Fotos de menores y cumplimiento de la ley en eventos

Fotos de menores y cumplimiento de la ley en eventos

A todos nos ha surgido la duda alguna vez antes de un concierto o fiesta, ¿es legal hacer fotografías en los eventos?

Cuando vamos a un evento las fotos son una parte muy importante, pero también delicada por las implicaciones legales que puede tener.

No cualquier fotografía hecha en un evento cumple la legalidad. Depende del uso que se haga de las fotos y del consentimiento de las personas fotografiadas, así cómo de los organizadores del evento.

Sigue leyendo el artículo y te aclararemos algunos aspectos no muy conocidos, o que habitualmente no tenemos en cuenta y que nos afectan a todos.

¿Se puede sacar fotos a la gente?

Las personas están protegidas por su derecho de imagen. Lo que quiere decir que de manera general es necesario el consentimiento de una persona para ser fotografiada.

Aunque hay dos excepciones, si se trata de una persona pública en un evento o lugar público o si la foto es de interés público o informativo.

Esas mismas consideraciones se aplican a los vídeos o cualquier otro material gráfico.

Debes saber que si las personas fotografiadas no son reconocibles, por estar de espaldas o salir solo parcialmente, no aplican esas limitaciones y no es necesario pedir permiso para realizarlas.

Sin embargo cuando estamos en una fiesta y hacemos fotografías o vídeos para nuestros recuerdos, lógicamente no nos preocupamos de este tipo de asuntos legales.

Normalmente no tendrán un uso comercial y permanecerán para un uso privado con lo que no hay de qué preocuparse.

Pero es importante conocer que la imagen de las personas no es algo de lo que podamos disponer sin tener un permiso para ello.

Derechos de imagen de los menores

La imagen de los menores está tan protegida que incluso en la jurisprudencia a veces prevalece al consentimiento de los padres del menor. La imagen de los menores es muy delicada y las legislaciones tienen a preservarla.

Un padre puede autorizar el uso de la imagen de su hijo, pero el ministerio fiscal puede considerar que no es conveniente y oponerse a ello, e instar una resolución del Juez.

Esto es así para garantizar que el consentimiento de la familia o de los representantes legales del menor no pueda producirle perjuicios materiales o morales.

¿Hace falta el permiso del organizador del evento?

Antiguamente los organizadores de festivales, conciertos etc.  no permitían introducir cámaras de fotos a los recintos. Sin embargo en la actualidad  sobre todo con la irrupción de los Smartphones casi cada asistente al evento es un potencial fotógrafo, y se hace imposible impedirlo.

  Además como norma general los organizadores saben reconocer que permitir a los asistentes la publicación de material gráfico es muy beneficioso para la difusión y publicidad del evento.

Por lo que  habitualmente no hay impedimento si las fotos y vídeos tomados por los asistentes son únicamente para uso personal.

En las condiciones de las entradas a los recintos se suele especificar, bajo qué condiciones se permite el acceso con dispositivos fotográficos (cámaras, ‘smartphones’…). Normalmente se pueden hacer fotografías siempre y cuando sean para un uso personal, y nunca con una finalidad comercial para la que en todo caso habría que pedir permiso expreso.

Así las fotografías y grabaciones de vídeo no pueden ser reproducidas, distribuidas ni vendidas sin permiso de la organización.  Además en algunos casos  los organizadores se reservan el derecho a utilizar fotos personales de los asistentes, para  promocionar su evento o con finalidad comercial.

¿Se puede fotografiar en el interior del evento?

Si el lugar que se quiere fotografiar es un evento en la vía pública o para el que no es necesario identificarse, por ejemplo la playa, o una plaza pública. En este caso se  pueden realizar las fotografías y vídeos sin ningún problema, salvo que se fotografíe a personas, en cuyo caso se requeriría del consentimiento de las mismas.

Si en cambio el evento se realiza en un recinto privado, como una sala,  o un estadio, en ese caso el propietario u organizador determinará las condiciones para permitir realizar las instantáneas.

  Hay que decir que si en cualquiera de los casos se realiza una fotografía a un elemento con propiedad intelectual (un cuadro, una obra etc.

)  se podrá fotografiar, pero para su publicación es necesario el permiso del titular de los derechos.

Por lo tanto no es lo mismo tener derecho para realizar fotografías que el derecho para publicarlas, que en circunstancias determinadas puede no estar permitido.

Dicho esto evidentemente el sentido común nos indica que disfrutar del evento realizando fotografías y vídeos para un uso particular no tiene generalmente ningún problema o implicación. Pero hay que conocer el marco legal donde se sitúan este tipo de material gráfico en este mundo complejo interconectado y donde la imagen es omnipresente.

¿Se puede publicar una foto de una entrada de un concierto?

No se pueden fotografiar y publicar las entradas del evento. Esto es debido a que esa información publicada en tu foto se puede utilizar para generar duplicados y falsificaciones de las entradas, y esta es la razón por la que tu foto te estaría jugando una mala pasada y estarías incurriendo en una ilegalidad.

Si se quiere publicar la foto de una entrada a un evento futuro hay que ocultar, pixelando o difuminando el código de barras y los datos del ticket o entrada.  De esta forma no será posible falsificar tu entrada.

Este es un caso curioso en el que nunca reparamos al hacer una fotografía, estamos entusiasmados por el concierto y queremos que lo sepa todo el mundo. O simplemente de una manera casual y sin reflexionar podemos generarnos un potencial problema que hay que evitar.

¿Qué imágenes se pueden subir a Redes Sociales?

Se puede dar el caso que una fotografía que para un uso particular no infringe ninguna legislación y además no va nadie a reclamarnos, pero en el momento de dar difusión a esta es cuando estaríamos incurriendo en una infracción.

Para la publicación en las redes sociales o servicios digitales, se ha de declarar y garantizar que se tiene todos los derechos de las mismas.

Esto queda reflejado entre las condiciones de acceso y de subida de fotografías y vídeos a las plataformas.

En estos casos es cuando el problema se complica, porque estas redes sociales que utilizan esas fotografías para usos diversos sin el consentimiento del que las subió podrían estar metiendo en un problema a quien subió unas imágenes de manera inocente para las que no tenía los derechos. Porque la ley de derecho de imagen regula, tanto la captación, como la reproducción y la publicación. Si se está publicando esa imagen sin consentimiento se está incurriendo en una posible infracción.

Esto no ocurre con gogotick ya que nunca usará tus imágenes para ningún uso ni comercial ni de ningún otro tipo. Con lo que la difusión que hagas de ellas está en tus manos.

Bueno con esto terminamos este artículo que creemos muy interesante, y que responde a las cuestiones que nos habéis ido realizando. Muchas gracias por dirigiros a nosotros con estas y otras dudas que os vayan surgiendo.

Источник: https://gogotick.com/legal-fotos-eventos/

Fotos de menores y cumplimiento de la ley respecto a las fotos del colegio

Fotos de menores y cumplimiento de la ley en eventos

Hoy vienen a hacer las fotos para las orlas y hay que ponerse guapos. Normalmente los profesores avisan tanto a padres como a alumnos de que vendrán a hacer las fotos del colegio y los niños están encantados, pero antes debemos tener claros algunos aspectos respecto a estas fotografías realizadas en el colegio.

Indice

Fotografías de menores en el colegio

Si nos centramos en el ámbito exclusivo de la toma de imágenes de los alumnos en el ámbito educativo, hemos de tener en cuenta que es, en este caso, en el artículo 5.1. en el que debemos centrarnos.

Dicho artículo del Reglamento de desarrollo de la Ley Orgánica de Protección de Datos considera de carácter personal cualquier información, numérica, alfabética, gráfica, acústica y fotográfica concernientes a personas físicas identificadas o identificables.

No obstante, en primer lugar, debemos saber diferenciar las fotografías realizadas en los actos educativos (obligatorios) de las realizadas en los actos extraescolares (eventuales).

¿Por qué es importante esta diferencia? Pues bien, porque en un acto educativo reglado si existe negativa a tomar fotografías del alumno, no cabe la posibilidad de excluirle de las clases, pero sí de las fotos que son necesarias, pues se ofrecerá la alternativa de que no figure en la fotografía, y siempre a petición de sus padres o tutores legales.

¿Qué sucede con las fotografías en los actos extraescolares?

Los actos extraescolares son los eventuales, los que organiza un centro educativo como podrían ser las excursiones o las graduaciones. Estos son de libre organización y asistencia para los padres por lo que el centro tiene más libertad para fijar condiciones y menos derechos a exigir a los padres.

Además, aquí pueden ocurrir dos cosas, o bien el centro público desee tomar unas fotografías o videos del evento y los participantes para colocarlos en la web del instituto o colegio, campo en el que sí sería preciso el consentimiento de los padres de los alumnos para que se divulgasen sus imágenes siempre y cuando se trate de fotografías que destaquen al alumno, lo identifiquen o le ofrezcan una visibilidad personalizada, ya que, de caso contrario, es decir, si la fotografía divulgada se tratara de un grupo con identidad personal difuminada, la divulgación a través de la web con una finalidad educativa sería admisible sin consentimiento.

O bien, que las fotografías o videos las tomen los familiares de los alumnos. En ese caso, los padres han de ser conscientes de que el artículo 2.1.

de la Ley Orgánica de Protección de Datos, excluye a las fotografías o imágenes tomadas para uso privado, es decir, que en realidad nadie puede impedir que otro padre tome fotografías de su hijo en dicho acto, pues la ley no lo recoge y el centro educativo no tiene por qué actuar en casos como esos.

Eso sí, siempre que el centro educativo desee (por propio criterio organizativo) prohibir la toma de imágenes en los actos o que las realizadas sean para uso privado, podrá hacerlo, pero no está contemplado por la ley.

Lo más importante aquí, por tanto, es saber que, aunque a través de las organizaciones se trate de armonizar los derechos de los menores y los padres, junto al interés público en organizar tales actos que facilitan la solemnidad, propician la sociabilidad de los niños y unen a las familias con el centro, lo más conveniente siempre es actuar con prudencia.

¿Es necesario entonces que los padres den su consentimiento?

Sí. Los padres de los menores deben estar al tanto de si se le van a realizar fotografías a su hijo en el colegio, cuándo y con qué finalidad.

Y para que nos den su consentimiento el colegio debe informar a los padres sobre la recogida de esos datos, la finalidad que tiene la recopilación y el destinatario de la información, las consecuencias de la recogida de esos datos o de la negativa de facilitarlos, la posibilidad de ejercer los derechosARCO (Acceso, Rectificación, Cancelación y Oposición) y el nombre y la dirección del responsable del tratamiento. Dichos derechos están regulados por la Ley Orgánica de Protección de Datos de Carácter Personal (LOPD).

Pero todos esos deberes generales de protección de datos personales que asisten a los centros educativos por la toma de datos en formatos o soportes protegidos por la Ley Orgánica de Protección de Datos ya son recogidos al matricularse los niños en el colegio o escuela.

La protección de los datos en los centros educativos es fundamental ya que dicho tratamiento suele ser en gran volumen y los datos de los alumnos tienen una protección específica. En referencia a datos como tal (y no a imágenes), los más comunes que se suelen recoger de los menores de edad son los expedientes académicos o en lo que respecta a la salud.

Además, otros datos que se recogen son los informes psicológicos que se tengan sobre el aprendizaje, capacidad o rendimiento del alumno.

Los centros educativos, conforme al nuevo Reglamento, son los responsables del tratamiento, y son ellos quienes tienen que hacerse cargo de que todos los datos se recaben en la forma legalmente establecida, así como de velar por el cumplimiento de la normativa adoptando las medidas de seguridad oportunas para ello. Pero ¿qué sucede con los niños mayores de catorce años?

Nuestra normativa nacional (Real Decreto 1720/2007) consideraba que la madurez se producía desde los catorce en adelante, por lo que los menores de dieciocho años que tuviesen catorce años o más podían consentir el tratamiento de sus datossin necesidad de requerir el consentimiento de sus padres o tutores legales. Sin embargo, con la entrada en vigor del Reglamento Europeo se considerarán legales los tratamientos de datos personales de aquellos mayores de dieciséis años, que además deja abierto que sea la legislación nacional la que vaya a determinar esa edad mínima, pero siempre que no sea inferior a trece años. Y aunque se puedan tratar datos personales de los menores, el RGPD ha prohibido de forma expresa que se obtengan datos de menores que permitan conseguir información sobre su unidad familiar, datos económicos, sociológicos, etc.

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica.

Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.

Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Источник: https://www.todopapas.com/padres/por-lo-legal/fotos-de-menores-y-cumplimiento-de-la-ley-respecto-a-las-fotos-del-colegio-9851

¿Sabes hacer autorizaciones para el uso de imágenes de menores?

Fotos de menores y cumplimiento de la ley en eventos

A menudo, cuando imparto el temario sobre legalidad en los cursos sobre Comunicación especializados en el Tercer Sector, me encuentro con asociaciones que descubren que  no están realizando sus autorizaciones para la cesión de imágenes de los menores de forma correcta.

Todas las personas tenemos derecho a la defensa de nuestra imagen, honor e intimidad. Así lo establece el artículo 18.1 de nuestra constitución:

  1. Se garantiza el derecho al honor, a la intimidad personal y familiar y a la propia imagen.
  2. La Ley limitará el uso de la informática para garantizar el honor y la intimidad personal y familiar de los ciudadanos y el pleno ejercicio de sus derechos.

Y este derecho se desarrolla en la Ley Orgánica 1/1982, de 5 de mayo, sobre protección civil del derecho al honor, a la intimidad personal y familiar y a la propia imagen:

Art. 2.2.- No se apreciará la existencia de intromisión ilegítima … cuando el titular del derecho hubiere otorgado al efecto su consentimiento expreso.

Art. 7.- Tendrán la consideración de intromisiones ilegítimas: 7.5. La captación, reproducción o publicación por fotografía, filme o cualquier otro procedimiento, de la imagen de una persona en lugares o momentos de su vida privada o fuera de ellos, salvo los casos previstos en el artículo 8.2.

Art. 8.2. En particular, el derecho a la propia imagen no impedirá: 

  • Su captación, reproducción o publicación por cualquier medio, cuando se trate de personas que ejerzan un cargo público o una profesión de notoriedad o proyección pública y la imagen se capte durante un acto público o en lugares abiertos al público.
  • La utilización de la caricatura de dichas personas, de acuerdo con el uso social.
  • La información gráfica sobre un suceso o acaecimiento público cuando la imagen de una persona determinada aparezca como meramente accesoria.

Por otra parte, las imágenes gráficas y fotográficas de personas identificadas o identificables también tienen consideración de datos de carácter personal, por lo que habrá consideraciones, más allá de las que aquí hacemos, a la luz de la Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales.

Conviene también señalar que, desde la aprobación de la Ley de Protección de datos, los mayores de 14 años pueden firmar su propia autorización en la cesión de derechos de imagen, ya que la LOPD establece la mayoría legal para ser titular de los datos personas a los 14 años.

Pero además, l@s menores de edad son un colectivo especialmente protegido y cuentan con algunas peculiaridades importantes que deberemos tener en cuenta para evitar posibles problemas. La Ley Orgánica 1/1996, de 15 de enero, de protección jurídica del menor establece que:

  1. Los menores tienen derecho al honor, a la intimidad personal y familiar y a la propia imagen. Este derecho comprende también la inviolabilidad del domicilio familiar y de la correspondencia, así como del secreto de las comunicaciones.
  2. La difusión de información o la utilización de imágenes o nombre de los menores en los medios de comunicación que puedan implicar una intromisión ilegítima en su intimidad, honra o reputación, o que sea contraria a sus intereses, determinará la intervención del Ministerio Fiscal, que instará de inmediato las medidas cautelares y de protección previstas en la Ley y solicitará las indemnizaciones que correspondan por los perjuicios causados.
  3. Se considera intromisión ilegítima en el derecho al honor, a la intimidad personal y familiar y a la propia imagen del menor, cualquier utilización de su imagen o su nombre en los medios de comunicación que pueda implicar menoscabo de su honra o reputación, o que sea contraria a sus intereses incluso si consta el consentimiento del menor o de sus representantes legales.
  4. Sin perjuicio de las acciones de las que sean titulares los representantes legales del menor, corresponde en todo caso al Ministerio Fiscal su ejercicio, que podrá actuar de oficio o a instancia del propio menor o de cualquier persona interesada, física, jurídica o entidad pública.
  5. Los padres o tutores y los poderes públicos respetarán estos derechos y los protegerán frente a posibles ataques de terceros.

Conviene saber que no podemos mostrar públicamente imágenes de menores (sí estos son reconocibles, aun cuando a perezcan de forma accesoria) si no tenemos autorización de sus padres, madres o tutores/as.

En muchas entidades, en la inscripción de inicio de curso o de alguna actividad, se incluye un apartado donde se autorice al uso de las imágenes donde salgan los participantes de la entidad.

¡Ojo!: la publicación de fotografías de menores (tema habitual en los litigios de derecho matrimonial) requiere el consentimiento de ambos progenitores.

Podemos también señalar que, desde la aprobación de la Ley de Protección de datos, los mayores de 14 años pueden firmar su propia autorización en la cesión de derechos de imagen, ya que la LOPD establece la mayoría legal para ser titular de los datos personas a los 14 años.

¿Qué apartados debe tener mi autorización de cesión de uso de imágenes de menores de edad?

  1. Los datos de quien otorga el consentimiento por escrito y debe firmar la autorización (madre, padre o tutor/a). La ley especifica que se debe contar con la autorización de ambos progenitores.

    También será necesario contar el consentimiento del menor si sus condiciones de madurez lo permiten, aunque no es obligado que dicho consentimiento sea por escrito.

  2. Especificar a quién o a qué entidad se cede los derechos de uso de imagen.

  3. Explicitar con claridad el objeto y actividad concreta para la que se solicita autorización de la difusión de imágenes (se deben especificar los medios o canales por dónde se llevara a cabo la difusión de esas imágenes, por ejemplo: redes sociales de la entidad, memorias y proyectos, cartelería y folletos…).

    Y, aunque no es obligatorio por ley, también recomendamos acompañar esta lista de usos con un párrafo de buenas prácticas para tranquilizar a los familiares y dejar claras nuestras buenas intenciones.

  4. Firma de los representantes legales.

    Lo más apropiado es hacer firmar a los representantes la cesión de imágenes, ya que una casilla de tachado es fácilmente manipulable y sería imposible demostrar quien la ha tachado en caso de problemas.

    Si se usa una casilla de tachado, es conveniente acompañarla también e la opción de “no autorizo”:

  5. Finalmente, y ya que estamos tratando y recogiendo datos personales, deberemos terminar con la declaración de cumplimiento con la Ley Orgánica de Protección de Datos.

A modo de ejemplo, esto se podría concretar en una autorización como la siguiente:

Dña………………………. con DNI……………… y D. ………………………. con DNI…………………………, como madre/padre o tutor del menor de edad ……………………………

Autorizo a la asociación/colegio/club deportivo/etc …………………………… hacer uso del material fotográfico y audiovisual de las actividades que se lleven a cabo en la entidad. Las imágenes podrán ser usadas para:

  • Difusión de actividades y eventos a través de la página web, blog y redes sociales de la entidad.
  • Informes, memorias y proyectos de la asociación.
  • Documentos y material gráfico impreso como carteles, folletos y manuales.

La entidad se compromete a que la utilización de estas imágenes en ningún caso supondrá un daño a la honra e intimidad del menor, ni será contraria a los intereses de los menores, respetando la normativa en materia de protección de datos, imagen y protección jurídica del menor.

Y para que así conste firmo la autorización en (municipio)………………. A (día)…. de (mes)….. de (año)……..

 Fdo:……………………………………..    Fdo:………………………………………..

De conformidad con lo establecido en la Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales, las imágenes tomadas y los datos personales de esta autorización serán incorporadas a un fichero cuyo responsable es la entidad _________, con CIF___________ y domicilio en ___________, que podrá tratar las mismas y hacer uso de ellas en los términos y para la finalidad fijados en este documento. El destinatario de estos datos será únicamente dicho responsable, quien no realizará cesión alguna de los mismos, salvo las comunicaciones a los encargados del tratamiento que colaboren en la prestación de los servicios a los que se refiere el tratamiento. La base jurídica de dicho tratamiento es el propio consentimiento, el cual podrá ser retirado en cualquier momento, sin que ello afecto al legítimo tratamiento realizado hasta dicha fecha. Dichas imágenes serán conservadas por el tiempo exclusivo para dar cumplimiento a la finalidad para la que fueron recabadas y mientras no prescriban los derechos que pueda ejercitar contra el responsable, salvo norma que disponga un plazo superior. En cualquier momento puedo ejercer los derechos de acceso, rectificación, cancelación, oposición, limitación y portabilidad, mediante escrito dirigido a _______________.  También tiene derecho a presentar una reclamación, si considera que el tratamiento de datos personales no se ajusta a la normativa vigente, ante la Autoridad de control (www.agpd.es).

Consideraciones finales

Nos hemos limitado a la normativa española, con entidades que desarrollen su actividad dentro de nuestras fronteras. Para el uso de imágenes en otros contextos como cooperación al desarrollo te recomendamos que leas nuestro artículo Uso de imágenes en proyectos de Cooperación: aspectos éticos y legales.

Debes saber que hay menores de edad que están en situaciones especiales donde podría no valer sólo la autorización de la familia: menores en pisos de acogida, familias con orden de alejamiento, centros de menores en régimen cerrado o semiabierto… donde podrías necesitar la autorización de los tutores responsables del menor o incluso un juez.

Con respecto a la autorizaciones en los que los progenitores están separados, se puede incluir una cláusula adicional en la autorización en la que la persona firmante se compromete a informar o haber informado al otro progenitor no presente en la firma de la cesión de los derechos de imagen.

Y en tu asociación, ¿cómo lo estáis haciendo?

Responsable de Comunicación. Máster en Comunicación y Educación en la Red.

Источник: https://hablemosdegestion.org/2020/01/08/autorizaciones-imagenes-menores/

Utilización de imágenes sin autorización

Fotos de menores y cumplimiento de la ley en eventos

Las fotografías tienen la consideración de dato personal, por tanto, la utilización de imágenes sin autorización está prohibida por Ley. Si tratas con grabaciones de vídeo o imagen en tu empresa, te recomendamos hacer nuestro Test para el cumplimiento de la LOPDGDD.

¿Necesitas adaptarte a la LOPDGDD?

¿Se pueden tomar fotos en España sin consentimiento? ¿Qué derechos asisten a los menores de edad? ¿Es legal que mi jefe me grabe en el trabajo? Encuentra todas las respuestas a estas preguntas en este artículo.

¿Es delito tomar fotos sin consentimiento en España?

En España, grabar imágenes sin consentimiento es un delito, ya se trate de imágenes estáticas o vídeos.

Entonces, ¿no puedo sacar fotos a personas por la calle, ya sea de forma profesional o como hobby? Por poder se puede, pero si la persona es identificable, puede ejercer sus derechos sobre la captación, reproducción y difusión de su imagen.

También hay casos en los que se pueden sacar fotos sin consentimiento, por ejemplo en el caso de los medios de comunicación, cuando responde a un interés informativo. Por ejemplo, se informa sobre un temporal de tormentas y se muestran imágenes de gente con paraguas y chubasquero.

Hay que tener en cuenta otras normativas que se pueden aplicar, por ejemplo si nos vamos al ámbito laboral, la normativa sobre cámaras de vigilancia está regulada por el Estatuto de Trabajadores, que señala que el empresario tiene derecho a colocar los sistemas de vigilancia y seguridad que considere oportunos para evitar cualquier riesgo en su empresa; a cambio, debe informar a los trabajadores sobre las medidas adoptadas.

El resumen es que no se pueden sacar fotos a otras personas sin su consentimiento. Otra cosa es que esas personas se den cuenta o que ejerzan sus derechos. En todo caso, el interesado tiene derecho a pedir que cese la infracción.

¿Qué ocurre al difundir fotos sin consentimiento?

Al publicar fotos sin consentimiento se está incurriendo en una vulneración del derecho a la intimidad de una persona. Incluso, si las imágenes le comprometen en algún sentido, podrían menoscabar su derecho al honor y a la propia imagen, derechos fundamentales recogidos en la Constitución Española.

Las sanciones por utilizar la imagen de otros sin permiso puede variar en función de la extensión de la infracción en el tiempo, el volumen de imágenes difundidas o el beneficio obtenido.

Para evitarlo, lo mejor es obtener siempre el consentimiento para el trato de datos personales.

Los contratos de imagen pueden tener varias páginas, pero para una simple foto para subir a redes sociales basta con una firma en un papel.

Cabe decir que hay ciertos casos en los que no se necesita consentimiento para difundir una imagen.

  • Si aparecen cargos públicos ejerciendo sus funciones.
  • Las caricaturas relativas a dichos cargos públicos.
  • Cuando las imágenes son difundidas por causas legales o jurídicas.
  • Si las imágenes de las personas son accesorias o irrelevantes.

Por otro lado, está la vertiente de los derechos de autor. Es decir, la difusión de una imagen sin consentimiento del autor de la obra. En este caso, para saber si se puede usar dicha imagen es necesario conocer los derechos de uso sobre ella. Existen diferentes casos:

  • Imágenes con copyright: tienen todos los derechos reservados y solo se pueden usar con consentimiento expreso del autor.
  • Licencias Creative Commons: permiten el uso de la obra bajo ciertas condiciones, por ejemplo citar al autor original.
  • Imágenes sin copyright: no pertenecen a nadie y se pueden usar libremente.

Los derechos de imagen de una fotografía o de cualquier obra pertenecen a su creador por el mero hecho de crearla. Pero, para poder contar con pruebas sólidas en un juicio es necesario registrarla como propiedad intelectual.

Publicar fotos de niños sin el consentimiento

La Ley del Menor en España hace especial hincapié en la protección de los menores de edad.

La última actualización, publicada el 23 de julio de 2015, señala que la publicación o difusión de menores en los medios de comunicación estará prohibida siempre que menoscabe sus reputación o intereses, incluso cuando existe consentimiento del propio menores o de sus padres o representantes legales.

También es importante lo que dice la Ley sobre protección de datos de fotos de niños.

En este sentido, se recalca que los encargados de otorgar consentimiento para la difusión de imágenes de menores de 14 años deben ser los padres o tutores legales.

Los mayores de 14 años pueden prestar consentimiento siempre y cuando demuestren comprensión y voluntariedad en el acto y estén en pleno uso de sus facultades.

La protección de los datos de menores de edad es fundamental ya que son un grupo social vulnerable. Cualquiera que desee utilizar la imagen de un menor debe obtener consentimiento de los padres, incluyendo aficionados a la fotografía, profesionales o asociaciones como la AMPA.

Para más información te recomendamos visitar nuestro artículo sobre protección de datos de menores de edad.

¿Se puede grabar a la Policía en España?

Recientemente se trató en el Congreso la modificación de algunos puntos polémicos de La Ley Orgánica de Protección Ciudadana, también conocida coloquialmente como Ley Mordaza. Uno de ellos era la grabación y difusión de las imágenes de los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado.

La normativa señala que es legal grabar o sacar fotografías a la Policía, siempre y cuando las imágenes no representen un riesgo grave para ellos, su familia, las instalaciones o el operativo policial.

Por tanto, es posible que puedan tomarse imágenes o vídeos de la policía, por lo que no siempre constituyen una infracción de seguridad ciudadana.

Claro está que cuando la captación de imágenes provoca una situación del peligro, la conducta será sancionada al encajar, de manera inequívoca en la LOPSC, catalogada como infracción grave.

Finalmente, otra cuestión bien diferente es la difusión de las imágenes por redes sociales, para lo cual, entre la multitud de vías que la Sentencia de la Audiencia Nacional enumera respecto a los posibles procedimientos para salvaguardar los derechos de la Policía, la verdadera arma con la que cuentan los agentes para tratar de salvaguardar su imagen e intimidad es la AEPD y su capacidad para sancionar este tipo de conductas.

Cómo puedo denunciar por grabar vídeo sin mi consentimiento

Hay varias opciones para reclamar el empleo de tu imagen sin consentimiento. Una de ellas es acudir directamente a la persona que está un uso indebido de las grabaciones y solicitarle que cese en su actividad.

En caso de que la difusión no cese, lo mejor poner una denuncia por grabar video sin consentimiento.

Para ello debes acudir al departamento de delitos telemáticos de la Policía, interponer una demanda y enfrentarte al consecuente procedimiento judicial.

Se puede pedir indemnización, la cual varía en función del grado de difusión o de los daños morales provocados (por ejemplo, si las imágenes están trucadas e incurren en injurias o calumnias).

Cabe decir que, para denunciar la grabación o difusión de vídeo sin tu consentimiento, es necesario que seas reconocible. La reclamación no saldrá adelante si apareces con la cara tapada o difuminada, salvo que haya otra marca (un tatuaje, por ejemplo) que permita a la gente de tu entorno reconocerte de forma inequívoca.

También puedes poner una denuncia LOPD en la Agencia Española de Protección de datos, si consideras que la grabación supone un tratamiento ilícito de tu información personal.

El consentimiento para publicar fotos en internet

Es necesario tener precaución a la hora de publicar imágenes en Internet, sean fotografías o vídeos, si en ellas aparecen personas que no hayan dado previamente un consentimiento para estar en la red.

Sobre este tema hace referencia la LOPD, ya que las fotografías de una persona son también datos de carácter personal y no pueden ser tratados de manera diferente a la finalidad para la que se hayan obtenido, ni ser publicadas en ningún medio sin un consentimiento previo y expreso de la persona afectada. Esto se aplica a cualquier actividad empresarial o profesional que trate con fotografías de sus clientes, asociados, etc.

Por ejemplo, una empresa dedicada a la espeleología que ofrece rutas en grupo y que hace fotografías de esas visitas, no podría publicarlas en su web o en cualquier otra, incluyendo redes sociales, sin haber pedido el consentimiento previo de sus clientes y haberles informado de su posterior publicación. 

Fotografías en las redes sociales

Cuando se trata de fotografías de las cuales conocemos su origen o su autor, como puede ser un familiar, un amigo o un conocido, la LOPD considera esa actuación como “uso doméstico”. Habitualmente es lo que sucede en las distintas redes sociales, la finalidad de esas imágenes no es otra que el uso estrictamente personal.

No obstante, existen excepciones en las que no se califica uso doméstico:

  • Cuando la página o perfil en la red social es utilizada como empresa.
  • Cuando un perfil es público y cualquier persona que forme parte de esa red social pueda acceder a ese perfil sin ninguna restricción ni contenido privado.
  • Cuando el perfil o página de esa red social revele datos muy personales al haber  “seguido” o “añadido como amigo” al mismo.

Fotografías de menores de edad

En caso de tratarse de la publicación de una imagen en la que aparece un menor, por regla general se debe pedir el consentimiento para el uso de esos datos a su representante o tutor legal si el menor no ha cumplido los 14 años o está incapacitado.

Para el resto, hasta los 18 años, el consentimiento lo podrán dar ellos mismos, siempre y cuando sea libre, inequívoco e informado, con un lenguaje comprensible para ellos.

Y, por supuesto, este consentimiento ha de ser por escrito, no dando valor a ningún acuerdo o permiso verbal.

No cumplir con este requerimiento supone infringir el Artículo 6.1 de la LOPDGDD, e implica duras sanciones económicas para quien lo vulnera.

Si necesitas asesoramiento personalizado, puedes contactarnos en el teléfono 91 489 64 19 o en el correo electrónico lopd@atico34.com.

Источник: https://protecciondatos-lopd.com/empresas/utilizacion-de-imagenes-sin-autorizacion/

Cómo proteger a los Menores de la Utilización de su Imagen (y Algunos Consejos)

Fotos de menores y cumplimiento de la ley en eventos

Se puede dejar constancia gráfica de un evento de menores -a efectos de promoción interna de los clubes- sin necesidad de que ellos aparezcan identificables.

Como padre, un día decides que tus hijos adquieran un compromiso en el ámbito deportivo que les ayude en su formación y que, además, les genere hábitos “saludables”. Dejando de lado las variadas motivaciones, te presentas en un club deportivo. Pagas la cuota correspondiente, firmas la necesaria licencia federativa y…

Aquí viene el lío..

Te presentan una hoja, panfleto más bien, para que firmes la necesaria autorización de cesión de datos personales. Nada que objetar si fuese razonablemente correcta.

Pero es que, además, del nombre, DNI, dirección, teléfono… datos en general del padre y de los chavales, también solicitan la autorización para la utilización de la imagen de los críos.

Y lo dicen, mejor dicho, lo piden sine die, es decir, para siempre; para cualquier fin; cualquier medio y siempre que les venga en gana. Y, por si fuese poco, incluyen la cesión a terceros de los más variopintos sectores.

Y no te puedes oponer, negar, porque no hay lugar para oponerse, ni para reflejar tu desacuerdo.

No basta con decir, a pie de página, dónde puedes ejercer tus derechos cuando quieras, faltaría más. Es que ya vulneran unos cuantos por el camino.

Varias leyes nacionales e internacionales protegen los derechos de los niños. Como curiosidad señalo que en el derecho sobre la imagen de los menores de 14 años ni siquiera está en manos de los padres, sino de la fiscalía de menores.

Derecho a la propia imagen

Parece claro, aunque desconozco si esta jurídicamente amparado en todos los países, que todos tenemos el derecho a la propia imagen, es decir, a decidir sobre nuestra imagen y, en consecuencia, ostentamos todos los derechos de copia y reproducción de la misma; salvo que los cedamos.

En España, la legislación sobre el asunto es abundante: desde el artículo 18 Constitución; pasando por la Ley de Protección de Datos y su reglamento; hasta la Ley que regula el derecho al honor, la intimidad y la propia imagen. Y alguna más que seguro se me queda en el tintero.

El desarrollo de las tecnologías móviles –principalmente las cámaras en los teléfonos móviles- y las redes sociales, han introducido dificultades en la aplicación de los preceptos legales anteriores debido, sobre todo, a la denominada democratización de la fotografía y a la facilidad para compartir las fotos inmediatamente. Pero esta facilidad técnica no exime del cumplimiento de la legislación vigente.

Mi derecho, su derecho y el derecho del club

En tanto en cuanto nuestros hijos sean menores de 14 años (en España) su derecho –en materia de protección de datos e imagen- está vinculado a la decisión de sus tutores legales, en general los padres.

Si como padres no conocemos estos derechos, lo normal es confiar en alguien que nos instruya o, al menos, nos informe sobre derechos y obligaciones de las partes; aunque yo creo que los avisos de la policía ya son bastante significativos como para tenerlos en cuenta.

Si como padres hemos instruido a nuestros hijos para que, por ejemplo, no suban fotos que los identifiquen o los vinculen geográficamente a actividades, a una red social –la que sea- ¿Por qué hemos de firmar una cesión de derechos de imagen a favor del club en el que nuestros hijos practican deporte para que puedan hacer los que les venga en gana con la imagen de los menores?. ¿Por qué no existe un documento federativo a nivel nacional que cumpla los requisitos establecidos por las leyes y que garantice los derechos fundamentales de los menores?. ¿Por qué la mayoría de los padres firma sin cuestionarse nada?. ¿No se debe suponer que los clubes deben defender a los menores en vez de aprovecharse de ellos o del desconocimiento de los padres?. ¿Por qué los documentos que nos dan a firmar no llevan fecha de fin de la autorización?. ¿Por qué no se incluye una casilla para ejercer el derecho a que permita negar la cesión a terceros?.

Ceder los derechos de imagen de un hijo, sine die, a un club no entra en las atribuciones de ningún padre –eso creo yo-, me parece de sentido común, aunque no sé si tiene amparo jurídico.

Ningún club puede obligarnos a aceptar la publicación en redes sociales de la imagen de un menor, más allá de los previstos por la Ley.

Pero aun permitiéndolo la Ley, deberían ser cautos, prudentes y tan o más preocupados que los propios tutores legales.

Nadie puede apoderarse de derechos que no le conciernen, en todo caso, debería de ayudar a protegerlos. Por tanto, un club no debería utilizar imágenes de menores para su promoción si no es mediante un acuerdo explícito al efecto, donde se determinase el fin, la duración, el medio/s de difusión y, por supuesto, las compensaciones económicas.

Solo la educación puede ayudar a proteger a los menores.

Educando en derechos

Si hablamos de fotografía, pocos son los cursos de fotografía en los que se habla de los derechos de los retratados. Parece que cualquiera con una cámara en la mano tiene el derecho de fotografiar todo aquello y a aquellos, que le venga en gana. Pero no es así.

Las personas tienen derecho a no ser fotografiadas, salvo en los casos excepcionales que recoge la Ley.

Como fotógrafos, debemos conocerlos y actuar en consecuencia, pero recordando que bordearlos o, directamente, saltárnoslos puede ocasionarnos problemas.

Más importante me parece educar a los niños: enseñarles que no pueden divulgar fotos de terceros sin permiso, las consecuencias que puede tener un mal uso de las imágenes y los peligros que les acechan.

Al derecho hay que añadir el sentido común. Hoy, a pocos se les escapa que existen peligros asociados a la publicación de fotos de menores sin ningún recato.

Culpabilizar a los menores del uso inapropiado de dispositivos móviles cuando suben fotografías suyas en las que pueden ser identificados y asociados a lugares, actividades y horarios, es –como poco- una forma de no querer asumir responsabilidades.

No digo nada nuevo al confirmar la existencia de no pocos mensajes de las policías y cuerpos de seguridad del estado, advirtiendo sobre el uso de redes sociales en menores, sobre el peligro que entraña la publicación de fotos de menores y la vinculación con lugares, clubes, asociaciones, domicilios… En los últimos años, personal de estos cuerpos de seguridad han pasado por colegios para informar y educar a los chavales.

¿Por qué no hacemos caso? ¿Qué parte no se entiende del mensaje?

No es lo mismo fotografiar adultos en un evento que a niños. Y aun tratándose de adultos, también hay limites.

¿Qué pasa con los niños?

¿Podemos fotografiar a niños jugando en un parque? Tienen derecho a no ser fotografiados, al igual que cualquier otra persona, pero si es menor de 14 años, son sus tutores legales (padres habitualmente) los que tienen la última palabra.

¿Podemos fotografiar niños practicando una actividad deportiva? Sí, según mi interpretación de las leyes, es un acto público y, por tanto, pueden ser fotografiados libremente.

¿Debemos permitir que esas fotos de los niños se compartan en redes sociales y se utilicen para la promoción de clubes deportivos y empresas privadas de diversa naturaleza? En mi opinión, rotundamente, no. Los padres tenemos la responsabilidad de educar a nuestros hijos en todos los aspectos que afectan a su vida presente y futura, y la imagen es uno de los principales.

Los eventos deportivos con menores

Mi pregunta es ¿se pueden hacer fotos de partidos de futbol (estamos hablando de menores) informando en redes sociales del resultado y apoyado con alguna imagen que no vulnere los derechos de los menores ni vaya contra las directrices que como padres hayamos establecido para nuestros hijos? La respuesta es rotundamente ¡SÍ! Solo se requiere un fotógrafo con algo de imaginación.

Estos abusos son generalizados. Empresas que organizan viajes al extranjero de menores te piden que firmes una cesión de derechos de imagen, sine die, del menor para la promoción en redes sociales, folletos, etc…

, incluida la cesión a cualquier tercero que les venga en gana. En línea con lo anteriormente mencionado es, simplemente, ¡esperpéntico! Páguese usted a los modelos que quiera para su promoción.

Yo le estoy contratando un servicio; présteme el servicio y no me tome por tonto.

Se puede hablar con las imágenes sin ser demasiado explicito, pero mostrando la realidad.

Resumiendo

Por último, aviso a navegantes, en España los mayores de 14 años tienen derecho a decidir sobre su propia imagen, según se recoge en diversas sentencias, siempre y cuando el menor sea maduro y capaz (aquí lo dejo).

Pueden ser muy maduros y capaces, pero no estar preparados para entender la jerga legal de un panfleto mal redactado –no quiero añadir intencionadamente, pero sí con laxitud- en el que ceden su imagen de por vida y que alguien de su confianza, un club deportivo, les presenta para su firma.

Las apelaciones a la buena voluntad, o la ausencia de mala intención no sirven.

Esto es un contrato y, como tal, debe estar correctamente redactado: ajustado a la Ley, protegiendo los derechos fundamentales –para ello hay que aplicar criterios de prudencia y sentido común, no ser una imposición de una parte, es decir, que te puedas oponer, y, sobre todo, debe ser firmado por ambas partes.

Yo no firmo, ¿y tú?.

Guillermo D. Cobelo. La Coruña (1970). Fotógrafo, no profesional; autodidacta, por convicción; desde que era niño, cuando utilizaba la cámara de su padre durante los viajes que realizaban. En permanente búsqueda de oportunidades y retos, para fotografiar lo desconocido. Su objetivo es seguir aprendiendo y mejorando la calidad de sus fotografías.  Si tuviese que elegir dos tipos de fotografía, elegiría la de producto y el paisaje. Y los retratos, como no. Lo encontrarás en su blog, La luz del Tiempo, o .

Enlaces Relacionados

Источник: https://www.dzoom.org.es/proteger-menores-utilizacion-imagen/

Embarazo saludable
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: