Estoy amamantando, ¿cómo puedo bajar de peso?

Adelgazar durante la lactancia, ¿es posible?

Estoy amamantando, ¿cómo puedo bajar de peso?

La etapa de la lactancia puede convertirse en una gran aliada para las mamás y es que los beneficios de la leche materna son múltiples a la hora de perder kilos después del embarazo.

Una de las grandes dudas que se plantean muchas mamás después de dar a luz a su bebé es si es realmente recomendable ponerse a dieta durante la lactancia. Y es que para muchas, los embarazos suponen un aumento de peso considerable que ronda entre los 10 y los 15 kilos (incluso más en algunos casos).

Por eso, perder peso se convierte en uno de los objetivos más importantes tras el parto y además, hacerlo en el menor tiempo posible. Para resolver todas nuestras dudas sobre si es aconsejable o no ponerse a dieta durante la lactancia o si simplemente dando el pecho se pierden calorías hemos consultado al matrón Gumersindo Márquez.

¿Es posible adelgazar durante la lactancia?

Tu navegador no puede mostrar este vídeo

Video por Elvira Sáez

La leche materna debe contener todos los nutrientes necesarios para alimentar al bebé por tanto no se aconseja a las mamás que comiencen una dieta durante este periodo pero para sorpresa de muchas de nosotras, perder peso durante la lactancia incluso puede llegar a ser algo más frecuente que en cualquier otra etapa de la vida en una mujer. ¿Por qué? Esto es debido a que la producción de leche materna conlleva el consumo de una cantidad considerable de energía de la mamá, lo que produce la quema de calorías. «Generalmente, en una mujer de índice de masa corporal normal aconsejamos aumentar la ingesta en unas 300 kcal aproximadamente para la formación de esta maravilla de alimento», afirma Gumersindo.

Los expertos aconsejan por tanto una dieta variada y equilibrada que combine todos los alimentos de la pirámide alimenticia en sus justas proporciones: «Hidratos de carbono en un 50%-55%, lípidos o grasas en un 25%-30% y proteínas entre un 12% y 15%. Todo ello repartido preferiblemente en 5 comidas al día (…) y comer más cantidad en estas comidas, antes que picar entre horas». Otro de los factores importantes que las mamás deben tener en cuenta es que no se debe eliminar ningún alimento de la dieta, entre otros motivos porque los bebés perciben «todos los aromas y gustos en la leche materna, lo cual contribuye a que en etapas posteriores no haya rechazo de ningún alimento, es decir que los pequeños se vayan acostumbrando a ciertos sabores», según indica el experto y añade: «Hay estudios que concluyen que cuanto más variada sea la dieta materna durante este periodo mejor tolerancia a la diversidad de gustos en etapas posteriores tendrán los bebés».

Una dieta variada y equilibrada, la mejor opción para adelgazar tras el parto

Si hablamos de los beneficios de la lactancia materna, podríamos decir que para los bebés es el alimento que mejor se adapta a sus necesidades calóricas por eso algo que sea perjudicial para la mamá, también los será para el pequeño: «Aunque no existan alimentos prohibidos durante la lactancia sí que debemos prestar mayor atención a las bebidas como por ejemplo, las excitantes sobre todo, si el bebé no cumple las horas de sueño y descanso».Asimismo, muchos expertos aseguran que cuanto mayor sea el tiempo de alimentación exclusiva de lactancia materna, mayor será la pérdida de peso en las mamás e incluso, según afirma la OMS (Organización Mundial de la Salud) los beneficios son más y es que: la lactancia acelera la recuperación de tamaño del útero, reduce la cantidad de sangrado después del parto y minimiza la probabilidad de padecer cáncer de mama u ovario e incluso: «A largo plazo se ha visto además que la incidencia de hipertensión, diabetes y obesidad es menor en niños alimentados con leche materna», comenta Gumersindo.

Y lo mejor de todo es que también ayuda a las mamás a eliminar la grasa localizada en las caderas y la cintura. Pero por supuesto, nada es milagroso ya que durante esta etapa se debe ser muy estricta llevando una alimentación saludable y practicar ejercicio.

© iStock

La dieta ideal para mamás durante la época de la lactancia

Para llevar una dieta saludable los expertos recomiendan comidas sanas basadas en: un desayuno a base de leche desnatada, pan o cereales integrales y fruta.

Para esos momentos en los que nos entra hambre entre horas, a media mañana y media tarde, podemos tomar frutas y yogures descremados.

Para las comidas centrales del día: a mediodía, apostar por verduras, ensaladas, pasta o arroz una vez por semana, patatas y legumbres una o dos veces por semana y de segundo plato, carne o pescado a la plancha; como postre yogur desnatado o fruta.

Y por la noche, se deben hacer comidas más ligeras como por ejemplo: sopa o caldo desgrasado, fiambre, pescado o huevos (no más de 4 por semana), queso suave y fruta. Y por supuesto, una buena hidratación bebiendo dos litros de agua al día, que también se pueden combinar o complementar con zumos e infusiones.

Источник: https://www.enfemenino.com/embarazo/perder-peso-durante-la-lactancia-materna-s1436471.html

¿Puedo hacer dieta y adelgazar durante la lactancia? ¿Cómo?

Estoy amamantando, ¿cómo puedo bajar de peso?

¿Es posible adelgazar en la lactancia? Como muchas futuras mamás temen y algunas que han sido mamás ya han experimentado, durante el embarazo es frecuente engordar más de lo previsto y recomendable.

Se suele recomendar que el peso al final de la gestación de una embarazada sea entre 9 y 13 kilos por encima de su peso habitual.

Pero, como sabemos, lo ideal puede no ser lo más habitual y algunas mamás ganan más peso ya que cada cuerpo es un mundo.

Con este artículo queremos darte algunas claves que te servirán de gran ayuda ¡Empezamos!

¿Qué peso que se pierde después del embarazo?

La distribuciónnormal de la pérdida de peso suele ser la siguiente:

  • 3 o 4 kilos de tu bebé.
  • Un kilo o 2 de placenta.
  • Un kilo de sangre y pérdida de líquido amniótico.

Esfrecuente que se tarde unos meses en recuperar la talla y el peso previos alembarazo en el mejor de los casos.

¿Es compatible la dieta con la lactancia materna?

Lalactancia materna es compatible con una dieta equilibrada y algunos tipos de deportes.

Asíque sí, mientras das el pecho a tu pequeño, puedes hacer una dieta y adelgazar,pero no a cualquier precio.

Por ello, es importante dejarse asesorar por unespecialista como ya hemos dicho anteriormente, y no descuidar los nutrientes que tanto tú como tu hijo necesitáis.

Por normageneral, la dieta no influye en la composición de la leche, pero sí en lacantidad que produzcas, ya que la fabricación de leche por parte de tu cuerporequiere de éste gasto extra de energía y, por lo tanto, necesitarás aportar más calorías que en una dieta hipocalórica normal.

¿Qué debemos comer en la lactancia para adelgazar?

Lo másimportante para mantenerse sana es seguir una dieta hipocalórica equilibrada encombinación con ejercicio físico. No es nada recomendable seguir dietas“mágicas” como las dietas hiperprotéicas, ni eliminar ningún alimento de ladieta. Algunos consejos de los expertos son los siguientes:

  • Consumir hidratos de carbono entre un 50-55%.
  • Lípidos y grasas entre un 25-30%.
  • Proteínas entre un 12 y 15% .
  • Repartir todo esto en 5 comidas a lo largo del día.
  • Comer más cantidad de comida en las comidas en lugar depicar entre horas.
  • No eliminar ningún alimento porque los bebés percibentodos los aromas y gustos, y elprescindir de algún alimento puede contribuir a un rechazo alimenticio del niñoen etapas posteriores.

Y,además de la dieta, debemos retomar una buena actividad física:

¿Cuánto tiempo tiene que pasar para retomar la actividad física después del parto?

Larecomendación más habitual es que esperes de cuatro a seis semanas antes deretomar el ejercicio físico y someter a tu cuerpo este esfuerzo.

Esto se diceporque, después de dar a luz, experimentas un desorden fisiológico importante yel cuerpo necesita tiempo para volver a su equilibrio.

Esto unido a ladistensión de algunos músculos sufridos durante el embarazo y parto, además deel reorganización de los órganos del cuerpo. Otras indicaciones que dan losexpertos son las siguientes:

  • El tiempo varíaen función de si te han practicado cesárea o ha sido por parto natural. Se recomiendaen todo caso el realizar rutinas con muy baja intensidad sobretodo centradas enfortalecer el suelo pélvico desde días después de dar a luz.
  • Practicar abdominales las primeras semanas después delparto impide la recuperación del suelo pélvico y puede provocar lesionesimportantes.
  • Transcurridos tres meses el ejercicio puede tornar amoderado, incorporando así ejercicios más exigentes como los abdominales.
  • El objetivo del ejercicio físico es la recuperación delsuelo pélvico y el abdomen.

Los deportes más recomendadosdurante la lactancia

Los expertosrecomiendan primero salir a andar,pero lo ideal es una combinación entreejercicios hipopresivos y pilates. Además, aconsejan incorporar al bebé enalgunos de los ejercicios como los de pilates y yoga, algo que ayudará amejorar vuestra relación. Algunos ejercicios recomendados son los siguientes:

a)Ejercicios cardiovasculares:

  • Caminar: Sobretodo enlos primeros días, un paseo de 20minutos diarios es muy recomendable. A medida que van pasando los meses,puedes realizar caminatas de mayor dificultad y tiempo.Además, caminar beneficia a tu ritmo cardiaco.
  • Nadar ydeportes de agua: Con ellos mejoraremos o aliviaremos los problemas deespalda, disminuiremos los problemas de circulación y tonificaremos laspiernas.
  • Gimnasiaabdominal hipopresiva: Como hemos mencionado antes, este tipo de ejercicios esespecíficamente recomendada para la recuperación postparto. Para que seaeficaz, es preferible que se haga bajo la supervisión de un experto que adapteestos a las necesidades de la mamá y su proceso. Estas técnicas son muyeficaces para recuperar tanto la musculatura abdominal como el suelo pélvico.
  • Ejerciciosaeróbicos de bajo impacto: Estos son principalmente andar y nadar, y, cuando te vayasencontrando mejor a medida que pasan los meses, puede ir aumentando la duracióne intensidad del entrenamiento. También es positivo el buscar unirte a un grupode entrenamiento al aire libre con una rutina y, mejor aún, si incluyen albebé, ya que esto estrecha el vínculo entre los dos.

b)Ejercicios de flexibilidad:

  • Yoga: Algunos de losllamados asanas se pueden empezar a realizar a partir del tercer mestras el parto. Estos deben ser suavespara recuperar el perímetro abdominal. Estos ejercicios ayudan a la madre avolver a tomar conciencia de su cuerpo y a practicar una relajación muyprofunda.
  • Pilates: Las ventajas depracticar pilates tras el embarazo son el fortalecer la musculatura abdominal ytonificar el cuerpo. Otros beneficios son el control de la respiración ycorrección postural al igual que el yoga. Pero, para comenzar a practicarlotras el parto, se recomienda esperar entre cuatro y seis semanas. De todasformas, te recomendamos consultar con un profesional ante esta decisión.

Conclusión

Como puedes ver, a pesar de todos los cambios físicos que se experimentan durante este momento tan importante, estos se pueden revertir si mantenemos una dieta equilibrada y realizamos ejercicio de tipo suave.

Además esto nos aportará beneficios físicos y psicológicos para afrontar el cuidado del bebé. Eso sí, el trabajo y el cuidado del bebé, sobretodo si tienes más niños, dificultarán este proceso, por ello, es importante que te dediques tiempo a ti misma y pidas ayuda.

Porque si tú estás bien, tu pequeño estará bien.

Además, te aconsejamos que, si acabas de ser mamá y quieres asesorarte sobre cómo mejorar tu alimentación para perder esos kilos que has ganado durante el embarazo, consultes con los mejores expertos y no realizar dietas sin hablar con un profesional. Esto es más fácil si tienes un seguro de salud familiar, que además te servirá para cuidar la salud de tu familia. No dudes en consultarnos.

Aegon es uno de los mayores grupos aseguradores del mundo, fundado en Holanda hace más de 160 años, cuenta con una plantilla de más de 29.000 empleados en todo el mundo. Esta variedad de culturas aseguradoras nos ha permitido conocer, y mejorar la gama de productos y servicios ofrecidos a nuestros clientes durante más de 30 años en España.

Nuestra misión es ayudar a personas a proteger lo que más importa durante toda su vida.

Источник: https://blog.aegon.es/salud/dieta-lactancia-despues-parto/

Dar el pecho no adelgaza siempre

Estoy amamantando, ¿cómo puedo bajar de peso?
Dar el pecho no adelgaza a todas por igual

¿Por qué dar el pecho no adelgaza en tu caso? Si te han dicho que la lactancia adelgaza y la regla no parece cumplirse en tu cuerpo, esto te interesa. Existe una razón que imposibilita que esto ocurra.

La maternidad es preciosa, la lactancia es un hito femenino pero… ni tan rosa, ni tan bonito. Serán más de dos y más de tres los días que hayas pensado en desistir. Sobre todo cuando tu cuerpo parece no regularse ni tu físico se restablece.

¿Pero no decían que con el pecho se pierde peso? ¿Por qué sigo teniendo barriga?

¿Qué función tiene la grasa en la lactancia?

Durante el embarazo, tu cuerpo irá acumulando grasa en puntos específicos de tu cuerpo en favor de la lactancia. La grasa es vital para el desarollo cerebral del bebé.

Por eso si has oído hablar de las mamás que hacen una dieta vegana ‘alta en carbohidratos, baja en grasas’, les dan más grasas a sus hijos que a ellas, aumentando el consumo de aguacates y otras grasas saludables durante su infancia.

Tus glúteos, tus caderas y tu barriga van a acumular grasa para que a tu bebé no le falte ni gota por mucha dieta loca que te pongas a hacer.

De hecho el cuerpo es altamente efectivo e incluso en las mujeres que por sus desórdenes alimenticios pierden mucho peso, el cuerpo actúa.

Utiliza el mecanismo de acumular la poca grasa que algún día le caiga para utilizarla los días de hambruna.

¡Por si caso, yo lo guardo! Este mismo equilibrio lo hace el cuerpo con el agua: si te privas de líquidos porque crees que los acumulas, efectivamente tu cuerpo los acumulará para sobrevivir a esta privación. ¿Es o no es lista la naturaleza?

Por cierto, aunque no pretendas tener hijos, acumularás grasa en estas zonas. Para tu cuerpo eres una mujer y por tanto una mamá en potencia. De lo demás, no entenderá. Esto nos hace diferentes a hombres y mujeres.

¿Por qué dicen que dar el pecho adelgaza?

Dar el pecho quema alrededor de 500-700 calorías diarias. Imagina si tienes gemelos. Esto hace que incluso algunas mujeres deban comer algo más de lo que comían embarazadas (no necesitas comer por dos…).

Personalmente defiendo que medir calorías es una estupidez. Es la calidad y no la cantidad lo que importa. No obstante te informaré de algo: aunque comas basura, tu leche seguirá siendo perfecta y completa.

¡Pues no te digo que el cuerpo es milagroso! (que esto no te sirva de excusa…).

Un estudio realizado sobre 25000 mujeres calculó que las mujeres que aumentaron considerablemente de peso en el embarazo, lo perdieron en los primeros seis meses de lactancia. No obstante, comer bien y moverse juegan un papel crucial. ¿Y si no obstante sigues teniendo barriga?

¿Por qué algunas mujeres recuperan su peso y se lo atribuyen a la lactancia mientras lactancias prolongadas no tienen el mismo éxito? ¿No debería ser al revés y que a más teta más tipazo? ¿Cuál es el truco?

La diferencia estriba en tu ciclo menstrual. Es decir, en si tienes o no el periodo mientras tu bebé está lactando. A algunas mujeres les regresa la menstruación un par de meses tras el parto aunque sigan dado el pecho. A otras les tarda años (yo ya llevo casi dos años de amenorrea, 29 meses con el embarazo). Vayamos a la parte técnica.

No tener la regla durante la lactancia supone tener estrógenos y progesterona bajos. La prolactina (hormona que estimula la producción de leche) alta es lo que genera la bajada de estrógenos; y la falta de ovulación lo que produce tu bajada de progesterona (fuente aquí). Sin estrógeno tenemos una menor sensibilidad a la insulina y el cortisol.

De hecho, en base a lo primero, se cree que la razón de que las mujeres tengan menos diabetes es por sus niveles de estrógenos. En cuanto al segundo, la hormona del estrés, también es causante de que la barriga no disminuya puesto que es la progesterona quien lo mantiene a raya. No solo esto, sino que la progesterona convierte las reservas de grasa en energía.

¿Parece un círculo vicioso, verdad?

La falta de sueño de las mamás, tampoco ayuda y se suma al carro de los desajustes hormonales. Es verdad que dar el pecho ayuda a conciliar el sueño porque las hormonas de la lactancia afectan tanto al bebé como a la mamá (te hablé de esto aquí).

Sin embargo, mientras damos el pecho, el bebé sigue haciendo tomas nocturnas (existe un pico de prolactina entre las 2 y las 6 de la mañana, Pequefelicidad nos lo contaba hace poco). Y nosotros seguimos despertándonos.

Aunque el pecho nos ayude a conciliar rápido el sueño, lo cierto es que este no será continuado. Otro encantador círculo vicioso.

Sucede también que el estrógeno ayuda a controlar el apetito. Concretamente colabora con la hormona leptina para la regulación del mismo. A falta de estrógenos, más complejo es dominar el apetito.

Le sumamos que no dormimos y no controlamos el cortisol, por lo que nuestro estrés nos lleva directo a los antojos.

El estrógeno ayuda a mantener los niveles de serotonina y dopamina ¡que apaciguan los antojos! Si además tus antojos son de productos con azúcar blanco, ten en cuenta lo de arriba: menos estrógenos, mayor resistencia a la insulina.

¿Cual es la solución?

Ser paciente. Tener un hijo implica todo un proceso de adaptación físico y mental para la mamá. Has de asimilar que el esfuerzo de tu cuerpo es brutal. Y que el resultado lo vale (sé que amas a tu hijo).

Por tanto, con la formación que tienes, tan solo debes asumir que tus niveles hormonales están en desajuste mientras das el pecho. Que además, el sueño es un mito durante la lactancia.

Y que alimentarte en equilibrio puede suponerte un reto durante un tiempo.

Perder la grasa abdominal probablemente te será mucho más sencillo cuando tu periodo regrese o la lactancia termine. Si entre tanto quieres conseguir la motivación suficiente para un cambio de dieta, puedo ayudarte aquí.

Si lo que necesitas es un empujón motivador para aceptar tu nueva condición de madre y asumir todo este descontrol, el nuevo curso traeré un nuevo programa del que pronto te hablaré. Si te interesa y no puedes esperar, envíame un correo a info@mamavaliente.

es para que te cuente más sobre de qué trata el programa ‘Eres tierra buena’.

Источник: https://www.mamavaliente.es/2017/08/01/dar-el-pecho-no-adelgaza-siempre/

La pérdida de peso durante la lactancia

Estoy amamantando, ¿cómo puedo bajar de peso?

El aumento de kilos que tenemos en el embarazo suele preocuparnos muchísimo, pero lo que no sabemos es que esto es importante que ocurra. En este momento, nuestro cuerpo está acumulando la grasa suficiente para que no haya una descompensación con la pérdida de peso durante la lactancia.

Algunas mamis que empiezan la etapa del posparto se proponen dietas rígidas o la ingesta de pastillas que ayudan a bajar de peso rápidamente. Sin embargo, tomar esta decisión es totalmente perjudicial para nosotras e, incluso, para ese pequeñito angelito que tenemos en brazos.

Hacer dietas para adelgazar luego del embarazo puede generar problemas

En este momento tan hermoso, nuestro cuerpo está centrado en darle todo lo que el bebé necesita y lo que fluya por nuestra sangre le afectará a ellos, porque les llegará a través de la leche materna. Por lo tanto, debemos abstenernos de ingerir este tipo de medicamentos, para protegerlo a él.

Por otro lado, mantener un régimen alimentario estricto no es recomendable, debido a que al amamantar vamos a darle una increíble cantidad de nutrientes y, por consecuencia, necesitamos estar sanas y fuertes con una buena alimentación, rica en frutas, vegetales y proteínas.

Pérdida de peso en la lactancia: ¿por qué?

La leche materna es una sustancia que elabora sabiamente el organismo, para satisfacer los requerimientos nutricionales de nuestro retoñito. Pero, además de esto, es el método más efectivo y natural que existe para bajar de peso paulatinamente en el puerperio.

A veces, nos podemos asustar un poco porque la pérdida de kilos puede ser impresionante y te das cuenta cómo, poco a poco, todo va regresando a la normalidad.

Ahora bien, lo importante es que a pesar de esta reducción que está sufriendo tu cuerpo, no te sientas mal a nivel físico.

Si llegas a sentir mareos, dolores de cabeza constante, debilidad y deseos de no hacer nada, entonces no lo pienses dos veces y consúltalo con tu médico. El especialista te deberá evaluar para saber que todo esté bien y, en el caso de que te falte, algo puedas solventarlo rápido.

De lo contrario, si la pérdida de peso durante la lactancia no te está generando problemas, solo te podemos decir que aproveches este maravilloso beneficio. Trata de no forzarte para regresar por completo a tu vida cotidiana, es decir, si antes hacías ejercicio con mucha energía, deberás ser paciente y esperar el momento adecuado.

Pero ¿qué pasa en nuestro organismo para que pase este fenómeno? De acuerdo con el Comité de Lactancia Materna de la Asociación Española de Pediatría (AEP), en su manual “Lactancia materna: guía para profesionales”, la producción de leche implica un consumo energético considerable, para el cual se ha ido preparando la madre.

Según los expertos, la disminución del peso se da, especialmente, cuando la madre mantiene la lactancia materna exclusiva, en los seis primeros meses. Y es que por cada litro de leche que la mami produce consume alrededor de 700 a 800 calorías, que se traduce en reducción del peso.

¿Mientras más amamante, más rebajo?

La pérdida de peso en este período es un hecho comprobado por los especialistas. No obstante, existe una regla clara que afecta esta realidad: cuanto más demos pecho a nuestro chiquitín, mayor será la reducción de los kilos.

El Centro Cochrane Iberoamericano, organismo español dedicado a la salud, asegura que el efecto de la lactancia sobre nuestra figura se puede evidenciar con mayor fuerza en el cuarto o sexto mes. Por esta razón, nos recomienda la prolongación de este maravilloso lazo con nuestro hijo, que además le está proporcionando lo que necesita.

Y ¿cuántos kilos vamos a bajar amamantando? Cada cuerpo es diferente y reacciona a su manera. Pero, por lo general, puedes experimentar una reducción entre 10 y 12 kilos, hasta llegar a tu peso inicial o menos.

Claves de la pérdida de peso en la mami lactante

No hay dudas de que los beneficios de la lactancia materna son infinitos, por eso es importante que recuerdes lo siguiente:

  • El cuerpo utilizará tus reservas energéticas para producir leche.
  • La lactancia te ayudará a quemar la grasa localizada en el área del abdomen, las cadera y la cintura, que es la más difícil de eliminar.
  • Combina el amamantamiento con una dieta saludable y caminatas suaves para tonificar.

Tu cuerpo puede bajar entre 10 y 12 kilos, con la lactancia materna exclusiva

El momento más bello entre una madre y su bebé es ese instante en que se establece una conexión poderosa con su pecho. Ese es un lenguaje que solo entenderán ambos y que proporcionará beneficios, como esa pérdida de peso. Así que no te angusties por ese tema y deja que la naturaleza haga su trabajo.

Источник: https://eresmama.com/la-perdida-peso-la-lactancia/

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: