¿Es normal que duelan los huesos en el embarazo?

¿Es normal que duelan las articulaciones en el embarazo?

¿Es normal que duelan los huesos en el embarazo?

Durante el embarazo se producen en el cuerpo de la mujer muchos cambios que, aunque sean normales, pueden resultar en molestias o dolores. El dolor en las articulaciones en el embarazo es un síntoma habitual de este, y las razones por las que se produce son varias.

Índice

¿Por qué duelen las articulaciones en el embarazo?

La principal causa del dolor en las articulaciones durante el embarazo se debe al aumento de la carga física.

Durante el embarazo el aumento de peso oscila entre los 10 y los 15 kilogramos y, en casos excepcionales, puede ser incluso mayor.

Los ligamentos, los músculos y las articulaciones tienen que hacer frente a este peso adicional que hace presión sobre ellos, lo que puede resultar en dolores en zonas específicas como las rodillas, las caderas o los tobillos.

Casi el 50 por ciento de todas las mujeres embarazadas sufre de dolor de espalda más o menos pronunciado, y las demás articulaciones se ven afectadas a medida que el embarazo avanza.

Estos dolores pueden ser particularmente graves si la columna vertebral y las articulaciones ya están sometidas a esfuerzos debidos al sobrepeso, a malas posturas o a enfermedades previas.

La gravedad del dolor articular durante el embarazo también depende de las predisposiciones genéticas. 

Aparte del dolor en las articulaciones debido a los cambios físicos normales durante el embarazo, este también puede deberse a la artritis. La artritis es una condición en la que las articulaciones se inflaman que puede verse agravada durante el embarazo.

Desde el primer momento del embarazo, el cuerpo se prepara para crear las mejores condiciones posibles para el desarrollo del bebé y, en esto, las hormonas juegan un papel esencial.

Durante el ciclo menstrual, la relaxina, junto con otras hormonas, preparan el tejido endometrial para alojar al óvulo fecundado.

Si se produce el embarazo, la concentración de relaxina aumenta continuamente, alcanzando su nivel más alto en el primer trimestre de embarazo.

La hormona hace que los tejidos del cuello uterino y el suelo pélvico se relajen y se aflojen, pero también los ligamentos de las articulaciones.

Al dilatar los vasos sanguíneos, la relaxina también adapta la circulación sanguínea de la madre en el embarazo. El dolor articular durante el embarazo es un resultado indirecto de los efectos de la relaxina y otras hormonas. El aflojamiento de los tejidos corporales reduce la capacidad de carga de las articulaciones en un periodo en el que el cuerpo se somete a un esfuerzo especial y debe prestar el máximo rendimiento durante nueve meses.

El crecimiento del útero hace que el centro de gravedad del cuerpo se desplace y, junto a los cambios estáticos durante el embarazo, también puede causar dolor en la columna vertebral, los músculos y las articulaciones.

A medida que el embarazo avanza, las mujeres embarazadas desarrollan una fuerte lordosis, que es una curvatura fisiológica de la columna vertebral en la zona cervical o lumbar, lo cual dificulta la movilidad de estas articulaciones. Las articulaciones del anillo pélvico se aflojan no sólo por las influencias hormonales, sino también por la tensión creciente en los músculos abdominales y los músculos largos de la espalda.

Otra posible causa del dolor de articulaciones en el embarazo es la retención de líquidos, especialmente en la segunda mitad del embarazo. Muchas mujeres embarazadas experimentan entumecimiento o dolor en las manos y muñecas, especialmente por la noche.

Posiblemente se trate del síndrome del túnel carpiano, el cual puede ocurrir si los nervios del canal carpiano se someten a un gran esfuerzo unilateral. Si el canal carpiano se ve fuertemente afectado por la retención de líquidos, esto puede tener las mismas consecuencias.

Generalmente estas molestias desaparecen rápidamente después del parto, pero, para ayudar a reducir el dolor, se recomienda dormir en una posición que no sobrecargue las manos y las muñecas, o incluso la inmovilización de la muñeca si el dolor se vuelve muy intenso.

El estrés y las preocupaciones provocan tensión y pueden desencadenar o empeorar el dolor, por lo tanto, la relajación mental también es particularmente importante durante el embarazo.

 

¿Cómo se pueden prevenir los dolores en las articulaciones?

La mejor forma de prevenir la aparición de estos dolores es manteniéndose activa. Hacer un ejercicio suave, como paseos, natación o yoga, ayuda a mantener en forma las articulaciones y evitar que duelan.

Por otro lado, mantener la actividad física moderada durante todo el embarazo es una buena forma de no aumentar excesivamente de peso, si bien es saludable y necesario subir algunos kilos, no hay que excederse de lo que recomiende el médico.

De esta manera se podrán evitar, además de dolores, otras consecuencias negativas.

Si sientes dolor en los tobillos o en las rodillas después del ejercicio, procura descansar un buen rato con las piernas hacia arriba (por ejemplo, apoyadas contra la pared) para permitir que la sangre fluya y que se desinflamen.

Aplícate calor o frío en la zona. El calor libera tensiones y tiene un efecto beneficioso sobre los músculos y las articulaciones. Toma una ducha o un baño caliente, usa una manta eléctrica, o coloca una bolsa de hielo envuelta en una toalla sobre tus articulaciones.

Cuida tu postura. Una postura correcta en cada momento es fundamental para prevenir y aliviar tanto los dolores de espalda como los articulares. Durante tu embarazo será necesario realizar una reeducación postural, ya que tu centro de gravedad se mueve y esto puede hacer que para compensar esta modificación adoptes una mala postura.

Por la noche, se puede colocar un cojín de lactancia entre las piernas, estando acostada de lado, para aliviar los músculos y ligamentos. Comprar uno de estos cojines puede ser muy útil, tanto durante tu embarazo como para la lactancia. Hay diferentes tipos y materiales, por lo que será fácil encontrar uno que se adapte a tus necesidades.

No se recomienda un tratamiento con medicamentos para el dolor articular durante el embarazo. En el caso de dolor agudo severo, se puede tomar paracetamol ocasionalmente, y solo después de consultar con el médico, pero su efecto suele ser limitado.

El aumento de kilos en el embarazo es un proceso natural diseñado para satisfacer las necesidades de desarrollo del feto. Seguir una dieta equilibrada y saludable al tiempo que se mantiene alguna actividad física compatible con el embarazo es la mejor fórmula para adquirir sólo los kilos necesarios para el bebé.

Artritis

Definición:

Inflamación de una articulación. Existen más de 100 tipos distintos de artritis segun la causa.

Síntomas:

– Dolor

– Inflamación articular

– Disminución de la movilidad

– Rigidez

– Calor alrededor de la articulación

Tratamiento:

Depende de la causa y de la gravedad.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/embarazo/sintomas-embarazo/es-normal-que-duelan-las-articulaciones-en-el-embarazo-10610

Cómo combatir el dolor articular durante el embarazo — Mejor con Salud

¿Es normal que duelan los huesos en el embarazo?

Los cambios hormonales y corporales que sufre la mujer durante la gestación contribuyen a la aparición de toda clase de molestias. La retención de líquidos, el dolor de espalda y el dolor articular durante el embarazo son algunas de ellas. ¿Es este último tu caso? ¡Continúa leyendo!

Dolor articular durante el embarazo

El dolor articular puede acentuarse durante la gestación.

El dolor articular durante el embarazo suele producirse debido al aumento de peso.

Esos kilos de más pueden ejercer una enorme presión sobre las rodillas, provocando dolores. Lo mismo sucede con otras articulaciones del cuerpo.

Aquellas mujeres que padecen artritis suelen ver sus síntomas más acentuados durante la gestación.

En el caso de que padezcas también de retención de líquidos, debes considerar que es posible que sientas hormigueo, adormecimiento y dolor en los dedos. Ante dolores fuertes, entumecimiento de pies o manos e hinchazón de manos o cara, no dudes en consultar a tu médico. Recuerda que estos pueden ser síntomas de preeclampsia.

Combatir el dolor articular durante el embarazo

A continuación te presentaremos algunas de las mejores maneras de combatir el dolor articular durante el embarazo. Por supuesto, si lo padeces, deberías consultar con un especialista para recibir recomendaciones adaptadas a tu condición física, historial médico y necesidades.

Lee también: Yoga y embarazo: ¿Qué posturas puedo practicar?

1. Ejercicio físico regular

Realizar ejercicio físico regular puede ayudar a minimizar los dolores articular en el embarazo.

Durante la gestación es importante que lleves una vida activa. De esta manera, tus articulaciones se mantendrán flexibles. Algunas buenas opciones para trabajar las articulaciones y reducir así las molestias pueden ser:

  • Caminar
  • Nadar
  • Yoga
  • Pilates para embarazadas

2. Masajes terapéuticos

Los masajes terapéuticos pueden ayudar a minimizar los dolores articulares, así como a prevenir la retención de líquidos. Pregúntale a tu médico qué clase de masajes puedes realizar durante la gestación.

3. Terapia frío-calor

Para aliviar el dolor articular durante el embarazo puede ser interesante recurrir a una reconfortante ducha caliente. Otra opción puede ser utilizar almohadillas o mantas eléctricas para aliviar las articulaciones u optar por una bolsa de hielo.

4. Pies en alto

Colocar las piernas en alto puede ayudarte a relajarlas y disminuir la retención de líquidos. Una buena forma de hacerlo es recostándote en la cama, con las piernas apoyadas contra la pared. Espera 10 minutos antes de cambiar de posición.

5. Descansos regulares

El descanso regular en el embarazo es una buena manera de minimizar molestias.

El dolor articular durante el embarazo puede acentuarse si no realizas descansos regulares. Intenta incorporar en tu vida momentos de descanso que te permitan aliviar la carga de articulaciones y músculos.

6. Evitar levantar grandes pesos

Forzar tu físico levantando cargas muy pesadas puede afectar a tu cuerpo y agudizar el dolor articular. Recuerda que durante el embarazo tus huesos, músculos y articulaciones cargan ya con unos kilos extra, ¡no sumes más peso a los mismos!

Descubre: Ciática en el embarazo: qué es y cómo controlarla

7. Ingesta de Omega-3

Algunos estudios sostienen que el consumo regular de alimentos ricos en Omega 3 o, en su defecto, suplementos de estos ácidos grasos, podrían ayudar a aliviar el dolor articular.

8. Utilizar calzado cómodo

Los zapatos cómodos son la mejor opción para evitar sumar más tensión a tus pies. ¡Evita los zapatos de tacón! Elige, por el contrario, zapatillas o zapatos bajos que den comodidad a tus pies.

Tratamiento médico

Consulta con tu médico para obtener las mejores recomendaciones según tus necesidades.

En aquellos casos donde la embarazada no obtenga mejoría siguiendo los consejos anteriores, será necesario consultar con el médico. Él establecerá qué medicamentos son seguros durante el embarazo. Una opción puede ser el acetaminofeno o paracetamol.

El uso e cremas con salicilato de metilo, ácido gamma-linolénico (GLA) o cúrcuma no se recomienda durante el embarazo.

No utilices ninguna clase de medicación sin receta médica. Recuerda que durante la gestación debes tener especial cuidado con cualquier crema y medicamento que utilices.

El dolor articular durante el embarazo puede ser realmente molesto. No dudes en acudir a tu médico para solicitar consejos que te ayuden a combatir el dolor. ¡Nadie te aconsejará mejor que él!

Источник: https://mejorconsalud.as.com/como-combatir-el-dolor-articular-durante-el-embarazo/

Dolor de pelvis y cadera durante el embarazo

¿Es normal que duelan los huesos en el embarazo?

Durante el embarazo puedes sentir dolores en la cadera o la zona pélvica, y a veces puede ser difícil señalar el problema exacto. Aquí describimos algunas de las causas y los síntomas frecuentes del dolor de pelvis y cadera y ofrecemos algunos consejos sobre cómo puedes aliviar o prevenir el dolor.

¿Cómo puede ser el dolor de pelvis y cadera durante el embarazo?

Puede resultar útil saber cuál es la posición relativa de la pelvis y las caderas: la pelvis, que es una gran estructura ósea situada en la base de la columna vertebral, descansa en la parte inferior de tu torso. Las caderas son las articulaciones situadas a ambos lados de la pelvis que conectan cada muslo con esta.

Si sientes dolor en la zona de la pelvis o las caderas, a veces puede ser difícil señalar dónde y qué duele exactamente. El dolor de la pelvis o la cadera puede incluso parecer dolor de espalda, sobre todo si se propaga, y muchas mujeres sufren dolor de espalda en algún momento del embarazo.

Además, las mujeres experimentan el dolor de formas diferentes: algunas sienten una molestia aguda y repentina, mientras que otras sufren un dolor sordo constante. Incluso puedes sentir las dos cosas en diferentes momentos del embarazo.

Un profesional sanitario podrá realizar un diagnóstico preciso.

El dolor de pelvis durante el embarazo no es raro. Puede ser sordo o agudo, constante o infrecuente, leve o grave. Incluso puedes sentir que se propaga a la zona lumbar, las nalgas o los muslos. Puedes sufrir dolor de pelvis solo al realizar determinados movimientos (por ejemplo, puede dolerte al caminar). También puedes sentirlo en determinadas posturas, como cuando te acuestas.

Asegúrate de comunicar a tu médico cualquier dolor que perturbe tu vida cotidiana, que empeore con el tiempo o que sea grave. Informa a tu médico si además estás mareada o tienes sangrado vaginal o fiebre.

Causas del dolor de cadera

Si tienes dolor de cadera al principio del embarazo o durante el primer trimestre, puede que no esté provocado por el embarazo, sino por alguna enfermedad. Un profesional sanitario podrá señalar la causa.

El dolor de cadera durante el segundo o tercer trimestre puede estar causado por la ciática. Esta enfermedad aparece cuando el útero, al crecer, presiona el nervio ciático. Puedes sentir dolor en la zona lumbar, la cadera y la parte posterior de la pierna. La buena noticia es que este tipo de dolor suele desaparecer sin más cuando nace el bebé.

Causas del dolor de pelvis

Sentir dolor de pelvis al principio del embarazo no suele ser preocupante. Puede producirse cuando tus huesos y tus ligamentos se desplazan para acomodar al bebé que crece dentro de ti.

Al principio del embarazo o incluso durante todo el primer trimestre, el dolor de pelvis puede ser síntoma de un embarazo ectópico, que se produce cuando el óvulo fecundado se implanta en un lugar que no es el útero (normalmente, en las trompas de Falopio).

Otros síntomas de embarazo ectópico son sentir un dolor agudo en el hombro, tener sangrado vaginal o sentirse débil o mareada.

Los embarazos ectópicos requieren tratamiento médico, así que si notas cualquiera de estos síntomas, ponte en contacto con tu médico de inmediato.

El dolor de pelvis durante el tercer trimestre pueden provocarlo el peso adicional que soporta tu cuerpo y las hormonas del embarazo. Las articulaciones que conectan las dos mitades de la pelvis suelen ser bastante rígidas y duras.

Cuando el embarazo está avanzado, la hormona relaxina hace que los músculos, las articulaciones y los ligamentos de la zona pélvica se relajen para facilitar el paso del bebé por el canal del parto.

Sin embargo, esta relajación puede provocar molestias en la zona pélvica si los ligamentos y las articulaciones adquieren demasiada movilidad.

Otro cambio que se produce cuando el embarazo está avanzado es que el bebé baja hacia la pelvis como preparativo para nacer. Por eso sentirás más presión en la pelvis, las caderas y la vejiga. ¿La parte positiva? Es síntoma de que tu bebé se está preparando para nacer, y quizá puedas respirar con un poco más de facilidad porque ya no te presiona los pulmones.

Si todavía no es el momento de que nazca el bebé, la presión en la zona pélvica o el abdomen inferior puede ser síntoma de parto prematuro, así que ponte en contacto con un profesional sanitario de inmediato si la sientes.

El parto prematuro puede estar acompañado por otros síntomas, como un dolor sordo en la zona lumbar, flujo vaginal con sangre o contracciones regulares.

El dolor de pelvis a veces puede ser síntoma de infección de orina. Si además tienes fiebre o sensación de ardor al orinar, ponte en contacto con un profesional sanitario para obtener recomendaciones y tratamiento.

Cómo prevenir o aliviar el dolor de pelvis o cadera durante el embarazo

Lo mejor es consultar a un profesional sanitario, que puede recomendarte

  • no estar mucho tiempo de pie
  • no levantar objetos pesados
  • hacer ejercicio de forma habitual, pero sin esfuerzos excesivos (consulta a un profesional antes de empezar con una nueva rutina de ejercicios)
  • darte baños templados
  • adoptar una buena postura
  • dormir con una almohada o un cojín entre las rodillas
  • colocarte una almohadilla eléctrica donde te duela
  • hacer los ejercicios de Kegel
  • usar una faja de embarazo.

Un profesional sanitario puede recomendarte analgésicos, fisioterapia o ejercicios específicos para contribuir a reducir el dolor de pelvis o cadera.

El dolor de pelvis o cadera puede ser uno de los molestos dolores del embarazo, pero, a veces, saber que puede ser una parte normal del embarazo ayuda.

Preguntas frecuentes

  • ¿La presión en la zona pélvica es síntoma de parto?
  • ¿El embarazo puede provocar dolor de pelvis?
  • ¿Qué significa que le duela la pelvis a una embarazada?

Источник: https://www.dodot.es/embarazo/sintomas-del-embarazo/articulo/dolor-de-pelvis-y-cadera

Treating Joint Pain During Pregnancy

¿Es normal que duelan los huesos en el embarazo?

Durante el embarazo, hay muchos cambios que se producen en su cuerpo. Debido a estos cambios físicos normales, es común experimentar un aumento del dolor articular y muscular. El aumento de peso ejerce presión sobre las rodillas y puede agravar el dolor de rodilla.

También se puede notar que sus articulaciones parecen sueltos y que te sientes como si anadeo cuando usted camina. Todo esto es muy normal, pero puede conducir fácilmente a la pregunta acerca de cómo tratar el dolor articular de forma natural durante el embarazo.

Además, el aumento de peso del agua puede aumentar la rigidez en los pies, las caderas, las rodillas y los tobillos. El aumento de peso del agua también puede empeorar el síndrome del túnel carpiano, que causa dolor y hormigueo en los dedos.

Asegúrese de consultar a su médico si su dolor en las articulaciones empeora o si experimenta hormigueo y / o entumecimiento en las manos o los pies. También notifique a su médico de cualquier aumento de peso de agua, como en la cara o hinchazón grave de las manos.

En concreto, es importante ponerse en contacto con su médico inmediatamente si nota hinchazón repentina o aumento de peso del agua, sobre todo en las piernas.

Aparte de dolor en las articulaciones debido a los cambios físicos normales durante el embarazo, dolor en las articulaciones durante el embarazo también puede ser debido a la artritis. La artritis es una condición en la que las articulaciones se inflaman. Algunas mujeres pueden encontrar su artritis empeora durante el embarazo; Sin embargo, otros pueden experimentar síntomas menos graves.

El Tratamiento de Dolor en las Articulaciones de Forma Natural Durante el Embarazo

  • Ejercicio:El ejercicio regular mejora el rango de movimiento y puede ayudar a mantener las articulaciones flexibles. Ejercicio de bajo impacto, como caminar y nadar, es más suave en las articulaciones.
  • Terapia Caliente y frío:Trate de tomar una ducha o baño caliente. Use una almohadilla eléctrica o una manta eléctrica en sus articulaciones. Coloque una bolsa de hielo envuelta en una toalla en sus articulaciones.
  • Masaje: La terapia de masaje se ha demostrado que el tratamiento de dolor en las articulaciones y rigidez, así como mejorar el rango de movimiento y caminar.
  • Acupuntura: La acupuntura puede ser capaz de ayudar a aliviar el dolor en las articulaciones.
  • Férulas: Las férulas se pueden utilizar para proporcionar alivio, sobre todo en las manos y las rodillas.
  • Los suplementos de hierbas: Algunos suplementos de hierbas también pueden ser utilizados para el dolor articular. Sin embargo, a fin de evitar interacciones dañinas drogas, es importante consultar a su médico o un especialista en hierbas antes de tomar un suplemento.
  • Los omega-3: Incluye alimentos ricos en omega-3 en su dieta y / o tomar un suplemento de ácidos grasos omega-3 pueden ayudar a aliviar el dolor en las articulaciones y rigidez.
  • Descanso: Tome tiempo para descansar para dar a sus articulaciones un descanso. Los ejercicios de relajación, así como poner los pies en alto también pueden ayudar a aliviar el dolor de rodilla y tobillo.
  • Calzado: El uso de tacones altos pone tensión en los tobillos y los pies. En su lugar, trate de usar zapatos que proporcionan el apoyo adecuado.
  • Ayuda: Si su dolor en las articulaciones es conseguir en el camino de sus actividades diarias, no dude en pedir ayuda.

GLA (ácido gamma-linolénico) es otro ácido graso que se utiliza para aliviar el dolor articular.

Sin embargo, no debe tomarse durante el embarazo, ya que puede inducir el parto y representar un riesgo para el feto. Del mismo modo, la cúrcuma, aunque se usa para aliviar el dolor en las articulaciones, no debe ser utilizado durante el embarazo.

Cómo Tratar el Dolor de las Articulaciones Durante el Embarazo Cuando Naturalmente No Funciona

El acetaminofeno es una posible alternativa para aliviar el dolor articular leve. Ya sea o no embarazada, es importante limitar la dosis y la frecuencia ya que el uso excesivo de la medicación se asocia con daño hepático. Ungüentos calmantes o cremas que contienen salicilato de metilo deben ser evitados.

Si los remedios naturales no alivian el dolor, consulte a su médico acerca de medicamentos seguros para tomar durante el embarazo. También es importante hablar con su médico si usted estaba tomando medicamentos para la artritis antes del embarazo.

Algunos no son seguros durante el embarazo, por lo que su médico puede tener que darle una nueva receta

Elaboración propia a partir de las siguientes fuentes:

A.D.A.M, Inc. (2013). Gamma-linoleic acid. Retrieved from https://umm.edu/health/medical/altmed/supplement/gammalinolenic-acid

Bernstein, S. (n.d.). Benefits of massage.

Ellis, M. E. (2013, Julio 30). Natural relief from arthritis pain. Retrieved from https://www.healthline.com/health/osteoarthritis/arthritis-natural-relief#Overview1
Gruenwald, J., Brendler, T., & Jaenicke, C. (Eds.). (2007). PDR for herbal medicines (4th ed.).

Montvale, NJ: Thomson Healthcare Inc.
KidsHealth. (2012). Questions and answers. Retrieved from https://kidshealth.org/parent/question/infants/ankles.html#cat20230
Pietrangelo, A. (2014). Arthritis during pregnancy: Symptoms, treatments, and remission.

Retrieved from https://www.healthline.com/health-slideshow/pregnancy-arthritis#1
University of Washington Department Orthopaedics and Sports Medicine. (n.d.). Pregnancy and arthritis. Retrieved from https://www.orthop.washington.

edu/?q=patient-care/articles/arthritis/pregnancy-and-arthritis.html

Источник: https://americanpregnancy.org/es/healthy-pregnancy/pregnancy-health-wellness/treat-joint-pain-during-pregnancy-11554/

Tercer trimestre: ¿Dolores pélvicos y contracciones?

¿Es normal que duelan los huesos en el embarazo?

La pelvis está formada por un conjunto de huesos: el sacro, el coxis, el pubis, los huesos coxales y una articulación llamada sínfisis púbica que une los dos huesos más grandes de la pelvis por delante.

Todos ellos forman el llamado canal óseo del parto.

  Esta articulación, al igual que el resto de las articulaciones pélvicas, se vuelve móvil durante el parto, para permitir el paso del bebé por el canal óseo que forman.

La relaxina da movilidad a la pelvis

En el embarazo, el canal del parto no debería moverse. Y sin embargo, en ocasiones no es así, porque una hormona empieza a hacer efecto antes de tiempo: hablamos de la relaxina.

Al final del embarazo, la placenta empieza a segregar esta hormona precisamente para dar movilidad a la pelvis y que el bebé pueda salir a través del canal del parto.

 Su movimiento antes del parto puede producir dolor en algunas mujeres, que muchas de ellas lo describen como agujetas

La movilidad de la sínfisis del pubis puede producir dolor detrás del vello púbico, generalmente al andar deprisa o cuesta arriba o levantarse bruscamente. Si llegan a separarse los huesos púbicos de ambos lados puede producirse una diástasis de pubis: las mujeres que lo padecen lo refieren como un gran dolor que les impide moverse.

Eso sí, no es grave ni pone en peligro la gestación. El tratamiento es la analgesia. También conviene acudir a un fisioterapeuta especializado en ginecología que aconsejará una serie de ejercicios para aliviar los síntomas, así como ciertas posturas que te ayudarán no agravar las molestias.

A medida que el útero crece dentro del organismo de la madre puede comprimir los llamados nervios genitocrurales del aparato genital.

 La presión de estos nervios provoca calambres en los genitales (clítoris, labios mayores y menores y vagina). Otras veces el calambre se irradia hacia el interior del muslo y llega hasta la rodilla del mismo lado.

Estos dolores no significan que el parto esté cerca. El tratamiento es también la analgesia.  

Dolor de las contracciones: cómo interpretarlo

Las contracciones no solo aparecen en el parto, sino que el útero “practica” a lo largo de todo el embarazo con las llamadas contracciones de Braxton-Hicks, que se pueden tener incluso cuando no se está embarazada. El útero es un músculo que se mueve, por ejemplo, cuando se tiene la regla; estas contracciones son una de las causas más frecuentes de dismenorrea o dolor de regla.

Lo normal es que en el primer y segundo trimestre de gestación se perciban entre 4 a 6 contracciones diarias y el en tercer trimestre unas 10 contracciones por día.

Esto aumenta en las gestantes que ya han tenido más hijos y en las gestaciones múltiples de gemelos o trillizos.

Es importante recordar que la mujer embarazada no debe estar todo el día controlándose el número de contracciones, a no ser que excedan de lo normal, o que haya otros síntomas que anticipen que el parto esté cerca, como la expulsión del tapón mucoso.

¿Contracciones de Braxton-Hicks o de parto?

Las contracciones de Braxton-Hicks no son dolorosas, aunque algunas mujeres pueden notar molestias, y lo que la mujer percibe es un endurecimiento del útero:

  • La tripa se pone completamente dura y no se pueden hundir los dedos en la misma. Pero si la mujer nota sólo una parte de la tripa dura, lo más probable es que se trate de un pie, una manita, la cabeza o el trasero del bebé, y al acariciarle, modificará su postura y ese bulto duro desaparecerá.
  • Esa sensación suele durar unos 30 segundos y desaparece cuando la mujer cambia de postura.
  • Lo más frecuente es que las contracciones sean irregulares. Es decir que la futura madre note una contracción o dos o tres seguidas y que desaparezca y perciba la siguiente pasadas unas horas.
  • Al final de la gestación pueden ser más molestas y el dolor se localiza entre el vello púbico y el ombligo (hipogastrio) o en la parte inferior de la espalda.
  • Estas contracciones no modifican el cuello del útero, ni lo borran ni lo dilatan, que es lo que define la amenaza de parto prematuro, como veremos más adelante.

Cómo puedo saber si mis contracciones son de parto

  • Son rítmicas, cada 5-7 minutos durante un tiempo continuo de más de una hora, con intensidad mayor con el paso del tiempo.
  • Pero no hay que fiarse de la intensidad del dolor.

    Cada mujer tiene un umbral de dolor muy personal y subjetivo: a veces no duele tanto como la mujer cree que debe doler pero ya ha dilatado varios centímetros en su casa.

  • En general, se puede decir que las molestias de parto en la tripa van de arriba hacia abajo o de atrás hacia delante; en ocasiones los dolores de parto están más localizados, por ejemplo, en la zona lumbar, o en la parte baja del vientre.

Hipertonía uterina leve o la tripa dura como un balón

Durante el embarazo algunas mujeres notan una fuerte presión en la zona baja de la tripa, que pueden confundir con contracciones: es la hipertonía uterina leve. La molestia puede llegar a ser tan fuerte que a menudo, si están caminando, deben detenerse y casi instintivamente se llevan la mano a la tripa. 

Se produce sobre todo en las embarazadas primerizas y a consecuencia del estiramiento de los músculos del útero, que aumenta de tamaño a medida que el bebé crece dentro de él.

Lo normal es que las molestias de la hipertonía uterina leve aparezcan cuando la futura madre ha realiza una actividad física continuada como caminar durante varias horas seguidas o al final del día.

Esta molestia se alivia con el descanso.

Artículos Relacionados «¿Lo que noto es un dolor normal del embarazo o tengo que ir al médico…?» Los primeros compases del embarazo parecen una enfermedad -con sus náuseas, vómitos y dolores variados-, aunque en realizada no lo son. Sólo si la gestación se complica entramos en el terreno de lo patológico. Te… El dolor mamario y el uterino son inseparables «compañeros de viaje» del embarazo. Suelen ser los primeros síntomas de que se está gestando una nueva vida en tu interior. Pero, ¿Cómo y por qué se produce ese dolor en el bajo vientre y de mamas en el primer trimestre de embarazo? ¿Qué… La clave para evitar la lumbalgia en el embarazo está en fortalecer la espalda, haciendo los ejercicios adecuados y adoptar siempre buenas posturas en tu día a día. Por qué duelen las lumbares en el embarazo En el embarazo, tu organismo se verá obligado a sostener un peso extra: tu tripa… Controla tu peso, no fumes y realiza una actividad física regularmente. Estas algunas pautas son útiles para intentar evitar el temido dolor lumbar de la embarazada. Otros factores son casi imposibles de cambiar pero en estos que hemos mencionado, puedes hacer mucho. Lumbago: puede cambiar…

Источник: https://www.natalben.com/dolor-en-el-embarazo/tercer-trimestre-embarazo-pelvico-genital-contraccion

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: