Estoy amamantando, ¿qué puedo y qué no puedo comer?

Estoy amamantando, ¿qué puedo y qué no puedo comer?

Estoy amamantando, ¿qué puedo y qué no puedo comer?

Durante la lactancia puedes comer prácticamente de todo, solo debes evitar el alcohol y aquellos productos que veas que sientan mal a tu bebé o que cambian el sabor de la leche y hacen que el pequeño la rechace, algo que no siempre ocurre.

Indice

¿Qué comer durante la lactancia?

Aunque la leche materna se forma a partir de la sangre y los nutrientes que hay en ella, son pocos los alimentos que debes evitar durante la lactancia materna ya que los virus no pasan a la leche como en el caso de la placenta, que podía ser atravesada por infecciones peligrosas como la listeriosis o la toxoplasmosis. Eso no pasa en el caso de la leche, el mejor alimento posible para un bebé durante sus primeros seis meses de vida, por lo que puedes darle el pecho a tu bebé incluso si te pones mala. De hecho, es conveniente hacerlo también en estos casos ya que pasarás anticuerpos a tu bebé, protegiéndolo así de contraer ciertas infecciones.

Por lo tanto, durante el tiempo que dure la lactancia materna puedes comer sin problemas carne cruda, ahumados, quesos sin pasteurizar, patés, pescado crudo, etc. En resumen, puedes resarcirte de todas las prohibiciones que has tenido que cumplir durante los 9 meses del embarazo.

Comer sano y equilibrado

No obstante, eso no significa que puedas comer cualquier cosa o descuidar tu dieta.

Debes seguir cuidando tu alimentación más que nunca ya que una dieta variada y equilibrada proporcionará a tu bebé los nutrientes que necesita para crecer y desarrollarse, como minerales (calcio, hierro, magnesio, fósforo), ácidos grasos esenciales omega 3, fibra, vitaminas (A C, complejo B, K, E), agua, etc.

Por lo tanto, debes comer de manera sana, potenciando aquellos alimentos más completos y evitando las grasas saturadas y los azúcares, que no aportan nada y son malos para tu salud y la del bebé.

También es verdad que debes aumentar el consumo de calorías en unas 500 calorías extra, pero tampoco debes comer en exceso. Procura comer cada 3 horas y hacer comidas ligeras. Bebe mucha agua y zumos naturales. Entre los alimentos que debes incluir en tu dieta se encuentran:

– Cereales integrales.

– Pescados blancos y azules (salmón, sardinas, bacalao, merluza…).

– Carnes magras (pollo, pavo, cerdo) y carnes rojas una vez a la semana.

– Frutas de temporada.

– Legumbres 2 o 3 veces por semana.

 – Huevos 2 o 3 veces por semana.

– Verduras, vegetales y hortalizas.

– Un puñado de frutos secos a diario.

¿Existen alimentos prohibidos durante la lactancia?

En términos generales, no. Sin embargo, hay bebés más sensibles que responden mal ante la ingesta de la madre de ciertos alimentos. Por ejemplo, hay muchas comidas que alteran el sabor de la leche porque contienen sustancias aromáticas, como los espárragos, las alcachofas, los puerros, los ajos o frutas como los cítricos confieren un gusto fuerte a la leche.

Pero esto no implica que debas apartarlos de tu dieta o que el bebé vaya a rechazar el pecho. No a todos los niños les molesta este sabor. Además, si los comes a menudo, tu bebé se acostumbrará a esos sabores y favorecerá su posterior introducción en su dieta. Por lo tanto, no debes eliminarlos sin más, simplemente si notas que el bebé rechaza el pecho tras consumir alguno de ellos.

En cuanto a las frutas, algunas más ácidas o los cítricos pueden sentar mal al bebé y causarle gases o diarrea, aunque esto es algo bastante poco habitual. También es posible que cambien el sabor de la leche la naranja, el pomelo, la piña, el kiwi o las manzanas ácidas.

Pero, como decíamos, no es algo que les pase a todos los bebés. Si te gustan mucho estas frutas y las comes a menudo, prueba a ver si afectan a tu pequeño después de comerlas. Si le notas molesto, con gases o ves que rechaza la leche, deja de tomarlas mientras des el pecho.

Si no hay ningún cambio en él, puedes consumirlas sin problemas.

También hay mujeres que creen que algunos alimentos pueden causar gases o cólicos a los bebés, como las legumbres, la lechuga, la coliflor, etc. Pero esto es totalmente falso, los alimentos provocan flatulencia porque al fermentar en el intestino emiten gases, que evidentemente no llegan de la misma forma a la sangre y ni mucho menos a la leche.

Lo que sí es cierto es que algunos alimentos que toma la madre pueden provocar reacciones alérgicas en los lactantes.

Algunos niños, por ejemplo, muestran síntomas de alergia a la leche de vaca aún sin haberla probado directamente, simplemente porque su madre la bebe habitualmente.

Si esto ocurre, deberás dejar de consumir esos alimentos mientras des el pecho y comentárselo al pediatra para que le hagan pruebas de alergia al bebé.

Por último, evita o limita el consumo de sustancias perjudiciales como la cafeína, el tabaco o el alcohol. Con la cafeína no te excedas de 2 o 3 tazas diarias de café ya que puede causar irritabilidad y problemas para dormir en el bebé.

En el caso del alcohol, este pasa a la leche en muy pequeñas dosis, entre 30 y 90 minutos después de ingerirlo. Por lo tanto, si vas a beber, hazlo después de la última toma del día y solo una copa.

  La nicotina no se transmite fácilmente, pero afecta a la producción de leche y respirar el humo del tabaco o entrar en contacto con la nicotina que queda en tus manos y boca es muy mala para el desarrollo del bebé, favoreciendo la aparición de enfermedades respiratorias.

También se deben evitar el consumo elevado de alimentos que produzcan gases ya que estos no solo afectan a la madre, pueden afectar al bebé produciéndole al pequeño gases e incluso aumentándole los cólicos y así dificultándole la alimentación.

Otro de los alimentos con los que hay que tener cuidado es con los pescados que contienen niveles altos de mercurio (atún, pez espada, bonito, sardinas, etc.) o factores como pueden ser radiación o contaminación. Es mejor optar por pescados por cultivos acuícolas que no hayan estado expuestos a estas condiciones.

Aunque pueda parecer raro, los alimentos que producen mucha energía también pueden afectar al bebé produciéndole eccema, enrojecimiento de la piel, estreñimiento, diarrea, entre otros. Un ejemplo es la leche, los huevos, la soja, etc. Muchos de estos alimentos pueden estar causándole alergias al niño por lo que si presenta síntomas después de tomar el pecho, consúltalo con un médico.

Eccema

Definición:

Enfermedad de la piel, caracterizada por la aparición de lesiones generalizadas en forma de ronchas, manchas o ampollas, debido a una reacción por contacto local o por acción de una agresión sistémica.

Síntomas:

Ampollas que supuran y forman costras. Áreas de la piel secas. Secreción y sangrado del oído. Picazón intensa. Erupción cutánea. Áreas de la piel en carne viva debido al rascado. Cambios en el color de la piel.

Tratamiento:

Depende de la apariencia de las lesiones y de su gravedad. Lociones calmantes, jabones suaves o compresas húmedas.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/bebe/lactancia/estoy-amamantando-que-puedo-y-que-no-puedo-comer-9352

Lactancia materna: Qué alimentos debo comer ahora

Estoy amamantando, ¿qué puedo y qué no puedo comer?

Si das lactancia materna a tu bebé tendrás que adaptar tu alimentación, ya que tu organismo tiene una importante tarea durante los próximos meses: elaborar el alimento de tu hijo. Y tus necesidades nutricionales aumentan a causa de la producción de leche materna.

Por qué necesitas comer más y mejor

Lactancia a demanda siempre, es decir cuando tu hijo te lo pida. Y al principio, su diminuto estómago se vaciará enseguida. Durante sus primeras semanas de vida, tu bebé recién nacido exigirá que le des de comer cada tres horas, más o menos, tanto de día como de noche.

Esto, sumado a la tarea extra que supone cuidar al nuevo miembro de la familia y al esfuerzo metabólico de producción de leche, va a provocar en ti un gran cansancio, alteración del sueño y hambre, mucha hambre.

Por eso, es fácil que en las primeras semanas necesites comer algo a las tres de la madrugada, después de haberle dado el pecho a tu hijito, o que te entren ganas de picar entrehoras cualquier cosa… eso sin tener en cuenta si te proporciona muchas o pocas calorías o si es rico en vitaminas o sólo contiene grasas.

Además, piensa que estás mucho tiempo en casa con nevera y despensa a tu disposición.

Como ves, la lactancia materna va a ser un momento muy especial en el que deberás comer lo suficiente para que tu organismo no sufra carencias de vitaminas y minerales que luego te puedan pasar factura. Pero sin proporcionarle calorías de más, que poco a poco se conviertan en grasa acumulada en esas zonas que tú bien conoces como cartucheras o michelines en la tripa.

Ingiere más calorías si amamantas a tu bebé

Las necesidades energéticas y nutricionales durante la lactancia aumentan aún más que durante la gestación. Para que te hagas una idea, producir un litro de leche consume alrededor de 700 kcal.

Generalmente, gran parte de estos requerimientos adicionales se satisfacen con las reservas de grasa, de dos a cuatro kilos, que la madre acumula a lo largo del embarazo.

Este es el motivo por el que ahora en el embarazo las caderas están algo más ensanchadas.

Pero no es suficiente y por eso en la lactancia se deben aumentar unas 500 kcal diarias. “Los requerimientos energéticos durante la lactancia materna son de unas 2.700 kcal  al día, cuando los necesarios en una mujer no lactante son de unas 2.

200 kcal/día”, señala Myriam Viudes, matrona del hospital La Milagrosa, de Madrid. Pero, cuidado: no solo debes tomar más calorías, también otros nutrientes.

“La producción de la leche materna se precisan importantes cantidades vitaminas, minerales que son ‘robados’ a la madre”, el doctor Rafael Montero Reguera, pediatra del Hospital Nisa Pardo de Aravaca.

Esto no quiere decir que mientras que des el pecho te puedas permitir todos los caprichos culinarios que te apetezcan, como dulces, chocolate, bollos, patatas fritas…

En general, con incrementar las raciones de lácteos, es suficiente. Además, ten presente que a partir del sexto mes de lactancia tu pequeño dejará de tomar sólo tu leche y empezará a comer otros alimentos. Al disminuir la ingesta láctea y, por lo tanto su producción, y tus necesidades energéticas empiezan a disminuir.

¿Qué debo comer cada día?

En la lactancia, una dieta equilibrada debe contener todos los grupos de alimentos para conseguir los nutrientes necesarios. Estas son las raciones diarias de grupos de alimentos recomendadas en la lactancia, a repartir entre 4 o 5 comidas:   

  • Cereales, tubérculos y legumbres. 4-5 raciones, para contar los los glúcidos suficientes.
  • Verduras, frutas y hortalizas. 5 raciones que te proporcionarán vitaminas liposolubles (A, D, E) e hidrosolubles (C, B6, B12, tiamina, riboflavina, niacina, folatos), y minerales, en especial de calcio, fósforo, magnesio, hierro, zinc, yodo, selenio y cobre.
  • Carnes, pescados y huevos. 2,5 raciones, que junto con los lácteos y las legumbres facilitan las proteínas suficientes, ya que en la lactancia la mujer precisa 2 g diarios por kg de peso.
  • Leche y sus derivados. 5 raciones.
  • Grasas. 4 raciones.
  • Agua. 2 litros.

Artículos Relacionados La mayoría de las madres experimenta la subida de la leche dos días después de dar a luz. Tras el parto, tus pechos se encuentran listos para alimentar a tu bebé porque durante el embarazo se han preparado para la lactancia. En desarrollo desde la fecundación El sistema de conductos de las… La lactancia materna proporciona unos beneficios inigualables al recién nacido y a la madre. La leche materna aporta al bebé nutrientes que las leches de fórmula nunca van a ofrecer. Y además, su composición cambia con las necesidades nutricionales del niño. En el siglo XXI, a pesar de las… Amamantar a un bebé tiene muchos más beneficios que la propia leche materna, auténtico oro líquido para el pequeño. Además, las hormonas que se producen al ser madre, oxitocina y prolactina, hacen que la nueva madre quiera cuidar de su hijo y se sienta estrechamente ligada a él. Es el… El parto es un esfuerzo físico importante, además de un cambio psicológico de adaptación. Las dos primeras horas tras dar a luz probablemente permanezcas en el área de paritorios, disfrutando del momento y descansando. Una vez que te trasladen a planta, podrás beber agua, comer algo…

Источник: https://www.natalben.com/lactancia-materna-que-alimentos-comer

Qué comer si das el pecho

Estoy amamantando, ¿qué puedo y qué no puedo comer?

  • Mi bebé y yo
  • Bebés
  • Alimentación
  • Lactancia
  • Qué comer si das el pecho

Mi bebé y yo

La alimentación durante el embarazo y la lactancia materna es fundamental, puesto que el bebé recibe el alimento a través la mamá. Además, la lactancia materna debería mantenerse hasta los seis meses, como mínimo, según recomienda la propia OMS, Organización Mundial de la Salud.

Aunque el inicio de la lactancia no siempre es fácil, con la aparición de posibles grietas, dolor de pezón o incluso obstrucciones mamarias, es fundamental que te asesores con tu matrona o el pediatra de tu bebé durante las exploraciones de control, con el fin de evitar que la lactancia se convierta en un sufrimiento para ti, llegando incluso a hacer que te replantees su continuidad.

También es importante que tengas en cuenta que es necesario llevar una dieta sana y equilibrada cuando das el pecho a tu bebé.

5 alimentos imprescindibles que debes comer si das el pecho

  • Se recomienda comer al menos cinco frutas y verduras al día.
  • Los alimentos con almidón, como el pan integral, las proteínas de las carnes magras, las legumbres y los productos lácteos (leche, queso y yogur), también deberían incluirse en la dieta durante la lactancia materna.
  • Muchas mujeres tienen problemas de estreñimiento en el embarazo y también después del parto. Aumentar la ingesta de productos con alto contenido de fibra puede ayudar a mejorar este problema.
  • Es importante beber mucho líquido; intenta llevar una botella de agua contigo. También son buenos los jugos de frutas naturales y la leche desnatada.
  • En ocasiones, es recomendable tomar un suplemento de vitamina D, puesto que la lactancia materna reduce los niveles de la misma. Este suplemento se puede adquirir en las farmacias y no es necesario tener una receta médica.

Alimentos que hay que evitar o reducir durante la lactancia

Sin embargo, si estás dando el pecho, hay algunos alimentos que deberías evitar o reducir su consumo.

  • Se debe evitar por completo el consumo de bebidas alcohólicas. 
  • El consumo de pescado azul de gran tamaño, como el atún o pez espada no está recomendado. Estos peces pueden contener niveles elevados de mercurio que pueden afectar al desarrollo del bebé.
  • Las bebidas con cafeína tampoco son recomendables durante la lactancia materna o, al menos, se debe reducir su consumo, puesto que pueden mantener despierto a su bebé. Debemos tener en cuenta no sólo el café, el té y los refrescos de cola también tienen alto contenido de cafeína.

Alimentos que podrían aumentar la producción de leche

A muchas madres les preocupa la idea de no producir suficiente leche. Estos ocho alimentos pueden ayudar a aumentar la producción de leche materna y los alimentos que dan un sabor especial a la leche:

1. Harina de avena

  • La avena ha resultado ser un alimento perfecto para el mantenimiento de la producción de la leche materna. Se puede consumir con la leche o el yogur, y, además, resulta ser un desayuno ideal para empezar el día.
  • Además, es una fuente importante de hierro, lo cual es muy importante, ya que uno de los principales motivos de una baja producción de leche materna es la deficiencia de hierro.
  • La avena también ayuda a reducir el colesterol y a regular la presión arterial.

2. Ajo

  • El ajo contiene galactagogo y esto podrían ayudar a estimular la lactancia. No es necesario comerse el ajo directamente, pero sí se puede añadir a las comidas. El ajo se ha utilizado por las madres lactantes para ayudar a impulsar la leche en muchas culturas tradicionalmente, pero esta propiedad no está documentada científicamente.
  • En cualquier caso, puede alterar el sabor y el olor de la leche, lo que conviene que tengas en cuenta.

3. Zanahorias y remolachas

  • Tanto las zanahorias como las remolachas contienen beta-caroteno, son una fuente saludable de carbohidratos y ayudan a aumentar los niveles de potasio. El beta-caroteno es, además, beneficioso para el crecimiento del recién nacido.
  • Estos alimentos favorecen la producción de leche y pueden ayudar a la mamá a perder algo de peso después del embarazo, si las come entre horas (en lugar de bollos, dulces, etc.)

4. Hinojo

  • Las semillas de hinojo también ayudan a aumentar la producción de leche. Esta planta actúa como un galactogogo, que es una sustancia que ayuda al cuerpo de la mujer a producir más leche.
  • Además, estas semillas ayudan a la digestión y a prevenir los cólicos del lactante.

5. Frutos secos

  • Los frutos secos aumentan la producción de leche materna.
  • Asimismo, los frutos secos tienen un alto contenido de antioxidantes.

6. Jengibre

  • El jengibre es otro alimento que ayuda a impulsar la leche materna. Se puede añadir a muchas recetas o preparar una infusión con la raíz (recomendable también para las náuseas en el embarazo).

7. Comino

  • Las semillas de comino también estimulan la producción de leche materna.
  • Además, mejoran la digestión y alivian el estreñimiento, el ardor de estómago y la distensión abdominal.
  • También son una fuente importante de hierro.

8. Canela

  • La canela, además de aumentar la producción de leche, le da un mejor sabor a esta. Se le puede añadir a un vaso de leche con un poco de miel.

Tanto en el embarazo como durante la lactancia materna, la mujer deber cuidar su alimentación llevando una dieta equilibrada y saludable.

Hay que tener en cuenta que el bebé se alimenta a través de la madre y, por tanto, los alimentos que ingiramos le afectarán directamente.

Источник: https://mibebeyyo.elmundo.es/bebes/alimentacion/lactancia/alimentacion-lactancia

Alimentación de la madre durante la lactancia materna

Estoy amamantando, ¿qué puedo y qué no puedo comer?

La alimentación de la madre durante la lactancia debe ser equilibrada y variada, por lo que es importante la ingesta de alimentos como frutas, cereales integrales, lácteos, legumbres y vegetales, evitando el consumo de alimentos industrializados y con alto contenido de grasa, que no proporcionan valor nutricional tanto para la madre como para el bebé.

Durante la lactancia la madre pierde un promedio de 1 a 2 kg al mes, de forma lenta y gradual, debido a la cantidad de energía que se utiliza para la producción de la leche materna proveniente de la grasa que se almacenó durante el embarazo. Se necesitan 800 calorías diarias para producir un litro de leche; 500 calorías las aporta la dieta y 300 se toman de los depósitos maternos que se formaron durante el embarazo. 

La mujer durante la lactancia materna necesita un aporte mayor de energía y proteínas, que los puede obtener con una alimentación balanceada que incluya todos los grupos de alimentos.

Además de esto, debe asegurarse de cumplir con las raciones adecuadas de productos lácteos para cubrir las necesidades de calcio durante esta fase.

 Algunos consejos para facilitar la alimentación de la madre son consumir: 

  • Por lo menos 5 porciones entre frutas y vegetales frescos a diario;
  • Incluir proteínas como pollo o pavo bien cocidos y huevos;
  • Consumir 2 a 3 veces por semana pescado, debiendo ser aquellos bajos en mercurio como sardinas, atún, trucha y salmón;  
  • Los carbohidratos de preferencia deben ser integrales como el arroz, pasta, cereales, tostadas y pan para aumentar el consumo de fibra, además de consumir granos;
  • 2 o 3 porciones de lácteos al día, como 1 vaso de leche descremada o semi descremada, 1 rebanada de queso blanco y 1 yogur natural, por ejemplo. En caso el bebé tenga algún problema con intolerancia a la lactosa, la madre podría tener que evitar estos alimentos o ingerirlos deslactosados, debiendo obtener el calcio de otras fuentes alimentarias. Vea una lista de alimentos ricos en calcio;
  • Incluir grasas buenas a diario, como el aguacate, aceite de oliva, frutos secos y semillas como las de linaza, chía y calabaza, por ejemplo. 

Además de esto, es fundamental que durante la lactancia la madre ingiera una buena cantidad de líquidos para favorecer la producción de leche materna, debiendo ser alrededor de 3L de líquidos al día. Esta cantidad engloba el agua que está presente en las frutas, sopas y jugos, por lo que de agua y té se debe beber como mínimo 2L al día. 

Micronutrientes necesarios durante esta fase

Durante la lactancia materna es importante la ingesta adecuada de vitaminas y minerales, a través del consumo de alimentos ricos en hierro, ácido fólico, zinc, vitamina C, vitaminas del complejo B, calcio y omega-3. En la tabla a continuación se indica cuál es el requerimiento diario de estas vitaminas para una madre en período de lactancia y en qué alimentos se encuentran: 

MicronutrientesRequerimiento diarioAlimentos donde se encuentran
Hierro15 mg/dCarnes y pescados, semillas de calabaza, frutos secos, frijoles, garbanzo, lentejas, aguacates.
Ácido fólico500 mcg/dEspinacas, brócolis, repollo, espárragos, perejil, col de bruselas, frijoles, tomates. 
Zinc19 mg/dFrijoles, nuez de Brasil y frutos secos.
Calcio1100 mg/dYogures, leche, quesos, vegetales oscuros, ajonjolí, semillas de sésamo y frutos secos.
Vitamina C90 mg/dFrutas cítricas, pimentón amarillo, jugo de naranja, papaya, guayaba, melón, mango. 
Omega-3300-600 mg/d de DHAAceite de linaza, semillas de linaza, aceite de oliva extra-virgen, frutos secos, chía, aguacate, salmón y trucha.
Vitamina B122,8 mcg/dCarnes, leche, pescados y queso.
Vitamina A800 mcgHuevos, leche, yogures, zanahoria, calabaza, mango, brócolis.

¿Se puede tomar café durante la lactancia materna?

La cafeína es un estimulante del sistema nervioso y el bebé no consigue metabolizarla, sin embargo algunos estudios demuestran que el consumo de 300 mg de cafeína por día no provoca ningún problema en el bebé, por lo que la mujer lactante puede beber entre 2 a 3 tazas de café por día intentando que no sea cerca del momento en la que el bebé va a mamar. 

Qué no debe comer durante la lactancia

Los alimentos que deben ser evitados en la lactancia materna por la madre son alimentos como por ejemplo frituras, embutidos, quesos grasos, refrescos, pasteles o galletas porque tienen grandes cantidades de grasas y azúcares.

En familias con antecedentes alérgicos se ha encontrado beneficioso que la madre suspenda de su dieta, alimentos potencialmente alergénicos como el huevo y los cacahuates, por ejemplo, sin embargo, esto no es una regla, varía de un individuo a otro, debiendo siempre consultar al pediatra o nutricionista antes de retirar alimentos de la dieta. 

Además de esto, el consumo de bebidas alcohólicas está prohibido, debido a que el alcohol pasa al bebé a través de la leche materna.

Vea con más detalle qué no debe comer durante la lactancia.

En la tabla a continuación podrá observar un menú ejemplo de una alimentación equilibrada y variada que puede realizar mientras amamanta:

ComidasDía 1Día 2Día 3
Desayuno2 tortillas de maíz con 2 rebanadas de queso blanco + 1 pera Omelet de espinaca + 1 vaso (200 ml) de jugo de naranja2 rebanadas de pan integral + 2 rebanadas de queso blanco + 1 vaso (200 ml) de jugo de sandía
Merienda de la mañana240 ml de yogur con 1/2 taza de frutas picadas en trozos1 vaso (200 ml) de jugo de papaya + 1 paquete de galleta de soda integral1 banana mediana
Almuerzo/ Cena140 grs de Salmón a la plancha + 1 taza de arroz integral + 1 taza de ejote o judías verdes con zanahoria cocida + 1 cucharadita de aceite de oliva + 1 mandarina100 grs de tiras de pollo con pimentón y cebolla + 1/2 taza de arroz integral + 1/2 taza de lentejas + 1 taza de ensalada cruda + 1 cucharadita de aceite de oliva + 1 manzana100 grs de pechuga de pavo mediana + 2 uds de papas medianas + 2 tazas de ensalada cruda + 1 cucharadita de aceite de oliva + 1 rebanada de melón
Merienda de la tarde1ud manzana mediana1/2 taza de cereal tipo muesli + 240 ml de leche descremada1 pan de centeno + 1 rebanada de queso + 2 rebanada de aguacate

Algunas ideas para las meriendas son consumir frutas frescas, un pan de centeno con queso y vegetales, yogur (200 mL), crema de garbanzo con palitos de vegetales, cereal con leche, 1 vaso de jugo con una galleta maría.

Las cantidades incluidas en el menú varían según la edad, actividad física y si posee alguna enfermedad asociada o no, por ello lo ideal es acudir a un nutricionista para que realice una evaluación completa y elabore un plan nutricional adecuado a sus necesidades. 

Cómo evitar los cólicos del bebé durante la lactancia

En caso que el bebé sufra cólicos la madre podría tener que realizar algunos ajustes en su dieta, sin embargo esto varía de un bebé a otro, debiendo mantenerse atenta si el bebé sufre de cólicos cuando se ingiere algún alimento especifico, y en estos casos ese alimento debe ser retirado de la dieta de la madre. 

Algunos alimentos que se han relacionado con los cólicos en los bebés son el chocolate y los alimentos que provocan gases como los frijoles, guisantes, nabos, brócolis, pimentón, pepino o coliflor. También el hecho de combinar dos carbohidratos como frijoles y repollo, por ejemplo, podría causar gases. Vea cuáles son los alimentos que suelen producir gases.

En algunos casos la leche de vaca podría provocar cólicos en el bebé, pudiendo ser necesario que la madre tome leche sin lactosa o inclusive eliminar la leche de vaca de su alimentación, debiendo sustituirla por leches vegetales como la leche de coco, de almendras o de arroz. Sin embargo, si esto no le causa cólicos al bebé, la madre deberá ingerir la recomendación diaria de productos lácteos que se indicó anteriormente. 

Además de esto, la ingesta de algunos tés como el de ginseng, kava kava o de carqueja, también pueden provocar cólicos en el bebé.

Vea otros consejos para combatir los cólicos del bebé.

Источник: https://www.tuasaude.com/es/alimentacion-de-la-madre-durante-la-lactancia-materna/

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: