Estoy amamantando, ¿cómo puedo producir más leche?

5 Consejos para producir más leche materna

Estoy amamantando, ¿cómo puedo producir más leche?

El amamantamiento es un proceso de aprendizaje tanto para la madre como para el niño, con el tiempo, ambos se tornan expertos y logran el amamantamiento hasta en las circunstancias más difíciles.

 Como todo proceso de aprendizaje, cada madre debe aprender a conocer a su hijo en cuanto a la frecuencia y duración de la mamada, por lo que la lactancia materna no tiene reglas fijas.

Conozca una guía sobre cómo amamantar. 

Algunas situaciones pueden disminuir la producción de leche materna, esta condición se conoce como hipogalactia, y algunas de ellas son:

  • Falta de estimulación, que puede ocurrir por establecer horarios y no dar lactancia materna a libre demanda;
  • Mal agarre del pecho por una mala posición de la madre o del bebé, que no permite que el bebé succione correctamente;
  • Succión deficiente o poco efectiva, pudiendo ocurrir porque el bebé tiene algún problema en la boca, por una mala técnica para amamantar o porque es muy perezoso;
  • Condiciones o trastornos como hipoplasia mamaria donde hay escaso tejido mamario, síndrome de ovario poliquísticos, alteraciones de la tiroides,Síndrome de Sheehan, cirugía de reducción mamaria.

Además de esto, existen algunas condiciones que pueden disminuir la producción de leche temporalmente o retrasar la subida de la leche como es la obesidad mórbida, diabetes, parto por cesárea, retención de la placenta. 

Algunos consejos para aumentar la producción son:

1. Beber mucha agua

El agua es el principal componente de la leche materna, siendo necesario que la madre beba muchos líquidos, para suplir esta necesidad. Lo recomendado es consumir en promedio 3 L de agua por día, este hábito puede empezarse durante el embarazo. Una señal para saber que se está ingiriendo una cantidad suficiente de líquidos es tener la orina de color amarilla clara. 

Además de esto, se pueden comer alimentos ricos en agua como gelatina y frutas como naranja, melón y sandía o jugos naturales. Vea algunos alimentos ricos en agua. 

2. Alimentarse bien

Alimentarse bien durante y después del embarazo es importante para que la embarazada tenga todos los nutrientes necesarios para la producción de la leche, debiéndose aumentar el consumo de alimentos como pescados, frutas frescas, legumbres, vegetales, semillas como chía y linaza, y alimentos integrales como pan integral y arroz integral.

Estos alimentos son ricos en omega 3, vitaminas y minerales que mejoran la calidad de la leche materna y favorece al crecimiento y desarrollo del bebé.

Además de esto, comer bien ayuda a regular el aumento de peso durante la gestación y a la disminución de peso después del parto, dándole la energía necesaria que el organismo de la mujer necesita para generar la producción de leche. Conozca qué debe comer durante la lactancia.

3. Masaje en los senos

Al final de la gestación o durante la lactancia, la mujer también se puede realizar masajes rápidos en los senos para fortalecer los pezones y estimular poco a poco el descenso de la leche. Para ello, la mujer debe sostener el seno colocando una mano de cada lado y hacer una presión desde la base hasta el pezón, como si se estuviese ordeñando.

Se debe repetir este movimiento cinco veces con delicadeza, realizado a continuación, el mismo movimiento con una mano arriba y una debajo del seno, el masaje se debe realizar de 1 a 2 veces al día.

En caso el bebé no esté mamado correctamente por algún motivo, mientras se resuelve la situación, es posible estimular el seno con el uso de un extractor de leche manual o eléctrico de manera que se mantenga la estimulación y a su vez la producción de leche.

4. Descansar

Es muy importante que durante los primeros 21 días, la madre consiga amamantar tranquila, sin tener que preocuparse por otras tareas. Cuanto más la mujer descanse, más leche producirá debido a que el organismo tiene suficiente energía para producirla. 

Es importante que mientras se esté amamantando al bebé durante las primeras semanas no se reciban visitas, de manera que este sea un momento especial y de conexión con su bebé y sea un momento tranquilo para ambos, evitando el estrés y las interrupciones. 

5. Ofrecer lactancia materna a libre demanda

Es fundamental darle al bebé lactancia materna a libre demanda, esto significa que se debe dar el pecho siempre que quiera, esto ayuda a estimular la producción de leche debido a que cuando el bebé succiona se estimula el reflejo de la hormona prolactina, manteniendo y aumentando la producción de leche materna. El tiempo de las mamadas lo define el niño que se retirará del pecho cuando esté satisfecho.

Remedio natural para aumentar la producción de leche materna

La silimarina es un producto natural a base de cardo mariano, que debe ser aconsejado por el médico, pudiendo ser encontrado en las farmacias o en tiendas de productos naturales. En general, su uso es de 3 a 5 veces al día. Más información en: Remedio natural para aumentar la producción de leche materna.

Источник: https://www.tuasaude.com/es/como-producir-mas-leche-materna/

Las 2 claves para producir más leche materna

Estoy amamantando, ¿cómo puedo producir más leche?

¿Sientes que te falta leche para tu bebé? ¿Crees que se queda con hambre?

Esta es una de las dudas más frecuentes que me consultan las madres. Me preguntan «¿cómo puedo producir más leche materna?»

Tal vez te encuentres en una de estas situaciones y creas que necesitas producir más leche para tu bebé:

  • Le estás dando leche de fórmula y quieres quitarla (o almenos reducirla).
  • Notas a tu bebé nervioso tras las tomas y crees que se queda con hambre.
  • Tu madre, tu hermana o tu tía creen que no tienes suficiente leche porque ellas no tuvieron suficiente leche (claro, debe ser un mal que se hereda, como tener la nariz torcida… y yo me pregunto: «¿no se habría extinguido este gen con tantos miles de años de lactancia materna exclusiva en la historia de la humanidad?»).
  • Tu suegra, tu pediatra o tu «amiga» (y pongo amiga entre comillas expresamente… tú ya me entiendes) o léase aquí cualquier persona ajena a la díada mamá-bebé, cree que no tienes suficiente leche.
  • Tú crees que no tienes suficiente leche porque después de la toma, le das un biberón y se lo toma… pero es que a mí, si me pusieran boca arriba con un tubito lleno de leche en la boca, también tragaría algo de leche, ni que fuera por la fuerza de la grabedad…
  • Tú crees que te falta leche materna porque ya no notas los pechos llenos como antes… pero si en toda la lactancia los notaras tan llenos como las primeras semanas… vaya tela, ¿no?

De todas las consultas que he recibido sobre este tema, te transcribo la última de una madre que, después de una de mis videoconferencias que hago sobre lactancia materna, me pregunta:

«Muchas Gracias, ha sido de gran ayuda para mi! Sólo que quisiera saber como puedo aumentar mi producción de leche, pronto regresaré a la universidad y no quiero dejarla con fórmula. Gracias!»

Bien, en este artículo voy a tratar de resumir las 2 claves que necesitas tener en cuenta para producir más leche materna.

Las 2 condiciones imprescindibles que hacen aumentar la producción de leche materna

Es mucho más simple de lo que nos parece. Vamos a ver dos condiciones que aumentan la cantidad de leche materna:

1. El estímulo de la succión:

Al succionar bien, con un buen agarre, tu bebé «enviará el mensaje» de que debe producirse más leche.

2. Hacer tomas completas:

Por «hacer tomas completas» se entiende que ingiere las grasas del final de la toma.

Con esto no me refiero a que tu pecho se queda sin nada de leche (como dicen los profesionales sanitarios bien informados: «el pecho es como un grifo, del que siempre sale algo de leche, no como un depósito que se acaba».)

Porque realmente, el pecho nunca se vacía. Pero sí que cambia su composición durante la toma: si la toma es muy completa es cuando el bebé toma las grasas que le sacian y le ayudan a aumentar de peso.

Y… ¿cómo sabes cuándo haces una toma completa?

Una buena señal es que tu bebé se suelta por sí mismo del pecho o pierde interés en él (baja mucho la intensidad de la succión), y tú notas que el pecho está blando (en los primeros meses, después no se nota apenas).

Debes tener en cuenta que cada bebé necesita un tiempo diferente para hacer su toma completa, así que no hagas caso del reloj durante las tomas (¿o acaso todos los adultos tardamos los mismos minutos en comer un plato de macarrones?).

Al hacer una toma completa, tu bebé «enviará el mensaje» de que debe producirse más leche.

Entonces, ya has visto que el cuerpo reacciona a ambas condiciones produciendo más leche materna. Es así de simple, la naturaleza nos lo pone muy fácil.

Mira el vídeo gratuito sobre las 3 claves que determinan el éxito en tu lactancia. Escribe tus datos y recibirás el vídeo sin coste para tí (por email). También recibirás contenido exclusivo para disfrutar la LM .

Consejos para aumentar la producción de leche materna en base a estas 2 condiciones

Ahora vamos a ver cómo conseguir que se cumplan estas 2 condiciones en nuestra vida diaria.

Para aumentar el estímulo de la succión y hacer una toma ocmpleta, lo mejor es:

A) Lactancia a demanda

Esto es ofrecer el pecho siempre que parezca que tu bebé está interesado sin tener en cuenta los horarios y dejarle mamar todo el tiempo que quiera.

Lo aconsejable es conseguir almenos un promedio de 8 a 12 tomas al día, así aseguramos un aporte suficiente de nutrientes y un estímulo frecuente del pecho.

Por ejemplo, si tu bebé es soñoliento, hay que animarlo a lactar frecuentemente.

Esto ajustará la producción automáticamente hasta adecuarla a las necesidades del bebé.

En este sentido, es muy importante mantener las tomas nocturnas, que se pueden hacer de forma muy cómoda (en breve publicaré un artículo sobre tomas nocturnas prácticas y cómodas, puedes suscribirte aqui para recibir los nuevos artículos).

No debes esperar nunca a que el bebé llore reclamando el pecho, porque el llanto es una señal tardía de hambre.

Además, si está nervioso o llorando, pierde las referencias y puede que le cueste succionar de forma correcta… y entonces es cuando puede hacerte daño o dejar de intentarlo y quedarse llorando en vez de cogerse al pecho. En ese caso, debes calmarlo antes de ponerlo al pecho.

B) ¿Lactancia de uno o ambos pechos?

A lo largo del día y de la noche debe tomar de ambos pechos para estimularlos y vaciarlos, pero no necesariamente en la misma toma.

Es preferible que tome sólo de un pecho y lo «vacíe», que tomar un poco de los dos. Por «vaciar el pecho» entendemos que se suelta por sí mismo o pierde interés en él, es decir, que se pone a jugar o se duerme, sin succionar con la misma fuerza que al principio.

Entonces, mejor que tome un pecho hasta que lo deje o pierda interés porque cuando comienza a succionar, la leche tiene más agua y lactosa. En cambio, la leche del final de la toma tiene más cantidad de grasa. Esta leche es la que le hará ganar más peso y saciar el hambre hasta la siguiente toma.

¿Cómo saber qué pecho ofrecerle en la siguiente toma?

Una vez termine del primer pecho, ofrécele siempre el otro. Tu bebé tomará lo que quiera de este pecho (tal vez nada, tal vez poco, tal vez mucho). En la próxima toma debes empezar por este último pecho, haya tomado lo que haya tomado.

Una vez aclarado esto, te adjunto una explicación más larga por si quieres conocer más detalles:

Situación a: Toma de un solo pecho.

Por ejemplo, tu bebé empieza la toma en el pecho derecho. Cuando él suelte el pecho, ayúdale a expulsar los gases y ofrécele el otro pecho, el izquierdo, por si quiere comer más. Si no lo quiere, no pasa nada, no tiene más hambre.

Entonces, en la siguiente toma ofrécele el pecho que no tomó, es decir, el izquierdo.

He preparado unos dibujos para mostrarte gráficamente estas situaciones y cómo hacer las tomas (antes mi blog se llamaba http://www.MamaFelizBebFeliz.com, por eso la marca de agua tiene esta web

Источник: https://www.soscrianza.com/claves-para-producir-mas-leche-materna/

6 formas de conseguir más leche

Estoy amamantando, ¿cómo puedo producir más leche?

En muchas ocasiones sería genial que los bebés llegaran de fábrica con un manual de instrucciones o un traductor incorporado. A veces, hacen cosas que nos parecen muy raras y nosotros hacemos una traducción personal de lo que nos están queriendo decir. Y estas “traducciones” libres que hacemos de sus comportamientos pueden no ser del todo exactas.

Quizá no te has dado cuenta pero nos han inculcado dos miedos: el miedo a no tener leche suficiente para el bebé y el miedo a dejar al bebé con hambre.

Un bebé llora por mil cosas, entre ellas el hambre; pero no siempre que llora lo hace por hambre.

Y en el caso de tener hambre, y aunque no deberían llorar saben exactamente lo que deben hacer para conseguir toda la leche que necesitan.

Los aumentos de demanda del pecho, suelen tener siempre una razón. Es posible que coincidan con la crisis de demanda de los 15 días de vida, puede ser que estén malitos o necesiten más “mami” por lo que sea.

Lo que es realmente fantástico es darse cuenta de cómo lo hacen para aumentar la producción de leche.

 ¿Cómo consiguen aumentar la producción? Aquí tienes algunas ideas para comprender cómo lo hacen:

Aumentar el número de tomas

Lo más habitual que puede hacer un bebé para conseguir más leche es mamar más. El pecho funciona al contrario de tu banco: cuánto más sacas, más tienes.

El pecho tiene un sistema para saber si falta producir más leche o no. Cuando el pecho está suficientemente lleno, segrega una proteína llamada FIL (Factor Inhibidor de la Lactancia) con el que entiende que por el momento no hace falta producir más. Cuando el bebé mama, lo primero que desaparece es esta proteína, así que la reacción del cuerpo es producir más leche para que no falte.

Así que un bebé que se dedique a mamar con ganas, va a conseguir aumentar sí o sí la producción de leche de su madre.

Llorar y estar nervioso

La segregación de oxitocina (la hormona que se encarga de vaciar los alvéolos mamarios donde se fabrica la leche) no solo se pone en marcha cuando el bebé succiona. Se activa cuando olemos, pensamos u oímos al bebé llorando.

Cuando un bebé llora, el pecho se pone inmediatamente a fabricar leche. Hay que alimentar al bebé, calmarlo y conseguir que no llore.

Así que cuando un bebé, ya sea porque no se encuentra bien o porque necesita más leche, llora y se muestra inquieto, la glándula responde a esa demanda produciendo más leche.

Ir de teta a teta

Cuando se estimulan los dos pechos a la vez el cuerpo recibe este doble impulso aumentando la cantidad de leche.

De la misma manera que cuando damos el pecho y aprovechamos para sacarnos leche, conseguimos una mejor extracción y conseguimos más leche.

Mamar poco rato y de manera frecuente

Mamar tomando chupitos también es muy efectivo. Cuando un bebé mama, desencadena que la madre tenga una descarga de prolactina en su sangre. Estas descargas son como picos, aumentan y descienden con relativa rapidez en la sangre. Si el bebé mama poco rato y muy seguido consigue producir muchos picos de prolactina que aumentarán en consecuencia la producción de leche.

Mamar por las noches

Las tomas nocturnas son agotadoras aunque extremadamente útiles. Para el bebé mamar de noche es algo parecido a hacer el pedido de leche para el día siguiente. Como más mama de noche más leche se asegura.

En muchas ocasiones, cuando un bebé menor de 4 meses, duerme mucho por las noches deja de aumentar de peso o se estanca. En el momento en que la madre pauta de nuevo la demanda del bebé, le despierta y le ofrece pecho, el aumento de peso se normaliza.

Sintonizar

Cuando  un bebé nace sus estructuras orales le permiten mamar: la lengua ocupa gran parte de la boca, tiene unas mejillas redondas que le ayudan a estabilizar el pezón en la boca. Su epiglotis está en una posición más alta que la que tiene un adulto lo que le permite mamar, respirar y tragar al mismo tiempo.

A medida que crece su boca también lo hace y eso dificulta poco a poco poder mamar con eficacia. Para compensarlo y aumentar la leche que toman lo que hacen es sintonizar el pezón contrario del que maman. Es una acción que suele poner nerviosas a la mayoría de madres pero que a ellos les va de maravilla para tomar un extra de leche.

Quizá te preguntas cómo conseguir el mismo efecto con sacaleches (ideal para la vuelta al trabajo)

El hecho de comprender mejor la manera en que los bebés consiguen aumentar la producción de leche, podemos usar esa información para utilizar el sacaleches de forma más eficaz. Más info sobre cómo conseguir más leche con el sacaleches en este artículo.

*Es importante saber que si el bebé no tiene un buen agarre, es posible que tenga dificultades para extraer leche suficiente. Si crees que no produces bastante leche o que el bebé tiene dificultades para conseguirla, no dudes en acudir a tu comadrona, IBCLC o grupo de apoyo para que puedan ayudarte a valorar una toma.

TEST: entra en la app < desliza la pantalla hacia a bajo < apartado test < ¿Mi bebé mama bien?

CUPONES DESCUENTO: recuerda que en apartado de productos tienes descuento directo en productos para la lactancia, aprovéchalos

Источник: https://blog.lactapp.es/6-formas-conseguir-mas-leche/

Estoy amamantando, ¿cómo puedo producir más leche?

Estoy amamantando, ¿cómo puedo producir más leche?

La clave de producir más leche es poner al bebé más al pecho. Cuanto más mame el pequeño y más leche demande, más leche producirán los pechos, así de simple. Y es algo que todas las mujeres (a no ser que tengan algún problema de salud) pueden conseguir. Así que si sientes que tienes poca leche, ya sabes, pon a tu bebé más a menudo al pecho.

Índice

¿Cómo funciona el proceso de producción de leche?

Muchas mujeres piensan que no pueden producir más leche y que tienen que completar la lactancia de su bebé con biberón porque no son capaces de cubrir las demandas del pequeño.

Lo ven llorar y pedir alimento cada poco tiempo y piensan: “Claro, ya lo decía mi madre, yo tuve poca leche y tuve que dejar el pecho, a ti te pasará lo mismo”.

Pero están en un grave error causado, probablemente, por la desinformación.

Y es que muchas mujeres no saben cómo funciona el proceso de creación de la leche materna, ni cómo alimentar correctamente al bebé, lo que lleva a errores muy comunes que acaban desencadenando el abandono de la lactancia materna en las primeras semanas de vida del bebé, lo cual es una verdadera lástima porque la leche materna es el mejor alimento para tu pequeño, y continuar con ella al menos hasta los 6 meses es muy importante para su salud y desarrollo.

Por eso, si quieres no dar el pecho a tu bebé o dejarlo estás en tu derecho, pero no lo hagas por los motivos equivocados. ¿Tienes poca leche? No pasa nada, puedes producir más.

¿Tu bebé pide comer cada hora y media? ¡No es algo raro! Es lo habitual en las primeras semanas y no significa que tengas poca leche, sino que su estómago es pequeño y come cantidades pequeñas, por lo que necesita comer a menudo.

Es un poco cansado al principio sí, pero pronto las tomas se estabilizarán, serán más rápidas y tu bebé comerá mayores cantidades y aguantará más horas entre toma y toma. Es cuestión de un poco de paciencia.

En cuanto a la producción de leche, piensa que el pecho de todas las mujeres (a no ser que exista algún problema de salud, algo que es muy raro), está preparado para dar de comer a su bebé las cantidades necesarias.

La producción la regula la demanda del bebé: a más demanda, más leche. Así, en los picos de crecimiento del pequeño, cuando necesita comer y crecer más, los pechos pueden crear mucha más leche; y en los valles, cuando no necesita tanto alimento, producir menos.

La lactancia materna es intuitiva y muy inteligente, confía en ella, en la naturaleza y en tu cuerpo.

El proceso funciona de la manera siguiente: cuando el bebé se engancha al pecho y succiona, las terminaciones nerviosas del pezón envían una señal al hipotálamo que, a su vez, ordena a la hipófisis que libere hormonas, prolactina y oxitocina, para producir la leche y hacerla llegar al pecho.

La prolactina se encarga de regular la producción de leche y sus niveles, que se elevan tras dar a luz para producir el calostro, dependen de la succión del bebé. Si el niño mama, el cerebro da la orden para que la prolactina se multiplique y también lo haga, por lo tanto, la producción de leche. Si no, se detiene y deja de producir leche (es lo que sucede en el destete).

Mientras que la oxitocina impulsa la secreción o la salida de leche en el pecho durante la toma.

¿Cómo producir más leche?

Por lo tanto, no hagas caso de la gente que te dice que tienes poca leche, que está aguada o que no puedes producir más. Es falso.

Si ves que tu bebé de repente necesita más alimento, ponle más a menudo al pecho, verás cómo en un par de días estás produciendo mucha más cantidad. No te saltes ninguna toma o el pecho “entenderá” que tiene que fabricar menos.

Y si tu bebé está enfermo, es más vaguete o le pasa algo que impide ponerle al pecho más para producir más leche, pero notas que debes incrementar la cantidad, no hay nada más sencillo que extraerte leche.

La succión del sacaleches hará la misma función: producir más leche. Incluso puedes extraerte y congelar leche cuando tengas muchas para cuando te haga falta o no vayas a poder dar el pecho a tu bebé tú misma.

Por último, en algunas ocasiones se recomienda recurrir a los galactogogos, sustancias, naturales o farmacológicas, que ayudan a aumentar la producción de leche materna. Generalmente, en casos de adopción, relactancia o tras una enfermedad.

Existen dos tipos de galactogogos: naturales y farmacológicos. Entre las sustancias naturales que pueden ayudar a mantener y aumentar la producción de leche encontramos la ruda de cabra, el cardo lechal o cardo de Santa Maria, el anís, la albahaca, etc.

También existen una serie de fármacos, más eficaces que las sustancias naturales, que contribuyen a aumentar la producción. Pero recuerda nunca automedicarte

¿Cuáles son los galactogogos naturales?

Desde hace miles de años se emplean plantas, infusiones y otros productos naturales con el fin de aumentar la producción de leche materna. Esto está presente sobre todo en culturas orientales donde es habitual que se le ofrezca a la madre determinadas plantas y comidas con este fin.

A día de hoy no existe ninguna evidencia científica de que los galactogogos naturales funcionen, aunque existen varios artículos acerca de los galactogogos herbales en donde se ha concluido que algunos de ellos sí han aumentado el nivel de prolactina y/o volumen de leche materna. Pero hay que destacar que todos ellos tienen una metodología deficiente que hace que tengan muy baja calidad y sean poco fiables.

Algunos de los galactogogos naturales más usados son:

– Cardo mariano: aquí se emplean sus frutos. Se le ha atribuido un efecto de protector hepático. Existe algunos estudios que evalúan su eficiencia como galactogogo en vacas y en humanos, pero son poco concluyentes. Tiene un riesgo bajo para la lactancia materna.

– Cerveza: se usa en diferentes culturas, pero puede llegar a causar el efecto contrario. Además, el alcohol llega a la leche materna afectando al lactante. La cerveza 0,0 sí puede ser consumida.

– Levadura de cerveza: es un hongo que se emplea para fabricar cerveza, pan y vino a través de la fermentación. No existen pruebas de que sea un galactogogo eficaz.

– Fenogreco: algunos estudios creen que sí que tiene efecto como galactogogo y otros que no, son necesarios más estudios. En altas dosis puede producir hipoglucemia, además da un olor a la orina y a la leche de sirope de arce.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/bebe/lactancia/estoy-amamantando-como-puedo-producir-mas-leche-8870

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: