Extracción y almacenamiento de la leche materna

TEMA 3

Extracción y almacenamiento de la leche materna

  • Lavarse las manos antes de extraer y manipular la leche.
  • Usar recipientes bien lavados (agua caliente y jabón) y aclarados para almacenar la leche. O lavarlos en el lavaplatos.
  • Usar leche fresca (no congelada) siempre que sea posible.
  • Congelar lo antes posible la leche que seguro no se vaya a usar antes de tres días.
  • Si por cualquier razón no se puede o no interesa congelar la leche inmediatamente después de extraerla, guardarla lo antes posible en una nevera, hasta usarla o congelarla.
  • Guardar la leche materna en pequeñas cantidades (50 – 100 cc) para poder descongelar solo la que el niño vaya a tomar inmediatamente.
  • Etiquetar los recipientes de leche congelada con la fecha.
  • Descongelar siempre la leche más antigua.
  • Una vez descongelada la leche, removerla bien. Puede mezclarse para una misma toma leche extraída en distintas fechas.
  • Siempre que sea posible, calentar la leche directamente tras sacarla del congelador.
  • En caso contrario mantener la cadena de frío hasta poder calentarla.
  • Calentar agua en un cazo y, ya fuera del fuego, introducir dentro el envase de leche extraída hasta que alcance la temperatura deseada.
  • Calentar al microondas (*) y después remover bien la leche para que su temperatura sea uniforme.
  • Calentar al baño maría (introduciendo la leche fría o congelada en un recipiente con agua fría y calentándolo todo en el fuego).
  • Calentar la leche directamente en el fuego.
  • Descongelar la leche al microondas.
Tipo de leche maternaTemperatura ambienteRefrigeradorCongelador
Recién exprimida en un recipiente cerrado6-8 horas (25ºC o menos)3-5 días (4ºC o menos)2 semanas en el compartimento congelador dentro del refrigerador (*/**)
Previamente congelada, descongelada en el refrigerador pero no calentada ni usada4 horas o menos (hasta la próxima toma)24 horasNo volver a congelar
Descongelada fuera del refrigerador, en agua calienteSólo hasta que termine la toma4 horas o hasta la próxima tomaNo volver a congelar
La que sobra de la tomaSólo hasta que termine la toma, luego desecharDesecharDesechar

Tipos de recipientes

Los recipientes pueden ser indistintamente de plástico o de cristal (con una tapa que cierre con eficacia) y preferiblemente de uso alimentario que están marcados con el correspondiente símbolo. Si además tienen una abertura amplia se facilita su limpieza.

También existen bolsas de plástico para congelar (bolsa única o tipo cubitera) que son prácticas y poco costosas, aunque también se derraman con facilidad, al ser más inestables y poderse pinchar y gotear.

Es preferible guardar la leche en doble bolsa. También hay bolsas especiales que se acoplan al extractor pero son caras y de uno solo uso.

Cambios de sabor en la leche almacenada

Algunas mujeres han comentado que su leche congelada huele a agria e incluso a rancio. Ese olor se atribuye a un cambio en la estructura de los lípidos como consecuencia de los ciclos de congelación y descongelación en el congelador-refrigerador con eliminación automática de escarcha.

Aunque puede ocurrir que ocasionalmente algún niño la rechace, por lo general no es así y tampoco resulta perjudicial para el bebé.

Congelar la leche rápidamente tras la extracción y calentarla inmediatamente después de sacarla del congelador parece que puede contribuir a que este problema se de en menor grado.

Hay madres en que la lipasa actúa muy rápidamente y en pocas horas leche huele a agria. En estos casos lo que la madre puede hacer es: introducir su leche en un cazo y poner al fuego.

Si tiene termómetro (especial para cocina) va a esperar que la leche llegue a 60ºC, hay que sacarla del fuego, guardarla en el recipiente donde va a ser congelada, enfriar rápidamente (un poco de agua fría con hielo sirve), y congelarla.

Si no se dispone de termómetro hay que controlar el proceso de calentamiento, cuando la leche hace burbujitas muy pequeñas en los laterales del cazo, sacar del fuego y seguir con el procedimiento anterior.

Bibliografía

Lawrence, R.A. La lactancia materna. Mosby/Doyma Libros, S.A. Madrid 1996 RoyalCollege of Midwives.Lactancia materna. Manual para profesionales.

ACPAM.Barcelona 1994 Aguayo, J. La lactancia materna. Universidad de Sevilla.Sevilla, 2001 ACPAM. Manual práctico de lactancia materna.

(*) La leche materna puede ser calentada al microondas. A pesar que su uso inadecuado puede destruir la mayoría de células vivas de la leche materna, el valor nutricional de la leche sigue siendo el mismo.

Artículo redactado por Alba Padró. Asesora de Lactancia de ALBA. IBCLC.
Revisado por Eulàlia Torras. Asesora de Lactancia de ALBA

↑ subir

Источник: http://albalactanciamaterna.org/lactancia/tema-3-manejo-de-la-leche-materna/conservacion-de-la-leche-materna-extraida/

Extracción y almacenamiento de la leche materna

Extracción y almacenamiento de la leche materna

⌚ 4 Min de lectura | En algunas ocasiones la continuidad de la lactancia materna puede verse afectada por diversos factores: incorporación al trabajo de la madre, viajes, salidas puntuales fuera del domicilio sin el bebé…

En estos casos, para mantener la producción de leche materna, si no es posible dar el pecho hay que realizar un método de extracción.

En otros casos la extracción de la leche materna puede ser necesaria para aliviar las molestias del cúmulo de leche, en casos de mastitis o bien por la toma de alguna medicación por parte de la madre que no sea compatible con la lactancia materna.

Antes de la extracción y la manipulación del pecho es aconsejable lavarse bien las manos, la ducha diaria será lo único necesario para la limpieza de las mamas. Existen 2 tipos de extracción y el tiempo necesario para ello suele ser de unos 30 minutos:

Extracción manual

Para estimular la bajada de la leche se deben preparar ambos pechos masajeándolos, frotándolos y sacudiéndolos para favorecer la salida o eyección de la leche (se deben masajear ambos pechos). El masaje debe hacerse con movimientos circulares de las yemas de los dedos y se puede aplicar calor local para favorecer la salida de la leche. ¡Esto es lo que debes hacer!

  • Se realiza con los dedos pero se necesita una gran destreza y entrenamiento. Se colocan los dedos índice y pulgar en forma de “C” a unos 3 ó 4 centímetros por encima del pezón. Se debe empujar los dedos hacia atrás y rodarlos después hacia el pezón, de manera rítmica. Se debe rotar la posición de los dedos para vaciar todos los conductos de la mama. También puedes probar a sacudir ambos pechos suavemente hacia delante para que la gravedad favorezca la eyección de leche.
  • Es muy recomendable que la mujer esté en un lugar tranquilo y a poder ser que tenga cerca alguna foto del bebé o alguna pieza de ropa que pueda oler y tocar (lo ideal es abrazar al bebé, ya que este contacto físico piel con piel favorece la secreción de prolactina, la hormona que produce la leche).

Extracción con sacaleches

Es el método más rápido y práctico si la extracción de leche va a ser más o menos frecuente.

Los sacaleches pueden ser manuales y bien automáticos; además los hay con un extractor o dobles (para la extracción de la leche en los dos pechos al mismo tiempo).

Los sacaleches automáticos de “alta gama” o de uso hospitalario se pueden alquilar en las farmacias (estarían indicados para situaciones donde la madre se extrae toda la leche materna para ofrecérsela a su bebé). Tras su uso todas las piezas se deben limpiar meticulosamente.

Lo ideal es que el bebé consuma la leche materna lo antes posible tras su extracción; en la mayoría de ocasiones esto no es posible y la leche debe ser almacenada. Se deben guardar volúmenes pequeños de leche (máximo 100 ml) e identificar el recipiente con la fecha del día de la extracción.

La conservación de la leche materna se podría semejar a la de un bistec de carne, pero con matices. Además, el envase que utilices para guardar la leche se debe limpiar meticulosamente con agua caliente y jabón, aclararlos bien y secar antes de cada uso.

Puede utilizarse el lavavajillas sin problemas, aunque no se recomienda la esterilización de forma rutinaria.

  • Calostro o leche que se produce los primeros días tras el parto: a temperatura ambiente entre 27-32 ºC se puede conservar unas 12 horas; en la nevera se conserva una semana.
  • Leche madura: se debe almacenar a temperatura ambiente
    • 15ºC: 24 horas
    • 19-22 ºC:10 horas
    • 25 ºC: 4 a 6 horas
    • 30 a 38ªC:4 horas
  • Refrigerada, es decir, en nevera y entre 0 y 4 ºC: 3-4 días
  • Congelada
    • Congelador dentro de la misma nevera: 2 semanas
    • Congelador tipo combi: 3-4 meses (la temperatura no es constante y varía cuando la puerta se abre con cierta frecuencia)
    • Congelador separado, tipo comercial, con temperatura constante de (-19 ºC): 6 meses

Los mejores envases para congelación son por orden:

  1. Cristal
  2. Policarbonato (plástico duro transparente)
  3. Polipropileno (plástico duro traslúcido)
  4. Otra opción son las bolsas de plástico especialmente comercializadas para almacenar leche materna.
  • La leche se puede descongelar bajo el chorro de agua fría primero y gradualmente ir aumentando el calor del agua del grifo hasta que esté tibia, a unos 37º. También se puede descongelar pasándola del congelador al frigorífico o bien a temperatura ambiente.
  • Es correcto calentarla al baño María o con el calienta-biberones.
  • NO se debe calentar directamente en el fuego o en el microondas ya que las inmunoglobulinas (defensas que la madre pasa al bebé mediante la lactancia materna) pueden ser dañadas.
  • Recuerda que siempre se debe agitar antes de comprobar la temperatura (la mejor zona para comprobar la temperatura es en la parte interna de la muñeca).
  • La leche descongelada se puede guardar en nevera 12 horas pero NUNCA volver a congelar.
  • Si se ha de transportarde un lugar a otro es imprescindible el uso de una bolsa isotérmica que mantenga la temperatura.
  • ¿Olor rancio? Se puede notar que la leche tiene un olor rancio al descongelarla, es por la acción de la lipasa de la leche. No hay evidencia de que esta leche ranciada sea perjudicial para el bebé, pero la mayoría la rechazan. Para prevenirlo, se puede escaldar la leche (calentar hasta observar que se empieza a formar espumita por los bordes del recipiente) y luego dejar enfriar y congelar. Una vez que tiene olor rancio no se puede hacer nada para eliminarlo.

Dra. Esther Martínez GarcíaEspecialista en PediatríaMédico consultor de Advance Medical Publicado por canalSALUD – 3 noviembre 2019

Источник: https://www.salud.mapfre.es/salud-familiar/mujer/el-parto/extraccion-y-almacenamiento-de-la-leche-materna/

¿Cuándo empezar con la extracción de leche materna?

Si quieres sacarte leche por algún motivo concreto (vuelta al trabajo, vacaciones, fin de semana de asueto…) debes empezar un par de semanas antes ya que no siempre es fácil extraerse leche ni que el bebé coja el biberón, por lo que mejor hacerlo con tiempo y sin estrés. Eso sí, no debes empezar nunca a sacarte leche hasta que la producción de leche esté regularizada y tanto tú como el bebé os hayáis hecho al proceso de dar de mamar (aproximadamente un mes desde el nacimiento).

¿Cómo hacer la extracción de leche materna?

Existen diversas formas de sacarse leche:

a) A mano: Si no tienes sacaleches y quieres hacerlo a mano, debes saber que es más complicado y que necesitarás tiempo y paciencia para hacerlo correctamente y sacar bastante leche.

Para empezar, debes lavarte bien las manos y, después, masajear los pechos con las manos abiertas, empezando por las costillas y subiendo lentamente hasta las aréolas, pasando por todo el seno.

Coloca las yemas de los dedos formando un círculo alrededor de la aréola, a unos 3 cm del pezón (si te resulta más sencillo puedes hacerlo solo con el pulgar y el índice) y aprieta suavemente con ellos el pecho realizando masajes en dirección al pezón y movimientos circulares.

La presión debe hacerse hacia la cavidad torácica siempre sin oprimir el pezón. Una vez que la leche comience a salir recógela en un bote o bolsa estéril.

Si la mama está muy hinchada y dolorida, conviene aplicar calor antes, mediante paños calientes o ducha.

Elige un lugar cómodo con objetos que te recuerden al bebé para que se produzca oxitocina, la hormona que estimula la eyección de la leche.

b) Con sacaleches: Los sacaleches, tanto los manuales como los eléctricos, son sencillos de usar y mucho más rápidos y eficaces que hacerlo a mano, especialmente los sacaleches eléctricos.

Estos aparatos constan de una bomba que aplica una succión rítmica al pecho. Esta bomba tiene un embudo que encaja sobre la aréola para crear un vacío. Después se opera la palanca o el émbolo para la extracción.

Las bombas eléctricas son más caras, pero también más rápidas y sencillas de usar. Tan solo tienes que colocarle el embudo sobre el pezón y darle al botón. El aparato comenzará a ejercer una succión similar a la del bebé para estimular la producción y hacer que salga leche.

No hay un sacaleches mejor que otro, debes buscar aquel que te resulte más cómodo y sencillo.

c) Técnica Marmet: Este método fue desarrollado por Chele Marmet, madre y asesora de lactancia que necesitó sacarse leche de forma rápida y eficaz durante un periodo largo de tiempo. Ante las dificultades que encontró, ideó una forma de favorecer el reflejo de eyección (la bajada de leche) y aumentar así la producción láctea.

Para llevar a cabo este método, en primer lugar debes preparar el ambiente para que sea tranquilo, relajante y cómodo. Debes alternar masajes y extracción con cada pecho, hasta lograr una cantidad suficiente de leche.

Primero debes hacer los masajes, fase que consta de 3 partes: masajear, acariciar y agitar.

Masaje: hazte un masaje presionando con las yemas de los dedos hacia la pared torácica, dibujando pequeños círculos por todas las zonas del pecho en dirección a la aréola. De esta forma se estimulan las células que producen la leche y se drenan los conductos lácteos.

Caricias: a continuación, acaríciate el pecho con los dedos en dirección al pezón. Las caricias deben ser suaves, como cosquillas. Esto estimulará el reflejo de eyección.

Agitación: inclínate hacia delante y sacude ligeramente tus pechos. La gravedad favorecerá la bajada de la leche. Por último, presiona suavemente el pezón para fomentar la salida de leche.

Después llega la fase de extracción, que también se divide en varios pasos:

1. Coloca los dedos pulgar e índice formando una C, a una distancia de entre 2,5 y 4 cm de la aréola. El resto de la mano no debe formar una copa ni agarrar el pecho. Evita también presionar el pezón con los dedos.

2. Lleva el pulgar y el índice hacia las paredes torácicas.

3. Después, aprieta hacia la aréola tirando ligeramente hacia delante, sin estrujar el pezón. Verás cómo empieza el primer goteo.

4. En ese momento libera la presión y rota los dedos pulgar e índice para vaciar otra zona. Comprobarás cómo ahora sale el flujo de leche con más presión.

5. Repite desde el punto 2 hasta que el flujo disminuya y cambia de pecho.

¿Con qué frecuencia hay que sacarse leche?

Mientras desees seguir dando el pecho a tu bebé, procura que las tomas con biberón sean las menos posibles para que no se acostumbre demasiado a la tetina.

Debes extraerte leche unas 2 o 3 veces al día si necesitas conservar leche a menudo.

Generalmente se extraen 45 minutos cada 24 horas o 15 minutos cada 6 horas, aunque depende de la cantidad que te saques cada vez y de lo que necesites.

Las sesiones de extracción pueden llevarse a cabo durante aproximadamente 15 minutos sin interrupción. Sin embargo, cuando el flujo de leche disminuye después de 5 a 10 minutos, puede resultar beneficioso tomarse un descanso y dar masajes al seno.

¿Cuánta cantidad de leche?

De nuevo esto depende de lo que necesites. Ten en cuenta que las primeras veces obtendrás poca leche, pero cada vez serás capaz de sacarte más. Además, no todas las mujeres producen leche en la misma cantidad ni rapidez; mientras que algunas pueden llenar un biberón con una vez, otras necesitan varias extracciones.

Almacena la leche en recipientes pequeños y ve comprobando cuánto necesitas cada día para saber cuánto tiempo tiene que sacarte leche y cuánta cantidad necesitas. 

¿Cómo conservar la leche?

Una vez que la leche haya sido extraída debe ser recogida y guardada en un envase estéril y apto para alimentos y cerrarse herméticamente para evitar la entrada de microorganismos.

Existen en el mercado botes y bolsas para conservar la leche que son fáciles de usar y muy cómodos.

También puedes emplear el propio biberón, esterilizado previamente, aunque si no lo vas a usar enseguida es mejor hacerlo en pequeños compartimentos.

No olvides etiquetar cada recipiente con la fecha y la hora de extracción para saber cuándo se extrajo ya que no puede conservarse más de un determinado tiempo.

No se debe almacenar la leche en la puerta del frigorífico, ya que la temperatura es menos estable. La leche se conserva 8 horas a temperatura ambiente inferior a 26 ºC, aunque lo ideal es que no pasen más de 4 horas.

En un refrigerador se mantiene sin problemas 3 días. También puedes congelarla a -18 °C y conservarla durante 4 meses.

Tras ese periodo las necesidades del bebé serán distintas y los nutrientes de la leche no están garantizados.

¿Cómo descongelar la leche materna?

El proceso de descongelación también es muy importante para mantener las cualidades nutricionales. Puedes descongelarla dejando el recipiente en la nevera a una temperatura de 4° C.

(una vez descongelada la leche se conserva 24 horas fresca) o al baño María teniendo cuidado de que no llegue a hervir o la leche perderá calidad nutricional.

Nunca lo hagas con el microondas ya que calienta la leche en exceso provocando un efecto nefasto en la composición de la leche.

La leche extraída se puede mezclar sin problemas ya sea para completar una toma antes de dársela al bebé o para completar una “medida” antes de congelarla.

Источник: https://www.todopapas.com/bebe/lactancia/extraccion-y-almacenamiento-de-la-leche-materna-9597

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: