido el testigo a una intensa presión en la vejiga.

Ahora, el bebé hace unos 40 movimientos respiratorios por minuto. Sus ojos, ya grandes y bien formados, aún tardarán en sofisticar del todo las conexiones neuronales que le permiten enfocar.

Los músculos de su cuello se han fortalecido, por lo que ahora es capaz de mantener su cabeza alejada del pecho. Esta, a su vez, puede estar cubierta por pelo, tener solo algunos mechones o nada de pelo.

Como ya hemos dicho antes, el pequeño cada vez tiene menos espacio a su alrededor, aunque todo movimiento, por pequeño que sea, le ayuda a construir su fuerza muscular y a mejorar su coordinación.

Edad del feto: 37 semanas.

El bebé en la ecografía: imágenes y vídeo, semana 39

A estas alturas del embarazo, tu bebé ya no cambia prácticamente nada. De todos modos, seguro que te seguirá haciendo ilusión ver cómo es un bebé en la semana 39, tanto en movimiento como en la ecografía. ¡Disfruta de estas imágenes!

Ecografía de 39 semanas

Tu útero está completamente dilatado y el abdomen ha alcanzado su tamaño máximo.

Es probable que una se sienta pesada, torpe y cansada, aunque también impaciente y excitada ante la inminente llegada de su bebé.

Te costará mucho conciliar el sueño, así como moverte y realizar tus tareas cotidianas, dentro y fuera de casa. No estarás cómoda ni cuando estés sentada ni tumbada, pero ánimo, ¡ya queda muy poco!

A estas alturas,tu peso habrá aumentado entre 11 y 15 kilos. Al final de la gestación, puede aparecer un picor generalizado por todo el cuerpo acompañado de pequeños granitos, un cuadro que recibe el nombre foliculitis pruriginosa y se debe a los cambios hormonales.

Suele tratarse con corticoides y/o antihistamínicos y, aunque puede remitir de manera más o menos rápida, lo cierto es que el picor puede persistir hasta el parto.

Estas dos últimas semanas de embarazo, deberás alternar los ratos de actividad con los de descanso, muy importantes también para prepararte para el parto.

Así, puedes aprovechar para almorzar con amigos, hacer compras de última hora, ir a la peluquería, etc., pero también para tomarte tus pequeños momentos de relax, a poder ser con las piernas en alto para evitar la hinchazón de pies y piernas.

Puedes, incluso, hacer pequeñas siestas reconstituyentes de entre 10 y 20 minutos, muy útiles también para recargar pilas durante los primeros meses de vida del bebé.

Si ya has empezado a notar contracciones, tus médicos te monitorizarán para para comprobar el bienestar fetal.

Además, si van a practicarte una cesárea, deberás realizar los pertinentes análisis preoperatorios y visitar al anestesista. Ambos pasos no serán necesarios en caso de parto vaginal y los harás el mismo día del parto si, pese a prever un parto vaginal, al final te hacen una cesárea.  

Quizás te preguntes si serás capaz de darte cuenta de que el parto ya ha empezado, sobre todo si se trata de tu primer embarazo.

Algunas mujeres sufren un dolor en el bajo vientre que empieza con una especia de cosquilleo, aunque otras señales –como la pérdida del tapón mucoso o romper aguas– también indican que el momento se acerca.

La señal más obvia son las contracciones, que aumentarán de intensidad y frecuencia a medida que progresa el parto. Si tienes contracciones cada menos de cinco minutos y estas duran un minuto y son tan intensas que prácticamente te dejan sin respiración, debes acudir inmediatamente al hospital.

Debes saber que, si rompes aguas sin tener contracciones, debes avisar igualmente al médico y a la comadrona.

Con las señales de parto ya corroboradas y antes de dirigirte al hospital, recuerda poner en práctica lo que has aprendido en el curso de preparación al parto: telefonear a las personas que debes avisar (incluida matrona y ginecólogo) y comprobar que no te falte en la maleta todo lo necesario para ti y el bebé. Y… ¡adelante!

Entre una contracción y otra no es necesario permanecer tendida: camina, habla y, en resumen, ¡distráete! Aunque la parturienta puede ingerir agua e incluso bebidas isotónicas durante el parto, no es recomendable comer, porque podría provocarte náuseas.

……….

¿Tienes claro si te vas a poner la epidural?..

Si ya lo has decidido, en un sentido o en otro, te interesará saber todo esto sobre este tipo de analgesia.

¡Todo sobre la epidural en el parto!

Por si te preguntas cómo vas a reconocer las «verdaderas» contracciones..

¡No hay duda de que sabrás hacerlo! Pero un poco más de información no está de más. Así, estarás más segura y tranquila.

¡Descubre cómo son las contracciones de parto! 

¿Hay alguna forma de adelantar el parto sin correr riesgos?..

Tienes tantas ganas de dar a luz que seguro que te lo estarás preguntado. ¿O no? Tranquila, hablamos de este tema.

¡Descubre si hay formas «naturales» de adelantar el parto!

¿Sabes que tu parto podría ser afín a tu horóscopo?..

¿Crees en los signos del Zodíaco? Te interese o no, las estadísticas recogen estos datos. ¡Como mínimo, curioso!

¡Descubre cómo será tu parto según tu signo!

……….

Y ahora, haz clic sobre la imagen y mira tu DIBU correspondiente a la semana 39 de embarazo. 

¡Te enganchará!

Источник: https://mibebeyyo.elmundo.es/embarazo-semana-semana/semana-39-del-embarazo

Semana 39 de embarazo: se acerca el nacimiento ¡falta muy poco!

¿Es normal no sentir contracciones en la semana 39?

Llegamos a la recta final en nuestro recorrido del Embarazo semana a semana deteniéndonos en la Semana 39 de embarazo. Aquí vamos a conocer todos los cambios que se producen en el bebé y en la madre durante esta semana, tan cerca del nacimiento del bebé.

Pero si hay algo que interesa a toda mujer que se prepara para el parto, es saber cuándo ha llegado el momento. También te hablamos de ello, ya que si estás leyendo esto es probable que quede poco tiempo para que tú sientas estas señales del parto.

El bebé ya estaba listo para nacer en la semana 38 de embarazo, es lo que se conoce como «un embarazo a término». El bebé sigue creciendo aunque ya es probable que notes menos sus movimientos, porque no tiene tanto espacio como en las semanas previas.

En la semana 39 de embarazo la longitud del bebé es de unos 36 centímetros de la coronilla a las nalgas (unos 52 centímetros en total) y el peso se sitúa alrededor de 3250-3300 gramos.

Sigue recibiendo muchos nutrientes de la madre, a través del cordón umbilical, que tiene un grosor de 1’3 centímetros aproximadamente. También los anticuerpos atraviesan la barrera placentaria y refuerzan el sistema inmunitario del bebé para cuando este nazca, y sigue acumulando grasa.

El lanugo ha desaparecido en gran parte, las uñas siguen creciendo y el bebé percibe cada vez más estímulos del exterior. Los pulmones están preparados para la vida extrauterina desde hace una semana.

Cambios en la madre en la semana 39 de embarazo

El cuello uterino se está ablandando preparándose para el parto, y las contracciones son cada vez más frecuentes. En cualquier momento pueden empezar las contracciones de parto o haber rotura de aguas si se rompe la membrana amniótica.

Como el bebé sigue creciendo, la vejiga cada vez está más aprisionada, tendremos que ir con más frecuencia al baño. También aumentan los problemas de estreñimiento o hemorroides (no descuides una dieta rica en fibra) y las dificultades para encontrar la postura para dormir.

A estas molestias físicas se suman los nervios por la cercanía del parto, o por la impaciencia para que este llegue de una vez. Intenta mantenerte relajada y sigue practicando los ejercicios de preparación para mantenerte en forma y afrontar el momento del parto con fuerzas y ánimos. Pero, ¿cómo saber cuándo llega ese gran momento?

Señales del parto

Cualquier mujer se pregunta cómo saber cuándo estás de parto. Los síntomas del parto verdadero se van a dejar notar con bastante claridad. Las contracciones verdaderas se diferencias de las anteriores, las conocidas como contracciones de Braxton Hicks.

Cuando las contracciones preparto dan lugar a otras más fuertes, largas y frecuentes, es probable que el bebé esté en camino. Estas contracciones aumentan si estamos activas y no se reducen ni desaparecen aunque cambiemos de postura.

Son contracciones similares a retortijones intestinales (a veces se acompañan de diarrea) o a dolores menstruales intensos, y pueden irradiar dolor hacia la parte baja de la espalda o hacia las piernas.

Suelen ser de intensidad creciente y bastante rítmicas, aunque cada vez más seguidas. Puedes tener una de estas contracciones cada hora, cada media hora, cada diez minutos, cinco minutos, cada dos minutos, cada minuto… a lo largo de varias horas. Es hora de ir al hospital si en una hora tienes varias rítmicas.

También si se rompen las membranas el parto se acerca. No suele suceder espontáneamente, pero si es tu caso (alrededor del 15% de las mujeres rompen aguas) hay que ir al hospital, con especial prisa si las aguas están “sucias” o acompañadas de contracciones.

En el caso de rotura de aguas sin otro signo de parto, la futura mamá tiene tiempo de darse una ducha y salir con calma al hospital. Incluso, hay quien se da unos paseos alrededor del hospital antes de entrar (también si las contracciones nos lo permiten) para favorecer que el bebé baje.

Esperamos que esta información sobre los cambios que se producen en el bebé y en la madre durante la semana 39 de embarazo os resulte de utilidad. Pronto verás la carita al bebé y terminaremos con nuestro recorrido del embarazo semana a semana en la semana 40 de embarazo.

Siguiente semana: semana 40 de embarazo

Fotos | Simon Daniel y erkillian5 en Flickr-CCEn Bebés y más | Calendario de embarazo: de la semana 37 a la semana 40, Embarazo mes a mes: el noveno mes

Источник: https://www.bebesymas.com/embarazo/semana-39-de-embarazo

Embarazo semana 39: Contracciones y dolor pélvico

¿Es normal no sentir contracciones en la semana 39?

En la semana 39 de embarazo te encuentras a las puertas del parto. Estás muy incómoda y cansada, te cuesta mucho moverte y seguramente notas muchas contracciones a lo largo del día. Y tienes un pensamiento fijo en la cabeza: «¿Cuándo me llegará el día y la hora de dar a luz?»

Cómo es un bebé de 39 semanas de embarazo

  • El bebé pesa unos 3.250 gramos y mide unos 46 centímetros en la semana 39 de embarazo.
  • Cada vez tiene menos espacio para realizar movimientos dentro del útero materno.
  • Ya se puede decir que todos sus órganos están maduros de cara al nacimiento.
  • En cualquier momento puede producirse el parto.

¿Cómo es el desarrollo del bebé con 39 semanas de gestación? 

 Semana 39 de embarazo: Dolores y molestias

  • Con 39 semanas de embarazo estás muy pesada: te cuesta caminar, vestirte y realizar las tareas cotidianas tanto fuera como dentro de casa.
  • Estás muy incómoda en posiciones normales como, por ejemplo, estar sentada o tumbada. En resumen, te cuesta mucho moverte a estas alturas de la gestación.
  • Sin embargo, las recomendaciones de tu matrona y ginecólogo son que te muevas y camines
  • La distancia entre la sínfisis del pubis y el fondo uterino es de 36 a 40 centímetros.
  • El peso total que debes de haber ganado hasta este momento está entre los 11 y los 15 kilos.

Puedes presentar picor generalizado por todo el cuerpo  acompañado de pequeños granitos. Este cuadro se llama foliculitis pruriginosa y está desencadenado por los cambios hormonales. El tratamiento suelen ser corticoides y/o antihistamínicos. Este picor puede remitir o persistir hasta el parto.

A veces aparece en el parto, durante el periodo de dilatación.

 Síntomas preparto: ¿Cuándo debo acudir al hospital? 

Debes ir al hospital si presentas alguno de estos  signos o síntomas:

  • Hemorragia vaginal
  • Pérdida de líquido por los genitales
  • Dolor abdominal intenso
  • Contracciones uterinas intensas
  • Fiebre: temperatura corporal igual o superior a 38 Cº
  • Dolor de cabeza muy intenso

Estas recomendaciones sirven para cualquier momento del embarazo.

Monitorización y bienestar fetal

Si refieres contracciones (también llamada dinámica uterina) te realizarán una monitorización. La monitorización, no sólo sirve para ver la existencia de contracciones, sino que es un método de control de bienestar fetal. Esta prueba la realizan en el hospital, si tu embarazo lo controlas en la sanidad pública o en el centro de referencia de tu ginecólogo privado.

¿Cómo se hace la monitorización? Te ponen unas cintas alrededor del abdomen, que a su vez se conectan a un monitor.

En un papel se va imprimiendo  una gráfica que indica en la parte superior el estado del feto, y en la inferior la dinámica uterina. Se recomienda realizar la monitorización fetal en la semana 40 de embarazo normal.

 Sólo se realiza la monitorización fetal antes si refieres contracciones uterinas o es un embarazo de alto riesgo.

Exploración cervical

No es obligatoria y te deben pedir permiso antes de realizarla. Con la exploración cervical valoramos la dilatación, consistencia, borramiento del cuello, que nos indicará si el parto está cercano o no.

Preoperatorio para la cesárea

Si te van a realizar una cesárea, debes hacerte análisis preoperatorios y visitar al anestesista previamente. Si el parto se prevé que va a ser vaginal, no es necesaria la cita con el anestesista ni las analíticas. Esto también varía en cada centro. Y en caso de necesitarlo de forma urgente, te lo realizarían el día del parto.

Artículos Relacionados ¡Has llegado a la semana 40 de embarazo! Te pasas el día controlando las contracciones y los movimientos del bebé, cada vez más escasos. También te pasas el día contestando mensajes y llamadas de tus amigos y familiares inquietos por el nacimiento del bebé. Cuidado con las pérdidas de… Has llegado a la semana 17 de embarazo y tu bebé sigue su desarrollo: su cuerpo está recubierto de grasa, se mueve con fuerza dentro del útero. La embarazada puede notar dolor en el abdomen a medida que el útero crece. La dieta materna es muy importante para el correcto desarrollo fetal…. En la semana 16 en embarazo se producen muchos cambios en el bebé, que va adquiriendo un aspecto más humano: cejas, uñas, dedos de manos y pies, desarrollo de las extremidades… La embarazada de 16 semanas puede notar los primeros signos del bebé dentro del útero en forma de aleteo… La semana 15 de embarazo es un hito en el desarrollo del bebé: dobla su peso en una semana, empieza el proceso de osificación de los huesos, y lo más emocionante de todo, algunas mamás ya pueden sentir a su hijo dentro del útero materno. El pequeño se recubre un pelo muy fino denominado…

Источник: https://www.natalben.com/embarazo-semana-39

Semana 39 de Embarazo: Síntomas, Desarrollo, Cambios y Cuidados

¿Es normal no sentir contracciones en la semana 39?

A partir de la semana 39 de embarazo, ¡se puede iniciar el parto en cualquier momento! El embarazo ha llegado a término y el bebé ya está lo suficiente desarrollado y preparado para nacer.

Sus pulmones están maduros y el sistema digestivo está preparado para asimilar y digerir la leche materna o de fórmula.

Algunos expertos recomiendan mantener relaciones sexuales durante las últimas semanas de embarazo, ya que durante el sexo se produce oxitocina, la misma hormona que provoca el parto.

En este artículo de paraBebés, te lo explicamos todo sobre la semana 39 de embarazo, síntomas, desarrollo, cambios y cuidados.

También te puede interesar: Semana 1 de embarazo

Nos encontramos en la semana 39 de embarazo. Estás de 9 meses. Actualmente, el bebé tiene una edad gestacional de 37 semanas. Cabe destacar que aunque el bebé esté preparado para nacer, aún dispone de 3 semanas para que la madre se ponga de parto.

El desarrollo del bebé prácticamente ha terminado. Todos los órganos se encuentran maduros para ejercer las funciones pertinentes fuera de la placenta. Hasta que inicie el parto, el bebé seguirá aumentando de peso y fortaleciendo sus músculos.

Seguramente, estés cansada, con una enorme panza y con ganas de ver a tu bebé. ¡Te puedes poner de parto en cualquier momento! Aunque no está 100% demostrada su efectividad, aconsejan mantener relaciones sexuales y andar para adelantar el parto. Cuando tu bebé lo elija, ya puede nacer. Es probable que empieces a expulsar el tapón mucoso y sientas pequeñas contracciones.

En la semana 39 de embarazo, probablemente, te notas cansada, fatigada y te cueste moverte. Tareas como vestirse, ponerse los calcetines o atarse los zapatos, se vuelven complicadas a causa del volumen de la barriga.

Durante las últimas semanas de embarazo, te aconsejamos que pidas ayuda siempre que lo necesites y que te dejes mimar ¡Disfruta del momento! A continuación, te contamos los síntomas en la semana 39 de embarazo:

  • Presión en la vagina o la pelvis.
  • Incremento de las contracciones de Braxton y pinchazos.
  • Aumento de las ganas de orinar.
  • Calambres.
  • Ardores y reflujo gástrico.
  • Leucorrea (flujo vaginal abundante).
  • Aparición de las primeras producciones de calostro.
  • Pelo y uñas más fuertes.
  • Cambios frecuentes de ánimo.
  • Dolor de espalda.
  • Mucho sueño.
  • Estreñimiento y hemorroides.
  • Diarrea.
  • Antojos.
  • Aversión por determinadas comidas.
  • Aumento o disminución de la libido (depende mucho de cada embarazo).
  • Aumento de los gases o flatulencias.
  • Movimientos fetales, sobre todo, nocturnos.
  • Náuseas matutinas.

Cambios en tu cuerpo

Los cambios más comunes durante la semana 39 de embarazo pueden ser:

  • Panza dura y baja.
  • Aumento de peso.
  • Hinchazón y retención de líquidos.
  • Aumento del tamaño del pecho.

Contracciones de Braxton

A partir de la segunda mitad del embarazo, es común empezar a sentir contracciones, estas contracciones no son de parto. Si en la semana 39 de embarazo aún estás sin contracciones, no te preocupes, es normal.

A diferencia de las contracciones de parto, las contracciones de Braxton no son dolorosas y no aumentan en intensidad, generalmente, se mantienen débiles y no van a más. El dolor es similar a los dolores de la menstruación y, a diferencia de las contracciones de parto, son muy irregulares.

Expulsión del tapón mucoso

¿Qué es el tapón mucoso? Al inicio del embarazo, las secreciones uterinas crean una barrera que mantiene sellado el cuello del útero. Esta barrera se llama tapón mucoso.

Expulsar el tapón mucoso no significa que el parto va a ser inminente, es una señal de que el parto está cerca.

Variará la forma en la que cada mujer lo expulse, normalmente, se va expulsando poco a poco y, unos días después, se produce el parto.

¿Cómo es el tapón mucoso? El tapón mucoso es una sustancia viscosa y puede variar en la tonalidad y en su consistencia. Puede ser transparente, blanco, rosa con hilos de sangre o de color marrón. Muchas mujeres no son conscientes de que lo han expulsado, ya que lo confunden con flujo vaginal o leucorrea.

¿Qué hacer? Si junto con el tapón mucoso, se ha roto aguas y se producen contracciones intensas y rítmicas, se debe acudir al hospital, puede haber empezado el parto. Si no ocurre nada de lo citado anteriormente, se debe esperar.

A continuación, te contamos el desarrollo del bebé en la semana 39 de embarazo:

  • Los órganos. Aproximadamente, entre la semana 39 y la semana 40 de embarazo, todos los órganos están maduros para realizar las funciones pertinentes una vez el recién nacido se encuentre fuera de la placenta. La principal característica de esta semana es el aumento de peso del bebé y el fortalecimiento muscular.
  • El cerebro. En relación al desarrollo del cerebro, hay una gran actividad cerebral, ya que se están estableciendo múltiples conexiones neuronales. El desarrollo cerebral continuará hasta la adolescencia, así como el proceso de osificación de los huesos.

¿Cuánto pesa y mide el bebé?

El bebé a las 39 semanas de embarazo mide 50,7 cm y pesa 3 kg 28 g. Actualmente, tiene una edad gestacional de 37 semanas.

Movimientos del bebé

¿Te preguntas qué se siente en la semana 39 de embarazo? En la semana 39 de gestación, hay muy poco espacio dentro de la placenta. A consecuencia de su peso y longitud, los movimientos y las patadas pueden llegar a ser incómodos si alcanza las costillas o la pelvis. Es totalmente normal que el bebé se mueva mucho.

Haciendo referencia a la posición del bebé, seguramente, ya está encajado para el parto vaginal en posición cefálica. Es probable que ya no cambie de posición durante las próximas semanas.

Llegada la semana 39 de embarazo, puede que te encuentres cansada, fatigada y con ganas de ponerte de parto. A a la vez, quizás estás nerviosa, es totalmente normal. A continuación, te dejamos unos consejos para los cuidados en la semana 39 de embarazo, te ayudarán a sobrellevar mejor las últimas semanas:

Alimentación

En las últimas semanas de gestación, el estómago se ve ligeramente presionado a causa del crecimiento del bebé. Se recomienda que las comidas sean fáciles de digerir para evitar digestiones pesadas, así como ardores o reflujos gástricos. Además, seguiremos evitando los alimentos contraindicados durante la gestación como, por ejemplo:

  • Carne y pescado crudos.
  • Productos sin pasteurizar.
  • Embutidos y procedentes crudos.

Cuidados

  • Manchas en la piel. Evitar la exposición prolongada al sol, ya que hay una mayor probabilidad de aparición de manchas en la piel. Se recomienda usar protección alta y evitar las horas de más calor.
  • Hidratación. Mantener la piel hidratada para la prevención de estrías en la piel abdominal, así como en el pecho.
  • Ropa. Usar ropa cómoda, se aconseja el algodón o las fibras naturales. Evitar los calcetines o medias muy apretados.
  • Calzado. Evitar los tacones muy altos y los zapatos totalmente planos.
  • Higiene bucodental. Durante el embarazo, hay una mayor propensión al sangrado de las encías.

    Es recomendable mantener una buena higiene buco-dental y visitar al dentista frecuentemente.

  • Los sujetadores tienen que adaptarse a la evolución del pecho durante el embarazo. Un sujetador muy apretado podría causar incomodidad.
  • Descanso.

    Descansar 8 horas nocturnas y, si es posible, realizar siesta después de comer.

Clases de preparación al parto

Las sesiones de preparación al parto tienen el objetivo de preparar a la madre física y mentalmente, informar de todo aquello que deba saber y resolver sus dudas para que pueda llegar al parto lo más tranquila y segura posible.

En las sesiones prácticas, se realizan:

  • Ejercicios para mantenerse en forma durante el embarazo.
  • Prácticas de respiraciones y pujos.
  • Ejercicios de relajación.
  • Posturas para llevar a cabo antes y durante el parto.

En las sesiones teóricas, se tratan temas sobre:

  • Maternidad y/o paternidad.
  • Masaje perineal.
  • Embarazo.
  • Parto y postparto.
  • Suelo pélvico.
  • Lactancia.
  • Cuidados y curas del recién nacido.
  • Trámites administrativos.
  • Dudas particulares.

Si deseas leer más artículos parecidos a Semana 39 de embarazo, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Embarazo semana a semana.

Bibliografía

  • Carlson, B. M. (2005). Embriología humana y biología del desarrollo. Elsevier.
  • Sadler, T. W., & Langman, J. (2007). Embriología médica: con orientación clínica. Ed. Médica Panamericana.

Источник: https://www.parabebes.com/semana-39-de-embarazo-40.html

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: