Estoy amamantado y siento una bolita en el pecho… ¿qué será?

TEMA 2

Estoy amamantado y siento una bolita en el pecho… ¿qué será?

Se trata de la obstrucción de algún conducto galactóforo. Las obstrucciones están causadas por alteraciones de bacterias con capacidad de hacer biofilms: significa que al proliferar se adhieren a las paredes de los conductos junto con moléculas de calcio y los acaban taponando.

¿Qué se siente?

Una obstrucción se siente como un bulto duro y doloroso en algún cuadrante de una mama. La zona más habitual donde suele ocurrir es en el cuadrante superior que toca a la axila.

Puede acompañarse de febrícula y malestar pero si el bulto no está caliente y rojo, y no hay fiebre mayor de 38.

5 º C, no se considera mastitis, ya que la disbiosis bacteriana implicada es leve y se puede tratar fácilmente.

¿Qué hacer?

NO aplicar calor local: está demostrado que dispara el crecimiento bacteriano y puede por lo tanto empeorar el cuadro.

Masajear la zona durante unos tres minutos, con un cepillo de pelo de bebé o de dientes suave, con movimientos redondos, y en dirección al pezón.

Colocar el niño a mamar, de manera que la barbilla quede justo encima, o por lo menos en dirección a la obstrucción. Esto se hace por que la zona de pecho que queda mejor drenada es la que queda situada bajo la barbilla del bebé.

Por ejemplo, si la obstrucción es en el cuadrante superior externo del pecho (tocando a la axila), la posición será en rugby (el niño por debajo del brazo, sus pies salen por detrás de la espalda, y su cabeza descansa sobre tu mano).

Si te queda una mano libre, masajea la zona en redondo y hacia el pezón , mientras el niño mama.

Puede estar indicado el tratamiento con probióticos específicos para la lactancia. Consulta con tu comadrona u otro profesional especializado en lactancia.

Mastitis

Actualmente resulta algo confuso hablar de mastitis ya que se trata de una expresión genérica (literalmente “inflamación de la mama”) que distintos profesionales e investigadores usan para referirse a patologías causadas por distintos tipos de cepas bacterianas y con distinta sintomatología.

Tradicionalmente se ha usado para referirse a un tipo concreto de infección, la causada por S. Aureus, con una sintomatología muy concreta, y todavía hoy en mucha bibliografía, cuando se habla de “mastitis”, se hace referencia exclusivamente a este tipo concreto de patología.

Otros investigadores han propuesto nuevas clasificaciones de mastitis, en función del agente etiológico que produzca la infección, pero no todos los investigadores usan esta clasificación.

En este artículo nos referiremos exclusivamente a las llamadas “mastitis tradicionales”, “mastitis agudas” o simplemente “mastitis”, cuyo agente etiológico es el S. Aureus.

Absceso mamario

En un pequeño porcentaje de casos de mastitis, el tejido mamario reacciona tratando de aislar a las bacterias causantes de la mastitis en una cápsula de tejido conjuntivo, lo que conduce a la formación de abscesos. Los principales agentes etiológicos de abscesos son prácticamente los mismos que los causantes de mastitis, siendo el S. Aureus la principal especie implicada.

La mayoría de abscesos mamarios tienen su origen en una mastitis infecciosa debido a un tratamiento tardío o inadecuado, a las características de la cepa bacteriana implicada o a la respuesta de la propia glándula mamaria.

 La zona roja, caliente y dolorosa que había inicialmente en el pecho, se muestra ahora dura externamente, pero fluctuante a la palpación, con la piel muy roja tensa y brillante.

Es frecuente que ya no haya fiebre o solo febrícula y la madre se sienta algo mejor de estado general, pero el dolor es mayor.

La ecografía puede resultar útil en el diagnóstico y tratamiento del absceso mamario. Es posible puncionar con aguja guiada por ecografía y colocar un catéter de drenaje con buen resultado. Aunque la actuación actual más frecuente es abrir y drenar en quirófano bajo anestesia general dejando un drenaje que se va retirando poco a poco manteniéndose durante varios días.

Sigue siendo importante que el niño mame, porque si se retiene leche empeora el cuadro. Para ayudar puedes pedir que en lo posible la incisión esté lo más alejada posible del pezón y la areola.

Varias madres que han venido a nuestros grupos han seguido amamantando tras tener y superar un absceso mamario.

Bibliografia

Lawrence RA, Llawrence RM. Lactancia materna. Una guía para la profesión médica. 6ª edición. St. Luis: Elsevier Mosby, 2005

Mastitis, el lado oscuro de la lactancia. Microbiota mamaria: de la fisiología a la mastitis. Editores: Leónides Fernández y Juan Miguel Rodríguez. Madrid 2013

Artículo redactado por Inma Marcos. Asesora de Lactancia de ALBA. Comadrona. IBCLC.
Revisado por Eulàlia Torras. Asesora de Lactancia de ALBA

↑ subir

Источник: http://albalactanciamaterna.org/lactancia/tema-2-como-superar-dificultades/obstruccion-mastitis-y-abceso/

¿Es normal sentir BOLITAS en los SENOS durante la lactancia?

Estoy amamantado y siento una bolita en el pecho… ¿qué será?

La lactancia materna es una etapa muy bonita en la que se establece un vínculo afectivo muy fuerte entre la mamá y el bebé.

Pero para muchas mujeres puede resultar a la vez muy dura y sacrificada, incluso hasta llegar al extremo de decidir abandonar la lactancia por completo antes de lo recomendado.

Una mala técnica y sin un buen asesoramiento experto puede derivar en grietas en los pezones, dolor, aparición de pequeños bultos en los pechos e incluso llegar a padecer una mastitis.

En este artículo de paraBebés hablaremos de ello. Veremos si es normal tener bolitas en los senos durante la lactancia, por qué razones salen y qué debemos hacer si notamos bultitos en el pecho mientras se da de mamar.

Es bastante frecuente que las mujeres que están dando el pecho hayan notado alguna vez algún bultito en su pecho, siendo más habitual que se produzca durante las primeras semanas de lactancia, ya que la subida de la leche se ha producido, los pechos se llenan y el bebé en esta época es cuando tiene el estómago de menor tamaño, con lo cual extrae menor cantidad de leche. Se suelen notar sobre todo cerca de la zona de las axilas.

Esta situación hace que se produzca una retención de leche, ya que los conductos por los que circula no se han vaciado correctamente y se obstruyen, haciendo que las bacterias que están presentes proliferen, inflamen la zona y todo ello puede terminar formando un bulto duro y doloroso. Si no se trata como es debido y no se resuelve, puede ocasionar finalmente una mastitis, que es la inflamación del tejido mamario que puede ir acompañada de infección o no.

Si has notado alguna vez uno o varios bultos en tu pecho mientras das el pecho a tu bebé, puede deberse a diferentes causas:

1. Conductos obstruidos

Es el motivo más frecuente. Los conductos galactóforos, encargados de transportar la leche desde los lóbulos mamarios hasta el pezón, se encuentran obstruidos por alguna razón. Entre ellas nos podemos encontrar:

  • Mal agarre del bebé. Si está mamando de esta forma, la succión se realiza de forma poco eficaz, inadecuada e insuficiente y puede que por ello se acumule leche en el pecho. Para evitarlo, puede resultarte útil conocer estas técnicas, posiciones y consejos para la lactancia materna.
  • No permitir vaciar completamente el pecho. Hay que dejar al bebé que vacíe primero un pecho por completo antes de ofrecerle el otro, ya que aparte de que hay riesgo de formación de bultos, el bebé necesita la grasa de la leche materna que aparece al final de las tomas.
  • Pasa bastante tiempo entre las tomas o estas son poco frecuentes. El pecho necesita vaciarse a menudo para evitar un exceso de líquido, y aún con más razón si la madre produce una gran cantidad de leche.
  • Sujetador demasiado ajustado. Si no se utiliza una talla correcta de sostén puede ejercer demasiada presión sobre los senos produciendo acumulaciones en determinadas zonas.
  • Dormir boca abajo. Al pasar varias horas en esta postura, nuestro propio peso ejerce una gran presión sobre los pechos y esto hace que se obstruyan los conductos.

2. Quistes de leche o galactoceles

Son dilataciones de los conductos mamarios que a veces producen dolor, en ocasiones sucede cuando se abandona la lactancia.

3. Hamartoma

Se trata de un tumor benigno, compuesto por el mismo tejido que el seno.

4. Fibroadenoma

Tumor benigno, que aparte de la lactancia también se puede encontrar durante la gestación.
Adenoma de la lactancia. Es otro tumor benigno que como su propio nombre indica, es propio de la época lactante.

5. Cáncer de mama

Es la causa menos frecuente pero no por ello nos podemos olvidar de esta posibilidad, los tumores malignos.

Ante cualquier duda sobre cualquier bulto que hayas encontrado en tu pecho y, sobre todo, en los casos que se acompañen de signos de infección tales como fiebre, dolor o enrojecimiento, lo mejor es acudir a nuestro médico para descartar una posible mastitis. Además de seguir las siguientes recomendaciones:

1. Orden

Ofrece primero el pecho que esté afectado, así el bebé puede extraer la leche retenida

2. Posición

Procura cambiar de posición con frecuencia y que el bebé se agarre bien. Además, si se coloca la barbilla del niño en la zona donde se localiza el bulto se favorece su drenaje. Se realizará de la siguiente forma:

  • Si el bulto se encuentra abajo y en la zona interior: postura clásica para mamar.
  • Si está abajo y en la zona exterior, es decir, más cerca de la axila: postura de balón de rugby.
  • En el caso de que el bulto esté más arriba y en la zona exterior: se colocará al bebé a la contra, tumbados ambos sobre la cama.

3. Masajes

Realiza masajes antes e incluso durante las tomas, suavemente y en círculos sobre el bulto llevando la dirección hacia el pezón para ayudar a su vaciado.

4. Vaciar el pecho

Si en ese momento por alguna razón el bebé no puede ponerse a mamar, una buena opción es utilizar un sacaleches.

5. No aplicar calor

No apliques calor con paños calientes antes de haber consultado con tu médico previamente, ya que el calor local hace que se incremente el crecimiento de bacterias.

Si deseas leer más artículos parecidos a ¿Es normal sentir bolitas en los senos durante la lactancia?, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Lactancia materna.

Bibliografía

  • Lawrence, R. A. y Llawrence, R. M. (2005). Lactancia materna. Una guía para la profesión médica.
  • Manchón, P. (2015). Aparición de bultos durante la lactancia.
  • Monente Mozaz, A. (2017). Bultos en el pecho. ¿Cómo vaciar bien el pecho para prevenir mastitis?

Источник: https://www.parabebes.com/es-normal-sentir-bolitas-en-los-senos-durante-la-lactancia-4550.html

Bultos en el pecho durante la lactancia: un simple truco para eliminarlos • PapaEnApuros.com

Estoy amamantado y siento una bolita en el pecho… ¿qué será?

Una de las cosas más hermosas del mundo es ver a una madre amamantando a su hijo. La forma en la que el bebé mira fijamente a su madre mientras se alimenta es, simplemente, hipnotizante.

Y, sin embargo, algo tan bello como la lactancia materna puede convertirse en una auténtica tortura para la mujer por la formación de bultos en los senos. Éstos pueden llegar a causar un dolor ciertamente intenso.

En ocasiones, notarás cómo el pecho comienza a hincharse y se endurece en ciertas zonas. El resultado es la formación de bultos debido a la acumulación de leche.

Aunque, en principio, la formación de estos bultos no reviste mayor importancia (si son tratados a tiempo), tienes que prestarles suficiente atención. Podrían desembocar en algo más serio como una mastitis (infección inflamatoria del pecho).

La formación de bultos en el pecho puede llegar a ser bastante dolorosa y hacer de la lactancia un auténtico suplicio para ti.

En este artículo aprenderás por qué se producen estos bultosen los pechos y un sencillísimo trucopara eliminarlos completamente.

Para poder evitarlos, lo primero es entender el motivo por el que se pueden formar bultos en los senos durante los meses de lactancia materna.

En este sentido, son diversas las causas que pueden desembocar en la formación de bultos. Y son muy fáciles de comprender si piensas en su naturaleza: la acumulación de leche.

La leche se origina en los pechos en las llamadas células alveolares y se transporta por los llamados conductos lácteos. Si la leche termina por acumularse en estos conductos, se acaban produciendo los bultos. Así de sencillo.

Por ello, las razones más comunes para la aparición de bultos durante la lactancia son estas:

  • El bebé está agarrando mal, con una succión poco eficaz. Es decir, si el bebé no es capaz de succionar toda la leche que se está produciendo, vaciando el pecho, ésta acabará acumulándose. Hay veces que los bebés (muy común en los bebés prematuros) tienen poca fuerza y les cuesta succionar.
  • Reducir la frecuencia de las tomas o aumentar el tiempo entre ellas: si cada vez son menores las tomas o pasa más tiempo entre ellas, el pecho continuará produciendo leche y se terminará acumulando.
  • La presión del dedo de la madre sobre el pecho para dejar aire al bebé mientras mama. Este es un gesto muy habitual entre las madres, agarrarse el pecho presionándolo con los dedos. Y, sin embargo, es un gesto que puede terminar por obstruir los conductos lácteos y favoreciendo la aparición de los bultos.
  • No vaciar completamente los pechos. Hay que intentar que el bebé vacíe el pecho por completo en cada toma.
  • Vestir ropa o sostenes demasiado ajustados: al igual que el comentario anterior sobre la presión de los dedos, la presión ejercida por un sostén demasiado ajustado podría bloquear los conductos lácteos.
  • Posturas al dormir: ciertas posturas pueden ejercer demasiada presión en los pechos y bloquear los conductos lácteos. Hay que evitar posturas en las que se presionen los pechos en exceso.
  • Y, por último, un simple exceso de leche. No todas las madres producen la misma cantidad de leche. Algunas producen tal cantidad que el bebé no será capaz de vaciar los senos en sus tomas. En estos casos, sería conveniente extraer el exceso con un sacaleches.

Consejos para evitar la formación de bultos

Ahora que se tiene claro el origen de los bultos, es lógico que todas las soluciones a la formación de estos incómodas acumulaciones de leche pasen por favorecer el drenajede la leche a través de los conductos lácteos. Es decir, evitar que la leche se obstruya en su camino de salida.

Algunos consejos que puedes seguir para evitar la formación de bultos:

  • El orden importa, alimenta al bebé con el pecho afectado primero. El objetivo es que el bebé se comience a alimentar del pecho en el que tienes los bultos. Puesto que el bebé tendrá más hambre, será más fácil que lo vacíe. Si tienes tendencia a que se formen bultos en un pecho en concreto, empieza la toma por ese.
  • Controla la posición del bebé. Asegúrate que agarra el pezón por completo y gran parte de la areola. También favorecerás el drenaje de la leche si cambias de posición con frecuencia. Por ejemplo: puedes comenzar la toma recostada, o de lado, continuar acunando al bebé, o en posición de rugby, etc. Al cambiar de posición al bebé, éste cambiará la forma en la que agarra el pezón y succiona de él, favoreciendo que no se obstruya la leche.
  • Masajea el pecho durante las tomas. El masaje debe ser suave, con movimientos circulares y oprimiendo suavemente la zona obstruida, sin hacerte daño.
  • Puedes aplicarpaños calientes (o similar) a la zona afectada.

Un truco para eliminar por completo los bultos de la lactancia en el pecho

Si con estos consejos no consigues evitar la formación de los bultos, a continuación vas a aprender un sencillísimo truco que terminará con ellos para siempre.

Se trata de utilizar una bolsa de agua caliente y aplicar suaves masajes sobre el pecho. En las fotos siguientes puedes ver la forma en la que aplicarlo:

  1. Coge unabolsa de congelación de leche. No es que tengan ninguna característica especial. Simplemente, son bolsas que tienen un cierre hermético que impide que se salga el líquido. El objetivo es, simplemente, que no se derrame el líquido.
  2. Llena la bolsa conagua caliente. No tiene que estar demasiado caliente, lo justo para que haga su efecto pero no tanto como para que te quemes la piel. Tienes que aguantar con la bolsa sin hacerte daño.
  3. Cierra la bolsa y aplícalasobre el pecho.
  4. Durante la toma, masajea el pecho con la bolsa en movimientos suaves circulares.

El método es de lo más efectivo. Si sufres de bultos en el pecho, no dudes en probarlo.

Y si has utilizado otro método que te haya funcionado, por favor compártelo con los demás lectores dejando tu comentario. Seguro que alguien te lo agradecerá ;-)

Ah, y no olvides compartir el artículo en tus redes sociales si te ha gustado el contenido. Se agradece :)

Preguntas frecuentes

¿Por qué se forman bultos durante la lactancia?

La leche materna se origina en los pechos en las llamadas células alveolares y se transporta por los llamados conductos lácteos. 
Si la leche termina por acumularse en estos conductos, se acaban produciendo los bultos. Así de sencillo.

¿Cuáles son las razones más comunes por las que se forman bultos en el pecho durante la lactancia?

Todos están relacionados con la acumulación de leche en los conductos lácteos.
Las razones más comunes son que el bebé agarre mal, que se reduzca la frecuencia de las tomas, que se presione el pecho con los dedos, que no se esté vaciando el pecho en las tomas, vestir ropa o sostenes demasiado ajustados, posturas al dormir o, simplemente, un exceso de producción de leche.

¿Se puede evitar la formación de estos molestos bultos?

Sí, para ello hay que favorecer el flujo o drenaje de la leche a través de los conductos lácteos. Es decir, evitar que la leche se obstruya.

¿Puedes darme algunos consejos para evitarlos?

Alimenta al bebé con el pecho afectado primero, controla la posición del bebé, masajea el pecho durante las tomas y también puedes aplicar paños calientes a la zona afectada.

¿Hay algún truco que acabe con los bultos para siempre?

Sí, hay uno muy sencillo y muy efectivo. Se trata de utilizar una bolsa de agua caliente y aplicar suaves masajes sobre el pecho. En las fotos del artículo puedes ver los pasos a seguir.

Источник: https://www.papaenapuros.com/bebe/bultos-en-el-pecho-durante-la-lactancia/

Tengo un bulto en el pecho. Pruebas durante la lactancia materna

Estoy amamantado y siento una bolita en el pecho… ¿qué será?

Cuando aparece un bulto en el pecho de una madre lactante,  y una vez descartadas las situaciones que los causan habitualmente en la lactancia, la madre debe dirigirse a un ginecólogo experto en patología mamaria o un mastólogo para que le realice las pruebas pertinentes.

Las dudas empiezan el momento que el proceso debe ponerse en marcha y muchas madres son invitadas a dejar la lactancia en algún momento ya sea antes de realizar las pruebas o durante las mismas.

Resolvemos hoy las dudas más habituales para que, si alguna vez os hace falta tengáis la información necesaria.

Me han comentado que no me pueden hacer pruebas amamantando

Es cierto que los pechos durante la lactancia presentan una estructura diferente a los pechos no lactantes, que puede hacer complicado observar e identificar estructuras anómalas.

A pesar de ello cada vez hay más profesionales acostumbrados o observar e interpretar las ecografías y mamografías realizadas a madres lactantes. Para facilitar su trabajo puede ser útil sacar la máxima cantidad de leche antes de realizar cualquier prueba.

Lo que tenemos que tener muy claro es que a pesar que nos parezca imposible se pueden dar patologías mamarias graves, como el cáncer, durante el embarazo y la lactancia y no querer realizar las pruebas necesarias ante la duda puede ser tener consecuencias graves en la detección precoz e inicio del tratamiento.

Cualquier bulto (redondo o irregular) que aparezca en el pecho de una madre lactante y permanezca más de 72 horas sin presentar variaciones debe ser evaluado. En la mayoría de casos se tratará de procesos relacionados con la lactancia y habrá sido una falsa alarma pero es mejor prevenir que lamentar.

Por tanto ecografías, mamografías y biopsias se pueden realizar durante la lactancia.

Me dicen que debo dejar la lactancia para realizar una mamografía, ¿es cierto?

No, no es cierto. Las mamografías no contraindican la lactancia ni requieren la suspensión de la misma.

Tampoco es necesario desechar la leche una vez realizada o evitar amamantar durante determinadas horas. La prueba es inocua para la leche y para el bebé.

Como decía antes puede ser un poco más complicado interpretar el resultado y podemos ayudar al profesional drenando la glándula al máximo antes de realizarla.

Es cierto que las estructuras de la glándula mamaria durante la lactancia son diferentes y más densas pero por desgracia a partir de una mamografía se pueden identificar rápidamente masas que son patológicas.

Me tienen que realizar una biopsia ¿puedo seguir con la lactancia?

Sí, claro que puedes. No es necesario destetar ni esperar unos meses para realizar una punción en el pecho.

Se aplica una anestésico tópico, compatible con la lactancia, se pincha en la zona afectada con la ayuda de un ecógrafo y se recoge una muestra para analizar.

Es posible que si estás muy nerviosa antes de la biopsia te receten algún tipo de calmante. La mayoría son compatibles con la lactancia en un uso puntual y no presentan riesgo para el bebé. Revisa la web de los pediatras de APILAM para tener toda la información sobre la toma de medicamentos durante la lactancia.

¿Qué pasa después de la biopsia?

Por la zona o zonas donde han tomado las muestras puede salir leche o restos de sangre. Es absolutamente normal que eso pase, ya que a veces se seccionan conductos.

Aplica una gasa en la zona cuando vayas a amamantar a fin de evitar las fugas, y deberás esperar un tiempo variable (de una a varias semanas) para que la herida se cierre completamente.

No hay razón para dejar de ofrecer ese pecho o para intentar “secar” la leche en el pecho bisposiado. De la misma maner que a una madre que ha sufrido una absceso la animamos a seguir amamantando y la herida se va cerrando sola lo mismo hacemos con una madre que a la que han realizado una biopsia y quiere seguir con la lactancia.

¿Y si me tienen que realizar un escáner?

Las pruebas radiológicas con o sin contraste son compatibles con al mantenimiento de la lactancia. No es necesario desechar la leche o evitar amamantar. La leche no está irradiada ni el contraste que hayan usado es peligroso para el bebé.

Puedes encontrar más información sobre estos procedimientos en la web de los pediatras de APILAM.

La app de LactApp es GRATUITA

Consigue respuestas personalizadas sobre vuestra lactancia.

Источник: https://blog.lactapp.es/bulto-pecho-pruebas-la-lactancia-materna/

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: