Estoy amamantando, ¿puedo teñirme el pelo?

Estoy amamantando, ¿puedo teñirme el pelo?

Estoy amamantando, ¿puedo teñirme el pelo?

Cuando nos teñimos el pelo lo que estamos haciendo es modificar el cabello de manera química, debilitándolo y disminuyendo así esa resistencia que tenía.

Aun así, teñirnos el pelo puede ayudarnos a alcanzar un nivel de seguridad en nosotras mismas ya sea porque nos acercamos a la imagen de la persona que queremos ser, para tapar las canas que llegan con la edad o simplemente porque queremos exteriorizar un cambio de vida o una transformación interior.

Por esta razón cuando nos teñimos nos recomiendan realizar tratamientos especiales destinados a la hidratación del cuero cabelludo, para que no pierda brillo y recupere su fuerza. Pero ¿puede tener efectos secundarios mientras estamos amamantando a nuestro bebé?

Índice

  • ¿Los tintes son malos en la lactancia?
  • ¿Cuáles son las alternativas?

¿Los tintes son malos en la lactancia?

Tenemos que tener cuidado con qué tipo de sustancias ‘entran’ en nuestro organismo sobre todo al estar embarazadas o dando de mamar a nuestro bebé. Cualquier sustancia tóxica podría interferir en el feto, y el pelo no deja de ser un elemento más de nuestro sistema.

Por eso seexpandió el temor en las redes sobre que las mujeres encinta no podían teñirse el pelo. Pero la limitada información que existe sobre el tema sugiere que teñirse el pelo durante el embarazo es probablemente seguro.

La Organización de Servicios de Información Teratológica de Estados Unidos –que proporciona información sobre los riesgos potenciales en la reproducción– asegura que los resultados de estudios con animales que se han llevado a cabo para tratar de aclarar esta cuestión son tranquilizadores.

Este limbo sobre una respuesta exacta –es decir, que no se establezca claramente si se puede o si no– responde a que los posibles efectos secundarios son imposibles de documentar ya que el cuerpo absorbe sólo una cantidad muy pequeña de esas sustancias.

El que te decidas a teñir tu pelo no tiene por qué interferir en ningún momento con la lactancia; vuestro bebé no va a verse afectado por el tinte, ni mucho menos.

Las probabilidades de que al decidir cambiar el color de vuestro pelo vuestro bebé vaya a padecer algún tipo de enfermedad son inexistentes, así que no merece la pena prácticamente preocuparse, sobre todo cuando los productos que estéis usando sean naturales.

En este sentido sí hay que remarcar que hay productos para teñir el cabello que son mucho más tóxicos que otros –como los que llevan amoniaco, por ejemplo–, y es mejor optar por productos más orgánicos, pero ya por vuestra propia salud más que por la del bebé.

La buena noticia es que los nuevos productos químicos dañan mucho menos al pelo y cada vez se llevan a cabo más pruebas que certifiquen su seguridad. De todos modos, siempre es aconsejable que se lea la etiqueta de cada producto antes de utilizarlo.

¡Pero no sólo los tintes! También los champús, las cremas… Todo influye en tu organismo en mayor o menor medida, por lo que escoge siempre la opción más solidaria con tu cuerpo y el de tu bebé.

Puedes, por ejemplo, usar más tintes vegetales como la henna, o champú con color, sin amoníaco, cuyo efecto se va después de unos cuántos lavados.

Eso sí: cuando utilices algún producto químico durante el embarazo, potencia las medidas de seguridad: utiliza siempre guantes al hacerlo y en un lugar bien ventilado –el vapor del amoniaco, en grandes cantidades, puede llegar a resultar tóxico para cualquier persona–. Sobre todo si tu bebé está contigo en ese momento por algún motivo ya que el olor del tinte sí que puede ser molesto para él. 

También tienes que tener cuidado con que el agua con tinte caiga por tus pechos, porque puedes no darte cuenta de que ha quedado algún residuo y a tu bebé le toque luego una toma. En ese tipo de casos, podría no querer alimentarse. La solución a esto es mantener el pelo alejado de él.

Si se trata de un tinte de cabello natural, sin olores fuertes, puede que el bebé ni siquiera lo note.

Pero para asegurarte de que todo marche bien cumple las normas de seguridad que vienen en los envases, tómate una ducha tras el tinte para mantener el área del pecho limpia y lleva el pelo recogido a fin de evitar la absorción de compuestos potencialmente tóxicos.

En cuanto a ti, y únicamente por la salud de tu cuero cabelludo, será mejor que te no tiñas si tiene heridas en la cabeza o en el cuero cabelludo, ya que te expones a que una mayor cantidad de químicos pueda entrar en tu torrente sanguíneo.

Además, tendrás que considerar si es el mejor momento para transformar tu pelo: muchas mujeres, durante la lactancia, tienen el pelo mucho más débil y sensible debido a los cambios hormonales.

Por eso si lo notas más débil, o encrespado, intenta posponer el momento sólo por la salud de tu cabello.

¿Cuáles son las alternativas?

Una de las soluciones que debes tener en cuenta para teñirte el pelo durante la lactancia es hacer un barrido suave o simplemente mechas de color de tu pelo para ocultar las canas sin llegar a hacer una coloración completa. Si aun así te preocupa que el tinte que te vas a poner pueda dañar a tu bebé, existen otras alternativas.

Ten en cuenta que algunos colorantes que se llaman “naturales” actúan como los vegetales, pero están formulados con productos sintéticos nocivos. Estos se ocultan detrás de ingredientes más saludables como aceites, frutas o hierbas, no obstante los elementos tóxicos siguen presentes.

Debes tener cuidado con la composición de los colores, valora solo aquellos colores naturales que sean 100% vegetales:

– Café: funciona bien para obtener tonos como el marrón o el castaño claro. Este producto también protege la queratina del pelo, que promueve el crecimiento y minimiza la caída.

– Salvia: es un remedio perfecto para cubrir las canas ya que tiene muchas propiedades astringentes y revitalizantes.

Contribuye a que el flujo de melanina se reactive y hace que el cabello vuelva a su tono natural. Echa un puñado de salvia en un recipiente con agua y hiérvelo.

Échatelo en la cabeza cada vez que te vayas a lavar el pelo, cuando hayas conseguido el color deseado, tendrás que repetirlo solo una vez por semana.

– Cacao: puede ayudarte a cubrir las canas. Los efectos solo se verán a largo plazo. Los ingredientes pueden ser polvo de cacao y miel y se aplican en el pelo seco.

– Té negro para un tono oscuro: prepara el té en forma de infusión y déjalo unas 24 horas. Esta solución se puede aplicar después de lavar el pelo con champú.

– Manzanilla: aconsejado para conseguir reflejos dorados y rubios en tu pelo. Se aconseja el uso en melenas claras y no en el de oscuras.

Heridas en la cabeza

Definición:

Herida producida en la cabeza por un golpe o caída.

Tratamiento:

Lo primero es controlar la hemorragia elevando la cabeza del niño y los hombros por encima del corazón. Presionar sobre la herida con un apósito esterilizado y lavarla bien con agua y jabón. Después vendarla y acudir a un centro médico para observar posibles traumatismos.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/bebe/lactancia/estoy-amamantando-puedo-tenirme-el-pelo-9078

¿Puedo teñirme el cabello si estoy dando el pecho?

Estoy amamantando, ¿puedo teñirme el pelo?

Los mitos con respecto a la lactancia materna son miles y, si te dejas llevar por el pánico, seguramente llegues a creer que prácticamente cualquier cosa puede hacer daño a vuestro bebé. No obstante, muchos de estos mitos son falsos, y no responden más que al temor natural que una madre tiene cuando ve por primera vez a su bebé, al instinto de protección que suele nacer en ella.

Y es que todo cambia cuando se tiene un hijo; las preocupaciones aumentan, el miedo crece, y el mundo parece, incluso, diferente. Todo puede suponer un peligro real o, al menos, parecerlo.

Es esta preocupación la que lleva a muchas madres a creer que cualquier cosa que ellas hagan puede acabar causándole daño a su hijo, cuando esto no suele ser así. En muchos casos, se tiende a sobreproteger a los bebés y, en cierto modo, tiene sentido: son pequeños e indefensos, con lo cual nos necesitan para que les protejamos.

Pero no hay que llevar esto al extremo, puesto que puede que el miedo no nos permita disfrutar de la maternidad en general, y de la lactancia en particular.

Hay una gran cantidad de mitos falsos circulando por internet sobre la lactancia materna, y cómo esta debe ser llevada. Por ejemplo, hay quien dice que cuando una mujer queda embarazada, ya no puede seguir amamantando a su bebé si es que estaba haciéndolo, y esto es completamente falso.

Tampoco es cierto que las mujeres con implantes no pueden dar el pecho: pueden hacerlo, exactamente igual que lo harían si no tuvieran implantes.

Y, por último, y del que vamos a hablar con más profundidad: una madre que está en pleno proceso de lactancia no debe teñir su cabello, porque el tinte podría ser perjudicial para el bebé.

TINTE DANDO EL PECHO, SÍ O NO

Si buscas por internet, lo primero que encontraras es un supuesto estudio que dice que si te tiñes mientras estás dando el pecho, el tinte podría aumentar las probabilidades de que el bebé padezca leucemia. No obstante, si tratas de investigar un poco más y ver qué hay de cierto en este estudio, no encontraras nada decisivo, porque no lo hay.

El que te decidas a teñir tu pelo no tiene por qué interferir en ningún momento con la lactancia; el bebé no va a verse afectado por el tinte, ni mucho menos.

Las probabilidades de que al decidir cambiar el color de tu cabello tú bebé vaya a padecer algún tipo de enfermedad son inexistentes, así que no merece la pena prácticamente preocuparse, sobre todo cuando los productos que estas usando sean naturales.

En este sentido sí hay que remarcar que hay productos para teñir el cabello que son mucho más tóxicos que otros (como los que llevan amoniaco, por ejemplo), y es mejor optar por productos más naturales, pero ya por vuestra propia salud más que por la del bebé.

Sí puede que hayas leído sobre los peligros que conlleva teñirse durante las primeras doce semanas de embarazo, más o menos.

No es por el proceso de teñir el cabello en sí, sino por los vapores tóxicos que productos como el amoniaco pueden desprender, y que sí pueden llega a causar problemas de desarrollo en fetos de menos de cuatro meses. Pero esto no tiene nada que ver con el posterior proceso de lactancia.

Los productos tóxicos que llevan algunos tintes, al ser inhalados, pueden hacer daño tanto a una mujer embarazada como a una mujer que no lo esté. El vapor del amoniaco, en grandes cantidades, puede llegar a resultar tóxico para cualquier persona.

Pero esto no implica que estos productos químicos vayan a penetrar en nuestro torrente sanguíneo o algo así; es decir, si nos teñimos mientras estamos dando el pecho, ese tinte no va a llegar a nuestro bebé de ninguna de las maneras.

Puede que, al teñir nuestro cabello, una parte del tinte y de los productos tóxicos que este lleva penetre en nuestro cuero cabelludo, pero no hará que nuestro bebé lo trague a través de la leche.

Es decir, que el riesgo al que estaremos expuestas tanto nosotras como nuestro bebé si decidimos que nos queremos teñir mientras estas dando el pecho va a ser ninguno. Puedes decorar tu cabello tal y como quieras.

Eso sí: hay mujeres que, durante la lactancia, ven cómo su cabello se vuelve mucho más débil y sensible.

Si ese es tú caso, sí es cierto que debes optar por no teñirlo, pero no por el bebé, sino por la salud de tu cabello.

QUÉ PRECAUCIONES DEBEN TOMARSE

Como ya hemos señalado, teñir el cabello no va a implicar que el bebé pueda llegar a enfermar. No obstante, sí que hay algunos pasos que deben tratar de seguirse para que el tinte no entre en contacto con la boca del bebé, sobre todo si estamos dando el pecho.

Lo primero que tienes que tener en cuenta es que tú pecho debe estar completamente limpio, libre de cualquier posible resto de tinte, para que el bebé pueda amamantar sin problema.

Es decir, que si te lo acabas de teñir, lo mejor que puedes hacer es darte una ducha o limpiar bien el pecho para evitar que queden restos del tinte.

Al ser una sustancia tóxica, esta sí que podría hacer daño al bebé.

Por otro lado, también es importante que te asegures de que tu cuero cabelludo está sano. De no ser así, sí que el tinte podría acabar penetrando en el torrente sanguíneo. Esto no suele pasar, no tiene por qué pasar, y no es algo que deba preocuparos en exceso. Lo mencionamos simplemente para que tengas cuidado.

También tienes que tener en cuenta que al bebé puede resultarle molesto el olor del tinte y, en ese caso, podría no querer alimentarse.

La solución a esto es mantener el cabello alejado de él, quizás recogerlo en una coleta para que no roce su cara; de esta forma, también evitamos que inhale cualquier posible toxicidad.

Si se trata de un tinte de cabello natural, sin olores fuertes, puede que el bebé ni siquiera lo note.

Por último: recuerda que, durante la lactancia, el cabello puede cambiar mucho debido a los cambios hormonales. Si lo ves más débil, o encrespado, trata de no teñirlo, simplemente por la salud de tú cabello. Pero ya sabes que puedes teñirlo aunque estes dando el pecho sin que esto suponga ningún tipo de problema.

Источник: https://www.facemama.com/lactancia/puedo-tenirme-el-pelo-si-estoy-dando-el-pecho.html

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: