¿Es normal no sentir deseo en el embarazo?

¿La libido en el embarazo aumenta o disminuye?

¿Es normal no sentir deseo en el embarazo?

La libido en el embarazo es una cuestión que preocupa a muchas futuras mamás, que, a pesar de estar viviendo un embarazo plácido, pueden notar una falta de deseo importante, debido, en parte, a los cambios hormonales propios de la gestación y, en parte, a los miedos, prejuicios o falsas creencias que puedan albergar. Pero, ¿es normal que la libido decaiga durante el embarazo? ¿Se puede hacer algo para aumentarla? O, por el contario, ¿puede acentuarse el deseo, la calidad de las relaciones e, incluso, la intensidad de los orgasmos cuando estás esperando un bebé? La respuesta, con toda probabilidad, es sí a todo. Te explicamos el porqué de cada caso.

(Te interesa: Hacer el amor cuando estás embarazada)

Una libido diferente en cada trimestre de embarazo

Es importante señalar que la futura mamá, como mujer que es, puede sufrir oscilaciones significativas del deseo sexual a lo largo del embarazo, en función de sus condiciones físicas y psicológicas. Tan normal es tener falta de libido como un deseo más acentuado de lo habitual, y todo tiene su explicación.

Hormonas: culpables de la falta de libido en el primer trimestre

En el primer trimestre de embarazo, la falta de libido se suele deber a la “tormenta hormonal” que vive la embarazada en su organismo. Su cuerpo se está preparando a marchas forzadas para alojar a un invitado de lujo: el futuro bebé.

Y, para ello, requiere cambios hormonales que hacen posible, entre otras cosas, el desarrollo del embrión y, posteriormente, del feto, así como la formación de la placenta, que no es poca cosa.

Como consecuencia de estos cambios drásticos en la organización hormonal, la mamá suele tener náuseas en el embarazo y sentirse muy cansada y fatigada durante las primeras semanas de embarazo, además de tener sueño a todas horas, por lo que, quizás, en lo último que piensa es en tener relaciones sexuales. ¡No te preocupes! Se trata de un estado pasajero que dará paso al trimestre “estrella” para el amor, el segundo.

Segundo trimestre: ¡más placer que nunca!

Si el primer trimestre es de asentamiento y aceptación del propio embarazo, el segundo trimestre es, sin duda, el mejor para subir la libido.

La futura mamá ya es muy consciente de su embarazo, las náuseas y el cansancio ya han remitido, y la embarazada se encuentra pletórica, con sus nuevas y sugerentes curvas, los pechos más turgentes y redondos que nunca y, sobre todo, una vagina más irrigada, debido al aumento de volumen del útero, lo que también favorece que la mujer esté más sensible y receptiva al placer. ¡No te extrañes si vives el orgasmo de tu vida cuando estás embarazada!

Tercer trimestre: el peso y el volumen se dejan notar

Estás llegando a la recta final, y el volumen y el peso de tu tripa se dejan notar. Ahora, resulta difícil encontrar una postura cómoda para hacer el amor. Además, la altura del útero es tal, que tus órganos internos se han desplazado hacia arriba, como el estómago y los pulmones, que quedan más presionados.

Como consecuencia, puedes sufrir molestias como ardor de estómago o sensación de falta de aire o fatiga al realizar un esfuerzo. Con este panorama, es normal que la libido vuelva a descender, ya que tu organismo necesita descanso y, psicológicamente, te estás preparando para el parto, con la cabeza llena de tareas que debes dejar listas en poco tiempo.

Nuevamente, tu pareja y tú debéis permitiros esta disminución del deseo y probar, si os apetece, alternativas a las relaciones sexuales convencionales, como las caricias, la masturbación mutua, o bien el sexo oral.

¡Todo volverá a su sitio en su momento! A pesar de todo, si no tenéis ningún problema y el deseo no falta, recuerda que hacer el amor cerca de la fecha prevista para el parto puede desencadenar las contracciones y la dilatación.

(Te interesa: Cuándo hay que renunciar al sexo en el embarazo)

Los miedos y prejuicios que dejan la libido por los suelos

No todo se debe a las hormonas y a los cambios fisiológicos de la embarazada. A veces, detrás de la falta de libido se esconden miedos y prejuicios que pueden ser difíciles de erradicar para los dos miembros de la pareja.

Sin ir más lejos, muchos futuros papás tienen miedo a hacer daño al bebé durante las relaciones, o bien, sobre todo el papá, puede tener una imagen distorsionada de su mujer embarazada, una especie de “halo de maternidad” que la vuelve intocable.

Se trata de exageraciones, claro está, pero son fruto de ideas y pensamientos que se adhieren a la mente, y no son fáciles de superar. 

Desde hace un tiempo que se ha empezado a escuchar la palabra Babymoon en España. Se trata de una moda importada de Estados Unidos que consiste en hacer una última escapada en pareja antes del nacimiento del bebé.

Esta escapada a menudo se convierte en un viaje, ya que acaba siendo más prolongada que la típica salida de fin de semana.

La finalidad del Babymoon es cargar las pilas de la futura mamá y el futuro papá antes del nacimiento del niño y brindarles la oportunidad de pasar unos últimos días a solas llenos de romanticismo y pasión. 

Aunque por su definición pueda parecer que el Babymoon se realiza pocas semanas antes del nacimiento del bebé, lo cierto es que el momento ideal para hacer las maletas es durante el segundo trimestre del embarazo, ya que es cuando la futura mamá tiene más energía, ha pasado los malestares típicos del primer trimestre y todavía no tiene la barriga tan grande como para fatigarse demasiado. 

Cada vez más hoteles y agencias de viajes ofrecen este tipo de escapada ara las parejas que esperan un bebé, con servicios adaptados a sus necesidades.

Pero, ¿qué destino elegir? Los norteamericanos conciben el Babymoon como una segunda luna de miel y eligen destinos lejanos e insólitos.

Sin embargo, también son muchos los que optan por pasar unos días cerca de casa, disfrutando de la comodidad de un hotel y del relax de estar en plena naturaleza. Si te faltan ideas, no te preocupes porque te proponemos 10 destinos fabulosos. ¿Con cuál te quedas?

(Te interesa: 'Babymoon', la última escapada antes de dar a luz).

¿Qué te parecen estos destinos para escaparte en pareja antes de ser mamá? Comparte tu opinión al final del artículo.

Источник: https://mibebeyyo.elmundo.es/embarazo/pareja/libido-embarazo

¿Es normal no sentir deseo en el embarazo?

¿Es normal no sentir deseo en el embarazo?

La libido en el embarazo es una cuestión que preocupa a muchas futuras mamás que, a pesar de estar viviendo una de las mejores etapas en su vida con el embarazo, pueden notar una falta de deseo importante. Esto es debido, muchas veces, a los cambios hormonales propios de la gestación y, en parte, a los miedos, prejuicios o falsas creencias que puedan tener.

Índice

El deseo sexual en el embarazo

El embarazo es un momento importante de cambios tanto a nivel físico como emocional. La constante evolución del cuerpo y de las sensaciones durante esos nueve meses puede desconcertar a cualquier mujer, sintiéndose incapaz de controlar sus emociones.

El vientre va creciendo y redondeándose, los pechos crecen, así como su sensibilidad y los cambios de humor van variando según el día sin un motivo concreto. También la vida sexual de la pareja puede verse afectada durante este período.

Si bien cada mujer es distinta y cada cuerpo afronta los cambios de distinta manera, las relaciones sexuales van a verse afectadas la mayoría de las veces.

Cada mujer presenta diferentes cambios en su embarazo; hay mujeres en las que el deseo sexual desaparece por completo. Desde el principio, empiezan a sufrir las náuseas y otras molestias propias del cambio hormonal que se está produciendo en su cuerpo, lo que hace que se dediquen más a combatir esas molestias que a preocuparse de su vida sexual.

Por el contrario, otras mujeres reconocen un aumento exagerado de su deseo sexual durante el embarazo.

El incremento de los niveles hormonales se traduce en muchos casos en un aumento de la lubricación vaginal, una hipersensibilidad en los pechos y una más fluida circulación sanguínea en la zona pélvica.

Todo esto puede hacer que la mujer se sienta más excitada y disfrute más de sus relaciones sexuales.

También ocurre que la futura mamá se sienta menos atractiva debido a que su cuerpo se va transformando y, por lo tanto, menos deseada por su pareja y más insegura a la hora de mantener una relación sexual.

 

La libido es diferente en cada trimestre

En el primer trimestre de embarazo, la falta de libido se suele deber a la “tormenta hormonal” que vive la embarazada en su organismo.

Como consecuencia de estos cambios drásticos en la organización hormonal, la mamá suele tener náuseas y sentirse muy cansada y fatigada durante las primeras semanas de embarazo, además de tener sueño a todas horas, por lo que, quizás, en lo último que piensa es en tener relaciones sexuales.

Durante el segundo trimestre es, sin duda, el mejor para subir la libido. La futura mamá ya es muy consciente de su embarazo, las náuseas y el cansancio han disminuido, y la vagina está más irrigada debido al aumento de volumen del útero, lo que favorece que la mujer esté más sensible y receptiva al placer.

En el tercer trimestre de embarazo resulta difícil encontrar una postura cómoda para tener relaciones sexuales, por lo que es normal que la libido vuelva a descender ya que tu organismo necesita descanso y, psicológicamente, te estás preparando para el parto.

 

Otras causas del descenso de la libido

Otras razones para que la frecuencia de las relaciones disminuya son más infundadas y basadas en mitos:

Miedo a lastimar al bebé por el coito: el líquido amniótico donde está el feto anidado funciona como amortiguador, protegiéndolo. Aparte, la pared muscular del útero también ejerce su acción amortiguadora, y siempre podremos intentar las posturas que conlleven una penetración menos profunda.

Miedo a que el semen entre en el líquido amniótico y pueda afectar al bebé: esto no puede pasar ya que el tapón mucoso cierra la entrada del útero impidiendo que el semen entre en contacto con el bebé.

De hecho, el sexo puede ser placentero para el bebé al notar los movimientos que le mecen y sentir las hormonas de la felicidad que libera su madre en e orgasmo. Por lo tanto, no hay ningún problema en que practiquéis sexo en estos meses. 

La comprensión y el apoyo mutuo son fundamentales en esta etapa delicada, y habremos de considerar y respetar que cada uno vive el sexo con sus propios temores o recelos.

¿Cuándo debe evitarse totalmente el sexo?

En aquellos embarazos considerados de riesgo o cuando se presentan ciertas complicaciones, se debe abandonar la práctica de relaciones sexuales:

– Antecedentes de aborto espontáneo sin causa.

– Riesgo de parto prematuro.

– Hemorragias vaginales.

– Placenta previa o inserción baja de la placenta.

– Incompetencia cervical.

– Rotura de aguas prematura.

– Herpes vaginal u otras infecciones.

– En el tercer trimestre de embarazo cuando se trata de una gestación múltiple.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/embarazo/salud-embarazo/es-normal-no-sentir-deseo-en-el-embarazo-9433

Inapetencia sexual durante el embarazo

¿Es normal no sentir deseo en el embarazo?

La inapetencia sexual durante el embarazo no es un proceso aislado que deba analizarse y tratarse separado de la gestación. Al igual que el descanso, la buena alimentación y el consumo de las prenatales, el sexo es vital para el desarrollo del bebé. Porque de él también depende la felicidad y el bienestar de la gestante.

El sexo es una parte inalienable de la relación amorosa entre la mujer embarazada y su pareja, aunque en este periodo la mujer a veces sienta que “no tiene deseos”. En eres mamá te ayudaremos a entender por qué y te ofreceremos algunos consejos si en este minuto pasas por un estado similar.

Causas de la inapetencia sexual en el embarazo

Durante el embarazo puede ser común la falta de deseo sexual hacia la pareja.

Debes entender que la mujer embarazada pasa por varias molestias y son esos malestares los que, a veces, la predisponen para no disfrutar a plenitud su vida sexual.

El peso de la barriga, los dolores musculares, el insomnio o el sueño en exceso, la retención de líquidos… Todo esto hace que la mujer solo quiera mantenerse en reposo.

La autoestima, el sentirse poco atractiva, la postura que se adopta durante el coito, la relajación, la tranquilidad ambiental del momento… cualquier cosa influye. Durante el embarazo las hormonas vuelven a la mujer mucho más sensible. El aumento de la secreción de prolactina al final del embarazo puede incidir en la pérdida del apetito sexual.

Otro de los factores que participa en la inapetencia sexual de la gestante es la rutina. El no estar capacitada para experimentar los juegos sexuales y las posturas de antes, y el estar consciente de lo que va a suceder conlleva a una pérdida de la libido.

Aumenta el erotismo en tus relaciones

La convivencia y el hábito conducen hacia la rutina: un peligro latente en todas las relaciones amorosas. Cuando dejamos de preocuparnos por avivar el deseo carnal, reavivar la química, o alimentar la sensualidad durante el coito, estamos sentenciando nuestra relación a un indudable final.

Durante el embarazo la inapetencia sexual puede acrecentarse, sobre todo, si la vida sexual de la pareja antes de concebir al bebé no era óptima. Por eso, futura mamá, a continuación te ofrecemos algunos consejos que puedes seguir al pie de la letra para recuperar tu apetito sexual y alejar la rutina de tus relaciones sexuales.

¿Cómo evitar que decaiga tu apetito sexual?

  • Olvídate por un momento de todas las molestias y problemas que tengas. Acepta que tienes el derecho de complacerte y hacerte feliz. Piensa en el sexo como una buena posibilidad de lograrlo.
  • Haz cambios de lugar y de hora para el encuentro sexual con tu pareja. Quizás las horas nocturnas no sean las más idóneas. Recuerda que con el embarazo muchos gustos también cambian. Además,  buscar un nuevo sitio para el encuentro puede resultaros excitante tanto a ti como a tu pareja.
  • Olvida cualquier resentimiento o tarea pendiente. El momento de disfrutar del sexo no es la mejor hora para recordar lo que tu pareja hizo o dejó de hacer
  • Relájate y prepara tu mente solo para recibir y dar placer. Como dicen algunos especialistas: “el órgano sexual más importante es el cerebro.” Aunque al inicio del coito no estés tan entusiasmada con él, piensa que a medida que avance vas a disfrutarlo.
  • Utiliza elementos que a ti y a tu pareja os resulten eróticos: una ropa interior bonita, velas aromáticas, lámparas a media luz, música instrumental… sé creativa.
  • Confía en que eres atractiva, sexy, y que ahora tu belleza se ha acrecentado. Quiérete y acéptate.

Para finalizar tenemos otro consejo que darte. La inapetencia sexual solo es una etapa más de la vida de la mujer.

No porque al inicio del embarazo tu libido haya disminuido se mantendrá así durante toda la gestación. Y, aunque se mantenga, no va a durar para siempre. Acabará con el nacimiento de tu hijo.

Por eso, la inapetencia sexual no es un tema que deba inquietarte. Si no quieres tener sexo ni te excitas, no te presiones. Que ello no suponga una preocupación más para tu vida. Si no tienes deseos de “acostarte” con tu pareja, no lo hagas y sé feliz como estás. Así de simple.

Te podría interesar…

Источник: https://eresmama.com/inapetencia-sexual-embarazo/

Sexo durante el embarazo

¿Es normal no sentir deseo en el embarazo?

  • Tamaño de texto más grande

Si está embarazada o está planificando un embarazo, probablemente haya encontrado gran cantidad de información sobre el sexo antes del embarazo (es decir, el sexo para concebir) y el sexo después del parto (el consenso general es que es esperable tener menos actividad sexual con la presencia de un recién nacido en el hogar).

Pero no se habla tanto sobre el tema del sexo durante el embarazo. Tal vez esto se deba a una tendencia cultural de no asociar a las madres embarazadas con la sexualidad. Al igual que muchos futuros padres, es posible que tenga preguntas acerca de la seguridad del sexo y lo que es normal para la mayoría de las parejas.

En realidad, lo que se considera normal puede variar ampliamente, pero de una cosa puede estar segura: habrá cambios en su vida sexual. La comunicación abierta será la clave para lograr una relación sexual segura y satisfactoria durante el embarazo.

¿Es seguro mantener relaciones sexuales durante el embarazo?

El sexo se considera seguro en todas las etapas de un embarazo normal.

Entonces, ¿qué es un «embarazo normal»? Es aquel que se considera con bajos riesgos de complicaciones, como abortos espontáneos o parto prematuro. Hable con su médico, su partera u otro proveedor de cuidado de la salud si no está segura de si entra en esta categoría.

Por supuesto, el hecho de que sea seguro tener relaciones sexuales durante el embarazo no significa necesariamente que deseará mantener relaciones sexuales. Muchas madres embarazadas notan que su deseo de tener relaciones sexuales cambia durante algunas etapas del embarazo. Además, muchas mujeres sienten que el sexo se vuelve incómodo a medida que su cuerpo crece.

Usted y su pareja deben hablar abiertamente sobre su relación sexual. Hable sobre otras maneras de satisfacer su necesidad de intimidad, como besarse, acariciarse o abrazarse. Es posible que necesite experimentar con otras posturas para el sexo a fin de encontrar las que le resulten más cómodas.

Muchas mujeres descubren que pierden el deseo y la motivación para mantener relaciones sexuales en la última etapa del embarazo, no solo por su tamaño sino porque están preocupadas por el inminente parto y la emoción de ser madres.

Cuándo no es seguro

A continuación, se incluyen algunas conductas sexuales que no son seguras para ninguna mujer embarazada:

  1. Si tiene sexo oral, su pareja no debe soplar en su vagina. Soplar aire puede provocarle un embolismo (una obstrucción de un vaso sanguíneo por la presencia de una burbuja de aire) y esto puede poner en riesgo la vida de la madre y del bebé.
  2. No debe tener relaciones sexuales con una pareja de la cual no conoce su historia sexual o que pueda tener una enfermedad de transmisión sexual, como herpes, verrugas genitales, clamidiasis o VIH. Si se infecta, puede transmitir la enfermedad a su bebé y los resultados podrían ser peligrosos.
  3. Los proveedores de cuidado de la salud también recomiendan evitar el sexo anal durante el embarazo.

Si el proveedor de cuidado de la salud detecta o espera complicaciones significativas durante su embarazo, es posible que le indique que no tenga relaciones sexuales. Hable con su proveedor de cuidado de la salud si tiene las siguientes características:

  • un antecedente o una amenaza de aborto espontáneo
  • un antecedente de parto prematuro (ya tuvo un hijo antes de las 37 semanas de embarazo) o señales que indican un riesgo de parto prematuro (como contracturas uterinas prematuras)
  • sangrado, flujo o calambres vaginales sin explicación
  • pérdida de líquido amniótico (el líquido que rodea al bebé)
  • placenta previa, una afección en la cual la placenta (una estructura rica en sangre que alimenta al bebé) está tan baja que cubre el cuello del útero (la abertura del útero)
  • insuficiencia del cuello del útero, una dolencia en la cual el cuello del útero está debilitado y se dilata (se abre) de forma prematura, lo cual eleva el riesgo de un aborto espontáneo o un parto prematuro
  • varios fetos (mellizos, trillizos, etc.)

Preguntas y preocupaciones comunes

Estas son algunas de las preguntas más frecuentes sobre el sexo durante el embarazo.

¿El sexo puede lastimar a mi bebé?

No. Su bebé está totalmente protegido por la bolsa amniótica (una bolsa de paredes delgadas que contiene al feto y líquido a su alrededor) y los fuertes músculos del útero. También hay un tapón de mucosidad espesa que sella el cuello del útero y ayuda a prevenir infecciones. El pene no entra en contacto con el feto durante las relaciones sexuales.

¿Las relaciones sexuales o el orgasmo pueden provocar contracciones o un aborto espontáneo?

En el caso de los embarazos normales, de bajo riesgo, la respuesta es «no».

Las contracciones que puede sentir durante el orgasmo o inmediatamente después de él son totalmente distintas de las contracciones asociadas con el trabajo de parto.

Sin embargo, debe consultar con su proveedor de cuidado de la salud para asegurarse de que su embarazo entre en la categoría de embarazos de bajo riesgo.

Los proveedores del cuidado de la salud también recomiendan que todas las mujeres dejen de tener sexo en las semanas finales del embarazo, simplemente como una medida de precaución, porque el semen contiene una sustancia química que puede estimular las contracciones. Consulte con su proveedor de cuidados de la salud para saber qué es lo que considera conveniente.

¿Es normal que mi impulso sexual aumente o disminuya durante el embarazo?

En realidad, las dos posibilidades son normales (y cualquier opción que se encuentre entre estas dos).

Muchas mujeres embarazadas sienten que algunos síntomas, como la fatiga (cansancio extremo), las náuseas, el dolor en los pechos y una mayor necesidad de hacer pis, no les permiten disfrutar tanto del sexo, en especial durante el primer trimestre.

En general, estos síntomas se alivian durante el segundo trimestre y algunas mujeres descubren que el deseo de mantener relaciones sexuales se incrementa.

Además, algunas mujeres descubren que no tener que preocuparse por el control de la natalidad y una cercanía renovada con su pareja hacen que el sexo sea más placentero. El deseo suele disminuir nuevamente durante el tercer trimestre del embarazo, a medida que el útero crece y se agranda aún más, y se instala la realidad de lo que está por ocurrir.

Es probable que el deseo de su pareja de tener sexo también se incremente o disminuya. Algunos se sienten incluso más cercanos a su pareja embarazada y disfrutan de los cambios en su cuerpo. Otros tal vez tengan menos deseos debido a la ansiedad del peso de la paternidad o debido a preocupaciones por la salud, tanto de la madre como del niño por nacer.

Es posible que a su pareja le cueste aceptar su identidad como pareja sexual ahora que tiene una nueva identidad (cada vez más visible) de madre embarazada. Una vez más, recuerde que la comunicación con su pareja puede ser de gran ayuda para afrontar estos problemas.

Cuándo llamar al médico

Comuníquese con su proveedor de cuidado de la salud si no está segura de si el sexo es seguro en su caso. Además, llámelo si tiene síntomas inusuales después de mantener relaciones sexuales, como dolor, sangrado o pérdidas, o si tiene contracciones que parecen continuar después del sexo.

Recuerde que «normal» es un término relativo cuando se trata del sexo durante el embarazo. Usted y su pareja necesitan conversar sobre lo que está bien para los dos.

Revisado por: Larissa Hirsch, MD

Fecha de revisión: octubre de 2016

Источник: https://kidshealth.org/es/parents/sex-pregnancy-esp.html

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: