Estoy amamantando, ¿puedo quedar embarazada?

Estoy amamantando, ¿puedo quedar embarazada?

Estoy amamantando, ¿puedo quedar embarazada?

Pueden ser varias las razones por las que se necesite saber sobre quedar embarazada durante la etapa de la lactancia, tal vez porque tu pareja y tú estéis buscando otro embarazo, o justamente lo contrario, para saber si es necesario usar algún método anticonceptivo durante el acto sexual para no quedarse embarazada.

Existen muchas mujeres que creen que durante la lactancia no van a quedar embarazadas, por lo que tienen relaciones sexuales sin usar ningún método anticonceptivo y, cuando menos se lo esperan, están encinta nuevamente.

Aunque hay mujeres que probablemente también hayan tenido relaciones durante la lactancia y no se hayan quedado embarazadas, no quiere decir que esto sea considerado como una etapa en que la mujer no es fértil.

Mientras te encuentras amamantando a tu bebé sí va a bajar tu nivel de fertilidad, pero esto no quiere decir que no puedas quedar embarazada, simplemente las posibilidades se ven disminuidas.

Si estás tienes relaciones sexuales durante esta etapa, pero no quieres quedar encinta, es necesario que visites al médico para consultar acerca de qué anticonceptivo es el mejor y que no afecte la leche que le brindas a tu hijo.

Tal vez lo que haga pensar a muchas personas que una mujer no puede quedar embarazada durante la lactancia es que la regla no está presente, ya que después del embarazo suele tardar hasta 8 semanas en regresar, incluso meses en los casos de lactancia materna exclusiva.

Es bueno que sepas que la falta de regla después del parto no quiere decir que la mujer no ovule, ya que el primer óvulo posparto se presenta antes de que llegue la menstruación, por lo que puedes tener relaciones cuando este ya haya bajado y no te des cuenta por la falta de la regla.

La lactancia es muy importante para que el bebé consiga el mejor desarrollo posible, ya que este es el único alimento que va a contener todos los nutrientes que el pequeño necesita, por lo menos hasta que cumpla cerca de 6 meses y sea necesario introducir la alimentación complementaria.

Por eso, no debes detener la lactancia para poder asegurar otro embarazo, ya que mientras le des el pecho a tu hijo tu nivel de hormonas encargadas de la ovulación se ven disminuidas.

¿Cuándo es bueno embarazarse después del parto?

Como mencionábamos anteriormente es posible quedar encinta durante la lactancia, aunque las posibilidades sean mínimas, existen. Todo depende de si vuelves a ovular o no, lo cual en algunas mujeres ocurre antes que en otras.

Hay papás que desean tener otro hijo lo más pronto posible después de un parto, ya que quieren que exista una pequeña brecha de edad entre los hijos para que puedan convivir mejor y dentro de las mismas etapas de la vida.

Tienes que considerar varias situaciones si buscas un embarazo después del parto, ya que tu cuerpo puede seguir recuperándose de todos los cambios y esfuerzo que hubo durante esa etapa, así que tener otro embarazo en poco tiempo puede ser algo agotador.

Durante los 40 días después del parto tu cuerpo se recupera y tus órganos vuelven a tu estado anterior, pero quedar embarazada durante este tiempo no implica ningún riesgo, a menos que hayas tenido una cesárea.

Lo mejor que puedes hacer ante cualquier duda de este tipo es consultarla con tu médico, quien te indicará cuánto debes esperar para volver a quedarte embaraza sin problemas.

¿Qué anticonceptivo usar durante la lactancia?

Algunos de los anticonceptivos que se recomienda usar durante la lactancia son los siguientes:

1.- Implante. Dura 3 años y bloquea el estímulo de las hormonas encargadas de la ovulación.

2.- DIU. Se encarga de crear un medio hostil para el espermatozoide.

3- Métodos de barrera. Como los preservativos que, al no ser hormonales, no afecta a la producción de leche.

Si quieres usar métodos hormonales, debes elegir aquellos que solo contengan progesterona, puesto que no afectarán a la cantidad y calidad de la leche materna.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/fertilidad/ovulacion/estoy-amamantando-puedo-quedar-embarazada-8952

¿Puedo quedar embarazada durante el período de lactancia?

Estoy amamantando, ¿puedo quedar embarazada?

Uno de los grandes mitos sobre maternidad es que amamantar sirve como método anticonceptivo, es decir, que una mujer que está en periodo de lactancia no puede quedar embarazada. ¿Es este mito, realidad o ficción? Y, ¿por qué?

Cada vez más son las parejas que no usan ningún tipo de anticonceptivo durante los primeros meses post-parto, ya que creen que durante la época de lactancia materna es imposible quedarse embarazada.

Este pensamiento se construye de la base de que como muchas mujeres no menstrúan cuando recién tuvieron un bebé, no están ovulando.

Sin embargo, lo que le pasa a tu cuerpo no es tan simple, ya que quedarse embarazada durante el período de lactancia sí es posible

Durante el embarazo las mujeres dejamos de ovular, ya que se elevan los niveles de estrógenos y progesterona, lo que inhibe el proceso de ovulación. Luego del nacimiento del bebé, los niveles bajan, por lo que el cuerpo se prepara para volver al ciclo fértil.

Este período se conoce como puerperio y dura al menos unas 6 semanas, por lo que una madre que no da pecho suele comenzar a menstruar alrededor de los 2-3 meses post-parto. Pero una madre que sí amamanta a su hijo pasa por un proceso totalmente distinto.

Amenorrea por lactancia

Al momento de tener a tu bebé, el cuerpo de a poco se empieza a recuperar para volver a su ciclo menstrual. Sin embargo, la naturaleza le da prioridad a tu hijo que acaba de nacer y permite que te concentres en él y lo alimentes con lo que mejor puedes ofrecerle: leche materna.

Durante la lactancia materna se generan hormonas que interfieren con la ovulación pues la succión continua del bebé sobre el pezón inhibe la actividad hormonal ovárica. Si eliges darle leche preparada de fórmula, dejarás de producir leche materna y comenzarás a menstruar en unas pocas semanas luego del nacimiento del bebé.

Pero si amamantas a tu hijo frecuentemente y exclusivamente con leche materna directo del pecho, tu ovulación estará detenida y las posibilidades de embarazarte son bajas. Este “método anticonceptivo” se llama MELA, pero no es 100% eficaz y para que funcione lo mejor posible hay ciertas reglas.

1.- Lactancia materna exclusiva: el método MELA es efectivo si tu hijo se alimenta solamente de tu leche a libre demanda. No permite alimentación mixta, ni siquiera agua. 

2.- Debe tomar directamente de tu pecho: no uses sacaleches, la acción de succionar tiene mucho que ver con la producción de las hormonas que inhiben la ovulación, ya que bloquea la actividad hormonal sobre el hipotálamo.

3.- Debes amamantar cada 4 horas durante el día y cada 6 horas durante la noche. Si lo haces con menos frecuencia pierde efectividad.

4.- Solo puede usarse como método anticonceptivo los primeros 6 meses de vida del bebé o hasta que vuelvas a menstruar.

5.- Es importante que sepas que no es un método 100% efectivo. Aproximadamente 2 de cada 100 mujeres que usan MELA se quedan embarazadas durante los primeros 6 meses post-parto. 

6.- Si sigues estos requisitos con exactitud puede que no vuelvas a ovular hasta las 27-38 semanas post-parto.

De todos modos, cada cuerpo es distinto y cada ciclo también. Debes consultar con tu ginecólogo acerca de si eres candidata para utilizar el método MELA.

¿Ovulación sin regla?

Ahora bien, que no hayas menstruado no significa que no te puedes quedar embarazada, ya que la ovulación suele ocurrir dos semanas antes de que comience el sangrado. Por lo tanto, que no hayas menstruado el mes anterior, no significa que no vayas a ovular el mes siguiente. 

No tener la regla no significa que no se pueda producir el embarazo. Es importante saber por qué se está produciendo la amenorrea. En el caso en cuestión, es debido a que el cuerpo está en periodo de lactancia materna, pero esto es una causa temporal por lo que en cualquier momento se podría restablecer la ovulación.

¿Cómo saber si estás ovulando en periodo de amenorrea? Estas son algunas señales:

  • Dolor de abdomen, hinchazón.
  • Cambios en el flujo vaginal. Posibilidad de manchado leve.
  • En algunos casos, aumento de la líbido.
  • Pechos sensibles.
  • Sentidos más intensos y/o receptivos.

No te olvides que también puedes monitorear tu fertilidad a través de distintos métodos.

Embarazo durante la lactancia

Como vimos anteriormente, el embarazo durante el período de lactancia sí es posible, sobretodo si no se amamanta de manera exclusiva y de manera frecuente.

En cualquier minuto puedes comenzar a ovular, por lo tanto, a ser fértil nuevamente.

Si te quedas embarazada en esta etapa puede que no te des cuenta, ya que la señal más obvia es dejar de menstruar, pero…¡antes tampoco estabas menstruando! Así que, ¿cómo saber si estoy embarazada durante el período de lactancia? 

Aquí 3 signos claros para que puedas identificar tu embarazo:

  • Disminución de la producción de leche materna: en general, la cantidad de leche disminuye. Además, la apariencia y sabor de tu leche puede cambiar. Observa si tu bebé se está quedando con hambre o no quiere tomar.
  • Mayor sensibilidad en los pechos y pezones: esto ya es un síntoma común del amamantamiento, pero debes buscar irritación y enrojecimiento extra. 
  • Fatiga: el estrés que está sufriendo tu cuerpo debido al embarazo durante un período de recuperación post-parto puede producir que sientas fatiga.

Si quedas embarazada y aún sigues en período de lactancia con tu bebé, puedes continuar dando pecho mientras no haya riesgo de pérdida ni sientas contracciones durante la toma. Naturalmente puede que tu bebé se destete, ya que el sabor de tu leche puede cambiar.

Métodos anticonceptivos compatibles con la lactancia

Como vimos, las probabilidades de quedarse esperando un bebé bajan solo si la lactancia materna se produce de manera directa, exclusiva y frecuente. Si este no es tu caso y no quieres quedarte embarazada, puedes utilizar otro método anticonceptivo.

Es importante que sepas que hay algunos métodos que no son recomendables de usar durante época de lactancia. Los que sí suelen permitirse son los de barrera, como el condón, DIU o diafragma, y los hormonales en base de progesterona. Estos no interfieren con la producción de leche materna.

Recomendamos que acudas a la ayuda de un profesional para tomar decisiones que podrían interferir con tu salud y la de tu bebé.

Источник: https://vaicomedical.com/embarazo-durante-lactancia/

TEMA 5

Estoy amamantando, ¿puedo quedar embarazada?

Una madre está amamantando a su hijo, vuelve a quedarse embarazada, decide no interrumpir la lactancia y seguir dando el pecho durante todo el embarazo. Una vez nacido el pequeño, amamanta a los dos conjuntamente o por separado. Esto es la lactancia en tándem.

Aquí te contamos lo que necesitas saber sobre ello, por si es tu caso:

Los pechos están muy sensibles

Uno de los primeros síntomas de embarazo es la extrema sensibilidad que la madre siente en los pechos. Por eso, para algunas mujeres, las tomas dejan de ser agradables, pues notan muchas molestias cuando el niño se coge al pecho, lo que, en ciertos momentos, puede forzar (o acelerar) un destete o provocar una reducción considerable en el número de tomas que hace el hermano mayor.

La producción de leche materna baja

Se sigue produciendo leche materna, pero en una cantidad mucho más reducida, y esto es algo que disgusta a muchos niños que continúan mamando, por lo que prefieren dejarlo.

Más de la mitad de los niños se destetan

Aproximadamente un 60 % de los niños se destetan durante el embarazo de su madre, de ellos algo más de una tercera parte lo hacen entre el tercer y cuarto mes de gestación, coincidiendo con la caída de la producción, y el resto hacia el final del segundo trimestre. Antes se creía que lo dejaban por el cambio de sabor al aparecer el calostro, pero ahora se sabe que la leche materna no se transforma en calostro hasta pocos días antes del parto.

¿Afecta negativamente al recién nacido?

No, el hermano mayor no le “roba” la leche materna al pequeño. De hecho la lactancia en tándem hace que la pérdida de peso del recién nacido sea menor y se recupere más rápidamente. También es habitual que en el hermano menor no se observen las conocidas crisis de crecimiento. Siempre parece haber leche materna de sobra.

¿Qué pasa con la subida de la leche?

La lactancia en tándem asegura una buena provisión de leche materna al haber más estimulación. La subida de la leche se produce igual, pero con la ventaja de que tienes un hijo mayor que te ayuda a descongestionar los pechos.

¿Cómo se organizan las tomas?

La madre tendrá que organizar las tomas entre ambos hijos.

Es frecuente que, sobre todo el primer mes de vida, el hijo mayor mame igual o más que el pequeño, y que cada vez que el recién nacido pida se acerque a mamar, pero esto no es un problema para el recién nacido que suele ganar peso con velocidad. En todo caso, las madres suelen acabar poniendo límites al mayor porque emocionalmente les es difícil tolerar tanta exigencia.

¿De qué modo lo vive la madre?

Cuando se pregunta a las madres sus razones para seguir con lactancia materna en tándem las respuestas más frecuentes son:

  • Para respetar las necesidades del hijo mayor.
  • Porque tenían interés como madres por vivir esa experiencia.
  • Porque querían favorecer el vínculo entre hermanos.

¿Puede ser una vía de contagios?

La lactancia en tándem no favorece el contagio de enfermedades entre hermanos. Incluso es probable que el hecho de que la madre comparta la misma inmunidad con ambos hijos consiga que el pequeño reciba defensas para luchar contra los virus o bacterias de los que el mayor es portador.

Otros datos curiosos

Aquí te contamos más cosas que pudimos saber tras realizar una investigación [PDF] sobre la lactancia en el embarazo y en tándem en el año 1999 y completarla en el año 2006 con una muestra total de 73 madres que amamantaron durante el embarazo:

  • El perfil de la madre que sigue amamantando embarazada es de una mujer casada, de 35 años, con nivel de estudios alto, con más de dos hijos y que asisten a grupos de apoyo a la lactancia materna.
  • La edad del niño lactante al inicio del embarazo es mayor entre los niños que no se destetaron durante el embarazo. Siendo la edad media de los que se destetaron 17 meses y 24 los que no lo hicieron.

La lactancia en tándem no perjudica la salud de la madre. Seguir dando el pecho durante el embarazo supone muy poco coste energético al disminuir de manera importante la producción.

En el estudio no hubo diferencias significativas entre ambos embarazos (lactando y sin lactar) en las cifras de hemoglobina de la madre. Es decir que las madres no sufrieron anemia de forma más acusada por el hecho de amamantar.

Tampoco hubo diferencias significativas en la media de ganancia de peso de las madres durante el embarazo.

Disminución de producción. El 83 por ciento de las madres sintió disminuir su producción entre el tercer y el cuarto mes de embarazo. Nos contaban que los niños lactantes aumentaban su ingesta de comida sólida y a menudo pedían de comer tras haber terminado de mamar.

Más de la mitad de las madres de la muestra habían constatado la supuesta aparición del calostro en el segundo trimestre de embarazo en base a su percepción.

Nos contaron que sus hijos mayores amamantados comenzaron a hacer deposiciones amarillas blandas parecidas a las que hacen los bebés lactantes durante el primer mes de vida, sin que ello representara un problema de salud.

Pero la evidencia científica sobre el calostro [PDF] apunta que la leche que segregan las madres embarazadas que amamantan analíticamente no se parece al calostro, sino a la leche madura. Queda todavía la duda de en qué momento se convierte en calostro, pero los científicos piensan que la transición se produce unos pocos días antes del parto.

Contracciones uterinas. Más de la mitad de mujeres tenían contracciones mientras amamantaban que cedían espontáneamente cuando soltaba el niño el pecho.

No hubo pues diferencias significativas en cuanto a duración de los embarazos comparando embarazo sin lactancia a embarazo con lactancia materna. Incluso alguna madre intentó ponerse de parto dejando que el hijo mamara mucho y no lo consiguió.

Destete espontáneo. Se destetaron en el embarazo más de la mitad de los niños, el 30 por ciento de ellos hacia el tercer mes cuando disminuía la producción y el resto hacia el quinto més. El 38 por ciento siguieron mamando e iniciaron lactancia en tándem tras el parto.

¿Puede afectar al crecimiento del bebé por nacer? Se hizo la media de los pesos de todos los bebes al nacer.

La media de los hermanos mayores nacidos sin lactancia en el embarazo fue de 3353 gr mientras que la media de los hermanos pequeños nacidos de un embarazo con lactancia fue de 3511.

Sabemos que estadísticamente los segundos hijos tienden a pesar algo más que sus antecesores, pero en todo caso con este resultado es obvio que amamantar en el embarazo no provoca retraso de crecimiento intrauterino.

Numero de tomas durante el primer mes. El hermano mayor suele mamar igual o más que el pequeño, casi todas las madres acaban tarde o temprano poniendo límites y la ansiedad del niño va decreciendo paulatinamente.

¿Puede dejar sin leche suficiente al bebé recién nacido? Se estudió el aumento de peso de los niños durante el primer mes a partir del peso más bajo después del nacimiento y a pesar de que el hijo mayor durante el primer mes mama tantísimo hay una diferencia significativa importante de ganancia de peso, de manera que el segundo bebé que comparte el pecho con su hermano mayor suele ganar un 21 por ciento más de peso que lo que ganó su hermano en el mismo periodo. Entonces es obvio que el pequeño no se queda sin calostro.

Especial sintonía con el más pequeño. Otro dato interesante es que en muchos casos la madre no dispara reflejo de eyección cuando mama el hijo mayor y si lo dispara cuando mama el pequeño.

Por ejemplo no se producen entuertos cuando la madre amamanta al mayor en el post-parto inmediato pero si se producen cuando mama el pequeño.

Pronto el mayor lo aprende y se pone a mamar cuando mama el pequeño para aprovechar el reflejo de eyección.

¿Contárselo a tu médico? Menos de una cuarta parte de las mujeres escondieron a los profesionales de la salud que amamantaban embarazadas y la cuarta parte de las madres no lo dijeron al pediatra en el post-parto por miedo al rechazo o la crítica.

Las mujeres que lo comunicaron abiertamente recibieron actitud negativa por parte del profesional en el 70 por ciento de los casos en el año 2000 durante el embarazo. Y aquí si encontramos 6 años después un cambio positivo, ese porcentaje disminuyó al 55 por ciento entre los ginecólogos y las comadronas.

También hubo descenso de actitud negativa entre los pediatras pero esta fue mucho menor.

Importante

Tener buena información y sentirte entendida y normal cuando amamantas en tándem es algo que puedes conseguir acudiendo a los grupos de apoyo a la lactancia materna.

Algunos comentarios de las madres (texto libre):

“Encontré que los sentimientos que despertó en mi amamantar en tándem no se correspondían con lo que me había imaginado”.

“Amamantar en tándem me facilitó el inicio de la lactancia del menor y disminuyó las molestias que sufrí en la lactancia del mayor como por ejemplo la ingurgitación”

“Haber respetado sus necesidades y no haber interrumpido su lactancia ha creado un vínculo muy especial entre mi hijo mayor y yo”.

“Amamantar en tándem me ha facilitado el poder ayudar a mis hijos a superar sus episodios de celos”.

“He observado que el hecho de mamar juntos ha hecho que mis hijos establezcan una relación muy especial entre sí”.

“En ocasiones las demandas de mi hijo mayor me resultan agobiantes y me provocan sentimientos encontrados”.

“A pesar de estar amamantando a la vez a dos hijos, mi respuesta a las demandas del menor (reflejo de eyección, etc.) es superior a las del mayor, como si estuviera “más conectada” con el más pequeño”.

“¿Por qué tantos profesionales se empeñaron en convencerme de que estaba haciendo algo “malo”?”.

“Amamantar en tándem me produjo una amenorrea más prolongada que mi otra lactancia sin tándem”.

Bibliografía

  1. Merchant K. Martorell R, Haas J. Maternal and fetal responses to the stresses of lactation concurrent with pregnancy and of short recuperative intervals.
  2. Moscone SR, Moore MJ Breastfeeding during pregnancy.
  3. Bohler E, Ingstad B The struggle of weaning: factors determinig breastfeeding duration in east Bhutan.
  4. Marvin S. Eiger, MD &Sally Wendkos Olds. El gran libro de la lactancia. Barcelona. Ediciones Medici, 1989
  5. Lawrence R A La lactancia materna. Una guía para la profesión médica. Madrid. Mosby/Doyma Libros, SA 1996 Edición en español
  6. Royal College of Midwives. Lactancia materna. Manual para profesionales. Barcelona.

    ACPAM, 1994

Artículo redactado por Eulàlia Torras. Asesora de Lactancia de ALBA

↑ subir

Источник: https://albalactanciamaterna.org/lactancia/tema-5-situaciones-especiales/lactancia-materna-durante-el-embarazo-y-en-tandem/

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: